Joaquín Eduardo Sánchez Mercado

En la Macintosh

Lo que tu mamá nunca te contó sobre las computadoras Apple.

El día en que Stephen Wozniak lloró

Erróneamente se le da a Steve Jobs el mérito de ser el gran creador de las computadoras Apple y del concepto de la computadora personal. Es necesario señalarlo, Jobs no inventó ni diseñó prácticamente nada de la computadora Apple. El verdadero genio de la computación y creador tanto del hardware como del software se llama Stephen Wozniak. Steve Jobs no era matemático ni programador, su papel real fue en las ventas y la consolidación de esa empresa. Wozniak no solo fue el creador de la computadora Apple sino también del pionero de la computadora personal, concepto que dio lugar también al IBM PC, el cual sigue siendo válido aun hoy en día.

Wozniak diseñó su computadora en base a sus preferencias y necesidades personales y no con la idea de enriquecerse, esta idea surgió de la mente de Steve quien se dio cuenta del gran producto que su amigo había construido, y si Steve no fue capaz de crear estas tecnologías sí fue capaz de venderlas, de formar una empresa y obtener ganancias con ella. Incluso ganó el mérito de pasar a la historia de la computación por algo que no hizo, la computadora Apple.

Lo verdaderamente reprobable de Jobs es haber timado a su propio socio Stephen Wozniak, mintiendo sobre las ganancias que había obtenido en la escritura de un código para una versión de Pong que Atari le había encargado, quedándose con la mayor parte de los 5000 dólares que correspondían a su socio. Wozniak lloró el día que leyó la biografía de Jobs publicada recientemente. El ha declarado en varias ocasiones su descontento con el destino de la empresa que ayudó a fundar: «Apple no es la compañía que yo esperaba que fuese», expresó y es de suponer que Steve Jobs tampoco resultó la persona que el esperaba que fuese.

 

Con una pequeña ayuda de mis «enemigos»

Microsoft le vende a Apple el sistema BASIC

Sin embargo Wozniac no inventó los componentes de la Apple (solo armaron computadoras en base a componentes que ya existían), ni la totalidad del software, Microsoft le vendió a Apple el sistema BASIC 6502 de punto flotante.
Apple realmente no ha inventado cosas nuevas, solo transforma productos ya existentes como algunos gadgets atractivos y populares, lleva a las masas dispositivos tecnológicos y los convierte en productos de consumo personal y en objetos de culto.

Una visita a Xerox por un millón de dólares en acciones

Los fanáticos de Apple suelen acusar a Microsoft de que su mayor éxito de ventas, Windows, no es más que una vulgar copia del interfaz de su adorado Mac. Pero, siendo cierto, eso no significa que Steve Jobs fuera el rey de los innovadores. Simplemente fue el primero en copiar el trabajo de otra empresa, en este caso Xerox. De ella tomó la interfaz con ventanas, iconos, ratón y menús desplegables, el WYSIWYG (what you see is what you get), la red Ethernet, y la impresora láser. Xerox ya poseía también el lenguaje de descripción de páginas Inter Press y el primer lenguaje orientado a objetos: Smalltalk. De IBM  el monitor, el disco blando, el disquete, el disco duro, el PowerPC.

IBM hace posible la compatibilidad del lenguaje Mac con el de PC

Apple estaba a punto de sucumbir, para evitar que quebrara fue necesario hacer compatible el lenguaje Mac con el lenguaje PC. IBM firmó un acuerdo con Apple para hacer compatible el lenguaje Mac con el de IBM PC y de ida y vuelta, el lenguaje PC con el de Mac. Apple puso en práctica dicha compatibilidad pero IBM aunque tenía los derechos nunca lo implementó. No lo necesitaba, pero para Apple significó su salvación y aunque logró evitar la quiebra, nunca recuperó su nivel de ventas al 20% anterior.

La alianza AIM/Apple, IBM y Motorola (más una ayudadita de HP, Unix y Windows)

Puede que muchos no sepan que existió una alianza formada en 1991 que creó un nuevo estándar basado en la arquitectura de PowerPC, desafiando a la plataforma dominante Wintel (Intel Windows). Era un nuevo diseño de computadoras con un sistema operativo de próxima generación. Suponían que los microprocesadores CISC de Intel habían llegado al final de su evolución y que RISC era el futuro. El CPU era un PowerPC de un solo chip de la CPU POWER1 de IBM, que junto a Motorola fabricarían para esta nueva plataforma. La arquitectura del ordenador fue llamada PReP (Plataforma de Referencia de PowerPC) y después denominado CHRP (Plataforma de Referencia del Hardware Común), que era una versión modificada de la plataforma existente RS/6000 de IBM, al bus del PowerPC.

Juntos pero no revueltos

Apple e IBM crearon dos compañías llamadas Taligent y Kaleida. Taligent estaba formado por ingenieros de software de Apple para crear un sistema operativo de próxima generación, denominado «Pink». Kaleida debía crear un lenguaje de scripting orientado a objetos y multimedia para trabajar en plataformas cruzadas que permitiría a los desarrolladores crear nuevas clases de aplicaciones que demostrarían el poder de la plataforma.

Los esfuerzos por popularizar PReP/CHRP fallaron cuando tanto Apple, como IBM, como Taligent, no pudieron proporcionar un sistema operativo que pudiera funcionar en él. La plataforma fue apoyada finalmente por varios Unix así como Windows NT, estos sistemas operativos funcionaban generalmente del mismo modo que en el hardware basado en Intel, por lo que había muy pocas razones para utilizar los sistemas PReP.

El joint venture entre Apple e IBM con Hewlett-Packard

Los primeros problemas entre Apple e IBM comenzaron a aparecer tras la ruptura del joint venture que estas compañías formaron con Hewlett-Packard en 1992 y que se concretó en la compañía Taligent en la que se desarrolló el entorno de aplicaciones orientado a objetos CommonPoint.

IBM deseaba quedarse con los empleados y entre ambas, IBM y Apple, se disputaban las patentes y la tecnología de Taligent, pero muchos de los trabajadores de Taligent pertenecían a Apple y no les apetecía trabajar para IBM. Kaleida, que desarrollaba el ScriptX, un lenguaje de programación para aplicaciones multimedia, finalizó con el acuerdo de que Apple asumía los futuros proyectos de la compañía, pero los derechos sobre las licencias actuales y las futuras tecnologías de Kaleida las mantendrían las dos empresas fundadoras. Pero, según fuentes de la propia Taligent, Apple en este caso, deseaba la tecnología y no estaba dispuesta a cedérsela a IBM.

Dentro de toda esta vorágine, el papel de la tercera en discordia, Hewlett-Packard, no está bien definido. Kaleida quebró en 1995. Taligent quebró en 1998.

El éxito de la tecnología IBM PowerPC

Un éxito que salió de la alianza AIM; Apple comenzó a usar chips de PowerPC en su línea de Macintosh que comenzaba en 1994, y esos chips continuaron encontrando éxito en el mercado embebido. En 2003, mientras imperaba una creciente decepción por parte de lo fabricado por Motorola, Apple volvió a IBM para proveerse de chips PowerPC para sus nuevos ordenadores de escritorio G5.

En noviembre de 2003, un grupo de 1100 ordenadores Apple Power Mac G5, usando 2 procesadores IBM PPC970 cada uno, logró, gracias a esta tecnología de IBM, el tercer puesto en el Top 500 de los superordenadores más rápidos del mundo.

La impresora láser de Xerox

En diciembre de 1979 un joven Steve Jobs junto a un equipo de ingenieros de una briosa y entusiasta Apple Computer (recordemos que Apple fue fundada en Abril de 1976 por Jobs y Steve Wozniak) visitaba las instalaciones del PARC, presenciando todos los avances de hardware y software en vivo y en directo. Mal que mal todo lo interesante por esos años en Silicon Valley ocurría en el PARC. Así es como luego de un tiempo Jobs se «inspira» en estos avances del PARC para crear Lisa y posteriormente el Macintosh. Pero ahí no acabaría la relación e «inspiración» de Jobs con inventos salidos del PARC. Cuando el Macintosh vio la luz del día en 1984, estaban en plena batalla con «Big Blue» IBM, las ventas no fueron de acuerdo a lo previsto, de hecho fueron desastrosas. Apple necesitaba diferenciarse de IBM de alguna forma, necesitaba una «killer application». Esa fue la impresora láser. Era la forma de llevar exactamente lo que se veía en la GUI1 perfecta del Mac al papel. Y Apple la tomó prestada junto con Adobe que aportó el sistema postscript, en una suerte de asociación. Todo encajaba perfectamente, pero Xerox nuevamente se quedaba fuera de la película.

Apple demanda a Microsoft

Una de las situaciones más polémicas y coloridas que tienen su origen en las oficinas del PARC es la demanda de Apple hacia Microsoft el año 1988 donde Apple Computer clamaba que el look and feel de su sistema operativo estaba bajo copyright y que Microsoft había violado el acuerdo firmado con ellos cuando esta le cedió ciertas licencias con respecto al GUI para Windows 1.0. En el momento en que Microsoft agregó a Windows 2.0 ventanas que se sobreponían unas a otras y diversas otras características presentes en la GUI de Macintosh, Apple demandó. Pero Bill Gates, tan zorro como él solo, respondió que Apple no tenía nada que alegar, ambos habían copiado de Xerox.

Xerox demanda a Apple

Mientras esto ocurría Xerox movió sus cartas y aprovechó para demandar a Apple Computer de forma similar a la que esta presentó contra Microsoft, pero fue desechada por el tribunal debido a la caducidad de una de las cláusulas. La corte le dio la razón a la compañía de Redmond en 1994.

Los Macintosh de hoy son esencialmente IBM PC

Al principios del siglo XXI, el éxito de Microsoft Windows había llevado a casi todos los otros sistemas operativos casi a la extinción y se aseguró que la plataforma «IBM PC compatible» fuese el equipo informático dominante. Esto significó que si un programador sólo desarrollaba su software para la plataforma Wintel, sería capaz de llegar a la gran mayoría de usuarios de computadoras. A fines de 1980, el único competidor importante para Windows fue el Macintosh de Apple Inc. El Macintosh usaba originalmente la familia de procesadores Motorola 68000, más tarde emigrando a la arquitectura del PowerPC. A través de los años 1990, Apple constantemente hacía una transición de la plataforma Macintosh, desde las interfaces de expansión propietaria al uso de estándares industriales tales como IDE, PCI y USB. En 2006, Apple hizo la transición del Macintosh a la arquitectura Intel x86. Los computadores Macintosh modernos son esencialmente IBM PC compatibles, capaces de arrancar Microsoft Windows y de correr la mayoría del software compatible del IBM PC, pero todavía retienen los elementos de diseño únicos que soportan al sistema operativo Mac OS X de Apple.

DOS/Windows/Intel redujo a los Mac a la educación y el diseño gráfico

El Mac fue presentado como «el ordenador para el resto de nosotros», pero la pujanza del conjunto DOS/Windows/Intel redujo rápidamente a los Macintosh al nicho de la educación y el diseño gráfico, del que sólo recientemente ha comenzado a surgir. A mediados de 1990, la cuota de mercado de Macintosh se había reducido a cerca del 5%.

La mayoría de los diseñadores no usan Mac

Contrario a lo que muchos suponen, la mayoría de los profesionales en el campo del diseño gráfico usan PC. Eso es así, aunque algunos argumenten que las Mac son mejores para diseño, sobretodo por la rapidez, la facilidad de uso, las capacidades de memoria, los programas de diseño, etc. Pero esas diferencias, si alguna vez existieron, ya se han salvado o minimizado.

Adobe «uña y mugre» con Apple

Para nadie es un secreto que Adobe hizo correr sus programas en forma más rápida y mejor para el software Mac que para el de PC. Además de haber hecho posible la impresión postscript, la tipografía postscript, el formato PDF y los programas de diseño desde la compra de PageMaker que Adobe adquirió a la compañía Aldus, hasta llegar a la suite de Adobe CS5. El favoritismo era evidente.

«Aiga sido como aiga sido»

En una nota histórica de 1992 publicada en su sitio web, Adobe declara que el PC es más rápido que el Mac. Esto sorprende porque Adobe hizo aplicaciones especialmente diseñadas que fueran más eficientes y veloces y así demostrar la superioridad del Mac, lo que Adobe en este entonces refuta. Si Apple con lenguaje Mac es mejor que IBM PC con lenguaje Windows, o si IBM PC es mejor que Apple, es un tema que seguirá ahí discutiéndose acaloradamente durante muchos años más. Pero «aiga sido como aiga sido» lo cierto es que Steve Jobs y Apple no han prevalecido contra el IBM PC.

La compatibilidad con Microsoft Office salva a Mac

El 22 de noviembre de 1985 Sculley firma un acuerdo con Bill Gates para usar tecnología Mac en Windows, a condición de que Microsoft continuara compartiendo sus productos con la MAC. En ese mismo año Microsoft lanza su programa Excel para la Macintosh.

El 6 de agosto de 1997 Bill Gates salva a Apple

En la convención McWorld Expo de Boston, se anunció la compra del 6% de las acciones de Apple por Bill Gates, aunque sin derecho al voto, valoradas en 150,000,000 de dólares. Además se rumoraba de otros 800 millones de dólares para Apple y la producción de MS Office por 5 años más, así como el Internet Explorer como el browser de default para la Mac OS, lo que salvaba a la empresa de una muy mala situación por la que atravesaba. Además, Bill Gates decide salvar a Apple porque a Microsoft le servía esa compañía más viva que muerta, ya que Apple retiraba una demanda contra Microsoft por el robo de los códigos de Mac, además de disimular las acusaciones de las autoridades anti-monopolio de Estados Unidos.

 

Los fracasos de Apple

El fracaso de las computadoras Apple

De lo que poco se habla es del tremendo fracaso de las computadoras Apple, que logró acaparar el 20% del mercado de las computadoras personales, un  triunfo de la Apple II que luego se convirtió en fracaso, ya que bajó después hasta al 3% y no se ha recuperado desde entonces (en agosto de 2009, la cuota de mercado de Mac OS era sólo de un 4,59%), ello se originó debido a la incompatibilidad del lenguaje Mac y el no permitir los clones, o hacer uso de su sistema operativo (el lenguaje Mac era solo para las computadoras Apple) y a la falta de desarrolladores de programas para este tipo de aparatos. Tampoco se dice que la salida de Jobs de la empresa que fundó era por la baja aceptación de los nuevos productos que él había impulsado y su ineptitud para la realización de la Lisa. La Apple III fue un fracaso comercial, igualmente lo fue la computadora Lisa e incluso las Macintosh no recuperaron las ventas al nivel anterior. Tampoco lo han hecho hasta el día de hoy.

Steve Jobs tampoco logró posicionar a Apple en empresas de negocios, mucho menos en donde se requiere de super computadoras como los bancos, universidades, el ejército, la marina, la aviación y los viajes espaciales. En el viaje a la luna no se usaron computadoras Apple. Aunque ha hecho grandes esfuerzos con algunos buenos resultados, inclusive hay una supercomputadora Mac.

Macintosh Performa (1992-1997)

En un momento en que las tiendas independientes de ordenadores empezaban a morir, el principal canal de ventas para los ordenadores dirigidos al gran mercado eran los grandes establecimientos de venta al por menor. Para lograr presencia en estos canales, los fabricantes tenían que dejar que fuera la tienda la que hiciera los pedidos. En primer lugar, querían una distinción clara entre los productos para casa y para el trabajo, fuera cual fuera la diferencia, pero tenía que existir una marca distinta. En segundo lugar, eran las tiendas las que establecían el precio, ya que ellas eran las que clasificaban a sus clientes en función del dinero que estos estaban dispuestos a pagar. Y por último, ellas tenían control sobre el marketing.

En este escenario, el Performa fue la antítesis de lo que conocemos como la filosofía Apple. Su marketing se basaba en la idea de que si utilizas un Macintosh en el trabajo, seguramente quieras tener uno en casa. De esta forma, Macintosh dejó de ser «una cosa», es decir, el concepto con alguna serie de variaciones, para convertirse en una marca plasmada sobre un producto. El Performa no logró aumentar el éxito de Mac en el mercado, aunque sí llevó a los consumidores a entender que Apple era algo más que un logo, aparte de que demostró que la innovación de Mac se había ido con la salida de Steve Jobs.

Apple IIgs (1986)

Nunca hubo un ordenador Apple II especialmente malo, pero su problema es que intentaba ser varias cosas distintas al mismo tiempo: un ordenador a color que utilizaba un ratón y que hacía cosas como un Mac pero que se comportaba como el Apple II. Los usuarios de Apple II de aquella época lo aceptaron, pero no en masa. Y aunque el IIgs mantenía los estándares de calidad de Apple, no era capaz de atraer a nuevos consumidores, simplemente porque no había mercado para ello. La lección que aprendieron es que no se puede llevar a tu base de consumidores de una plataforma a otra simplemente creando una tercera y lanzándola como un puente entre las dos.

Macintosh (1984) 

No se trata ni de Mac como conjunto ni de Mac como plataforma, sino del primer Macintosh: la edición 128K con todos sus defectos. Y es que los dispositivos que están llamados a revolucionar el mercado no pueden estar hechos a medias. Tienen que hacer todo lo que un consumidor puede llegar a imaginar que se puede hacer con él, y no quedarse a medias. Y el iPhone es el último ejemplo, y permanente, que demuestra que Steve Jobs aprendió esta lección.

El Mac #1 

Llegó al mercado bajo la única promesa de un nuevo software. Pretendía ser un nuevo paradigma y una nueva forma de trabajar pero, a pesar del potencial, no logró llegar a los consumidores.

Apple III (1980)

En 1980 el éxito de un ordenador dependía de cientos de pequeñas tiendas repartidas por todo el país y el apoyo de miles de consultores, educadores, editores y líderes. Pero en este momento, Tandy Corporation demostró que una marca y una plataforma no tenían que ser sinónimos, y lanzaron nuevas máquinas bajo la misma marca pero con un software distinto. Apple decidió que no cometería el mismo error. En esta situación se lanzó el Apple III, que incluía una versión mejorada del procesador 6502 del Apple II. Pero para poder utilizar el software propio del III, hacía falta utilizar el nuevo sistema operativo que la compañía, llamativamente, llamó SOS. Sin él, el modelo de 80 columnas del Apple III era incompatible con el modelo del Apple II. Además, la insistencia de los ejecutivos de Apple de que sus productos no necesitaban ventilador hizo que el Apple III se sobrecalentara demasiadas veces y los chips salieran despedidos. La lección: ningún producto Apple debería salir a la calle sin haberse probado antes bajo condiciones extremas.

Lisa (1983)

Lisa se presentó como un ordenador gráfico, con el mouse típico de Apple, pero todavía no era intuitivo como un Macintosh y se hacía demasiado complicado a veces. Había un escritorio, en el que aparecía una especie de papel que, cuando lo arrancabas, se mostraba en blanco. A partir de ahí, se podía utilizar el LisaDraw o el LisaWrite y ponerse a trabajar. El ordenador no tenía manual, el sistema de carga de discos era distinto al del Disk II, por lo que era complicado averiguar cómo insertarlos, y el funcionamiento de los programas estaba lejos de ser intuitivo, por lo que llevaba mucho, mucho tiempo averiguar cómo funcionaban. La lección que Apple aprendió de Lisa fue bastante obvia: los compradores son escépticos por naturaleza, por lo que no les puedes lanzar un producto y esperar que se venda solo. La gente necesita que les enseñes cómo funciona.

HyperCard

Hoy en día pocas veces se ve a Apple como una compañía de software, pero en 1987 el desarrollador Bill Atkinson creó un software llamado a cambiar el mundo, pero no desde Apple. La compañía no logró reconocer el potencial de HyperCard y lo deshabilitó. Durante esos años, un desarrollador independiente recreó el modelo del HyperCard y lo convirtió en el World Wide Web que todos estamos utilizando ahora mismo.

El fracaso del Bandai Pippin

En 1995 la empresa Apple ingresó en el campo de los videojuegos junto con la empresa Bandai, lanzando un aparato anunciado como computadora multimedia con el sistema operativo de las Macintosh, que era más bien una consola de videojuegos que no pudo competir con la Nintendo 64 y la Sega Genesis. Sus ventas en USA y Japón fueron un rotundo fracaso.

El fracaso que salvó financieramente a Apple

El Apple Newton, fue el PDA de Apple Computer que estuvo a la venta entre 1993 y 1998. Sus tecnologías estaba basadas en el procesador RISC ARM 610 diseñado por Herman Hauser, e incluían reconocimiento de escritura manual. El nombre designado por Apple para este dispositivo era MessagePad y se fabricó en sociedad con Olivetti. El término Newton era en realidad el nombre del sistema operativo. Apple abandonó su fabricación debido al surgimiento de otros equipos como el Palm. Cuando Apple llegó a un estado financiero crítico vendió el procesador ARM en 800 millones. Hoy se considera el predecesor del iPad, lanzado en 2010.

La obra, «La agonía y el éxtasis de Steve Jobs»

Apple no fabrica sus productos en EEUU. Lo hace en Shenzen, una ciudad de China conocida como el Silicon Valley chino, donde trabajan 420.000 trabajadores en condiciones miserables. El grupo empresarial Foxconn dirige tal conglomerado de industrias que producen aparatos electrónicos. En este lugar, incluidas las fábricas de Apple, se explota brutalmente a sus trabajadores (no es extraño que trabajen seis días a la semana 16 horas al día) en condiciones militares en sus cadenas de montaje. Existe un ambiente de terror bien documentado por la obra de Mike Daisey (The agony and the ecstasi of Steve Jobs) en ninguna parte mencionada en la bacanal de elogios escritos a razón del homenaje a su figura. Esta obra ha sido llevada al teatro antes, durante y después de la muerte de Steve Jobs, diversos medios y personas han pedido su cancelación sin lograrlo.

Steve Jobs, una desgracia americana

El número de suicidios, consecuencia de las horribles condiciones de trabajo, ha sido denunciado en varios medios internacionales. Según el diario londinense Daily Mail, a los trabajadores de las fábricas de Apple en China se les fuerza a firmar un contrato en el que se comprometen, ellos y sus familias, a no denunciar y a no llevar a la compañía a los tribunales en caso de accidente, daño, muerte o suicidio. La insensibilidad hacia las condiciones de trabajo en sus empresas reflejaba una actitud muy representativa del gran emprendedor del siglo XX. Su antagonismo, casi hostilidad, hacia la clase trabajadora, era bien conocido. Como señala Eric Alterman en su artículo titulado Steve Jobs. Una vergüenza americana (Steve Jobs. An American Disgrace publicado en The Nation. 28-11-2011), Steve Jobs había aconsejado al presidente Obama a imitar a China y permitir a las empresas estadounidenses hicieran, no solo en China, sino también en EEUU, lo que quisieran, sin ningún tipo de protección a los trabajadores ni al medio ambiente.

 

Entrevista a Richard Stallman

¿Le importa si hablamos de Jobs?

No, no me molesta, pero no es muy importante. El asunto que realmente afecta a todo el mundo es quién tiene el control del software que usas. Hay dos posibilidades: o los usuarios tienen el control del programa, o el programa tiene el control de los usuarios. El primer caso es el del software libre. En el segundo caso, el programa se llama privativo porque priva de su libertad a los usuarios.

Hay alguien que sí tiene el control del programa y, a través de él, tiene el control de los usuarios, los somete y, por tanto, genera un sistema de poder injusto. Lo malo de Apple y de Jobs es que han hecho que la gente admire programas que son enemigos de su propia libertad. En el caso de los productos recientes de Apple, el iPhone y el iBad (juego de palabras con el nombre de la tableta de Apple, iPad, y la expresión «yo malo»), sus esposas digitales son las más apretadas de la historia, porque restringen hasta la elección de programas a instalar.

Los usuarios del iPhone solo pueden instalar programas aprobados por Apple. Esta empresa ha atacado la libertad de los usuarios y la ha reducido más que nunca. No es el único enemigo, pero sí el principal culpable. Por eso critiqué a Jobs, porque logró imponer estas restricciones poniendo sus productos de moda.

Hola Mac, fuiste abandonada

Un amante de Macintosh envía una carta a la familia de portátiles y desktops de Apple expresando: «Lamento decírtelo pero Steve te abandonó por el iPhone y el iPad. El verdadero éxito de Apple han sido los gadgets, pero no las computadoras de escritorio».

Author
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado Guadalajara
  1. N. de la R. La sigla GUI se refiere a Graphical User Interface (Interfaz Gráfica de Usuario).
  2. Fuentes:Wikipedia, Apple, MacWorld y el diario Público.

Published on 18/03/2012

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/en-la-macintosh) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

Related

Illustration:
Hammer Tapias
Author:

Hammer Tapias

Title:

¿Qué es la cultura material?

Synopsis:

La cultura material nace de la interacción del hombre con artefactos derivados de la técnica y con el análisis de los mismos. ¿Tienen las sociedades esta cultura? ¿Por qué analizarla?

Votes:
7
Comments:
4
Followers:
3
Idioma:
ES
Illustration:
Percy Negrete
Author:

Percy Negrete

Title:

¿Qué cualidades debe tener un diseñador de experiencia usuaria?

Synopsis:

Si cuentas con ciertas cualidades hay una gran oportunidad para ti, para que crezcas como profesional del diseño de experiencia usuaria.

Votes:
74
Comments:
39
Followers:
7
Idioma:
ES
Illustration:
Andrés De La O
Author:

Andrés De La O

Title:

El futuro es móvil

Synopsis:

Estamos en la era post-PC. Con los smartphones y tabletas podemos estar conectados y producir contenidos en cualquier lado.

Votes:
29
Comments:
21
Followers:
20
Idioma:
ES
FOROALFA ISSN 1851-5606 | Contactar | Publicidad | ©Luciano Cassisi 2005~2016