¿El diseño está perdiendo valor?

Con los años el diseño se ha vuelto más reconocido, pero no siempre más valorado.

Carlos Ávalos Villa de Mayo
Followers:
44
Comments:
67
Votes:
155
Compartir:

Este artículo está dirigido a aquellos diseñadores que perciben que, en el último tiempo, no los están eligiendo por la calidad de su trabajo sino por el monto de sus honorarios; y a aquellos que, por alguna u otra razón, se han visto obligados a someter sus ideas a consideración sin percibir remuneración alguna a cambio —léase: participar de concursos gratuitos—. También apunta a quienes sienten que no consiguen ni el tiempo ni el lugar profesional para desplegar sus talentos, ya que son convocados cuando está casi todo dicho y lo que queda por decidir es el «tiempo de entrega». Seguramente haya otros que mantienen con sus clientes una relación de respeto mutuo y encuentran reciprocidad a la hora de establecer sus honorarios profesionales; para ellos van las felicitaciones del caso y la sugerencia de que sigan haciendo las cosas tal como lo están haciendo. Con los que viven lo contrario quiero compartir estas inquietudes y reflexiones.

El diseño al alcance

En relativamente pocos años la oferta profesional de diseño se ha incrementado exponencialmente. Las tareas de diseño en las organizaciones se han multiplicado y hoy tenemos diseñadores no solo en las agencias de diseño, los hay también en las agencias de publicidad; en casi todas las organizaciones grandes existe un estudio de diseño cautivo; las imprentas tienen diseñadores, al igual que muchas dependencias del estado y muchas ONG. El diseño gráfico se ha convertido en una profesión necesaria y al alcance de todos. Sin embargo, la insatisfacción que he percibido y comprobado con aquellos con los que he intercambiado opiniones, se dirige no tanto a la profesión en sí, sino al espacio profesional que ocupan los diseñadores dentro de las organizaciones. Lejos de renunciar a la vocación por el diseño, muchos sueñan con lograr un mayor reconocimiento por el trabajo que desempeñan, ya que perciben con claridad los logros que ayudan a obtener, pero que no se traducen ni en una mejor posición dentro del organigrama de decisiones ni en una mejor remuneración económica.

Una hipótesis que manejo hace un tiempo es que el diseño se está convirtiendo en un commodity. Un commodity es un término anglosajón para describir un tipo de «producto o servicio que por su amplia oferta genera menores márgenes de ganancia y disminuye la importancia de otros factores excepto el precio».1 Los bajos salarios que perciben los diseñadores, la amplia oferta profesional del mercado, la predisposición a trabajar por márgenes muy estrechos, la no inclusión en los altos estamentos de decisión organizacional y la tendencia de las empresas a evaluar a los diseñadores según un «tarifario» —en lugar de su talento— presenta un contexto que podría tender al commodity.

Esta situación no se repite en todos lados ni en todos los casos. Por el contrario las marcas y organizaciones más trascendentes del mundo tienen al diseño como herramienta estratégica, saben que la creatividad y la transformación cualitativa que ofrece la profesión los hace mejores y más competitivos. Tanto es así que no resulta una sorpresa ver profesionales del diseño sentados a la mesa del directorio o presentes a la hora de proyectar escenarios futuros.

Antes y más arriba

Hace un año me topé con el artículo de una revista especializada en comunicación visual en la cuál se hablaba de la relación inversamente proporcional entre honorarios profesionales y punto de entrada a un proyecto. El autor sostenía que cuánto más tarde entra un diseñador a participar en un proyecto, menores son los honorarios que percibe. Por el contrario se remunera considerablemente más por participar en las etapas de gestación que en las de implementación. A grandes rasgos, hablamos de la diferencia entre un aporte intelectual y un aporte técnico. En las etapas iniciales, los presentes suelen pertenecer a los estamentos superiores del organigrama, mientras que en las etapas de implementación, el control de la gestión se encuentra en manos de personal cuyo interés pasa por cumplir con fechas de entrega y asegurarse de que los costos del proyecto sean respetados. Cuando el diseño se hace protagonista de la estrategia de la organización suele estar presente en la primera etapa; cuando es simplemente una herramienta técnica aparece a último momento. Curiosamente esta situación estaba ilustrada con un gráfico que mostraba una curva que descendía de noroeste a sudeste, siendo el punto noroeste el lugar de mayor rentabilidad.

