¡Con mi diseño no te metas!

El tabú de la crítica interprofesional: inseguridad, paranoia y refugio en el corporativismo.

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3346

Opiniones:
109
Votos:
244
Compartir:

En ciertos sectores profesionales de la publicidad y el diseño gráfico circula una suerte de norma deontológica que obliga a guardar silencio acerca de los trabajos de los colegas. Esta norma parte de la supuesta solidaridad obligada entre pares. El profesional debe ser leal, ante todo, a sus colegas y jamás criticar su labor, cualquiera fuera la calidad de ésta.

Pero ¿quiénes hay más autorizados que los buenos profesionales de una especialidad para detectar defectos y virtudes en los servicios de sus colegas? Aplicando aquella norma, para criticar, por ejemplo, una campaña publicitaria, los únicos autorizados serían los médicos, los abogados e ingenieros, en tanto liberados del compromiso de lealtad a un colega que no es tal.

Esta creencia y la conducta resultante plantean, así, un grave problema a la sociedad: un área clave de su desarrollo (la comunicación) se ve privada del papel transformador y optimizador de la evaluación de la calidad y el consiguiente señalamiento de las «malas praxis».

La crítica, por otra parte, no es una práctica externa, ajena u opcional: forma parte intrínseca del proceso de diseño. ¿Qué es diseñar sino una secuencia de críticas y correcciones a cada proyecto anterior, realizadas por el propio autor o por sus asesores a fin de alcanzar el máximo ajuste al programa?

Esa crítica, ineludible en el desarrollo del proyecto, no se limita al propio diseño sino que, normalmente, debe también comprometerse con la obra de otros. Tal es el caso de las intervenciones sobre marca cuando ya pre-existe una. Pieza clave de esa intervención es el previo diagnóstico de dicha marca. Y en la mayoría de los casos, esa marca previa salió de manos de un diseñador. ¿Qué hace entonces el profesional? ¿Se inhibe por lealtad a ese colega? No: deberá señalar los defectos de la marca existente como condición técnica ineludible para abordar el nuevo diseño. Y, en muchos casos, aquellos defectos provienen de errores cometidos por el diseñador anterior. Es decir: el pacto de silencio es técnicamente disfuncional y deontológicamente desleal al cliente.

El profesional que, además, ejerce responsablemente la crítica de la obra de otros no hace sino poner en concepto y socializar lo que él ha aprendido en la autocrítica, y lograr transmitir una evaluación seria de la pieza analizada. Tarea en la que deberían entrenarse todos los profesionales. Lograr verbalizar los parámetros de evaluación correctos acelera los procesos de diseño e incrementa la calidad del producto final.

El carácter paradójico de aquel mandato salta a la vista con sólo tener en cuenta una institución absolutamente legal y esencial de la sociedad de libre concurrencia: el concurso. Todo concurso de servicios profesionales —si está correctamente organizado— instituye un jurado de expertos en la materia, entre los cuales figuran los profesionales del ramo con mayor autoridad. Precisamente el cuestionamiento de los jurados mal convocados se apoya, por lo general, en la denuncia de la ausencia de expertos entre sus miembros.

En el caso, por ejemplo, de un concurso de diseño, en el jurado habrá diseñadores de alto nivel que juzgarán a sus colegas con objetividad. Redactarán un acta señalando las virtudes del proyecto ganador e, implícitamente, por contraste, quedarán evidenciadas las limitaciones o errores de los perdedores. Y, muy posiblemente, dicha acta se hará pública, por simple criterio de transparencia de gestión.

Si el rechazo de la crítica inter-profesional fuese coherente, todo diseñador debería inhibirse de formar parte de un jurado en que se juzgue a un colega; pero el colega, a su vez, se abstendría de concursar si no lo juzgan esos expertos. O sea, la norma genera una paradoja. Prueba de su falsedad.

¿Cuál será, entonces, el origen de esta flagrante contradicción que plantea el «tabú de la crítica»? No es difícil de detectar. Se trata de la supervivencia de una ideología instaurada por los gremios medievales: el corporativismo, concepto vigente y en uso hasta el día de hoy. El pacto de silencio, próximo a la «omertá» de la camorra, prescribe: «no me delates y yo no te delataré a ti; con mi silencio compro el tuyo».

En una sociedad que se precie de democrática, donde el libre ejercicio de la opinión y la crítica constituye uno de sus pilares, tal pacto de silencio no representa sólo un anacronismo sino una práctica absolutamente antidemocrática y, además, perjudicial para la comunidad.

El profesional no sólo tiene el derecho a la crítica sino la obligación de hacerla. Su lealtad no se ha de entablar con el gremio —como en la edad media— sino con la sociedad a la cual sirve y de la cual vive. Un profesional servil ante su gremio es un traidor a su sociedad.

Así como el que produce se expone con ello a la crítica de los demás, el que critica se expone a ser rebatido. En esa exposición se ponen en juego y se pulen los sistemas de valores. El silencio, la «omertá» es un virus letal que deja a la sociedad huérfana de parámetros y arrojada al caos del «todo vale».

Al realizar una crítica sustanciada, fundamentada, el profesional se desprende de sus inclinaciones personales y asume la responsabilidad de desarrollar crecientes niveles de objetividad, perfeccionando, en ese ejercicio, parámetros de validez general. Precisamente, FOROALFA ha nacido y crecido con esta vocación y abre un espacio en el que todos aprendemos de todos.

En realidad, detrás de supuestas lealtades al gremio, opera una descarada aspiración a la impunidad, a poder equivocarse sin riesgo de juicio; «yo no te critico, tú no me criticas; y que los clientes se jodan».

Hace ya muchos años publiqué, en un órgano profesional, una crítica a tres anuncios institucionales que contenían serias desviaciones en su ética social; especialmente graves dado que, en ellos, el discurso de una institución de gobierno le faltaba implícitamente el respeto a sus gobernados.

Los tres anuncios eran obra de una misma agencia de publicidad líder, hecho que yo ignoraba dado que la publicidad de organismos públicos no suele estar firmada por las agencias. Su presidente, un cordial colega mío en trabajos conjuntos, invitó a una cena en la cual me transmitió su preocupación. Este hombre, obnubilado por el corporativismo, no pudo siquiera pensar que mi crítica era honesta. Y me preguntó si yo tenía algo en contra de su agencia. Suponía él que yo era tan mediocre como para usar mi palabra para desprestigiar a un colega en favor de otros.

Quien duda, a priori, de la honestidad de un crítico, a pesar de lo sustentado de sus argumentos, pone en evidencia su propia deshonestidad. Una respuesta madura, culta y leal de parte de él habría sido invitarme a una reunión de trabajo con sus creativos para intercambiar ideas acerca de una retórica válida de las comunicaciones institucionales.

La historia de la cultura ha tenido a la crítica como a uno de sus pilares de autorregulación, al menos desde Sócrates. Músicos, escritores, pintores, filósofos, científicos han ejercido públicamente y durante siglos su responsabilidad crítica.

Pero, por lo dicho, la edad media no ha concluido para todos. Nuestra época respalda no casualmente la aceptación acrítica de todo lo consumado: «Just do it». También en ese plano avanza en su irreversible decadencia… Con los corporativistas como aliados incondicionales.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3346

Opiniones:
109
Votos:
244
Compartir:
Código QR de acceso al artículo ¡Con mi diseño no te metas!

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Norberto Chaves

Más artículos de Norberto Chaves

Título:
Toda marca debe ser...
Sinopsis:
Doce normas supuestamente «universales» del diseño de marcas gráficas.
Compartir:
Título:
Marca cromática y semántica del color
Sinopsis:
La significación del color motivada por el anclaje del signo en códigos preexistentes, y la significación del color por la progresiva convencionalización de la relación arbitraria, no motivada, entre el signo y su referente.
Compartir:
Título:
Pensamiento tipológico
Sinopsis:
Un requisito fundamental para saber evaluar y diseñar correctamente signos gráficos marcarios.
Compartir:
Título:
Diez principios del diseño gráfico
Sinopsis:
Versión sintetizada, a modo de decálogo.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Sebastian Pulla
1
Sebastian Pulla
Hace 11 meses

La crítica es algo que vivimos todos los días los diseñadores, pero hay críticas que nos ayuda a crecer y aprender de ella. Siempre que recibo alguna crítica, me afecta, pero sin embargo no dejo que eso me llegue a detenerme. Al momento de recibir alguna crítica, la reflexiono y no la tomo al 100% si no que veo como la crítica puede aportar a mis conocimiento o en mis futuros proyectos. Y como mencionaste, no todas las soluciones son buenas para todos, y es verdad. Nuestra carrera es visual, y existen diferentes mentalidades sobre las soluciones gráficas, cultura, etc. Saber escuchar es algo importante para aprender, y todos los días aprendemos algo nuevo.

0
Responder
Retrato de Andrea Torres
2
Andrea Torres
Hace un año

Excelente artículo, hoy en día lo que más se necesita son personas que sepan dar críticas constructivas, y personas que sepan escucharlas. Creo que muchas de las fallas que existen dentro de una profesión, radican principalmente por el ego y el miedo a que otros cuestionen nuestro trabajo. Sin embargo, veo necesario para la autoevaluación y reflexión, que aquellos que no estuvieron involucrados en el desarrollo de nuestro proyecto, sean quienes con mentes más frescas, analicen y determinen errores y posibles soluciones para futuros trabajos que realizemos. Las críticas constructivas son nada más y nada menos que una herramienta que ayudan a impulsar y mejorar nuestro desenvolvimiento dentro de la profesión que sea, por lo que es indispensable escuchar para crecer.

0
Responder
Retrato de Noelia Baquerizo
0
Noelia Baquerizo
Hace un año

Las críticas constructivas me parecen totalmente necesarias, incluso como diseñador en nuestro círculo social solemos tener colegas o amigos de la misma profesión por lo cual es fácil que alguno de ello de su opinión sobre el trabajo que realizaste lo cual a pesar de ser un poco difícil de escuchar en ocasiones ayuda no solo por mejorar la calidad del diseño en el futuro sino que como persona también porque te ayuda a entender que la manera en la que tu haces algo siempre puede mejorar, te permite tener la humildad para aceptar comentarios y ese impulso para en el futuro realizar un mejor trabajo.

0
Responder
Retrato de Patricio Perez Oneto
0
Patricio Perez Oneto
Jul 2017

Este problema radica en el caracter de ciencia no exacta de nuestra profesión... Es difícil que alguien critique o evalúe un 4 resultado de un 2 + 2. Pero en el diseño, casi todo es materia opinable y cuestionable, desde varios y distintos puntos de vista. Simplemente hay que saber aceptarlos y compartirlos, para mejorar la calidad de nuestros y otros trabajos. Eso sí, sabiendo que muchos no lleguen jamás a ser verdades absolutas.

0
Responder
Retrato de Monica Beatriz Piedrafita
1
Monica Beatriz Piedrafita
Ene 2017

Muy buen artículo para reflexionar acerca de los malos-entendidos en los que nos movemos y de los valores que se soslayan con estas actitudes: una cosa es hacer lo posible por no herir y otra es eludir, que es lo que hacemos cuando callamos por falso pudor, por corporativismo o por la propia inseguridad o comodidad... cuestión de límite, como casi todo lo relativo a las cuestiones deontológicas.

0
Responder
Retrato de Glenda Torres Guizado
1
Glenda Torres Guizado
Nov 2016

Nada mejor que una crìtica constructiva para crecer. Un excelente modo de reunir comentarios sobre un producto es cuando se trata de un producto abierto "open design" cuando entregas todo a una comunidad que hace lo que quiere con el proyecto, modificandolo, mejorandolo, adaptàndolo a las propias necesidades. Un ejercicio recomendable para todo diseñador industrial.

0
Responder
Retrato de Lucía Sánchez
0
Lucía Sánchez
Dic 2015

Es necesario que, cuando decidimos dedicarnos a esta profesión y a muchas otras en las que nuestro trabajo es valorado por el público, seamos conscientes de que, debemos ser capaces tanto de aceptar críticas como de hacerlas, al fin y al cabo, para nuestro trabajo es el mejor favor que pueden hacernos ya que gracias a ellas mejoramos, nos esforzamos, y aprendemos. No hay que olvidar que la autocrítica también es parte vital de nuestro día a día y que debemos serlo en cada uno de nuestros proyectos, por tanto, es nuestra responsabilidad como diseñadores, ilustradores, artistas, etc, que seamos capaces de hacer una buena crítica y ser responsables.

0
Responder
Retrato de Pier Alessi
24
Pier Alessi
Ago 2015

Al omitir una crítica evitas herir sentimientos mas no evitas herir el futuro del colega profesional.

2
Responder
Retrato de Estefanía Valencia
0
Estefanía Valencia
Nov 2014

Un articulo muy interesante, creo que desde que somos estudiantes somos muy recelosos de nuestro trabajo, habiendo una posición a la defensiva de otro si se hace un comentario sobre su diseño, creo que estos criticas aun sin ser dichas con las mejores palabras, nos ayudan a valorar y reflexionar sobre nuestro trabajo: sobre el producto mismo del que se hace la critica y sobre nuestra postura ante el diseños.

0
Responder
Retrato de Javier Polo
1
Javier Polo
Oct 2014

Me siento muy identificado con la postura expuesta en este artículo e, incluso, me siento víctima de la falta de crítica interprofesional. En muchos casos he tratado de fomentar el feedback objetivo y un debate sostenido con mis compañeros sobre el resultado del trabajo, con fines constructivos, y no he sacado mucho positivo de ello. Sólo unos pocos se han atrevido a darme su opinión sincera, pero ellos han sido los más útiles y mejores compañeros de viaje, y siguen siéndolo.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Sebastián Vivarelli
Autor:
Sebastián Vivarelli
Título:
Ver para (des)creer
Sinopsis:
Sobre la manipulación digital de imágenes y su influencia en la construcción de la realidad.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
78
Opiniones:
39
Seguidores:
296
Ilustración principal del artículo Volkswagen: análisis del rediseño
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Volkswagen: análisis del rediseño
Sinopsis:
Un cambio revolucionario para una de las marcas de automóviles más clásicas. Diálogo sobre el caso con Raúl Belluccia.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
26
Seguidores:
1498
Retrato de Leandro La Mantía
Autor:
Leandro La Mantía
Título:
¿Por qué a la gente le gusta lo mal diseñado?
Sinopsis:
No es raro que un cliente rechace el trabajo de un diseñador y al mismo tiempo se conforme con diseños poco profesionales. ¿Es culpa del profesional o del cliente?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
63
Opiniones:
57
Seguidores:
9
Retrato de Mario Balcázar
Autor:
Mario Balcázar
Título:
Diseñadores artistas vs. ejecutivos
Sinopsis:
La reinvindicación de un grupo que muchas veces es marginado por tener habilidades diferentes a las que se esperan de un buen diseñador.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
133
Opiniones:
114
Seguidores:
577
Ilustración principal del artículo La inutilidad del Arte
Autor:
Joan Costa
Título:
La inutilidad del Arte
Sinopsis:
Cuando el arte es utilizado con un fin que le es ajeno, deja de ser arte para ser mercancía.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
224
Opiniones:
147
Seguidores:
2297
Retrato de Sebastián Vivarelli
Autor:
Sebastián Vivarelli
Título:
Escuchar imágenes, mirar música
Sinopsis:
Sobre la relación entre las partes, el todo, y los procesos creativos en cine, música y diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
90
Opiniones:
47
Seguidores:
296

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril