Actividad reciente

121

Hace 2 horas Jorge Luis García Fabela responde en el diálogo iniciado en el artículo ¿Doctores o maestros?

Gabriel y Vícthor, si ponemos atención al artículo no habla de despidos. Ese asunto de contrataciones y despidos es un desvío, un cambio de situación que se da por no seguir la línea del tema a tratar. Independientemente de eso tal vez convenga aclarar y decir de manera puntual a qué instituciones se refieren. Si la institución decide despedir a profesores que saben de su campo profesional y sustituirlos por alguien que tenga grado de doctor (no «papelito» que suena despectivo) para dar una «impresión», entonces esa universidad tiene una política de apariencias. Si me dicen que eso sucede en donde ustedes dan clase pues lo entenderé perfectamente.

En la Universidad donde trabajé (ya estoy retirado) a nadie se le despedía por no tener un grado preferente y siempre se anima y apoya al profesor para superarse. Es su libre decisión. Lo que digo es verdad. Es una universidad humanista.

Lo que ahora es una realidad es que ya no hay plazas de tiempo completo para quienes no tengan doctorado, salvo muy extraña situación indispensable tener maestría. ¿Por qué? Porque ya tuvimos (y tienen los aspirantes) el suficiente tiempo para tener formación con otros grados. Tener tiempo completo implica dedicarse a múltiples tareas (ya lo había comentado). Se pide grado preferente con ciertos perfiles que se requieren. Si el profesor tiene práctica profesional y no tiene doctorado será un profesor de carrera con ciertas horas frente a grupo y su correspondiente salario, y no está obligado a realizar investigación, ni extensión, ni tutorías, etc. Ambos profesores son necesarios. Bien puede dar clase algún profesor con licenciatura y experiencia profesional cobrando lo que corresponde a su clase o clases (no se les puede dar salario de doctor de tiempo completo). Se paga por tu perfil, por lo que trabajas, por lo que sabes y por lo que sabes hacer.

Tener doctorado no es sinónimo de no tener práctica. Tendemos a generalizar y no es correcto.

0
9

Los diseñadores no somos tan importantes, simplemente somos una víctima más de este personaje. El ego tiene diferentes disfraces puede aparentar ser coherente, ecuánime, justo, hábil, comprensivo, prudente, equilibrado, hasta compasivo; y podríamos seguir enumerando todas las manipulaciones de este oponente que astutamente nos lleva de las narices por nuestra vida personal y profesional.

Cuando el ego se hace más poderoso, cuando nos invade el miedo, la inseguridad, la necesidad de llamar la atención, de destacarnos, de demostrar que inteligentes, lúcidos, que hábiles y creativos podemos ser. El querer subestimarlo o ignorarlo, lo hará más fuerte. El ego ha nacido con nosotros y morirá con nosotros.

Sin embargo, el ego tiene un enemigo muy poderoso que vive en nosotros, se llama consciencia, cuando somos consciente de lo que pensamos, decimos y hacemos, el ego se recluye, pero siempre estará alerta.

0
206

Hace 6 horas Gabriel Meave responde en el diálogo iniciado por Julio Membreño Idiáquez en el artículo ¿Doctores o maestros?

Concuerdo que se requiere formación de docente para dar buenas clases. Ser brillante en la práctica de la profesión es muy bueno, pero es una habilidad diferente. Ser profesor implica otras habilidades además de conocer el tema y dominarlo en el ejercicio. Ahora bien, esta formación puede no ser académica. También se puede aprender a ser maestro en la práctica... de talleres, cursos, clínicas, conferencias, trabajo con grupos, lidereando gente. Las evaluaciones de los alumnos sí sirven en muchos casos. Ayudan a limar deficiencias, cuando menos, a mí me han servido. Si aparte tiene uno la oportunidad de profundizar en la formación como educador, con un grado académico, pues mejor aún.

0
121

Hace 6 horas Jorge Luis García Fabela responde en el diálogo iniciado por Julio Membreño Idiáquez en el artículo ¿Doctores o maestros?

Luciano: yo veo varias cosas:

- No basta ser profesionista o doctor, se requiere formación docente para dar clases (o tal vez no). Una cosa es pensar que somos muy buenos docentes y otra cosa es ser buenos docentes. Para ello son necesarias las evaluaciones y en verdad tomarlas en cuenta. Si algunos estudiantes dicen que te falta algún aspecto, debemos ser honestos y revisarnos para mejorar, y no pensar que «ellos no saben». No justificarnos y estar abiertos a la crítica. Yo en lo personal exigía mis evaluaciones. Tengo formación docente en maestría, por eso sé lo que sé de los aspectos educativos.

- Algo fundamental es ser docente por responsabilidad y no por obligación. La responsabilidad te hace disfrutar tu trabajo, crecer y buscar más, más conocimiento. Es una actitud, una decisión.

- Los grados no son para lucirlos, coleccionarlos o colgar títulos en la pared (quienes así lo manifiestan dejan ver cierta incomodidad). Se estudia para saber más, para ser más reflexivo, para saber investigar, para no creer todo lo que te dicen o lees. Finalmente es importante tener juicios propios. Sabiendo esto, el docente quisiera desarrollar ese aspecto crítico en sus alumnos. En lo personal, en clases de licenciatura o maestría recomendaba leer artículos de Foroalfa a mis alumnos. Artículos de otros y míos, para discutirlos en clase. El docente no tiene la última palabra. Yo les aconsejaba dudar de todo, desmenuzar y formarse un juicio propio que es el que vale, ya que es el que aplicas en tu vida.

- Con respecto a tu inquietud sobre el asunto de superarse como profesor, viene de muchos años atrás. Con visión, en nuestra universidad, nos aconsejaron que era tiempo de superarse, que quienes no lo hicieran se quedaban, pero sin quitarnos el trabajo. Así estudié un diplomado de 9 meses en investigación educativa, una maestría de dos años y nueve meses en educación, formación docente. Un curso y tres seminarios en Filosofía sobre Estética, y el doctorado en artes tres años más.

0
0

Muy intersante la explicación, fácil de entender.

0
206

Hace 6 horas Gabriel Meave responde en el diálogo iniciado por Jorge Luis García Fabela en el artículo ¿Doctores o maestros?

Concuerdo que no es adecuado generalizar siempre. Sin embargo, me han tocado casos de buenos profesores a quienes despiden por no tener maestría o doctorado, y quienes califican sólo porque tienen el papelito. Por otro lado, en nuestra profesión hay saberes que sólo se obtienen en la práctica, y que es importante transmitirlos a los alumnos. «Tricks of the trade» dicen los ingleses, y dicen bien.

0
1274

Hace 7 horas Luciano Cassisi responde en el diálogo iniciado por Julio Membreño Idiáquez en el artículo ¿Doctores o maestros?

También me parece un comentario acertado. Y me hace pensar en una inquietud personal, sobre lo que percibo a partir de mi experiencia docente. Esta vez el palo es para los profesionales que ejercen la docencia sin doctorados ni credenciales académicas de ningún tipo. Es decir, para los que se quejan de los «académicos full time». Me voy a referir puntualmente a los docentes del taller de diseño de mi Universidad con los que trabajo todas las semanas. Tal vez esté equivocado, pero tengo la sensación de que para la mayoría de ellos, «saber más» sobre lo que enseñan, no está entre sus objetivos principales, no figura en su lista de intereses. ¿Por qué esta sospecha? Porque siendo yo director de FOROALFA, prácticamente jamás me han hecho el menor comentario sobre alguno de los más de 2000 artículos publicados, muchos de los cuales usamos como bibliografía en nuestras clases. ¿Es posible que jamás ninguno haya encontrado interesante siquiera uno de los 2000 artículos, como para hacer un comentario? «Me gustó», «No estoy de acuerdo». ¿Ningún artículo les generó una duda o una inquietud que valiera la pena comentar, así como comentamos episodios banales como un cambio de marca o los resultados de un concurso de diseño, o los problemas del taller? ¿Realmente les interesará saber al menos un poquito más sobre lo que enseñan todas las semanas? Más allá de la frustración personal, no creo que sean casos excepcionales. Sospecho que este desinterés en saber más sobre disciplina que enseñan está en el ADN del profesional del diseño, y que de vez en cuando nos topamos con excepciones. Si estoy equivocado, que ojalá así sea, me gustaría que quien se sienta agraviado por lo dicho, me desafíe, me ponga contra las cuerdas ¡y me tape la boca con nuevos conocimientos!

En síntesis, ser profesional, o haberlo sido, no garantiza mejor enseñanza. Ser docente full-time tampoco. Lo único que se necesita es una actitud frente al saber que no parece ser la más común en este ámbito.

1
167

Hace 8 horas Jorge Montaña responde en el diálogo iniciado por Julio Membreño Idiáquez en el artículo ¿Doctores o maestros?

Eso no lo duda nadie, también por el notorio cambio de paradigma que ha sido los recursos e información disponible que hoy tenemos. Importante acotación que agradezco y comparto. Ya no se trata de enseñar sino de facilitar el aprendizaje

0
121

Hace 9 horas Jorge Luis García Fabela responde en el diálogo iniciado por Julio Membreño Idiáquez en el artículo ¿Doctores o maestros?

Opino lo mismo.

0
121

Hace 9 horas Jorge Luis García Fabela responde en el diálogo iniciado por Manuel Martínez Torán en el artículo ¿Doctores o maestros?

Completamente de acuerdo.

0
Más actividad