Diálogo Nº 50572

Diálogo iniciado en el artículo Qué colores no descartar al diseñar una marca

Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Oct. 2018

Un poco de historia: En la primera época de la producción industrial de artículos, no sólo se comercializaban productos completamente nuevos, sino que los antiguos — e incluso los artículos básicos de consumo— empezaron a aparecer con formas sorprendentemente nuevas. Lo que diferenció los primeros intentos de imponer marcas de la comercialización corriente fue el

hecho de que el mercado se vio inundado con productos fabricados en

masa y casi idénticos entre sí. En la era de las máquinas, la competencia

por medio de las marcas llegó a ser una necesidad: en un contexto

de identidad de producción, era preciso fabricar tanto los productos

como su diferencia según la marca. Así fue que el papel de la publicidad cambió, y dejó de consistir en boletines informativos sobre los productos para pasar a construir una imagen relacionada con la versión de los productos que se fabricaban bajo una marca determinada. La primera tarea de la creación

de marcas consistía en encontrar nombres adecuados para artículos

genéricos como el azúcar, la harina, el jabón y los cereales, que antes

los tenderos sacaban simplemente de sus barriles. En la década de

1880 se impusieron logos empresariales a artículos de producción

masiva, como la sopa Campbell, los encurtidos H. J. Heinz y los cereales

Quaker Oates. Como señalan los historiadores y teóricos del diseño

Ellen Lupton y J. Abbott Miller, los logos fueron creados para

evocar las ideas de familiaridad y de popularidad, tratando de compensar

así la novedad perturbadora de los artículos envasados. «Las

figuras conocidas como el Dr. Brown, el tío Ben, la tía Jemima y el

Abuelito fueron inventados para reemplazar al tendero, que tradicionalmente

era el responsable de pesar los géneros al por mayor a pedido

de cada cliente y de elogiar los productos. Un lenguaje nacional de

marcas reemplazó al comerciante local como vínculo entre el consumidor

y los productos». Del libro NO LOGO de Naomi Klein

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Dic. 2018

En mi comentario está aclarado de que libro fue tomada esa cita. No lo tomé de donde tu dices.

0
Responder

Este video podría interesarte👇👇👇

Ilustración principal del artículo En la Macintosh
En la Macintosh Lo que tu mamá nunca te contó sobre las computadoras Apple.

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo El plagio en el diseño y sus matices
André Ricard, autor André Ricard El plagio en el diseño y sus matices Todo diseño reconoce antecedentes, todo lo nuevo se basa en experiencias anteriores, y en ese proceso, inevitable y legítimo, también hay lugar para la mala fe.
Ilustración principal del artículo Packaging 4D: la cuarta dimensión
Guillermo Dufranc, autor Guillermo Dufranc Packaging 4D: la cuarta dimensión Los empaques tienen tres dimensiones, pero hay una cuarta dimensión que nos conecta con ellos: la emoción; un fenómeno que desafía la relación entre lo que es y lo que significa.

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre