El testeo de la marca corporativa

La irrelevancia de la opinión pública en las decisiones estratégicas.

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3335

Opiniones:
27
Votos:
159
Compartir:

La marca corporativa en sentido estricto, o sea, la marca de una organización con estrategia de branding independiente de sus productos o servicios, es la que presenta menores dificultades a su diseño. Pues sólo guarda relación de servidumbre con el posicionamiento estratégico; o sea, trascendente a todo registro inmediato o coyuntural. El «target» de la marca corporativa no es ni el usuario inmediato ni su mercado real, sino la sociedad en su conjunto. Ello significa que los códigos que ha de respetar su diseño son los que permitan localizarla en los paradigmas corporativos de su sector garantizando su excelencia gráfica, su longevidad y su exacto grado de singularidad.

Esta tarea no puede resultar en absoluto difícil para un diseñador avezado. Aun así, el diseño de una marca corporativa debe satisfacer una serie extensa de condicionantes: la experiencia profesional permite detectar unos quince. Estos condicionantes obran como parámetros del diseño y evaluación de las marcas, y su incidencia es específica, o sea que el predominio de unos parámetros sobre otros varía según cada caso. Por lo tanto, la garantía de calidad y pertinencia del diseño de la marca la dan dos habilidades básicas del diseñador:

  1. su capacidad para de detectar de manera objetiva y exhaustiva los parámetros pertinentes al caso y el grado de prioridad e intensidad con que deberá satisfacerse cada uno; y

  2. su idoneidad en la aplicación de esos parámetros al diseño; o sea, la riqueza de sus recursos gráficos y de sus criterios de selección y combinación, y su sensibilidad para registrar matices de sentido y obtener una «sintonía fina» en el ajuste al caso.

Esos parámetros, que como se dijo son numerosos, pueden dividirse en dos grandes grupos: aquellos que garantizan el ajuste al perfil (estilo, tipo marcario, vigencia, etc.) y aquellos que garantizan el ajuste a las condiciones de comunicación (legibilidad, pregnancia, suficiencia, etc.). El diseño de marcas corporativas, asumido con idoneidad profesional, elimina prácticamente todo margen de error, pues sustituye las propuestas puramente intuitivas por soluciones ajustadas a requisitos específicos previamente detectados. Si en el diseño de una marca gráfica corporativa se toman en cuenta y satisfacen todos los parámetros de calidad y pertinencia específicos del caso, la marca diseñada responderá al perfil estratégico de la organización. Ese perfil contiene necesariamente los atributos valorables por su audiencia estratégica y, al respetárselos, quedará implícito el reconocimiento público.

El experto en diseño de marca corporativa necesariamente domina los códigos socialmente vigentes y estables (la marca es estratégica y, por lo tanto, de largo plazo); códigos que permiten registrar aquellos valores (clasicismo, modernidad, culturalidad, tecnicidad, solidez, dinamismo, elegancia, etc.) y, en función de ellos, definir los rasgos gráficos de la marca más adecuados. El diseñador, por su propio oficio, sabe prever las connotaciones de la gráfica en la lectura social, lectura que, además, se consolidará con el tiempo por la coherencia del discurso de la organización.

Por otra parte, gracias a la satisfacción de los parámetros de rendimiento, la marca diseñada también responderá eficazmente a las condiciones de comunicación de la organización (distancia, velocidad, iluminación, tamaño, etc.) Cumplidos con idoneidad profesional todos esos requisitos, la marca diseñada quedará suficientemente verificada. Su calidad y pertinencia será indudable y, por lo tanto, hará superflua toda otra prueba, tal como los «testeos». La marca corporativa es estratégica, o sea, carece de funciones tácticas: su eficacia identificatoria se produce por la pertinencia de su diseño y por la coherencia y estabilidad de su implantación.

Por todo lo anterior, supeditar la aprobación de una marca a la opinión del público es, en principio, absurdo y, en muchos casos, temerario. La opinión acerca de una marca gráfica corporativa emitida de modo inmediato, espontáneo y fuera de contexto, por parte de supuestos representantes de la audiencia («focus groups» o encuestas) no necesariamente registrará los valores estratégicos de la marca gráfica; marca que se interpretará e implantará en el contexto de la comunicación integrada. Y, desde ya, el opinante no podrá ponderar los aspectos funcionales, técnicos, de la marca, pues difícilmente los conozca. O sea que la lectura inmediata no es necesariamente representativa ni definitiva.

El testeo, por otra parte, entraña riesgos en la selección de los opinantes, en el tipo de información a extraer de ellos y en el tipo de uso práctico de esa información. La tendencia dominante es apuntar al «target» de usuarios para detectar la lectura de la marca (registro de valores) y su grado de empatía con ella (agrado, simpatía, fiabilidad, etc.) Este criterio merece ser revisado.

Preguntarles a los adolescentes que curiosean en las tiendas de SONY si les gusta el logotipo de SONY (su marca predilecta) sería francamente absurdo, pues ellos sólo reparan en el logotipo para saber quién ha fabricado aquellos aparatos que tan felices los hacen. Pues, mientras aquellos niños globales compran sus abalorios por millones en todo el planeta, SONY firma un convenio estratégico con Philips Morris y otro con la NASA. Por cierto, en una firma conjunta de SONY y la NASA, con sólo mirar sus marcas queda claro de quién es el negocio. Y, por otra parte, en un hipotético testeo de ambas ante los adolescentes, muy probablemente el gusto juvenil se inclinaría por la grotesca marca de la NASA.

Muy probablemente el testeo de la marca original de Repsol (que quizá se haya realizado) habría arrojado un resultado positivo. Pero esa marca poseía en lo tipológico y lo estilístico defectos tan graves que la propia empresa tuvo que corregirla con posterioridad a su implantación. Errores que un testeo no podría nunca detectar. Un trabajo profesional minucioso habría seleccionado el tipo marcario adecuado de partida.

No menores que los de SONY son los compromisos estratégicos de las empresas locales de servicios públicos, por no citar a las instituciones del Estado, y al Estado mismo, que crea marcas-país muy inferiores a las marcas corporativas que, supuestamente, deben respaldar; marcas-país muy posiblemente festejadas por los focus groups, por ser «originales», «modernas» y «descriptivas».

Finalmente, otro aspecto a controlar en los testeos es la interpretación y aplicación práctica de sus resultados, que no necesariamente consiste en obedecer las opiniones de los consultados. Si un opinante afirma, por ejemplo, que el logotipo que le muestran no lo convence pues lo encuentra «demasiado clásico», tal opinión confirmaría la validez del logotipo si lo clásico formara parte del perfil estratégico de la organización.

De todos modos, la compulsión al testeo tiene sus fundamentos. En amplias capas de los directivos de marca y de sus diseñadores, sobrevive una idea arcaica de la marca gráfica y, por tanto, de su gestión. Privados ambos de recursos técnicos para programar y diseñar marcas, adscriben a una visión puramente empirista de esa labor. El diseño de una marca es, para ellos, producto de la imaginación formal al servicio de intuiciones o preconceptos.

Ausentes una programación racional del encargo («brief») y un dominio de los condicionantes que pautarían objetivamente el diseño, los productos de éste nacen huérfanos de racionales, privados de una fundamentación basada en parámetros objetivamente operantes. La decisión ante versiones alternativas basada en argumentos superficiales, en la mera opinión o el gusto personal, queda a la deriva. El testeo aparece así como tabla de salvación. «Como no sabemos decidir le preguntamos a su majestad el target». El testeo es, por lo tanto, el cuerpo del delito: la manifestación de una insolvencia profesional. Paradoja de paradojas: se delega en el target una toma de decisión estratégica para lo cual el target está inhabilitado. Un caso de desgobierno.

En ese sentido, mucho más útiles que los testeos de las marcas diseñadas son, en todo caso, los estudios previos del imaginario social. Tales estudios se realizarían no para amoldarse miméticamente a ese imaginario sino para disponer de un marco de referencia para las decisiones de diseño correctas. Y éstas bien podrían ser las que se orienten en una dirección opuesta a la marcada por las opiniones del público.

Dicho sintéticamente; toda decisión estratégica debe sustentarse en la información más objetiva y completa posible; pero, una vez tomada, testearla implica no sólo poner en duda todo el trabajo realizado sino, peor aún, hacerlo sin garantía alguna de que los resultados del testeo mejoren la decisión; o, incluso, con el riesgo de que, dejándose llevar por ellos, tal decisión empeore.

La marca corporativa es estratégica; y las estrategias no se testean.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3335

Opiniones:
27
Votos:
159
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
Código QR de acceso al artículo El testeo de la marca corporativa

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Norberto Chaves

Más artículos de Norberto Chaves

Título:
Toda marca debe ser...
Sinopsis:
Doce normas supuestamente «universales» del diseño de marcas gráficas.
Compartir:
Título:
Marca cromática y semántica del color
Sinopsis:
La significación del color motivada por el anclaje del signo en códigos preexistentes, y la significación del color por la progresiva convencionalización de la relación arbitraria, no motivada, entre el signo y su referente.
Compartir:
Título:
Pensamiento tipológico
Sinopsis:
Un requisito fundamental para saber evaluar y diseñar correctamente signos gráficos marcarios.
Compartir:
Título:
Diez principios del diseño gráfico
Sinopsis:
Versión sintetizada, a modo de decálogo.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Miguel Valladares
0
Miguel Valladares
May 2017

Estimado Norberto: sigo con mucho interés la profusión de conocimiento que produces, evidenciando investigación y objetividad. A nivel metodológico es muy necesaria tu reflexión, pues no es infrecuente escuchar a alumnos argumentar la "necesidad" de testear sus bocetos para así validar su propuesta. Por supuesto que compartiré su artículo como recurso para enfatizar la relación entre estrategia y producción de sentido. Muchas gracias.

2
Responder
Retrato de Diana Febres Tapia
2
Diana Febres Tapia
Nov 2016

Al seguir a piejuntillas modelos prediseñados para "trabajar marcas" estamos cometiendo un error garrafal !!! Peor aún cuando hacemos caso a la insistencia de la organización para que se testee la marca que para ella, hemos diseñado.

Gracias Norberto por compartir con nosotros estas habilidades básicas del diseñador ya que al dedicarnos a adquirirlas y aplicarlas apropiadamente, si se diera el caso; tendremos la certeza de que nuestra estrategia marcaria no requiere de ningún testeo.

0
Responder
Retrato de  ________
0
________
Jun 2016

Este artículo dice todo, pero no dice nada, tienen un redactor filósofo experimental, es aburrido de leer sus. Sus términos muy rebuscados. Leí los dos primeros párrafos y ya me quería salir.

0
Retrato de Diana Febres Tapia
2
Diana Febres Tapia
Nov 2016

Si así opinas estoy segura de que tu propuesta es mucho mejor ¿por qué no la compartes?

3
Responder
Retrato de Pau Seguí
0
Pau Seguí
Mar 2016

Excelente artículo... Un saludo

0
Responder
Retrato de Jorgelina Imfeld
9
Jorgelina Imfeld
Ene 2016

Excelente.

De acuerdo, elevado, para pensar y confiar más en el criterio de quienes tomamos decisiones de marca; no someter todo a focus group. A más información, más nos empantanamos... Al menos, en mi experiencia. El criterio de me gusta/no me gusta un diseño derriba años de argumentación y de sentido estético por la formación que tenemos lo que trabajamos en este ámbito.

0
Responder
Logotipo de Serlial
0
Serlial
Dic 2015

Muy interesante, llevamos tiempo dando vueltas sobre nuestra marca corporativa y tu articulo nos ha puesto en el buen camino.

Muchas gracias

0
Responder
Retrato de Roberto Álvarez
0
Roberto Álvarez
Dic 2015

Todo lo que escribe Norberto es digno de mi admiración..

0
Responder
Retrato de Estefania San Martin
0
Estefania San Martin
Dic 2015

Basicamente la marca es la personalidad que la empresa como tal quiere representar, debemos tomar encuenta todo lo que como marca debemoa representar, la responsabilidad va de la mano de una marca permitiendo su crecimiento con un testeo bien estructurado. Me parecio el tema muy interesante, gracias por enriquecernos con este tipo de articulos. Muchas gracias.

0
Responder
Retrato de Andre Terán
0
Andre Terán
Dic 2015

Es muy interesante el tema, los parámetros como nos indica podemos garantizar que una empresa tenga un crecimiento por el testeo bien estructurado, sabiendo cuales son las alternativas que vamos a realizar en una empresa u organización, verificar el estilo, que sea legible para un target que se mantiene en la empresa, hace que los clientes tengan mayor pregnancia y permitan quedarse con los productos que prefieren. Y la información es la clave para siempre tomar decisiones correctas y complementar con los objetivos trazados.

0
Responder
Retrato de Ivan Abbadie
44
Ivan Abbadie
Dic 2015

sin duda coincido con lo aquí escrito, es la gran diferencia entre llamar ʼlogotipoʼ a todo signo marcario (como incluso lo hacen muchos ʼprofesionales especializadosʼ) y hablar de la amplitud en materia de identidad gráfica; es la diferencia de conocer el objetivo y características de las marcas gráficas, de su contexto, de su rol identificador.

creo notorio que hay un desconocimiento al ejercer la profesión, ya que someter a consideración de un grupo de personas (que no son precisamente las que tienen la capacidad de tomar esa decisión) una determinada cantidad de opciones para ʼdefinirʼ la ʼmejorʼ opción es uno de las principales causas que conllevan a la ineficiencia, a la inoperatividad; sin duda es importante saber, investigar y conocer quien es el usuario de la comunicación gráfica como también llevar a cabo un adecuado proceso de trabajo.

"el problema de la creatividad no es generar cien ideas y que todas sean buenas, sino saber cuál es la mejor." (joan costa)

1
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Marcas digitales: ¿cómo diseñarlas?
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Marcas digitales: ¿cómo diseñarlas?
Sinopsis:
Qué son las marcas digitales y cómo influyen las nuevas tecnologías en el diseño de signos identificadores de organizaciones y productos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
11
Opiniones:
3
Seguidores:
1481
Retrato de Ricardo Velázquez
Autor:
Ricardo Velázquez
Título:
Creatividad devaluada
Sinopsis:
Cómo hacer valer la creatividad en diseño gráfico.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
97
Opiniones:
81
Seguidores:
14
Retrato de Sebastian Guerrini
Autor:
Sebastian Guerrini
Título:
¿Somos así, o nos hacen así?
Sinopsis:
Desde siempre los estados se han valido de las imágenes para construir conceptos identitarios en el seno de sus poblaciones. Hoy el diseño es protagonista de ese proceso.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
58
Opiniones:
29
Seguidores:
151
Retrato de Jorge Rojas
Autor:
Jorge Rojas
Título:
La analogía del iceberg
Sinopsis:
Los sistemas de identidad son elementos fundamentales para el desarrollo de las empresas, pero deben reflejar información real para no volverse en su contra.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
32
Opiniones:
20
Seguidores:
8
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
La marca: ¿vestimenta o disfraz?
Sinopsis:
Convencidos de que lo único importante es ser novedosos, muchos directivos y diseñadores en lugar de identificar empresas, instituciones y hasta países, producen marcas que, curiosamente, no se parecen a sus dueños.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
231
Opiniones:
81
Seguidores:
3335
Retrato de Chuy Velez
Autor:
Chuy Velez
Título:
Mexketing: México como marca
Sinopsis:
El cúmulo de acontecimientos que han ocurrido en México le han dado un rostro y carácter, que lo han convertido en marca de tipo social.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
10
Opiniones:
7
Seguidores:
6

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril