Dos distorsiones en la enseñanza del diseño gráfico

Teoricismo y creativismo, dos visiones opuestas que, paradójicamente, conviven sin conflictos, confundiendo el carácter de oficio de la práctica del diseño gráfico.

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3346

Opiniones:
21
Votos:
92
Compartir:

Gran parte de los problemas de la enseñanza del diseño gráfico en México (y es de suponer que en muchos países latinoamericanos) provienen de una concepción distorsionada de la profesión, en la que predominan dos prejuicios: teoricismo y creativismo.

Dichas distorsiones –claramente originadas en una grave disociación entre enseñanza y práctica del oficio– presentan dos características que las hacen interesantísimas como fenómenos del imaginario colectivo:

  • son de una profundidad y una tenacidad altísimas, propias de las creencias míticas, lo cual las hace difícilmente reversibles, y

  • son abiertamente contradictorias entre sí, hecho que prueba su naturaleza mítica: la contradicción racionalmente evidente no las pone en crisis.

La primera distorsión consiste en no reconocerle al diseño gráfico su carácter de oficio, o sea, de trabajo productivo en un campo específico; trabajo que, a través de la experiencia, acumula una serie de habilidades y saberes prácticos, anclados en las condiciones empíricas, particulares y cambiantes de la comunicación concreta y que se transmiten y enriquecen de generación en generación, materializando así su propia evolución como disciplina productiva.

En su lugar se concibe al diseño gráfico –tácita o explícitamente– como una suerte de «teoría aplicada». Supuestamente, el ejercicio del diseño estaría guiado por una teoría previa y autónoma respecto de la práctica y suficiente para dirigirla con resultados válidos.

Y, más aún, dicha concepción tiende a considerar que el criterio de validación de la práctica es la obediencia a dichos preceptos teóricos y no a la eficacia comunicacional real del producto diseñado: así, el oficio de luthier se confirmaría más por el respeto de un tratado sobre la construcción de guitarras que por el sonido de las mismas.

La comunicación gráfica y su diseño, para esta óptica, constituyen hechos absolutamente aprehensibles y aprendibles por medio de las ideas, resultando superflua toda otra vía de captación del fenómeno gráfico y de la intervención sobre él: la intuición, la memoria, la sensibilidad, la experiencia y la reiteración, la observación, la recopilación de imágenes, etc.

La prueba de lo anterior es la ausencia de todo hábito de observación y análisis del campo gráfico real, la ejercitación de la mirada y el desarrollo de una real cultura visual. No se tiene información sobre el estado actual de la producción gráfica mundial ni sobre su historia. Y hasta se desdeña la posesión de hemerotecas y bibliotecas gráficas bien nutridas. El diseño gráfico no se descubre ni se aprende: se reinventa de la nada.

Esta reinvención permanente confirma la hipótesis del rechazo de la idea de oficio: para esta concepción el diseño gráfico no es el acervo de tipologías, lenguajes, recursos y elementos gráficos acumulados históricamente, sino una «disciplina racional» que permite deducir de una idea un mensaje sin pasar por el conocimiento de los paradigmas gráficos aportados por el oficio propiamente dicho.

Dicha «teoría» suele nutrirse, además, de disciplinas teóricas propiamente dichas, o sea, no vinculadas a otra práctica que la específicamente teórica: semiología, lingüística, psicología, sociología. Se llega a creer - tácita o explícitamente - que disciplinas como la retórica, la estética o la hermenéutica sirven efectivamente como medios de formación del diseñador.Estos discursos teóricos tienen un papel importante en la formación ya no del diseñador sino de cualquier persona interesada en el estudio de la cultura.

Pero estas ciencias básicas, confundidas con una auténtica teoría-de-la-práctica-del diseño, ocupan su espacio y, en tanto ocupan su espacio, postergan su desarrollo. Se trata claramente de un error en la percepción de la pertinencia de estas teorías.

La teoría se subcontrata a científicos cuyo discurso en nada incide sobre la capacitación del diseñador. Resultado: de la disciplina propiamente dicha seguirá sin saberse qué es ni cómo se ejerce.

El hiato entre estos discursos subcontratados y la práctica efectiva del diseño es un auténtico abismo: después de oídas las clases sobre la hermenéutica, el alumno permanece virgen e igualmente subcapacitado para el diseño.

