Obsolescencia programada

El diseño ya no puede responder a intereses del mercado, sino a las necesidades humanas que como comunidad global hemos creado con el paso del tiempo. Creativos-humanos es la meta.

Retrato de David Gallo David Gallo Bogotá D.C. Seguidores: 74

Opiniones:
68
Votos:
102
Compartir:

Estamos en un momento de la historia donde la vida del hombre se ha reducido al servicio del mercado y la ley económica. El estado donde el bien comunal era la meta y el objetivo principal se acabó hace mucho. Como bien lo dice el documental Comprar, tirar, comprar, de la cadena de televisión española TVE, nuestra sociedad está dominada por una economía de crecimiento cuya lógica no es crecer para satisfacer necesidades sino crecer por crecer, y es que las lógicas empresariales al servicio del mercado han hecho que nos olvidemos no solo de pugnar por el bien nuestro, sino también del planeta en el que vivimos.

Nosotros, como diseñadores, arquitectos, artistas y profesionales de diversas áreas del conocimiento, tenemos por obligación, y no como opción, retomar pensamientos responsables ante la sociedad y el mundo al que pertenecemos. Como dice Nicolás Bourriaud, la vanguardia en esta época «pequeño-burguesa» se limita tan sólo a transmitir una realidad «sin abrir caminos», «la tropa se ha detenido, temerosa alrededor de un campamento de certezas». El artista debe aprehender las transformaciones, captar y transmitir lo que ha cambiado y lo que continúa cambiando y, a la vez, proyectar lo que debería cambiar. El arte del diseño no debe limitarse a transmitir una realidad, no se trata de aprender a habitar el mundo, sino de querer construirlo creando «modelos de acción», propendiendo por «el intersticio», es decir, por crear un espacio para las relaciones humanas el cual provea posibilidades de intercambio. Este intercambio debe a su vez «huir de lo impuesto», integrando armoniosamente y de manera abierta el sistema global.

Aparece la definición de la obsolescencia programada por los años cincuenta como una forma de hacer que el consumidor sienta la necesidad de ir a las tiendas a comprar nuevas cosas y tirar las viejas o revenderlas. Lo que ahora en un eufemismo llaman «ciclo de vida del producto» las facultades de diseño e ingeniería. Este nacimiento generó todo un impacto ambiental y social que terminó desembocando en lo que ya hoy podemos ver: niveles de contaminación altos (sobre todo en países subdesarrollados), políticas de mercado que solo benefician a los altos empresarios y la total incomodidad de los consumidores que cada vez se cansan más de ser víctimas de los intereses particulares de unos pocos que los obligan a gastar en mayor proporción.

No es precisamente mi objetivo señalar y culpar a los personajes que dieron vida a este método productivo por la ola de chatarra de la que somos ahora presos en esta actual sociedad. No sería correcto, pues la visión del mundo en esa época era de un mundo infinito en recursos que necesitaba reactivar la economía para poder sobrevivir. Pero sí siento la necesidad de señalar el absurdo horror que produce en la actualidad la permanencia de estas políticas en nuestra sociedad, agotada en recursos y saturada de intereses económicos y personales de las clases poderosas. Como bien se puede entender en el texto de Barrera y Quiñones Fundamentos históricos del diseño con responsabilidad y pertinencia social, desde los años 70, más o menos, los teóricos del diseño han pretendido concienciar a los que hacemos parte de esta rueda del progreso (diseñadores, ingenieros, arquitectos, publicistas, etc.) que no sólo es importante responder a las necesidades de la moda y la novedad, sino que estas banalidades no deben tener supremacía sobre las necesidades humanas más básicas como son las necesidades económicas, psicológicas, espirituales, tecnológicas e intelectuales de cada lugar y realidad socio económica donde se actúe. El diseño debe ser un diseño honrado que pretenda acomodarse al ambiente donde actúa y no al revés, que responda a necesidades humanas como la enseñanza o ayuda a discapacitados, la investigación experimental y, sobre todo, el diseño ambiental enfocado a mantener la vida humana en equilibrio con la naturaleza. «La función de los objetos es ayudar a las personas a mejorar su relación con el entorno…» dicen Barrera y Quiñones cuando hablan del escrito de André Ricard.

Bien lo habla también la estética relacional en el texto de Bourriaud, cuando dice que el arte debe desprenderse del individualismo del momento, el cual busca tan solo satisfacer las necesidades individuales, pues la esencia humana es realmente el conjunto de las relaciones sociales, no el individuo solo entre tanta gente. Se tiene que trabajar para buscar la empatía de las personas interactuando con los demás, buscando los puntos de encuentro o los puntos comunes. Las experiencias particulares del artista pueden producir efectos en otras personas, fusionando ideas y sueños, el artista debe tratar de buscar «la mirada» del otro. Sobra decir que entiendo aquí la visión de Bourriaud no solo desde el aspecto artístico sino también como una manera de hacer en las diferentes áreas del conocimiento.

Pero si los teóricos se han esforzado en hacernos pensar en esto, ¿qué es lo que pasa que seguimos siendo víctimas del mercantilismo y los intereses individuales de las industrias? Sencillamente, la producción industrializada y deshumanizada está tan arraigada en nuestra sociedad que los intereses monetarios de las grandes industrias han logrado sobrevivir, incluso, a estos casi cuarenta años de teorías del diseño honrado y sostenible. Aunque las academias intenten o no enseñar a los diseñadores nuevos la importancia del diseño honrado, el eje de la sociedad ya está fijado en un contexto que prefiere el dinero y evita pensar en el ambiente y su futuro. La era de la concienciación ya ha terminado, es hora de la acción, tanto nuestra como de los altos cargos del estado.

Y, ¿cómo pretendemos generar esta acción comunal para generar cambios significativos por el bien del mundo al que pertenecemos y de nosotros mismos? Pues bien, volviendo a la estética relacional de Nicolás Bourriaud, debemos en primer lugar conocer el mundo que nos rodea, apropiarnos de él, y no de la manera insalubre como nos lo hemos apropiado los hombres durante siglos, creyendo erróneamente que somos la clase dominante y que por tanto todo nos pertenece. Debemos apropiarnos del mundo, pero en el sentido de pertenencia, de entender nuestra existencia no como una existencia parasitaria donde absorbemos todo del mundo sin dar nada a cambio, sino de una existencia en perfecto balance, de activa relación y necesidad mutua para entonces poder transmitir ese mundo y a su vez transmitir su posible evolución, evitando la manipulación producida por la parte comercial y el consumismo, creando en el observador una voluntad de servicio a la humanidad, el gusto por una transformación positiva del entorno, conjugando, articulando todas las disciplinas del saber y del conocimiento con responsabilidad social. Los artistas no están lejos de los diseñadores, ni los diseñadores lejos de los publicistas, arquitectos, ingenieros, sociólogos, médicos, antropólogos, abogados o comunicadores; todos estamos ligados de una manera u otra por raíces invisibles que nos unen a la tierra que nos da la vida y nos ve crecer.

El ser humano del momento debe tener una mentalidad abierta al cambio, transmitírsela al observador, motivando en él un cambio positivo el cual lo ayude a dedicarse a lo relacional interactuando con otros mundos, otras costumbres, otras ideologías con sensibilidad social. Debe crear conciencia para generar cambios por el bien de la comunidad y del mundo.

Y entonces volvemos a nuestra pregunta: ¿cómo pretendemos generar esta acción comunal para generar cambios significativos por el bien del mundo al que pertenecemos y de nosotros mismos? Pues bien, simplemente debemos buscar soluciones a un mismo problema desde las diferentes visiones que nuestros diversos conocimientos nos han dado en un esfuerzo conjunto. Ya lo dice la vieja frase de protesta: «el pueblo unido, jamás será vencido». Mucho menos si es un pueblo culto, armado del don que nos ha dado el poder por siglos, la razón.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de David Gallo David Gallo Bogotá D.C. Seguidores: 74

EdiciónJuan Miguel Lorite Fonta Madrid Seguidores: 18

Opiniones:
68
Votos:
102
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al italiano Traducir al portugués

Bibliografía:

  • Bourriaud, Nicolás. Estética Relacional. Adriana Hidalgo Editora. Traducción de Cecilia Beceyro y Sergio Delgado. Buenos Aires:2008.
  • Barrera, Gloria Stella y Quiñones, Ana Cielo. Fundamentos históricos del diseño con responsabilidad y pertinencia social. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá:2009.
  • Comprar, tirar, comprar, Cadena de televisión TVE, al aire 9 de enero de 2011.
Código QR de acceso al artículo Obsolescencia programada

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

David Gallo

Más artículos de David Gallo

Título:
La importancia de la crítica en el diseño
Sinopsis:
Como diseñadores tenemos la mala costumbre de buscar errores en todo lo que nos compete. ¿Es esta una manera adecuada de comportarnos?
Compartir:
Título:
Una marca país para sostener con hechos
Sinopsis:
Colombia lanzó su nueva marca país que promete una realidad que aún no existe, pero que puede llegar a darse con el esfuerzo de los colombianos.
Compartir:
Título:
Chicas Poderosas Bogotá
Sinopsis:
Un evento al que todo el mundo podía asistir y debió haber asistido. Una invitación de los grandes hacia la interdisciplinariedad y el trabajo en equipo como factor de cambio.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Paulo Ponce
0
Paulo Ponce
Mar 2017

Hola me gusto mucho el articulo. Estoy de acuerdo con el pensamiento social que como habitantes de la tierra deberiamos generar, tomando medidas para llevarlo a la accion. El estado tan consumista en el que se encuentra la Tierra y la sociedad es horroso, solo de ver que cada dia nos consumimos mas los frutos que ella nos da, nos deberia bastar para que como diseñadores, arquitectos, artistas, etc. pusieramos todos nuestros esfuerzos para hacer algo al respecto, para no ver un mundo tan salvaje por el materialismo que generan las grandes empresas, que nos hacen comprar y comprar cada dia mas, para poder alcanzar una falsa "felicidad" por que solo dura un momento, entonces despues ese mismo momento lo desechas porque ya necesitas otra cosa para volver a ser "feliz" . Pero no creo que solo sean los productos y las empresas, creo que la política se a beneficiado tantos años de que esto pase continuamente para generar sus reformas superficiales que nos venden con tanta expéctativa.

0
Responder
Retrato de Cristhian Quiroga Velez
0
Cristhian Quiroga Velez
Nov 2013

Ok en algunos años atrás si te hubiera dado la razón , estoy totalmente de acuerdo en que vivimos en un mundo lleno de consumidores, respecto que se esta haciendo en diseño general ( arquitectura, gráfico, de modas, etc) en la educación se están implementando muchas cosas en las que los estudiantes tomemos en cuenta todo esto, de que forma puede servir algo que solo esta hecho para cubrir, que otro uso se le puede dar, hay todo un movimiento en la educación de diseño que se preocupa por ser más un diseño sustentable.

0
Responder
Retrato de Milena Vargas
0
Milena Vargas
Oct 2013

El articulo refleja la cruda realidad respecto al consumismo de la humanidad, a la pérdida del diseño honrado y al crecimiento del diseño publicitario que incrementa la venta excesiva e innecesaria de artículos nada importantes para el medio ambiente y la vida de las personas que habitan el planeta. Preocuparse única y exclusivamente de vender y no de generar un impacto productivo para la sociedad es algo triste y denigrante para los profesionales responsables de tan importante tarea.

1
Responder
Retrato de Herbert Cárdenas Ruiz
0
Herbert Cárdenas Ruiz
Sep 2013

Muy buen artículo David, la parte del final del video está muy ligada a la propuesta de Günter Pauli: Economía Azul ¿Qué pasaría si cualquier producto no termina en un relleno sanitario, sino se convierte en el insumo para otro sistema sin generar residuos? ¿una utopía?¿un reto? en nostros está la respuesta.

1
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
560
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Ago 2013

«el pueblo unido, jamás será vencido» es un buen ideal. En la vida real el pueblo ha sido vencido siempre, ya sea física o mentalmente, físicamente por las armas, los gobiernos, los intereses creados, los grupos de poder, los dueños del capital, las élites bancarias y financieras, los poderes fácticos y los globales, etc. Mentalmente por las ideologías, la educación, las religiones, los estereotipos, los valores morales, las costumbres, la utópica «democracia», la corrupción, la publicidad, el miedo, el modelo de ganador o perdedor, el tanto tienes-tanto vales, lo moderno o lo antiguo, etc.

1
Responder
Retrato de Luis Jaime Lara Perea
30
Luis Jaime Lara Perea
Ago 2013

Me recordó mucho el mensaje de Otl Aicher en su libro «El mundo como Proyecto».

Bien por el artículo, da mucho de qué pensar. Aunque los diseñadores de comunicación gráfica raras veces tenemos oportunidad de incidir en la calidad y funcionamiento de los productos o servicios de nuestros clientes podemos contribuir con la responsabilidad hacia el medio ambiente.

1
Responder
Retrato de Marco Gutiérrez
0
Marco Gutiérrez
Ago 2013

Gran artículo y el video está genial, complementa todo lo que mencionas!!

1
Responder
Retrato de Vanessa Landin
1
Vanessa Landin
Ago 2013

como dice en el video:Obsolescencia programada, el deseo del consumidor de poseer algo más nuevo,un poco antes de lo necesario. USAR Y TIRAR, de eso se trata la vida que llevamos, todo llega a un fin y tiene que volver renacer o a aparecer como algo nuevo.Es difícil luchar contra este virus incurable,porque vive con nosotros, el consumir es una necesidad del hombre; pero como dices en tu artículo,nosotros como diseñadores de la rama que seamos podemos ayudar en algo para poder crear cambio culturales,hay que ser responsables del cargo que tenemos y ayudar a la sociedad,con nuestro conocimiento

1
Responder
Retrato de Jhon Lara
0
Jhon Lara
Ago 2013

Muy buen articulo David, aunque no comprendí la parte en la que afirmas que el diseño debe acomodarse en el ambiente en el que actúa. En mi opinión debería transformarlo siendo el ambiente el que se adapte al diseño ya que para eso es este, para generar cambios.

Sin embargo Muy buen articulo. Gracias

2
Responder
Retrato de Alfredo Texis Michicol
6
Alfredo Texis Michicol
Ago 2013

Excelente david por este articulo muy interesantes gracias.

1
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo La trivialidad y sus requisitos
Autor:
Fernando Weissmann
Título:
La trivialidad y sus requisitos
Sinopsis:
Cómo darse cuenta cuando a uno le toca diseñar un producto que es un verdadero «bodrio».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
36
Opiniones:
31
Seguidores:
69
Retrato de Julio Broca
Autor:
Julio Broca
Título:
La importancia de la insatisfacción en el proceso creativo
Sinopsis:
Ingenuo el diseñador que espera encontrar un trabajo donde le paguen por hacer crítica. El principal insatisfecho debe ser uno mismo con la propia creación, no el cliente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
42
Opiniones:
12
Seguidores:
18
Retrato de Gonzalo De La Cuadra Reveco
Autor:
Gonzalo De La Cuadra Reveco
Título:
Trabajando para el bien común
Sinopsis:
Desafíos, herramientas y propuestas para diseñadores o comunicadores que trabajen con políticas públicas y asuntos humanitarios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
77
Opiniones:
24
Seguidores:
36
Retrato de Jorge Luis García Fabela
Autor:
Jorge Luis García Fabela
Título:
Arte + Diseño: nueva multi e interdisciplinariedad
Sinopsis:
Algunos ejemplos de la manera en que las artes y los diseños trabajan de manera conjunta y producen objetos y espacios artísticos utilitarios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
46
Seguidores:
127
Ilustración principal del artículo El horizonte de la Web
Autor:
Dante Claudio Reynoso
Título:
El horizonte de la Web
Sinopsis:
La red, entre la evolución acelerada del medio y la esperanza de un mundo mejor.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
69
Opiniones:
25
Seguidores:
52
Ilustración principal del artículo Qué es un logotipo y qué es un logo
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Qué es un logotipo y qué es un logo
Sinopsis:
¿Logo y logotipo son la misma cosa? ¿De dónde salieron estas palabras y a qué se refieren hoy en día?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
50
Opiniones:
77
Seguidores:
1503

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Domina las claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Aprende a planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
6 Abril