Rechazos positivos

Si no trabajamos en la comunicación de lo que somos y lo que hacemos, serán los clientes quienes lo definan de acuerdo a su mejor entender.

Retrato de Fernando Del Vecchio Fernando Del Vecchio Buenos Aires Seguidores: 790

Opiniones:
116
Votos:
192
Compartir:
Ilustración principal del artículo Rechazos positivos

De alguna manera, Luisa sintió que en este caso —nuevamente— la reacción del cliente sería la misma que ha venido recibiendo desde que comenzó con su trabajo independiente.

Un cliente solicita el diseño de un logo, para «tener una marca que mostrar en sus carteles y folletos promocionales»; la propuesta de trabajo —que incluye el diseño de la marca gráfica— es considerada elevada en términos de precio; el cliente descubre que su programador también puede «dibujar el logo», e incluirlo en el precio que habían acordado de antemano, como un adicional y pequeño favor a cambio del servicio de mantenimiento del sitio web (que está diseñando) durante el siguiente año.

Luisa entendió que en este caso, como ya había sucedido antes, su trabajo estaba siendo desvalorizado. Durante toda la mañana posterior a la recepción de la respuesta del cliente (agradeciendo por la prontitud, pero rechazando la misma por cuestiones de precio), estuvo pensando en alternativas diferentes, no ya de trabajo en diseño gráfico, sino de trabajo en otras áreas. En definitiva, si los clientes piensan que «hacemos dibujos», resulta muy difícil cotizar un trabajo explicando las particularidades y la complejidad que existe detrás del diseño de identidad.

Perdido por perdido, y con la intención de que al menos en este caso el cliente supiera qué debía considerar frente al trabajo que haría su proveedor, escribió una pequeña recomendación donde le sugería qué tener en cuenta, de qué forma el cliente podría solicitar el trabajo al diseñador del logo, de qué forma debería su proveedor entregarle el material, de qué forma podría utilizarlo, etc.: en definitiva, una especie de recomendación profesional no solicitada, que le permitiría al cliente —aún sin contratarla— lograr su cometido.

La intención al escribir la recomendación, fue simplemente ubicarse en un lugar distinto. En lugar de seguir reconociendo que su trabajo es el diseñar, asumió —a partir de la molestia que le generó la reacción de este cliente (algo así como «la gota que rebalsó el vaso»)— que no trabajaría nunca más de acuerdo a la creencia errónea de sus clientes, sino a partir de la comunicación de un tipo de servicio distinto: el asesoramiento primero, el diseño después. En términos estratégicos, comienza a pensar su relación con el entorno desde un punto de vista diferente, y plantea un juego distinto.

En definitiva, si alguien alguna vez llegara a contratarla, será por la capacidad de expresar el valor de su trabajo, representado en la capacidad de explicar qué significa el trabajo de identidad, qué implica en términos de valor para sus clientes en cuanto a la capacidad de comunicar efectivamente una idea a los clientes de sus clientes. La propuesta económica detrás de su «nuevo servicio», por llamarlo de alguna forma, sería muy distinta a la que estuvo acostumbrada hasta ese momento.

Decidió poner en práctica otra forma de calcular sus precios, lo que en primera instancia la asustó un poco: la primera cotización que realizó a la semana de tomar en consideración esta alternativa, ubicaba sus precios en el doble de lo que habría cobrado anteriormente.

Su sorpresa fue mayor cuando el cliente aceptó ambas propuestas —la propuesta técnica con la explicación del proyecto y la propuesta económica con el presupuesto— luego de hacerle dos o tres preguntas sobre los tiempos de ejecución y la forma de pago.

Sin embargo, no estaba preparada para recibir el mensaje que acaba de llegar a su casilla de correo: el cliente al que había enviado su primera recomendación, aquel que iba a encargar el diseño del logo a su proveedor web, acaba de pedirle que se encargue de ese proyecto, al precio que le había enviado originalmente, en las condiciones en que le había presentado la propuesta hace unas semanas. 

Un llamado telefónico al otro día le permitió saber lo que había ocurrido: cuando el cliente entendió la propuesta de Luisa y fue con ella a su proveedor web, éste entendió que el trabajo de «diseñar el logo» era un poco más complejo. Ante el nuevo escenario, le explicó al cliente que ese trabajo, de esa forma, debería ser cotizado, y el precio recibido fue casi el triple de lo presupuestado por Luisa.

—¿Y ahora qué hago?—, me preguntó contrariada.

—No sería prudente modificar el precio de la propuesta original, porque ello supondría una especie de «revancha». Lo que debes decidir es si vas a hacer el trabajo o no, y en qué condiciones (si es que hay algunas condiciones no especificadas en la propuesta original, que debas considerar ahora). Para tomar una decisión, deberías tener en cuenta —ahora que tus precios son más elevados— si este proyecto te permite conseguir algo más: mejorar el portfolio, cotizar un servicio adicional para este cliente en este proyecto, proyectos a futuro con este cliente, etc. Si no visualizas nada de valor a partir del trabajo con este cliente, ¿para qué aceptarlo? Ya has ganado: has logrado modificar tu servicio a partir de entender el valor de tu trabajo, has logrado comunicar efectivamente el valor de tu trabajo a un precio acorde a tus expectativas, y has comenzado a tener respuestas positivas; adicionalmente, el cliente que te había rechazado ha vuelto, dispuesto a trabajar contigo. Lo mejor que puedes hacer, si tienes trabajo, es rechazar diplomáticamente su pedido.

—¿Decirle que no?

—Por supuesto. Muchas veces, decir que no es la mejor respuesta. 

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora! Necesitamos tu ayuda para continuar produciendo contenidos gratuitos. Considera apoyar el trabajo de FOROALFA con una donación de cualquier valor en PayPal.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Fernando Del Vecchio Fernando Del Vecchio Buenos Aires Seguidores: 790

EdiciónLuciano Cassisi Buenos Aires Seguidores: 1761

Opiniones:
116
Votos:
192
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Rechazos positivos

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 14/01/2014

Fernando Del Vecchio

Más artículos de Fernando Del Vecchio

Título:
Cobrar antes, cobrar mejor
Sinopsis:
En un contexto inflacionario, dirigir un estudio de diseño requiere mayores habilidades administrativas de las que muchos reconocen.
Compartir:
Título:
¿Cuál es el problema detrás del pedido del cliente?
Sinopsis:
El diseñador debe comprender el problema detrás del pedido del cliente, para poder presentarle una propuesta técnica y económica acorde al nivel profesional que desea proyectar.
Compartir:
Título:
Mis clientes no me valoran, ¿qué puedo hacer?
Sinopsis:
Una excelente excusa para no hacernos cargo de una situación que exige nuestra atención: el perfil de diseñador debe transformarse.
Compartir:
Título:
¿Cómo vender diseño?
Sinopsis:
Cuando el concepto de cliente no está claro, surgen dificultades para desarrollar habilidades de gestión que orienten adecuadamente el proyecto profesional.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Wendy Guerrero
0
Wendy Guerrero
Hace 4 meses

La falta de respeto que es tan irritante para los diseñadores a menudo se debe a la desconexión entre el papel que desempeñan los diseñadores en su organización y la falta de comprensión y apreciación de lo que entra en el oficio por parte de aquellos fuera de la profesión. Los empleados no creativos a menudo perciben el trabajo de diseño como algo tan simple como arrastrar y soltar, cuando en realidad podría ser mucho más complicado.

A menudo una mentalidad de "hacer que parezca bonito" puede invadir a las empresas, en lugar de una postura más inteligente y eficaz de "cómo podemos reposicionarnos visualmente para crear algo único.

Las personas deben entender que el diseño gráfico es igual de importante que otras profesiones.

0
Responder
Retrato de Ivan Abbadie
44
Ivan Abbadie
Hace 6 meses

el valor del diseño es incuestionable, para ello es imperante comprenderlo, comunicarlo, ejercerlo con responsabilidad.

0
Responder
Retrato de Ericka Villavicencio
0
Ericka Villavicencio
Hace 10 meses

Nuestro trabajo es igual que de complejo que cualquier otro, y es lo díficil de aclarar a los clientes con todo esto de la tecnología. Se podría hasta decir que ya no sólo desvalorizan nuestros "dibujos" sino que todo lo relacionado a la comunicación, por ejemplo, el diseño de posts está muy desvalorizado hoy por las aplicaciones de Canva, PicCollage y muchas otras, cuando no debería ser así. Todo es pensado y llevado a una estrategia eficaz que ayudará a potenciar a los clientes. Por esto y todo el tiempo que le ponemos, no debemos permitir este abuso. Buen artículo.

0
Responder
Retrato de Ana Luque
0
Ana Luque
Hace un año

Este fue uno de los puntos claves "no trabajaría nunca más de acuerdo a la creencia errónea de sus clientes, sino a partir de la comunicación de un tipo de servicio distinto: el asesoramiento primero, el diseño después." Pues me ha tocado en que el cliente no acepta diseños pero sei sugerencias en cómo puede mejorar, uno tiene que ponerse en los zapatos y analizar el problema, ya no solo de la marca, también del cliente para entender el por qué no. Y sí, es una realidad lo que mencionas en tu artículo.

0
Responder
Retrato de Emilio Chaguay Bustamante
0
Emilio Chaguay Bustamante
Hace un año

El artículo hace referencia a la realidad laboral no solo en nuestro campo como diseñadores, hay veces que los clientes nos quieren pagar los valores que ellos creen conveniente sin saber el esfuerzo no solo mental sino también físico que involucra para entregar un trabajo de alta calidad. A los diseñadores se nos ha conceptualizado como dibujantes, y todo depende de nosotros mismos porque caemos en el error de aceptar sus propuestas sin entrar a una negociación, debemos de defender nuestros trabajos, rechazar los malos comentarios y aceptar los buenos comentarios o críticas.

0
Responder
Retrato de Arianna Correia
0
Arianna Correia
Hace un año

Muy acertado artículo en mi opinión. Como diseñadores tendemos a culpar totalmente al cliente cuando éste cae en la idea de que solo hacemos dibujos, y que por qué cobramos tanto, cuando debemos educarlo no sólo en torno al proyecto de diseño, si no a su vez en cómo este funciona y se desarrolla, qué hay detrás y por qué es de alto valor el proceso dentro del proyecto. La investigación, pruebas, teorías de color y forma, etc, son parte de nuestro valor como diseñador porque sólo nosotros podemos entender y poner en práctica todo esto para elaborar una estrategia de diseño funcional y sobre una buena base de conocimientos.

0
Responder
Retrato de Mili Sigcho
0
Mili Sigcho
Hace un año

Completamente de acuerdo, en el mundo laboral, lamentablemente el diseñador es subestimado y por lo tanto hay ocasiones que los clientes creen que se puede regatear o creen que pagar cierta cantidad por un dibujo es demasiado. No podemos culpar al cliente, ya que el no sabe, nosostros somos los que debemos hacer valorar nuestro trabajo.

0
Responder
Retrato de Sheyla Torres
0
Sheyla Torres
Nov 2018

Solo deseo decir una palabra: Magnífico. Es verdad que en ocasiones las empresas abusan cuando regatean un precio por el diseño de un logo, o nos encontramos con clientes que tratan de minimizar el trabajo de un diseño. Pero somos los indicados para valorar nuestro trabajo, somos las personas idóneas para saber cuáles son las expectativas de un empresario y satisfacerlas. Qué buenos consejos me ha brindado este artículo. Gracias.

0
Responder
Retrato de Raul Cibeles
0
Raul Cibeles
Dic 2017

Muchas veces lo más importante es la cultura y pasión. Muchos no la valoran porque no tienen un referente. Hay un gran problema que es la ética, y la de respeto a tu trabajo. Muchas veces se plagian los diseños y se regalan los trabajos.

0
Responder
Retrato de Camilo Benitez
0
Camilo Benitez
Nov 2017

Estoy de acuerdo con lo que se propone en la lectura al decirle que no a un cliente, sin dejar a un lado que es algo comun no saber cuanto vale el trabajo de uno y mas si se es una perdona nueva en el campo, lo mas importante es no menos preciar nuestro trabajo o sentirnos menos que otras perdonas en nuestro mismo campo ya que todos tenemos diferentes formas de abordar el trabajo.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
Quiero cambiar mi logotipo: ¿cómo hago?
Sinopsis:
Las dificultades de un empresario que quiere orientarse en el desconocido (para él) mundo de los diseñadores gráficos.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
279
Opiniones:
154
Seguidores:
865
Ilustración principal del artículo Yahoo: hágalo usted mismo
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Yahoo: hágalo usted mismo
Sinopsis:
Cómo creó su nuevo logotipo el ex-gigante de las búsquedas por internet.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
122
Opiniones:
146
Seguidores:
1761
Ilustración principal del artículo Vivir del diseño es más fácil de lo que parece
Autor:
Eduardo Espinoza
Título:
Vivir del diseño es más fácil de lo que parece
Sinopsis:
Cómo definir tu oferta de servicios, cómo encontrar y conseguir clientes para que tu proyecto creativo pueda prosperar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
236
Opiniones:
77
Seguidores:
97
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Cobrar antes, cobrar mejor
Sinopsis:
En un contexto inflacionario, dirigir un estudio de diseño requiere mayores habilidades administrativas de las que muchos reconocen.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
80
Opiniones:
27
Seguidores:
790
Ilustración principal del artículo Desde los soldados hasta los youtubers
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
Desde los soldados hasta los youtubers
Sinopsis:
Baby Boomers, Millennials, GenX, GenZ y su influencia en el diseño de packaging.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
44
Opiniones:
9
Seguidores:
545
Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
Diseño y estrategia de marca
Sinopsis:
Dos recomendaciones para programar el diseño de marcas de alto rendimiento.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
90
Opiniones:
14
Seguidores:
865

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 mayo

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 junio

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 junio

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 julio

Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 julio

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 septiembre