A raíz de esto inicié un proceso informal de indagación entre clientes y colegas acerca de experiencias, de managers con diseñadores y viceversa. La idea detrás de la consulta era entender qué habilidades, talentos y saberes necesitan los diseñadores para estar en el inicio de la conversación, para así participar de los proyectos en calidad de «cerebro» en lugar de «mouse». Con algunas diferencias menores —y la limitación inherente a lo pequeño de la muestra—, ambos grupos reconocieron que en general aparecen dos requisitos:

  1. Hablar el mismo «idioma».
  2. Hacerse cargo de los resultados.

Paradigmas en conflicto

A pesar de que ejecutivos y creativos ven el mundo desde ópticas dispares, ambos coincidieron en resaltar —sobre todo los primeros— la importancia de que en instancias de génesis lo más importante es poder hablar el mismo idioma. Esta definición refiere, a grandes rasgos, a dos dimensiones: en primer lugar tener una compresión acabada del rumbo estratégico de la organización y en segundo lugar, habilidades de gestión interpersonal.

En esta instancia se espera que el diseñador —aparte de su aporte creativo y su mirada original— tenga plena conciencia del quehacer de la organización para la que trabaja: sus necesidades a corto y mediano plazo, sus objetivos de largo aliento, su estrategia de marca, su entorno competitivo y sus fortalezas empresarias. Desde esa posición las sugerencias y aportes que hacen los profesionales del diseño son tomadas con respeto, dado que se hacen con conocimiento de causa. En cambio, cuando se ignoran los valores de la organización —y la marca—, aún las buenas contribuciones son sospechadas de incoherentes.

Como segunda premisa surge el reclamo por una mayor destreza en la gestión interpersonal —lo que terminó por resumirse como la habilidad de ponerse en el lugar del otro—. En este caso se trata de entender el marco filosófico y psicológico de los que administran las empresas. Lo que para unos es el centro de su experiencia vital, para el otro es una toma de riesgo en la que se puede perder el trabajo. Los diseñadores vivimos con entusiasmo la posibilidad de modificar el status quo y así transformarlo en algo que consideramos mejor, optimizado. Contrariamente, los que gestionan los negocios de las organizaciones, no miran con buenos ojos la incertidumbre, ya que toda originalidad siempre tiene final incierto; como diría Roger Martin miran al futuro a través del espejo retrovisor. Lo nuevo, lo distinto, el camino aún no recorrido, es para el diseñador algo que lo motiva en lo profesional y emocional. Para un gerente de marketing es un escenario que lo pone muy nervioso. Entender esa circunstancia y ayudar a visualizar lo original como oportunidad en lugar de amenaza, es una habilidad que se debe desarrollar.

Hacia una mayor madurez profesional

Un elemento recurrente es la demanda de «realismo» hacia los que practicamos el diseño y la creatividad. En este sentido realismo significa dos cosas: factibilidad y responsabilidad.

Ideas que no logran implementarse tal cual fueron planteadas, son episodios reiterados en la histórica relación entre managers y diseñadores. Los niveles de frustración que estos resultados generan están en directa relación con las consecuencias profesionales que recaen sobre el responsable de la empresa, haciendo que para el próximo proyecto se aumenten los niveles de control y se disminuyan los espacios de libertad creativa. Sabemos que este desenlace no es inevitable ni necesariamente recurrente, pero en mi opinión se precisa hacer un giro en los términos en los que definimos nuestra responsabilidad.

El diseño estratégico no solo debería estar preocupado por lo que se entrega al concluir el proyecto, sino también por el resultado final que obtiene la organización o los que nos contratan. Si aceptamos esta premisa, podremos decir que no diseñamos logotipos: diseñamos lealtad de marca o sentido de pertenencia; no diseñamos páginas web sino experiencias de usuario, no diseñamos afiches políticos sino intenciones de voto. Rotar el foco no implica el abandono de la riqueza creativa que aporta el pensamiento intuitivo. Por el contrario, agiganta el desafío, porque lo que hay en juego no es sólo el producto de nuestro talento e imaginación, sino también sus consecuencias. Hacerse cargo de los resultados que nosotros mismos generamos, es asumir una responsabilidad que puede traer buenas recompensas.

Iniciativa académica

A raíz de este contexto —y con el ánimo promover el pensamiento estratégico en el diseño de marcas— con mi socio, Guillermo Andrade y varios profesores de la Universidad Austral, empezamos a diseñar un programa de posgrado exclusivamente para diseñadores y comunicadores visuales.2 El camino hacia un mayor reconocimiento profesional corre por nuestra cuenta —los diseñadores— ya que es nuestro futuro el que está en juego.

More information

67 Comments

See comments
  1. Traducido del Merriam Webster Dictionary.
  2. Ver PEEM (Programa de Estrategia de Expresiones de Marca) de la Universidad Austral.

El autor es director del PEEM (Programa de Estrategia de Expresiones de Marca) de la Universidad Austral.

