El cliente no es tu enemigo, tú lo eres

Algunos diseñadores y creativos sienten que el cliente es el principal obstáculo para desarrollarse como profesionales. Otros opinamos que el único obstáculo es pensar así.

Juan Carlos Hernández, autor AutorJuan Carlos Hernández Seguidores: 113

Estoy un poco cansado de algunos artículos escritos por profesionales creativos que, básicamente, satanizan al cliente y victimizan al diseñador. A veces pareciera que usan este foro para ventilar sus problemas contra los clientes. En este artículo me gustaría comentar, con la mejor intención, mis problemas contra algunos de mis colegas diseñadores y creativos.

Algunos profesionales creativos sienten que están condenados a trabajar con el enemigo. Soportan las peripecias de luchar contra el cliente solo por el cariño que le tienen a su profesión. Mi consejo: no es cariño, cámbiate de profesión. El convertir al cliente en el antagonista de tu desarrollo —o en la piedra de tu zapato— es uno de los síntomas más recurrentes de inseguridad e inmadurez en un profesional creativo. Sí, es cierto que trabajamos con clientes más difíciles que otros, pero son parte de la vida profesional. Supéralo. Además, gracias a los clientes más complicados, valoramos a los más sencillos, como en cualquier otra profesión.

Aquí va una lista de las quejas sobre el cliente que encuentro con mayor frecuencia en algunos colegas y articulistas de FOROALFA:

  1. No valora mi profesión. Si el cliente te convoca es porque necesita de tu profesión. Quizá lo que no has logrado es que te valore personalmente. En el tiempo que tengas con él deberás lograrlo. Las medallas que tengas en tu oficina, tu portafolio o tu título profesional sirven para poco si no puedes proyectar el valor que tienes de manera individual. ¿Conoces malos doctores? Bueno, también hay malos profesionales creativos y el cliente lo sabe.
  2. No sabe lo que es el buen diseño. No tiene que saberlo, para eso estás tú. Es como un doctor quejándose de un paciente que no sabe de medicina. Tu profesión no solo se trata de lograr un buen proyecto, sino de fundamentarlo y venderlo bien. Si no sabes hacerlo, toma cursos de ventas, intercambia tips con los que lo hacen mejor que tú, etc. No basta con que diseñes bien, debes saber demostrar el valor de tu diseño.
  3. No sé cómo le va bien con un mal diseño. Esto debe preocuparte más a ti que a él. Si tiene una empresa exitosa con mal diseño, él está haciendo bien su trabajo sin tu ayuda. Hazle ver cómo le podría ir mucho mejor.
  4. No sabe lo que quiere. Lo sabe y casi siempre es lo mismo: el cliente quiere vender más. Quizá llegue con algunas ideas propias que tendrás que valorar junto con él, pero el objetivo es el mismo. Probablemente, como me ha sucedido en mi experiencia, el cliente venga con la idea de una campaña publicitaria y después de analizarlo juntos nos te das cuenta que lo que necesita es un rebranding completo en sus puntos de venta. Se cumple el objetivo, de cualquier forma. El «no sabe lo que quiere» debe ser visto como una oportunidad, no como un problema.
  5. No me paga lo que valgo. Esto es más complejo. Depende de tu trayectoria profesional, de los alcances que puedas lograr en el proyecto, del valor que te logres dar y de su presupuesto. Si haces un buen trabajo, ya sea con este cliente o con el que venga después, el dinero llegará solo.

En conclusión, ser un profesional creativo es un trabajo fantástico. Te da la oportunidad de inventar cosas nuevas todo el tiempo, de re-imaginar negocios que afectan la vida de muchas personas y de paso, te promocionan a ti también. Sin embargo, tienes que entender a tu contraparte. De lo contrario, formarás parte de los diseñadores «malditos» e incomprendidos que difícilmente realizan buenos proyectos, y siempre es por culpa de las circunstancias externas. 

¿Hay algunos clientes mal intencionados? Por supuesto que sí, pero es parte del trabajo cambiar esa actitud o tomar otro proyecto. Generalizar diciendo que deliberadamente, conscientemente o inconscientemente, «la mayoría de los clientes nos quieren perjudicar o que nos mienten», no es nada profesional.

Si crees que no puedes cambiar las circunstancias, el problema está en ti. El cliente no es tu enemigo, tú lo eres.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
209
Votos:
294

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo El cliente no es tu enemigo, tú lo eres

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 12/03/2012

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo El mercado siempre tiene la razón
El mercado siempre tiene la razón Para evitar malentendidos en el ámbito de la comunicación comercial, acerca de la conocida frase: «el cliente siempre tiene la razón».

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Freddy Oyuela
4
Mar. 2012

Interesante artículo, sin embargo nunca hay que olvidar que el cliente al fin y al cabo es quien paga y es literalmente el dueño de nuestra empresa y el que garantiza que sigamos en el negocio o cerremos. La pregunta es ¿El cliente siempre tiene la razón? la respuesta es SI MIENTRAS SEA EL QUE PAGA. Por eso lo mas importante es revisar con quien tratamos seleccionar nuestros clientes y ratificar de ante mano cómo va a ser el trato con ellos, ya que lo mas importante para un cliente no se si se le hace buen diseño o no, si no si el producto que nosotros entregamos le será un buen negocio.

0
Retrato de Isaac Jafet Mejía Ontiveros
0
Mar. 2012

Claro, la postura de Freddy es el cliente manda y no tengo porque decirle que no si me va a pagar, aunque sepa que lo que me pide es algo que no le va a funcionar o con lo que puede perjudicar a alguien. Creo que como profesionales del el área que sea, debemos dar soluciones a las necesidades de los clientes y servir a los demás, pero sin dejar de lado la ética profesional, o acaso harías una campaña de odio, intolerancia y violencia, sólo porque te van a pagar una gran suma de dinero. Según la postura de Freddy, él si lo haría.

0
Responder
Retrato de Gabriel Meave
211
Mar. 2012

De acuerdo con los puntos, Juan Carlos, pero... ¡ay! ojalá fuera tan fácil. La cosa es que muchos clientes —en México, al menos— han institucionalizado el abuso. Muchos se financian de sus proveedores, retrasan pagos, jinetean el dinero, no pagan a contraentrega... dichas prácticas son la norma, no la excepción.

Muchas veces tenemos que sacar adelante buenos proyectos de diseño no gracias al cliente, sino A PESAR del cliente.

El trabajo (cualquier trabajo) debería ser un intercambio que satisfaga a las dos partes. Desgraciadamente no todos los cliente (ni todos los diseñadores) lo ven así.

5
Retrato de Gabriel Meave
211
Abr. 2012

Y estas prácticas suceden a todos los niveles. Muchas grandes empresas tienen como política no dar anticipo, y pagos a 60, 90 o incluso 120 días son la norma. Aún así, hay clientes respetuosos y leales, pero tal vez no son la mayoría.

0
Responder
Retrato de Jesus Gaytan
54
Mar. 2012

Me sigue sorprendiendo que mientras todas las profesiones han aceptado que las tendencias nuevas (un poco más de 10 años) de mercadotecnia piden escuchar al consumidor y hacer empatía con el cliente, los diseñadores pareciera que no nos interesan y queremos imponer nuestro punto de vista. Un diseñador que pretende «educar» al cliente es solo una persona arrogante. El cliente siempre tiene claro que es lo que espera de nuestro trabajo, el conoce mejor que nosotros su negocio... ahora nos corresponde a los diseñadores saber como aportar con nuestro trabajo a ese negocio. Felicidades!!!

2
Retrato de Andrés Vidal Rivadeneira Toledo
34
Mar. 2012

El cliente puede decirnos qué hacer, pero nunca, cómo hacer.

0
Responder
Retrato de Juanjo Gana
6
Mar. 2012

Si, solo los médicos saben de medicina. Esa es una afirmación compartida. Pero..., parece ser que de diseño saben TODOS, con un simple «me gusta» o «no me gusta».

Nuestros clientes «creen» estar preparados para juzgar si sirve o no nuestro trabajo, ya que somos muy visuales y estamos siempre empapados de diseño en la vida cotidiana.

1
Retrato de Juanjo Gana
6
Mar. 2012

Coincido Joaquín.

0
Responder
Retrato de Lucas López
31
Mar. 2012

Coincido con tu mirada, en especial con el primer párrafo. Sería muy justo mencionar «El muro de los lamentos», artículo de Guillermo Brea (2006) Enlace, donde de forma precisa también analiza el tema. Recomiendo su lectura (a esta altura, un clásico de ForoAlfa), en absoluta sintonía con este texto.

0
Retrato de Juan Carlos Hernández
113
Mar. 2012

Lo he intentado revivir con mi último comentario. Espero que dé resultado porque dice mucho mejor lo que yo he tratado de explicar aquí. Me dejó una muy grata sensación de coincidencia y de una sana lucha por la madurez y la correcta valoración de nuestra disciplina, la cual se da en diferentes tiempos y de diferentes formas.

1
Responder
Retrato de Aurora Contreras
1
Mar. 2012

NO ESTOY DE ACUERDO. Porque: No hay enemigos. El cliente sólo es un cliente. Yo no soy enemiga de mí misma. Yo diseño. Y diseño efectivamente. Y no hables por todos, por favor. Di lo que piensas. Y si piensas así... es tu opinión, no la mía. O cámbiale el título a tu artículo.

Un título más adecuado sería: SOY MI ENEMIGO.

P.D: Sólo resuelve el diseño que se te requiere.

Pregúntale a los mega masters del diseño si se han considerado ellos mismos como «el enemigo».

Considerándote enemigo no vas ni a tener amigos, ni avance, ni ventas. Y menos vas a diseñar.

Esta es mi opinión. Sólo eso.

besos

1
Retrato de Isaac Jafet Mejía Ontiveros
0
Mar. 2012

Aurora, estás tomando la palabra muy literal. ¿Acaso no has tenido o tienes clientes que ya te fastidian por como son o la molestia que te generan? Pero sobre todo ¿qué tiene ese cliente que te molesta que ves reflejad@ en ti? Recuerda que lo que no has de querer lo has de tener y lo que nos molesta de otros es lo que me molesta de mi. A eso se refiere este artículo, meditalo, piénsalo y analízalo.

0
Responder
Retrato de Daniel Ramos
1
Mar. 2012

Hola soy un diseñador aun muy Joven pero ya con bastante experiencia y la verdad me sirvió de mucho tu articulo, pues yo también eh tenido pensamientos de que si no sale bien es por que el cliente se interpone en mi trabajo , es muy cierto que nuestros clientes son bastantes exigentes quieren todo, osea bueno bonito y barato, pero también es muy cierto que debemos valorarlos y responderles de la mejor manera pues mucho del éxito de sus negocios esta en nuestras manos !!!

0
Retrato de Jonathan Ramos
0
Mar. 2012

Excelente. Los clientes son la razon y la oportunidad.

0
Responder
Retrato de Adriana Meldini
0
Mar. 2012

El problema radica en la formación del profesional de diseño, que termina su carrera universitaria sin que le hayan enseñado siquiera a presupuestar su trabajo y por consecuencia sin tener idea de cómo gestionar su negocio. Ni hablar de darle herramientas de marketing y negociación que a los que piensan desarrollarse por cuenta propia tienen que salir desesperadamente a buscar en otros lugares. Con lo cual hay una camada muy grande de profesionales a la deriva que piensan que con un buen diseño debería está todo resuelto.

2
Retrato de Adriana Meldini
0
Abr. 2012

Totalmente! la capacitación no termina en la facultad, ahí comienza...

Para los que viven en Buenos Aires les recomiendo el curso Diseño + Negocios del CMD.

0
Responder
Retrato de Rodolfo Álvarez
85
Mar. 2012

Tengo una teoría: Los empresarios en su gran mayoría no han estudiado para ello y si lo han hecho se han preocupado de la economía, la administración, las leyes u otras profesiones, jamás en sus carreras estudiaron marketing, ventas ni mucho menos diseño.¿Cual es la diferencia entre un empresario Norteamericano o Anglosajón respecto a nuestros empresarios latinos- hispanos? Esta justamente no tener la más mínima idea de que el negocio no crece ni las ventas suben si el producto, la marca y la estrategia no se hace por profesionales. Es por ello que tanto da ¡que su sobrina le haga un diseño.!

2
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Mar. 2012

Te voy a contar una anécdota: Tuve un ayudante que era el mandadero de la empresa, le dí chance de hacerla de aprendíz, lo dejé de ver y pasando el tiempo, un día fui yo a pedir trabajo a otra agencia, pero no me lo dieron a mí, me enteré luego que el puesto se lo dieron a mi exayudante. Ahora es un un buen profesional activo. Debo decir que no fue una injusticia sino algo bien ganado, lo merecía. Tampoco era el sobrino de nadie y como diseñador gráfico no le hace falta nada, se preparó bien, incluso en el campo teórico. Hay garbanzos de a libra.

0
Responder
Retrato de Aurora Contreras
1
Mar. 2012

Mi amigo es el diseño, o mejor dicho, yo soy amiga del diseño.

EL DISEÑO NO TIENE ENEMIGOS.

O los tiene? Imaginen que los enemigos del diseño sean los mismos diseñadores...

mmm... ESO NO EXISTE.

Aunque así dice este articulo: El cliente no es tu enemigo, tú lo eres..

VAYA!!!! qué panorama!!!!

¿estamos en guerra?

0
Retrato de Gabriel Oregioni
0
Mar. 2012

Muy de acuerdo. Solo hay que tener en cuenta una sola cosa: no diseñamos para que nuestros colegas nos aplaudan, lo hacemos para que nuestro cliente nos pague. Esa es la forma mas efectiva de comprender como evitar estas «guerras de diseñadores». Da para otro tema!

1
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre