¿El diseño está perdiendo valor?

Con los años el diseño se ha vuelto más reconocido, pero no siempre más valorado.

Retrato de Carlos Ávalos Carlos Ávalos Villa de Mayo Seguidores: 44

Opiniones:
67
Votos:
157
Compartir:

Este artículo está dirigido a aquellos diseñadores que perciben que, en el último tiempo, no los están eligiendo por la calidad de su trabajo sino por el monto de sus honorarios; y a aquellos que, por alguna u otra razón, se han visto obligados a someter sus ideas a consideración sin percibir remuneración alguna a cambio —léase: participar de concursos gratuitos—. También apunta a quienes sienten que no consiguen ni el tiempo ni el lugar profesional para desplegar sus talentos, ya que son convocados cuando está casi todo dicho y lo que queda por decidir es el «tiempo de entrega». Seguramente haya otros que mantienen con sus clientes una relación de respeto mutuo y encuentran reciprocidad a la hora de establecer sus honorarios profesionales; para ellos van las felicitaciones del caso y la sugerencia de que sigan haciendo las cosas tal como lo están haciendo. Con los que viven lo contrario quiero compartir estas inquietudes y reflexiones.

El diseño al alcance

En relativamente pocos años la oferta profesional de diseño se ha incrementado exponencialmente. Las tareas de diseño en las organizaciones se han multiplicado y hoy tenemos diseñadores no solo en las agencias de diseño, los hay también en las agencias de publicidad; en casi todas las organizaciones grandes existe un estudio de diseño cautivo; las imprentas tienen diseñadores, al igual que muchas dependencias del estado y muchas ONG. El diseño gráfico se ha convertido en una profesión necesaria y al alcance de todos. Sin embargo, la insatisfacción que he percibido y comprobado con aquellos con los que he intercambiado opiniones, se dirige no tanto a la profesión en sí, sino al espacio profesional que ocupan los diseñadores dentro de las organizaciones. Lejos de renunciar a la vocación por el diseño, muchos sueñan con lograr un mayor reconocimiento por el trabajo que desempeñan, ya que perciben con claridad los logros que ayudan a obtener, pero que no se traducen ni en una mejor posición dentro del organigrama de decisiones ni en una mejor remuneración económica.

Una hipótesis que manejo hace un tiempo es que el diseño se está convirtiendo en un commodity. Un commodity es un término anglosajón para describir un tipo de «producto o servicio que por su amplia oferta genera menores márgenes de ganancia y disminuye la importancia de otros factores excepto el precio».1 Los bajos salarios que perciben los diseñadores, la amplia oferta profesional del mercado, la predisposición a trabajar por márgenes muy estrechos, la no inclusión en los altos estamentos de decisión organizacional y la tendencia de las empresas a evaluar a los diseñadores según un «tarifario» —en lugar de su talento— presenta un contexto que podría tender al commodity.

Esta situación no se repite en todos lados ni en todos los casos. Por el contrario las marcas y organizaciones más trascendentes del mundo tienen al diseño como herramienta estratégica, saben que la creatividad y la transformación cualitativa que ofrece la profesión los hace mejores y más competitivos. Tanto es así que no resulta una sorpresa ver profesionales del diseño sentados a la mesa del directorio o presentes a la hora de proyectar escenarios futuros.

Antes y más arriba

Hace un año me topé con el artículo de una revista especializada en comunicación visual en la cuál se hablaba de la relación inversamente proporcional entre honorarios profesionales y punto de entrada a un proyecto. El autor sostenía que cuánto más tarde entra un diseñador a participar en un proyecto, menores son los honorarios que percibe. Por el contrario se remunera considerablemente más por participar en las etapas de gestación que en las de implementación. A grandes rasgos, hablamos de la diferencia entre un aporte intelectual y un aporte técnico. En las etapas iniciales, los presentes suelen pertenecer a los estamentos superiores del organigrama, mientras que en las etapas de implementación, el control de la gestión se encuentra en manos de personal cuyo interés pasa por cumplir con fechas de entrega y asegurarse de que los costos del proyecto sean respetados. Cuando el diseño se hace protagonista de la estrategia de la organización suele estar presente en la primera etapa; cuando es simplemente una herramienta técnica aparece a último momento. Curiosamente esta situación estaba ilustrada con un gráfico que mostraba una curva que descendía de noroeste a sudeste, siendo el punto noroeste el lugar de mayor rentabilidad.

A raíz de esto inicié un proceso informal de indagación entre clientes y colegas acerca de experiencias, de managers con diseñadores y viceversa. La idea detrás de la consulta era entender qué habilidades, talentos y saberes necesitan los diseñadores para estar en el inicio de la conversación, para así participar de los proyectos en calidad de «cerebro» en lugar de «mouse». Con algunas diferencias menores —y la limitación inherente a lo pequeño de la muestra—, ambos grupos reconocieron que en general aparecen dos requisitos:

  1. Hablar el mismo «idioma».
  2. Hacerse cargo de los resultados.

Paradigmas en conflicto

A pesar de que ejecutivos y creativos ven el mundo desde ópticas dispares, ambos coincidieron en resaltar —sobre todo los primeros— la importancia de que en instancias de génesis lo más importante es poder hablar el mismo idioma. Esta definición refiere, a grandes rasgos, a dos dimensiones: en primer lugar tener una compresión acabada del rumbo estratégico de la organización y en segundo lugar, habilidades de gestión interpersonal.

En esta instancia se espera que el diseñador —aparte de su aporte creativo y su mirada original— tenga plena conciencia del quehacer de la organización para la que trabaja: sus necesidades a corto y mediano plazo, sus objetivos de largo aliento, su estrategia de marca, su entorno competitivo y sus fortalezas empresarias. Desde esa posición las sugerencias y aportes que hacen los profesionales del diseño son tomadas con respeto, dado que se hacen con conocimiento de causa. En cambio, cuando se ignoran los valores de la organización —y la marca—, aún las buenas contribuciones son sospechadas de incoherentes.

Como segunda premisa surge el reclamo por una mayor destreza en la gestión interpersonal —lo que terminó por resumirse como la habilidad de ponerse en el lugar del otro—. En este caso se trata de entender el marco filosófico y psicológico de los que administran las empresas. Lo que para unos es el centro de su experiencia vital, para el otro es una toma de riesgo en la que se puede perder el trabajo. Los diseñadores vivimos con entusiasmo la posibilidad de modificar el status quo y así transformarlo en algo que consideramos mejor, optimizado. Contrariamente, los que gestionan los negocios de las organizaciones, no miran con buenos ojos la incertidumbre, ya que toda originalidad siempre tiene final incierto; como diría Roger Martin miran al futuro a través del espejo retrovisor. Lo nuevo, lo distinto, el camino aún no recorrido, es para el diseñador algo que lo motiva en lo profesional y emocional. Para un gerente de marketing es un escenario que lo pone muy nervioso. Entender esa circunstancia y ayudar a visualizar lo original como oportunidad en lugar de amenaza, es una habilidad que se debe desarrollar.

Hacia una mayor madurez profesional

Un elemento recurrente es la demanda de «realismo» hacia los que practicamos el diseño y la creatividad. En este sentido realismo significa dos cosas: factibilidad y responsabilidad.

Ideas que no logran implementarse tal cual fueron planteadas, son episodios reiterados en la histórica relación entre managers y diseñadores. Los niveles de frustración que estos resultados generan están en directa relación con las consecuencias profesionales que recaen sobre el responsable de la empresa, haciendo que para el próximo proyecto se aumenten los niveles de control y se disminuyan los espacios de libertad creativa. Sabemos que este desenlace no es inevitable ni necesariamente recurrente, pero en mi opinión se precisa hacer un giro en los términos en los que definimos nuestra responsabilidad.

El diseño estratégico no solo debería estar preocupado por lo que se entrega al concluir el proyecto, sino también por el resultado final que obtiene la organización o los que nos contratan. Si aceptamos esta premisa, podremos decir que no diseñamos logotipos: diseñamos lealtad de marca o sentido de pertenencia; no diseñamos páginas web sino experiencias de usuario, no diseñamos afiches políticos sino intenciones de voto. Rotar el foco no implica el abandono de la riqueza creativa que aporta el pensamiento intuitivo. Por el contrario, agiganta el desafío, porque lo que hay en juego no es sólo el producto de nuestro talento e imaginación, sino también sus consecuencias. Hacerse cargo de los resultados que nosotros mismos generamos, es asumir una responsabilidad que puede traer buenas recompensas.

Iniciativa académica

A raíz de este contexto —y con el ánimo promover el pensamiento estratégico en el diseño de marcas— con mi socio, Guillermo Andrade y varios profesores de la Universidad Austral, empezamos a diseñar un programa de posgrado exclusivamente para diseñadores y comunicadores visuales.2 El camino hacia un mayor reconocimiento profesional corre por nuestra cuenta —los diseñadores— ya que es nuestro futuro el que está en juego.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Más información

Retrato de Carlos Ávalos Carlos Ávalos Villa de Mayo Seguidores: 44

Opiniones:
67
Votos:
157
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano
  1. Traducido del Merriam Webster Dictionary.
  2. Ver PEEM (Programa de Estrategia de Expresiones de Marca) de la Universidad Austral.

El autor es director del PEEM (Programa de Estrategia de Expresiones de Marca) de la Universidad Austral.

Código QR de acceso al artículo ¿El diseño está perdiendo valor?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de David Marín
1
David Marín
Mar 2017

El diseñador ha abandona lo que es la intención principal del diseñador; que es comunicar, por la parte técnica. Ahora necesitan DG para manejar y atender plotter, manejar máquinas para hacer planchas entre otras. El DG tiene que desarrollar más habilidades blandas para poder entrar a una junta y sea tomado en cuenta el proceso desde el inicio.

1
Responder
Retrato de Luis Juárez García
1
Luis Juárez García
Sep 2016

Coincido con el argumento del cambio que la carrera a tenido en los últimos años, también con el poco reconocimiento que el profesional recibe por su trabajo, con lo que no puedo estar de acuerdo es con el argumento del "talento" y es por ello precisamente que ese reconocimiento jamas llegara si solo se basa en lo subjetivo que puede ser este termino.

0
Responder
Retrato de Emilie Bibliowicz
0
Emilie Bibliowicz
Dic 2013

aunque interesante el artículo, creo que cada vez las marcas se enfrentan a una competencia más dura. Es claro que al ser parte de una empresa que está perdiendo ante otra, buscas en dónde se puede mejorar y creo que una gran parte de ellas, han notado que el diseño es una de las áreas más importantes para comenzar el cambio. Creo que más nunca se está creando una conciencia del valor del buen diseño, cada vez se invierte más, cada vez se busca al mejor diseñador y cada vez se valora más la importancia del diseño.

1
Responder
Retrato de Thekorner Ex
0
Thekorner Ex
Sep 2013

Desvalorizar puede parecer lo mismo que perder valor, los valores estéticos que definen la cultura que el diseño ha promovido en la sociedad han delimitado el campo de inclusión del mismo, el diseñador tiende a soñar con una calidad de vida, ubicarse en el campo profesional competitivo, lo cierto es que no todos los diseñadores tienen las mismas cualidades o capacidades intelectuales, lo que le resta competitividad, ya sea por la falta de oportunidades para desarrollarse, falta de estrategias de auto gestión, siendo esto un indicador que permite medir la calidad de sus diseños.

0
Responder
Retrato de Luis Eduardo
0
Luis Eduardo
Ago 2013

Considero importante un punto de discución que plantea el articulo, la incurcin del diseñador como elemento eficaz e indispensable en la planeación y generalidad del desarrollo de la empresa, y no simplemente el resagarlo e inducirlo solo a un espacio de producción gráfica, fechas horas y costos. así pues veo indispensable que da a día nos sumerjamos en espacios de discución y polaneación que van mas allá de finalizar y entregar archivos puesto que esto nos permite un mayor reconocimiento dentro de la organización, e implícitamente mostramos la integralidad de un profesional del diseño.

2
Responder
Retrato de Ana Bossler
71
Ana Bossler
Jul 2013

No creo que el diseño esté perdiendo valor, sino que por el reconocimiento que ha ganado, se transformó en un producto de consumo de masas. De cierto modo se reorganiza el mercado, pues la mayor oferta genera mayor competencia (y por eso la «lucha por los honorarios»), insertado en la clásica regla de demanda y oferta. Como todo producto, mantiene sus nichos (el diseño de «mayor presupuesto») y los diseñadores tienen que aprender a ubicarse ahí. En una sociedad que tiene más información, el cliente quiere orientar el designer (y investiga los precios) algo que pasa a todas las areas.

0
Responder
Retrato de Santiago Trevisan
1
Santiago Trevisan
Jul 2013

Esta entrevista con los maestros Kelley responde mucho a este tema, lo recomiendo. En un momento dice algo así como que el diseño ya quedaba chico. Creo que de eso se trata. A pesar de que «quedaba chico» hoy IDEO es un ejemplo de DISEÑO e innovación: Enlace

0
Responder
Retrato de Gui Terras
0
Gui Terras
Jul 2013

Coincido contigo, pero lo importante es la comparación es decir si ahorras dinero en algo gráfico vas a perder muchisimo mas en tus ventas!

En el enlace un ejemplo de Telefónica y su pésimo logo!!!

Enlace

0
Responder
Retrato de Santiago Trevisan
1
Santiago Trevisan
Jul 2013

Amo el diseño, cada nuevo paso que hago en mi carrera vuelvo a descubrir un nuevo mundo que el diseño tenía «escondido».

Desde mi experiencia, y también desde mi forma de encarar el mundo profesional, lo que se ha convertido en un «commodity» no es el diseño sino sus variantes. O sea, lo que acompaña a esa gran palabra DISEÑO: Diseño «gráfico», «web», «editorial», etc ... incluso «estratégico».

El valor del diseño esta en lo que resuelve, en las SOLUCIONES. Para evitar el terreno «sucio» hay que promocionar y vender lo que la Marca (branding) Soluciona (diseño). Lo demás es «papel pintado»

2
Responder
Retrato de Juan Camilo Arrieta Rodriguez
0
Juan Camilo Arrieta Rodriguez
Jul 2013

muy bueno para entender en que posición uno se encuentra; darle un giro si es necesario, para captar hacia donde nos estamos proyectando como profesionales o realizadores en diseño.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Alejandro Cisneros
Autor:
Alejandro Cisneros
Título:
Cuando el cliente da señales
Sinopsis:
Muchas veces nos enfrentamos con clientes que prometen ser un dolor de cabeza. Dan señales que a veces no queremos atender, ponderamos la oportunidad económica por encima de un problema en puerta.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
35
Opiniones:
51
Seguidores:
7
Retrato de Julio Méndez
Autor:
Julio Méndez
Título:
Hacia un consumo no masivo
Sinopsis:
¿Qué pasaría si las personas se agruparan con el fin de exigir mejores precios, más calidad en los productos, mejor oferta, información honesta y de calidad?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
13
Opiniones:
33
Seguidores:
3
Retrato de Israel Ortega
Autor:
Israel Ortega
Título:
El cliente sabe lo que necesita
Sinopsis:
Muchas veces las críticas basadas en gustos personales nos desvían del verdadero objetivo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
54
Opiniones:
49
Seguidores:
26
Retrato de Sebastian Guerrini
Autor:
Sebastian Guerrini
Título:
Soy diseñador antropólogo
Sinopsis:
Mi trabajo, diseñar marcas para clientes que se proyectan internacionalmente, me llevó a realizar una actividad diferente a la del diseñador tradicional.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
51
Opiniones:
17
Seguidores:
151
Retrato de Joan Costa
Autor:
Joan Costa
Título:
Los zapatos, Picasso y la TV
Sinopsis:
La metáfora, sacada de contexto, puede dar lugar a grandes confusiones. Por ejemplo: que no se distinga claramente la diferencia entre coste y valor o entre medio y mensaje.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
17
Opiniones:
1
Seguidores:
2291
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
Artesano de la connotación
Sinopsis:
El diseño de mensajes gráficos como dominio de los segundos significados.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
151
Opiniones:
20
Seguidores:
3335

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril