¡Con mi diseño no te metas!

El tabú de la crítica interprofesional: inseguridad, paranoia y refugio en el corporativismo.

Norberto Chaves, autor AutorNorberto Chaves Seguidores: 3934

En ciertos sectores profesionales de la publicidad y el diseño gráfico circula una suerte de norma deontológica que obliga a guardar silencio acerca de los trabajos de los colegas. Esta norma parte de la supuesta solidaridad obligada entre pares. El profesional debe ser leal, ante todo, a sus colegas y jamás criticar su labor, cualquiera fuera la calidad de ésta.

Pero ¿quiénes hay más autorizados que los buenos profesionales de una especialidad para detectar defectos y virtudes en los servicios de sus colegas? Aplicando aquella norma, para criticar, por ejemplo, una campaña publicitaria, los únicos autorizados serían los médicos, los abogados e ingenieros, en tanto liberados del compromiso de lealtad a un colega que no es tal.

Esta creencia y la conducta resultante plantean, así, un grave problema a la sociedad: un área clave de su desarrollo (la comunicación) se ve privada del papel transformador y optimizador de la evaluación de la calidad y el consiguiente señalamiento de las «malas praxis».

La crítica, por otra parte, no es una práctica externa, ajena u opcional: forma parte intrínseca del proceso de diseño. ¿Qué es diseñar sino una secuencia de críticas y correcciones a cada proyecto anterior, realizadas por el propio autor o por sus asesores a fin de alcanzar el máximo ajuste al programa?

Esa crítica, ineludible en el desarrollo del proyecto, no se limita al propio diseño sino que, normalmente, debe también comprometerse con la obra de otros. Tal es el caso de las intervenciones sobre marca cuando ya pre-existe una. Pieza clave de esa intervención es el previo diagnóstico de dicha marca. Y en la mayoría de los casos, esa marca previa salió de manos de un diseñador. ¿Qué hace entonces el profesional? ¿Se inhibe por lealtad a ese colega? No: deberá señalar los defectos de la marca existente como condición técnica ineludible para abordar el nuevo diseño. Y, en muchos casos, aquellos defectos provienen de errores cometidos por el diseñador anterior. Es decir: el pacto de silencio es técnicamente disfuncional y deontológicamente desleal al cliente.

El profesional que, además, ejerce responsablemente la crítica de la obra de otros no hace sino poner en concepto y socializar lo que él ha aprendido en la autocrítica, y lograr transmitir una evaluación seria de la pieza analizada. Tarea en la que deberían entrenarse todos los profesionales. Lograr verbalizar los parámetros de evaluación correctos acelera los procesos de diseño e incrementa la calidad del producto final.

El carácter paradójico de aquel mandato salta a la vista con sólo tener en cuenta una institución absolutamente legal y esencial de la sociedad de libre concurrencia: el concurso. Todo concurso de servicios profesionales —si está correctamente organizado— instituye un jurado de expertos en la materia, entre los cuales figuran los profesionales del ramo con mayor autoridad. Precisamente el cuestionamiento de los jurados mal convocados se apoya, por lo general, en la denuncia de la ausencia de expertos entre sus miembros.

En el caso, por ejemplo, de un concurso de diseño, en el jurado habrá diseñadores de alto nivel que juzgarán a sus colegas con objetividad. Redactarán un acta señalando las virtudes del proyecto ganador e, implícitamente, por contraste, quedarán evidenciadas las limitaciones o errores de los perdedores. Y, muy posiblemente, dicha acta se hará pública, por simple criterio de transparencia de gestión.

Si el rechazo de la crítica inter-profesional fuese coherente, todo diseñador debería inhibirse de formar parte de un jurado en que se juzgue a un colega; pero el colega, a su vez, se abstendría de concursar si no lo juzgan esos expertos. O sea, la norma genera una paradoja. Prueba de su falsedad.

¿Cuál será, entonces, el origen de esta flagrante contradicción que plantea el «tabú de la crítica»? No es difícil de detectar. Se trata de la supervivencia de una ideología instaurada por los gremios medievales: el corporativismo, concepto vigente y en uso hasta el día de hoy. El pacto de silencio, próximo a la «omertá» de la camorra, prescribe: «no me delates y yo no te delataré a ti; con mi silencio compro el tuyo».

En una sociedad que se precie de democrática, donde el libre ejercicio de la opinión y la crítica constituye uno de sus pilares, tal pacto de silencio no representa sólo un anacronismo sino una práctica absolutamente antidemocrática y, además, perjudicial para la comunidad.

El profesional no sólo tiene el derecho a la crítica sino la obligación de hacerla. Su lealtad no se ha de entablar con el gremio —como en la edad media— sino con la sociedad a la cual sirve y de la cual vive. Un profesional servil ante su gremio es un traidor a su sociedad.

Así como el que produce se expone con ello a la crítica de los demás, el que critica se expone a ser rebatido. En esa exposición se ponen en juego y se pulen los sistemas de valores. El silencio, la «omertá» es un virus letal que deja a la sociedad huérfana de parámetros y arrojada al caos del «todo vale».

Al realizar una crítica sustanciada, fundamentada, el profesional se desprende de sus inclinaciones personales y asume la responsabilidad de desarrollar crecientes niveles de objetividad, perfeccionando, en ese ejercicio, parámetros de validez general. Precisamente, FOROALFA ha nacido y crecido con esta vocación y abre un espacio en el que todos aprendemos de todos.

En realidad, detrás de supuestas lealtades al gremio, opera una descarada aspiración a la impunidad, a poder equivocarse sin riesgo de juicio; «yo no te critico, tú no me criticas; y que los clientes se jodan».

Hace ya muchos años publiqué, en un órgano profesional, una crítica a tres anuncios institucionales que contenían serias desviaciones en su ética social; especialmente graves dado que, en ellos, el discurso de una institución de gobierno le faltaba implícitamente el respeto a sus gobernados.

Los tres anuncios eran obra de una misma agencia de publicidad líder, hecho que yo ignoraba dado que la publicidad de organismos públicos no suele estar firmada por las agencias. Su presidente, un cordial colega mío en trabajos conjuntos, invitó a una cena en la cual me transmitió su preocupación. Este hombre, obnubilado por el corporativismo, no pudo siquiera pensar que mi crítica era honesta. Y me preguntó si yo tenía algo en contra de su agencia. Suponía él que yo era tan mediocre como para usar mi palabra para desprestigiar a un colega en favor de otros.

Quien duda, a priori, de la honestidad de un crítico, a pesar de lo sustentado de sus argumentos, pone en evidencia su propia deshonestidad. Una respuesta madura, culta y leal de parte de él habría sido invitarme a una reunión de trabajo con sus creativos para intercambiar ideas acerca de una retórica válida de las comunicaciones institucionales.

La historia de la cultura ha tenido a la crítica como a uno de sus pilares de autorregulación, al menos desde Sócrates. Músicos, escritores, pintores, filósofos, científicos han ejercido públicamente y durante siglos su responsabilidad crítica.

Pero, por lo dicho, la edad media no ha concluido para todos. Nuestra época respalda no casualmente la aceptación acrítica de todo lo consumado: «Just do it». También en ese plano avanza en su irreversible decadencia… Con los corporativistas como aliados incondicionales.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
115
Votos:
252

Este video podría interesarte👇👇👇

Código QR de acceso al artículo ¡Con mi diseño no te metas!

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 04/06/2014

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

El problema no es la crítica honesta sino la lapidación pública y el hecho de que formalmente son muy similares aunque puedan tener objetivos diferentes. La crítica buscando la mejoría de un individuo no requiere de público: crítico y autor son suficientes; la crítica que persigue la mejoría de un sector no requiere de nombres propios ni ejemplos necesariamente reales, y a mí personalmente no me parece elegante ni necesaria fuera del ámbito educativo o estrictamente profesional.

Y por favor, no crea que soy deshonesto. Sólo estoy siendo crítico con usted.

1
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

O sea que lo que molesta es que se diga públicamente que uno se equivocó. ¿Qué problema hay con que mi cliente se entere de que un colega dice que mi trabajo tiene algún defecto o que podría haber sido mejor? ¿Alguna vez perdiste un trabajo a causa de una crítica pública que te hizo un colega? ¿Te ha sucedido realmente tal cosa o solo te han contado que podría ocurrir?

La crítica, honesta y deshonesta, se da en todos los ámbitos y nadie se rasga las vestiduras. El día que los clientes estén pendientes de la crítica profesional en diseño seguramente nos estará yendo mucho mejor.

3
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

"O sea que lo que molesta…" Criticar no implica un error, solo diferentes perspectivas pero se puede quebrantar la credibilidad de un profesional. Norberto en su posición de maestro esta en situación privilegiada para formar pero también puede destruir "¿Qué problema…" Si un medico me estirpa un riñón acertadamente pero 5 médicos peores me dicen que la ha cagado no volveré con él. Ese es el problema. "¿Alguna vez perdist…" no "¿Te ha sucedido…" No y no "La crítica, honesta y deshonesta…" Seamos mejores, hagamos la honesta sin perjudicar a nadie. "El día que los c…" depende como sea esa crítica

0
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

Un mecánico me dice que el problema es el radiador y otro la bomba de agua. Al menos uno se equivoca, ¿pero cómo voy a saber yo cuál es? Lo mismo le pasa a los clientes de los diseñadores. La vida es así. No hay verdades absolutas, solo opiniones.

A la crítica deshonesta, con segundas intenciones, ni siquiera la considero. No estamos hablando de eso. Asumo que estamos hablando de y entre gente honesta. Entiendo que la mayoría de las críticas son honestas, aunque no por ello acertadas. La honestidad no tiene relación con la calidad de la crítica. La crítica implica riesgos, pero es necesaria.

1
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

Lo del coche no es extrapolable porque el diseño no es una ciencia binaria, la mecánica sí.

Las grandes decisiones proyectuales pueden ser correctas o incorrectas pero los tonos grises empiezan muy arriba en el proceso: muchas veces no son cuestión de matices. J. Gaytan ha mencionado más arriba los imputs, es un ej. de variables crítica e inaccesible para el espectador externo. ¿Acaso debemos disponer toda la info posible para ejecutar un proyecto, pero no es necesaria para criticarlo? Y como decía antes la crítica honesta y la lapidación publica tienen formas similares. ¿Cómo distinguirlas?

0
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

La crítica honesta y la lapidación pública no siempre tienen formas similares. La crítica argumentada, basada en el conocimiento del tema, se distingue claramente de la crítica estéril y el ensañamiento. Pero siempre habrá quien no note la diferencia. Así es la vida. No hay verdades absolutas, solo opiniones.

La metáfora del coche da igual. Pero si necesitas una comparación con una actividad opinable como el diseño, llévala al terreno del derecho, de la educación, de la filosofía, de la literatura, del cine, etc. En cualquier caso no sabrás quién tiene razón.

1
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

Esa es la clave! Xq si soy un cliente neofito y no se de diseño, primero voy a pensar que mi diseñador como profesional sabe lo q hace. Si acudo a un debate público entre mi diseñador y otro profesional, como desconocedor, no voy a entender los tecnicismos, así que terminare pensando que la razón la tiene el que mejor argumente, habilidad no necesariamente relacionada con el diseño. Pero si cae en mis manos un artículo, digamos p ej. del Sr. Chaves matando el proyecto que me han hecho y donde mi diseñador no puede contraargumentar, quizás piense mal de mi profesional. Y esto, Luciano, es ruín.

1
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

Llegamos al punto. ¿Es ruin que tu cliente se entere de que has metido la pata o que él mismo te ha hecho meter la pata? Opino que no.

Nadie se tomará el trabajo de criticar un proyecto de baja trascendencia, simplemente porque a nadie le interesará esa crítica. Si no estás en ese nivel, despreocúpate.

Si el proyecto es importante, el diseñador necesariamente tendrá gran capacidad de argumentación y podrá defenderse, de lo contrario no habría podido conseguir el proyecto. Hasta los deportistas necesitan aprender a argumentar para jugar en las grandes ligas. A ellos los critican todo el tiempo.

0
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

no, lo ruín es criticar sin que la persona criticada pueda defenderse. Exponerle al cliente de otro sin que te pregunte tu opinion por la cual crees que su diseñador se ha equivocado es "sólo" deshonesto. Y no creo que la importancia del proyecto sean variables en esta discusión ya que aquí hablamos de ética, valor universal.

Ademas el problema no son solo los clientes. Propongo una cosa, que el Sr Chaves coja 10 proyectos de un mism0 diseñador cuyo trabajo no le agrade y los critique honestamente. Después valoremos como queda el prestigio de ese diseñador en la comunidad Foro Alfa ¿te parece?

1
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

¿Por qué no podría defenderse? Y volvemos a lo mismo, criticar no implica hablar mal del trabajo de otro sino emitir una opinión.

Si Chaves tomara 10 proyectos de un diseñador malo, en ese caso el problema no estaría en su crítica sino en que ese diseñador es realmente malo. ¡Qué se joda y que aprenda a trabajar! :)

Recordemos que estamos hablando de crtícicas de gente honesta. Salvo que tu supongas que Chaves no es honesto, lo cual dejaría todos tus argumentos fuera de carrera, porque la discusión ya sería otra: si Chaves es o no honesto. Yo lo conozco bien y te aseguro que sí.

0
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

"Por que…?" Porque según el medio es unidireccional. ¿invita este blog a los diseñadores cuyos proyectos son criticados para argumentarlos?

"Si Chaves tomara…" Te equivocas xq lo mismo vuelve a tomar una identidad internacionalmente aclamada como la de Perú y la enfrenta con la anodina de Canadá y vuelve a emitir un juicio que nos deje hojipláticos a todos los que le consideramos un tipo con criterio, y alarga la absurdez a lo largo de 9 proyectos dañando el prestigio de otro en base a sus ideas.

La honestidad de Chaves ni la juzgo ni la considero relevante: me interesan más las consecuencias.

0
Retrato de Daniel Bericua
1
Daniel Bericua
Jun. 2014

Luciano: Me parece que Norberto y vos estan buscando la paja en el ojo ajeno y no ven la viga en el propio. ¿Antes de empecinarse en criticar el trabajo de los colegas, no sería mas fructífero realizarlo sobre la propia obra?

El diseño de la web de Norberto, es bastante pobre por cierto. Esperaba un mejor algo mejor de 2 eminencias de la critica trabajando en forma conjunta.

1
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

Daniel, tu crítica viene como anillo al dedo, porque es un perfecto ejemplo de crítica que no sirve. Nadie aprende nada con este tipo de críticas vacías. No has dicho nada, solamente que te parece pobre. Tal vez a eso se refiere Octavio. Si es así, le doy toda la razón, aunque no coincido con él en que pueda traer alguna consecuencia.

Respecto al sitio de Norberto, no es un trabajo mío. Lo hizo otro colega y creo que está muy bien. Si a vos te parece que ese trabajo merece una critica y que esa crítica podría tener un valor educativo, te invito a ponerla por escrito y publicarla en FOROALFA.

0
Retrato de Freddy Oyuela
4
Jun. 2014

La critica de un colega nunca será relevante, la de un cliente sí. recordemos que es quien paga y re compra. Por eso hay que esforzare por cumplir con las expectativas y necesidades de nuestros clientes, antes que agradar al gremio del diseño.

1
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

Hola Freddy, sin comulgar 100% con lo primero creo entenderte una cosa con la que estoy muy de acuerdo: el proyecto responde no sólo a las necesidades de un cliente, sino a un contexto. Un proyecto tiene mil variables que afectan al resultado: el presupuesto, el tiempo, las locuras del cliente, una cadena de decision inmanejable…

Considero PRECIOSA una crítica profesional que te permita crecer pero todo escenario es fácilmente reproducible y yo no tengo por que subirme a un púlpito a matar el proyecto de "Juan" cuando puedo explicar los errores de un proyecto q simule la misma problemática

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

Hay otro aspecto de la intolerencia a la crítica, se puede criticar casi a cualquiera menos a los monstruos sagrados del diseño, siempre hay que salir en su defensa. Por otro lado, no siempre que se critica se tiene razón, el criticado puede estar en lo justo y el que critica se puede equivocar. También sería justo reconocer cuando una crítica ha sido injusta. Se ve mal también cuando criticas algo que se ha estabelcido como indiscutible, teoría moderna o antigua (design tinking) algo que te eseñaron en la escuela, incluso de cuestiones tecnológicas, como criticar a la Mac, o a Steve Jobs.

0
Retrato de Ivan Abbadie
46
Jun. 2014

don joaquín, hago público su error al escribir ʼtinkingʼ en lugar de ʼthinkingʼ, pero no lo hago con dolo, sólo con el afán de mostrar que eso hará que quien no lo sepa lo corrija, ¡y ya!, a nadie afecta, a cualquiera se le olvida una ʼhʼ :)

freddy, el hecho de que alguien pague por algo no quiere decir que tenga la razón, debes asesorar, no sólo diseñar, aprendamos eso, a quien si tienes que complacer es al cliente de tu cliente, al consumidor final, para ello habrá que INVESTIGAR de manera fehaciente y no sólo ʼhacerʼ lo que el cliente pide, sino lo que realmente necesita, ¡ojo!

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

Cierto, me equivoco muy seguido y señalarlo es ejemplo de crítica constructiva. Pero como dice mi dicho favorito, "no fijándose no se nota".

1
Responder
Retrato de Jesus Gaytan
54
Jun. 2014

Completamente de acuerdo... sin embargo no hay que olvidar que para poder hacer una crítica constructiva, debemos de tener los mismos "inputs" de información que tuvo el diseñador colega para la realización del trabajo.

Si pretendemos criticar desde la perspectiva de la estética, podemos caer en un gran error, ya que lo juzgaremos desde nuestro propio punto de vista sin conocimiento de la función y contexto en donde se desenvolverá la pieza de diseño.

2
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

Es imposible tener los mismos "inputs" de información que tuvo el diseñador colega. Eso no sucederá nunca. Y respecto a limitar la crítica a la perspectiva estética, no veo por qué tendría que ser así. Casi siempre conocemos el contexto y las funciones de las piezas que vemos, y si no los conocemos podemos suponerlos en la mayoría de los casos.

No estamos hablando de una ciencia oculta sino de algo que ejercemos todos los seres humanos: la comunicación. La crítica se puede ejercer y, como todo ejercicio se puede hacer bien y se puede hacer mal. La cuestión es no inhibir la crítica valiosa.

4
Retrato de Felipe Mendoza Díaz
2
Jun. 2014

"casi siempre" o "podemos suponerlos" no son bases para una crítica útil, al contrario. Sobre todo si no conocemos el estudio de mercado. Como el propio artículo lo dice concretamente en la intervención de la imagen, haces tu propio proceso, ese proceso te arroja objetivamente datos sólidos y una crítica útil. Un comentario como "No estamos hablando de una ciencia oculta sino de algo que ejercemos todos los seres humanos: la comunicación" ojo, este mismo argumento puede conducir a una crítica destructiva y desmedida, al fin que lo que hacemos, cualquier ser humano lo puede hacer y criticar.

1
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

Felipe, lo de que la opinión de cualquier da lo mismo corre por cuenta tuya. No es lo que dije yo. La base para una crítica útil es el conocimiento sobre el tema. No hagas juegos con mis palabras acomodándolas a lo que tu quieres entender.

La crítica implica riesgo, tanto para el que critica como para el criticado. Hay quienes jamás la aceptarán, o dirán que la aceptan con muchos peros. No debe haber peros. La crítica es simplemente crítica y el que la haga bien será escuchado y el que la haga mal será criticado. Así funciona y evoluciona el mundo moderno: sin tantos peros.

0
Retrato de Octavio Pardo Virto
6
Jun. 2014

Hola Jesús, decir que te he mencionado más abajo por si quieres decir algo por alusiones :)

0
Retrato de Sebastián Vivarelli
337
Jun. 2014

Comparto la opinión de Jesus. Muchas veces, por falta de información acerca del proyecto se cae en el famoso "me gusta / no me gusta".

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

No siempre el diseño se basa en la investigación exaustiva o cuestiones objetivas, y verdades cuasi científicas. Lo vemos cuando Luciano, o alguien más, presenta los cambios o nuevas creaciones de logotipos. Se disparan todo tpo de críticas u opiniones, tan diversas y encontradas que no hay forma de llegar a un acuerdo. Entre un grupo amplio de diseñadores resulta dificil llegar a un concenso, a una coincidencia general. Si hoy nos presentaran el logo de Apple y lo pusieran a nuestra consideración, las criticas serían muy fuertes y tal vez razonables, pero ese logo funcionó pese a toda crítica

2
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

Me parece que no se puede estar en contra de la crítica, pero debemos también tener en cuenta que la mayoría de las veces se critica para denostar al otro y mostrarse por ello como superior, para decirle al cliente que yo soy mejor y ganar el proyecto, criticar sin tener idea exacta en que consiste el proyecto y porqué se solucionó de esa manera, por juicios y gustos personales o de razones de estética o lo que está de moda, por razones puramente basadas en la lógica sin tomar en cuenta cuestiones subjetivas o motivaciones, o al revés, o por menor preparación, capacidad y visión reductiva.

4
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

La crítica se puede ejercer bien y se puede hacer mal. La profesión no evolucionará si no se ejerce la crítica. Y como nadie nace sabiendo hacer nada y tampoco se nace sabiendo criticar, mejor será que empecemos a practicar y aprender mientras nos equivocamos.

Respeto a la crítica maliciosa, yo no tengo el mismo registro. ¿Podrías referir casos concretos que hayan afectado realmente al autor y que justifiquen tanta cautela frente a la crítica?

0
Retrato de Freddy Oyuela
4
Jun. 2014

La critica no es una buena herramienta para demostrar que nuestro proyecto es mejor, eso se demuestra con cuatro cosas importantes 1) Buen diseño 2) Buen precio 3) buenos tiempos de entrega 4) muchas relaciones sociales con el cliente, para limitar la receptividad hacia otras propuestas. La critica se puede utilizar para ver que esta haciendo un competidor bien y mal, que se puede rescatar y que definitivamente no es bueno hacer.

1
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

No es cautela, es señalar tipos de crítica. Por ejem. cuando escribes un artículo sabes que habrá criticas bien intencionadas y bien fundadas que nos muestran cuales son las lagunas o fallas en lo expresado, algunos por la forma en que está escrito, la ortografía, algunos en fechas o error histórico, teorías no muy bien sustentadas, etc. Otros simplemente como venganza, porque les caes mal, porque tener menor grado académico, o se rasgan las vestiduras porque no entienden como este foro admite este tipo de artículos, aún cuando ellos no han escrito nada. En lo profesional hay mucho que contar.

1
Retrato de Freddy Oyuela
4
Jun. 2014

Al final lo hermoso que tiene la critica es que te sirve para medir el impacto que has tenido positivo o negativo en alguien. "proyecto que no tiene criticas, nace muerto" lo que importa es seguir adelante, aprender y darle el mejor servicio a nuestros clientes y por ende nunca trabajar para la critica, por que en el 80% de las veces quienes critican no son los que compran. =)

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

Se me pidió diseñar el logotipo de IBM. Thomas Watson, Jr., observó, que Olivetti hizo cosas maravillosas, y se preguntó por qué el diseño de IBM no puede ser más distinguido. Como IBM era una organización muy conservadora...razoné que lo que mi diseño tenía que estar bastante cerca de lo que ya existía...De hecho, las preguntas vinieron más tarde. Alguien dijo en broma que las rayas le recordaban a un uniforme de la prisión. Afortunadamente, no era alguien que tenía mucho que decir. He añadido franjas porque sentía que las letras en sí mismas no eran lo suficientemente interesantes. Paul Rand

1
Retrato de Ivan Abbadie
46
Jun. 2014

freddy, el diseño no es para los clientes, el diseño es para la sociedad, es para ofrecer una mejora, es para que sea útil, es para generar recursos, para optimizar, para facilitar, para alimentar, para comunicar, el cliente sin duda es importante, es el medio, pero es más importante la eficiencia del resultado, ¿qué es un "buen" servicio? ¿qué es un "buen" precio? ¿qué son "buenos" tiempos de entrega?, a lo que voy es, hay que definir los conceptos, no sólo puntualizarlos, ¡saludos!

0
Responder
Retrato de Joel Salvatore
0
Jun. 2014

Criticar el trabajo de otros es fácil, claro como no se esta en los zapatos del otro no fue el que investigo ni le toco lidiar con personas para sacar un trabajo adelante, resulta una postura cómoda y hasta petulante en algunos casos, incluso criticar objetivamente solo por lo que dicen unos cuantos libros y una mirada rápida a la realidad... en vez de criticar es mejor ser sensibles y ponernos en lugar del otro, su esfuerzo y sus conocimientos, y (si es que se siente en el derecho de hacerlo) brindar apoyo constructivo mas allá de una critica... hora de levantarse de vuestro mueble empolvado.

1
Retrato de Eva De La Torre
3
Eva De La Torre
Jun. 2014

La palabra "criticar" tiene muy mala fama, pero en realidad es que una crítica real se refiere a eso que has dicho al final "apoyo constructivo", cualquier otra cosa es solo un comentario malintencionado. Y créeme que el investigar, lidiar con personas y sacar el trabajo adelante no es sinónimo de que vas a tener razón en tu propuesta, lo digo por experiencia propia. Siempre se va necesitar de alguien (cliente, compañero o colega) que critique tu trabajo y, como en el amor, te haga ver los fallos que pueda tener, precisamente porque lo ve desde fuera.

1
Retrato de Joel Salvatore
0
Jun. 2014

Nunca hable de tener razón en una propuesta, puede que funcione o puede que no, los efectos y el impacto son los que pueden validarla. Solo digo que el criticar objetivamente se reduce a que, en algunos casos, el que cree tener mayor conocimiento o experiencia muy posiblemente va por debajear al otro y eso no aporta, en su lugar destruye. Lo ideal es ser sensibles con ese otro y ayudarlo con aportes que le permitan mejorar. Lastima que este es un espacio donde la mayoría considera verdad absoluta la opinión de un intelectual con cuestionable tacto humano, según mi humilde opinión

0
Responder
Retrato de Mario Aleman
45
Jun. 2014

Estoy de acuerdo, si una crítica es bien fundamentada y objetiva lo mejor es aceptarla y si vas a defenderla hacerlo con argumentos válidos, no con ataques contra la persona que realizó la crítica.

0
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

Recuerdo la anécdota de Miguel Ángel cuando un personaje importante le criticó la estatua del David porque la nariz le parecía demasiado grande. Juntó discretamente un poco de polvo de marmol, subió por la estructura hasta la cabeza y fingió que la estaba corrigiendo, soltando un poco de polvo de cuando en cuando para que pareciera real. Bajó fingiendo haber terminado y así puso fin a las críticas hechas por el personaje que quedó así complacido con el resultado. Las críticas siempre se dan y es dificil complacer a todos, más si presentas tu proyecto a un consejo de empresarios o funcionarios.

1
Retrato de Ciro Ramos Burgos
0
Jun. 2014

Critica y opinión no son lo mismo.

0
Responder
Retrato de Nadia Mayol
0
Jun. 2014

Yo voy a disentir con algunos puntos de este artículo, con todo respeto al maestro Norberto y haciendo uso de la tan valorada "crítica".

Creo que el punto de ajuste para nosotros como profesionales no es aprender a ser críticos por naturaleza, sino a saber hacerlo. En las escuelas de Diseño aprendemos inmediatamente a criticar los trabajos, propios y ajenos. Es más, a veces una clase parece convertirse en un concurso de creatividad para la defenestración del trabajo del otro. No estoy avalando la mediocridad en absoluto, pero: ¿De qué sirve la crítica si no construye o repara?

1
Retrato de Luciano Cassisi
2014
Jun. 2014

La crítica es necesaria para mejorar. De eso habla el artículo. Debe ser pública y compartida para que el que aprenda no sea solamente el que la hace.

0
Retrato de Alejandro Valencia
28
Jun. 2014

No confundir la critica con "ataques personales u otros", la critica analiza situaciones y de ser posible aportan posibles soluciones, los ataques no...

0
Responder
Retrato de Jorge Montaña
234
Jun. 2014

Que buen artículo!! Precisamente hoy tuve un inconveniente con el director de un concurso por unas opiniones personales y lo dicho aquí corresponde. El problema es que a veces la critica aunque constructiva suele generar actos soterrados de revanchismo posteriores justamente por lo expresado por el maestro en su artículo.

Enlace

3
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Jun. 2014

Me recuerda una frase: "o están con nosotros, o están con los terroristas".Que trasladando a diseño sería: "o estás con mi diseño, o estás contra mi". Fundamentalismo puro. Por otro lado, para aceptar la crítica se necesita un buen grado de madurez. Hay un ejercicio grupal para ver que tan muduro eres y es pasar al frente del grupo y por sorteo opinar de manera abierta sobre quién te tocó. También a alguien le tocará opinar sobre ti. El problema es cuando alguien le toca opinar sobre su jefe o quién no tiene madurez suficiente, puede haber represalias por lo expresado y en el futuro te vetarán

1
Responder
Retrato de Laura Cuendias
0
Jun. 2014

«Criticar, no es morder, ni tenacear, ni clavar en la áspera picota, no es consagrarse impíamente a escudriñar con miradas avaras en la obra bella los lunares y manchas que la afean; es señalar con noble intento el lunar negro, y desvanecer con mano piadosa la sombra que oscurece la obra bella». José Martí

7
Retrato de Joel Salvatore
0
Jun. 2014

mano piadosa, que linda expresión.

0
Responder
Retrato de Regina Fabiola Valdelamar Vázquez
0
Jun. 2014

Genial reflexión en este artículo. Esto me recuerda la tarea pendiente que tenemos como gremio: reunirnos formalmente para conocer y criticar constructivamente el trabajo que hacen los colegas. Los investigadores, los médicos y otros profesionales lo hacen al menos cada año, en sus Congresos, donde además de escuchar excelentes conferencias de profesores de todas partes del mundo, se esteran quieren son sus colegas, que hacen y donde laboran y cuanto cobran. Las reuniones nuestras deberían incluir esta variante...a trabajar en el proyecto!!!

2
Retrato de Carlos Abal
0
Jun. 2014

Encuentro tu opinión coincidente con algo que vengo pensando hace un tiempo. Los diseñadores, muy frecuentemente trabajamos solos en nuestras computadoras, hablamos con el cliente que muy frecuentemente no conoce el tema, y entonces digo, cómo no nos hemos juntado para ampliar y enriquecernos entre nosotros, los diseñadores. Que los más experimentados nos transfieran un poco de su experiencia. Que los menos, les instalemos dudas. Quiero decir, a salir del encierro en el que a veces estamos. Sin intercambios, y sin críticas.

2
Responder
Retrato de Almas De Papel Jl González
1
Almas De Papel Jl González
Jun. 2014

Seguramente aquellos que no aceptan las críticas pertenezcan o sean parte de grandes consultoras, que a su vez tienen grandes clientes, y aquellas críticas que les preocupan son de aquellos que lo tienen todo demostrado, al que se les escucha y además no tienen riesgo alguno por hablar.

Las críticas «cualificadas» pueden poner en evidencia que mucha élite se sostiene en valores y conceptos extremadamente débiles, y que su permanecían en «las alturas» es más por una labor «política» que de trabajo en el tablero. Ese es el problema real.

Aunque eso sí, esa es mi opinión.

3
Retrato de Ivan Abbadie
46
Jun. 2014

coincido en tu forma de puntualizar que muchas veces los proyectos se llevan más por asuntos políticos, nepotismo, compadrazgos, que en realidad por especialistas en la materia, lo cual ya en sí es cuestionable, y es justo en ello que habrá que hacer mayor énfasis.

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 mayo

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 mayo

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 junio