Carta del diseñador al cliente

Lo que todo diseñador quisiera decirle a sus clientes pero no lo hace por temor a perder la cuenta.

Rafael Juárez Caracas
Followers:
73
Comments:
266
Votes:
244
Compartir:

Imagínese que Usted fuera médico, traumatólogo. Luego de pasar diez o más años quemándose las pestañas en la Universidad y en los hospitales, viendo infinidad de piernas y brazos rotos, pacientes morir y salvarse; luego de todos esos años de experiencia, usted monta un consultorio. Usted ha decidido ganarse la vida haciendo lo que mejor hace: curar y ayudar a sus pacientes. Llega a su consulta un paciente con una fractura abierta de antebrazo. Usted ya sabe qué hacer, lo ha visto mil veces. Usted estudió para esto; Usted sabe cómo se maneja un caso así, pero su paciente le dice:

«No... yo no quiero tomar penicilina; un amigo mío toma Flores de Bach... sí, las vamos a rociar tres veces al día durante la luna llena sobre la fractura. También quiero que me haga un récipe para Lexotanil porque durante la luna llena yo me pongo  muy inquieto y ansioso. El yeso lo quiero de este material floreado que compré en una  tienda de manualidades... y no, no necesito esa cirugía para poner el hueso en su lugar, esa de la que usted me habla... no... no eso no. Puede ponerme el yeso sin esa cirugía, ¿verdad?».

Aunque esto le parezca absurdo, algo muy parecido vivimos muchos diseñadores día a día. Nuestros clientes llegan con una gran cantidad de requerimientos y exigencias, muchos de ellos lógicos y sensatos, otros ingenuos, otros...  absurdos.

Y es que el diseño y todo trabajo creativo es como la psicología o la educación. Todos sabemos de eso ¿verdad? Este es un drama que vivimos todos los que trabajamos en medios de comunicación. Y si bien es cierto que el cliente está pagando por un servicio, es mucho más cierto que:

  1. Es práctica de novatos el contratar expertos para que les asesoren y luego ignorar sus consejos.
  2. Si Usted no tiene experiencia comprobada en disciplinas como mercadeo, diseño gráfico, códigos y tendencias de comunicación social, manejo de público, diseño de interfaces, etc., es muy poco probable que Usted sepa más de esos aspectos que el experto al que usted contrató (si logró contratar a un buen experto, claro está).
  3. Es lógico pensar que su proyecto debe ser algo que Usted ame, algo que le guste, pero también es importante tener en cuenta algo que es la piedra fundamental del trabajo para los medios de comunicación (Internet incluido): no le tiene que gustar a Usted. Le tiene que gustar al público al que usted se dirige; tiene que funcionar para el público al que Usted intenta llegar.
  4. Recuerde que Usted no está adquiriendo un ítem de uso personal como un cuadro, un pantalón o un mueble que va a poner en su casa y que solo va a disfrutar Usted en la comodidad de la intimidad; sino que está tratando de desarrollar un proyecto que va a ser visto/usado por un grupo (muy grande quizás) de personas que son diferentes de Usted y que en realidad Usted no conoce. Su diseñador sí. Él lleva cinco, diez o quince años trabajando en forma exitosa en este ámbito, ha trabajado ya con varios clientes parecidos a Usted, ha resuelto muchos retos, ha cometido muchos mas errores y ha (en el mejor de los casos) aprendido de ellos. 

Cuando su diseñador experto le insista en cosas como:

  • «Ese logo es necesario replantearlo».
  • «Esos cambios que Usted me está mandando a hacer atentan contra la integridad del diseño».
  • «El diseño no tiene que verse bien en su pantalla sino en todas».
  • «Esos colores no son adecuados».
  • «Esas fotos no sirven».
  • «Necesito una mejor explicación de lo que quiere, porque no le entiendo».

¡Haga caso! Le recomendamos aplicar la regla de «el cliente siempre tiene la razón» con mesura y delicadeza a la hora de enfrentarse a su diseñador o desarrollador. Su diseñador no quiere complacerlo a Usted; él quiere que el trabajo  que está realizando funcione y le sea rentable a Usted.

En muchísimos casos, clientes nos han pedido realizar tareas que nos han parecido absurdas, dañinas, deteriorantes, innecesarias y en muchos casos, de muy mal gusto. El argumento siempre ha sido el mismo: «yo soy el cliente y el cliente siempre tiene la razón»; en ese caso, se llega a una situación bastante difícil para todos.

El diseñador debe adoptar una posición de «Ok señor, usted es el cliente, dígame qué desea» y comenzar a a cumplir a cabalidad lo que el cliente está pidiendo. Es decir: Usted ha neutralizado todos los años de experiencia de su diseñador. Usted ha convertido a su asesor, a la persona que sabe de diseño, en un  lacayo que sólo obedecerá órdenes.

Ahora usted queda solo, las decisiones sobre los futuros retos que su proyecto ha de enfrentar deberá tomarlas por su cuenta, es decir: sobre Usted recaerán todas las consecuencias de las decisiones que haya tomado, ignorando las advertencias de su diseñador. Esto probablemente le costará más dinero y tiempo, y al final tal vez resulte en fracaso.

Followers:
73
Comments:
266
Votes:
244
Compartir:

266 Comments

Comment

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 30/03/2012.

Rafael Juárez

More articles by Rafael Juárez in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Quiero tener mi sitio web pero no sé de Internet

Synopsis:

Respuesta a la pregunta más común —explícita o tácita— que presentan la mayoría de los que deciden encarar proyectos en la web.

Share:

You may be interested

Juan Carlos Hernández
Idioma:
ES
Author:

Juan Carlos Hernández

Title:

Primero colaboración, después competencia

Share:
Interactions:
Votes:
38
Comments:
40
Followers:
113
Emanuel Longo
Idioma:
ES
Author:

Emanuel Longo

Title:

Mea Culpa

Share:
Interactions:
Votes:
55
Comments:
33
Followers:
6
Fernando Del Vecchio
Idioma:
PT
Author:

Fernando Del Vecchio

Title:

Qual é o problema por tras o pedido do cliente?

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
10
Comments:
1
Followers:
662
Fernando Del Vecchio
Idioma:
ES
Author:

Fernando Del Vecchio

Title:

Pasión por el diseño

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
136
Comments:
46
Followers:
662
Fernando Del Vecchio
Idioma:
ES
Author:

Fernando Del Vecchio

Title:

Hay que aprender a jugar el juego

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
107
Comments:
32
Followers:
662
Luis Ramírez
Idioma:
ES
Author:

Luis Ramírez

Title:

Con los pelos de la burra en la mano

Share:
Interactions:
Votes:
111
Comments:
69
Followers:
53
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

5
Samuel Cadena
Aug 2013

Creo que esto es algo por lo que todo diseñador pasa, en especial los freelance, pues tienen que tratar directamente con el cliente. En lo personal creo que hay que tratar de identificar a este tipo de clientes desde la primera reunión con él, y si vemos que es del tipo que no se deja asesorar (a pesar de que es para esto que nos contrata), pues creo que es mejor abstenerse de trabajar para él. Creo que el dinero no vale el hecho de que tengamos que ir en contra de todo lo que hemos aprendido en muchos años de experiencia solo por complacer al cliente cuando ni este mismo sabe lo que quiere.

1
Reply
3
Diego Pacheco
Apr 2013

Mira, yo opino que la mayoria de la gente prefiere lucirse con sus palabras pero luego a la larga no quieren asumir la responsabilidad de un fracaso o de un problema agravado de acuerdo con el diseño... ademas de que no saben ponerse en el zapato del diseñador y el diseñador tiene que explicarle por obligacion como se realiza el trabajo en la empresa o en el despacho con tal de garantizarle un buen proyecto que realmente funcione.

En muchos casos llegamos a necesitar la cotizacion al cliente donde podamos permitirnos el lujo de comunicarnos de una forma precisa de como se llevara a cabo.

0
Reply
0
Edumar Merchan
Aug 2012

Más alla de que en la medicina hay mayores filtros para crear a un medico, en diseño existe el exito de tus proyectos anteriores que hablan de tu experiencia y toda la calle que has tenido que patear para tener un concepto correcto sobre una idea.

Si un cliente contrata a un experto en comunicación visual que lo escuche, si no que le diga a su sobrino que le haga la campaña en Publisher y no nos haga perder el tiempo. Una cosa es atender y tratar de educar a un cliente y otra es ser sumiso a lo incorrecto.

0
Reply
12
Mario Aburto Castellanos
Jul 2012

El problema con las analogías es que alejan de la realidad, en México para ejercer medicina se requieren 6 meses propedéuticos, 4 años de estudio, 1 año de Internado y luego del examen profesional 1 año de servicio social antes de titularte y tramitar tu cédula profesional.

Si deseas especializarte debes presentar un examen de selección y al aprobarlo debes iniciar procesos de selección para cada sede reconocida en la especialidad deseada, que luego dura entre 3 y 4 años promedio. A mí me gustaría saber qué sistema educativo de diseño tiene esta estrategia docente de práctica real de 5 años :D

1
0
Jorge Brizuela Cáceres
Mar 2013

Si, pero para diseñar se necesita talento.

0
12
Mario Aburto Castellanos
Mar 2013

Quizá, aunque en todo caso el talento no es exclusivo del diseño, ni condición suficiente para el buen desempeño de la disciplina; la humildad, creo, es otro ingrediente indispensable, aunque tampoco suficiente :)

0
2
Felipe Mendoza Díaz
Oct 2013

Por la responsabilidad que conlleva, es que ser doctor requiere una formación más complicada, pues implica la salud y la vida misma, por lo mismo la gente respeta lo que el doctor dice por que se le puede ir la vida en ello. La gente valora su vida y salud, no igual en el diseño. De alguna manera... Se puede decir que afortunadamente no somos doctores.

1
Reply
0
Christian Toapanta Jaramillo
Jul 2012

no solo tenemos que vender diseno, tenemos la responsabilidad de educar a nuestro cliente ya sea que este se encuentre en un alto rango o este considerado como PYMEs hay que guiarlo como un medico a su paciente, feliciades por el articulo

0
Reply
0
Julián Canepa
Jul 2012

A los clientes que desvalorizan el consejo profesional o a aquellos que necesitan solo a un operador, hay que capacitarlos. La capacitación, a partir de ciertas dimensiones debe ser remunerada en forma adecuada y debe formar parte de la propuesta economica inicial. El trabajo formal y bien instanciado (avanzando solo luego de aprobaciones parciales) será el mecanismo que en estos casos nos salvará de perder tiempo, dinero y algo de cabello. El diseñador debe tomar las riendas y saber que este tipo de clientes se suelen presentar y también toca hacer experiencia y crecer con ellos.

1
Reply
0
Mauricio Yagode
Jun 2012

sólo añadiría al final de la carta: «Y si no toma en consideración la opinión profesiosal del diseñador, no lo culpe luego si el proyecto no funciona».

0
Reply
0
Jacinto Gutiérrez
May 2012

La ignorancia mata, también la de los diseñadores gráficos…

1
Reply
0
Alejandra Villatoro
May 2012

Acertado toalmente!

0
Reply
0
Rodrigo Orellana Rosas
Apr 2012

Creo que es una radiografía a nuestro pasar. Muchas veces he decidido no relacionarme con clientes que, en definitiva, no te abalan como profesional.

Ademas creo que somos nosotros mismos, diseñadores, quienes tenemos que hacer el cambio en este tipo de consecuencias. Muchas veces he visto colegas cobrar por su trabajo una décima parte de lo que debería.

Saludos

1
Reply
0
Alexis Tapia
Apr 2012

Creo que la mejor solución es aplicar la del doctor, a veces sentar al cliente y explicarle tranquilamente porqué sus peticiones pueden ser erroneas, que es lo que más le ayudaria en su situación, qué es lo más viable, entre muchas cosas.

Me ah tocado ver como colegas aplicán la de ¨usted paga y usted decide¨ y al final nada resulta y ellos se lavan las manos diciendo ¨era lo que el pidió, no es mi culpa¨,

también los clásicos ¨yo hago lo que yo quiero¨, pero creo qué, lo mejor es hablar y razonar con el cliente, que muchas veces, es algo dificil, pero no imposible.

4
Reply
0
Mich Uscanga
Apr 2012

Me ha pasado que mi jefe me dijo que mis diseños son muy pobres y sencillos. Ese es mi estilo!! Pero me enseño unas muestras de lo que para el es genial y quiere que yo logre... cuando vi lo que me enseño, me parecieron diseños muuuuy cargados, feos por no decir nacos.... que hago en ese caso?? Nimodo, a hacerle caso y trabajar lo que para mi no es bonito.

0
1
Ramiro Perez
Apr 2016

Mich, ambos entiendo están errando el eje, discuten diseño lindo o feo, simple o recargado. Se hace diseño para lo que se tiene delante. Hay modos personales pero no se ejerce el diseño de manera correcta cuando uno pone su estilo por sobre lo que se debe hacer. Cuando uno dice "es mi estilo" está haciendo arte, algo que no se negocia, que es de uno. Digamos algo que forma parte de un recorrido íntimo. Ahí hay algo para revisar si la idea es crecer en el diseño. Suerte.

0
Reply
7
Felipe Torres
Apr 2012

Es importante tener conviccion de lo bueno que es tu trabajo, ya que al final del día si un arte impacta recordaran esto por mucho tiempo. El respeto de todo buen diseñador empieza por investigar bien las necesidades del grupo objetivo.

0
Reply
0
Sebastian Brizuela
Apr 2012

Si se trata de ganar dinero, buena opción es aceptar lo impuesto por el cliente (aunque sea un absurdo), sin antes dejar estipulado lo mas formalmente posible que cualquier efecto negativo del diseño sobre la empresa, utilidades o cualquier aspecto relativo al entorno del cliente, no es responsabilidad del diseñador.

Así el cliente se revolverá en su propia feca.

0
Reply
1
Inma Benzal
Apr 2012

genial, y cierto, cierto!

0
Reply
0
Pablo Fossa
Apr 2012

Es muy cierto lo que dicen en la nota. En mi inexperiencia chocaba mucho con el cliente que «siempre tenia razón». Luego aprendí a lidiar con ello. La solución, es desarrollar en paralelo 2 modelos: uno que siga al pie de la letra sus desquisiadas indicaciones y otra que intentara resolver creativamente las necesidades de fondo exigidas por el cliente. Cada vez que en sus empresas se voto por las 2 opciones, nunca ganó la primera. una patada al ego!

1
Reply
24
Pier Alessi
Apr 2012

Esto de verdad que ha generado un «Calentamiento Global» en el diseño, la gran pregunta es: ¿cómo generar un real acuerdo con el cliente sin ofenderlo y que nosotros no salgamos ofendidos?. Existen clientes de todas las «culturas», los que «se hacen entender», los que «no se hacen entender pero se pueden asesorar» y los que «no quieren hacerse entender» (aquí debes decidir: el dinero o tu dignidad), me han tocado así pero no como clientes sino como superiores (es peor). La metáfora con el médico no es exagerada, un mal diseño no informa y puede malformar la reacción y acción del usuario.

0
Reply
51
Daniel Silverman
Apr 2012

Los médicos nos cobran por recibirnos, después por diagnosticarnos y finalmente por prescribirnos una terapia. ¿Qué pasaría si los diseñadores quisiéramos hacer lo mismo?

2
Reply
23
José Joaquín Domínguez
Apr 2012

Has dado en el clavo Rafael. Además, me has leido el pensamiento. Acabo de escribir un artículo para este medio (en fase de edición), que podría haberme ahorrado puesto que describe, con distintas palabras, las misma situación: «la eterna dialéctica entre cliente y diseñador». Seguramente algo que a casi todos nos ocurre a diario.

0
Reply
82
Jenny Buitrago Díaz
Apr 2012

¿Quién nos enseñó a pensar que «el cliente siempre tiene la razón»? ¿Quién le enseñó al cliente a pensar que siempre tendría la razón? ¡Abajo el autoritarismo por cualquiera de las dos partes! La famosa frase causa estragos. El cliente y el diseñador tienen la razón en sus razones, debemos oírnos mutuamente, aprender del cliente, de su proyecto, enseñarle los motivos por los cuales creemos que un diseño podría ser de tal modo.

Rafael, opino que ni el diseñador debe descartar todas las sugerencias de su cliente, ni éste debe solamente «hacernos caso».

Diseñemos con diálogo, no con dictadura.

5
30
Alejandro Camelo
Apr 2012

Jenny excelente forma de pensar, estoy de acuerdo con lo que dices, nostros como diseñadores debemos ser los encargados de materializar las ideas de los clientes sin restringir nuestra parte creativa, ya que de otra forma solo seriamos dibujantes esclavizados a la sombra del cliente, creo que si intercambiamos ideas entre los clientes y nosotros, manteniendo una posición un tanto flexible el cliente actuará de igual forma (como las neuronas espejo) y asi encontraremos un punto de equilibrio en el que podremos trabajar conjuntamente las dos partes sin estar siempre a la defensiva.

1
82
Jenny Buitrago Díaz
Apr 2012

Tienes razón Alejandro, creo que muchas veces ese impedimento para ver de igual o mayor valor lo que el cliente tiene para aportar, está dado por una especie de «ego-diseñado» que hemos creado-diseñado nosotros, creyendo que «alguien que no sabe de diseño no podría decirme tal cosa..». Tal vez olvidamos que la mayoría de las veces diseñamos para esas personas que saben de diseño y diseñan por su experiencia con las cosas, y no para profesionales con títulos similares a los nuestros. Debemos bajarnos del pedestal y empezar a involucrarnos donde antes no lo hacíamos, en la postura del cliente.

0
Reply
0
Daryl Servin
Apr 2012

Realidad de muchos colegas y que en definitiva nos pone en jaque cuando nos toca lidiar con este tipo de situaciones, sintiendo frustración al ver que nuestra opinión queda de lado ante la idea de solo vender y ganar dinero.

0
Reply
0
Aurum Zargun
Apr 2012

hola a todos.

O bien, «el cliente siempre pierde la razón»

Aunque esta situación es una prueba para el diseñador, el cliente dice: «el que paga manda»... pero cuanta ética y profesionalismo podemos contar ¿cuál es el precio?

–hay alguien que hace el trabajo por menos y sin tantas quejas o peros

...

–pues, buena suerte.

1
Reply
9
Gisela Giardino
Apr 2012

Es tan cierto esto, como que existen diseñadores que no están a la altura de «asesorar» a un cliente con conocimientos y experiencia... y en ese gris, entramos todos en una misma bolsa. Es un padecimiento general, el de tener clientes/pacientes/consumidores «opinólogos» que creen saberlo todo. PEro creo al final del camino, si uno realmente sabe lo que hace, directamente evita, logra evitar estos escollos y termina trabajando con clientes que valoran (en paga y reconocimiento a los conocimientos) lo que uno hace. Hay que seguir adelante, y dejando atrás estos «clientes problema» cuanto antes!

2
Reply
0
Francisco G. Martínez
Apr 2012

Es cierto, a mi me ha pasado muchas veces, y en ocasiones si he hecho el diseño como al cliente le gusta, claro sobre advertencia, y desde ese momento considero ese trabajo como un capricho del ciente y por ende me deslindo de los resultados, y pasa a ser un producto basura; y yo con unos pesos en la bolsa.

2
Reply
19
Laura Grijalba Delgado
Apr 2012

existen variedad de clientes necios a las propuestas que nosostros como diseñadores les podemos ofrecer a la hora de cumplir con sus especificaciones, pero es necesario tomar en cuenta que el cliente como lo dice el articulo « tiene la razon», por lo cual debemos despertar en ellos la confianza a la hora de crear un objeto o una experiencia que satisfaga su necesidad.

0
Reply
41
Paula Torres
Apr 2012

la confianza en la labor del diseñador es la raíz de un excelente trabajo, los diseñadores estamos desarrollando capacidades para entender la sensibilidad de nuestros clientes,enfrentandonos a un tipo de requerimientos,pero ¿porque no pensamos que tanto ellos como nosotros podemos proponer en conjunto? asi como ellos ponen en nuestras manos la confianza de crear los mejores productos en pro de su bien ellos podrian proponer posibles soluciones que nos ayudarian a nosotros los diseñadores a resolverlos y obtener mejores resultados a sus requerimientos .

0
Reply
25
Angela Maria Medina Olano
Apr 2012

Rafael, es verdad que existen algunos clientes que piden lo imposible, pero también existen diseñadores que se creen Dioses; como diseñadoras y diseñadores debemos entender que los clientes no saben de diseño de la misma forma que sabemos nosotros, pero ellos de una u otra manera saben de diseño y saben muy bien lo que quieren, como alguna vez escuche, las diseñadoras y los clientes vemos desde diferentes prismas, lo que debemos hacer es dejar nuestro prisma por un segundo y ver a través de el de los clientes, de esta manera lograremos acercarnos mas a ellos y entender lo que nos piden.

0
73
Rafael Juárez
Apr 2012

hola Angela. Tienes toda la razón, el ego del diseñador le hace a veces actuar terco y con aires de superioridad. Es la experiencia lo que le baja los pies a la tierra, lo regula y le hace jugar eventualmente ese papel de intermediario entre el cliente y el mundo del marketing.

Sin embargo difiero mucho en lo de « saben muy bien lo que quieren»... si, saben que quieren hacer dinero, si, saben de su negocio... pero no todos saben qué quieren comunicar ... mucho menos el cómo.

Obviamete esto aplica a algun porcentaje de los clientes, no a todos.

0
25
Angela Maria Medina Olano
Apr 2012

Claro en esa parte tienes razón, no me explique bien, me refería a que saben lo que quieren pero lo ven de una manera muy diferente a como nosotros la vemos, por esta razón es que nuestra profesión existe. Esto me hace pensar un poco en un articulo llamado «Diseñador: una especia apta para el cambio» en este, Cecilia Vega dice que los diseñadores debemos ser multiprofesionales. Los clientes puede que no sepan de diseño pero si de su profesión y de lo que hacen, así que nosotros nos debemos sumergir en su mundo para poder entender lo que quieren que realicemos. Eres diseñador multiprofesional?

1
Reply
205
Gabriel Meave
Apr 2012

Tal cual.

0
Reply
65
Daniele Marin
Apr 2012

Si bien pueden existir clientes un poco reacios a escuchar al diseñador y llegan imponiendo sus preferencias, considero que es importante labor del diseñador aprender a manejar la situación y es que no se trata de cual de las dos partes tiene la razón sino de entablar una verdadera comunicación donde el diseñador podrá también tomar las ideas de su cliente y relacionarlas según el objetivo, estoy segura que con los argumentos suficientes podremos llegar a diseñar con los clientes, y hasta generar mejores soluciones conjuntamente, o usted Juárez piensa que el diseñador siempre tiene la razón?

2
17
Anamaria Gil
Apr 2012

Daniela eso es muy cierto, a veces los clientes no escuchan y tampoco se logra conocer cuales son sus gustos y necesidades de verdad, pues como ya se sabe que todos tienen gustos y deseos diferentes. El diseñador como siempre con la tarea y el trabajo de investigar, hacer observaciones entonces salen miles de preguntas y al resolverlas con los mismos clientes se puede diseñar y satisfacer al cliente.

0
19
Laura Grijalba Delgado
Apr 2012

ana maria estoy de acuerdo contigo, pero pienso que para identificar los requerimientos del cliente se debe llevar a acabo un dialogo en donde se puedan identificar los gustos de la persona y así poder realizar lo que el cliente realmente desea.

0
73
Rafael Juárez
Apr 2012

Marin; Obviamente el diseñador no tiene siempre la razón, y lo he vividom frecuentemente: han sido los mismos clientes que a veces, me han insistido en cosas que me parecen absurdas, sobre todo cambios... y el resultado termina siendo mejor que mi propuesta.

Siempre es un trabajo dialéctico, siempre es un toma y dame. En efecto, la verdad es que el cliente es el que paga y si uno se pone con la actitud obsecada de « yo tengo la razon por que si» , ese cliente va a huir.

Este artículo es para tratar de activar el sentido común en aquellos clientes que parecieran haber renunciado a él.

0
Reply
4
Andrés Antonio Morales Guerrero
Apr 2012

Lástima que haya muy poca probabilidad de que los «clientes» lean este texto. El tema creo que forma parte de lo que yo llamo el «Muro de las lamentaciones» que existe en ForoAlfa y que a mi manera de ver ha sido tratado en inumerables artículos que al final dicen lo mismo.

2
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Bueno Andrés y ¿qué tal si se invita a más de esos clientes a Foroalfa?, ¿o se les remite el texto¡ (comunicación, branding y diseño) implica apertura a mucha gente, pienso que si más personas externas a los sacrosantos misterios del diseño participa de FOROALFA, ganan ellos,gana FOROALFA y ganan los diseñadores, concuerdo contigo en que todo lo que sea para darse de palmadas en la espalda y para servir de hombros para llorar no es lo mejor; pero tal vez algún cliente lo lea: copiar enlace, pegar, y enviar a los contactos, la tecnología lo permite, y las respuestas pueden ser esclarecedoras...

2
4
Andrés Antonio Morales Guerrero
Apr 2012

Hola Alfredo. Me parece una buena sugerencia. Ya lo he hecho antes, no muy seguido, pero es una manera positiva de externar la opinión a quien queremos que la escuche (los clientes). No sé si realmente cambie la actitud de los posibles clientes de los diseñadores al leerla. Lo que si creo, es que más que esperar que el cliente cambie y nos lamentemos por que no lo hace, el diseñador tiene que adaptarse ante esa postura y aprender a salir avante. Para ello, ya hay varios artículos en FA que nos ayudan a hacerlo.

1
Reply
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Singularmente como lectoras, todas las personas que interpretamos el artículo pensamos supongo en el diseñador «modelo», según lo concebimos («Yo» mismo en la mayoría de los casos); y en clientes «modelo» («los míos») según los que conocemos, pero nada nos asegura que todos seamos un mismo diseñador y de hecho nos relacionemos con los mismos clientes; me resulta divertido pensar que si la dichosa carta se escribiera, aunque fuera la misma cuando la repartiéramos a nuestros clientes la interacción que generaría en cada caso particular variaría por contextos de uso, cultura e intención...

1
17
Anamaria Gil
Apr 2012

Si Alfredo, la verdad los diseñadores podemos ser de la misma escuela, del mismo pensamiento hasta podemos poseer un mismo formato constructor, pero también es cierto que cada uno tenemos nuestro propio estilo, nuestra propia identidad y nuestro propio sello, igualmente pasa con los clientes cada uno siente, percibe, y desea diferentes necesidades así obtengan un mismo producto. Por lo anterior como tu lo comentas la interacción sobre un mismo objeto siempre será diferente cuando existen diferentes sujetos.

0
73
Rafael Juárez
Apr 2012

Indudable. Sin embargo es importante notar que uno no ha de estar enviándole esto a todos los clientes; hay muchos con los que no hace falta si quiera discutir estos términos. digamos que es una herramienta para los clientes reacios. Definitivamente no es una cuestion de quién tiene la razón, sino una cuestión de PODER. Uno quiere hacer el trabajo, que no se lo protesten, que se vea «bonito» según uno, que funcione, cobrar y «NEXT». Uno usa estrategias para que los clientes terminen aprobando lo que uno hizo; y este escrito es una de ellas. jejeje

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Se me ocurre Rafael que como diseñadores (que más que seguir instrucciones las proponemos, modificamos, planteamos, innovamos creamos), podría hacerse un experimento contextual (o muchos) con tu carta, saldrían diferentes versiones (personal, impersonal, autoritaria, condescendiente, técnica, informal), incluso recolectar respuestas de esos a quienes llamamos clientes que ensancharían el entendimiento de la inserción social del diseño, sería fascinante ver las versiones de las cartas de los clientes a los diseñadores... ahí queda la duda.

1
23
José Joaquín Domínguez
Apr 2012

Sí, sería genial ver una carta semejante, pero por parte del cliente. Eso sería una buena propuesta para este foro: atraer también la voz de clientes y empresas usuarias del diseño. Sería verdaderamente clarificador.

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

De acuerdo, si hay algo mandado a recoger, o por lo menos fuertemente cuestionable, apreciado José, es la actitud de quienes juran y hablan del cliente (y también del usuario final), como si sólo fuera una persona ¡y además la conocieran muy bien!; hay infinidad de personas vinculadas con procesos de diseño;de hecho todos los seres humanos diseñan cuando adaptan su entorno a sus expectativas, si aparecieran cartas de lo que esperan los y las clientes (de muchas edades, y procedencias) o los usuarios, muchos diseñadores serían más dialógicos, menos impositivos y menos autistas.Invitemos¡Bravo!

0
Reply
21
Sebastian Urrea Suarez
Apr 2012

Rafael muy valioso el artículo, creo que es importante comenzar a generar criterio de diseño desde las aulas de clase, la relación profesor alumno debe funcionar como la relación cliente- diseñador a través del dialogo y trabajo común, puntos de vista y criterios orientados hacia el diseño, creo que el problema que expone es fruto y consecuencia de la forma en que se enseña el diseño en Latinoamérica.

1
Reply
1
Gabriela Núñez
Apr 2012

Esto no es una realidad exclusiva de la profesión de diseño gráfico, el profesionista en generela incluso los médicos que tanto citamos pasan por una circunstancia muy parecida a la que escribiste en hipótesis por absurdo que paresca. Es cuanto al diseño gráfico es labor de nosotros preguntarnos qué estamos haciendo mal para no ganar la confianza del cliente

1
65
Daniele Marin
Apr 2012

Nuñez tu comentario me recuerda una lectura..Diseño comversacional y sobretodo la frase ʼ que estamos haciendo mal para no ganar la confianza del clienteʼ y tal vez sea que como diseñadoras nos falta tener un discurso propio del diseño, regularmente podremos tomar estructuras de comunicación de otras profesiones, creo que si afirmamos mas nuestra profesión mediante el discurso tendríamos mas credibilidad y seriamos tomados mas en serio como diseñadores.

0
1
Gabriela Núñez
Apr 2012

Gracias Marin por el comentario, no conozco el libro, en realidad es sólo filosofía de trabajo y me indica que voy bien. Y en cuanto a retomar de otras profesiones es precisamente en lo que se está enfocando la pedagogía hoy por hoy, en un enfoque integral en donde en un momento dado todas las disciplinas convergen. Saludos

0
65
Daniele Marin
Apr 2012

claro de acuerdo con que el diseño es multidisiplinar y ademas siempre dispuesto al cambio , lo que era el diseño en el pasado no lo es ahora y lo que será seguramente tendrá muchos cambios como nos habla Cecilia Vega en su articulo Enlace

0
Reply
17
Anamaria Gil
Apr 2012

Rafael esta muy interesante tu articulo. Estoy de acuerdo en que hace unos años la frase « el cliente siempre tiene la razón» era valedera. Ahora los nuevos tipos de clientes nos han enseñado que no siempre el cliente tiene la razón, pero yo como diseñadora si tengo la obligación de adaptarme a las necesidades del cliente a sus gustos y a sus peticiones, para asesorarlo con respecto a sus percepciones o ideas de lo que el cliente realmente quiere. Esto cuando se maneja un cliente individualizado, diferente a cuando se manejan grupos.

0
Reply
12
Manolo Luis Escutia
Apr 2012

Leyendo el artículo,recuerdo una anécdota del año 1981 en España. La agencia de comunicación presentño al clienmte una propuesta para el anuncio de un whisky. En la imagen, una botella rota desfiguraba la marca. El lema era LA UNICA FORMA DE ROMPER CON,,, el cliente no aceptó la propuesta, la agencia insistió. Al final la agencia dijo que si el anuncio salía, adiós cuenta. El anuncio tuvo el premio por el mejor comercial, y el cliente buscó otra agencia.

0
Reply
0
Natalia Ugolini
Apr 2012

Me siento muy identificada, tendría q mandarle el artículo por mail a un par de clientes y/o imprimirlo y colgarlo en la pared de la gráfica para que mientras los clinetes esperan lean.

0
73
Rafael Juárez
Apr 2012

jaja sería un honor si lo imprimes!! jajaja si lo haces enviame foto a r@paginainteligente.net !

1
0
Natalia Ugolini
Apr 2012

oka quedamos así!

0
Reply
0
Diego Vargas Ugalde
Apr 2012

No, el cliente no siempre tiene la razón, por la simple situación que el cliente no estudió lo que el médico, o el abogado o el físico o el diseñador, por lo tanto el cliente debe hacer su solicitud y conciliar sus deseos con las propuestas del diseñador hasta que su necesidad sea satisfecha, siempre y cuando el proyecto esté claro para abas partes.

0
Reply
0
Juan Gómez
Apr 2012

Buena lectura para empezar la semana :)

0
Reply
4
Fernando Peretz
Apr 2012

Excelente, gracias por compartirlo saludos!

0
Reply
0
Sandra Gonzalez
Apr 2012

Este artículo resume los principales motivos por los cuales no seguí trabajando en diseño web y busqué alternativas. La gran mayoría de los clientes no aprecia el talento aunque éste se le presente en las narices, y además, se creen con el derecho de corregir y de mandonear a profesionales que llevan trabajando años en el área digital. El hacerse valer es tarea de cada cual, pero cuesta una barbaridad. Yo me desgastaba más lidiando con el cliente que haciendo la pega, por eso chau, derivé en plantillas y ya está.

1
7
Laura Mendez
Apr 2012

Sandra como en una película escuche « no por miedo a fallar hay que dejar de jugar» no creo,en mi propia opinión, que el cliente deba afectar en dejar de hacer algo, es decir, si realmente te apasiona el diseño web no deberías dejarlo por simples apreciaciones de alguien que quizás no ha estudiado lo mismo que tu y que solo tiene un conocimiento leve de lo que cree esta «bien», sin mas por decir, solo diré que no hay mejor trabajo que el que hacemos cuando algo realmente nos pasiona.

0
0
Erick Villafaña
Apr 2012

Cierto Laura, yo opino que si realmente nos apasiona lo que hacemos, es mejor hacerle ver al cliente que nuestro trabajo tiene una verdadera razón de ser. Es por eso el mensaje del articulo. Buen punto de vista el tuyo, hoy aprendí algo nuevo. Saludos!!!

0
Reply
7
Laura Mendez
Apr 2012

Aunque bien es cierto que ʼel cliente tiene la razonʼ como los países primer mundos tras nos han querido mostrar y enseñar, no cree Ud. Que ser 100% complaciente conel cliente, terminaría por limitar nuestras capacidades como diseñador y otorgárselas a otros? Es decir, por mas que tengamos frente a nuestro doctor la opinión de que medicamento debe darnos, el terminara por darnos el que mejor considera para el tratamiento, pues el estudio para eso y sabe sobre eso, nuestro conocimientos médicos son netamente empíricos y funcionales.

1
Reply
0
Jose Alberto Colin Alvarez
Apr 2012

Me párese muy acertada esta carta al tratar con los clientes pero una delas cosas principales que se le tiene que dejar claro al cliente es que por que motivo busca un profesional en el área y posterior a esto ubicar la necesidad del cliente y sus sugerencias darle como mínimo tres opciones o bocetos del trabajo para que en base ha este el elija la mejor de acuerdo a la solución a sus necesidades he inquietudes antes expresadas.

0
Reply
0
Augusto Diaz
Apr 2012

Releyendo las respuestas me surgen dos reflexiones: el elemento que inclina la balanza de la razón hacia un lado y otro, (cliente-diseñador), es el mismo: es el valor del ego, y muchas veces creo que el reflejo de la queja, es que nos cuesta mucho reconocer que también podemos equivocarnos, pienso entonces que el ejercicio de la autoreflexión sobre el propio trabajo, fundamenta nuestras decisiones y convence sin caprichos, ni cuestiones «de gusto». La segunda reflexión es que un bar terapéutico para diseñadores no sería un mal negocio.

4
0
Nicolás Castro
Apr 2012

Augusto, nunca más de acuerdo con la segunda reflexión. Lamentablemente se ve reflejado en todo FA. saludos

0
0
Augusto Diaz
Apr 2012

Gracias Nicolás, tomémoslo con humor creo que los años de trabajo son los que palean estan dolencias profesionales, saludos desde el otro lado del charco.

0
0
Nicolás Castro
Apr 2012

Si, por supuesto, todo depende con la tesitura con la que se aborde el tema.

Te (les) recomiendo un grupo que creo que aporta muchísimo en la manera de manejar éstos aspectos. Enlace

Saludos y éxitos.

0
Reply
0
Indra Hernandez Olmos Hernandez Olmos
Apr 2012

si bien es cierto que cuando entras al mundo laboral es cuando realmente aprendes: sobre la práctica; pero muchos de nosotros pasamos por la incógnita de cómo saber vender nuestro trabajo y cómo cobrarlo, creo que deberían orientarnos más desde que somos estudiantes para poder tener los fundamentos y bases suficientes para vender una idea!

1
7
Laura Mendez
Apr 2012

Indira, aunque bien si necesitamos una orientación hacerla de como vender nuestro producto, sean cueles quiera que sean, por experiencia propia te puedo decir que lo que aprenderás en la academia, no se compara con lo que laboralmente , aparte de errores, puedes aprender, de manera propia te aconsejo que busques practicas laborales desde ya, así cuando realmente seas una profesional u te enfrentes atan grande mundo laboral puedas saber por lo menos en una mínima cantidad como actuar.

1
Reply
9
Pedro Baumlis
Apr 2012

Como bromeaba un gran colega, ya fallecido: «Nuestro Negocio es Muy Bueno...Sin Clientes». Todos los comentarios son de primera. Todos tenemos la razón, pero ojo, el Cliente seguirá siendo el Cliente, por muy bravo que nos pongamos. Basta revisar algunos logos, frases y campañas enteras. Me permitiré ofrecer sólo una opinión, humildemente, que es mi conducta: Elijamos Nuestros Clientes...y ¡sobreviví!

5
7
Laura Mendez
Apr 2012

«Elijamos nuestros clientes» creo que ha de ser el mejor consejo que he podido leer, es verdad, porque esperar a que alguien nos contrate, bajo sus limitaciones, limitando nos a nosotros mismos? Es de astutos tomas la decisión de elegir si queremos que como diseñadores valga nuestra opinión.

0
Reply
0
Xavier Martinez Balet
Apr 2012

Genial, todos nuestros cliente deberian leer el artículo.

Felicidades!

2
Reply
2
Marta Rodríguez
Apr 2012

Buen artículo! Yo creo que refleja lo que todos pensamos. (Igual el cliente se piensa que le llevamos la contraria para fastidiar... o algo jejeje.)

2
Reply
0
Jonathan Nuñez
Apr 2012

Buena reflexión y análisis de los avatares del negocio del diseño.

1
Reply
30
Alejandro Camelo
Apr 2012

Oh Diseñador que dentro del campo laboral te toca cumplir con lo que te digan! aún no soy un experto pero desde mi experiencia, en la educación que recibo veo a muchos de los maestros como clientes, clientes que no les gusta como diseño y empiezan a impartir su «sabio» conocimiento, creo que debemos los diseñadores y todos aquellos que estan en el medio del diseño empezar a absorber y de manera dialógica como lo señala Alfredo Gutíerrez, entender y dar solución a los clientes. Creo que mas educar a los clientes es tambien educarnos a nosotros mismo como diseñadores dialógicos.

1
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

una cosa es un maestro como cliente y otra la realidad .... cuando salgas al ruedo conversamos!

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Concuerdo vida profesional=nuevos retos, pero la época de estudios no es «irreal»; discrepo con esa metáfora. Mundo laboral o (exterior), comprendo y acepto, pero «la realidad»,¿acaso en la academia somos irreales? que yo sepa no somos gnomos, tiny toons, sirenas, o unicornios (aunque algunos lo parezcamos), ni supongo eras tú irreal mientras estudiabas. Para mí Alejandro y su generación en Iberoamérica, son reales y válidos interlocutores desde ahora (además la «realidad«exterior a la academia, quizás sea distinta no sólo en Argentina y en Colombia, sino para cada persona y en cada caso) ¿no?

1
1
Veronica Rodriguez
Apr 2012

jajajajaja tiny toons

0
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

Alfredo, mi formación universitaria fue en Colombia, soy de Medellín, diseñadora industrial de la Universidad Pontificia Bolivariana, y durante muchos años profesora de la misma universidad y «jurado» de entregas de proyectos de diferentes materias en la facultad.

No es que en la academia somos irreales, pero no estamos frente a la realidad de un cliente, convengamos que una cosa es un profesor y otra muy diferente es un dueño de una empresa.

la diferencia es muy clara por ejemplo cuando estas pilotando un avión en la academia con el instructor al lado y otra cuando tienes que pilotarlo solo.

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

¡Eres nuestra embajadora!,gracias por responder (aun así Bogotá y Medellín varían, y aún Universidades en cada ciudad, o cursos de una misma U. en distinta época).Es sensato cuanto planteas,mi «pataleta» es por la expresión: llamar «realidad» a la vida laboral (salvo que diferenciemos realidadeS académica y laboral) torna tácitamente irreal la vida educativa.Lo de vuelo,piloto e instructor aplica, pero el aprendiz aporta al diálogo: si como adulto digo al niño de 7 años, cuando crezcas hablamos pareciera que una vida lineal comienza en la adultez y hasta entonces él no cuenta. Ways of see...

0
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

y bueno, el niño de 7 años va a tomar su niñez, adolescencia todo lo que vas a darle como consejo, cuando sea adulto va a tener una realidad va a salir al ruedo de la vida! o acaso no te paso a vos?

Entiendo lo de tu pataleta, pero es la realidad la vida laboral, cuando se estudia se vive en un «limbo» donde lo que diseñas si bien esta planteado para una realidad esta sobre bases conceptuales, en la vida «real» es otro cuento, producción, costos, y un montón de cosas que intervienen en cada uno de los productos, incluyendo el cliente.

0
21
Sebastian Urrea Suarez
Apr 2012

Totalmente de acuerdo con Alejandro, desde el momento en q nos vemos enfrentados a tomar decisiones por nosotros mismos, como estudiantes dueños de un propio proyecto, el cual conocemos e investigamos desde una perspectiva más cercana que alguno de nuestros profesores(clientes) deberíamos tener la potestad de decisión junto con el dialogo y percepción del profesor (cliente), muchas veces la arrogancia y jerarquización del conocimiento hace q sea menos valido el punto de vista del estudiante.Creo que no es necesario esperar salir al ruedo para comenzar a tomar nuestro posición como diseñadores.

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Como escribe Sebastián, casi toda generalización comporta para mí alguna inexactitud, claro que me pasó algo similar(no lo mismo) Margarita, mas cada niño de 7 años cuando lo asumimos como interlocutor desde su «realidad» nos enseñará muchísimas cosas.... siempre fui cauteloso de aquellos giros cuando hablamos a otros como si estuvieran en etapas anteriores(la linealidad es engañosa) que ya «hemos superado», niños y niñas de 7 años hoy, no son los de mi generación (ni siquiera la del año pasado),ellos toman nuestros consejos, pero ¿que tanto aprendemos de ellos?a la «realidad» todos aportamos.

0
30
Alejandro Camelo
Apr 2012

De acuerdo con Alfredo, nosotros como diseñadores somos capaces de ver realidades que de cierta forma no todos logran percibir, pero los niños de 7 años como lo hablan son capaces de ver aún mas cosas que los diseñadores «expertos» no son capaces de ver, no descartemos la forma de pensar de otros por que no tienen la experiencia que se requiere para hablar, muchas veces la ingenuidad es sinónimo de innovación. Creo en el diseño participativo, y que debemos tejer redes de conocimiento através de éste para generar diálogos que nos permita innovar en lo tangible y lo inntangible (conocimiento).

2
1
Veronica Rodriguez
Apr 2012

Así es, desafortunadamente es común en los que se dicen «MAESTROS» sabios omnipotentes que no permiten opiniones, apelaciones, e interlocuciones; que de realizarse podrían llegar a ser granes booms en el diseño, se dedican a «educar» bajo la tendencia en la que ellos fueron educados, sin tener en cuenta que el diseño es creación es innovación y esa magia se puede encontrar en todos los seres humanos, no necesariamente en el que tiene el título colgado en la pared.

0
2
Manolo Blemish
Apr 2012

Vaya pensamiento obtuso que tienes Margarita.

0
Reply
5
Omar Mercado
Apr 2012

Felicidades Rafael, muy buena columna con un tema, sin duda, de mucho interés para todos los comunicadores. Ojalá varios clientes pudieran tener en sus manos esta publicación.

0
73
Rafael Juárez
Apr 2012

mil gracias amigo

0
Reply
6
Alfredo Texis Michicol
Apr 2012

Es un buen tema en donde hay clientes buenos y malos, creo que atodos los debemso de tratar iguales saludos.

0
Reply
112
Carlos Maraver
Apr 2012

Hay clientes de todas clases, por suerte no todos són ni tan malos ni tan buenos. Igual que pacientes que son Hipocondriacos y por mucho que el doctor les diga que estan bien, no les creen. Yo me he encontrado muchos clientes así y otros tantos que són profesionales y hacen que el proyecto vaya a más. Pero eso de educar al cliente es pura utopia, apenas podemos educar a jovenes que estan en edad de aprender como para educar a adultos que tienen una idea muy formada de la vida y de lo que ellos creen bien o mal... Seguir trabajando con mano izquierda pero firmeza, al fin esto es un trabajo.

1
Reply
0
Fabián Bogado
Apr 2012

La educación de un cliente debe darse de manera paulatina y con la mayor de las cortesías, en si buscar la manera de encaminar al cliente a buen puerto. Es muy cierto que con algunos clientes es más facil lidiar que con otros, pero es ahi donde está el desafío del diseñador para vender su trabajo y transformar un pensamiento erróneo en uno acertado y hacer ver al cliente que aunque la regla sea :«el cliente siempre tiene la razón», muchas veces no es asi.

Gracias por el artículo, muy enriquecedor. Saludos!

2
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Fabián, como reflexioné tras la opinión de Margarita Giraldo, cabe recordar que los clientes también educan a quienes diseñamos:los proyectos se mueven en muchos planos significativos a la vez.Y es bueno que fortalezcamos la facultad de diseñarlos simultáneamente en todos ellos.Casi siempre las virtudes comparativas de los méritos que le atribuimos a un proyectos de diseño las diferenciamos solamente por la valoración subjetiva que como participantes les otorgamos.Pero claro prevalecen las«objetivas«opiniones o del inversionista,o del «experto». Concuerdo muy enriquecedor¡y más con tu opinión!

0
0
Fabián Bogado
Apr 2012

Tienes toda la razón, muchas gracias por tan grata acotación. La verdad es un tema muy interesante el de cliente-diseñador. Saludos!

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Bueno, eres tú a quien debo agradecer por compartir tu pensamiento y hacerme pensar, cierto, hemos de seguir explorando el tema, ojalá te animes a proponer para publicación un artículo con tus experiencias al respecto.... de seguro habrá mucho para reflexionar.

0
Reply
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

La palabra «cliente», por afinidad o discrepancia (y casi como reflejo condicionado pavloviano) ejerce gran influjo sobre quienes amamos el diseño. Próximo a Isabel Vecco, pienso que la legitimidad de los artículos de FOROALFA, más que en el monólogo que instauramos al escribirlos, acontece cuando los incorporamos a nuestras diversas realidades cotidianas y dialogamos aquí sobre ellos». Es cuando intercambiamos pensamientos que integramos comunidad. Más que la calidad (monológica) de los artículos es en la calidad (dialógica) de las opiniones articuladas donde avanzamos en conjunto.

0
Reply
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

Educar un cliente en los aspectos de diseño, tendencia y mercadeo es realmente muy complicado si esta el factor económico por delante, ellos piensan mas con el bolsillo que con el buen desempeño de sus productos, solo unos pocos entienden y valoran los diseñadores, su experiencia y el costo que acarrea a la empresa tener un buen diseñador, el beneficio y éxito de sus productos.

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

¡Rafael propició con su artículo un encuentro memorable! Concuerdo contigo (en parte)Margarita,pues quizás las explicaciones que damos a hechos y prácticas(tuyas y mías)sólo nacen de nuestras propias expectativas. Cuando nos preciamos de saber de inmediato qué resulta válido y qué no dentro de un proyecto,difícilmente obtendremos grandes logros, tanto en la dimensión del autoconocimiento como en el proyecto. Cuando, a la inversa, pienso, aceptamos de base que un extraño puede conocernos mejor de lo que nos conocemos, vamos en la ruta del diseño. Quizás también necesitamos educarnos...

0
140
Angel Sánchez
Apr 2012

No es que sean expertos en lo nuestro, es educarle en el sentido que entiendan el valor de lo nuestro, que un «para ayer» no da buen resultado, que algo barato no es bueno, educarle en que uno es profesional y que debe entenderlo. Educarle en que sus opiniones son tomadas en cuenta pero no son ni mucho menos órdenes a cumplir a ciegas y si eso pasa, pues lo despides, no vale la pena en absoluto tener una relación laboral tormentosa.

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

De acuerdo Angel en lo nuestro sólo nosotros somos expertos, pero quizás, podríamos reconocerle similares prerrogativas a quines llamamos clientes: «cada quien es experto en ser si mismo». A veces cuanto más sabemos menos sabemos. Lo cual por supuesto es una valoración que no niega la tuya, solamente es diferente; de hecho, a primera vista parecería que estoy enseñando algo, pero en este caso, ya sé más o menos como pienso, es lo que me genera tu respuesta, el meditarla, el abrirme a ella, la que me permite aprender algo de ti, y haciéndolo, sin duda, también de mi.

0
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

como dice Angel, es educarle en el sentido que entiendan el valor de lo nuestro, claro esta que de los clientes también aprendemos como dice Alfredo, cada uno en su área es necesario para el buen desempeño del producto final, a lo que me refiero con mi comentario es el valor del diseñador como tal, al respeto tanto en la profesión, en los presupuestos económicos, en el trato a un profesional que esta desempeñando una labor con un significado importante para la empresa.

1
Reply
11
Luciano Kraliczek
Apr 2012

Desde mi experiencia, la confianza del cliente y la «no intervención» por su parte en relación a sus caprichos, la he ganado con la trayectoria (entiéndase: calidad y resultado en los trabajos). Esto me ha dado la seguridad para poder ser contundente en mi asesoramiento. El cliente valora y respeta a un profesional que puede demostrar (a través de su cartera de clientes y sus propias convicciones) la validez de sus argumentos. Saludos!

1
140
Angel Sánchez
Apr 2012

totalmente de acuerdo.

0
Reply
9
Pedro Baumlis
Apr 2012

¡Bravo, así se habla! Yo me atreví a perder clientes hablando con toda naturalidad profesional, no por humildad, sólo por «amor al prójimo», pues hacer Publicidad es desear beneficiar al consumidor, hoy, el Nuevo Creativo. Me gusta escucharlos para conversar, mirarle los ojos, contarles cuentos para descubrir cosas que no me la dan las encuestas. Nunca he perdido un solo cliente por ello. Sí los perdía, era voluntariamente, por ¡no pagar mis facturas en su tiempo!

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Cabría presuponer, éticamente, que otras personas relacionadas con nuestros proyectos, tienen cuando menos capacidades muy similares a las que nosotros empleamos para elaborarlos: La interpretación convencional, genérica, en el mejor de los escenarios, sólo proporciona un marco de referencia inadaptable a la increíble complejidad del caso particular. Me resulta evidente la sabiduría que has acuñado en tu larga experiencia, Pedro, ojalá la compartas más. Te leeré con atención. Muchos necesitamos aquí «descubrir cosas que no nos las dan las encuestas». ¡Excelente comentario!

0
Reply
140
Angel Sánchez
Apr 2012

Alguna vez alguien ha «despedido» a su cliente? Yo sí. El diseño es subjetivo cuando un cliente lo valora. Lo objetivo viene cuando el proyecto cumple o no con las metas que se hayan planteado al inicio. Es deber del diseñador educar al cliente. Si se define claramente lo que va a hacer y lo que no y lo que va a costar de más lo no presupuestado tiene menos riesgos y debe saber cuándo va a cobrar por hora o por proyecto. El diseñador que no sabe decir «NO» está condenado y el que acepta todo a cualquier precio, igual. Si va a la consulta un tipo así, el médico simplemente lo despedirá, tú no?

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Angel, lo que llamas «objetivo», lo encuentro intersubjetivamente satisfactorio (una conversación proyectual diseñador-cliente significativa para ambos, permitió establecer relaciones que propiciaron cambios mediante acciones). Para mí un proyecto no cumple metas: las personas las cumplen mediante él, escogidas, entre muchas posibles. De igual forma, si voy a donde un médico que en el trato humano me da desconfianza por experto que sea, busco otro que tenga niveles de experiencia similares y que me valore en vez de tratarme como al paciente genérico numero no sé cuantos. Saludos

1
140
Angel Sánchez
Apr 2012

No entendí ni la mitad de lo que has puesto a primera vista, espero que tus clientes te entiendan cuando se reúnen. Bueno, a lo nuestro, el diseñador COMUNICA. El proyecto al momento mismo del brief debe esbozar y luego definir las metas que se desean. Es mucho más que obvio que las personas ejecutan el camino hacia esas metas. Yo soy diseñador porque deseo ganar dinero por mi trabajo, no soy terapeuta, no me vendo por menos de lo que valgo. Mis clientes no son mis amiguitos, tenemos una relación de respeto y contractual pero no afectiva, igual por ello muchos se suben al caballo y luego...

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Lo que llamamos objetivo, es nuestra subjetiva opinión al respecto. Decir «El proyecto hace esto o lo otro» sólo encubre que nosotros hacemos algo con él. Yo, por ejemplo, no llamo cliente, a ninguna persona con la que comparto, genéricamente podría llamarlos socios creativos o co-creadores, pero prefiero referirme a ellos como Catalina, Andrés, Margarita, etc. cada uno con sus apellidos. Las generalizaciones no me van. Por cierto, he de reconocerlo, soy muy mal negociante, y no me mueve mucho el dinero, pero creo haber hecho algunos amigos.

0
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

Recuerden que cuando es un diseñador independiente el trato NO es laboral, es comercial y te conviertes en un proveedor.

Alfredo de algo tenemos que vivir, como dice Angel claro que el diseñador tiene que ganar; porque solo el cliente se llena los bolsillos con nuestros diseños y nosotros tenemos que recibir migajas?

Los clientes nunca serán amigos, cuando no le sirves o llega alguien con un presupuesto mas económico se acaba la relación comercial y la supuesta amistad.

Los clientes no te dan trabajo porque eres simpatico, sino porque en la evaluación de tu negocio es el que le conviene.

0
7
Laura Mendez
Apr 2012

Angel, el diseñador al igual que el historiador, tiene muchos subjetivo en su trabajo, es decir, la historia es una construcción personal, una manifestación de la perspectiva de el historiador, que ha leído a otros historiadores, nosotros como diseñadores construimos diseños aparte de la lectura de alguien mas; «el cliente» entonces en lo que interpreto de esto, el diseño es subjetivo desde el principio, no solo cuando el cliente lo valora.

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Margarita,quizás «los clientes» no son abstracciones sino personas de carne y hueso. Las palabras,vistas ahí, en papel, parecen inequívocas y preciso,escribió Ramírez, decimos«clientes» y pensamos que es igual para todos y en cada caso,siete letras escritas de modo único. Mas tras esa aparente integridad se mueve un mundo conceptual equívoco, y cambiante.Hoy hay empresas de código abierto, Wikipedia, Mozilla, etc... primer te dan y luego les donas si quieres (te sirve claro, y también te simpatiza)tal vez las realidades personales no son estandarizables, como dices tú, en lo que interpreto.

0
7
Laura Mendez
Apr 2012

Encuentro que se habla de cliente como una persona ajena al diseño, que necesitase un diseñador, pero que pasaría cuando es un diseñador mismo el que nos contrata para hacer el trabajo? En este sentido el conocimiento seria igual, respecto a lo hemos aprendido en la academia, como seria esa forma de educarlo, cuando el ya ha sido educado para eso, respecto a asuntos estrictamente temáticos, como: color, tamaño, forma etc.

0
140
Angel Sánchez
Apr 2012

cuando te subcontratan pues no te voy a mentir, calladito hago lo que me piden, es más facil porque no tienes que lidiar con el cliente. asi que asi de simple.

1
7
Laura Mendez
Apr 2012

Porque creer que no hay que lidera con el cliente, no cree que al igual que el Ud. Tambn paso tiempo en la academia, tambn tiene experiencia, por ende estaría en toda la autoridad, moralmente hablando, de defender su diseño cuando cree que es el correcto?

0
Reply
38
Rodrigo Mazza
Apr 2012

Gracias por el artículo. De todos modos es más interesante el debate posterior. Es fácil caer en la catarsis de grupo. Construir un personaje, el cliente, con características tan grotescas, no ayuda a nuestra profesión. Tal vez lo que haya que entender, para decirlo siguiendo la metáfora del paciente: lo que llega al consultorio no es una pierna rota, es una persona.

2
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Tu frase final es una joya Rodrigo: «al consultorio no llega una pierna rota sino una persona». Opciones y posibilidades son conceptos huamnos, no físicos. Lo material y gráfico importa pero no determina lo que las personas hacemos con ello. Ni los artefactos tecnológicos, ni las gráficas, ni los textos, ni los proyectos, pueden dar cuenta de cómo los utilizamos, o de lo que terminan causando. Hablar de ellos como si ello fuera posible, permite que quienes diseñamos impongamos nuestro parecer a otros. Decir que objetos y proyectos hacen esto o aquello, limita la autonomía humana.

1
0
Isabel Vecco
Apr 2012

El contenido del articulo principal evidencia una situación muy común pero no ayuda a superar los obstaculos. A la gran mayoria de adultos no les gusta que «les enseñen», el ego hace sentir al individuo tener la llave de la «verdad». Por cuanto el verdadero aporte es volcar experiencias que se conviertan en fuente de retroalimentación para superar estos retos y más bien ayuden a construir puentes de comunicación con los clientes.

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Cierto Isabel, diseñar implica numerosos actores humanos con distintos intereses, narrativas, valores, y niveles de privilegio; y todos con algún grado de ingenerencia en el proceso. Al diseñar hay que articular la creación de un marco de entendimiento compartido entre participantes procedentes de diferentes trayectorias disciplineras, ocupacionales y de vida (con creencias valores divergentes, e intenciones e inversiones particulares en el proceso de innovación) El diálogo entre participantes, es un gran eje de las actividades de diseño, tus puentes son una bella metáfora.

0
0
Isabel Vecco
Apr 2012

Esta realidad no solo involucra a la actividad del diseño, se aplica a todas las interrelaciones humanas

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Quizás porque habría que diferencia entre las actividades profesionales de diseño (las apellidadas tras institucionalizarse: gráfico, industrial, textil, interacción) y el diseño cotidiano como acto distintivo de la interacción humana. Todo ser humano es diseñador cotidiano, pero no todo diseñador cotidiano es diseñador profesional... Por supuesto estoy casi totalmente de acuerdo contigo, el «casi» por supuesto está vinculado con que tú tienes unas formas de expresarte y yo otras. Gracias por la conversación y por aportar a este foro tu entendimiento comprensivo.

0
Reply
0
Edward Thomas
Apr 2012

Durante los veinte o mas años en lo que he ejercido como diseñador y director de arte, he tenido una y otra vez que asumir un papel de «didacta» con el cliente. Lo que he aprendido en muchisimos casos es que hay quienes no consideran ni desean tener la necesidad de ser «enseñados», pues en su interés más intrínseco está el de mantenerse en la mas abyecta ignorancia. Según ellos, esa ignorancia trabaja en su favor, pues les permite imponerse mas alla de toda razón y así obtener lo que ellos QUIEREN, sin saber que de esa forma, se privan de recibir lo que ellos NECESITAN.

4
0
Isabel Vecco
Apr 2012

Bien vale el comentario que hice al aporte de Alfredo Gutierrez. Ahí está el reto, como dice el antiguo dicho «muchos caminos te conducen a Roma«

0
112
Carlos Maraver
Apr 2012

Lo que comenta Edward es totalmente cierto, eso de educar al cliente es muy bonito y deseable, pero como cualquier persona tiene que tener interés en ser educado.

0
0
Isabel Vecco
Apr 2012

Ese es el punto de inicio. Por otro lado creo que es muy importante tener presente que «todos tienen algo que enseñar» y lo valioso es tener la mente abierta para aprender. Como a traves de mi vida aprendi, que la verdad es un enorme mosaico conformado por la visión de cada quien que pretender haberla descubierto, es cuando abres la puerta del entendimiento enriquecedor. Cuando uno está más dispuesto a entender la visión de los otros es cuando abres el camino para volcar tu aporte.

0
Reply
0
Marcelo Serratto
Apr 2012

En desacuerdo con la premisa «el cliente siempre tiene la razón», creo que debería ser «el cliente tiene la ultima palabra», aunque muchas veces se equivoque. saludos.

2
Reply
2
Gustavo Martin
Apr 2012

Clap clap clap! Sin dudas este es el mejor artículo en muchos que he leído por acá. Con tu permiso lo voy a imprimir.

1
0
Edward Thomas
Apr 2012

100% de acuerdo.

0
0
Eduardo Videla
Apr 2012

Lo voy a pegar en el pasillo de la Escuela de Diseño Gráfico de la cual salí, espero que los cabros salgan mejos preparados en este sentido, deberían haber un especie de 10 mandamientos. Saludos.

0
Reply
2
Anselmo Jose Vezzosi
Apr 2012

A los arquitectos nos sucede algo parecido,«veni vamos a ver lo que quiero».No los llamamos clientes ,sino comitentes por lo que no siempre tienen razon y de ese modo podemos ejercer con mas libertad.Un saludo desde la mediterranea Santiago del Estero,Argentina.

2
Reply
69
Fernando Weissmann
Apr 2012

Vemos que las penurias que pasamos los diseñadores en todas partes son las mismas. Muy agradable tu análisis porque destaca la universalidad de los «dolores«que sufrimos. Podrías agregar el asesoramiento que hace la señora del Cliente o ese amigo que tiene buen gusto, o el cuñado que...y así hasta la eternidad!

Un saludo desde Barcelona.

2
Reply
1
Oscar Moreno Sánchez
Apr 2012

Por experiencia propia he sido testigo de cómo muchos se «escudan» tras la frase de «el cliente siempre tiene la razón» lo cual me ha generado cierta reputación donde trabajo por llevar la contra al realizar ciertos pedidos. En un país en el que se quiere todo rápido, barato y bien hecho, es difícil ejercer libremente el diseño; pero siento que sería una irrespnsabilidad hacer un trabajo hecho al «nomás porque así lo digo y así debe ser «. Uno debe ser responsable con su trabajo y más si a uno le gusta ejercer lo que tanto le costó prepararse. Vivimos del cliente, pero no es nuestro colega.

1
Reply
15
Ray Acosta
Mar 2012

Felicidades Rafa. En mis talleres le doy a los chavos el ejemplo del doctor. Es cierto también, que, como dice Marcelo, no todos los clientes son funestos. Pero en América Latina gana el porcentaje de empresarios que se siente con autoridad para tomar decisiones de diseño. El proceso debe ser en conjunto. Bien dijo Leo Burnett una vez: prefiero perder 1 millón de dólares a que un cliente me diga cómo debo hacer la publicidad. Y sin ser arrogantes, ¿de qué hablamos entre diseñadores? De Photoshop CS6, de Helvética. ¿Y un farmacéutico? De medicinas. Zapatero a tu zapato. Debemos asesorar.

1
73
Rafael Juárez
Mar 2012

MUY cierto amigo

0
0
Félix Zambrano
Apr 2012

Muy pero muy cierto..!!! lo que resulta super difícil es que el cliente se deje asesorar.

0
73
Rafael Juárez
Apr 2012

algunos si son muy dificil de asesorar. Creo que esnecesario entonces respirar hondo, resolver y salir de eso lo antes posible. enfocarse en hacerse digno de conseguir mejores clientes, mas provechosos, que nos aporten y nos axijan mas , de la mejor manera.

0
3
Margarita Giraldo
Apr 2012

Seria mas fácil conseguir mas clientes si cualquiera que sabe manejar un corel, photoshop y que se hace llamar diseñador sin serlo nos haga la competencia «desleal» y cobre precios ridículos, cuando la profesión sea valorada como tal vamos a poder conseguir mejores clientes.

Cualquiera no es médico, ni abogado, es un título que se debe conseguir en una universidad, entonces porque no el título de diseñador tiene que seguir esos mismos parámetros?

0
Reply
0
Paul Medina
Mar 2012

Excelente articulo, créeme que aveces eh deseado ser tan arrogante quizá para enfrentar al cliente y decirle porque su idea es absurda, pero como dice el subtitulo «...pero no lo hace por temor a perder la cuenta». es muy cierto, y más en mi caso porque tengo poco como profesional y apenas voy agregando clientes a mi cartera... pero de algo me servirá, al menos ser más firme con ellos.

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Gracias Paul! ; sabes? me di cuenta de que es mucho mucho mas facil si uno «accidentalmente» hace que el cliente se lea esto ANTEs de entrar en litigio; así si INSISTE en algo es porque REALMENTE lo quiere... y uno felizmente se involucra y complace al cliente desde el punto de vista de un aliado, dándole la mejor forma posible a los deseos del mismo; y todo sale mejor.

la confrontación nunca debe ser desde la posición de la arrogancia, es un error que además nos consume emocionalmente; una confrontación argumentada y positiva debería ser de mas ayuda que un simple «yo soy el que sabe«

1
0
Daniel Mario Rodriguez Pera
Apr 2012

Excelente el articulo y totalmente de acuerdo también con hacer que el cliente lea esto primero, ya sea en forma «accidental» o colocandolo primero como hoja introductoria de la propuesta que se le vaya a presentar.

0
Reply
0
Anita Verino
Mar 2012

Excelete Rafa! Y que lo uses como herramienta de trabajo me parece genial, porque es una manera ʼdiplomáticaʼ de poner los puntos a quienes nos contratan y de hacer respetar nuestro trabajo Si bien no ejerzo la profesión trato de defenderla cuando opinan al respecto. Depende mucho de nosotros poner los límites y enseñar a los clientes de qué se trata esto que se llama diseño.

0
Reply
1
Marcelo Fernández
Mar 2012

Por lo que veo, el artículo parece partir de la generalización de que todos los clientes no saben trabajar y que todos los diseñadores sí lo hacen y tienen derecho a decirle al cliente que sus planteos son absurdos. Entiendo que luego se haya aclarado que es para «casos extremos», pero si yo, poniéndome en rol de cliente, leo el artículo, realmente voy a pensar que los diseñadores son unos creídos y se merecen todo lo malo que les pueda llegar a pasar. Artículos como éste no llevan a nada, salvo a inflar la victimización que sienten muchos diseñadores.

3
15
Ray Acosta
Mar 2012

Tienes razón Marcelo, más bien pienso que, el punto es que los clientes, en materia de diseño, creen que puede decidir porque «saben». Frases como: ese diseño no se ve «vivo» o muy frecuente en páginas web: -¿Podría hacer más grande mi logo?-, revelan «autoridad» en la materia. Sin embargo, en medicina muy poco se meten o no cuestionan, y en pagos, bueno, si la lipo de la mujer les cuesta millones, pagan millones, pero, si el logo les cuesta miles, prefieren ir con los impresores que les regalan el diseño. Reitero, es verdad que no podemos generalizar. Pero en México, es una triste realidad.

2
0
Darío Bottini
Apr 2012

Marcelo la conclusión que saco después de haber leído tus palabras son:

....Que no eres diseñador o que eres diseñador y no ejerces la profesión o que tienes la suerte de trabajar en un país ajeno a estos males.

Lamentablemente creo que el artículo esta en lo cierto,un gran porcentaje de los clientes (no todos) pero si un gran número suelen tener este tipo de conductas, me lo dice mi experiencia (trabajando en Argentina).

Saludos.

0
1
Marcelo Fernández
Apr 2012

No pongo en duda si ocurre o no. Como la mayoría, trabajo como diseñador (tanto en relación de dependencia como freelance) y ese tipo de dinámica la veo seguido. Pero jamás se me ocurriría decirle a un cliente que su feedback es ridículo. Pónganse de su lado: por algún motivo cae en Foroalfa, y lee que todos los diseñadores piensan que sus planteamientos son ridículos pero no se lo dicen por miedo a perder la cuenta. Luego lee los comentarios que dicen «sí, tiene razón, etc».. Por eso repito, el artículo me parece contraproducente. Hay otras maneras de fundamentar frente al cliente.

0
15
Ray Acosta
Apr 2012

Cierto Marcelo, creo que nosotros, que respiramos Photoshop, Illustrator, InDesing, Helvetica, David Carson, Milton Glaser, Pentagram, Sagmeister, Linzie Hunter y un largo etc., en el trabajo y fuera de él, tenemos la obligación de asesorarlos, a pesar de todo. A mi me ha resultado «sacarles plática» acerca de su negocio, para entenderlo, para sacarlo de sus «aspiraciones» de diseño, y trato, casi siempre, que diga las palabras mágicas: pero, tu eres el que sabe, espero tu propuesta. No es fácil, pero nosotros que sabemos, debemos guiar. El cliente NO TIENE LA RAZÓN, tiene la info

0
0
Agencia Sintagma
Apr 2012

Totalmente. Si sabemos cual es el «problema», lo que pasa es que no nos animamos a aplicar la solucióny seguimos escribiendolo y quejandonos de ello en internet. Me parece terrible la generalización del problema, tanto del nosotros como de los clientes. No estoy de acuerdo 100%.

0
Reply
4
Mariella Hague Pérez
Mar 2012

Me parece que la idea ea buena y real, pero me quedo con el comentario de Felipe Sossa, realmente bueno y de hoy en adelante lo voy a copiar, gracias!

0
Reply
516
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Mar 2012

«Es absurdo sostener que el sistema de la empresa privada esté destinado a satisfacer las necesidades del consumidor. Más bien es el consumidor el pasto del que se alimenta la empresa». Joan Robinson

1
Reply
0
Dom Papi
Mar 2012

Hay una carta de la AIGA que está muy riatas¹. Creo que uno de los que aquí escriben la tradujo. ¿Sabes de quién hablo?

¹ «Riata» es una variante mexicana para «reata» que en México es también una forma vulgar de «pene» y se usa para decir que algo es extraordinario y se debe conocer.

0
Reply
3
Felipe Sossa
Mar 2012

Yo me remito a una frase de David Ogilvy que expresa muy bien mi pensamiento al respecto. ««No compita con su agencia en el área de la creatividad ¿Para qué tener un perro de guardia si va a ladrar usted?».

5
516
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Mar 2012

Excelente comentario, gracias.

0
4
Mariella Hague Pérez
Mar 2012

Gracias por comp

0
0
Isabel Vecco
Apr 2012

Este es un comentario que viene muy bien al tema; aqui entra la habilidad del diseñador para enviar el mensaje sin generar susceptibilidades en el cliente.

0
Reply
0
Juan Manuel Savino
Mar 2012

Muy buen artículo, y me gusta porque no tiene errores de ortografía, lo felicito Señor Rafael Juárez.

1
Reply
0
Santiago Soler
Mar 2012

Es verdad lo que se plantea en este articulo, pero la responsabilidad de que esto sea asi sigue siendo de nosotros, los diseñadores. El dia en que todos los diseñadores aprendamos que los trabajos DEBEN hacerse de acuerdo a lo que nosotros sabemos como profesionales y la experiencia que tenemos, y no de acuerdo al capricho y el «gusto» del cliente, esto comenzará a cambiar. Simplemente hay que dejar de tener miedo, y hacer entender al cliente cual es la solucion a su problema de comunicación, y aquel cliente que no quiera entender, será mejor no tomarlo porque solo tendrá un capricho.

0
0
Isabel Vecco
Apr 2012

En mi opinión, la capacidad más importante de cualquier prestador de servicios profesionales es «saber llegar al cliente», es hacerlo sentir que estamos ahí para ayudarlo, no para imponernos basados en nuestros conocimientos y sobre todo tener claro que «vivimos de su aceptación». La calificación de «capricho del cliente « evidencia por nuestra parte «intolerancia» y ese no es el mejor camino para cosechar a futuro exito profesional.

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Me dejaste pensando en puentes, Isabel, hagamos una paráfrasis de lo que escribió Julio Cortázar en su Libro de Manuel, p. 27. «Porque un puente,

aunque se tenga el deseo de tenderlo y toda obra sea un puente hacia y desde algo, no es verdaderamente puente mientras los hombres no lo crucen. Un puente es un hombre cruzando un puente». Así un puente, aunque se tenga el deseo de tenderlo y todo proyecto sea un puente hacia y desde algo, no es verdaderamente puente mientras diferentes personas (clientes, usuarios, vendedores, etc) no lo crucen: un proyecto es gente viviendo un proyecto»...

0
0
Isabel Vecco
Apr 2012

Pues, a mi entender es tender caminos de comunicación emocional con los otros, es saber escuchar, practicar empatia que permita enviar mensajes de solidaridad y comprensión de la visión del otro. Es evitar que nos ubiquen en un campo confrontacional (originado fundamentalmente por el propio ego) es aprender a manejar proactivamente el ajeno.

0
0
Santiago Soler
Apr 2012

Adhiero. Y aclaro, con capricho del cliente, quise referirme a eso que el cliente desea y tiene como meta principal, sin estar abierto a que se le planteen otros caminos o metas. Es un hecho que esta gente existe, existen los clientes caprichosos como tambien existen diseñadores caprichosos. Pero si te consultan para la resolucion de un problema de comunicacion, tenes que hacerte cargo y asumir la responsabilidad de que VOS sos el profesional, y que puede que el cliente, antes de ser asesorado, tenga simplemente un capricho. Tambien los hay los que respetan el saber de uno como profesional.

1
0
Isabel Vecco
Apr 2012

Sin duda, el asunto es como hacer para reorientar las inclinaciones categóricas del cliente hacia la reflexión de las posibilidades que uno le ofrece; y esto a mi entender, se podría lograr si uno, primero envia mensajes de comprensión a la posición contraria (esto reduce la resistencia) y luego permitirle, a través de preguntas concretas y pertinentes, la reflexión de las consecuencias, de modo que sienta que las decisiones finales nacen de si mismo (el ego de siempre) así como que de sus decisiones dependerán los resultados positivos o negativos a sus intereses

0
Reply
2
Ángel Jiménez
Mar 2012

Muy claro y contundente el ejemplo del paciente y el médico. Buen articulo.

0
Reply
9
Alirio García
Mar 2012

Más que gustarme el artículo, me gusta que la dinámica «Cliente - Comunicación - Diseñador» siga generando debate. Creo que ya es un hecho público y notorio que aún siendo comunicadores, nuestras interacciones con el cliente presentan fallas y desajustes de un lado u otro y como prestadores de un servicio comercial es bueno revisar. Personalmente a partir de ForoAlfa pude comprobar en experiencias ajenas, casos que me son comunes. «No hay maestro que no pueda ser discípulo» se ha convertido en mi leit motiv. Saludos Rafael, buen artículo

1
Reply
0
Hector Matias
Mar 2012

Hola...!!! Que Dio te ven diga y coge lo suave

0
Reply
0
Luis Fernando Rodriguez Revilla
Mar 2012

nuestro trabajo, claro que no es facil, sino cualquiera lo haria, creo que debemos mediar siempre entre lo que es correcto (o lo que creemos correcto) y lo que quiere el cliente, tomar en cuenta sus opiniones pues finalmente él es el experto y nosotros estudiosos del diseño. Si así lo asumimos, probablemente se llegará a un resultado satisfactorio en todos los sentidos.

1
0
Isabel Vecco
Apr 2012

La experiencia es el filón que todos debemos aprovechar

0
Reply
0
Alberto Muñoz Labastida
Mar 2012

En el área de impresión en la cual me desarrollo realizo modificaciones de color sin pedirle opinión o autorización al CLIENTE yo se que el resultado será el mejor y el cliente quedara satisfecho y creerá que el dirigió con éxito el trabajo. El cliente no tiene por que enterarse de lo que tu haces sino el resultado es lo que cuenta. Nunca le digas al cliente como lo haces solo da los resultados que el quiere

0
0
John Mack
Mar 2012

¿Cómo te sientes al respecto de manejar tu situación con secretividad?

0
0
Isabel Vecco
Apr 2012

No se trata de «secretividad», sino habilidad para manejar emocionalmente al cliente. Esta práctica es negativa, cuando la meta es el provecho propio y no el beneficio del cliente

0
0
John Mack
Apr 2012

Exacto. No hay porqué manipular.

0
0
Alberto Muñoz Labastida
Apr 2012

no manipulo simplemente agrego mis conocimientos, no creo que sea negativa el cliente tiene sus beneficios yo obtengo su confianza y cobro mis honorarios. GRACIAS POR CONTESTAR

0
0
John Mack
Apr 2012

¿Porqué en mayúscula?

0
0
Alberto Muñoz Labastida
Apr 2012

Por que estoy contento y agradecido de nuevo gracias

0
Reply
0
Francisco Lopez
Mar 2012

Hace años lei que para algunas empresas europeas y asiaticas, el concepto de «el cliente siempre tiene la razón» es caduco y erroneo.

Si el cliente asume eso, no busca los servicios de un profesional, solo de un operador.

En otros ambitos como el acondicionamiento físico o la politica, el «cliente» acepta de inicio la capacidad del profesional que contrato y respeta sus comentarios e indicaciones, incluso lo alaban publicamente los resultados.

Es frustrante escuchar al cliente decir ¿cómo puedes cobrar tanto si yo te dije como hacerlo? A mi me sucedio no sólo con clientes, tambien con jefes.

1
Reply
0
Nano Gasparutti
Mar 2012

Rafeael, muy buen artículo. Lo compartiré en otros espacios dónde puedan leerlos mis clientes, que en definitiva, va más enfocado a ellos. Estuve leyendo comentarios, y comparto/aporto que en mi caso lo que plantéo siempre es un trabajo en conjunto, en dónde pueda nutrirme de los conocimientos que el cliente tiene de su empresa/servicio/idea, y el cliente de mi asesoramiento, ya que soy quién ha elegido. También la experiencia me ayudo muchísimo a poder tener «buen ojo» para evaluar cuáles clientes son más expertos y/o inexpertos, que generalmente esta asociado a experiencias que ha tenido.

1
Reply
2
Elena Casab
Mar 2012

primero el cliente no es un enemigo y es responsabilidad nuestra el venderle las soluciones, de manera que lo entiendan, por que me ha tocado ver a diseñadores que hablan como si estuvieran con otro diseñador y que no cambiarían nada, por que ellos son los expertos, eso es cierto, pero el cliente conoce su producto, sus necesidades, esto pasa por que no escuchamos a los clientes, por que no preguntamos todo lo que necesitamos, y es responsabilidad nuestra hacer que de una forma u otra el proyecto resulte exitoso, nosotros no deberíamos vernos como artistas consagrados ni divas

0
0
Maritza Rivero
Mar 2012

Muchos diseñadores si son asi, pero no todos, habemos los que intentamos vender ladicho la mejor idea en función a lo que el cliente NECESITA muchos dicen «si tu lo que haces son dibujitos» pero en nosotros está intentarlo; sin embargo hay clientes que le ponen precio a tu trabajo y hay quienes creen que son los únicos que tienen la razón sin pensar que la persona que contrataste o vas a contratar también conoce el mercado. La solución sería que ambos escucharan lo que tienen para decir y se afianzaran en las ideas de ambos para lograr el exito, quizás ahsta usando una matriz DOFA.

1
2
Elena Casab
Mar 2012

si en verdad que no generalizo, yo soy diseñadora y tengo mi empresa y se bien que es esto, y conozco muchos tipos de clientes pero si llevas un dialogo real y escuchas lo que necesitan es mas fácil realizar un buen trabajo, que les satisfaga a las dos partes, todos tenemos alguna manera de reaccionar, y siempre pidiendo respeto a nuestro trabajo, pero en el pedir esta el dar y eso es para las dos partes, no es una guerra debe ser un trabajo en conjunto, que es la matriz DOFA?

0
8
María de Mater O’Neill
Mar 2012

De acuerdo con Elena Casab. También he tenido experiencias que el autor reconstruye muy articuladamente. Pero la relación debe ser más de colaboración, y reconocer el conocimiento del cliente. Muchos a veces no sabemos dialogar fuera del vocabulario del oficio. Lo otro seria considerar que diseñamos sin tener en cuenta el contexto y otros aspecto que estamos ajenos, pero no así el cliente. Ambas partes tenemos que saber negociar nuestros saberes. Igual sucede con otros tenedores de apuesta en proyectos complejos inter-culturales y transdiciplinarios.

1
Reply
0
Karla Millán
Mar 2012

Lamentablemente es verdad, sucede y las consecuencias las pagamos nosotros los diseñadores, puesto que de una manera se le explica al cliente, en lo que no se esta de acuerdo y aún así, somos los culpables del proyecto. Es una labor titánica que se vive día a día y más en esta cultura del diseño en México.

0
Reply
0
Gustavo Zurieta
Mar 2012

Creo que en las reuniones con nuestro cliente tiene que existir el espíritu de trabajo en equipo, él no ha pedido una entrevista con Miguel Angel o Dalí para criticar sus obras. El tipo se va a encontrar con un diseñador gráfico para explicar su «problema» y encontrar una solución entre ambos. Es importante que pueda sentir la solución resultante como suya, porque de hecho lo es, si los dos roles en el equipo fueron desempeñados bien.

0
0
John Mack
Mar 2012

Yo también comparto tu opinión. Dado qué:

1. Hay clientes que desean resolver eficientemente resolver su problema gráfico.

2. Hay clientes que son genios del arte salvo no tienen la habilidad (por falta de tiempo)y necesitan un artista para extraer de su mente las ideas y plasmarlas.

Sería fantástico tener un diseñador y alguien «herramienta» en un estudio de diseño, así ambos clientes quedan satisfechos.

0
Reply
0
Daniel Zakuski
Mar 2012

mmm...complejo el tema...

creo que es fundamental diagnosticar en qué nivel de desarrollo está nuestro cliente con respecto al diseño para poder ir llevándolo, trabajo a trabajo, a comprender nuestra actividad e ir ganando confianza para que deje en nuestras manos su proyecto.

el problema está en querer que el otro sepa o entiende cosas que no sabe ni entiende porque no es diseñador; nosotros somos quienes debiéramos de adaptar nuestra propuesta para poder darle ciertas herramientas que nos sirvan para trabajar, ambos, de mejor manera.

también es decisión nuestra tomar o no el trabajo...

1
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Es muy importante fdestacar que hay clientes de clientes. Des de PYMES conformadas por profesionales hasta amas de casa que desean vender sus artesanías en Internet. Distintos nivele sde preparación, distintos niveles de EXPERIENCIA en el mundo del marketing, llevan a resultados diferentes.

Si es viable trabajar en equipo con un cliente que tiene cierta preparación o aptitudes, sea cual sea el resultado, este artículo ni siquiera debería ser nombrado.

Este artículo es para los clientes con quienes falla todo intento de trabajo racional.

0
0
Walter Carlzon
Mar 2012

Si falla todo intento de trabajo racional. Mejor ocupar el tiempo en un trabajo racional, ¿no? ¿Para qué tanto problema? El cliente puede elegir a su consultor tanto como el consultor puede elegir su cliente, solo basta 1 o 2 reuniones con el cliente para darnos cuanta. Mi solución al problema es no gastar el tiempo con clientes «irracionales». Por ejemplo, gasto tiempo buscando clientes que me convienen, y la paso mejor que perdiendo el tiempo con clientes que no me convienen.

4
73
Rafael Juárez
Mar 2012

oh si! muy cierto. Antes yo fallaba mucho con eso y aceptaba lo que fuera. Ahora es mucho menor la cantidad de clientes místicos que acepto, pero es muy dificil estar exento de esas situaciones por siempre.

1
Reply
0
Rageney Reyes
Mar 2012

ES una realidad que muchas veces ni el mismo cliente sabe lo que quiere y su idea se basa en los comentarios y/o sugerencias de quien lo rodean; desde su asistente hasta la recepcionista.

2
Reply
164
Jorge Montaña
Mar 2012

El autor plantea básicamente un problema de comunicación errada. Si la relación cliente - diseñador está basada en calificativos y no en argumentos sucede lo que aqui se indica.

Por el contrario si se basa en una comunicación efectiva donde se determina un brieffing por consenso, donde se toman decisiones informadas y se llega a consensos, cualquier cliente queda satisfecho pues se crea un entorno de trabajo participativo que es el eficiente. Poner cliente y diseñador en diferentes esferas es un error recurrente de la práctica profesional. Falta esencialmente ponerse en el lugar del otro.

2
0
Gerardo Ramones
Mar 2012

Totalmente de acuerdo contigo Jorge. Además, cualquier profesional se enfrenta a este tipo de diferencias, no solo el diseñador. Personalmente creo que la eterna comparación con la ciencia médica no debe ser invocada nunca más, son disciplinas diametralmente opuestas, en una se te va la vida, en otra solo dinero...

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

por lo general los argumentos y razones de los clientes que AMERITA que lean este artículo no son ni razonables ni argumentables, son meramente emocionales. Es un tema de «me gusta asi» Vs «pero señor cliente, por que no lo pensamos mejor».

y repìto: la comparacion con la ciencia medica no pretendía ser 1 a 1, era solo una herramienta dirigida al cliente para que se pudiera poner en el pellejo de un profesional con el que estuviera familiarizado.

0
164
Jorge Montaña
Apr 2012

Rafael, Nuestro objetivo es hacer que lo emocional sea entendido en terminos racionales, con la practica profesional el problema desaparece pues aprendemos a establecer una comunicacion efectiva con los clientes. El problema es 100% responsabilidad del diseñador que tras algunos años de hacer los proyectos 3 veces acaba aprendiendo a validar la informacion y establecer expectativas informadas y racionales, generando un entorno de mutua colaboración donde el diseñador es fiel interprete de la necesidad del cliente y aprende a hacerlo parte del proceso

0
Reply
8
Rodrigo Montaño
Mar 2012

Yo no veo negatividad en que el cliente cuestione lo que está comprando. Como dijo Alejandro, el diseñador debe estar preparado y argumentar; tener herramientas para debatir con los demás. No se trata sólo de sacar el título o ejercer la profesión para decir «yo tengo la razón». Como cuando compramos un litro de leche y miramos la fecha de vencimiento. Las preguntas y las dudas no tienen nada de malo; lo malo llega cuando éstas nacen a ciegas por cualquiera de los dos bandos. Si el cliente cuestiona, y el diseñador no tiene respuestas más allá de su propio ego, batalla perdida. Saludos.

0
0
Jorge Oromí
Mar 2012

Por suerte están apareciendo voces sensatas por aquí. El ego es un punto clave en esta cuestión.

1
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Por sobre todas las cosas: la economía, no queremos que nos hagan repetir un trabajo que sirve, para remplazarlo por uno que no sirve, para luego al final (nos pasa la gran mayoría de las veces) volverlo a remplazar de nuevo por un hibirdo entre lo que uno hizo y lo que el cliente quiere. Por sobre el ego está la necesidad de y el deseo de que no le hagan a uno perder el tiempo y asi poder hacer valer los peniques cobrados.

Este artículo No es para disedñadores, es para el cliente, y es una de las herramientas usadas para argumentar, para educar y convencer al cliente si fuere necesario

0
Reply
77
Alejandro Arrojo
Mar 2012

¿Qué pasa que ultimamente en casi todos los artículos hacen analogía de nuestra profesión con la medicina?...

Reconozcamos que nos molesta mucho cuando el cliente cuestiona nuestra propuesta, es un ego que como profesionales tenemos que aprender a dominar. Hay que aprender a escuchar al cliente. Cuando consideramos que no tienen razón, tenemos suficientes herramientas teóricas para persuadirlo. Cuando deducimos que tiene razón, tenemos que ser lo suficientemente humildes y profesionales (también) para aceptarlo y replantear el camino. La medicina nada tiene que ver en estas cuestiones.

4
0
Jorge Oromí
Mar 2012

100% de acuerdo.

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

La metáfora del medico es únicamente para dar a entender un punto al cliente, usando un campo FAMILIAR en el que él podría ponerse en su lugar. NO se intentó decir: los diseñadores somos como los médicos. Si eso fue lo que se entendió, entonces No se entendió el objetivo del articulo.

3
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

considero que el hecho de hacer una analogía con los médicos no afecta al diseño, inclusive puede ser una analogía con cualquier otra profesión que pueda ejemplificar lo que rafael como muchos diseñadores hacen al mencionar al médico en algún argumento, eso es cuestión de cada quien, tal vez ha sido trillado y eso lo hace monótono para nosotros como diseñadores, pero podría ser una analogía simple como con un estilista o peluquero, uno no sabe el resultado hasta el final y guste o ne debe pagarse el corte, lo que respalda al estilista es su reputación e historial como a cualquier creativo.

0
77
Alejandro Arrojo
Mar 2012

Rafael, comprendí muy bien la metáfora por supuesto, pero como dice Ivan, tal vez ya etá muy trillada (dentro y fuera de este foro). El artículo está muy bien y entiendo la intención del mismo, es parte de nuestra realidad. Algunos puntos los comparto más que otros. Con mi comentario anterior intento desdramatizar el tema, ya que también hay varios artículos que plantean este tema, lo cual indica que muchos lo padecen (también es una realidad), pero buesquemos desde adentro (intelectualmente) palear esta realidad, que lo va a seguir siendo. Yo también cuestiono a los médicos a veces... Saludos

3
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Alejandro, leerte es un gusto. Quizás la metáfora médica esté muy trillada pero poco profundizada y no hemos separado el grano de la paja(la prehistoria está «trillada» y seguimos escribiendo de ella),precisamente tanta repetición debería cuestionarnos doblemente¿cómo y por qué los médicos del mundo construyeron un discurso tan fuerte (que derivó en instituciones, respeto general, literatura y léxico propios...)? ¿por que en diseño no lo hemos logrado?(recuerda que en una época el discurso médico o el cientifico fueron secundarios frente al discurso religioso, o mágico). Hay que trillar más.

1
73
Rafael Juárez
Mar 2012

si puediera cambiar la profesion y poner plomerio en vez de doctor, lo haría... y asi cesamos de discutir acerca de tan irrelevante aspecto del escrito. jejeje

1
8
Rodrigo Montaño
Mar 2012

Es una muy buena pregunta, Alfredo. Yo creo que el problema lo generamos nosotros mismos. El médico siempre defenderá su postura como médico, sin importar su especialidad; pero si le preguntas a un diseñador sobre su profesión, uno te dirá que el diseño es arte, otro te dirá que no lo es, otro te dirá que es comunicación y otro te dirá que es habilidad en el uso de Photoshop. Si ni los diseñadores están de acuerdo en la definición, imagínate cómo la ven los ojos de los demás. Es difícil construir discursos potentes desde esa perspectiva y peor aún que se tome en serio al oficio. Un abrazo.

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Por ahí voy amigo Rodrigo, los médicos (tras discusión y práctica de siglos consolidaron dominio propio); con descuerdos y pugnas, claro, e incluso diferentes escuelas,pero 1.rara vez desacreditan a otros frente a terceros. 2. su cuerpo literario es sólido (toda vincula con toda). 3. generaron instituciones reconocibles (clínica, consultorio)4. se constituyeron en administradores de la curación.5. Amplían su discurso mediante discusión especializada continua. Rafael, celebro tu ejemplo; cuando en sus foros los médicos usen de ejemplo a los diseñadores, entonces habremos trillado lo suficiente

1
67
Ricardo Acosta García
Mar 2012

Me gustó el artículo y su tono visceral sincero. Sin embargo, tengo parientes médicos (uno de ellos es una eminencia de la cirugía) que me cuentan que a ellos también les pasa todo lo que se describe: personas que no toman los medicamentos prescriptos, llegan con sus propios diagnósticos o se guían por recomendaciones de «curanderos», etc. Esto no es exclusivo del diseño, les pasa a todos, en mayor o menor medida. No creo en la victimización del diseñador.

Son los gajes y desventuras que genera una relación comercial entre personas, entre seres humanos, y no una cuestión exclusiva del diseño.

2
77
Alejandro Arrojo
Mar 2012

a veces cuando se arman estas ruedas de debates, me dan ganas de que estemos todos reunidos y, cervezas mediante, (o la bebida preferida de cada uno) poder reflexionar «largo y tendido»... 600 caracteres me desaniman por momentos jaja - Lanzo la campaña oficial de pedido a FA. para que extiendan -más no sea otros 600- los caracteres para hacer comentarios... Saludos a todos. (¿se llama ésto, una oportunidad desperdiciada de expresarse sobre el artículo?).

1
8
Rodrigo Montaño
Mar 2012

¡Sí! Uno llega a los 500 caracteres restantes y dice «¡Ja, espacio de sobra para lo que falta decir!». Cuando se llega a los 100 «A ver, le quito esto porque está por demás y esto es más importante. A los 5 «Listo; pero, oh oh... ¿y el saludo?» Jaja. Unos 1000 (por lo menos) sería genial. Tal vez si se mostrara parte de lo escrito y hubiera un botón de «mostrar el resto del comentario» funcionaría. Así sólo lo leerían los que están interesados y a los demás no les afectaría en espacio. ¡Y lo de estar reunidos con cervezas suena genial! Pero estas malditas distancias geográficas... ¡Un abrazo!

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

es verdad lo de que a los médicos también le pasa. Le pasa a todo el que trabaja con clientes; en mayor o menor medida.

Ahora bien... eso de la victimización es muy cierto; existe un nivel en el que esos dramas con los clientes ya pasó, pues uno no solo tiene clientes mejores , mas (y mas seriamente) involucrados en temas de mercadeo y publicidad sino que tiene políticas, métodos, aptitudes y herramientas para salir airoso en la mayoría de los casos...

0
2
Facundo Bravi
Apr 2012

Me parece, en consonancia con lo que leo acá, que lo que marcaría una gran diferencia sería organizarnos un poco más y pelear desde la unidad por los espacios que pretendemos ganar.

En la Universidad de Buenos Aires, la carrera fue creada recién en el ʼ84. En mi ciudad, Rosario, la 3ra más grande del país, todavía no existe como carrera de grado dentro de las universidades públicas. Evidentemente, no son solamente algunos clientes quienes no consideran «seria» nuestra profesión, pero la victimización no va a acercarnos estas conquistas.

El Colegio me parece un instrumento necesario. ¡Saludos!

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Apr 2012

Esto es diálogo¡gracias Rafael!comezamos a considerar puntos ajenos (¿qué tal trabajar la plataforma y diseñar una modalidad de «Cerveza o bebida virtual»? diseñémosla... como dice Alejandro);las distancias geográficas terminaremos salvándolas;Tiene sentido lo que señala Facundo y también lo que Ricardo comenta; pero la organización toma tiempo, quizás las vidas de quienes aquí escribimos. La literatura y el léxico médico especializados son un formidable soporte del campo profesional, todo ser humano puede decir qué hace un médico (de cualquier especialidad) pero aún no qué hace un diseñador.

0
Reply
0
Jorge Oromí
Mar 2012

La metáfora del médico es tan repetida como errónea. El estudio de la medicina se basa en algo llamado método científico, que tiene unas normas muy estrictas, y que, dado el caso mencionado de la fractura, será seguido un tratamiento idéntico por 100 de cada 100 profesionales. En cambio, si se le da un brief para el diseño de un logotipo a 100 diseñadores, estos harán 100 trabajos distintos. Quizás lo que nos falta a los diseñadores y a los comunicadores sociales en general sea un poco de humildad. Tal vez a partir de ese momento nos entenderemos mejor con nuestros clientes.

3
73
Rafael Juárez
Mar 2012

1.- con respecto al método científico: los médicos son en general tecnólogos y no científicos: se basan en reglas + inspiración + talento (como los diseñadores) Ve a tres médicos con el mismo mal y tendrás TRES diagnósticos diferentes y tres tratamientos diferentes.

2.- no es la intención de la metáfora pretender homologar literalmente el trabajo creativo con el terapéutico sino la de hacer llegarle al lector, mediante una hipérbolica y exagerada (hasta descabellada) comparación, la afirmación «si usted contrata a un profesional, debe tomar su trabajo en serio«

0
0
Jorge Oromí
Mar 2012

1. ¿Qué tiene que ver la medicina con la «inspiración»? ¿Y de dónde sacas que esas 3 variables hacen a un tecnólogo? Me parece que una vez más repites dichos populares sin razonarlos.

2. Te podría citar otra metáfora, tan ridícula pero de sentido contrario. El cliente puede sentirse como si fuese a pintar su casa y en la pinturería le impongan el color que debe de hacerlo. Si no es intención homologar un trabajo con otro... pues no lo hagas.

3. Estoy de acuerdo en que cada trabajo se debe tomar en serio, pero hay que ver quién es el culpable.

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Soy investigador científico (psicólogo social). Aunque al expectador inocente le parezca lo contrario, tanto el científico como el tecnólogo, (los terapeutas, en este caso), están contínuamente expuestos a una GRAN CANTIDAD de subjetividad, sobre todo en el trabajo con humanos.

La única razón que tuve para la metafora del MEDICO era para que el cliente pueda ponerse en el lugar de un profesional con el que está familiarizado. Te enfocaste en un asunto que no tiene ninguna relevancia: rebatir la elección de la profesión de la metáfora.

0
4
Orlando Portillo
Mar 2012

De acuerdo, esto de discutir sobre la metáfora, cae en lo absurdo, lo que importa es que, en escénica , se entiende un principio fundamental: formalizar la relación cliente - proveedor como sucede en otras profesiones, Rafael solo citó un ejemplo y ya.

3
0
Ricardo Rodríguez
Apr 2012

Estimado Jorge, reemplazas al médico por un mecánico y puedes construir la misma metáfora con un experto que tal vez ni siquiera haya hecho un curso de mecánica, pero su experiencia lo ha convertido en el idóneo a consultar. ¿cuántos ejecutivos de cuenta «venden diseño» a los clientes sin tener ninguna formación en diseño?

0
0
Ricardo Macias
Apr 2012

segun mi experien cia el 80%

0
Reply
0
Andrés Cevallos
Mar 2012

Amen!

0
Reply
12
Hernán Cabeza
Mar 2012

Yo no creo que el cliente deba ponerse en nuestras manos ciegamente ni que el diseñador deba acatar todas las imposiciones del mismo. Nuestra responsabilidad es comunicarle al cliente todo aquello con lo que no estamos de acuerdo, bien fundamentado y proponiendo nuevas alternativas. Cuando esto atente contra nuestra ética profesional, podremos abandonar el barco, pero no sin antes permitirnos jugar y experimentar dentro de los límites que el cliente plantea. Muchas veces se obtienen buenos resultados cuando creíamos que algo se agotaba.

2
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Super cierto!

0
Reply
0
Sandra Romo
Mar 2012

Si tan solo esto lo leyeran los clientes.

Creo que en muchos casos seguimos siendo vistos como el maestro rotulista que hacía el letrerito paʼl changarro; no como unos profesionales de la comunicación gráfica. ¿Tenemos la culpa nosotros? ¿Quién tiene qué educar a los clientes?

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Tiene mucho que ver también con el «status» que uno tenga. A medida que uno se va haciendo mejor, y va logrando tener una mejor estructura de servicio, va logrando tener ese sentido del que habla Jose Luis y va logrando «filtrar» o «encausar» mejor... y asi va logrando tener mas clientes « que entienden» que clientes que «no entienden».

0
Reply
0
Sara De La Mora
Mar 2012

Todo esto es bien cierto, aunque no hay que olvidar que el cliente es el que mejor conoce su empresa y en ciertos aspectos el que mejor puede ver lo que funciona o lo que no. Eso no nos quita parte de razón, un profesional que se ha ido formando y sabe lo que hace debe intentar mantenerse firme ante determinadas situaciones... Será cuestión de seguir «peleando» por hacer entender qué es lo que realmente hacemos y cómo. ¡Mucho ánimo a todos!

0
Reply
0
José Luis Rivera Jose
Mar 2012

es muy común encontrar clientes in expertos, en la medida que los entrevistamos sabemos que cliente es novato y cual es el cliente experto, se le debe informar al cliente desde un inicio la viabilidad de cada proyecto y prácticamente leerle esta carta, tambien se puede optar por prescindir del cliente, todo profesional sabe que puede rechazar a un cliente de lo contrario no podrá garantizar la efectividad de su trabajo, cuando el diseñador es nuevo y el cliente tambien, el resultado es una paga deficiente y un trabajo de mala calidad.

0
Reply
124
Cecilia Vega
Mar 2012

Buen artículo, un clásico de todos los tiempos. Olvidaste mencionar que la esposa del dueño de la empresa tiene igual o, peor aún, mayor injerencia sobre el logo que nosotros mismos. Pero qué le vamos a hacer, es parte del business.

3
Reply
2
Facundo Bravi
Mar 2012

Si bien estoy de acuerdo con gran parte de lo planteado en el artículo, creo que la disciplina todavía necesita seguir madurando de mano de profesionales responsables que vayan ganándose el respeto y la consideración a la que todos aspiramos llegar. Pero para esto, siento que la propia actitud de relacionar al diseño con profesiones tan disimiles como la medicina es contraproducente, las analogías resultan sobreactuadas y no proponen un plano sobre el que construir nada por no contar con referencias aplicables en lo nuestro. Propongámonos ganar ese espacio con nuestras actitudes cotidianas.

0
Reply
0
Robert Arias
Mar 2012

Ciertamente, estamos todos concientes de la magnitud de esta situacion, rara vez encontraremos clientes que acepten de una vez nuestras opiniones o sugerencias, ya vienen predispuestos a decirnos que hacer y claro esta esto ofende a todos los diseñadores que nos tenemos un minimo de respeto, la idea de todo esto y de este articulo seria concientizar al cliente de que somos profesionales estudiamos esta carrera porque nos gusta y sabemos lo que hacemos y si tenemos la experiencia mucho mejor, pero como dicen por alli tambien hay diseñadores de baja estima que nos descatalogan como profesionales

0
Reply
1185
Luciano Cassisi
Mar 2012

No estoy de acuerdo con que el trabajo le tenga que gustar al público, pero creo que es más una cuestión de redacción. Yo lo diría así:

El trabajo tiene que cumplir con los objetivos que Usted, señor cliente, se ha propuesto. Es mucho más importante que cumpla con esos objetivos, a que resulte bonito para Usted. Es cierto que debe sentirse cómodo con su diseño, debe sentirse representado, pero no pierda de vista sus objetivos.

6
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

luciano, es tu punto de vista y como cualquiera se respeta, no creo que sea cuestión de redacción y entonces ya hayas resuelto el asunto finalmente el objetivo es crear debate, en este caso te contesto no como diseñador sino como consumidor, como público, como usuario final y comprador, si algo no me gusta simplemente no lo compro, así haya cumplido con los objetivos del empresario. como diseñadores y asesores que somos trabajamos para el producto y quien lo consume no para el dueño del producto, de ahí la importancia de que se trabaje adecuadamente el mensaje a quien va dirigido, ¡saludos!

1
1185
Luciano Cassisi
Mar 2012

Yo sí creo que es una cuestión de redacción. No creo que el autor haya querido decir lo que tu has interpretado. De todos modos es interesante que surja el debate.

Es un error pensar que la venta siempre sea el objetivo del diseño. No es así. Por ejemplo, los Sistemas de Identidad Corporativa, las Memoria y Balance y la mayoría de los sitios de la Web, no tienen ese objetivo, pero sí tienen otros objetivos que deben alcanzarse. Pero incluso cuando el objetivo es fomentar la venta, no importa si al público le gusta o no el folleto o el aviso. Lo que importa es que produzca la venta.

0
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

es tu punto de vista, y creo que tu has malinterpretado entonces a lo que yo me refiero luciano, por ello concluyo diciendo y reiterando «en un proyecto de diseño es más importante trabajar para los clientes de nuestros clientes, es decir, para el usuario final», finalmente como escribí y tal vez no comprendiste dije: «como diseñadores y asesores que somos trabajamos para el producto y quien lo consume no para el dueño del producto, de ahí la importancia de que se trabaje adecuadamente el mensaje a quien va dirigido», espero haya quedado clara mi postura, y no sea nuevamente malinterpretada.

0
1185
Luciano Cassisi
Mar 2012

Tu dijiste: «si algo no me gusta simplemente no lo compro, así haya cumplido con los objetivos del empresario». Debes saber que no todos los empresarios te quieren vender algo a ti, de ahí que tu opinión en la mayoría de los casos no importe. Es decir, digo lo contrario que tu. Y digo también que cualquier proveedor de servicios trabaja exclusivamente para atender a los intereses de aquel al que le brinda el servicio, y no para «el producto y quién lo consume». Es decir, digo lo contrario que tu.

Espero haya quedado clara mi postura, y no sea nuevamente malinterpretada.

1
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Luciano,Iván,un entremetido divertimento analítico: ACTO 1(Luciano): «creo que es más una cuestión de redacción». ACTO 2(Iván) «no creo que sea cuestión de redacción» ACTO 3 (Luciano): «Yo sí creo que es una cuestión de redacción. No creo que..». ACTO 4(Iván): «creo que tú has malinterpretado»... ACTO 5(Alfredo): «creo que el diseño es cuestión de como creo (de creer) cuando creo (de crear)».Negociemos como, para y con quien negociemos, diseñar implica acontecimientos entre humanos, que cada quien narra a su manera. Espero haya quedado confusa mi postura, y sea creativamente malinterpretada.

2
1185
Luciano Cassisi
Mar 2012

Alfredo, lo que subyace a estos supuestos malentendidos es una dicotomía añeja: si el diseñador debe ponerse al servicio del usuario (el público) o de su cliente.

La primera opción da por entendido que yo sé más que el cliente lo que a él le conviene.

En cambio la segunda opción incluye a la primera. Contempla todas las necesidades. Si estoy a su servicio, si estoy para ayudarle, obviamente le ayudaré a complacer a su público/usuario, pero sólo cuando me pida tal cosa (que no será siempre). Estoy para ayudarle a cumplir sus objetivos, los que sean, dentro de mis posibilidades.

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Luciano, para el caso pienso similar a ti, pero más que la discusión de fondo, el intercambio escrito, me pareció bella muestra del caracter dialógico, subjetivo y cargado de valores (creo, creo, creo, creo) del diseño; insistir en convergencias, o consistencias, o declarar intervenciones del interlocutor como «no a lugar» podría cerrar la conversación y las posibilidades creativas. A mi parecer, perceptivamente Iván y tú encuentran consistencias en sus puntos, singularizar el fenómeno puede ocultar que, a menudo, la razón de A es la sinrazón de B y viceversa. ¡Un gran saludo!

0
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

finalmente para eso es este foro donde su premisa habla de reflexión + debate, si no todo sería muy plano, no creo que le haga daño al empresario ser asesorado ni por luciano ni por mi, muestra de ello son los años, muchos o pocos, y los logros, muchos y pocos, que ambos llevamos a lo largo de nuestra carrera, si bien yo no escribí el artículo es cuestión de reforzar determinado punto de vista y en ningún momento algo personal, ambos tenemos la capacidad, experiencia y aprendizaje para defender nuestros puntos de vista, luciano, si crees que los empresarios no quieran venderme algo...

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

De acuerdísimo, Iván(en lo que CREO comprender) CREO que habría empresarios, clientes y diseñadores que concordarían más contigo (de seguro CREERÍAN Y CREARÍANa partir de tu argumento; y otros que lo harían a partir de los argumentos de Luciano. Algunos en el de ambos y otros en el de ninguno. Pienso también en la ambigüedad de las palabras, así, donde escribes: «finalmente», unos pueden creer que das fin a este diálogo; otros que afirmas que «en última instancia» este foro es para reflexionar + debatir: «¿reflexatir?» (+ reflexión que debate) o «debaxionar» (+debate que reflexión). Saludos.

0
516
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Mar 2012

Caso real: Un médico manda construir un edificio de varios niveles para poner una clínica, quiere incluir un penthouse en el último piso para vivir ahí con toda su familia. Fue muy difícil hacerle ver lo impráctico de ubicar su residencia en el mismo edificio, lo que implicaba en higiene, convivencia con los enfermos, los accesos, pasillos, elevadores, sevicios sanitarios, etc. El cliente insistia y quería cumplir su capricho, el arquitecto se negó a llevarlo a cabo, hasta que lo convenció que era mejor plantar su residencia en otra parte de la ciudad, a veces el cliente no tiene la razón.

1
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

... (continúo) luciano, si crees que los empresarios no quieran venderme algo deberían hacer lo posible por lograr convencerme de lo contrario y justamente el diseño puede aportar en gran medida a esta situación, los empresarios no buscan reducir su partición de mercado con argumentos como el mío, al contrario, buscan aumentarlo y es por ello que en el diseño se encuentra un recurso, considero que nadie compra lo que no le gusta en términos prácticos, un buen empaque por ejemplo, si bien el diseño no vende y en eso coincido si ayuda a mejorar EL PRODUCTO que es a lo que me refiero.

0
Reply
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

una de mis frases y folosofía que he podido generar a lo largo de 10 años de experiencia es «en un proyecto de diseño es más importante trabajar para los clientes de nuestros clientes, es decir, para el usuario final», creo que cuando entendamos esto como diseñadores y lo sepamos transmitir a nuestros clientes las cosas podrán mejorar para todos, finalmente el trabajo se hace para los clientes de nuestros clientes, ¡saludos!

3
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Por cierto, y siempre con ánimo festivo (amplio mi opinión arriba para burlar la tiranía del cuenta caracteres), entiendo que el debate entre Luciano y tú, que en principio no propició mi intervención (recuerda, fue la repetición continuada de la palabra «creo»), no está basado en argumentos contra sus mutuas personas, sin embargo, dudo que argumento alguno emitido por alguien pueda ser impersonal, siempre los veo personales (que no contra las personas), por eso refuto el lenguaje universalista lleno de frases como «a menudo se piensa que»,pues¿quien piensa en esa frase? ¿«eso»? Nuevo saludo.

0
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

alfredo, coincido y siempre he estado a favor de la amplitud de pensamientos, la subjetividad en esta profesión sabes que es parte de ella, sin embargo no por eso unos están bien y los otros están mal pero la imposición de un pensamiento como lo ha hecho luciano en varias ocasiones en este foro (del cual el forma parte importante) es en lo que no estoy de acuerdo, por ello insisto en que no es algo personal, si bien si se dirige a una persona es en términos profesionales y en cuestión de formas de pensar, agradezco tu continuidad al tema y sobre todo fortalecerlo, CREO que de eso se trata!!!

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Gracias Ivan,no he experimentado «imposición de pensamiento por Luciano», pero no soy tú. De ser yo él, o de tú ser él, o si yo fuera tú, o si tú fueras yo, o si él fuera nosotros actuaríamos diferente. Como sea sólo Luciano es experto en ser él mismo. Y tú en ser tu. Y yo en ser yo. A veces opinamos con convicción, a veces la convicción estorba: Enlace Cuando lideramos proyectos (y lo digo por mí), casi inevitablemente tenemos «síndrome de anfitrión», nuestros valores permean la dinámica que proponemos y difícilmente será de otra manera...

0
Reply
1
Marcelo Rubén Mataloni
Mar 2012

En lo personal, discrepo de utilizar la metáfora del médico, ya que en la práctica de la medicina va la vida del paciente, por decirlo de alguna manera, y no es nuestro caso. Nosotros como diseñadores somos prescindibles. Si un carnicero no me contrata, no significa que éste no pueda comunicar sus ofertas; podrá hacerlo pero con sus limitaciones y con su estilo, y no será quizás necesaria nuestra intervención. Ahora, que el cliente no sepa que nuestro servicio podrá darle un plus a su producto o idea, probablemente sea... culpa nuestra. Si el otro no lo sabe es porque nosotros no lo enseñamos.

2
Reply
0
Daniele De Carolis
Mar 2012

muy bueno, yo tambien utilizo la metafora del medico jaja

2
Reply
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Interesante artículo Rafael, «materializar» lo abstracto me cuesta «tener razón» (cual si se fuer a caer, o fuera un resfriado), algo estático, polar, como una pelota que solo tiene el diseñador o el cliente, comparto que las personas pueden proponer requerimientos para diseñar «muchos de ellos lógicos y sensatos», y discrepo del «¡haga caso!» (aún en el ejemplo del médico) como dice José Luís Ramírez «Toda razón o es práctica y constructiva, o sea discursiva, o no es razón», (la actividad de razonar de ambos acontece al dialogar), visualizo al experto como facilitador no como dictador.

1
73
Rafael Juárez
Mar 2012

tienes toda la razón! solo tengo como excusa el hecho de que el artículo es usado solo en casos extremos cuando la razón dejó de ser una vía para lograr resultados y llega el momento de la «sacudida»... tambien sirve como un poco de catarsis chistosa con la cual muchos diseñadores se han de sentir identificados. pero si! definitivamente es un trabajo de equipo entre cliente y diseñador!

0
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Mar 2012

Rafael, ¡¡qué buena respuesta!, fíjate las bondades de este medio, me permites ampliar mi panorama, al articular tu opinión con la mía, me llevas a meditar el interesante concepto de «caso extremo», Como escribió, Michael Brenner, podríamos comenzar por escuchar nuestra propia escucha y leer nuestra propia lectura ¿Qué estoy escuchando y leyendo? A veces el auténtico diálogo comienza en el silencio reflexivo (para mí «El cliente» es una abstracción, todos y nadie) sin embargo, de este lado de la pantalla cuentas con un interlocutor, muchas gracias.

0
Reply
1
Cristián Frenkel
Mar 2012

...Con el paso de los años, la práctica me hizo ir afinando las relaciones con mis clientes, y aprendí a entender que el cliente la mayoría de las veces no sabe lo que está comprando, y si uno tiene una mala entrada, del tipo «yo soy el que hace lo que me pides», lo más probable es que terminemos con este tipo de problemas. Creo que la clave está en aprender a entender al cliente, y entrar como un «consultor en diseño» en vez de ser solo sus manos para diseñar.

1
Reply
0
Luis Lozano
Mar 2012

Podríamos ser tan radicales a la hora de exigir respeto por nuestra profesión, pero creo q está en nuestras manos concientizar al publico, lamentablemente en 12 años ejerciendo no he encontrado una cámara, asociación o gremio estatal, nacional o mundial de diseño gráfico (hasta las cremas dentales están recomendadas por una asociación dental) que nos avale y que vele por el respeto y valor de nuestros servicios, con algo así podríamos tener certificaciones y aval a la hora de vender diseño y acabaríamos con la competencia pirata que cobra tres centavos. saludos desde México colegas :)

2
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

igual que a césar te contesto luis, es justo en nuestro país donde más ofendidos hay cuando mencionas la palabra «regulación», creen que van a ser sometidos a un sistema dictatorial para poder ejercer y no se trata de eso, sino de como bien dices, avalar y llevar a cabo en orden nuestra profesión, espero pronto se pueda comprender, ¡saludos!

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

todo está en una especie de«preparación del cliente» previa al momento de la contratación, una especie de « reglas del juego». Las corporaciones ponen el 100% de las reglas del juego cuando nosotros somos sus clientes... es jugar masssss o menos, un poco a eso.

0
Reply
1
Cristián Frenkel
Mar 2012

Si bien estoy de acuerdo en el concepto de lo que se le debe plantear al cliente de diseño,al mismo tiempo percibo mucho resentimiento en la relación diseñador/cliente, y creo que este está fundado en que somos mal entrenados (o simplemente no somos entrenados) en cómo atender a un cliente. A mi me identifica esa emoción con mis primeros años en el rubro, los cuales desembocaron en más de un desacuerdo y pérdida de clientes...

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

jajaj bueno van 19 años y todavía se siente en EL ALMA cuando algún aventurado, invadido por la «Mística Clientelar» hace uso de su santo derecho para convertir un trabajo decente en una masacre. jajaja

0
1
Veronica Rodriguez
Apr 2012

Concuerdo 200% , no se educa al diseñador para entrar al ruedo como dice Margarita, quien no argumenta sus posturas con quienes no lo han hecho, en mi humilde pensamiento critico es mas cuestión de instrucción que cualquier otra cosa, en esta oportunidad es vital brindar al estudiante herramientas para que en este tipo de contiendas se logre un entendimiento lógico, sin necesidad de menospreciar al cliente, como lo afirma Ángel; sino involucrándolo y que sin ser diseñador participe activamente en la creación de su proyecto.

0
Reply
1
Alfonso Asensio
Mar 2012

Muy bueno!! Gracias por hacer catarsis de grupo! jaja!!

0
Reply
1
Cesar Arias
Mar 2012

Creo que es un artículo muy propio y de muestra lo que vivimos los diseñadores día a día... el problema que veo con esto, es la comunicación, esto lo seguimos leyendo diseñadores desesperados pero no el público en general, ese cliente que esta allá queriendo imponer sus ideas. debería haber un medio, una forma, un «paro» algo que le diga al mundo lo que pensamos y opinamos. si hay un paro de camioneros, un paro estudiantil, ¿por qué rayos no hay un paro de diseñadores?

2
44
Ivan Abbadie
Mar 2012

de acuerdo contigo césar, creo que, si bien a la mayoría de los diseñadores esto nos queda muy claro, son los empresarios quienes deben leer textos como este, sin embargo parte de nuestra tarea como profesionales es asesorar a nuestros clientes, no todo lo comprenderán pero quien si lo haga es un cliente seguro, cautivo y digno de atender, ¡saludos!

con respecto al «paro», hay quienes critican y se indignan cuando lo mencionas, cuando se quiere regular la profesión, aún hay románticos «diseñadores» que no quieren tener orden en su profesión, pero seguiremos insistiendo quienes si queremos.

1
73
Rafael Juárez
Mar 2012

Amigo Cesar! yo este texto se lo envío a los clientes antes de comenzar a trabajar. Los q lo leen al inicio comienzan con una perspectiva diferente. A los que no lo leyeron y luego se ponen «místicos» , se los envío para tratar de que entren en razón. Este texto es mas que todo una herramienta de trabajo para mi :-) . Por el orden, tengo otros textos como « quiero tener una página web pero no se de internet» «quiero que mi pagina se parezca a mercado libre» «Quiero usar mi cuenta de hospedaje gratis,» etc etc!

3
1
Cesar Arias
Mar 2012

Pues Rafael, espero poder leer tus otros artículos, ya que la postura tomada en este me parece muy interesante. Espero que muchas individuos lo lean y lo compartan no solo entre personas del gremio sino también con aquellos posibles clientes, personas del común. Por mi parte ya lo compartí. un saludo.

0
73
Rafael Juárez
Mar 2012

mil gracias. inspírasme a escribir y compartir mas en este respetado foro :D ...

0
0
Jose Esteban Martinez
Mar 2012

Desde el momento en que un cliente acude a un creativo se establece un acto de confianza entre él y el diseñador, ya que deposita su idea para que desde nuestra experiencia le demos un sentido visual a lo que nos confío.

Por tal motivo la cortesía ha de darse en un marco no solo de lo profesional sino de la inteligencia y hacer que ese cliente se de cuenta que entro al espacio correcto y no dude por mas absurdas que sean sus comentarios o sugerencias que el resultado será el esperado.

0
0
Félix Zambrano
Apr 2012

Tremendo artículo Rafael..!

Resulta muy frustrante el hecho de quien quiera, intente echar a menos todo el conocimiento y experiencia que con tanto esfuerzo y dedicación hemos acumulado solo porque ese«quien» sea el de la plata. En esta profesión, como en muchas otras, necesitamos hacernos de un portafolio de trabajo que avale nuestro talento, pero como lograrlo si dejamos que los clientes sean los que «diseñen» por nosotros. Definitivamente es un deber (muy lejos de la arrogancia) educar a nuestros clientes para poder complacerlos tanto como se pueda dentro del marco de un diseño funcional.

0
Reply
0
Lorena Pardo
Mar 2012

El fiel reflejo de la realidad! absolutamente de acuerdo.

1
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019