¡Qué bueno que nos copien!

En la epoca del conocimiento, no existe nada más arcaico que defender diseños de la copia, ni nada más patetico que diseñadores angustiados por ser copiados.

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 221

Opiniones:
132
Votos:
130
Compartir:

Recibo algunos correos bastante peculiares. Estudiantes que quieren que les haga la tarea; personas que, viviendo en la misma ciudad, exigen que responda por escrito sin tomarse la molestia de llamar por el teléfono; gente que, tras recibir la colaboración, no agradece ni comparte resultados. A todos respondo con cordialidad, pero la última solicitud la sacó del estadio: un joven diseñador recién graduado me preguntó si conocía algún cliente para un producto que acababa de diseñar.

Amablemente, le recordé que soy colega suyo y no fabricante. Le manifesté que, si lo deseaba, podía darle mi opinión y tal vez algunas sugerencias. El muchacho me envíó dos imágenes digitales en muy baja resolución de una compleja silla, en materiales diversos sin especificaciones ni medidas, sin definir usuario ni objetivos claros, dejando más dudas que certezas. Para entender mejor, le hice un par de preguntas. Su respuesta es de enmarcar:

«Estimado Jorge, respecto a las dudas sobre mi producto, como usted entenderá no me es viable responderlas detalladamente pues no cuento aún con mi producto patentado y tengo que defenderme de la posible copia. Solo le garantizo que funciona y sé muy bien cuál es su usuario».

No entendí que es lo que pasaba por la cabeza de la criatura pero no le auguro mucho éxito en la estrategia de comercialización de un producto que, por cierto, parecía bastante inviable por caro, pesado, inestable e inútil. En primer lugar, ¡no existe! o es muy remota la posibilidad de hacer el diseño soñado e ir a ofrecerlo a un empresario ávido de innovación. El diseñador es como el sastre y el diseño como el traje: no queda bien si no se toman medidas, se habla con el cliente, se considera el tamaño de su panza, su gusto y presupuesto.

Hace pocos días, cerró actividades lo que fue el primer buscador de Internet: Altavista. Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google en sus inicios, acudieron a ellos para ofrecerles los parámetros técnicos de lo que sería posteriormente la base del sistema de búsqueda de su empresa Google. Los señores de Altavista no aceptaron su oferta, como tampoco lo hizo Yahoo; el resto de la historia ya la conocemos. Ellos eran extraños en el nido y, al ofrecer algo mejor, estaban indirectamente diciendo que lo que tenia la empresa no era bueno; algo de difícil digestión para el ego gerencial.

Lo mismo sucede con el diseño de productos: las grandes ideas, por grandes que sean, usualmente son ajenas a las empresas. Al ser externas no generan pertenencia ni son interesantes para sus propietarios y, cuando lo son, no se adaptan a los sistemas productivos y de mercadeo de la institución que las acoge, por lo que, necesariamente, necesitan un rediseño posterior que puede llegar a cambiarlas totalmente. Podemos, sí —y a veces lo hacemos muy bien—, visualizar tendencias y, por ende, plantear negocios o proyectos a futuro pero que eventualmente se hacen a medida. Pero llevar proyectos listos a una empresa es como decirle a una pareja que quiere tener un bebé que tenemos un lindo niño para su adopción, y ya grandecito, para economizar en educación.

Los grandes concursos de diseño (y en la región tenemos uno excelente, el Salao Design brasileño) suelen ser de empresarios; su objetivo no es buscar nuevos diseños sino, más bien, talentos para hacer alianzas. Un diseño efectivo implica entender la empresa, su publico objetivo, las mañas de sus consumidores y las tendencias del mercado.

Es muy improbable que un producto premiado sea después comprado por alguna empresa, pero suele suceder que la repercusión del premio mete al diseñador en el negocio. Ahora bien, supongamos que encaramos el mercado con ayuda de algún integrante del enorme hormiguero de micro-empresas entusiastas por abrir sus puertas a diseñadores que les muestren la palabra «negocio». Allí sucede lo mismo, el diseño debe adaptarse a sistemas productivos sencillos, por lo que la silla de nuestro amigo con tres tecnologías diversas tampoco sería viable.

Pero supongamos que la idea llevada a propuesta de producto fuera gloriosa, sublime, que rompiera con todo lo existente y tuviera el potencial de ser muy exitosa. Cada empresa, así como tiene un sistema productivo, también se desempeña en un entorno comercial que es un sub-mundo con sus propias reglas: hacer algo demasiado novedoso implica crear nuevos mercados, impulsar nuevos esquemas de negocio, invertir en comunicar la innovación y correr con todo el riesgo. Nuestras empresas prefieren ir por algo más seguro. Eso no esta mal, puede ser un gran negocio, pero es ¡caro! Se llama Innovación radical y sólo existe para quien cuenta con vastos recursos y hace de los errores aprendizajes, algo que nuestros empresarios con recursos limitados no se animan a hacer.

El que copia es perezoso, se va a lo cierto y por ello prefiere reproducir lo que se vende. Nunca a partir de una ilustración incierta va meterse en un costoso desarrollo. Lo mismo aplica para las ideas, por maravillosas que sean su valor está en su ejecución.

Por otra parte, si su producto es exitoso, el que lo copie lo hará cuando ya esté consolidado y muy probablemente no tenga la misma calidad del original. La copia es por ello el mejor motivador para avanzar y hacer otra cosa. Ser copiado es halagador y un indicador de éxito del producto. Incluso empresas como las de software por debajo de las cobijas incentivan la copia para hacer conocidos sus productos. Por ello, Autocad sigue siendo patrón para diseño en computador. «Quien pega primero pega dos veces». Pero como este siglo XXI lo está siendo del conocimiento, el hacer conocer compartir y divulgar es la base de cualquier negocio. Hoy, los proyectos se publican primero y se ofrecen después. 

Ahora bien, supongamos que no tenemos empresa pero sí una buena idea. Si la idea ya ha decantado en un diseño, como podría ser el caso de nuestro amigo, su producto deberá tener unos atributos verificables y que hagan diferencia en el mercado. Una silla más no parece ser nada seductor, pero si tiene valores embutidos como, por ejemplo, el uso de nuevos materiales, más de una utilidad, un sistema de plegado diferente, una estética a partir de un concepto realmente seductor... la suma de varios de estos atributos puede ser que funcione, siempre y cuando la empresa tenga recorrido o tradición con clientes que la puedan requerir.

El producto resultante finalmente es la suma de las experiencias y conclusiones de los procesos. El producto tangible, para el ejemplo «silla» es apenas la punta de un iceberg de todo un tejido previo. Si nuestro proceso lleva al pedido, en ese momento se abren las puertas de las empresas que pueden producir pero también tendremos un estatus superior: además de diseñadores, clientes. Ahí la cosa funciona.

Para ello, toca publicar, mostrar, divulgar, promocionar y meter más gente. De los propósitos colectivos salen los mejores proyectos. De modo que, amigo de la silla maravillosa, o cambias de opinión o te vas a ver obligado a cambiar de profesión.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Jorge Montaña Jorge Montaña Bogotá Seguidores: 221

EdiciónJuan Miguel Lorite Fonta Madrid Seguidores: 18

Opiniones:
132
Votos:
130
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo ¡Qué bueno que nos copien!

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Jorge Montaña

Más artículos de Jorge Montaña

Título:
Ni diseño, ni industrial
Sinopsis:
La apuesta por una nueva formación especulativa para Diseño Industrial tiene un efecto colateral no calculado: perdida de identidad y confusión en el mercado.
Compartir:
Título:
Qué es el diseño lento o «slow design»
Sinopsis:
Un grito de independencia y consciencia ante un consumismo desenfrenado e irresponsable.
Compartir:
Título:
¿Doctores o maestros?
Sinopsis:
Las universidades buscan profesores con maestría o doctorados para enseñar carreras creativas. ¿Se está creando una «clase académica» que no tiene vínculo con la práctica?
Compartir:
Título:
Diseño: ¿oficio o producto?
Sinopsis:
El diseñador no puede lograr para sí lo que hace excelentemente para otros. Existe una dificultad para comunicar al cliente el valor de lo que se ofrece.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Valeria Lama
4
Valeria Lama
Abr 2014

Mi opinión sobre el plagio entre diseñadores es indefinida, muchas veces cuando ha ocurrido puedo pensar "es halagador" pero si no me ocurre a mi pienso "no puede ser que falta de ética", por lo tanto no se que lugar o que posición tomar en cuanto a este debate o tema en cuestión. Pienso que si somos estudiantes de diseño tenemos la tarea y el deber o más bien la obligación de investigar y conocer lo que existe para no realizar lo mismo, se puede tener referentes, pero hay una fina línea entre referente y plagio.

0
Responder
Retrato de Silvia Calderon Iturralde
1
Silvia Calderon Iturralde
Mar 2014

Refiriendome a : "La copia es por ello el mejor motivador para avanzar y hacer otra cosa. Ser copiado es halagador y un indicador de éxito del producto» - Cuando un diseñador toma ideas de la competencia para ser mejor y no caer en el plagio estaría creciendo e investigando , pero si esta investigación te lleva a tomar ideas y crear basándose en algo existente no se estaria dejando de un lado nuestra etica como profesionales.

0
Retrato de Jorge Montaña
221
Jorge Montaña
Abr 2014

Silvia, considero que ir sistemáticamente a ver y buscar referentes en el trabajo de los otros como investigación es una herramienta infalible para caer en lo similar. Yo personalmente nunca lo hago y no lo recomiendo.

0
Responder
Retrato de Diego Hernandez
1
Diego Hernandez
Feb 2014

Considero que la persona a la cual se hace referencia en este artículo, en cierta es un resultado de una educación en Diseño Industrial de más precaria que no ofrece a los futuros diseñadores la información ni el conocimiento adecuado para enfrentarse al entorno real de la industria colombiana, muy difícil tener otros resultados cuando en clase los estimulan para conceptualizar productos de innovación radical sin siquiera enseñarles que para diseñar una silla al menos deben tener en cuenta las Normas Incontec o la capacidad tecnológica y productiva de nuestra pequeña y limitada industria.

0
Retrato de Jorge Montaña
221
Jorge Montaña
Mar 2014

Diego. Conoces e ilustras de una manera muy concreta el problema. Exacto y al grano

0
Responder
Retrato de Alejandro De Althaus
2
Alejandro De Althaus
Dic 2013

El diseño de productos me parece muy peculiar, más aún si es que no están consultados previamente con los clientes, como es el caso que cuenta el autor. Me parece un poco extraño que se cree un producto y luego tratar de venderlo a una empresa cualquiera ya que yo pienso que para crear un producto se necesita información de la empresa, del grupo objetivo, presupuesto, entre otras características importantes que la empresa entrega al momento de requerir un producto.

0
Retrato de Jorge Montaña
221
Jorge Montaña
Dic 2013

Alejandro, lo que hacemos muchos diseñadores es crear un producto y vender un producto, no un diseño. Establecemos redes con micro empresas que producen y vendemos en las tiendas, Crear un producto para venderlo a una empresa es algo bien complejo, exactamente por lo que citas. Funciona mejor crear alianzas donde apoyamos también la comercialización.

0
Responder
Retrato de Samuel Cadena
5
Samuel Cadena
Dic 2013

Últimamente es inevitable que los diseñadores tengan miedo de que copien su trabajo, o de que muchos copien a otro por carecer de la capacidad de poder crear algo nuevo por su cuenta. Creo que uno no se debe meter a estudiar diseño si al final lo único que va a hacer es copiar ideas de otros, siempre es importante ser original, pues esto es parte fundamental de la imagen del diseñador.

0
Responder
Retrato de Carlos Alejandro Ramos Gradilla
1
Carlos Alejandro Ramos Gradilla
Dic 2013

Como citas la copia es un camino de perezosos y muchas veces la copia no tiene mayores alcances que ser eso, una simple copia porque no se conoce el trasfondo el proceso y generación de la propia idea, así que como mencionas aunque te copien tú tienes la certeza de haber pensado y analizado primero y esa misma información sirve para dar un mejor aporte partiendo de esa idea, mientras que la persona que hace la copia ira siguiendo cada paso como una sombra y no poseerá un rasgo que le identifique como único, lo que es lamentable.

1
Retrato de Jorge Montaña
221
Jorge Montaña
Dic 2013

Lograste resumir en un párrafo todo el artículo, Mil gracias

0
Responder
Retrato de Luis Javier García Rodríguez
0
Luis Javier García Rodríguez
Dic 2013

Considero que no se trata de copiar, si no tomas otras ideas como referencia, patrones para darnos una idea de esa manera innovar y hacer nuestra propuesta. El artículo es muy bueno, gracias.

1
Responder
Retrato de Stephanie Herbiet Rave
0
Stephanie Herbiet Rave
Nov 2013

Genial!!!

0
Responder
Retrato de Henry Prod Company
0
Henry Prod Company
Nov 2013

no existe mejor manera de saber que estas haciendo las cosas bien que ser copiado!! pienso yo, es el saber que ya impactaste en el medio en que te mueves y que tuviste éxito con lo que hiciste. Ahora el paso es empezar a innovar ese producto para mejorar la copia que te hicieron, y hay que partir siempre de una gran premisa "no siempre el que tiene la gran idea es el que la concluye y la patenta"

1
Responder
Retrato de Juan Cortés
0
Juan Cortés
Nov 2013

Un profesor que influyó mucho en mi formación me decía constantemente "no te dejes consumir por el ego del diseñador. Es devastador!"

2
Responder

Te podrían interesar

Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Cuál es tu método de diseño?
Sinopsis:
Cuando ya conoces todos los datos del caso y debes modelar o bocetar la solución, ¿apelas a algún método? ¿Podrías describir cómo resuelves esa etapa en pocas palabras?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
180
Opiniones:
182
Seguidores:
593
Retrato de Alejandro Tapia
Autor:
Alejandro Tapia
Título:
Para persuadir hay que saber argumentar
Sinopsis:
La teoría de la argumentación es útil para entender y ejercer el diseño gráfico, debido a que los temas que estudia resultan relevantes en el proceso proyectual de la comunicación.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
98
Opiniones:
37
Seguidores:
50
Ilustración principal del artículo Códigos QR con gráfica personalizada
Autor:
Ibar Federico Anderson
Título:
Códigos QR con gráfica personalizada
Sinopsis:
Una pequeña empresa argentina desarrolla una innovación que permite incluir gráfica personalizada dentro de los cógidos QR.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
5
Seguidores:
10
Retrato de Sofia Escudero
Autor:
Sofia Escudero
Título:
Estudio holístico y bimodal en envases
Sinopsis:
Aproximarnos a un estudio multisensorial de los envases nos acerca de manera más precisa a la percepción global de la marca.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
33
Opiniones:
9
Seguidores:
23
Retrato de Jorge Luis García Fabela
Autor:
Jorge Luis García Fabela
Título:
Arte + Diseño: nueva multi e interdisciplinariedad
Sinopsis:
Algunos ejemplos de la manera en que las artes y los diseños trabajan de manera conjunta y producen objetos y espacios artísticos utilitarios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
46
Seguidores:
127
Retrato de Cecilia Vega
Autor:
Cecilia Vega
Título:
Crítica al cosismo
Sinopsis:
Cuando te embarcas en el «cosismo» ya no hay vuelta atrás. Hagamos el ejercicio de dejar el micro y mirar el macro.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
21
Opiniones:
13
Seguidores:
139

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril