El símbolo de una comunidad

La capacidad emblemática de un identificador social: motivación y convencionalización.

Norberto Chaves Barcelona
Followers:
3009
Comments:
81
Votes:
181
Compartir:

Los signos instituidos como emblemas colectivos (iconos, banderas, sellos, escudos) alcanzan esa jerarquía gracias a un especial anclaje del significante con su referente (iconografía ya instituida, tradición, historia…). Su eficacia metafórica o sinecdóquica inicial les granjea un reconocimiento generalizado e inmediato como símbolo unívoco y legítimo de aquello que aspiran representar.

El gorro frigio de la república, la cruz de los cristianos, la flor de lis de los borbones, el arpa o el trébol de los irlandeses, la hoja del arce de los canadienses, la concha de vieyra de los peregrinos a Santiago, la estrella de David de los judíos… ninguno de estos símbolos es arbitrario; todos anclan en un hecho mítico en el cual aparecieron, cargándose de un aura más fuerte que cualquier otro significante contiguo; superándolos a todos en la función de simbolizar unívocamente aquel contexto. Como símbolo de la lucha de las Madres de Plaza de Mayo, ninguna otra prenda podría igualar a su pañuelo atado a la cabeza.

Por puro sentido práctico, el éxito inicial del signo fuerza a la sociedad a recurrir a él para garantizar una lectura social inmediata y unívoca de su referente. Y, así, por la reiteración en ese uso, estos signos se instituyen como objetivos, inobjetables: se naturalizan.

Estos procesos, predominantemente espontáneos, no son el único origen de estos emblemas. Muchos de ellos nacen de una creación artificial, no necesariamente fundada en experiencias colectivas; pero respaldadas por la legitimidad emblematizadora de sus creadores. El anclaje se desplaza así del contexto histórico al creador. Dicho de otro modo, el creador es erigido en contexto legitimador del emblema creado.

Imaginemos a Guifré I «el Pilós» (Conde de Barcelona, 840-897) convaleciente en su lecho, herido en batalla contra los normandos en defensa del rey de los francos, de quien fuera vasallo. De pie, a su lado, el rey, en reconocimiento a su lealtad y valentía, moja en la sangre del herido los cuatro dedos de su mano derecha y traza sobre el dorado escudo de Guifré cuatro rayas paralelas, al tiempo que le dice: «Tú serás el portador de las cuatro barras catalanas». Con ello lo liberaba del vasallazgo otorgándole soberanía sobre sus dominios territoriales y, a la vez, creaba un emblema que hoy sigue vivo. Esta creación «unipersonal» de la senyera catalana, no por mítica y hasta improbable, deja de ilustrar un fenómeno verosímil: el papel instituyente del héroe individual en la historia de la emblemática social.

En el fondo, ambos procesos (el espontáneo y el voluntario) responden a una misma génesis semiótica: la potencia simbólica del significante emergente, derivada de su localización privilegiada dentro del contexto de origen. Siempre existe una motivación, que es lo que favorece la posterior convencionalización del signo.

El signo identificador privado (persona, empresa, organismo, etcétera) es producto de cierta «soberanía autosimbolizadora» y se naturaliza por simple tenacidad del uso. En cambio, el identificador colectivo (ciudad, país, región, comunidad, congregación) está en relación de servidumbre con el imaginario de sus representados y la imaginería de sus respectivos contextos. La identificación colectiva sólo es eficaz si se sustenta de un modo evidente en la convención, o sea, en una imaginería social instituida. Dicho de otro modo, la creación de ese signo no es fruto de una invención sino de un hallazgo.

Moraleja: un signo colectivo triunfante no es prueba del genio de su autor sino de su modestia, objetividad y sentido común. El diseñador que aspire, por ejemplo, a crear una marca-país deberá hacer el enorme esfuerzo de parecerse a la gente normal. La misión de ese signo no es sorprender, persuadir, ni siquiera describir a una comunidad. Mucho menos será la de demostrar la creatividad de su autor. La misión primera de un marca-país es ser aceptada por su comunidad como emblema propio y legítimo, no arbitrario ni impuesto.

La notoria irrelevancia y fugacidad de la mayoría de las marcas-país, la absoluta indiferencia que siente por ellas la población (o sea, el fracaso de estos signos) dan prueba de que nada de lo anterior es tomado en cuenta por sus creadores.

Followers:
3009
Comments:
81
Votes:
181
Compartir:

81 Comments

Comment

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 21/03/2013.

Norberto Chaves

More articles by Norberto Chaves in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Los efectos de la especulación urbana

Synopsis:

Vías para neutralizar los efectos negativos de la especulación urbana en los cascos históricos.

Share:
Idioma:
ES
Title:

El testeo de la marca corporativa

Synopsis:

La irrelevancia de la opinión pública en las decisiones estratégicas.

Share:
Idioma:
ES
Title:

La frontera diseño-ingeniería

Synopsis:

Respuesta a un interrogante planteado por una lectora de FOROALFA sobre el alcance del diseño y su solapamiento con la ingeniería.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Más sobre la marca-país

Synopsis:

Algunas ideas para evitar que se siga derrochando el dinero público y desvirtuando los proyectos de branding de lugar.

