Video: Qué colores no descartar al diseñar una marca

4 reglas para evitar descartar el que podría ser el mejor color para tu marca.

Retrato de Luciano Cassisi Luciano Cassisi Buenos Aires

Suscríbete al canal de FOROALFA en

¿Qué colores no deberías descartar al diseñar una marca?

Hola, soy Luciano Cassisi hoy voy compartir 4 consejos sobre la elección de color de una marca. Más adelante veremos cómo elegir o descartar colores, pero hoy me voy a centrar en los colores que solemos dejar de lado apresuradamente por motivos que parecen válidos pero en realidad no lo son. Motivos que cierran caminos innecesariamente.

Para introducir el tema voy a aprovechar dos comentarios que recibí en mi vídeo anterior (les dejo el link aquí arriba en una tarjeta) que además son los me movilizaron a hacer el análisis que les voy a compartir.

Vamos con el primero. Un colega argentino dice: «¿Que ocurriría si un envase que contiene azúcar tuviera por color dominante el amarillo? ¿o qué pasaría si el envase de una lavandina [que también se conoce como cloro o lejía] fuese de color verde?». Y agrega: «El amarillo en nuestra cultura es el color del "mata bichos”». Se refiere a los gérmenes.

Una simple búsqueda en Google nos permite encontrar rápidamente muchos envases de azúcar con amarillo como color dominante, todos estos y muchos otros se venden en países occidentales. Es decir, no pertenecen a una cultura extraña. Y la respuesta a la pregunta de nuestro amigo, «¿qué pasaría?», es que no pasaría nada malo. Al ver estos envases no se nos dispara ninguna idea relacionada con el veneno. Al contrario, en lo personal, algunos de estos envases me transmiten la misma confianza que los que suelo consumir, que son estos.

En cuanto a la pregunta por el cloro verde, creo que además de apuntar al tema del significado, también está relacionada con la ruptura del código de la categoría, que no es igual en todas partes. Por ejemplo, en Argentina el cloro viene en bidones y botellas de plástico opacas y amarillas. Prácticamente todas las marcas de este rubro respetan ese código de color. Si es cierto que el amarillo representa «veneno» entonces no estaría mal para el cloro. ¿No? Pero hay un problema, al mismo tiempo, en los mismos supermercados hay infinidad de productos comestibles, de higiene personal y muchos otros,que también son amarillos y que se venden muy bien. Entonces, si es cierto que el amarillo representa veneno, y que el público lo reconoce, ¿cómo es que Maggi, Rexona... logran que no veamos esa enorme cantidad de veneno que muestran sus envases amarillos y que compremos sus productos de todos modos? Creo que la respuesta es obvia: la gente no asocia al amarillo con veneno. Es decir, es mentira. ¡Es mentira!

Sin embargo alguien dirá que en Argentina sí se asocia a los bidones amarillos de plástico con la lavandina, que es «mata bichos». ¡Claro que sí!, pero no pensamos que el amarillo mata los bichos. Es que es tan obvio... ¡Lo que mata los bichos es la lavandina, no el amarillo! El amarillo es solo un código de color que podría cambiar en cualquier momento. Supongamos que aparece un nuevo material que es mucho mejor para envasar el cloro y que viene solo en color turquesa. En cuanto todas las marcas incorporen el nuevo material el turquesa será el nuevo código para envases de cloro. Tan simple como eso.

Sigamos entonces con la última pregunta… ¿es posible vender cloro con color verde? Sí, es totalmente posible, y, nuevamente, no pasa nada malo. Incluso para los que estamos acostumbrados a que este producto venga en amarillo, al verlo en verde no nos da la impresión de tener menor capacidad limpiadora. Funciona perfectamente. Otra cuestión es el costo que podría tener instalar un nuevo color, pero esa es otra historia, que no la define el diseñador sino el cliente, el fabricante. Si un brief nos pide que un producto sea, aunque encontremos 1000 razones para cambiarlo por verde, si no logramos convencer al cliente, el envase será amarillo y punto.

Fíjense que el cloro en muchos los países se envasa en botellas blancas, botellas multicolor también, incluso en Argentina hoy se vende lavandina en gel en botellas azules, con nada de amarillo. Es decir: se podría vender cloro con cualquier color.

¿Qué aprendimos hasta aquí? Que tenemos que cuidarnos de estos mandatos taxativos, duros, estrictos, que nos cierran el camino, porque la realidad siempre nos demuestra que los usos culturales de los colores no son tan estables, y que los códigos de color por categoría de producto nos son tan generalizadas como a veces creemos.

Ahora… ¿quién establece por primera vez esos códigos de color por categoría? En la mayoría de los casos, en algún momento alguna marca habrá logrado instalarse como líder, habrá vendido más que el resto, y el resto habrá decidido parecerse, aprovechando el código de color ya instalado. Ese líder puede ya no serlo e incluso puede haber dejado de existir hace muchos años… Es así como se instalan los códigos de color en los productos de consumo masivo: por usos y costumbres, no porque los colores tengan unos significados genéricos y milenarios que se disparan en la mente del público cada vez que los ve.

¿Pero entonces estos códigos surgen de modos bastante arbitrarios? Sí, que pueden cambiar en cualquier momento: duran lo que tienen que durar, hasta que se establece otro código a partir de la preferencia del público o de algún cambio tecnológico, como en el ejemplo que veíamos. Lo que define los códigos de color en la mayoría de los casos, es el uso, no supuestas asociaciones de significados.

A quién se le ocurriría hoy vestir a un varón de rosa. Esta idea de que hay un color correspondiente a cada sexo en los niños no existió siempre. Durante siglos a los niños y a las niñas se los vistió más que nada de blanco o de negro. Hubo una moda en europa, entre los siglos XVIII y XIX, en las que se vestía a los varones de rosa. Más tarde esa tendencia llegó a América donde se vestía de rosa a todos los niños, sin importar su sexo. Recién luego de la primera guerra mundial se empezó a usar el rosa y el celeste para distinguir los sexos, tal como los entendemos hoy.

Esta es una prueba clara de que los códigos culturales relacionados con el color varían a lo largo del tiempo. Y en los tiempos en que vivimos, los cambios son cada vez más rápidos y más frecuentes por la necesidad de las marcas de diferenciarse y hacerse visibles. Encontrar el balance justo entre acotarse a los códigos de la categoría y diferenciarse de la competencia, es el problema que enfrentan todos los días los diseñadores de packaging y los gerentes de producto que los contratan.

Por eso es totalmente comprensible que se tienda a preferir los código de color ya instalados en la categoría del producto: por miedo de perder ventas o a asociarse negativamente con otra categoría. Pero también hay que decir que esto último no es tan fácil que suceda, porque en el supermercado los productos no están todos mezclados. Los envases de azúcar no están mezclados con los de cloro. Si en medio de una góndola llena de envases de azúcar blanca, apareciera uno de color amarillo, a nadie se le va a ocurrir que contenga otra cosa que no sea azúcar.

Distinto sería si el azúcar amarillo se presentara en un bidón del mismo color que se usa para el cloro, porque la forma y el material del envase describen al producto mucho más que el color del envase.

El otro comentario que me llamó la atención es este: «No podría usar rojo para la marca de un hospital». ¿Por qué? ¿Por aquello de que el rojo es sangre, pasión, furia, fuego, etc.? En el mundo hay muchos hospitales que, por uno u otro motivo, se identifican con el rojo. Incluso me atrevería a decir que el rojo es uno de los colores más usados para marcas en el sector de la salud. Aquí hay varios ejemplos. Es claro que al verlos no pensamos en sangre, ni se nos disparan en la mente ideas negativas.

El color, más que transmitir sentidos, cumple en la marca una función de diferenciar, aunque a veces sí puede reforzar ideas concretas, como es el caso de los hospitales británico, italiano y aleman, donde el rojo refiere claramente a uno de los colores que aparece en las banderas de los tres países. Para lograr que se vea sangre en el rojo, deberíamos crear un contexto más explícito. Por ejemplo, como este. Aquí sí veríamos sangre, pero obviamente a nadie se le va a ocurrir identificar a un hospital con una mano ensangrentada.

En resumen, el rojo no tiene contraindicaciones para marcas en el mundo de la salud. En general yo diría que ningún color puede considerarse total y absolutamente contraindicado para un sector. Por eso hay olvidarse de estos «mandatos» generalistas de lo que se debe o no debe hacer, y estudiar en cada caso qué es lo que más conviene.

Volviendo a la pregunta inicial, voy a responderla compartiendo con ustedes cuatro reglas para no descartar colores en forma apresurada. 

Regla Nº 1

No descartar un color por ser considerado «prohibido» en nuestro rubro. Por ejemplo: no tendría sentido descartar el violeta para un producto bajas calorías, solo por miedo a que se lo confunda con un producto íntimo femenino o con cualquier otra categoría de producto en la que el violeta se utilice bastante. La verdad es que si buscamos un poco ya existen muchos productos bajas calorías basados en el violeta, y además, no nos importan tanto los productos que aparecen en góndolas que están muy alejadas de la nuestra; especialmente productos que tengan una materialidad y aspecto totalmente diferentes al nuestro. ¡Nadie los va a confundir! Y si el violeta no fuera el más adecuado para nuestro caso, ya habrá motivos para descartarlo.

Regla Nº 2

No descartar un color por sus supuestos significados «universales». No deberíamos descartarlo solo porque «dicen» en la revista Vanidades y en muchas páginas Web, que tal color transmite pasión, que tal otro transmite envidia, o esperanza, o realeza, o muerte… Esas patrañas, como vimos, solo pueden verificarse en ciertos contextos, no siempre, y en algunos casos no se verifican jamás. Por ejemplo: no vamos a descartar el amarillo para una ONG de bien público, solo porque se dice que representa envidia, traición y egoísmo, además de veneno. Ese no es un motivo válido, a menos que esas ideas negativas sí se leyeran con total claridad al ver nuestra marca.
 

Y aquí me detengo para hacer una aclaración muy importante, para no equivocarse: no hay que confundir estos supuestos significados universales que aparecen en la revista Vanidades, con las propiedades físicas y «medibles» de tiene los colores. Descartar un color por ejemplo por ser demasiado frío, un poco neutro, demasiado vibrante, demasiado oscuro, demasiado claro, falto de contraste, informal, etc., esos sí son motivos válidos. Pero siempre hay que ver cómo funcionan en el contexto de cada propuesta de marca. No se los puede descartar así, genéricamente, automáticamente. Hay que ver el color en funcionamiento.

La verdad es que todo este tema de los significados de los colores aplicados genéricamente es un disparate. ¡¿Si fuera tan fácil...?! Imagínense que estamos diseñando una marca y queremos comunicar tecnología, transparencia y energía. Nos fijamos la revista Vanidades qué colores transmiten esas ideas, los ponemos en nuestra marca y ¡Pum! ¡Ya está! Ya tenemos argumentos para justificar lo que hicimos... No, no es tan fácil. El problema del color en la marca es mucho más complejo y requiere de mucha más sensibilidad. Es un tema muy importante para la marca y no se puede tratar con tanta liviandad.

Regla Nº 3

No descartar un color porque al día de hoy nadie lo ha utilizado en nuestro rubro. Si lo que buscamos es diferenciarnos, podríamos estar perdiendo una gran oportunidad para lograrlo. Si en nuestro contexto marcario no existe ninguna marca que use el naranja, tal vez esta sea la gran oportunidad de apropiarnos de él, de hacerlo nuestro, ¡antes de que se lo agarre otro! Tenemos que probarlo, y si resulta que no va, ya lo descartaremos por otros motivos.

Y la última regla, la regla Nº 4

Descartar un color porque, con él, nuestra marca se parecería a una existente. Si la marca parecida no tiene nada que ver con nuestro rubro, o sí tiene que ver pero no forma parte de nuestro contexto marcario, no tenemos por qué privarnos de probar ese color, de intentarlo. Por ejemplo: si sabemos que nuestra marca jamás estará cerca de una que vimos en el sitio de un estudio de diseño famoso, que es de una empresa que opera únicamente en Indochina y en el Congo, no pasa nada, podemos usar ese mismo color aunque, con él, nuestra marca se parezca mucho. ¡Relajémonos!, y asumamos que ¡ya no es posible diseñar una marca que no se parezca a alguna de las existentes en todo el planeta tierra! A alguna se va a parecer.

Ahora… si nuestra marca se pareciera demasiado a la de una multinacional muy conocida, esa es otra cosa. Lo último que queremos es desidentificar a nuestra marca. No se puede parecer a una marca muy conocida.

Les recuerdo lo que dije antes, que estas cuatro reglas no son para elegir ni para descartar un color, sino para no renunciar a él apresuradamente. Si resulta que luego encontramos otros motivos más técnicos, más precisos, más inteligente, o porque queda mal, tal vez igual terminemos descartándolo, pero ya será por razones válidas y no por prejuicios equivocados.

Espero que estas reglas, que más que reglas son consejos, les resulten útiles y les ayuden en sus proyectos.

Seguidores:
1249
Opiniones:
29
Votos:
80
Compartir:
Código QR de acceso al artículo Qué colores no descartar al diseñar una marca

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 27/09/2018

Luciano Cassisi

Más artículos de Luciano Cassisi

Título:
Diez ideas para los concursos de diseño
Sinopsis:
Detrás de los certámenes de diseño se ocultan segundas intenciones que conviene conocer, antes de someterse ciegamente a sus bases.
Compartir:
Título:
Debate: Personal: ¿una estrategia marcaria acertada?
Sinopsis:
¿Utilizar 9 ó 18 logotipos sirve para transmitir la idea de que los clientes de personal son diferentes? ¿El proyecto es sostenible en el tiempo?
Compartir:
Título:
Debate: Lufthansa, ¿mejor o peor?
Sinopsis:
Polémica por la nueva gráfica de la compañía aérea alemana en torno al uso del color corporativo.
Compartir:
Título:
Video: Marca y significados del color
Sinopsis:
¿Los significados atribuidos a los colores resultan útiles para el diseño de un logotipo? ¿Cuánto aporta realmente la psicología del color al branding visual?
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Logotipo de Patagonia Creative
0
Patagonia Creative
Hace 2 semanas

Excelente articulo Luciano !!

1
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Hace 2 semanas

Un poco de historia: En la primera época de la producción industrial de artículos, no sólo se comercializaban productos completamente nuevos, sino que los antiguos — e incluso los artículos básicos de consumo— empezaron a aparecer con formas sorprendentemente nuevas. Lo que diferenció los primeros intentos de imponer marcas de la comercialización corriente fue el

hecho de que el mercado se vio inundado con productos fabricados en

masa y casi idénticos entre sí. En la era de las máquinas, la competencia

por medio de las marcas llegó a ser una necesidad: en un contexto

de identidad de producción, era preciso fabricar tanto los productos

como su diferencia según la marca. Así fue que el papel de la publicidad cambió, y dejó de consistir en boletines informativos sobre los productos para pasar a construir una imagen relacionada con la versión de los productos que se fabricaban bajo una marca determinada. La primera tarea de la creación

de marcas consistía en encontrar nombres adecuados para artículos

genéricos como el azúcar, la harina, el jabón y los cereales, que antes

los tenderos sacaban simplemente de sus barriles. En la década de

1880 se impusieron logos empresariales a artículos de producción

masiva, como la sopa Campbell, los encurtidos H. J. Heinz y los cereales

Quaker Oates. Como señalan los historiadores y teóricos del diseño

Ellen Lupton y J. Abbott Miller, los logos fueron creados para

evocar las ideas de familiaridad y de popularidad, tratando de compensar

así la novedad perturbadora de los artículos envasados. «Las

figuras conocidas como el Dr. Brown, el tío Ben, la tía Jemima y el

Abuelito fueron inventados para reemplazar al tendero, que tradicionalmente

era el responsable de pesar los géneros al por mayor a pedido

de cada cliente y de elogiar los productos. Un lenguaje nacional de

marcas reemplazó al comerciante local como vínculo entre el consumidor

y los productos». Del libro NO LOGO de Naomi Klein

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

No entiendo a qué viene esta cita. ¿Podrías explicar cuál sería el aporte al tema que venimos discutiendo en esta página?

0
Responder
Retrato de Javier Mizerniuk
0
Javier Mizerniuk
Hace 2 semanas

Muy interesante, a menudo vemos artículos, videos, pinterest y demás publicaciones que se refieren a la "Psicología del color" con demasiada liviandad sobre el asunto. Es peligroso cuando se difunde en espacios que no alcanzan a explayar sobre la dimensión del problema. También hay un apartado sobre tipografía!

1
Responder
Retrato de Oscar Fernandez
0
Oscar Fernandez
Hace 2 semanas

Excelente vídeo Luciano, cursando la carrera de diseño gráfico hasta existen profesores que pregonan estas creencias sobre los significados y asociaciones del color y estos vídeos (y los artículos) son de mucha importancia para seguir educándonos.

En el video nos explicas como no descartar un color a la hora de generar una marca gráfica, existe la posibilidad de en un futuro poder señalar cuales serían los aspectos a tener en cuenta a la hora de hacer la elección del color? Si bien nunca sera concreta al 100% si podría estar más o menos orientada.

Ej: Que el color se elija para diferenciarse de la competencia, que el color sea más llamativo por que así la marca gráfica (y el sistema de identidad de la empresa) lo requiere en determinadas situaciones de aplicación, o que no lo sea por que no lo requiere, etc.

Sería muy interesante poder tener en cuenta ciertos "parámetros" a la hora de hacer esa elección del color.

Saludos y gracias por tu trabajo, es genial!

1
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

Claro que seguiré sumando vídeos o artículos sobre el tema.

1
Responder
Retrato de Jonathan Zegarra Zegarra
0
Jonathan Zegarra Zegarra
Hace 2 semanas

Excelente articulo!, es muy cierto lo que dices ya los parámetros tradicionales se han ido quedando y ya la marca a ido ganando un aire mucho más fresco con menos muros que lo paren en esta evolución de las empresas con su identidad.

1
Responder
Retrato de Mauro Aramendy
0
Mauro Aramendy
Hace 2 semanas

Excelente video Luciano, espero vengan muchos más, hacen un gran aporte a los procesos de creación de una Marca. Sintético y conciso. Abrazos desde Misiones.

1
Responder
Retrato de Claus Coss
0
Claus Coss
Hace 2 semanas

¡Excelente artículo! Práctico, objetivo, claro y conciso. Refrescante y liberador.

1
Responder
Retrato de Hernan Rosas
0
Hernan Rosas
Hace 3 semanas

Es tal cual señor. Muy clarito y sin desperdicio..

1
Responder
Retrato de Luz de Ciudad
0
Luz de Ciudad
Hace 3 semanas

Excelente video!! Desde Santa fe , Argentina, dijiste en 15 minutos cosas que jamas las hubiera imaginado. Especial poder de sintesis.

1
Responder
Retrato de Cristian Petit De Murat
15
Cristian Petit De Murat
Hace 3 semanas

Luciano:

Muy buena idea ésta de los videos. Interesantes, claros, sobre todo con dos aspectos que en la creatividad y el diseño a veces norma criterios e influencia decisiones: reglas estrictas que se aceptan como intocables (muchas veces por parte del cliente) y creatividad desbocada sin bases sólidas (de parte del comunicador). Estos dos enemigos vos los reemplazás con algo muy típico tuyo: el sentido común... el menos común de los sentidos. Ojalá estuvieras del lado del cliente...

Tu presencia y dicción son impecables, muy bien complementadas, sin exceso, por la parte gráfica, y la voluntad de llegar a un español o castellano (hasta en eso diferimos) universal para Hispanoamérica es admirable.

Si alguna vez tenés dudas al respecto, contá conmigo.

Mi agradecimiento, un abrazo y ¡felicidades!

2
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 3 semanas

Cristian, gracias por tu comentario. ¡vos siempre tan afectuoso! Te mando un abrazo.

0
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Hace 3 semanas

En el video pasado hablé de cómo un color hizo que el te Lipton se vendiera más o disminuyera su venta, lo sabemos desde el siglo pasado, los de este siglo debieran leer un poco sobre publicidad, porque diseño es parte de la comunicación: información o persuasión. La historia de la publicidad está llena de grandes éxitos o tremendos fracasos. Error de los diseñadores es creer que todo es racional y que lo subjetivo no tiene nada que ver; igual ya desde el siglo pasado se hicieron pruebas con el color, por ejemplo, con envases de mantequilla, usando exactamente el mismo contenido y calidad de mantequilla pero con diferente color de empaque, sucede que las muestras que tenían el empaque amarillo o dorado, gustaron más y se vendieron en mayor cantidad que las que tenían otros colores; en entrevistas con el cliente se les preguntó el porqué de su preferencia, contestaron que las de empaque amarillo o las de empaque dorado, era de mejor clase, se untaba mejor al pan, su sabor era mucho mejor que las otras, aunque en realidad el producto era exactamente el mismo, la conclusión fue que la gente en general tenía la idea de que la mantequilla de gran calidad era amarilla. Esa es también la razón de usar ciertos colorantes, incluso en la fruta fresca. También se probó que ciertas combinaciones de colores daban mejor la idea de lo salado o de lo dulce. Muchas de las decisiones no son tomadas, o no debieran ser tomadas por el diseñador basado solamente en argumentos objetivos, sin tomar en cuenta lo subjetivo. Esa es la gran diferencia entre una agencia de publicidad y una de diseño. Para eso existe la psicología de la publicidad, o neuromarketing. No entiendo como muchos diseñadores creen que todo es objetivo. Sucede lo mismo con la creencia que el arte es subjetivo y el diseño es objetivo. Diseño y arte son lo mismo, es objetividad y subjetividad al mismo tiempo, dos cosas que siempre van juntas. Sucede que como artista me veo poco objetivo, como diseñador me veo objetivo.

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 3 semanas

Lo que comentas no va en contra de lo que digo en el video. Me parece perfecto hacer estudios para determinar qué color conviene más utilizar. Pero ese no es el trabajo de los diseñadores. Ni lo hacemos ni sabemos cómo hacerlo, aunque, obviamente, si quienes tienen capacidad de producir información tan valiosa nos la proveen cuando aún está fresca, ¡¿cómo no vamos a aprovecharla?!

El problema es cuando nos confundimos y nos creemos que cualquier estudio es aplicable a cualquier caso. Un estudio puede dar resultados útiles para una marca o producto específico y, tal vez, para sus competidores, pero esos resultados no son de aplicación universal, ni para toda la vida. Las creencias del público respecto a los colores no son extrapolables a todos los casos y además cambian todo el tiempo. Es decir, dependen del contexto y tienen una duración limitada.

3
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Hace 3 semanas

Ese es el punto, el diseñador es parte de la comunicación visual, de la información, pero también de la publicidad, la propaganda. En todos los casos con menor o mayor ingerencia o responsabilidad. Si se está diseñando para una de los casos mencionados, especialmente el caso de la publicidad, es necesario ser o hacerse consciente de la responsabilidad en el desarrollo o el resultado obtenido, que pueden ser exitoso o nefasto por las decisiones tomadas en el plan de diseño. No se puede simplemente suponer que el que hace el diseño no es responsable del resultado. Sí se es responsable del acierto o del fracaso. Es como diseñar un edificio y que se cae a los tres días o sea inhabitable, o la silla se rompa debido al mal diseño, igual en el caso de la comunicación. Diseño que no ayuda, entorpece. El diseñador que no trabaja en agencias de gran prestigio y trabaja por su cuenta, puede que ni siquiera sea consciente de la catástrofe o de lo positivo en los logros obtenidos. Ser profesional no quiere decir que puedas hacer lo que se te antoje sin asumir la responsabilidad. Diseñar para fines comerciales es ayudar a que las empresas, gobiernos, etc., cumplan exitosamente los fines perseguidos. Un arquitecto necesita del ingeniero para hacer los cálculos con mayor precisión, igual un diseñador no debiera hacer ciertos trabajos sin al menos un poco de comprobación. Hoy se cree que el diseñador puede hacer lo mismo que una agencia de publicidad, en muchos casos es posible, en muchos caso no es posible. Un ejemplo: un día me ofrecieron hacer la publicidad, diseño y promoción de una prestigiada empresa japonesa que tiene dos plantas armadoras muy cercanas a mi ciudad, motocicletas y autos. Decliné la oferta pues yo solo no podía hacerlo todo, era el paquete completo, radio, prensa, televisión, exhibidores, web. Ser diseñador gráfico no quiere decir que pueda hacerlo todo sin un equipo de profesionales de diferentes campos. Cumplir los caprichos del cliente no te exime tampoco

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

Claro que sí, las decisiones deben siempre responder a los objetivos de la cliente, pero eso no significa que se puedan garantizar resultados. La publicidad no está dirigida a autómatas sino a seres humanos, por eso es tan difícil saber qué va a suceder hasta probarlo.

Muchas veces las justificaciones del trabajo creativo que se hacen para el cliente, dejan claro que el objetivo, más que ayudar a la marca a lograr sus objetivos es dejar conforme al gerente que contrató a la agencia. Las argumentaciones forzadas, que lo justifican nada, son muy comunes en el día a día de la publicidad, sin importar el tamaño de la agencia.

0
Retrato de Juan Manuel Portilla Cardozo
0
Juan Manuel Portilla Cardozo
Hace 2 semanas

Osea que segun Joaquín Eduardo Sánchez los diseñadores que no trabajan en una agencia de publicidad de "gran prestigio", no pueden tener las facultades o los conocimientos necesarios para desarrollar y resolver los desafios que les presenta el medio?? es decir si no trabajas en Leo Burnett eres un diseñador ignorante e incapaz ? Mmmm, me parece que este tipo de argumento en pleno siglo XXI, teniendo en cuenta todas las tendencias e infinidad de diseñadores rompiendo los esquemas sobre la practica del diseño y la publicidad en la actualidad es una posición bastante sesgada y retrograda. Nada esta dicho en este rubro, y nadie tiene la ultima palabra sobre nada, de eso se trata el trabajo creativo...

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

Buen comentario, Juan Manuel. Además, yo tengo muchas dudas de que Leo Burnet, o cualquier otra agencia, encargue algún estudio de opinión para cada trabajo que hace, como parece sugerir Joaquín. Ese tipo de estudios los contratan los clientes, y para hacerlos las cosas deben estar funcionando. No se puede evaluar cómo interpreta la gente algo que no existe. Por eso decía que ningún trabajo creativo ofrece garantía de resultados. Entonces, relajémonos y sigamos trabajando aplicando los conocimientos que tenemos, e intentando ampliarlos, capacitándonos, y estudiando el campo en el que trabajamos. Eso es lo que hace un buen profesional de cualquier disciplina, ya sea que trabaje solo o en una gran empresa.

2
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Hace 2 semanas

Las reglas rígidas, objetivas, racionales, cuasi científicas, tipo Norberto Chávez, que nos dan consejos sobre lo que debe hacerse y lo que no, siguiendo métodos objetivos, deducciones cuasi científicas, aquellos que quisieran que el diseño fuese más ciencia que arte, se les olvida que los grandes éxitos publicitarios, de información y propaganda, se han debido mayormente porque fueron dirigidos a la parte subconsciente del receptor, no solo para comunicar algo de manera simple y llana, sino para motivar. Es obvio que los mensajes en parte van dirigidos a la parte racional porque se necesita un piso firme y darle al cliente una manera de justificación racional, pero a veces mayormente se dirige a la parte subconsciente del receptor. Si seguimos las reglas de Norberto, por ejem., tenderemos la idea de que diseñar un logo es cuestión de lógica, no hay espacio para soluciones fuera de contexto o más creativas, locas. Uno de los clásicos ejemplos es el logo de Apple, donde todas las reglas de Chávez no caben. En este logo se aprecian dos cosas, hay soluciones más creativas, menos rígidas, que van dirigidas más a la parte subjetiva del cliente que a la parte objetiva. También vemos que no todo es producto de investigación, sino que también se puede crear el gusto o necesidad de algo, aunque a veces como en el logo de Apple, se tenga que invertir mucho dinero para lograr la penetración debida. En diseño se piensa más en soluciones muy apegadas al contexto, a lo objetivo; la publicidad más que nada va dirigida a la parte subjetiva, aunque no lo aparente. La psicología y el neuromarketing nos han demostrado que no todo es objetivo. En diseño se dice que el arte es subjetivo y que el diseño es objetivo, nada más lejos de la realidad. Esa misma razón se arguye para "demostrar" que el arte es "subjetivo" y el diseño es "objetivo", cosa totalmente falsa. Las dos cosas van de la mano. Un repaso a la historia de la publicidad sería conveniente.

1
Retrato de Javier Mizerniuk
0
Javier Mizerniuk
Hace 2 semanas

Muy interesante esta discusión, trayendo a colación la vieja dicotomía arte/diseño, e incluso diseño/publicidad. Coincido en que lo objetivo/subjetivo se encuentra en cada pieza diseñada, y se resuelve más por un lado o por otro dependiendo las capacidades del diseñador así como también el perfil que posee (no todas las carreras de diseño en Argentina poseen el mismo perfil, basta ver la diferencia entre UBA y UNL). Por lo dicho por Luciano, evidentemente ese marco objetivo sobre el cual se diseña se puede romper, porque la misma solución no se aplica a diferentes problemas. Pero para romper las reglas primero hay que dominarlas. Trabajar dentro de una agencia de publicidad ayuda mucho en ese crecimiento de la experiencia, pero no limita a un diseñador. Cada cual se coloca el poncho que le quepa mejor.

Abrazo.

1
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

Joaquín, tu último comentario quizás explique como nunca tus fantasías equivocadas sobre la mirada que tiene Norberto Chaves, con la que suelo coincidir. Estás mezclando aserrín con pan rallado, cosas que se parecen pero no tienen nada que ver. Yo no estoy hablando de publicidad sino de marca gráfica. Que la publicidad utilice siempre la marca gráfica (para firmar mensajes visuales) no quiere decir que una marca gráfica sea un mensaje publicitario. Las marcas no deben ni pueden comunicar mensajes: para eso está la publicidad.

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Hace 2 semanas

Bien, pero decir que "las marcas no deben ni pueden comunicar mensajes" me parece que falta visión histórica. La marca nos es de hoy sino de muchos siglos atrás, yo diría que desde que tenemos memoria y está siempre ligada a la comunicación, la propaganda y la publicidad. Parece que es moda negar lo evidente. La marca es una de las principales maneras en que la publicidad estimula la demanda e identificación de productos y servicios. Yo solo soy una voz en el desierto.

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

Joaquín, no confundas «marca» con «marca gráfica». Yo siempre hablo de marca gráfica. Son cosas distintas. Aquí lo explico:

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Hace 2 semanas

No estoy confundiendo. Yo me estoy refiriendo más que nada al posicionamiento de la marca, lo cual no solo es lo gráfico, hay factores objetivos y otros subjetivos que sirven a la creación de la marca, o su posicionamiento. No es que dibujo, color, o forma, de un logo por sí solo, sea una marca; ayuda como factor de identificación y recordación, es una parte de la publicidad, comunicación, información y hasta de la propaganda. El diseño gráfico para publicidad no es solo para informar, sino para motivar, y para ello se necesita otras cosas más allá de lo puramente gráfico y puramente objetivo. Es cierto que los diseñadores necesitamos argumentos con cierta lógica que respalden nuestro trabajo (Norrberto), para no parecer caprichosos, deschavetados, "artístas" se diría hoy en día, cuando simplemente es algo creativo. Hoy damos argumentos como el del logo de Nike, que se basó en el ala de la diosa griega "Niké", o que la suástica de Hitler significaba "bienestar" en la arcaica lengua del sánscrito, cuestiones que no son evidentes y poco importan para el gran público. El libro de Naomi Klein al que me referí antes, es un trabajo de investigación muy completo sobre como surgen las marcas desde el inicio de los tiempos hasta el día de hoy y queda claro que no es nada más diseño gráfico. Muchas marcas surgieron para posicionar en el mercado a empresas de actividades, venta de productos y demás, que no eran tan fácil de diferenciar. Ejemplo cualquiera vende plátanos, pero no todos venden Chiquita Banana, o cualquiera puede vender manzanas pero no todos son Red Delicius. En cuanto a color, estudios hechos en cárceles determinó que el color color rosa-magenta tenue tranquiliza. Cierto tono de color verde deprime. El rojo propicia reyetas e hiperactividad. El color o luz verdosa sobre la piel, da la impresión de enfermedad. Si vez algo negro en un vaso de leche, se sospecha que puede ser una mosca. Hay psicología del color, aunque no aplica para todos los casos.

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Hace 2 semanas

Sí te estás confundiendo porque presentas algunos argumentos como si fueran contrarios a los míos, que no lo son. Pones en mi boca cosas que yo no digo. Pero en fin... dejémoslo ahí, porque para que una conversación tenga sentido, las partes tienen que estar hablando de lo mismo. Y este no es el caso.

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
531
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
La semana pasada

Lo mismo digo yo.

0
Responder
Retrato de Lenin Santos
0
Lenin Santos
Hace 3 semanas

Estoy de acuerdo, suficiente tenemos con los prejuicios sociales. Ahora vamos a llevar esos prejuicios a los colores, a usar lo que funciones y listo.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Carolina Cádiz
Autor:
Carolina Cádiz
Título:
Conocimiento, creatividad e ingenio
Sinopsis:
Cuando creatividad e ingenio se juntan, se combinan las habilidades con el conocimiento y somos capaces de desarrollar una perspectiva concreta diferente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
38
Opiniones:
25
Seguidores:
13
Retrato de Luciano Cassisi
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Sí logo
Sinopsis:
La diferenciación y la personalidad de la marca gráfica no necesariamente se logra con creatividad y originalidad.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
330
Opiniones:
199
Seguidores:
1249
Ilustración principal del artículo Stands conceptuales
Autor:
Patricia Bosch Estrada
Título:
Stands conceptuales
Sinopsis:
Una oportunidad para renovar la práctica de la arquitectura efímera, mejorando el servicio y los beneficios para el cliente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
12
Opiniones:
3
Seguidores:
15
Retrato de Claudia Herrera Ramos
Autor:
Claudia Herrera Ramos
Título:
Investigación en procesos de diseño de marca gráfica
Sinopsis:
Muchas veces el diseño es visto como una disciplina meramente práctica, relegando a un plano menor la importancia de la investigación.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
87
Opiniones:
38
Seguidores:
34
Retrato de Gabriel Simón
Autor:
Gabriel Simón
Título:
Innovación y originalidad en diseño
Sinopsis:
Mucho se ha discutido si todo diseño debe ser novedoso y original. En el campo del diseño urbano, arquitectónico, industrial y gráfico hemos dado demasiado énfasis a la creación de lo nuevo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
72
Opiniones:
18
Seguidores:
205
Retrato de Patricio Young
Autor:
Patricio Young
Título:
¿Imagen o identidad corporativa?
Sinopsis:
¿Cuántas veces hemos recibido el encargo de crear una Imagen Corporativa, en referencia a la construcción gráfica de una marca y su respectivo manual?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
38
Opiniones:
14
Seguidores:
12
Retrato de Javier Rejon
Autor:
Javier Rejon
Título:
Identidad corporativa en la empresa familiar
Sinopsis:
La empresa familiar en su concepción es, en muchos casos, un cúmulo de expectativas de alto sentido emocional. Las esperanzas de su éxito son altas, falta darle forma.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
62
Opiniones:
41
Seguidores:
14
Ilustración principal del artículo Al filo del diseño
Autor:
Victor Garcia
Título:
Al filo del diseño
Sinopsis:
Marcos García es un diseñador gráfico e ilustrador argentino que usa cutter en lugar de lápiz para dibujar sus asombrosos diseños recortados.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
76
Opiniones:
33
Seguidores:
188

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
28 Enero 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
15 Abril 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
22 Junio 2019