Cliente vs. Diseñador

Prácticas que deben someterse a juicio en el diseño gráfico.

Retrato de David Espinosa David Espinosa Bogotá Seguidores: 49

Opiniones:
94
Votos:
151
Compartir:

Seamos francos: el sueño de todo diseñador gráfico es (o lo fue en algún momento) lograr piezas tan eficaces que no haya lugar para malas interpretaciones, objeciones o correcciones. Un arte impecable y de excelsa calidad, que sólo podría alcanzarse —trabajando en conjunto con nuestros clientes— a través de un arduo proceso de briefing.

No obstante, en cualquier área de nuestra disciplina podemos enfrentar tropiezos y críticas. Algo que, lejos de desanimarnos, nos motiva a realizar un trabajo superior al que el que ya hemos presentado. Pero ¿qué sucede si nuestro cliente se empeña en continuar haciendo las cosas a su modo, según lo que ya ha desarrollado con su empresa? Esta es, sin duda alguna, una de las peores pesadillas del diseñador.

Parafraseando a Jack el destripador, «vamos por partes». Se supone que el cliente nos llama por una necesidad concreta: una asesoría, consultoría o pieza (in)determinada. De acuerdo con esto, es nuestro deber conocer a fondo al cliente, su campo de acción, nicho de mercado y acciones previas que haya realizado. Eso nos permitirá ofrecer una solución acorde a sus necesidades y expectativas; dejando en claro además, que nuestro «amado» cliente tendrá derecho a 3 bocetos y a 3 correcciones póstumas sin un recargo por ítems extra. 

Pero nuestro cliente no suele ser objetivo.1 Usualmente pretende tener una concepción de diseño mayor a la nuestra. Sucede cuando nos ofrece grandilocuentes ejemplos —como Coca-Cola—, asegurando: «Es una empresa que no ha cambiado en 128 años, y la gente la recuerda por eso: porque no cambia».

¿Has intentado refutar este punto? Por más que le expliques el programa de mercadeo y comunicaciones externas, no logrará entender la diferencia entre un identificador primario o «el loguito», y una suma de campañas publicitarias y estrategias de mercadeo, que hacen de Coca-Cola la marca más valorada del mundo (comprendiendo que más del 70% del valor de marca es el identificador primario).

Después de esto, respiramos profundo, nos aplicamos mentalmente una dosis de morfina y retornamos al trabajo. Ahora pensamos que el cliente pertenece a la Sociedad de Empresas de la Vieja Economía, Restringida y Obsoleta (SEVERO). Nuestro sueño de crear una nueva imagen externa de la marca —acorde con las nuevas necesidades del mundo actual que tanto conoce— se ha desvanecido en menos de lo que duró la llamada de cotización.

Después de esta reunión, presentamos nuevas propuestas: elementos orgánicos y colores ligeramente extraídos del identificador primario (sería afortunado si el cliente tuviera un Manual de Identidad Visual, o al menos si comprendiera el concepto), con cierta inspiración en los trabajos previos de la marca, pero esta vez sin Comic Sans, Algerian u otros parias tipográficos. Nuestro querido cliente se muestra un poco más satisfecho (o menos molesto) y plantea la siguiente inquietud:

«Si yo no conociera a esta empresa, ¿cómo sabría qué es lo que hace, lo que vende, para qué sirve? Empiezo a arrepentirme de encargarle a usted este trabajo complejo. Mi sobrino-hijo-hermano de mi amigo-allegado-conocido lo hubiese hecho por veinte mil pesos (colombianos). Quiero unos chulos, que parezca como de visto bueno. Y lo quiero en el frente de esa cajita. Que atrás tenga todas las cosas que explican para qué sirve. Pero que no sea muy colorido porque eso me cuesta y usted no me lo va a pagar. Además usted debería contemplar otras cosas. ¿Sabe cual es la competencia? Mire sus empaques y descubrirá lo buenos que son».

Ahora nos sentimos ultrajados, heridos mortalmente en nuestro ego. Concluimos en que no sirvió de nada formarnos durante años en la academia, que nuestros trasnochos, impresiones de madrugada y días escasos de alimentación decente fueron en vano. Con cierto temblor en la voz solicitamos más información del producto. Por alguna extraña razón preguntamos por la dirección del website del cliente, para descubrir que es una mezcla de estilos, códigos y colores que ofenden la vista «porque el jefe necesitaba que la página llamara la atención». Para ser más específico, el identificador está comprimido desde Microsoft Paint.

Ahora, con nuevas armas, terminamos una nueva propuesta. Esta vez estamos amparados en la cláusula de nuestra cotización: «Después de la tercera entrega de propuestas, cada engrega adicional tendrá un recargo del XX % sobre el total cotizado». Nos sentimos un tanto frustrados, esta nueva versión se asemeja más a una sección de clasificados de algún periódico que a un elegante empaque apropiado. El cliente no dice nada. Se limita a tomar el prototipo, lo examina meticulosamente, verifica la apertura del mismo y luego lo deja sobre la mesa. Nos mira con cierto desdén y, después de segundos que parecen siglos, nos dice «no pienso pagar de más, así que me quedo con esto. Por favor pase mañana a recoger su dinero», para susurrar poco después: «debí haberle hecho caso a Don Alcides, el de la tienda: estos diseñadores no sirven para nada. Yo pude haberlo diseñado igual o mejor».

Sobra decir que tuvimos que despilfarrar ese pago en Diazepam.2

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de David Espinosa David Espinosa Bogotá Seguidores: 49

EdiciónSebastián Vivarelli Buenos Aires Seguidores: 296

Opiniones:
94
Votos:
151
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
  1. Los hechos aquí descritos no necesariamente corresponden a hechos verídicos. Cualquier parecido con la realidad puede ser coincidencia. Todo depende de en qué parte del escritorio se encuentre usted: frente al diseñador o frente al cliente.
  2. El Diazepam es un fármaco con propiedades ansiolíticas, miorrelajantes, anticonvulsivantes y sedantes.
Código QR de acceso al artículo Cliente vs. Diseñador

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

David Espinosa

Más artículos de David Espinosa

Título:
Inteligencia artificial y creatividad
Sinopsis:
¿Cuántos años llevamos soñando con la creación de algo que podamos llamar «inteligencia artificial»?
Compartir:
Título:
Los porqués del grafismo
Sinopsis:
Reflexiones sobre el oficio de trabajar con letras en tipografía, quirografía, caligrafía y lettering.
Compartir:
Título:
Respeto, ese desconocido
Sinopsis:
¿Qué hace falta para dignificar una profesión?
Compartir:
Título:
Diseñar con el móvil
Sinopsis:
Las aplicaciones móviles van evolucionando a un ritmo veloz. ¿Hay que empezar a hacerse a la idea de sumarlas a nuestro herramental de trabajo?
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Michelle Rivadeneira
1
Michelle Rivadeneira
Hace un año

Interesante artículo que expone una situación muchas veces repetitiva en el ámbito laboral. El portafolio de un diseñador es la carta de entrada para que el cliente te contrate, por lo tanto sabrá el tipo de resultado que recibirá. Es importante mostrarle al cliente el profesionalismo con el que manejaremos el proyecto, ser firme, y también explicar el proceso y educación que uno tiene para concebir la idea al igual que el cliente tiene para concebir su negocio. Creo que tratar a un cliente es cuestión de experiencia que se aprende con el tiempo.

0
Responder
Retrato de Ai-Lin Lama
6
Ai-Lin Lama
Dic 2013

Siempre hay que mantener buenas relaciones con los clientes, y si llegara a haber un problema, acabar en buenos términos. Hay que tener en cuenta muchos aspectos al momento de lidiar con un cliente. Y es verdad, siempre hay una eterna lucha con los clientes, entre lo que él quiere y lo que es necesario. Pero debemos comenzar a tratar con ellos y hacerlos entender que es lo mejor, así no sea lo que quieren.

0
Responder
Retrato de Nicole Villegas
13
Nicole Villegas
Dic 2013

Las buenas relaciones de negocios rara vez ocurren por casualidad,mientras que un diseñador herido y su cliente soñador pueden comenzar así con una "luna de miel" de un exitoso lanzamiento inicial del proyecto, las cosas pueden llegar a un descenso rápido. Nombraré algunos consejos que yo llevo a cabo al momento de mi relación profesional con un cliente: No tengas miedo de decir que NO, habla las cosas como son, crea un proceso de trabajo,haz un feedback previo del trabajo que realizarás, deja a un lado tu EGO, siempre se puntual.

1
Responder
Retrato de Aleyta Sosa
2
Aleyta Sosa
Dic 2013

Es muy frustrante escuchar eso pero en estos casos estoy de acuerdo en que el diseño no es para todos, aunque a veces queremos abarcar todo, nos nos olvidamos de ese pequeño detalle. Probablemente son empresas con gran potencial pero teniendo al frente a dueños como el que describes no permiten que crezca dicho negocio, es muy deprimente porque es ahí donde podríamos desarrollarnos todos los diseñadores pero por pensamientos como el de ese tipo de clientes no llegamos a producir grandes proyectos sino solamente nos limitan y nos orillan a hacer lo que ellos quieren y no lo que necesitan.

0
Responder
Retrato de Adriana Pareja
7
Adriana Pareja
Nov 2013

Sentirse identificado con este artículo es poco. Los diseñadores somos personas luchadoras en contra del "diseño" que el cliente "cree" que es el mejor. Lo vivimos todos los días, y ciertamente algunos más que otros dependiendo de los clientes. Sin embargo, creo que lo último que se debe de perder es la esperanza de que el cliente llegue a una especie de epifanía diseñadora (por supuesto, inducida por nosotros). A lo que quiero llegar es que, es verdad que los clientes nos sacan de casillas, pero ciertamente podemos cambiarlos a ellos con (mucha) paciencia y uno que otro as bajo la manga.

0
Responder
Retrato de Xavier Alejandro Chalco
0
Xavier Alejandro Chalco
Oct 2013

Ya lo dice el viejo refrán: "En el diseño el cliente nunca tiene la razón... para tenerla debería ser otro diseñador",... (me lo acabo de inventar).

Siempre habrá clientes que te martirizarán con su "pésimo gusto" y miedo al cambio de su imagen, para lidiar con esto dependerá exclusivamente del profesional, para que tomar pastillas o tomarse un whisky barato?; solo hay que saber vender nuestra idea, valerse hasta de la psicología, ser más "comerciales y mundanos" en nuestros proyectos, xq si por último tu cliente quiere que le diseñes algo "horrible" q esperas dáselo, xq otro si lo hará.

0
Responder
Retrato de Maria Gabriela Uzcátegui Rangel
0
Maria Gabriela Uzcátegui Rangel
Oct 2013

A veces hay que ser radicales mas que mediadores, al cliente se le tiene que hacer entender a las patadas! en otras palabras: a cobrar de mas por cada error de ellos porque es injusto estar pagando por las brutalidades del cliente. En ese caso tratar de ser fieles a lo que una vez Milton Glaser dijo: -sólo trabaja para personas inteligentes-.

1
Responder
Retrato de Janis Rodríguez
0
Janis Rodríguez
Sep 2013

¡Muy bueno el articulo!

0
Responder
Retrato de Ivan Lopez
0
Ivan Lopez
Sep 2013

buen articulo!

0
Responder
Retrato de Isabel Gonçalves Torren
1
Isabel Gonçalves Torren
Sep 2013

Estimado David, un poco de «catarsis» que nos identifique a unos cuantos, nunca viene mal. Muchas gracias. Desde mi experiencia incorporo un tópico más a tu relato, cuando un profesional del medio -ej. imprenta- acepta realizar modificaciones sobre tus bocetos o incluso sobre originales, por menos precio.

3
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Fernando Weissmann
Autor:
Fernando Weissmann
Título:
¿Me empleo o voy como autónomo?
Sinopsis:
Todos los arquitectos o diseñadores hemos tenido en algun momento la disyuntiva entre ser empleados o trabajar en forma independiente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
65
Opiniones:
37
Seguidores:
69
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Debe colegiarse el diseño?
Sinopsis:
Cuando se habla del nivel de los honorarios, de la desvalorización de la profesión o de la competencia de los «choferes de mouse» aparece el tema de la colegiación del diseño. ¿Es esa la solución?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
200
Opiniones:
191
Seguidores:
594
Retrato de Chuy Velez
Autor:
Chuy Velez
Título:
El diseño por sí solo no vende
Sinopsis:
Cualquier empresa que decida crecer contratando servicios de diseño, tendrá que hacerse cargo de otros aspectos implícitos en la generación de ventas de sus productos o servicios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
15
Opiniones:
10
Seguidores:
6
Retrato de Javier González Solas
Autor:
Javier González Solas
Título:
Un mapa para la crítica del diseño
Sinopsis:
Algunos malentendidos en las conversaciones y análisis sobre diseño surgen al no considerar el lugar desde el que se habla o se escucha.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
13
Opiniones:
2
Seguidores:
24
Retrato de Fernando Peretz
Autor:
Fernando Peretz
Título:
El sexo vende
Sinopsis:
Muchos han utilizado el recurso del sexo como estrategia para lograr un lugar en el mercado, pero ¿cuántos enfocan sus estrategias de manera correcta?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
7
Opiniones:
4
Seguidores:
4
Ilustración principal del artículo ¿Doctores o maestros?
Autor:
Jorge Montaña
Título:
¿Doctores o maestros?
Sinopsis:
Las universidades buscan profesores con maestría o doctorados para enseñar carreras creativas. ¿Se está creando una «clase académica» que no tiene vínculo con la práctica?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
102
Opiniones:
132
Seguidores:
222

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril