El mercado ecológico

Las implicaciones de mercado que representa la implementación de conceptos ecológicos en las etiquetas, hacen necesaria una reflexión sobre el tema.

Javier Rejon, autor Javier Rejon Seguidores: 22

Puede parecer algo sencillo de entender: los consumidores que gustan de cuidar el medio ambiente comprarían productos que incluyan mensajes a favor del medio ambiente. Pero la realidad nos hace dar cuenta de que existe un «factor de estatus» que influye y que agrega un tono irónico a esta relación.

No se puede afirmar que todos los que dicen que se preocupan por el medio ambiente compran únicamente artículos que sean amigables con él, pero tampoco lo contrario. Pero sí se puede observar que —a pesar de las organizaciones y la concienciación ambiental— los productos de consumo masivo, que provienen de procesos industriales que generan una huella de carbono considerable, se venden cada vez más. Por ejemplo: una persona que sólo compra alimentos orgánicos y está comprometida con el medio ambiente, al mismo tiempo toma fotos con un celular de nueva generación en cuya fabricación se involucran muchos elementos contaminantes.

La dinámica es complicada ya que no pueden separarse completamente responsabilidad ambiental y consumo masivo. Lo que sí se puede hacer, sobre todo desde el lado de la empresa, es generar y transmitir información respecto a la huella de carbono, el proceso de los componentes de su producto y el impacto ambiental que tiene cada uno de ellos desde su fabricación hasta la puesta en el anaquel. Este es otro factor no aprovechado por la empresa.

Pero el mercado ecológico, ¿es la idea de la ecología o la acción en pro de la ecología? La empresa puede ofertar productos que se digan ecológicos, aunque ello no constituya un factor de cambio a favor del medio ambiente; es decir, designar a un producto como ecológico, sin que realmente lo sea, es una simple plataforma de ventas. Se puede argumentar que el mercado esta constituido por consumidores más interesados en evaluar la validez de la comunicación de la etiqueta, pero eso en realidad depende mucho del país, región, ciudad y del nivel cultural de cada consumidor.

El consumidor verde

Puede definirse al consumidor verde como aquel que se dice consciente del impacto ecológico del consumo y, sobre todo, de su propio consumo. Aquel que busca productos que causen el menor impacto posible.

Los atributos «ecológico» y «orgánico» son muy apreciados. La identificación que logre presentar el producto respecto a esos valores resulta fundamental para este consumidor verde: el etiquetado debe ajustarse a la normativa de los certificados orgánicos, y el proceso ecológico debe ser comprobable, desde la producción hasta la puesta en punto de venta. El marketing ecológico, que busca propagar ideas y comportamientos amigables al medio ambiente en la población, se une a esta conciencia.

La identificación de un conjunto de consumidores que demandan productos de este tipo y de empresas que están dispuestas a dárselos, constituyen una clara oportunidad de mercado; pero las empresas que, además de los productos, generen servicios que den lugar a la creación de comunidades alrededor de los temas ambientales, establecerán valores culturales que serán muy difíciles de olvidar.

Es probable que el impacto ecológico de un mismo artículo, producido en dos compañías diferentes, sea completamente distinto, debido a que existen muchos factores:

  • Procesos mal planeados
  • Procesos mal controlados
  • Maquinaria defectuosa
  • Mano de obra no capacitada
  • Materiales de baja calidad
  • Falta de supervisión
  • Malas decisiones gerenciales
  • Falta de dirección estratégica
  • Falta de información del mercado
  • Mala distribución

Por lo tanto, es importante que las empresas se revisen sus operaciones en busca de posibles mejoras. No se trata de dejar de hacer productos, se trata de hacerlos de la mejor manera posible para que su impacto sea lo más controlado.

El consumidor verde estará atento a la información y, en la medida en que pueda comprobar la veracidad de lo que la empresa manifiesta, se establecerá una relación de confianza y de consumo.

El eco-labeling

Los productos ecológicos necesitan identificarse, sea en la etiqueta o en algún lugar del envase, haciendo alguna referencia al cuidado ambiental. Por ejemplo: la miel tiene distintos tipos de normas a cubrir para poder denominarse «orgánica», pero el consumidor promedio no conoce ni la casa certificadora ni el valor del sello. No alcanza con que se cumplan los preceptos de etiquetado, también es necesario producir campañas de comunicación para que el público pueda identificar claramente los productos ecológicos, y esa es una tarea que deben llevar adelante todos los actores: productores, comercializadores y casas certificadoras. Así es posible lograr mercado potencial que confíe en la información brindada en la etiqueta y en su respaldo.

La tendencia actual (con diferencias en cada país) se inclina hacia la acción preventiva: cambiar la cultura de la sociedad para poder entender que los riesgos y las consecuencias de no cuidar el medio ambiente son para todos.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
29
Votos:
35

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo El mercado ecológico

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 30/04/2013

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo La mitificación de la creatividad
Título:
La mitificación de la creatividad
Sinopsis:
La creatividad, más que un concepto que revela un proceso y que se complementa con las habilidades únicas de cada persona se ha convertido en una consigna vacía y comercial.
Compartir:
Ilustración principal del artículo Identidad corporativa en la empresa familiar
Título:
Identidad corporativa en la empresa familiar
Sinopsis:
La empresa familiar en su concepción es, en muchos casos, un cúmulo de expectativas de alto sentido emocional. Las esperanzas de su éxito son altas, falta darle forma.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Julián Camilo Rueda
6
Nov 2015

Leer tu texto, me recordó este lindo pensamiento ( http://www.wakantanka.com/new/... ). Pensar en antropomorfizar los objetos resulta difícil en un un mundo donde la producción en serie homogeneiza la diversidad.. pero quizás resulta interesante pensarlo en la tolerancia y durabilidad de nuestra cultura material.

Tal vez así, recuperar la cultura de la reparación que escribe Germán Cantor., puede desembocar en dinámicas, estrategias. tácticas, principios, imaginarios.... más sostenibles y ecológicos con el planeta tierra.

1
Retrato de Germán Cantor
2
May 2013

Una buena contribución a lo ambiental sería recuperar la cultura de la reparación. Cada que un objeto se descompone, la tendencia es a desecharlo en vez de repararlo. Últimamente he optado por reparar todo lo que se pueda, incluso si el costo de la reparación se acerca al precio de compra. Puede parecer una tontería para mi bolsillo, pero siento la satisfacción de dar trabajo a un técnico reparador y disminuir la producción de basura.

1
Retrato de Javier Rejon
22
May 2013

Hola German, gracias por tu comentario, la tendencia es a no reparar y simplemente consumir.

0
Responder
Retrato de Angélica Tovar
0
Angélica Tovar
May 2013

Considero que una de las propuestas es crear productos sustentables, procesos de impresión y etiquetado incluirlos para tener un menor impacto ambiental.

1
Retrato de Angela Zamudio
8
May 2013

el tema del producto ecológico es bien complejo, considerando que la misma existencia humana genera un impacto ambiental considerable. El problema del impacto es meramente consumista: mucha gente, muchos productos, grandes empresas produciendo más para las masas. Creo que el verdadero diseñador ecológico es aquel que reinterpreta (objetos, productos) y reutiliza (materiales) y genera productos que perduren, y que un consumidor realmente consciente de su huella de carbono debe producir sus propios alimentos, comprar menos y gastar menos.

0
Retrato de Javier Rejon
22
May 2013

Hola Angela, gracias por tu comentario, coincido que mucho es educación y consumo responsable.

Saludos.

0
Responder
Retrato de Luis Moreno
7
May 2013

Sería muy importante para la naturaleza, que las empresas elaboren productos con mayor durabilidad (especialmente los de uso masivo). Porque no se cual es la media, entre ecología y consumo. O cual es el punto de equilibrio entre la naturaleza y las de teorías de la obsolescencia.

1
Retrato de Javier Rejon
22
May 2013

Hola Luis, gracias por tu aportación, es un punto de vista interesante, la durabilidad y su impacto ecológico y por otro lado el impacto de rentabilidad para las empresas.

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar una marca

15 horas (aprox.)
1 febrero

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 marzo

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 abril