Share:

You may be interested

Sofia Escudero
Idioma:
ES
Author:

Sofia Escudero

Title:

Sobre la eficacia del rediseño de marca gráfica

Share:
Interactions:
Votes:
53
Comments:
7
Followers:
23
Summa
Idioma:
ES
Author:

Summa

Title:

Identidad corporativa de RTVE

Share:
Interactions:
Votes:
31
Comments:
3
Followers:
10
Alejandro Paz Sifuentes
Idioma:
ES
Author:

Alejandro Paz Sifuentes

Title:

El diseño gráfico en Tijuana

Share:
Interactions:
Votes:
30
Comments:
12
Followers:
13
Guillermo Dufranc
Idioma:
ES
Author:

Guillermo Dufranc

Title:

Problemas de pareja entre el packaging y el contenido

Share:
Interactions:
Votes:
91
Comments:
27
Followers:
400
FOROALFA
Idioma:
ES
Author:

FOROALFA

Title:

Debate: Aerolíneas Argentinas ¿mejor o peor?

Share:
Interactions:
Votes:
161
Comments:
203
Followers:
555
Claudio Ruizvelasco Riveramelo
Idioma:
ES
Author:

Claudio Ruizvelasco Riveramelo

Title:

¿De qué hablas cuando platicas?

Share:
Interactions:
Votes:
79
Comments:
48
Followers:
28
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Ángel Morales
Jul 2014

Para los interesados sobre este artículo, hay un libro de Adrian Frutiger que se llama "Signos Símbolos Marcas Señales." que toca precisamente este tema de signos y símbolos, lógicamente también profundiza en las marcas y señales.

Espero que mi aportación les sea de interés y os sea útil.

Saludos

2
Reply
1
Marcela Natalia Arango Pinzon
Apr 2014

Buen día Maestro, primero quisiera agradecer por tan valiosísimo aporte al diseño y segundo solicitar muy cordialmente la posibilidad de divulgar este articulo en nuestra revista "LOGOS" revista de índole académica. Comparto con usted los links con mayor informacion esperando una pronta respuesta.

Muchas Gracias

Enlace

Enlace:revista-logos-convocatoria&catid=73:imagenes-principal&Itemid=388

Correo: mnarango@uniboyaca.edu.co

0
Reply
3
Tata Irrazabal
Jul 2013

Concuerdo con la idea general pero me atrevo a resaltar que la generación de una marca país trae implícito resolver también una necesidad de sorpresa y persuasión no satisfecha, de lo contrario bien se haría en usar un emblema patrio existente generado por mecanismos tan legítimos y potentes como usted describe.

Tal vez la mayoría de estas marcas diseñadas no eran en verdad necesarias y hubiese bastado con pulir un emblema ya en uso de forma que cumpla eficientemente con cualquier implementación impresa o digital, resistiendo reducciones y demás pormenores deseables de cualquier marca.

0
Reply
0
Maximiliano Ferri
May 2013

Hola, estoy realizando mi tesis en Lic. en Diseño de comunicación visual, sobre un plan visual para una ciudad, cuya historia de sus antepasados aborigenes es muy rica y además, se encuentran muy arraigados a ella. Por eso es que queria retomar esta historia para desarrollar mi plan ... alguien pdoría pasarme bibliografia sobre la improtancia de estos simbolos en una comunidad o algun tema relacionado? Mi correo es: maxi_abrojo@hotmail.com .... desde ya muchisimas gracias! Saludos

0
Reply
2
Rodrigo Trejo
Apr 2013

Ahora si estoy entendiendo un poco más tu percepción de la marca país. Es precisamente eso lo difícil, el lograr ser uno del común. Representar a un país, por encima de las regiones que lo forman. Gracias por tu aporte.

0
Reply
0
Ahuix Aguilar
Apr 2013

Que buen artículo, la historia nos ha demostrado siempre la importancia de muchos símbolos, mas sin embargo, como bien se nos relata aca, casi siempre sucede por la aceptación de la sociedad que lo recibe, mas alla de una imposición o la busqueda del creador por generar esta relación. Esto nos demuestra la fuerza que tienen estos símbolos por si solos.

0
Reply
0
Marcela Pitsch
Apr 2013

Nadie pudo haberlo explicado mejor! parabéns!

Pero fuera de esto, estoy viendo comentarios confusos donde no logran divisar entre una marca, símbolo y signo!... Atención! que a veces mal interpretar una información puede fallar en nuestro entorno.

Saludos a todos!

1
Reply
1
Adriana Torres
Apr 2013

Es un buen aporte y te pone a pensar en un símbolo o un ícono siempre teniendo en cuanta que uno es una «imagen» en este caso de la comunidad y lo otro una representación gráfica; al simbolo se le otorga un valor cuando se le da una significación, lo que genera un contexto según la experiencia del usuario perceptor.

0
Reply
0
Alejandro Díaz
Apr 2013

Llámenme ignorante o inculto, pero cada vez que leo al Sr. Chaves –a quien respeto– siento que retrocedo en el tiempo a los días en que el diseño tenía que ser lo más confuso e inexplicable posible para asustar al cliente y hacerlo pagar millones. No me gusta hacer comparaciones pero autores en temas de diseño como Meggs, Heller y Vit encuentran el éxito funcional y lúdico para sus publicaciones en la sencillez del lenguaje que utilizan. Fuera de eso es muy interesante el tema y añadiría la percepción de la comunidad como otro factor de identificación (que puede ser voluntaria e involuntaria).

0
Reply
7
Gustavo Lorenzo
Apr 2013

La obsesión por la originalidad, por dejar una impronta personal, por existir/destacar como individuo es lo que hay que enfrentar. La moraleja del artículo me parece de lo más reveladora. Saludos.

0
Reply
0
Walter Morataya
Apr 2013

Muy buen artículo. En comunicación, mientras más personas se requiera abarcar con el mensaje (símbolo, ícono, etc.) más convencional debe convertirse debido a la garantía de la identificación de todas las personas con el mísmo. Considerando que todo tiene segmentación, incluso aunque te muestren la bandera de tu país, habrá compatriotas que no les agrade, otros que no les importe y otros que la froten a su pecho. Hay quienes son muy nacionalístas y otros que son ciudadanos del mundo. Considero que lo que hace que las personas adopten o rechacen una marca es el orígen o el fín de la mísma.

1
Reply
3
Marcelo Venturotti
Apr 2013

Luego de leer todos los debates que se generaron y junto con lo dicho en el artículo me pregunto si ¿la marca pais no debería estar fuertemente vinculada (anclada) a la bandera del país? ¿Hay algo que identifique más a la población que su bandera? De seguro voy a conseguir ayuda con este tema.

0
Reply
281
Sebastián Vivarelli
Apr 2013

Un tema no menor en cuanto a la indiferencia de la población hacia estas marcas, es la (sobre)saturación de imágenes en general, muchas de ellas marcas gráficas. Por otro lado, me da la impresión de que el desarrollo de marcas país, genera más excitación y ruido en el ámbito del diseño que en el de la «gente común». A la que supuestamente debería(?) llegar y generar sentimientos de empatía.

0
Reply
1
Anselmo Jose Vezzosi Caffaratti
Apr 2013

¡Qué gran verdad! En todo debemos «parecernos a la gente común» para desde allí poder servirlos. Somos el VERBO de la comunidad. Una muy feliz y santa Pascua de Resurrección para todos.

0
Reply
116
Jorge Luis Muñoz
Mar 2013

Este es un artículo emblemático que nos habla del estancamiento teórico del diseño. Repite lo archisabido pero no dice como lograrlo. Pareciera que el neuromárqueting aún no se inventa y que las neurociencias no avanzan. Las neurociencias alimentan de diferente manera la imaginación, precisamente ahí en donde se combina el descubrimiento y la invención; y eso es precisamente lo que ya no hace lo que es archisabido.

Los diseñadores deberán andar un largo camino para ubicarse en este sioglo XXI (que por cierto, no camina necesariamente por las neurociencias)

0
Reply
1
Elsa Braun
Mar 2013

muy duro pero qué cierto!

0
Reply
2
Hector Muñoz Huerta
Mar 2013

Una marca país es una herramienta de mercadotecnia que no debe confundirse con el emblema nacional. México tiene su emblema: el águila devorando una serpiente sobre un nopal en el Anáhuac: una representación mística del sincretismo cultural Mexicano. La marca país de México, por otro lado, vende turismo de playa, cultura y aventura y su público meta primordial no son los propios mexicanos.

2
45
Fabio Lopez
Mar 2013

De acordo Héctor. Acredito que seja um equívoco comparar ícones nacionais autênticos (geralmente de caráter histórico) a projetos de branding voltados para uma apresentação/representação dos países como mercadorias de exportação. A ʼnotória irrelevância e fugacidade da maioria das marcas-paísʼ não se dá por falta de qualidade visual (apenas), mas por que, em essência, marcas-país são ações de marketing arbitrárias e vinculadas a ciclos de administração pública. Isso sim explica a natureza irrelevante e fugaz desses projetos, e sua completa falta de conexão com as pessoas. Abs!

2
Reply
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Pienso menos la comunidad como coexistencia físico-mental o coincidencia de personas, con valoración afín de lo mismo (religión,profesión,sangre,raza,sexo,etc.) y más como escenario de diferencias múltiples (¿e insimbolizables?), arena política no de lo que ES o debe SER idéntico,sino de acuerdo para discordar,alterar, DISEÑAR encuentro y colisión con otros siempre diferentes. Lo homogéneo encubre lo totalitario: cánones ideales, sistemas dominantes son creencias, prejuicios, ideologías, normas para imponerlas a otros,ese BIEN que debe ser aceptado y defendido por todos causó tanta guerra...

0
Reply
1
Sebastián Feinsilber
Mar 2013

Si profundizamos, una marca país es mucho más que un icono, inclusive es más que un símbolo; es un organismo social. Para desarrollarla es fundamental el apoyo político y empresarial.

Por esa razón hoy por hoy en todo el mundo, no hay marca país que esté bien armada. El único caso que realmente tuvo relevancia como marca país fue el «made in italy» de los 80´.

0
Reply
0
Eliana Oñate
Mar 2013

Con este articulo recuerdo la marca Bicentenario Chile, lamentablemente no identifica en absoluto a los chilenos es una marca superficial, denota la falta investigativa en las raices del por que chileno.

0
Reply
44
Ivan Abbadie
Mar 2013

tema polémico que abre la puerta al debate, sin bien un símbolo no debe ser impuesto tampoco los argumentos, a esto surgen varias cuestiones, ¿quién debe desarrollar una marca-país?, es decir, ¿porqué determinado diseñador/estudio sí y otros no?, ¿quién debe autorizar las propuestas de una marca-país?, ¿debe evitar ser efímero, cómo lograrlo?, ¿puede una marca-país representar gráficamente a toda una cultura?, como dijo NCH, «la poca capacitación de los líderes ha permitido gráficos deficientes». (me gustaría que el autor se tome el tiempo de dar respuesta a los comentarios de sus artículos).

0
188
Victor Garcia
Mar 2013

Acuerdo con tus interroganrtes, Ivan. El tema planteado excede con creces a las tomas de decisiones de los diseñadores como corporación. Si la propuesta debiera trascender a los gobiernos de turno, deberían ser convocados todos los estamentos políticos, sociales y acadpemicos, capaces de trazar guías rectores indiscutibles. Llevaría años, pero serían fruto del consenso. Y lo más probable es que a los diseñadores no nos guste el resultado, pero sería irrelevante si fuera representativo de la sociedad en su conjuntp. Las marcas país basadas en estrategias de marketing, responden a su lógica..

2
Reply
188
Victor Garcia
Mar 2013

Pretender que en un mundo hiperintoxicado de novedades, la marca país –cualquiera de ellas– no sea efímera, es un tanto ingenuo. Los ejemplos históricos citados, fueron en su momento impuestos por la autoridad o la costumbre. Que no tienen siempre sentido unívoco, lo demuestra p. ej. la Cruz Roja devenida Media Luna Roja para los musulmanes.

2
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Tal vez eso es positivo, aunque dudo que cuando decimos ʼmundoʼ, Víctor, tú o yo, o cualquier otro Foroalfista pensemos del todo en lo mismo; quizás los símbolos de las comunidades hoy son más mutables porque el mito de la identidad-una ha sido como plantea Michel Maffesoli sustituido por el de las identificaciones múltiples (que de hecho siempre estuvieron allí) podemos irle al mismo equipo de fútbol y a la misma religión pero discrepar en política y sexualidad; no creo (ni de ʼcreerʼ ni de ʼcrearʼ) en la representación, sino en la presentación, y por cierto, concuerdo contigo.

1
Reply
0
Miguel Segundo Vera
Mar 2013

Me parece que todavía hay algo peor y es que cualquier producto puede tener la marca país. Y cualquier producto que no tenga calidad empeora la marca país.

Y hoy se ven productos con esta marca que son impresentables.

0
Reply
0
Patricia Curlo
Mar 2013

Hallazgo o invención, ambas son una mirada de país. Una vez más es definir qué país queremos visibilisar? En este caso, para un diseñador es más fácil «inventar» que «hallar»; ya que «inventar» es responder a un programa de imagen estratégico; mientras que para «hallar» hay que rescatar valores sociales, sentimientos, luchas, muchas veces profundas y ocultas; que justamente cuando salen a la superficie, se naturalizan instantáneamente.

Se requiere de unos conocimientos y una sensibilidad que no son necesariamente requeridos para la práctica de diseño de signos comerciales.

1
Reply
0
Samir Romero
Mar 2013

Sin duda alguna, el argumento de este articulo evidencia que nuestra pobre Marca Colombia, sigue siendo un resultado infructuoso, banal, vacío y por lo tanto, en lo que deriva como pertenencia e identidad: inútil.

3
Reply
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

El diseño de un símbolo comunitario es la síntesis de lo que esa comunidad es, a lo largo de su historia. La forma de interpretar ese background y sintetizarlo en un gesto comunicacional, es uno de los trabajos más complejos que puede afrontar un diseñador (si lo hace seriamente). Siempre y cuando, claro, se trate de una propuesta y no de una imposición por razones políticas o de oportunidad de contexto. Si se trata de un desarrollo fundamentado, necesariamente tendrá que ver cromática y formalmente con las razones profundas de su existencia y no con el lenguaje o imposición de un diseñador.

1
Reply
23
Juan Barragán
Mar 2013

Gran tema. Sin embargo me parece que se olvida que la «marca país» no responde a «ser aceptada por su comunidad como emblema propio y legítimo», sino más bien insertar al país (o ciudad) en una competencia de mercado y ranking regida por un esquema mercantil global y no de identidad. También de alguna manera, responde a como quiere el gobierno de turno que se mercadee su gestión. Los creadores podrán ser acertados a veces, pero aún así, vendrá alguien que decida que lo anterior es malo. Basta ver lo que han hecho en Colombia los últimos 15 años (desde antes de Colombia es pasión).

2
Reply
9
Gisela Giardino
Mar 2013

Me permito disentir. Todo símbolo creado por un individuo es arbitrario e impuesto para mí. El uso lo naturaliza, pero no lo hace legítimo ni propio. La obligación de tener que tener una marca país es arbitraria e impuesta, lo que hace que dicho símbolo no sea jamás legítimo ni propio de las personas que componen el país al que el emblema representa. Creo que la sugerencia de bajar a la realidad (hallazgo vs invención) para crear una marca-país es incompatible con la inconsistente misión que se indica. No hay símbolos propios, ni legítimos. El lenguaje es discreto, digital, no analógico.

1
Reply
0
Augusto Diaz
Mar 2013

Me sumo y agrego a Fabio Ares acerca de la bandera de la Ciudad de Buenos Aires, muchas veces expuesta la gente o sabe de que se trata, es más la confunde con visitas foráneas. Me parece interesante el artículo como disparador de estas discusiones.

0
Reply
1
Víctor Del Ángel
Mar 2013

Son de reflexionar todo lo escrito, entendiendo el papel del diseñador como herramienta para dar voz a la gráfica, sólo somos el medium para que las cosas se parezcan y aparezcan, reflejando su propia identidad.

0
Reply
115
Fernando Navia Meyer
Mar 2013

Un ejemplo, los escudos de América Latina son «símbolos de cada comunidad», país que tienen una vigencia de más de 200 años, que han sido forjados en las luchas independentistas, sin embargo, figuran emblemas como el gorro frigio francés en los escudos de Cuba, Argentina, Colombia, El Salvador o Bolivia que representan la libertad, ¿es la herencia napoleónica de la invasión de España el año 1808?

¿los escudos son un mensaje visual perenne de la colonización?, ¿porque la comunidad no quiere cambios en los escudos pese a que son representantes de la colonización? ¿qué piensas Norberto?

4
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

El gorro frigio es un símbolo que tiene orígenes remotísimos en la actual Turquía. En Roma se lo utilizaba para distinguir a los libertos (esclavos liberados). Con ese mismo sentido fue adoptado por los asesinos de Julio César. Durante la Independencia de Estados Unidos y la Revolución francesa fue adoptado como símbolo de la libertad. En el siglo XIX, el gorro frigio se consagró definitivamente como símbolo internacional de la libertad y el republicanismo.

Los pueblos no asumen sus símbolos porque sí. Es la propia cultura del los pueblos la que los consagra. Eso es lo que sucedió en América.

2
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

Con ese criterio, y parodiando el tema, algún país podría decidir adoptar hoy día la svástica como parte de su simbología, respaldado en los orígenes milenarios de este símbolo hindú. El gorro frigio podrá tener el origen que se le busque, pero la razón por la que integra la simbología de escudos y banderas latinoamericanas, es la que esgrime Fernando y no por una improbable adopción espontánea de un también improbable «pueblo». Los símbolos patrios de nuestros países no provienen casi en ningún caso del «pueblo», sino de las clases ilustradas y oligarcas.

3
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Cierto Luciano; mas a veces los símbolos de los pueblos, son consagrados no por sus pobladores sino por quienes tienen el poder de representarlos (creo en lo participativo y dudo de lo representativo).Ejemplo, mira la historia del cambio del fondo impuesto al cuadro «Artigas en la ciudadela» que el pintor uruguayo(1884) Juan Manuel Blanes pintó a pedido del presidente oriental Máximo Santos, tema de la película Enlace La Redota-Una Historia de Artigas(2011) de Cesar Charlone Enlace ¡Consagración cultural!

0
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

El cambio del fondo es lo menos importante. El retrato en si es una invención, ya que Artigas estaba muerto hacía más de treinta años cuando Blanes pintó su cuadro. Es más, no hay prácticamente ninguna representación fidedigna de José Gervasio Artigas, todas son invenciones. Eso abona la teoría de que los símbolos son construcciones culturales del poder y no herencias populares legítimas. (por otra parte esa película es una mala invención de la invención y Santos no era presidente sino dictador).

1
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

Claro que sí Rodolfo, siempre los símbolos son instaurados por las clases ilustradas, que no necesariamente son oligárquicas (Ej: las revoluciones). Para instarurar un símbolo hace falta poder real, porque ningún pueblo asume como propios símbolos de un poder que no reconoce.

Si la liberación de los pueblos americanos hubiera sido por mano de los pueblos originarios, obviamente no habría gorro frigio en los escudos. Pero la hicieron los descendientes de europeos, que eran los que tenían y siguen teniendo el poder (hasta Evo Morales lleva apellido europeo y eso también es un símbolo).

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Concuerdo Rodolfo sobre la invención simbólica, discrepo en la pelí que me gustó; conozco tu país (la capital más al sur de América ¿Eh, Luciano?) y la historia de Artigas, pero la peli mostrando cómo Santos (dictador-presidente), rechaza la investigación de Blanes para elaborar el cuadro sobre los diarios de Anibal Larra (su esfuerzo de retratar un Artigas «cercano a lo que fue», rodeado de un grupo multiétnico) y hace eliminar lo que él considera «chusma», metaforiza cómo un cliente poderoso decide sobre el diseñador, leyenda claro, como la que incluye Norberto sobre la Senyera Catalana.

0
115
Fernando Navia Meyer
Mar 2013

Cornucopios, ramas de olivo, laurel, cañones, gorros frigios, bureletes, estrellas, fusiles, caballos, sables, etc. son figuras coloniales que están en varios escudos de América Latina, junto a otras figuras locales de cada país.

Todos los escudos, quizás excepto el de México, son herederos del reino de España, impuestos por la fuerza. El poder político-económico de las Repúblicas, conservó las figuras coloniales hasta la fecha. La misma heráldica es colonial. La fuerza del tiempo los ha naturalizado y viven así en la mente de la gente.

Es el poder dominante que define que nos representa

0
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

Fernando, claro que nuestros escudos son herederos del Reino de España. Y es lógico que así sea, dado que quienes llevaron adelante la independencia de nuestros países eran descendientes de Españoles. Se trata de una herencia cultural legítima.

Otro asunto es el terrible genocidio perpetrado por los europeos (es decir, nosotros) sobre las comunidades originarias y su cultura. Pero no podemos olvidar que toda la cultura americana hoy dominante es descendiente de la europea. Es lógico y natural que sus símbolos sigan la tradición europea. Los símbolos los impone el poder.

0
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

Alfredo, tu razonamiento se basa en una ficción. No existe el tal Larra ni esa leyenda, ni muchas de las cosas que se ven en esa película estan ni cerca de una posible verdad histórica. Más allá de lo anecdótico puntual, justamente una labor de diseño profunda debe empaparse de las diversas voces que hacen a una imagen. Mucho más cuando esta imagen es la de un colectivo o de un país. Es sabido que la política manipula los símbolos para generar una «verdad histórica» conveniente a sus intereses. De ahi, la pertinencia o no de los «símbolos patrios» y de las «imágenes país«

1
115
Fernando Navia Meyer
Mar 2013

El africano Molefi Kete Asante decía: «La peor colonización no es la de las tierras y propiedades; la colonización más cruel es la de la mente».

1
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

Exacto Fernando. Por eso tenemos los símbolos que tenemos.

0
115
Fernando Navia Meyer
Mar 2013

Estimado Luciano: Le diste en el núcleo. Quizás una de las responsabilidades de los diseñadores es revelar y develar la representación de los símbolos de las comunidades o países y actuar en consecuencia. La pregunta fundamental debiera ser: ¿Sabiendo que los escudos de nuestros países son coloniales, queremos que nos continúen representando así o se deben cambiar?

Cada quién debe mirar detenidamente su propio escudo, apelar a su consciencia y contribuir socialmente con lo que cree.

0
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

Recomiendo a todos, el libro «Disfunciones iconosemánticas del Escudo de Bolivia», de Fernando Navia Meyer, editado por Grupo Editorial Design, La Paz, Bolivia, 2004.

Es un riguroso trabajo sobre estos temas, que puede aportar mucho al conocimiento de los diseñadores gráficos sobre el mundo de lo simbólico específicamente en este tema.

0
115
Fernando Navia Meyer
Mar 2013

Estimado Rodolfo:

Te quedo muy agradecido por la recomendación y en respuesta a tan valioso comentario pondré el libro en archivio PDF libre para quién quiera revisarlo.

Le pediré a Luciano que este libro se canalice a través del Foro. Para ello le consultaré cómo debo proceder.

Un fraterno abrazo Rodolfo.

3
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Rodolfo, claro que razoné sobre una ficción, pero insisto;sé que Larra NO EXISTIÓ, por eso dije que era LEYENDA y que la película METAFORIZA cómo un cliente poderoso, la versión ficticia del dictador Santos (de la peli), puede arruinar la investigación del diseñador (el ficticio Blanes de la peli), en su intento de retratar con más nitidez (al ficcional Artigas de la peli, muerto 30 años atrás). Ahora bien, la política, para mí, no manipula símbolos para generar «verdad histórica» acorde a sus intereses, sólo políticos de carne y hueso pueden hacerlo. Sutil diferencia que invito a considerar.

0
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

La historia siempre ha sido manipulada por intereses políticos. Los hechos de la historia y sus símbolos (la famosa foto de los soldados levantando la bandera en Iwo Jima, sin ir más lejos) o la posible cara de Artigas o la presencia o ausencia de determinados colores en una bandera o un escudo. Por supuesto que son políticos de carne y hueso los que ejecutan el mandato, pero la construcción los trasciende. También sucede con las leyes. ¿quiénes las hacen y para salvaguardar cuáles intereses? Luego, hay que cumplirlas, después de todo, son leyes...

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Grato intercambio Fernando, Rodolfo y Luciano, me quedo pensando en la triste connotación guerrera del asunto (¿nos defienden de algo los escudos como símbolos?). Estimado Rodolfo, a propósito de mi distinción sobre la política y los políticos, en mi contexto académico muchos colegas docentes piden a los estudiantes que (mágicamente) el diseño o el proyecto, abstractos, «hablen» (el «diseño puede», «mi proyecto quiere», etc), pero los diseñadores no (permitido «mi proyecto busca», prohibido «con mi proyecto busco») lo cual creo valida esa colonización mental que preocupa a Fernando. Saludos.

1
0
Francisco Rodríguez Daniel
Mar 2013

En sentido estricto, la senyera catalana es un signo perenne de colonización: se trata del blasón personal de un señor medieval francés que combatió en la Marca, y que no comenzaría a ser adoptada por la comunidad sino siglos después. Preguntarse hoy si los símbolos latinoamericanos son un recordatorio de sometimiento dependerá de cada país y el nivel de aceptación de sus símbolos . En el caso argentino, entiendo que ya han sido aceptados como propios por otras clases sociales, más allá de la oligarquía que los creó (y que prácticamente ya no existe como actor político relevante).

2
33
Rodolfo Fuentes
Mar 2013

¿no existe?

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Mar 2013

En el caso de Argentina, la oligarquía que creó/consolidó los símbolos nacionales ya no existe como élite social cohesionada y con influencia política destacada. La élite política y económica argentina se ha transformado en los últimos 70-100 años. Macri es un ejemplo de esta transformación: descendiente de un italiano (la oligarquía de 1880 lo rechazaría) que forjó su fortuna a partir de un modelo de sustitución de importaciones y las componendas con el Estado y que su hijo... ¡fue presidente de Boca! Hay ciertas diferencias con un Roca o un Alberdi, ¿no cree?

0
516
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
May 2013

Sobre Artigas: «[...] Confabulado con los españoles para esclavizar nuevamente al país, auxiliar de ellos. Fanático, turbulento, seductor de los pueblos, anarquista... Ambicioso sin talentos, ni virtudes, sin ninguna de esas prendas de espíritu de que jamás carecen los pretendientes grandes». Este breve texto de Cavia, 1818, sintetiza la visión que teníamos de Artigas antes de convertirlo en un «ser impoluto, perfecto», «apóstol de la idea republicana», «agente y propagandista incansable de la soberanía popular», [...] ver enlace: Enlace

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
May 2013

Interesantísimo aporte Joaquín, el cual se aproxima a mi punto, desde otro matiz de la construcción histórica: una cosa es el Artigas histórico (que acaso nunca conoceremos con certeza) y otro el diseño de su mito (por parte de gobernantes que se han arrogado a su gusto el papel de representarlo), por ello resisto toda noción representativa, en un gobierno o mediante una marca país (que a veces, es solo el mejor acercamiento de quienes son contratados para diseñarla, a lo que quienes contratan quiere que signifique)... Este «Artigas» diseñado, me reafirma en la necesidad de lo participativo.

1
3
Tata Irrazabal
Jul 2013

Navia, Cassisi, Fuentes, Gutiérrez, Fuentes... Irrazabal. Ni un Capac o Yupanqui o Montupil. Somos fruto de la colonización.

0
Reply
1
Ezequiel Rigitano
Mar 2013

Seguramente esos diseñadores no respetan el compromiso de investigar y luego proyectar un trabajo. Muchas veces se dejan llevar por modas o banalidades. En este foro hemos visto marca de país que no se correspondían con su historia o cultura.

0
Reply
12
Julián Verna
Mar 2013

Interesante aporte, una vez más, sobre todo en temas como MARCA PAIS, con poco material teórico para abordar. Seguramente generará debate. Pero por eso mismo en muy enriquecedor.

2
Reply
0
Manuel Estradera Vazquez (Strader)
Mar 2013

Toda la fuerza significante y expresiva de un símbolo reside en la cultura visual y conocimientos de su potencial «interpretador». Sin la clave adecuada, los símbolos son absolutamente crípticos.

Y sí, si se pueden crear estos símbolos «de la nada», con imaginación, destreza, mucha inversión difusora y suerte. Así se han creado muchas marcas comerciales de innegable éxito.

0
Reply
516
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Mar 2013

No coincido, un símbolo siempre es arbitrario porque su significancia es artificial, sólo es decifrable para el que conoce el significado que se le atribuye. ¿Que niño recién nacido podría identificar el símbolo de la cruz, de la estrella de David, el gorro frígio, o el trébol de los irlandeses, etc., si no se le explica? ninguno. Un símbolo sólo adquiere significado cuando se nos ha revelado su contenido simbólico, que puede ser significante para una persona o grupos, comunidades, religiones, naciones, partidos políticos etc. No hay ninguno que posea significado universal automático de origen

3
0
Bruno Erkia
Mar 2013

negativo colega, se trata del imaginario colectivo, algo que esta instaurado por convención en la sociedad, siguiendo su ejemplo... un niño tampoco sabe como se llama ni de que nacionalidad es, pero no por eso deja de tener una identidad (y una identidad unica otorgada con un numero).

2
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Imaginario colectivo, o no, me parece arbitrario, estoy con Joaquín: que al niño le asignen un número no implica que comprenda el significado que se le atribuye. Mi documento de ciudadanía no la equiparo con mi identidad: para el niño que recién nace en Bogotá o en Buenos Aires, el asunto es tan ajeno como para el niño, digamos, de algún pueblo indígena aislado del centro del Brasil cuyo pueblo ni siquiera entiende qué es el Brasil y al que ciertamente no le asignaron número, y si su pueblo le asigna algún signo es en principio ʼarbitrarioʼ (por etimología «lo que el juez decide»).

0
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

Joaquín tiene razón en que todo símbolo es arbitrario, pero Bruno también tiene razón en que el significado del símbolo (una vez instaurado, aunque sea arbitrariamente) existe y es entendido y reproducido por los colectivos o comunidades.

Este artículo está enfocado en cómo lograr instaurar un símbolo como marca país, más allá de que podamos estar o no de acuerdo con esa intención.

Según Norberto, la marca país debería ser una política de estado. Así, si los ciudadanos asumen el símbolo como propio (porque ya lo era desde antes), el siguiente gobierno no podrá reemplazarlo, como suele suceder.

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Fijar la identidad simbólicamente me asusta;el geógrafo sueco Gunnar Olsson (autor de «Crítica de la razón cartográfica») afirma que en la expresión «Individuo y Colectividad» lo más importante es el conector «y»; José Luis Ramírez, distingue «colectivo» de «común»: comunidad, supone convicencialidad e influencia mutua,hacer la tarea juntos, colectividad es algo más negativo que ilustra con el cuadro de Goya «El coloso o el pánico», es rebelión de masas y los movimiento libertadores masivos acaban en dictaduras. Yo preferiría una marca país cambiante cada cierto tiempo película, más que foto.

0
0
Bruno Erkia
Mar 2013

Gracias por la aclaración Luciano, y Alfredo: me parece que cambiante no es la mejor opción (aunque hayan nuevos paradigmas en la actualidad que requieran en algunos casos tal cosa), imagínese cambiar los colores de la bandera de Colombia, o más simple aún, solo alternarlos... los ciudadanos de su país seguirían sintiéndose representados por dicha bandera? (no me quiero meter en terreno pantanoso). Es justamente lo que se quiere evitar, y si una marca (en este caso país) fuera la «adecuada», no habría falta renovarla, ni aunque vinieran nuevos gobernantes con «nuevas ideas«

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2013

Paradójicamente Bruno, concuerdo y discrepo, considero los países ficciones ancladas en el tiempo, pese a ello cambiantes (hace 250 años no existían lo que llamamos tu país o el mío y acaso en 250 años tus descendientes y los míos llamen al mismo territorio «el nuestro»); similar pasa con sus símbolos: Cambian. Así, 30 años atrás a nadie le preocupaba ese nacionalismo comercial o cultural ,según se quiera, que demanda tener marca-país «adecuada» y ahora a todos nos preocupa. Cronocentrismo llamaría yo a cierta tendencia a creer que lo que es fue siempre, que nos hace invisible el cambio.

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Mar 2013

Los símbolos nacionales son arbitrarios, y su longevidad depende del poder de minorías dirigentes y su diálogo con mayorías que los aceptan y, eventualmente, transforman sus significados. El planteo de Luciano entonces cobra relevancia: sólo como política de estado podría perdurar una marca país. Sin embargo, teniendo en cuenta las dinámicas democrácticas de hoy, con sus alternancias y cambios de rumbo, es cuestionable que este tipo de políticas, que tocan al reconocimiento de una cierta identidad, puedan sostenerse el tiempo necesario para que, como dice Chaves, la comunidad los adopte.

0
Reply
3
Bernardo Zabala
Mar 2013

Algo como MENOS ES MÁS

0
Reply
2
Noel González
Mar 2013

Muy buen aporte, se disueña mucho pero se diseña poco...jugando con la realidad detrás del diseño. Lamentablemente la poca reflexion teorico creativa = rigor profesional detrás, esta haciendo al diseño cada vez mas descartable, como plantea Norberto.

Saludos

0
Reply
5
Alfredo Texis Michicol
Mar 2013

gracias por sus documentaciones maestro chavez

0
Reply
28
Lucas López
Mar 2013

Pareciera ser que en este y otros textos del Sr. Chaves, la Historia entroniza todo lo creado por el hombre, sean símbolos de fuerte carga simbólica, contextos históricos, o tradición de toda índole. Y por el contrario, todo lo contemporáneo inspira una alta dosis de burla y/o desconfianza. Aprecio su mirada crítica y provocadora desde siempre, pero difiero de algunas posiciones. Valoro de sobremanera la Historia, sin embargo ¿no debemos pensar en presente, y en la necesidad cierta de crear a partir de nuevos mandatos? ¿usted piensa que el diseñador actual no es capaz de hallar nada?

2
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

Lucas, claro que el diseñador actual es capaz de hallar. El asunto que plantea Norberto es que, cuando diseña símbolos para comunidades no debe buscar lo mismo que cuando diseña símbolos comerciales y corporativos. Lo que se discute no es la historia versus el presente, sino lo estéril versus lo posible. Todo símbolo comunitario fue creado en algún presente, mediante un mecanismo que implicó a la comunidad. Este tipo de símbolos no se puede imponer (como el de un chocolatín), salvo que se tenga una autoridad reconocida y aceptada por toda la comunidad. Algo que ya no existe hace mucho.

1
1
Ignacio Artola
Mar 2013

Un placer leerlos, a Chaves y a Luciano, con esa mirada que traspasa la superficie de los procesos. Gracias por incitar a la reflexión.

0
28
Lucas López
Mar 2013

Luciano, estoy de acuerdo con tu comentario, e incluso en otros comentarios se sugieren marcas comerciales, que es distinto. Sin embargo, existe una banalización per se de los contextos actuales, en tanto se cuela la mano del hombre de hoy (no me animaré a decir diseñador). Sin embargo, en tiempos remotos ¿nadie impuso el gorro frigio?,¿la estrella de David?. Yo creo que sí. Con métodos esperables, imagino una fuerte imposición (ni hablemos de la cruz), que luego las comunidades adoptaron. Pero al parecer, a aquellos métodos los habilita la Historia como tal, a diferencia del hoy.

0
1145
Luciano Cassisi
Mar 2013

El texto habla de dos procesos posibles: el espontáneo y el voluntario. Como el voluntario parece ya no ser posible hoy en día (porque no vivimos en el medioevo, no hay reyes ni señores con poder real para imponer símbolos a las comunidades), solo queda la opción espontánea. Los procesos simbolizadores espontáneos son, justamente, espontáneos, no se los puede forzar, llevan muchísimo tiempo, son parte de la cultura de la comunidad. De ahí que para crear marcas comunitarias convenga «hallar» los símbolos ya instaurados y valorados por la comunidad, en lugar de tratar de inventar nuevos.

5
0
Miguel Villafuerte
Mar 2013

Hola desde Ecuador Lucas, Luciano, Ignacio y Sr. Chaves, enfocando un poco más el debate al ámbito, «marca ciudad» ¿Qué opinan de la tipografía institucional para la imagen corporativa? ¿esta bien el uso de la clásica helvetica neue (como casi todas las ciudades) o será conveniente la creación de una nueva familia tipográfica que consolide la imagen de la «marca ciudad»? Cuando hablamos de país, ciudad, hablamos de identidad, es necesaria la creación de una familia tipográfica para reforzar esos valores. Gracias por su opinión! de segura aportará a mi investigación, Un abrazo desde Quito.Ec

0
28
Lucas López
Mar 2013

Luciano, gracias.

Miguel, gracias por tu interés. A esta altura del debate, no sabría decirte. Se me ocurre que hay muchas tipografías, para crear una específica. Pero no lo sé.

0
Reply
0
Verónica Daniela Galardi
Mar 2013

Como siempre! excelente Chaves!

2
Reply
115
Fernando Navia Meyer
Mar 2013

A colación de lo dicho, ahora mismo en Bolivia está en curso una disputa de más de treinta días que parcialmente ha paralizado al país con bloqueos de caminos y ciudades, acarreando graves costos socio-económicos. La causa de la disputa es el cambio de nombre del aeropuerto de la ciudad de Oruro Juan Mendoza, por el de Evo Morales, a lo que los orureños se oponen, porque ven afectada si historia, identidad y dignidad.

0
Reply
63
Fabio Ares
Mar 2013

Muy de acuerdo con la opinión del autor... No puedo dejar de pensar en mi querido escudo de la ciudad de Buenos Aires tan poco respetado. Un saludo a todos los colegas.

2
Reply

Upcoming online courses

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo se planifica, construye y gestiona la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019