El papel y real eficacia de estas disciplinas (indudablemente útiles en el desarrollo de la capacidad intelectual), sólo se plasma plenamente una vez instalado un discurso específico acerca de los procesos reales de la producción de diseño, que descubra y explique ese modo de producir mensajes. Y ausente el eslabón de una auténtica «teoría-de-la-práctica» la presencia de estas disciplinas no excede la función de pátina lexical o pasatiempo inocuo.

Estas disfunciones se multiplican si miramos de frente y con sinceridad el perfil del estudiante tipo de diseño gráfico que, no sólo está lejos de la Retórica sino que ni siquiera manifiesta interés por la gramática. Hablarle de Hermenéutica a un estudiante de diseño gráfico es desconocer al interlocutor. (Pero eso es harina de otro costal).

Esta desviación teoricista es un fenómeno ideológico cuyas raíces son relativamente fáciles de detectar:

  • el escasísimo desarrollo de la profesión y la escasísima presencia de profesionales en la docencia, responsabilidad que es asumida por personas que prácticamente desconocen el oficio

  • la injustificada inscripción de las carreras de diseño gráfico en el ámbito universitario, que alienta su asimilación mecánica al modelo de las carreras propiamente universitarias y, por tanto, poseedoras de un curriculum teórico sólido

  • la fuerte corriente ideologista y teoricista y el gusto por el discurso especulativo y la diletancia «científica» que impregna los claustros universitarios latinoamericanos

  • esta corriente es especialmente fuerte en las universidades públicas, donde el sano pensamiento utópico y el sano rechazo del tecnocratismo degradan en una auténtica fobia idealista a la realidad, cuando no en un franco desprecio por el trabajo productivo y un culto a la supervivencia parasitaria.

La segunda distorsión, abiertamente opuesta a la anterior, es más universal y la comparten las carreras mexicanas de diseño gráfico con las de todo el mundo: el mito que localiza a la creatividad en el núcleo ontológico del diseño.

Este mito reniega de la teoría, de la racionalidad y hasta de los mismísimos condicionantes del programa: la respuesta creativa hace eclosión como una pura manifestación del talento inmanente del diseñador.

Sobre el carácter distorsionante de este mito y sobre su equívoca relación con el arte, todo se ha dicho y no cabe abundar aquí. Lo que sí importa señalar es que ambas distorsiones coinciden en un franco desprecio por la cultura gráfica real, por el fondo y patrimonio gráfico y por su papel, absolutamente prioritario, en la formación del diseñador.

La cultura gráfica es despreciada por el teórico, que siente fobia hacia todo saber práctico o «verdad empírica». Y es despreciada por el creativo, pues empaña el protagonismo y la originalidad del «diseño de autor». El primero sostiene que el mensaje gráfico es una secreción del cerebro izquierdo; el segundo, de otra glándula, aún no localizada. Ninguno quiere aprender un oficio que preexiste a toda carrera académica y que evoluciona, afortunadamente, con autonomía respecto de lo que ocurre en los claustros.

Así como en las escuelas de diseño gráfico europeas (y, ni, qué decir, en las españolas) cabe una preocupación por su escaso desarrollo teórico y por la debilidad de recursos conceptuales para contextualizar la práctica, en las universidades de diseño latinoamericanas cabe preocuparse por su débil inserción en la práctica del oficio e, incluso, por su lejanía respecto de la cultura gráfica concreta.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3346

Opiniones:
21
Votos:
92
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
Código QR de acceso al artículo Dos distorsiones en la enseñanza del diseño gráfico

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Norberto Chaves

Más artículos de Norberto Chaves

Título:
Toda marca debe ser...
Sinopsis:
Doce normas supuestamente «universales» del diseño de marcas gráficas.
Compartir:
Título:
Marca cromática y semántica del color
Sinopsis:
La significación del color motivada por el anclaje del signo en códigos preexistentes, y la significación del color por la progresiva convencionalización de la relación arbitraria, no motivada, entre el signo y su referente.
Compartir:
Título:
Pensamiento tipológico
Sinopsis:
Un requisito fundamental para saber evaluar y diseñar correctamente signos gráficos marcarios.
Compartir:
Título:
Diez principios del diseño gráfico
Sinopsis:
Versión sintetizada, a modo de decálogo.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Oscar Oltra Ramírez Estrategiacreativa
0
Oscar Oltra Ramírez Estrategiacreativa
Hace un año

Gracias Maestro, lo triste de todo es, que a trece años de ésta publicación, permanezca el problema. Al citar fragmentos de su artículo para mi proyecto educativo sobre la enseñanza del diseño, celebran la autoría, pero cuando lo "comprende", el malestar estomacal les hace presente, a quienes en vida han realizado un sólo proyecto de diseño, por no decir ninguno, y estos actores forman parte del cuerpo académico en diversas instituciones educativas. Mi total respeto y admiración por su legado.

0
Responder
Retrato de Segundo Pérez
12
Segundo Pérez
Hace un año

Muy de acuerdo con usted maestro Norberto, esa es una discusión constante en las escuelas y sobretodo en las públicas como bien lo señala.

0
Responder
Retrato de Brian Cubaque
0
Brian Cubaque
Ene 2015

Estoy de acuerdo con el maestro en que se ha olvidado el caracter de oficio para hacerlo "científico", con asignaturas que en muy pocos casos llevan a la reflexión sobre el oficio y a la solución de problemas prácticos. Sin embargo, creo que el conocimiento de la cultura en la que se va a diseñar (contexto) o la historia del diseño tanto nacional como internacional, pueden aportar más a la conceptualización y a la creación. Por otro lado creo que que otras como la semiología o la psicología deben ser impartidas solo en los últimos semestres como complementación del aprendizaje del oficio.

0
Responder
Retrato de Hector Muñoz Huerta
2
Hector Muñoz Huerta
Feb 2013

Aunque el diseño gráfico no es una disciplina científica no estoy de acuerdo en que su enseñanza deba desligarse de un buen fundamento teórico: la formación en principios de psicología, comunicación y semiótica junto a la instrucción en disciplinas técnicas entrenan la mente para una práctica superior.

No se niega el mérito del entrenamiento práctico en la enseñanza de este oficio pero haciendo alusión a la música: va a ser muy raro el caso de un músico lírico que componga una sinfonía.

1
Retrato de Segundo Pérez
12
Segundo Pérez
Hace un año

Hector si bien es cierto que buscamos formar a un diseñador inteligente, a veces es demasiado lo que los alumnos reciben en su formación teórica (al menos en México por experiencia es así) y no se compensa con su preparación o formación en el oficio, «ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre».

0
Responder
Retrato de Samuel Villazana
3
Samuel Villazana
Ene 2013

Creo que esta frase lo resume todo...

así, el oficio de luthier se confirmaría más por el respeto de un tratado sobre la construcción de guitarras que por el sonido de las mismas.

0
Responder
Retrato de Gabriel Iñiguez
0
Gabriel Iñiguez
Ago 2012

La solución esta en encaminar la docencia universitaria en diseño al manejo de teorías que se las lleve a la practica, un estudiante lleno de teorías al salir al mercado laboral se perderá en el tiempo, mientras uno que solo sea practico se dedicaría a la reproducción y a lo operativo, la solución se esconde en la conjugación adecuada entre la teoría y la practica, el alejarnos de preceptos teóricos y de la manipulación operaria lineal.

Seguramente con los encuentros entre escuelas de diseño, diseñadores, docentes podremos encontrar una solución colectiva para la mejora del Diseño

1
Responder
Retrato de Cristian Marín
0
Cristian Marín
May 2012

El problema es arrastrado, a mi parecer, desde los estudios primarios. En el caso de Argentina tenemos una educación muy atrasada... digo, si a uno se le enseña de chico teorías de hace 50 años atrás o le hacen leer libros de la década del 80 ¿Qué se puede esperar de un estudiante en una facultad? Hay que acordarse que vivimos dentro de una cultura y todo lo que hagamos (como diseñadores o futuros diseñadores) va a influir en esta, entonces si no tenemos un intelecto lo suficientemente capaz como para comprenderla lamentablemente no vamos a estar nunca a la altura de las circunstancias.

0
Responder
Retrato de Jonas Mostacho
2
Jonas Mostacho
Oct 2011

Es lamentable la falta de continuidad y el poco interés de exigir información; Ya que se fomenta TECNOCRACIA en la manipulación de programas de edición.

1
Retrato de John Mack
0
John Mack
Abr 2012

¿Falta de continuidad y poco exigir por parte del maestro supongo?.

1
Retrato de Joss Navarro Corona
0
Joss Navarro Corona
Ene 2016

no creo que sea falta del profesor, recordemos que hoy en día los alumnos no son lo bastante pro positivos al momento de investigar a cerca de temas relacionados con su carrera, si bien el docente debe propiciar dicha iniciativa, depende del alumno desarrollarla y no quedarse solo con lo que el docente le proporciona en clases, esto es un contrato entre 2 partes, si una parte no proporciona toda la información necesaria la otra parte debe darse a la tarea de buscar, de preguntar y de informarse.

0
Responder
Retrato de Pier Alessi
24
Pier Alessi
Jul 2011

Pienso que no es asunto de teoricismo o creativismo, se trata de saber aplicar las teorías al proceso creativo, estas son herramientas intelectuales que si no se usan debidamente generan el mismo desastre que si no usamos en su debida forma las herramientas físicas.

2
Responder
Retrato de Cecilia Arcodia
0
Cecilia Arcodia
May 2011

Hay profesores de la teoría, hay profesores de la creatividad ciega, hay profesores que conjugan ambas cosas (teoría y creación); y hay profesores que, ante un alumno que corrige su trabajo, niegan la teoría y la creatividad aplicadas con un simple «no me gusta». Y eso suele ser una sentencia.

2
Retrato de Sandra Lucia Fuertes Bravo
0
Sandra Lucia Fuertes Bravo
May 2012

Creo que el «no me gusta» no debería ser repuesta para el estudiante, cuando en realidad el Diseño es cuestión de comunicación y no de gusto, siempre debe haber una argumentación o un proceso de retroalimentación a la hora de corregir un trabajo, y no permitir que el estudiante pierda interés en su proceso de formación.

4
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Alejandro Rodríguez Musso
Autor:
Alejandro Rodríguez Musso
Título:
La observación
Sinopsis:
La fase inicial del proceso creativo, que permite identificar los «insights» sobre los cuales se basa la solución de diseño y constituye un proceso de generación de conocimiento.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
98
Opiniones:
28
Seguidores:
43
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
Diseño: ¿oficio o disciplina?
Sinopsis:
Una de las tantas cuestiones pendientes en la reflexión dentro del diseño, y que no termina de zanjarse, es el debate sobre si esta actividad es una «disciplina» o un «oficio».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
78
Opiniones:
74
Seguidores:
594
Retrato de Pepe Sanmartín
Autor:
Pepe Sanmartín
Título:
El detras de escena de un buen diseño
Sinopsis:
Durante el inicio de su formación, el futuro diseñador suele ser un tanto reacio para comprender lo determinante que es la Investigación como primera fase del proceso de diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
12
Opiniones:
10
Seguidores:
0
Retrato de Rubén Fontana
Autor:
Rubén Fontana
Título:
Reportaje a Claude Garamond (1480-1561)
Sinopsis:
El gran tipógrafo francés, conciencia crítica e inmortal del oficio, responde con sabiduría y humor a las preguntas que nos plantea la evolución del diseño de alfabetos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
121
Opiniones:
30
Seguidores:
441
Ilustración principal del artículo El lucro distorsiona el buen diseño
Autor:
Santiago Williams
Título:
El lucro distorsiona el buen diseño
Sinopsis:
La necesidad de ganar dinero provoca un deterioro de las bases del verdadero diseño y se producen piezas sin aportes significativos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
64
Opiniones:
39
Seguidores:
1
Retrato de Reinaldo Leiro
Autor:
Reinaldo Leiro
Título:
Investigación de proyecto
Sinopsis:
En el ámbito universitario, el proyecto como objeto de investigación no sólo es discutido y difícilmente aceptado por las ciencias de la razón, sino que aun en los espacios académicos del diseño no existe consenso sobre los contenidos y el discurso que deberían caracterizar a la tesis del proyecto.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
20
Opiniones:
40
Seguidores:
60

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril