La inseguridad social y su influencia en el packaging

El aumento de la inseguridad da origen a cambios sociales, actitudinales y de consumo.

Adrián Pierini Buenos Aires
Followers:
443
Comments:
90
Votes:
116
Compartir:

¡Aquellos sujetos parecen sospechosos! ¡Cuidado que pueden atacarl! ¡¡Peligro!! ¡Llamen a la policia! ¡Corran! ¡Miren! ¡¡¡No se detengan!!! La inseguridad enciende en los seres humanos sus mecanismos de supervivencia más elementales, influyendo directamente sobre su manera de percibir la realidad circundante y por ende su modo de actuar. El miedo y la sensación de riesgo producen un cambio en los hábitos cotidianos, los tiempos de percepción se acortan, las emociones se confunden e indudablemente este modo de ver el mundo logra alterar desde las vivencias más insignificantes, como podría ser el vestirse o alimentarse, hasta las más complejas, como planificar un viaje o mudarse a otra casa.

Por el bien de los niños…

Uno de los ejemplos más notables de esta influencia ocurre en el segmento infantil. Al exponerlo me vienen a la mente recuerdos de una infancia despreocupada en la que uno podía movilizarse con absoluta tranquilidad por las calles del barrio. Sin lugar a dudas, se trataba de épocas tan simples como enriquecedoras pero que, lamentablemente, se han ido perdiendo debido a la inseguridad. Hoy, el miedo a que los niños tengan la más mínima posibilidad de ser asaltados, secuestrados o atacados físicamente, genera en muchos padres una reacción tan sobreprotectora que le impiden al pequeño desarrollarse y crecer a través de su propia exploración. Los adultos ejercen  en el nuevo escenario un monitoreo constante sobre el menor, restringiendo aquellos juegos infantiles callejeros, la diversión inocente disfrutada en espacios públicos hasta largas horas de la tarde, los paseos solitarios en bicicleta, y ni siquiera les es permitido ir al colegio por sus propios medios. Hoy donde está el niño está el adulto, y este hecho, que pereciera ser insignificante, influye notablemente en las acciones de compra y en la rentabilidad de ciertos productos, como las golosinas.

Para ser más claros, antes un niño ingresaba a un kiosco completamente solo y podía escoger la oferta que más le apateciera. Ese ámbito representaba para el pequeño un signo de independencia. En ese momento era amo y señor, y podía decidir, sin intervención alguna de sus padres, en que «invertir» las pocas monedas que había logrado reunir durante la semana. Pero ya no más. En el nuevo contexto, la madre impone sobre el menor su propio criterio dirigiendo la acción de compra hacia aquellos productos que nutran y representen un beneficio funcional concreto. Los dulces son uno de los productos preferidos de los niños, son accesibles, divertidos, sabrosos pero a juicio de los padres también son causantes de caries y perjudiciales para la dentición de sus hijos. Por lo tanto, este control parental, consecuencia del temor, ha obligado a la categoría a reformular el modo en que dirige su comunicación, incorporando al adulto en sus mensajes a través de información de corte racional que  convenzan al «vigía» de emitir su permiso para que el niño satisfaga su deseo. Tablas nutricionales más visibles, aparición de íconos en forma de «diente feliz» que anuncian el cuidado de la placa dental, y flashes que magnifican la presencia de calcio, hierro o vitaminas en las nuevas formulas, son algunos de los intentos que pueden detectarse en pos de reanudar el diálogo con los decisores de compra.

No veo, no escucho, no hablo…

Si bien el fenómeno de la compra infantil es un excelente ejemplo, no es el único a considerar. La inseguridad ha provocado que los habitantes de las ciudades busquen estar en las calles sólo lo necesario. Preocupados por ser víctimas potenciales de algún atropello, intentan llegar lo más rápido posible a sus hogares o lugares de trabajo. Se podría decir que la nueva realidad  generó un hecho contradictorio, pues si bien los consumidores observan el mundo circundante de un modo más exhaustivo (lo que podría beneficiar las ofertas comerciales que se comunican en la vía pública, por ejemplo), en realidad esta atención responde a mecanismos de alerta que, como tales, solo se enfocan en detectar situaciones de riesgo.

Al consumidor en tránsito ya no le importa satisfacer sus gustos o deseos, sino llegar sano y salvo a su destino. Su atención ahora pasa por los movimientos, rostros, acciones que sus pares realizan, intentando detectar cualquier amenaza contra su persona que pudiera surgir. Esta aceleración de los ritmos de percepción han logrado que los puestos callejeros o pequeños kioscos, que se nutren del comprador casual, les exija a los fabricantes de productos que sus envases sean lo más claros y seductores posible, con el objetivo de mejorar la captación, acelerar el estímulo de consumo y aprovechar al máximo el escaso tiempo que el temeroso consumidor le destinará al proceso de compra. Traducido esto a recursos gráficos, podríamos decir que sus estructuras compositivas están migrando lentamente hacia la simpleza, incorporando tipografias de mayor tamaño y fácil lectura y otorgándole a la imagen un alto protagonismo.

Si te he visto no me acuerdo…

Otro de los cambios funcionales y estéticos que la inseguridad produce en el packaging esta vinculado a las situaciones de consumo que he denominado «sociales». En este nuevo contexto, la integración entre las personas se ha transformado de un modo notable. Cada vez es menos frecuente encontrar amigos compartiendo hasta la anochecer una agradable charla, cerveza mediante, en la vía publica, y ya son casi anecdóticos aquellos encuentros con mate y bizcochos incluidos, que solían producirse entre vecinos en las puertas de sus hogares. El vínculo hoy se da «puertas para adentro» y el consumo casual que originaba aquellos momentos se ha visto seriamente afectado. La inseguridad atemoriza, predispone mal a la gente, la lleva a ser mucho más racional, escéptica, y esas características se hacen carne en ellos al punto de trasladarlas a todas sus experiencias de vida. Es interesante observar cómo este nuevo imaginario de consumo que poco a poco se va instalando en la mente de los consumidores, es adoptado por las diferentes piezas de comunicación haciendo referencia a un disfrute mucho más egoista y hermético.

Antes era así, ahora es asá…

La mirada negativa que la gente tiene sobre su mundo ha conducido a que las empresas no solo reformulen sus diseños de envases sino que, además, se replanteen los modos de mostrarlos. Las golosinas, cigarrillos y galletitas, por ejemplo, se exhiben de un modo mucho más ordenado que antes ya que se da por sentado que el contacto entre producto y consumidor estará afectado por barreras físicas considerables. Dicho de otro modo, hoy gran parte de los comercios minoristas cierran sus puertas con llave a determinadas horas y atienden en pequeñas ventanas a través de las cuales el eventual comprador solicita el producto deseado. En ocasiones los productos están a la vista pero en otras no, y este punto es muy importante ya que pone de manifiesto lo vital que es el atributo de recordación en un envase. Hoy el cliente debe tener muy en claro el color, el diseño, la denominación y la marca de una oferta, para tener éxito en su acción de compra.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno…

Otro hecho que se desprende de la inseguridad, y que afecta de algún modo a la industria del envase y a su mecanismo de consumo, es el temor a una exposición riesgosa. Hasta hace unos años era muy frecuente que las familias se acercaran cada comienzo de mes a los grandes hipermercados para abastecerse de todo lo necesario para afrontar los treinta días por venir. Hoy esa realidad se ha transformado. Las compras en grandes cantidades han mermado considerablemente, y si bien no se puede ignorar que la crisis económica es una importante causa de este fenómeno, lo cierto es que uno de los factores que también ha influido es el temor a llamar la atención de los malhechores. Muchos consumidores consideran que el despliegue de bolsas se convierte, ni más ni menos, que en una demostración del poder adquisitivo de quien las porta y eso puede llegar a convertirse en el disparador de un potencial acto delictivo. Hoy los consumidores continúan yendo a los grandes centros de abastecimiento pero solo para realizar una compra parcial que luego será reforzada con adquisiciones más fiscalizadas (y discretas) en pequeños almacenes o supermercados barriales.

¿En que afecta este cambio al packaging? Pues bien, podríamos decir que los ámbitos mencionados son muy diferentes entre sí, tanto en dimensiones como en función. Por lo tanto las estéticas pensadas para ser utilizadas en un hipermercado (lugar que ofrece un entorno mucho más calmo y espacioso, donde el comprador puede pasear, comparar precios y análizar los distintos diferenciales) serán más amables y seductoras, mientras que los diseños destinados a un modesto supermercado (lugar donde las ofertas se muestran de un modo básico, no ofrece un ambiente propicio para la evaluación de los precios, y torna la experiencia de compra en más inmediata y menos positiva) buscarán un lenguaje directo y mucho más impactante.

Ya no me muestro como quiero sino como me siento más seguro: el camaleón social

La inseguridad no solo influye en el método de compra sino en la elección de las cosas que se consumen. En un contexto de temor las personas buscan protegerse y uno de los mecanismos más antiguos que tiene la naturaleza para hacerlo es el camuflaje. Los consumidores, al igual que el camaleón en circunstancias de peligro, intentan pasar desapercibidos, confundiéndose con el paisaje, y para ello deben resignar sus reales preferencias adquiriendo productos que si bien resultan ser de calidad aceptable nunca superan la media. En este contexto algunas industrias se perjudican notablemente y sus pedidos a las agencias de empaques van desde la sencillez absoluta (para garantizarle un bajo perfil al temeroso comprador) hasta una seducción extrema para lograr opacar, por medio del deseo, sus miedos más profundos.

Prendas de cuero, relojes y celulares de alta gama, zapatillas innovadoras y, yendo a escalas más altas, camionetas o automóviles con grandes prestaciones, se ven afectados en su adquisición. Aquí no se está hablando de precio, se está hablando de temor a ser asaltado o a ponerse en la mira de los delincuentes por la ostentación de productos que dicen o gritan: «yo tengo dinero». Es muy frecuente escuchar frases como: «este no es el celular que me gustaría tener, pero con este modelo más económico me aseguro de poder sacarlo en medio de la calle sin ser víctima de un atraco».

Conclusión

La inseguridad nos afecta a todos y nos da un estilo de vida que dudo muchos deseemos tener a perpetuidad, pero el futuro se presenta aún más complejo y tanto productos como consumidores buscan adaptarse estableciendo nuevas maneras de vincularse. Las empresas analizan el nuevo escenario con precaución y estudian el modo de afrontar, tanto la crisis como la inseguridad, a través de estrategias comerciales basadas en argumentos convincentes, en estudios bien focalizados del target, en la comprensión de sus nuevas costumbres y motivaciones. Surge así una nueva generación de envases que deben ser capaces de estar un paso adelante para poder continuar impulsando el éxito de sus marcas.

Followers:
443
Comments:
90
Votes:
116
Compartir:

90 Comments

Comment

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 09/01/2013.

Adrián Pierini

More articles by Adrián Pierini in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Esbozo de la sociedad de consumo

Synopsis:

Un análisis de algunos de los estímulos, preferencias y acciones relacionados con el «ser» y el «tener», que rodean a los seres humanos desde el comienzo mismo de su existencia.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Diseñadores golondrina

Synopsis:

Un fenómeno preocupante que refleja la pérdida de valores, compromiso y auto-exigencia en los primeros pasos de los diseñadores.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Diez reglas para juzgar diseño gráfico

Synopsis:

Las opiniones simplistas, emotivas o de gusto personal deben evitarse a la hora de evaluar piezas de diseño comercial y, en su lugar, hay que aplicar criterios más serios y profesionales.

Share:
Idioma:
ES
Title:

La teoría de los 3 disparos

Synopsis:

El diseño express pone a los estudios frente a la disyuntiva de generar buenas piezas de comunicación o simplemente satisfacer las demandas inmediatas del cliente.

Share:

You may be interested

David Silva
Idioma:
ES
Author:

David Silva

Title:

Comunidades online exitosas

Share:
Interactions:
Votes:
19
Comments:
4
Followers:
10
Ernesto Elizalde Castillo
Idioma:
ES
Author:

Ernesto Elizalde Castillo

Title:

Evolución en el Diseño Gráfico

Share:
Interactions:
Votes:
10
Comments:
4
Followers:
2
Javier Rejon
Idioma:
ES
Author:

Javier Rejon

Title:

El mercado ecológico

Share:
Interactions:
Votes:
34
Comments:
29
Followers:
14
Daniel Silverman
Idioma:
ES
Author:

Daniel Silverman

Title:

La habilidad más importante

Share:
Interactions:
Votes:
50
Comments:
17
Followers:
51
Juan Carlos Darias
Idioma:
ES
Author:

Juan Carlos Darias

Title:

¿El diseño ha perdido el rumbo?

Share:
Interactions:
Votes:
48
Comments:
18
Followers:
94
Boris Alexander Greiff Tovar
Idioma:
ES
Author:

Boris Alexander Greiff Tovar

Title:

Sin mapas para el inframundo

Share:
Interactions:
Votes:
11
Followers:
43
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Ana Laura
Aug 2014

Te felicito por tu artículo Adrián, sobre todo porque el poder de una "idea establecida" a nivel social o cultural-, repercute en el comportamiento de las personas y define muchos de sus hábitos de compra, lo que a su vez dicta lo que "buscan" esos "nuevos compradores". Una realidad que el diseñador debe observar muy claramente, y que no puede omitir, porque si no, no podrá aportar un mensaje adecuado, que venza esa creencia (en el caso de la inseguridad) en su mismo terreno. Aprecio mucho tu reflexión y que nos la compartas.

0
Reply
54
Lucas Nikitczuk
Aug 2013

Muy claro como tu análisis sobre estos cambios en la sociedad tienen un impacto no solo en nuestras profesiones sino en la sociedad misma. Un abrazo Adrián.

0
Reply
0
Claus Coss
May 2013

Creo que una parte muy importante del diseño es la reflexión. Eso nos lleva a un marketing mucho más certero. Detenernos a observar en un mundo donde siempre todo es rápido es una cualidad para ser asertivos en el trabajo. Pensar... qué detalle se nos olvida. : ) Bien por estos foros donde tenemos que regresar al básico para retomar el camino.

0
Reply
0
Anzue Jasso
May 2013

La inseguridad ha venido moldeado la tecnología, diseño estructural y gráfico del envase, así como su evolución y tendencias. En mi País ha habido fenómenos de alta demanda y consumo de productos debido al miedo; el primero que viene a mi mente fue el caso de la venta masiva de agua embotellada derivada de un brote de cólera y un caso más reciente es la venta masiva de cubrebocas y geles antibacteriales por la influenza. El envase representa en éstos y más casos la «seguridad» de inocuidad así como el diseño gráfico ya que varias marcas se anuncian bajo un estilo de diseño farmacéutico.

0
Reply
0
Maximiliano Vazquez
Feb 2013

excelente articulo y analisis!

0
Reply
2
Mirna Gallegos
Feb 2013

Importante análisis, una vez más el contexto es determinante, gracias por su aportación.

0
Reply
176
Pablo Álvarez
Jan 2013

Excelente artículo Adrián. Perfecto análisis de la realidad general y particularmente de la Argentina.

0
Reply
0
Oscar (Estmont) Estrada Montesinos
Jan 2013

En mi opinión la premisa mayor no es la inseguridad, si no el contexto social que se vive en cada uno de los países; y como la influencia de factores x o y en la sociedad crean una percepción en el consumo de ciertos productos o de marcas.

Y el mejor ejemplo es el del niño si bien la inseguridad puede ser un factor, no es el único, un ejemplo que puedo dar es el de los videojuegos mientras el niño prefiere quedarse en casa jugando, la mama en el supermercado es la que elige que golosina comprar para su hijo.

Y gracias por tu artículo Adrián, muy bueno. Saludos.

0
Reply
53
Anita Chalu
Jan 2013

Deacuerdo con el análisis en el sentido: despliegue de atributos y packaging detras de esos kioscos con rejas, no deacuerdo con el tema del supermercado, me encanta quedarme horas eligiendo mi producto y siempre hago mi compra mensual, con el changuito bien cargado. Más todavia siendo diseñadora me quedo mirando cuánto han cambiado las gráficas y porque poco a poco, el color negro comienza a ser tema de elite en packaging, es un tema largo de desarrollar, pero en lo que mas coincido es en esa madre que le elige el producto a su niño, definitivamente las golosinas ahora estan dirijidas a padres

0
Reply
0
Juan Pablo Rodríguez
Jan 2013

Que análisis más pedorro por favor, un poco de seriedad. Si vamos a tocar temas sociales abarquemos un espectro más amplio, resulta que la inseguridad surge de la nada, es efectuada por el «malhechor» y el pobre producto (que no tiene nada que ver con la inseguridad!) tiene que adaptarse a los asustados consumidores (que tampoco tienen nada que ver con la inseguridad!) un espanto. Para solucionar estas cosas es necesario un cambio mucho más profundo que el del packaging.

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Tomo tu comentario como el de todos los que han opinado aqui pero la calidad de tu respuesta no la veo apropiada. Podemos disentir pero no por eso utilizar terminos que descalifiquen. Igualmente gracias y te envio un cordial saludo.

3
0
Juan Pablo Rodríguez
Jan 2013

Si adrian, tenés razón. Mi enojo va hacia el análisis, y no hacia vos, obviamente. Borremos el comienzo, arrancaría con «Qué análisis más superficial por favor!». Saludos, jp.-

0
1182
Luciano Cassisi
Jan 2013

Gracias Adrián por tu exceso de buena educación.

Juan Pablo, creo que el cambio de la palabra «pedorro» por «superficial» no resuelve la descalificación hacia Adrián. Bastaba con decir que no coincidís y que le faltó tal o cual cosa. Eso hubiera sido una crítica constructiva.

De cualquier forma, entiendo que el artículo de Adrián no se propone resolver el problema de la inseguridad ni explicarlo, sino únicamente describir los cambios que está produciendo en los objetos con los que él trabaja todos los días; es una descripción de lo que él percibe. Ese es su aporte, y lo encuentro muy valioso.

3
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Muchisimas gracias Luciano por tus palabras! Un placer participar de un foro con colegas de tu clase!

0
0
Andres Lopes
Jan 2013

me gusto mucho tu articulo, aunque para «profesionales» en el campo, le faltan «detalles», es de tener en cuenta que no todos pueden apreciar los factores que tu expusiste de forma objetiva, lo hacen es segun su contexto sus vivencias y es cuestionable su habilidad de ponerse en el zapato de otros (si es que pueden hacerlo,,o si quieren...).....pero es valioso el que hubieras puesto el tema, por que aunque es una realidad presente, somos muy pocos los que somos conscientes de ello...animo y muchisimas gracias por tu articulo,,,,Saludos.

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Muchas gracias Andres! Un cordial saludo!

0
Reply
3
Luis Enrique Cuéllar Peredo
Jan 2013

Si bien creo que la inseguridad si afecta el modo de comprar de las personas, también considero que no es la única causa de este tipo de cambios en el consumidor. A mi parecer al artículo (que aunque bien escrito) le falta ejemplos o referencias.

0
Reply
1
Daniel Migliorelli
Jan 2013

El título del artículo dispara una pregunta que me parece cada diseñador debería hacerse y Adrian se hizo: Cómo afectan los cambios sociales en el comportamiento de nuestros usuarios/público/consumidores. Desde el fin del título en adelante, sería mejor reemplazar esta nota con un verdadero análisis de a) si hubo cambios sociales –o no– en tal aspecto (ej: inseguridad), b) si dispararon cambios de uso/consumo, cuáles y cómo. Socíologos (no diseñadores) deberían responder esto basándose en métricas y metodologías válidas (no la «fé» de marketing research con la cual se fundamentan briefs)

0
Reply
0
Diego Efe
Jan 2013

Haber, la seguridad no es un factor decisivo, pero si es uno a tener en cuenta, un título algo extraño y por eso leí el artículo el cual deja mucho que pensar, muchas veces al realizar nuestro trabajo nos basamos en nuestro propio criterio, o el del cliente sin tener en cuenta lo que piensa el consumidor final. Esa, es para mí una de las conclusiones que deja, más allá de ejemplos y nimiedades.

3
Reply
0
Jonathan Nuñez
Jan 2013

Coincido con varios de los cros. del foro, un poco paranoica la visión.

Me gustarían referencias que avalen tus afirmaciones

¿los kioscos exigen a los fabricantes envases más claros y seductores? me gustaría conocer algunos casos, ¿o son deducciones tuyas?

En cuanto a combatir la baja de ventas en algunos ámbitos por la inseguridad, es posible que se esté atendiendo por parte de algunas empresas.

Saludos

1
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Hola Jonathan! Gran parte de lo que expongo es producto de una deducción que realizo a partir de los briefs que he recibido los últimos años. Por razones lógicas uno no puede dar detalles sobre ellos pero te aseguro que la inseguridad, al igual que muchos otros fenómenos MUNDIALES que suceden de la actualidad, influyen en las actitudes de consumo. No estoy de acuerdo cuando dicen que los packagings no están relacionados con la realidad circundante, estoy convencido que el contexto genera reglas de juego que deben ser analizadas y aplicadas tanto en mi especialidad como en cualquier otra.

1
0
Alejandro Ortega
Mar 2013

los briefs responden a intereses, un análisis mas oportuno debería salir de un brifs que responda las necesidades de la sociedad _entiendo la diferencia_

0
Reply
0
Diego Villarreal Rivarola
Jan 2013

Me parece un análisis, extremadamente estrecho y con el discurso de «la inseguridad» que pertenece mas a un segmento de la sociedad y a una posición política que hoy es minoritaria por lo menos en la argentina, creo que seria bueno para este debate y para legitimar tu posición que nos muestres ejemplos claros y masivos.

1
443
Adrián Pierini
Jan 2013

No tengo inclinación política Diego, y vuelvo a reiterar que el artículo obedece a un fenómeno mundial con fuerte anclaje en latinoamérica. Muchas criticas que me han hecho giran en torno a mi visión supuestamente exagerada de la inseguridad cuando en realidad deberian girar en torno a como los profesionales deben actuar en relación con los distintos entornos que le toca enfrentar. Diego, hay paises latinoamericanos que hoy sufren mucho, limitar el análisis a Argentina es tener una visión muy egocéntrica y parcializadora. Si solo logré transmitir eso lo lamento mucho. Gracias por tu opinión!

0
Reply
3
Federico Suñe
Jan 2013

Creo que esto es mas un analisis de habitos que de packaging. El titulo no sintoniza con el contenido.

1
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Creo que tenés razón Federico. Tu visión es acertada en gran parte aunque coloco el packaging como centro de esos hábitos porque es el medio por el cual habitualmente me muevo. Quizá el título debió ser distinto. Lo tendré en cuenta y te agardezco tu opinión!

0
Reply
48
Salvador Valdovinos
Jan 2013

Adrián, desarrollo un estudio sobre las formas de investigar para el diseño. Tu comentas sobre informes actitudinales y tu propia experiencia como fuentes de información. ¿Podrías describir un poco más? Para diseñar eficientemente es fundamental informarse con datos actualizados y confiables cómo evoluciona el entorno. ¿Cuáles son los medios más apropiados para obtener esa información?

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Un placer conocerte! Para trabajar en proyectos donde esta problemática nos afecta generalmente las empresas me envian un brief en el que se detallan sus necesidades estratégicas. No puedo dar muchos detalles sobre ellas pero te puedo decir que lo que intenté con este artículo es simplemente llamar a debatir sobre como las realidad pueden influir en el proceso creativo. Muchos lo han tomado como una crítica social y no fue el fin. Me dá pena que en lugar de evaluar el nivel de participación de los profesionales en sus distintas realidades la crítica se centre en si la inseguridad existe o no.

0
48
Salvador Valdovinos
Jan 2013

La controversia proporciona valiosa información de quienes participan. Mi interés se centra en las técnicas y vocabulario que surgen de esta actividad de investigación para el diseño. Por ejemplo tú empleaste el término «imaginario golosinoso» para describir las referencias que el receptor tiene sobre las golosinas en otro artículo. Sería bueno reunir estos conceptos y experiencias para fortalecer la disciplina y entendamos mejor cómo los diseñadores podemos conectarnos eficazmente con la comunidad y el entorno.

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Es verdad Salvador! Los términos en nuestra profesión no están totalmente definidos y en muchos casos de arrastran de otras especialidades. Un abrazo grande!

0
Reply
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Con todo respeto este artículo me parece disparatado. ¿Qué tiene que ver la inseguridad con la salud de los niños?. ¿Deternerme en un kiosco me podría impedir llegar sano y salvo a casa?. Vivo en el conurbano y los negocios tienen mesas en la calle hasta altas horas de la noche. La gente compra menos por cuestiones económicas, llenar el carrito es casi imposible para muchos y los productos del super son los mismos del almacén. Cada día se venden más autos lujosos, celulares y zapatillas caras... la inseguridad y el packaging son como la morcilla y la velocidad, no tienen nada que ver.

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Gracias Luis! Tu crítica me ayudará a revizar mi artículo. Me gustaria comentarte que mi visión no está focalizada en Argentina sino en un fenómeno que crece en todo el mundo, con mucho foco en latinoamérica. Con respecto a lo de morcilla y velocidad, si bien es un tanto dura la expresión, no estoy tan de acuerdo. Actualmente trabajo para más de 10 paises en más de 50 proyectos. Puedo asegurar que los fenómenos sociales movilizan a las empresas a cuestionarse sobre las imágenes de sus productos y buscan el mejor modo de adaptarse a los nuevos escenarios. Un cordial saludo.

0
3
Julio González
Jan 2013

Hola. No creo que tengas que revisar nada Adrian, el artículo está más que claro, No hay más ciego que el que no quiere ver. La inseguridad es un fenomeno social, el diseño gráfico o la comunicación visual también lo es ambas extructuras están estrechamente ligadas. Esto da para mucho.

Saludos.

0
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Julio ya que el artículo está más que claro, por favor podrías dar algún ejemplo concreto según tu experiencia, ya que Adrían no lo puede o quiere hacer de empresas o productos que hayan modificado su packaging por la inseguridad. Está claro que existe inseguridad aquí y en la China pero puedes dar ejemplos concretos de como ambas estructuras por ser fenómenos sociales (específicamente el packaging y la inseguridad) están estrechamente ligadas y como cambió los hábitos de consumo por ejemplo en el supermercado. Gracias

0
1182
Luciano Cassisi
Jan 2013

Luis, el texto está lleno de ejemplos. Son los que detectó Adrián en su trabajo y tal vez no pueda dar referencias directas por cuestiones de confidencialidad con sus clientes, o tal vez ni haga falta porque está hablando de tendencias y no de casos concretos. Yo, por mi parte, le creo. ¿Si no para qué se tomaría el trabajo de escribir un articulo y compartirlo con nosotros? ¿O se te ocurre que este profesional de larga y probada trayectoria quiere engañarnos, meternos ideas falsas en la cabeza, vaya a saber con qué intenciones siniestras?

0
17
Luis Ferrera
Jan 2013

No Luciano, no pienso eso de Adrían de quien conozco su excelente trabajo y no creo en ninguna doble intensión siniestra en la relación inseguridad-packaging, directamente no hay relación. Simplemente le respondí a Julio porque si creo que la nota merece ser revisada y en profundidad, obviamente es mi pobre opinión. Gracias.

0
3
Julio González
Jan 2013

Hola Luis. ejemplos concretos?? no es necesario. La nota tiene un « espectro amplio» y una narrativa que la hace muy real en puntuales geografías.

Vestigios de que un target determine bajar de una gama alta a otra inferior por temor, cualquiera sea este, ha dejado serio a más de un CEO.

Saludos .

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Totalmente de acuerdo Julio. Gracias nuevamente Luciano y gracias Julio por su aporte. Indudablemente están familiarizados con la interna de muchas empresas y sus comentarios, como el de muchos otros que han aportado aqui, denotan experiencia.

0
Reply
6
Alfredo Texis Michicol
Jan 2013

Muy interesante el articulo

0
Reply
2
Mara De Oliveira
Jan 2013

Adrián, entiendo que tus experiencias sobre el tema inseguridad motivaron este artículo. Pero suena algo paranoico, un poco más de la saludable «paranoia» que debemos tener. No se si todos los aspectos que describís sobre la estrategia del packaging se deben a una respuesta a la inseguridad del comprador. Podemos pensar que los objetos caros no necesitan un envoltorio disparador del consumo y los aportes de un diseño minimalista van más en consonancia con dejar que sea el objeto el que brille.

0
Reply
38
Rodrigo Mazza
Jan 2013

La inseguridad afecta a gran parte de la sociedad, pero la relación con el packaging es totalmente forzada. Hoy día la mayoría de los productos que consumimos no son de necesidad, cubren imaginariamente nuestros vacíos existenciales. El marketing y la publicidad, desde su concepción, no establecen una comunicación con la realidad del consumidor, sino con el mundo imaginario de sus deseos. A través tambien del packaging éste se ofrece como de fácil acceso, y obviamente, distanciando al consumidor de la realidad.

3
Reply
77
Alejandro Arrojo
Jan 2013

Qué irónico, yo veo a la gente todo el tiempo intentando aparentar ser más de lo que es... el consumo en Argentina (en casi todos los ámbitos) está batiendo record hace años, veo gente viajando en medios públicos con su Iphone, iPad o blackberry en mano... a la vista de todos y no se los ve nada temerosos. Restaurantes caros siempre llenos, autos lujosos cada vez más... puedo seguir con cientos de ejemplos. Con todo respeto me parece una relación totalmente forzosa entre el diseño de packaging y la tan promocionada «inseguridad» casi a un nivel que me causa gracia.

1
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Gracias Alejandro por tu punto de vista. Tu visión es muy positiva pero quizá un tanto limitante. El fenómeno es global. te invito a que visites el conurbano bonaerense, algunas ciudades de Mexico, algunas de Colombia, Bolivia, Perú, etc. Yo las he visitado y te aseguro que la relación en packaging como en cualquier otro aspecto no resulta nada forzosa. Un cordial saludo!

0
77
Alejandro Arrojo
Jan 2013

Sin animo de polemizar, voy a lo concreto. El indice de criminalidad en Argentina (publicado por organismos internacionales) es del 5,4% cada 100.00 habitantes, en EEUU es del 5%... Deberías entonces incluir este fenómeno a los habitantes de EEUU. Sería muy ingenuo negar que existe el delito, pero hay algo peor que eso, el sensacionalismo y el hostigamiento informativo para hacernos creer que no debemos salir a la calle porque nos esperan en la esquina para matarnos. Una cosa es el crimen y otra la inseguridad. Insisto, no encuentro relación con el packaging. Sería bueno ver ejemplos.

2
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Respeto tu opinión Alejandro, creo que es una visión válida. Un abrazo grande!!!

0
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Adrián, ¿Podrías dar ejemplos concretos de empresas que pidan al estudio de diseño sencillez absoluta en el empaque por motivo de la inseguridad?, digo, con nombres y ejemplos de esto: «hasta una seducción extrema para lograr opacar, por medio del deseo, sus miedos más profundos«¿¿¿¿?????, perdón por mi ignorancia, gracias.

0
1
María Laura Accialini
Jan 2013

Si bien me parece interesante el planteo de este artículo, me gustaría ver ejemplos concretos de lo que decís para cada caso arriba citado, porque la idea no me cierra con lo que veo en la calle, así como las fuentes a las que te remitiste.

0
0
Alejandro Muñoz
Jan 2013

Me parece que el articulo mezcla temas y eso lleva a que existan respuestas que siguen mezclando mas temas. La persona que lo escribe me parece que en ningun momento trata de polemizar con el tema de la inseguridad, si hay o no hay (varios se sintieron tocados), lo que trata de explicar es como ese ambito de inseguridad modifica... algo, que no se si son los habitos de consumo o lo visual del packaging. Es verdad que faltan datos que apoyen lo dicho, es mas un gran comentario subjetivo que un analisis profundo que lleve a alguna conclusion.

0
77
Alejandro Arrojo
Jan 2013

Creo que ese es el punto Alejandro Muñoz, es demasiado subjetivo el análisis y el autor da a entender que eso está provocando un cambio en el diseño en términos generales. Esa es la conexión que no encuentro ni veo en los productos, tal vez si mostrara ejemplos concretos sobre el antes y el después de casos reales ayudaría a comprender más su relato.

0
0
Carmen Ligeia
Jan 2013

sólo a modo de comentario, en la compra de autos creo que pasa algo así, un amigo compró un auto nuevo, pensando en no llamar la atención, eligió el color y modelo más popular, que no llame la atención, y en la concesionaria le recomendaban lo mismo antes que él diera su opinión, me parece que es acto común en la gente que adquiere un automóvil nuevo.

NO sé como funciona en packaging.

0
Reply
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Por supuesto que nadie puede atribuirse la verdad absoluta, sin embargo, lo expresado tiene como fuente informes actitudinales con las que trabajo a diario y, claro está, mi propia experiencia y las cuales me vinculo. Te podria decir Fabio, que estas dos ultimas fuentes son las que más me han llevado a escribir este análisis (en un plazo no mayor de tres meses mi estudio fue asaltado por personas armadas a plena luz del dia, una niña fue casi victima de violación, una mujer fue amenazada con una navaja para sacarle la cartera, etc. (...y te aseguro que estoy en una zona «segura» de Bs. Aires)

0
45
Fabio Lopez
Jan 2013

Adrián, compreendo seu ponto de vista e respeito sua experiência. Mas talvez não seja possível atribuir ou associar tão diretamente eventos infelizes como os que menciona com mudanças no comportamento dos consumidores (refletidas em embalagens). Aspectos relacionados ao dinamismo e a volatilidade de valores contemporâneos afetam mais a experiência do consumo e a aparência dos produtos que o ambiente de compra e venda, propriamente dito. Sobretudo por estarmos falando de produtos com visual ʼglobalizadoʼ destinados a mercados que não necessariamente sofrem os mesmos problemas que mencionou.

1
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Es posible Fabio pero muchos productos globalizados deben regionalizarse para que resulten efectivos en determinados paises. Como te comente, este articulo tambien tiene como base informes actitudinales que recibo en ocasiones a la hora de crear un packaging y en ellos se evidencian acciones de compra condicionadas por factores como la crisis y la inseguridad. Muchas gracias igualmente por aportar un punto de vista distinto a esta visión del problema. Un afctuoso saludo desde Argentina!

0
45
Fabio Lopez
Jan 2013

Gracias Adrián, seguimos en línea. Saludos desde Rio!

0
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Adrián, más allá de la situación traumática de un echo de violencia que también debí soportar, ¿pensás que el asalto al estudio fué porque diseñan packaging?, ¿que la niña fue casi violada por llevar en sus manos alguna golosina de packaging lujoso? o que la señora llevara en su cartera algún packaging de producto de alta gama. Nadie niega que en los últimos años creció la inseguridad y todos los días aparecen en tv y diarios 10 echos como estos, pero nunca vi que los asociaran al packaging, habría que buscar en otro lado ¿no te parece?

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

POR SUPUESTO QUE NO LUIS!!! El articulo no habla de eso. Lo que se relata en el artículo es como la inseguridad (que no la provoca el packaging!!!) genera actitudes distintas a las que nuestra especialidad debe amoldarse. La inseguridad es un disparador de conductas, como lo puede ser cualquier otro fenómeno. Cómo diseñadores actuamos en consonancia con ellas. Las empresas lo hacen y nosotros como sus herramientas estratégicas, tambien lo hacemos.

Por favor, no dirijas mi mirada hacia otras direcciones. Lamento muchísimo no haber logrado transmitírtelo. Gracias igualmente por tu aporte!

0
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Gracias Adrían por las 2 respuestas pero sigo pensando al no habernos dado ejemplos claros (con nombres de productos o empresas) como te pedimos varios de los comentaristas, que el artículo es confuso desde el principio, creo que tu experiencia nefasta (con toda la razón del mundo) te condicionó para escribir sobre los cambios de conductas del consumidor y relacionarlas casi exclusivamente con la inseguridad. No dirijo tu mirada hacia ningún lado y si lo hiciera creo que estaría perfecto ya que además de diseñador sos ciudadano y tenemos derecho a ser cuidados.

0
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Comprendo tu visión Luis, es un tema complejo que dá para hablarlo por largo tiempo y el espacio aqui es un tanto reducido. Más allá de eso, te agradezco el que hayas opinado, tus comentarios como los de todos los otros colegas me ayudan a crecer y a ver el otro lado de mis verdades, que como la de todos, resultan relativas. Un abrazo grande!

0
Reply
45
Fabio Lopez
Jan 2013

O artigo constitui uma análise esforçada e até interessante, mas as relações estabelecidas entre as mudanças de comportamento mencionadas e o tema da ʼinseguridadʼ não me parecem evidentes. Ao eleger um único aspecto como a força motriz a diversas alterações de apresentação, o autor acabou estabelecendo (de maneira empírica) uma correlação frágil e exagerada entre o tema do artigo e certas mudanças de hábito. Há um exagero retórico nas afirmações, beirando a fobia: seria mais adequado apresentar o artigo como uma hipótese e não como uma afirmação categórica. Sobrou suposição, faltou pesquisa.

1
Reply
3
Victor Espinoza
Jan 2013

muy interesante, pero por supuesto es solo una vision de la realidad, en parte es cirto como lo persives, pero la realidad es muy compleja y las relaciones socioculturales si bien son dinamicas y cambian todo el tiempo, algunas cosas se mantienen. De igual modo la realidad es tan compleja que es imposible describirla, y lo q el mensaje de la inseguridad preocupa a unos, a otros lo afecta de distintas formas.

0
Reply
0
Martin Alvarado
Jan 2013

Muy interesante y actual el contenido de esta aportación... y creo que va con la situación que vivimos en gran parte de Latinoamérica...

1
Reply
0
Gustavo Rojas
Jan 2013

Ok, desafortunadamente en Colombia podría aplicarse esta verdad acerca de la inseguridad, pero no creo que esta influencie por lo menos de manera gráfica a los empaques, si encontramos productos que se encarecen sobremanera por su empaque para protegerlos de los ladrones pero eso es otro cuento, y la simplicidad en los diseños creo que es una tendencia minimalista que se ha venido importando a latam desde Europa, solo basta ver los diseños simplistas y nada seductores de las marcas blancas europeas, (parece todo inspirado por magritte «Ceci nʼest pas une pipe»).

0
Reply
0
María Flaqué
Jan 2013

No se si alguna vez han comprado un producto japones que venga empaquetado desde alla... una vez compre un cutter de esos que tienen una precision milimetrica, cosa tonta pero lo que me llamo la atencion es el blister que traia, era un simple plastico con un pedazo de carton enganchado atras que simplemente hacia falta deslizar el carton y podias sacar el producto. Una amiga hace poco tiempo me trajo de alla una funda para telefono con el mismo embalaje... aca en europa los blisters estan sellados de tal forma que son imposibles a abrir sin algo que corte o te rompas las manos intentando.

1
Reply
3
Tata Irrazabal
Jan 2013

Hacía mucho no leía un artículo en foro alfa que sea así de nutritivo, que hayan podido brindarse ejmplos certeros de las afirmaciones realizadas. A quienes lo acusan de generalizador les recomiendo releerlo porque está claro que es (por suerte) una realidad no general pero si muy grande. Si venís de Palermo Hollywood a lo mejor no entiendas de que se está hablando.

1
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Julio, no vengo de Palermo Hollywood, vengo del conurbano y entiendo muy bien de que se está hablando, ahora, me explicás la relación con el packaging... lo único que falta es que si compro un alfajor con empaque dorado y tipografía sofisticada me roben pensando que soy rico...

0
1
Alfredo Gallego
Jan 2013

Luis, por lo que yo infiero del artículo puntualmente con el tema de las golosinas, la inseguridad afectó la «conducta de los padres» que ahora acompañan a sus hijos al kiosco y ellos (los padres) deciden la compra y no el niño. Por lo tanto el brief apunta a un target diferente. Ahí está, creo yo, el punto central del artículo: el cambio de paradigmas de consumo (debido a la inseguridad) y la adaptación del packaging. Yo personalmente no tengo la experiencia de Adrián en ese campo para afirmar o refutar su artículo. Un abrazo.

0
3
Tata Irrazabal
Jan 2013

gracias por el sarcasmo Luis, la relación está en el artículo, imposible explicarla si repetir lo dicho, si no estas de acuerdo lo puedo entender.

0
17
Luis Ferrera
Jan 2013

Ningún sarcasmo Julio, la nota parece inferir ese tipo de situaciones absolutamente ridículas. ¿No es un sarcasmo y hasta de mal gusto decir «si venis de Palermo Hollywood a lo mejor no entiendas de que se está hablando»?, ¿acaso pensás que no hay inseguridad en Palermo?. Repito HAY más inseguridad que nunca y en todas partes (vivo en el conurbano) y además genera junto con otros fenómenos sociales cambios en la conducta de consumo pero de ahí a semejante relación con el packaging hay un camino bastante largo. Gracias y disculpá si te ofendí.

0
3
Tata Irrazabal
Jan 2013

si, me hago cargo en lo de palermo, fué por otro comentario y la frase es exagejarada. Te veo insistentemente descalificanco la propocisión inicial de esta nota y exigiendo ejemplos particulares. Observar que en la compra de golosinas el decididor ya es cada vez menos el niño por que no lo dejan solo como antes me parece verosimil. No hacen falta demostraciones rotundas o método científico-sociológico para poder proponer inquietudes en foroALfa. Que la inseguridad cambia nuestras comunicaciones y el packaging como parte de ellas no es «la morcilla y la velocidad«

0
Reply
0
Gustavo Strada
Jan 2013

Sale a relucir un mecanismo perpetuo; me refiero a la implantación del miedo por nosotros mismos, aunado a los estilos de vida de nuestros países en Latinoamérica. En una sociedad consumidora se expande el deseo del «querer».

Por otra parte, en sentido analítico, no creo en ningún momento que haya exageración en el artículo, ya que el autor lo analiza respecto a una realidad tangible.

El trabajo del diseñador apunta la mirada hacia un concepto esencial «DISCRECIÓN» en cuanto a la generación de packaging.

1
Reply
0
Victor Hugo Ruiz Vila
Jan 2013

Soy de Bolivia la inseguridad es tema de todos la visión del diseñador frecuentemente debe sujetarse a las nuevas tendencias del marketing sustentar solo en la visión del diseño es ocultar que como diseñadores debemos adquirir otras competencias para poder interpretar el entorno de la sociedad sobre la búsqueda de nuevas formas del diseño

0
Reply
0
Karen Fallas
Jan 2013

Vivo en Costa Rica, y lamentablemente este artículo es perfectamente aplicable a nuestra realidad en el área metropolitana, donde se concentra la mayoría de la población y por ende la mayor cantidad de consumidores. Es un interesante aporte que me pone a pensar en la necesidad de que los diseñadores debemos analizar y traducir la cultura que nos rodea para generar materiales sensibles a ella, que sea efectivos, y ojalá, transformadores (Ese podría ser otro tema…)

0
Reply
1
Omar Maldonado Valle
Jan 2013

Excelente artículo, la pregunta ¿qué hacer entonces en el plano gráfico? ¿ya no hay solución? este problema es mas agudo en algunos otros países, sin embargo es el gran reto de este siglo, animo a todos los creativos a proponer con simplicidad, las grandes ideas que cambiarán parte de un flagelo de nuestra sociedad.

0
Reply
0
Paula Vazquez
Jan 2013

Muy interesante y actual el enfoque del tema!

0
Reply
48
Salvador Valdovinos
Jan 2013

Estimado Adrián, tus artículos son siempre reveladores. El aspecto que llama más mi atención es la sensibilidad que como diseñador presentas ante la evolución de la cultura. Los ejemplos son muy claros y expresan bien los diversos aspectos del problema. Qué bueno que haya aún lugares tranquilos, en México la realidad supera la imaginación más virulenta. Tu visión ayuda a entender este fenómeno que no es cuestión de un futuro próximo sino muy actual. Y vuelvo a preguntarte ¿qué método empleas para observar, recolectar información y entender lo que está cambiando? ¡Felicidades!

0
Reply
3
Julia Michlig
Jan 2013

Aunque muchos barrios y localidades tienen otras realidades, es muy bueno el artículo. El ejemplo más claro es el de comprar en el almacén, reja mediante, tratando de recordar rápidamente marcas. Estemos más o menos inseguros, es incómodo y limitado comprar por la ventana o pasando productos entre las rejas. Además, hay otros factores que se suman a la inseguridad. Si los chicos están menos en la calle quizás sea porque tienen mayor carga horaria escolar, o porque prefieren jugar con tecnología dentro de sus casas, pero ya es otro tema.

2
Reply
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Selena el mundo es mucho mas amplio que Palermo Hollywood. No hablo de una parcialidad sino de un fenómeno que va en aumento en todo el mundo. Como muestra te comento que algunos colegios de Buenos Aires tienen pegados en sus paredes recorridos denominados ¨senderos seguros» y en ellos se los instruye a los niños para que circulen por esos caminos como un modo de evitar ser robados. Ese es un pequeño ejemplo y existen muchos más. No busco ser extremista, intento solamente llamar a la reflexión sobre esta circunstancia tan particular por la que atravezamos y que esta en todos nosotros revertir.

1
Reply
0
Selena
Jan 2013

...Yo vivo en Buenos Aires y Palermo «Hollywood» está tan llena en la calle por la noche como siempre... y la gente no viste zaparrastrosa para «disimular»... es más, muestra más de lo que tiene... Y si alguien no compra lo que compraba antes en el supermercado, es porque cada vez hay más almacenes en los barrios con precios convenientes (ejemplo emblemático el de los chinos)... Francamente no sé de qué realidad habla este artículo... ¿El autor dónde vive?

1
Reply
443
Adrián Pierini
Jan 2013

Creo que Jorge Campos ha interpretado el sentido de este artículo. No busco brindar aqui una realidad absoluta, soy conciente de que aún existen lugares en donde la inseguridad es un hecho aislado y pueden disfrutar de una mayor libertad actitudinal. Solo intento hacer un llamado de atención sobre como nuestra profesión esta estrechamente vinculada a la realidad de los consumidores y como es vital estar atento a ella para crear desarrollos efectivos. Muchas gracias a todos por sus opiniones!

0
Reply
1
Jorge Campos
Jan 2013

Creo que mas allá del tema de la inseguridad, la mayor aportación de este artículo es la importancia de considerar el comportamiento del consumidor al momento de realizar la compra. El diseño debe resolver las necesidades del cliente, no las propias del diseñador.

2
Reply
0
Steven Orobio Segura
Jan 2013

Interesante articulo, un poco extremista y generalizado en algunas partes, pero la inseguridad sin duda es uno de los temas que se debe tener en cuenta.

0
Reply
0
Gerardo Borras
Jan 2013

Entiendo que las empresas se preocupes por una venta más efectiva ante ciertas actitudes «sociales», pero si ponen principal foco en la inseguridad, como si se tratase de un índice que puede traducirse en un diseño más o menos óptimo para esas condiciones creo que se equivocan, además estos cambios no serían aplicables a «ciudades seguras», y si fuesen aplicables estaríamos hablando de otra cosa, los factores pueden ser velocidad o presión, no inseguridad. Es una realidad muy parcial, como tantos otros dijeron, en mi barrio se toma mate, se anda en bicicleta o se toma cerveza en la calle.

3
Reply
9
Alvaro Díaz
Jan 2013

Creo que la decisión de si un envase es de tal o cual manera nada tiene que ver con la inseguridad. Esta última es un factor social que debe combatirse. Yo diseño packaging para ser exhibido y si es posible disfrutarlo. En los supermercados esto es bien posible de hacerse. Por otro lado, el punto de vista capitalino de la nota es bien marcado. Hace poco estuve en Arrecifes y otras ciudades por el camino y vi chicos en bicicleta y jugando a la pelota.

1
Reply
0
Juani Siwak
Jan 2013

Las observaciones son interesantes. Siento que se acota a la capital y otras ciudades. En mi barrio los chicos juegan en la calle y si vas a Santiago la gente toma mate en la plaza y si vas a darles chara no hay problema.

1
Reply
4
Ivan Cosentino
Jan 2013

Me parece un articulo netamente en dirección a un modelo en donde hoy cualquier situación que motive o incremente las ventas resulta aceptable y aplicable. La inseguridad, en mi opinión, no es un factor que resulte de análisis para su aplicación en el packaging. Es un factor social que como genera interés popular se introduce en el packaging para generar ventas. Seria ilógico pensar que entonces un packaging seria seguro o reduciría nuestras posibilidades de ser asaltado? Claramente...

1
Reply
0
Anderson Monje
Jan 2013

En un país como Venezuela, este articulo tiene escrita la palabra «Verdad» desde la «A» inicial hasta la «S» con la que termina. Un minuto de más en un kiosko de Caracas puede ser la diferencia entre volver a casa o no volver jamás. Acá al comprar no se atiende a nombres, sino o formas o colores. Y siempre gana el más llamativo: «Dame un Halls, ¿De cual sabor? !El Rojo!«

1
Reply
2
Miguel Soliz
Jan 2013

El artículo en sí es bueno, sobre todo por afrontar un problema que muchos diseñadores ignoran: La Influencia de los Imaginarios en el Diseño.

Toda sociedad se construye con imaginarios culturales; Diseñar para una sociedad implica no sólo pensar en respuestas a problemas como si fueran llaves para una puerta, sino dándose cuenta que además de todo los imaginarios implican propuestas estéticas y morfológicas distintas para cada caso. Los temores, los deseos y las pasiones de una sociedad están en su imaginario, diseñar ignorándolos es para fracasar...

1
Reply
0
Josué Pereira
Jan 2013

Interesante articulo, sin embargo hubiera aportado bastante imágenes que apoyen estas hipótesis, aun así creo que es un reflejo de lo que esta pasando (porqué no?) en el mundo entero. Para aportar algo, me parece que es un factor la inseguridad para la adquisición o no de cierto producto, pero no creo que sea un factor muy decisivo en la compra-venta. (Aunque me sigue pareciendo algo extrema esa posición, no podes vivir con miedo todo el tiempo) Un saludo

0
Reply
2
Adn Montalvo Estrada
Jan 2013

Excelente análisis. La conclusión me deja insatisfecho, sobre todo por la falta de ejemplos, pero imagino que puede ser motivo de un nuevo artículo.

Muy buen artículo Adrián.

0
Reply
0
Jhonathan Dokins
Jan 2013

Muy interesante, en México aplica en gran medida situaciones similares.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019