Published on 18/07/2013

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/el-diseno-esta-perdiendo-valor) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

You may be interested

Tayde Mancillas
Idioma:
ES
Author:

Tayde Mancillas

Title:

Branding hoy: un romance light

Share:
Interactions:
Votes:
103
Comments:
35
Followers:
80
Claudio Ruizvelasco Riveramelo
Idioma:
ES
Author:

Claudio Ruizvelasco Riveramelo

Title:

¿Según el sapo es la pedrada?

Share:
Interactions:
Votes:
97
Comments:
44
Followers:
28
Rique Nitzsche
Idioma:
PT
Author:

Rique Nitzsche

Title:

Afinal, o que é o design thinking?

Share:
Interactions:
Votes:
23
Comments:
2
Followers:
259
Mara Montañes
Idioma:
ES
Author:

Mara Montañes

Title:

¿Quieres ser más creativo?, haz más preguntas

Share:
Interactions:
Votes:
268
Comments:
70
Followers:
64
Norberto Chaves
Idioma:
PT
Author:

Norberto Chaves

Title:

O estereotipo

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
2
Comments:
3
Followers:
2906
Luiz Claudio Gonçalves Gomes
Idioma:
ES
Author:

Luiz Claudio Gonçalves Gomes

Title:

Composición de los elementos gráficos corporativos

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
94
Comments:
26
Followers:
39
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

1
11 months ago
Dave Cortes

El diseñador ha abandona lo que es la intención principal del diseñador; que es comunicar, por la parte técnica. Ahora necesitan DG para manejar y atender plotter, manejar máquinas para hacer planchas entre otras. El DG tiene que desarrollar más habilidades blandas para poder entrar a una junta y sea tomado en cuenta el proceso desde el inicio.

0
Answer
1
One year ago
Luis Juárez García

Coincido con el argumento del cambio que la carrera a tenido en los últimos años, también con el poco reconocimiento que el profesional recibe por su trabajo, con lo que no puedo estar de acuerdo es con el argumento del "talento" y es por ello precisamente que ese reconocimiento jamas llegara si solo se basa en lo subjetivo que puede ser este termino.

0
Answer
0
12/2013
Emilie Bibliowicz

aunque interesante el artículo, creo que cada vez las marcas se enfrentan a una competencia más dura. Es claro que al ser parte de una empresa que está perdiendo ante otra, buscas en dónde se puede mejorar y creo que una gran parte de ellas, han notado que el diseño es una de las áreas más importantes para comenzar el cambio. Creo que más nunca se está creando una conciencia del valor del buen diseño, cada vez se invierte más, cada vez se busca al mejor diseñador y cada vez se valora más la importancia del diseño.

1
Answer
0
9/2013
Thekorner Ex

Desvalorizar puede parecer lo mismo que perder valor, los valores estéticos que definen la cultura que el diseño ha promovido en la sociedad han delimitado el campo de inclusión del mismo, el diseñador tiende a soñar con una calidad de vida, ubicarse en el campo profesional competitivo, lo cierto es que no todos los diseñadores tienen las mismas cualidades o capacidades intelectuales, lo que le resta competitividad, ya sea por la falta de oportunidades para desarrollarse, falta de estrategias de auto gestión, siendo esto un indicador que permite medir la calidad de sus diseños.

0
Answer
0
8/2013
Luis Eduardo

Considero importante un punto de discución que plantea el articulo, la incurcin del diseñador como elemento eficaz e indispensable en la planeación y generalidad del desarrollo de la empresa, y no simplemente el resagarlo e inducirlo solo a un espacio de producción gráfica, fechas horas y costos. así pues veo indispensable que da a día nos sumerjamos en espacios de discución y polaneación que van mas allá de finalizar y entregar archivos puesto que esto nos permite un mayor reconocimiento dentro de la organización, e implícitamente mostramos la integralidad de un profesional del diseño.

1
Answer
70
7/2013
Ana Bossler

No creo que el diseño esté perdiendo valor, sino que por el reconocimiento que ha ganado, se transformó en un producto de consumo de masas. De cierto modo se reorganiza el mercado, pues la mayor oferta genera mayor competencia (y por eso la «lucha por los honorarios»), insertado en la clásica regla de demanda y oferta. Como todo producto, mantiene sus nichos (el diseño de «mayor presupuesto») y los diseñadores tienen que aprender a ubicarse ahí. En una sociedad que tiene más información, el cliente quiere orientar el designer (y investiga los precios) algo que pasa a todas las areas.

0
Answer
1
7/2013
Santiago Trevisan

Esta entrevista con los maestros Kelley responde mucho a este tema, lo recomiendo. En un momento dice algo así como que el diseño ya quedaba chico. Creo que de eso se trata. A pesar de que «quedaba chico» hoy IDEO es un ejemplo de DISEÑO e innovación: Enlace

0
Answer
0
7/2013
Gui Terras

Coincido contigo, pero lo importante es la comparación es decir si ahorras dinero en algo gráfico vas a perder muchisimo mas en tus ventas!

En el enlace un ejemplo de Telefónica y su pésimo logo!!!

Enlace

0
Answer
1
7/2013
Santiago Trevisan

Amo el diseño, cada nuevo paso que hago en mi carrera vuelvo a descubrir un nuevo mundo que el diseño tenía «escondido».

Desde mi experiencia, y también desde mi forma de encarar el mundo profesional, lo que se ha convertido en un «commodity» no es el diseño sino sus variantes. O sea, lo que acompaña a esa gran palabra DISEÑO: Diseño «gráfico», «web», «editorial», etc ... incluso «estratégico».

El valor del diseño esta en lo que resuelve, en las SOLUCIONES. Para evitar el terreno «sucio» hay que promocionar y vender lo que la Marca (branding) Soluciona (diseño). Lo demás es «papel pintado»

2
Answer
0
7/2013
Juan Camilo Arrieta Rodriguez

muy bueno para entender en que posición uno se encuentra; darle un giro si es necesario, para captar hacia donde nos estamos proyectando como profesionales o realizadores en diseño.

0
Answer
36
7/2013
Miguel Gallego

Excelente artículo. El valor del diseño tiene muchos parámetros, pero hay uno que no se suele tener en cuenta, y es la efectividad económica de un buen diseño (repercusión, visibilidad de marca, implementación 360º, etc). Si conseguimos herramientas de medición económica del diseño de una pieza (OJO, no de la publicidad), conseguiríamos defender la importancia y rentabilidad de nuestro trabajo. El problema está en disgregar todos los elementos que inteactúan en una aplicación, para poder medir aquellos que sitúan al diseñador como un factor multiplicador de las ventas.

1
Answer
4
7/2013
Hugo Kovadloff

Estimado Carlos,

Te felicito por tu articulo al que leí con muchísimo interés y con muchas coincidencias con la realidad que se vive en Brasil. Perfecto «antes y mas arriba» y también « Iniciativa académica».

Hoy Branding está en el currículo no solamente en muchas de las escuelas de diseño sino que también en algunas de las mas conceptuadas escuelas de negocios de São Paulo y otras capitales.

Me gustaría poder leer próximamente un nuevo articulo tuyo donde el titulo sea

» Una nueva postura de los diseñadores agrega valor al diseño»

Un abrazo!

0
Answer
0
7/2013
Ruben Canedo

Excelente artículo. Refleja la realidad que viven los diseñadores argentinos (salvo pequeñas excepciones) desde que tengo uso razón y soy profesional. Comparto plenamente.

0
Answer
0
7/2013
Germán Rojas

Acertado, preocupante y lleno de retos en búsqueda de romper paradigmas

0
Answer
0
7/2013
Đj Mixtery

Un diágnostico muy acertado, sobre todo en contextos clientelistas donde el diseño viene a ser ''regalado'' con la compra un producto y se piensa como mercancía o un ''bonus track'' y no se le da el valor que la labor del diseño merece, pero esta problemática también obedece a formaciones educativas cada vez más mediocres y la abundante oferta de cursos técnicos donde no se le dá prioridad al concepto y que a su vez hace que la conciencia y cultura de diseño se cada vez más pobre y confusa. Es importante también como diseñador darse su lugar como profesional.

0
Answer
277
7/2013
Sebastián Vivarelli

Muy buen artículo. Es cierto que cada vez ha mayor oferta profesional, pero cantidad no significa calidad. La calidad viene con la experiencia, los años y el roce profesional. Por eso me resultan absurdas esas búsquedas laborales en las que se exigen a profesionales menores de 30 años, experiencias y conocimientos que sólo vienen dados con muchos años de oficio. Sí creo fundamental la inclusión de materias relacionadas a la gestión en las currículas de las universidades, no sólo a nivel de posgrados. Eso nos sumaría herramientas a la hora de enfrentar nuevos escenarios.

2
0
7/2013
Đj Mixtery

Deacuerdo, ahora las empresas hacen convenios con las instituciones educativas para contratar pasantes y diseñadores jr que les trabajen gratís o por menos. En este caso vamos más allá del Calidad vs Cantidad, ya vamos llegando al Calidad vs costo y una empresa seria no debería nunca sacrificar un servicio de calidad y menos el diseño por bajar los costos de inversión.

0
Answer
50
7/2013
Agustín Azuela

En un principio pensé que era otro artículo quejándose de nuestra condición de mártires y felizmente encontré todo lo contrario, felicidades. Me gustaría acotar que nuestra participación en los proyectos no necesariamente esta encaminada al éxito económico del proyecto, como editor de libros gratuitos me ha gustado mucho ser considerado como parte de otro nivel de éxitos más amplio.

2
Answer
1
7/2013
Cincinatto Natto

El Diseño es Arte, una visión de como Solucionar un problema o de como ubicar en el Espacio los componentes de un todo, creer que el Diseño pierde valor es tanto como decir que el Oxigeno pierde Importancia, ahora el Diseñador que no entienda que debe adaptarse a las nuevas tendencias y tecnologías esta destinado a Desaparecer, Innovamos, creamos, Diseñamos somos los Da vinci, los vendedores de Ideas y Sueños, en una palabra somos DISEÑADORES

0
2
7/2013
Patricia Andrea

Discrepo. El autor define desde el vamos, que el Diseño Gráfico, es Comunicación Visual. El Diseño Gráfico implica creatividad, pero claramente, su función no es ser «Arte».

0
1
7/2013
Cincinatto Natto

Podría ser bella pati, pero veamos en el mundo tecnológico, hay equipos muy buenos y otros mejores, y las personas comprar el que Visualmente es mas llamativo, entonces las compañías entienden que deben ser Artísticos, llamativos, únicos las personas comemos, vestimos, y hablamos por lo que vemos o sea disfrazas el Diseño como arte. e igual Bella pati espero leer tu articulo sobre este tema, para tener buenas y ricas discusiones

0
Answer
3
7/2013
Juan Aís

No vas nada desencaminado Alejandro. Y mirando el programa me parece ciertamente más de lo mismo. Insisto en que no hay respuesta desde la Universidad, al menos en la actualidad, a lo que plantea el artículo. Que la Marca es un activo estratégico está más que superado, y es también un campo con muchísima competencia y muy bien formada. Insisto en que se trata más de integrar el 'Design Thinking' antes de que las Escuelas de Negocios se apropien definitivamente de un capital de conocimiento que nació en las Escuelas de Diseño y que se ha desarrollado durante décadas en los Estudios de Diseño.

1
0
7/2013
Romi Sanmartí

iba a contestar a Alejandro en la misma linea!! En España la mayoria de los diseñadores somos autonomos, polivalentes y creativos y en constante reciclaje y tambien con muchos conocimientos técnicos. Pienso que YA se han apoderando las escuelas de negocios del Design Thinking, los trabajos te llegan planteados, definidos desde marketing o prensa o ves a saber... muchas veces re-aportas ideas frescas que nadie te paga y si encima te ves sujeto a un presupuesto fijo ya estas muerto! el 80 % de las empresas valoran el precio hora. Y sino se van a china, o has perdido al cliente

0
3
7/2013
Juan Aís

Precisamente. A lo que llamamos diseño aquí las empresas lo denominan 'desarrollos' o simplemente 'aplicaciones'. ¿Y quienes están en el inicio, ya ni siquiera en la estrategia, sino en el vislumbre de una nueva oportunidad o modelo de negocio? Pues sí, aquellos que entienden el pensamiento de diseño de una manera amplia, y orientada más allá del clásico 'satisfacer una necesidad del mercado'. En una economía ultracompetitiva y globalizada el 'Design Thinking' va más allá, se ocupa de la detección y creación de necesidades, que están en tendencia o lo estarán en el futuro. Ahí es nada el reto.

0
0
7/2013
Romi Sanmartí

sí, un reto grandioso, has de estar en constante reciclaje para asegurarte un puesto en el futuro: nuevas aplicaciones y medios y nuevas formas de comunicación, conocerlas, entenderlas, procesarlas y ofrecerlas a clientes potenciales, todo ello, acompañado de una labor didáctica de nuestra parte (ya sabemos que ellos miran por el retrovisor) además asegurarte un sustento mensual que, visto lo visto, ocupa un montón de horas, hay que tener mucha energía y una mente mas que despierta: tomo vitamina B por un tubo, seguramente lo que digo no aporta gran cosa a la teoria, pero me gusta compartirlo

0
77
7/2013
Alejandro Arrojo

A mi, cuando el negocio se esconde detrás de las necesidades e ilusiones no me gusta.

0
Answer
77
7/2013
Alejandro Arrojo

Casualmente ayer recibí un mail invitándome a inscribirme a PEEM. Hoy me encuentro con este artículo -por cierto me parece muy interesante- que justamente al final nos invita a «conocer» el Programa PEEM (cuyo costo es de $8.000) ... Busco y veo que el autor se inscribió al foro la semana pasada... y ya tiene un artículo publicado, cuando se que la espera para publicar es larga... ¿Soy muy mal pensado o es una campaña de marketing?

2
0
7/2013
Román Bauer

Muy mal pensado...

0
0
7/2013
Alma Casati

Personalmente, el artículo me resulta interesante, y más que un profesional con la trayectoria de Ávalos se haya tomado el trabajo de desarrollar un posgrado sobre el tema.

No tengo problemas ni en que ForoAlfa me informe -a tiempo- sobre un posgrado que vale la pena, ni en que un profesional cobre por su trabajo lo que vale.

1
77
7/2013
Alejandro Arrojo

Lo que quiero señalar es la contradicción entre el discurso y la invitación final. Impecable el artículo señalando la degradación y el mal pago que recibe el diseñador hoy en día y luego nos invita a concurrir a un posgrado de $8.000 que promete una puerta de salida a esa situación. ¿Con que plata lo pagaría, si al destinatario que apuntan es precisamente al mal pago? La trayectoria de Ávalos es indiscutible y el derecho a cobrar por su trabajo lo tenemos todos. Solo que me desilusionan los Seminarios, Posgrados, «Charlas», «Encuentros» (o como se llamen) elitístas... para muy pocos.

1
185
7/2013
Victor Garcia

Alejandro, la espera promedio para publicar un artículo en este espacio es, según mi experiencia personal, de más de tres meses. Es pertinente tu onservación.

0
0
12/2013
Ignacio Duelo

Alejandro: Si te desilusionan los seminarios, posgrados, charlas o encuentros para muy pocos, no los hagas. Si considerás que el seminario, posgrado, charla o encuentro vale la pena, tomá un crédito e invertí en hacerlo. Todo cuesta esfuerzo en la vida.

0
Answer
0
7/2013
Javier Jaramillo

Muy buen articulo, felicitaciones

0
Answer
1
7/2013
Maria Catalina Ramírez Manrique

Estoy de acuerdo contigo, nuestra responsabilidad es darle valor a todos los proyectos y según mi experiencia la única manera es desarrollando estrategias, unir el diseño con teorías como el neuromarketing, interpretar las necesidades y desarrollar respuestas que se conviertan en factores diferenciadores e innovación.

0
Answer
44
7/2013
Ivan Abbadie

es sin duda una gran reflexión, el diseño como forma de vida no es sólo la acción de diseñar sino de hacer de ello una actividad rentable y favorable para quien la desempeña, eso no se enseña en la universidad pero si se debe intuir, he tenido la grata experiencia de dedicarme a ello por más de 10 años y cada vez que alguien se victimiza por los «bajos sueldos» creo que lo que le falta es sólo un poco de visión y decisión ya que el valor es de adentro hacia afuera.

me quedo con la frase «el camino hacia un mayor reconocimiento profesional corre por nuestra cuenta, los diseñadores», ¡saludos!

0
Answer
0
7/2013
Fabrizio Roberto

Estimado Carlos, primero que nada gracias por esta excelente reflexión, que sin lugar a dudas comprende a una amplia gama de profesionales del diseño. Todos nos hemos visto afectados o «influenciados» por las diferentes variables. Me encantaría participar del posgrado (soy egresado de la Universidad ORT Uruguay). Para no irnos del tema de reflexión, quiero dejar un titular: proviene de un sitio de búsqueda de empleo que hasta el momento consideraba serio: «Interesting project has just been posted at-: Web Page Project Description:I need a one page website done today. for $5» (sic) ¿opiniones?

0
77
7/2013
Alejandro Arrojo

Bueno, depende. ¿Son pesos o dólares?

0
Answer
9
7/2013
Gisela Giardino

Excelente.

0
Answer
5
7/2013
Alfredo Texis Michicol

Muy interesante el tema saludos

0
Answer
0
7/2013
Ulises Serrano

Excelente artículo. No vamos a generalizar pero es una realidad que muchos estudiantes y egresados del diseño están cada vez más cautivados por la forma que por el fondo. El término diseñar es un verbo que a venido a devaluarse a la actividad de decorar. Y con esto como puedes reclamar respecto por tu trabajo o aspirar a un mejor sueldo.

0
Answer
0
7/2013
Elba Elizabeth Montiel Paredes

Hola Carlos, estaba leyendo este artículo es de Carlos Amézquita Enlace, yo creo que el design thinking es una buena forma elevar al diseño de sólo operativo a estratégico. Saludos!

0
Answer
0
7/2013
Manuel Tajín Álvarez

Me sentí plenamente identificado con este artículo. El eje del diseño dentro de las organizaciones es encontrar ese espacio de coherencia en donde puedes aportar nuevas estrategias. Nuevo trabajo debe ser vender esas nuevas ideas y que nos vean como estrategas, no como photoshoperos.

0
Answer
0
7/2013
Elba Elizabeth Montiel Paredes

Hola me parece muy congruente lo que mencionas, en mi humilde opinión creo que también sería de gran utilidad para nosotros los diseñadores tener una idea los más cercano posible de la rentabilidad de nuestros diseños, por ejemplo ¿cuánto van a aumentar las ventas a causa de: implementar la identidad, ó del diseño de envase, ó de la página web, etc. etc.? para de esta forma hacérselo saber a quienes nos contratan.

0
Answer
0
7/2013
Iohann Vargas

Las personas creen que empresas de impresión digital o ¨plotters¨ no les cobran por el diseño y que debido a eso no tienen que pagar diseñador y la cuando tienen que contratar a un verdadero diseñador lo que cobra este es demasiado caro. Además están las escuelitas de pseudo diseño que sacan tecniquitos como autos esamblados.

0
Answer
1
7/2013
Rubén Velásquez Bórquez

Excelente comprensión de la problemática, la que lejos de resolverse y superarse cada día se acrecienta.

La Tecnologización de la Creatividad, la Conceptualización y los Talentos está generando un fenómeno de opuestos: por un lado el alto Valor de una Idea y por otro el bajo valor de la realización o producción de la idea, en donde muchas veces los Creativos, Diseñadores y pseudo de los mismos son los responsables de crear el quiebre de precios y el deterioro del mercado profesional. En Ecuador, cada día hay mas «Diseñadores» que Taxistas, con el debido respeto a este gremio amarillo.

1
Answer
0
7/2013
Gustavo Machado

Uno de los principales problemas es que hay muchos que medio aprenden a usar un programa de edicion grafica y dicen que son «diseñadores» otros modifican una plantilla HTML y dicen que son «Desarrolladores web», esas personas son las que desvalorizan el trabajo de diseño y desarrollo, cobrando cifras risibles por trabajos tambien risibles pero asi esta el mundo lastimosamente.

0
Answer
42
7/2013
Annika Maya

Me encantó, creo que falta mucho por hablar y discutir respecto a este tema. Me he topado muchas veces con este gran problema, la falta de comprensión de lo que es – diseñar – el diseñar es un proceso mental muy poco valorado, se llega a confundir con una mera práctica, como bien dice con ser el Mouse no el cerebro.

Excelente,

0
Answer
7
7/2013
Nei Zuzek

Cada vez más parece que los diseñadores estudian diseño porque no saben hacer cuentas. Diseño es negocio, es planeamiento, es estrategia. Excelente artículo, Carlos. Y mandale un abrazo al Guiye de mi parte.

1
Answer
0
7/2013
Jorge Daniel Giraldo Cañas

fantastico

0
Answer
7
7/2013
Juan Olivos

De acuerdo. Pero creo que el tema va más allá, pues las aulas y la tecnología han ayudado a «pordebajear» el trabajo, no sólo el mercado y los clientes.

Desde que el computador es herramientas indispensable, muchos que sólo saben manejar la herramienta se consideran y se les considera diseñadores, por otro lado veo casos de diseñadores gráficos graduados y con años de experiencia que hacen trabajos muy feos o de principiantes y quieren cobrar como consagrados.

Yo creo que cada quien se hace su camino y se va ganando su valor a medida que se exija y exija y así mismo. Hay que aprender a cobrar.

2
44
7/2013
Ivan Abbadie

coincido contigo, juan, ¡saludos!

0
Answer
65
7/2013
Vero Orso

Completísimo, claro, conciso, explicativo hasta la última palabra. Uno de los caminos al cuál puede extenderse un diseñador es esto, tener el conocimiento de marketing estratégico y creatividad que lo posicione desde el principio del proyecto, desde su nacimiento. Felicitaciones.

1
Answer
185
7/2013
Victor Garcia

Interesante aporte.

En líneas generales, lo que se está proponiendo es formar diseñadores con visión de los negocios, en el sentido anglosajómn del «business»–. Una empresa ambiciosa, no exenta de riesgos.

El principal: subordinar la expriencia creativa a la lógica de las decisiones de los comités.

Está bien levantar la cabeza del tablero virtual para entender el conjunto de los aspectos de la comunicación. Siempre que no nos aleje de la gestión de las ideas inherentes al ejercicio de la profesión.

1
Answer
3
7/2013
Freddy Oyuela

Interesante, sin embargo recordemos aquella frase que dice «un buen diseño es un buen negocio», entiéndase diseño no solo por la actividad de diseñar si no todo lo que se necesita para tener un producto competitivo. El nuevo enfoque del diseño es responder a las necesidades y expectativas de los clientes con dos factores, precios competitivos y características innovadoras por ello es que un diseñador no se mide por su creatividad si no por la calidad de sus ideas, que le permiten a la empresa generar negocios y ser mas competitiva en el mercado.

1
Answer
0
7/2013
Carlos Callizo López

Carlos enhorabuena por el artículo. Estoy de acuerdo en que este es el camino, el diseño no es una disciplina «muerta» o involutiva, su uso debe de evolucionar como evoluciona el lenguaje, el mercado, las personas,...

Felicidades por esa iniciativa académica y formar parte activa de esa evolución.

0
Answer
0
7/2013
Fernando I. Padrón G.

Si Carlos definitivamente una tendencia, nuestra carrera implica mayor capacidad y conocimiento de otras áreas; para poder ser parte de todo el proceso creativo.

1
Answer
1
7/2013
Marco Augusto

Carlos, muy interesante tu artículo.

0
Answer
6
7/2013
Juanjo Gana

Impecable el articulo Carlos, me llevo varios pensamientos del mismo.

Los diseñadores son llorones. El que quiera valoración, que venda calidad con honorarios altos, y listo.

Saludos!

1
Answer
0
7/2013
Roman Sovrano

Muy buena nota. Estoy de acuerdo!

0
Answer
0
7/2013
Mariano González

Impecable artículo, al igual que tu libro «La Marca, identidad y estrategia», el cual tengo siempre a mano. Aunque no soy diseñador sino creativo, me interesa sobremanera la temática de la profesionalización necesaria para no quedar en una segunda o tercera línea de decisiones.

0
Answer
6
7/2013
Pablo Federico Sanchez

Hace falta un Colegio de diseñadores que regule tarifas como pasa con los Colegios de Abogados, Arquitectos, Médicos, Escribanos... de esa forma se jerarquiza la profesión y se previene el «negreo», las «pasantias», los «periodos de prueba» ...

1
Answer
0
7/2013
Helman Norbey Moreno A.

Interesante artículo, y de una transparencia especial. Sería bueno que diseñadores nuevos o mejor jóvenes, lo lean, al igual que empresarios. Darle valor a nuestro trabajo es valorarnos.

0
Answer
3
7/2013
6Us

Se te agradece mucho la imparcialidad y honestidad con que expones el tema, en varios artículos se ha tocado esta situación y refuerzas dos conceptos vitales:

1. Hay trabajo para todos los diseñadores, y

2. Cada quien decide dónde colocarse en la «cadena de producción».

Lo importante y urgente es hacer lo que haces, mostrarnos la «big picture» y que cada quien decida su lugar en el mundo (del diseño); así como se requieren diseñadores-estrategas también diseñadores-técnicos y lo importante es que ambos sean felices y productivos, ganando lo justo y concientes de sus alcances y límites.

0
Answer
3
7/2013
Juan Aís

Un artículo afinado. Algunos hemos tenido la suerte de evolucionar como diseñadores al tiempo que nos hacíamos emprendedores y/o acompañábamos de cerca las empresas y los proyectos de nuestros clientes. Solo desde esa posición, a la vez privilegiada y arriesgada, se puede aprender esa visión estratégica y responsable. La Universidad nos prepara a un nivel de base, técnico y generalista, pero solo la experiencia bien enfocada permite ese salto dimensional. Una paradoja: las escuelas de negocio hablan de 'Design Thinking' mientras en las escuelas de diseño no se habla de 'Modelos de Negocio'.

1
Answer
130
7/2013
Jorge Montana

Comunicación efectiva, asertividad y compasión en el sentido de entender y valorar la posición del otro. Competencias que no se enseñan pero indispensables para cualquier relación profesional, Excelente articulo.

0
Answer
502
7/2013
Mario Balcázar

Excelente artículo, me pone a reflexionar sobre el hecho de que quizá el diseño no está perdiendo valor, sino que se está abriendo una brecha entre los diseñadores estratégicos y más creativos y los «técnicos», una especie de paste-uppers modernos. Los primeros es imprescindible tengan un conocimiento más allá de tipografia y color, sino de administración, negocios y estrategia. Creo que ese posgrado viene justo en el momento.

1
Answer
0
7/2013
Paulina Enríquez Montenegro

Un artículo muy claro sobre las proyecciones de la profesión del Diseño. Me llega justo en un momento de «crisis laboral existencial».

1
Answer