Vivir del diseño

¿Porqué sigue siendo mala la remuneración del diseñador gráfico? Una pregunta aún hoy difícil de responder.

Retrato de Sebastián Vivarelli Sebastián Vivarelli Buenos Aires Seguidores: 330


El artículo «La traición del diseñador gráfico» trata un tema recurrente entre colegas —tanto del rubro gráfico como digital— cuyo eje central son las frases: «nuestra profesión no está bien remunerada», o «un diseñador no gana lo que debería». El diseño cuenta con años de desarrollo, reconocimiento social, y egresados universitarios. Sin embargo la realidad económica de la profesión ha cambiado poco y nada. Si bien no es sencillo encontrar una única razón (como todo fenómeno complejo, lo definen un conjunto de causas) se pueden abordar algunas ideas.

El uso de software pirata

Resulta llamativo que muchos comentarios del citado artículo, culpen a la piratería (acceso gratuito y masivo a programas y tipografías) del aumento de profesionales poco calificados. ¿Qué determinaría que sólo quienes puedan adquirir productos originales accedan a la profesión? ¿Que sólo personas con una cómoda posición económica puedan ejercerla (por lo menos en gran parte de Latinoamérica)? ¿Garantizaría esto un aumento de la calidad profesional? No necesariamente. Muchos estudiantes con escasos recursos económicos (algo usual en la universidad pública), no podrían ni siquiera cursar algunas asignaturas, si tuviesen que pagar tipografías o programas originales. Por otro lado, en la facultad se insta al alumno a desarrollar (ante todo) un pensamiento proyectual, más allá de recursos o software. De hecho en las materias de Tipografía, Morfología, Diseño, se trabaja y experimenta con diversos materiales: lápiz, papel, madera, tintas, plumas. Las computadoras constituyen sólo el eslabón final del proceso, para alcanzar un acabado profesional. Hacer hincapié en el manejo de programas, sólo enfatiza la prioridad del perfil técnico del profesional, lo que muchas veces genera —más que diseñadores que piensan y toman decisiones proyectuales—, operadores automatizados que siguen órdenes.

La explosión de las carreras de diseño

Durante la década de los noventa, en Argentina se produjo un auge -en cuanto a prestigio- de las carreras de diseño (Gráfico, Industrial, Textil, Multimedia, etc), lo que provocó un aumento en la cantidad de estudiantes y, lógicamente, de egresados. A las universidades públicas existentes —con años de historia—, se sumaron paulatinamente las privadas. El mercado actual no puede absorber​ la cantidad de profesionales existentes, y este desequilibrio hace que empresas que contratan servicios, prefieran abstenerse de la calidad profesional en pro de beneficios económicos. Lo anterior se traduce en la contratación de diseñadores con un perfil denominado junior, a quienes expertos más experimentados forman día a día. El diseñador practica entonces —sumado a su tarea diaria— el rol de docente, todo por el mismo precio. Otra secuela de esta realidad, son ofertas laborales en las que el perfil requerido es un «superdotado técnico» que opere múltiples programas, gestione proyectos, y además posea una amplia experiencia. Y en lo posible, que no sea mayor de 30 años. El problema reside, por un lado, en que la remuneración ofrecida nunca es acorde al nivel de exigencia requerido, y por otro, que la experiencia sólo se logra con años de oficio.

El diseño como materia opinable

¿A quién no le sucedió? Cualquier profesional o cliente con el que el diseñador interactúa, opina de diseño, propone ajustes, incluso ofrece sus propias alternativas de solución. Algo necesario hasta cierto límite, ya que los proyectos alcanzan su forma final con base en la interacción (feedback) con el otro. Pero lo que llama la atención es la forma en que se reciben sugerencias. Muchas veces en modo imperativo, rozando lo despectivo, lo que evidencia muy poco respeto por la profesión y demuestra la poca consideración por los conocimientos adquiridos. Cuesta imaginar la misma situación trasladada a un paciente que refuta a su cirujano, o a un cliente que hace lo propio con su abogado. Quizás sea la parte estética de la profesión (mal llamada cosmética) lo que la convierte en materia de opinión. Es engañosamente accesible y atrayente a las sugerencias y gustos de cualquier persona. Al parecer resulta imposible contenerse de opinar sobre colores, tipografía o imágenes. Quizá ayude indagar sobre la frase «​nadie muere de diseño»​, instalada en la sociedad desde hace tiempo.

Aquí y ahora

La realidad muestra por lo menos dos caras. Por un lado se percibe una mejora en la calidad visual de diarios, revistas, señales de televisión, empaques, sitios de Internet, etc. En muchos casos fruto del trabajo de egresados universitarios. La sociedad contemporánea advierte la existencia (y hasta comprende los aportes) del diseñador, en otro momento considerado una rara avis social. Pero también, persiste entre colegas la misma sensación, sobre todo al compararse con profesionales de otros rubros, esa que todavía no encuentra una causa concreta: es difícil vivir del diseño.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Retrato de Sebastián Vivarelli Sebastián Vivarelli Buenos Aires Seguidores: 330

Luz Del Carmen A. Vilchis Esquivel, editor EdiciónLuz Del Carmen A. Vilchis Esquivel Ciudad de México Seguidores: 168

Opiniones:
156
Votos:
133

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Vivir del diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 17/12/2013

Descargar PDF

Sebastián Vivarelli

Más artículos de Sebastián Vivarelli

Ilustración principal del artículo Héroes de papel
Título:
Héroes de papel
Sinopsis:
Símbolos, máscaras, trajes. Componentes visuales del «universo superhéroes» que llevados al afiche, definen identidades en un golpe de vista.
Compartir:
Retrato de Sebastián Vivarelli
Título:
El cine como espejo del diseño gráfico
Sinopsis:
Tipografías y actores, composición y puesta en escena: similitudes estructurales y conceptuales entre el cine y el diseño gráfico.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Camila Mendoza
0
Dic 2019

Este artículo hace bastante hincapié en varios ideales que se tiene acerca de la situación actual que vive el diseño como profesión en sí y los especializados en la misma, saliendo un poco de los esquemas en los cuales se encuentran inmersos la mayoría de los diseñadores. El sentido de ser un buen diseñador que te haga de una u otra forma resaltar del resto es poder plasmar cualquier tipo de pensamiento o idea en el trabajo de un mismo y que se establezca un tipo de comunicación visual de una manera única y diferente. Hay varios temas del diseño en sí los cuales con el pasar del tiempo se han ido perdiendo, es esencial tratar de explicar de una manera más profundizada la importancia y la utilidad de los mismos. A su vez es fundamental que a su vez ayudemos a educar a otras personas con los conocimientos que ya se ha venido teniendo sobre el diseño y la diferencia que puede marcar el mismo.

1
Retrato de Arianna Correia
0
Dic 2019

En mi opinión el artículo toca ciertos puntos e ideas populares entre los conocedores y practicantes del diseño gráfico de una manera distinta, rompiendo con las ideas que se repiten en el día a día, las cuales él cita en el artículo. Ser buen diseñador gráfico no gira en torno a los programas certificados que tienes, o la cantidad de tipografías pagadas, si no en saber comunicar de manera visual una idea logrando que ésta se diferencie de las demás. La recursividad es algo que se enseña en las universidades de diseño y me parece que es un tema del que poco se habla su grandísima importancia. En cuanto al trato con el cliente, creo que es importante establecer límites desde el inicio, dejar constancia de los acuerdos entre cliente y diseñador y más que todo demostrar desde un inicio el alto nivel de conocimiento que uno tiene por la carrera a través de la educación al cliente.

1
Retrato de Sebastián Vivarelli
330
Dic 2019

Comparto lo que argumentás. Ser buen diseñador excede el uso de tecnologías puntuales, y tiene más que ver con cultura visual, resolución de necesidades y comprensión del cliente. Slds.

0
Responder
Retrato de Andrea Varas Ruiz
1
Dic 2017

El diseño existe desde hace muchos años con la necesidad de comunicar visualmente, sin embargo, no desde hace muchos años es conocido como una profesión como tal. Es nuestra labor como diseñadores educar a la sociedad, de tal manera que se empiece a crear una cultura visual y a valorizar la labor del diseñador

1
Retrato de Cinthya Nayeli Gomez
0
May 2016

Creo que si queremos que nuestra carrera sea vista de otra forma debemos, de explicar a nuestros clientes las verdaderas ventajas que tiene un diseño, el impacto que puede llegar a tener, es verdad poco a poco ha ido cambiado la forma de verse el diseño pero aun nos falta mucho por mejorar, el crecimiento que valla teniendo nuestra carrera dependerá de nosotros, no se trata solo de a diario quejarnos si no realizar acciones que apoyen a que el diseño sea concebido de otra forma, cuando los clientes se dan cuenta de los beneficios que se pueden obtener por medio de un diseño, es cuando están dispuestos a pagar lo que realmente vale, y estoy totalmente de acuerdo el diseño es mucho más que solo manejar programas , los programas solo son una parte de las herramientas.

0
Retrato de Arisbeth Partida Gomez
0
May 2016

tiene razón muchas veces no le dan la importancia al diseño y creen que pueden opinar como si fuesen profesionales, que si bien puede servir para saber lo que el cliente quiere y adaptarlo a sus necesidades con alguna nueva propuesta. Es cierto que como estudiantes no tenemos la estabilidad económica para hacernos de tipografías o programas con licenciaras sin embargo eso no debe ser una oposición, se basa en la buena investigación detrás de cada propuesta de diseño.

0

Te podrían interesar

Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Mis clientes no me valoran, ¿qué puedo hacer?
Sinopsis:
Una excelente excusa para no hacernos cargo de una situación que exige nuestra atención: el perfil de diseñador debe transformarse.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Luciano Cassisi
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
El diseño y los géneros discursivos
Sinopsis:
Hay quienes sostienen que las producciones diseñadas conforman un género discursivo. Este artículo revisa esa idea, confrontándola con la práctica profesional del diseño.
Compartir:
Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
Ante las puertas de un nuevo desastre gráfico
Sinopsis:
El gobierno nacional argentino ha lanzado un concurso para el diseño de la identidad visual del Bicentenario.
Compartir:
Ilustración principal del artículo Rechazos positivos
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Rechazos positivos
Sinopsis:
Si no trabajamos en la comunicación de lo que somos y lo que hacemos, serán los clientes quienes lo definan de acuerdo a su mejor entender.
Compartir:
Retrato de Ricardo Acosta García
Autor:
Ricardo Acosta García
Título:
¿Qué es la gestión de clientes en los servicios de diseño?
Sinopsis:
Dentro de un estudio de diseño —en todas sus variantes—, la gestión de clientes es un aspecto vital de su organización y clave para su supervivencia a mediano y largo plazo.
Compartir:
Ilustración principal del artículo Claudicar o desdoblarse
Autor:
Norberto Chaves
Título:
Claudicar o desdoblarse
Sinopsis:
Un doble compromiso del profesional: con el servicio al mercado y con la solidaridad social.
Traducciones:
Compartir:

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Compartir: