La inseguridad social y su influencia en el packaging

El aumento de la inseguridad da origen a cambios sociales, actitudinales y de consumo.

Retrato de Adrián Pierini Adrián Pierini Buenos Aires Seguidores: 461

Opiniones:
90
Votos:
116
Compartir:

¡Aquellos sujetos parecen sospechosos! ¡Cuidado que pueden atacarl! ¡¡Peligro!! ¡Llamen a la policia! ¡Corran! ¡Miren! ¡¡¡No se detengan!!! La inseguridad enciende en los seres humanos sus mecanismos de supervivencia más elementales, influyendo directamente sobre su manera de percibir la realidad circundante y por ende su modo de actuar. El miedo y la sensación de riesgo producen un cambio en los hábitos cotidianos, los tiempos de percepción se acortan, las emociones se confunden e indudablemente este modo de ver el mundo logra alterar desde las vivencias más insignificantes, como podría ser el vestirse o alimentarse, hasta las más complejas, como planificar un viaje o mudarse a otra casa.

Por el bien de los niños…

Uno de los ejemplos más notables de esta influencia ocurre en el segmento infantil. Al exponerlo me vienen a la mente recuerdos de una infancia despreocupada en la que uno podía movilizarse con absoluta tranquilidad por las calles del barrio. Sin lugar a dudas, se trataba de épocas tan simples como enriquecedoras pero que, lamentablemente, se han ido perdiendo debido a la inseguridad. Hoy, el miedo a que los niños tengan la más mínima posibilidad de ser asaltados, secuestrados o atacados físicamente, genera en muchos padres una reacción tan sobreprotectora que le impiden al pequeño desarrollarse y crecer a través de su propia exploración. Los adultos ejercen  en el nuevo escenario un monitoreo constante sobre el menor, restringiendo aquellos juegos infantiles callejeros, la diversión inocente disfrutada en espacios públicos hasta largas horas de la tarde, los paseos solitarios en bicicleta, y ni siquiera les es permitido ir al colegio por sus propios medios. Hoy donde está el niño está el adulto, y este hecho, que pereciera ser insignificante, influye notablemente en las acciones de compra y en la rentabilidad de ciertos productos, como las golosinas.

Para ser más claros, antes un niño ingresaba a un kiosco completamente solo y podía escoger la oferta que más le apateciera. Ese ámbito representaba para el pequeño un signo de independencia. En ese momento era amo y señor, y podía decidir, sin intervención alguna de sus padres, en que «invertir» las pocas monedas que había logrado reunir durante la semana. Pero ya no más. En el nuevo contexto, la madre impone sobre el menor su propio criterio dirigiendo la acción de compra hacia aquellos productos que nutran y representen un beneficio funcional concreto. Los dulces son uno de los productos preferidos de los niños, son accesibles, divertidos, sabrosos pero a juicio de los padres también son causantes de caries y perjudiciales para la dentición de sus hijos. Por lo tanto, este control parental, consecuencia del temor, ha obligado a la categoría a reformular el modo en que dirige su comunicación, incorporando al adulto en sus mensajes a través de información de corte racional que  convenzan al «vigía» de emitir su permiso para que el niño satisfaga su deseo. Tablas nutricionales más visibles, aparición de íconos en forma de «diente feliz» que anuncian el cuidado de la placa dental, y flashes que magnifican la presencia de calcio, hierro o vitaminas en las nuevas formulas, son algunos de los intentos que pueden detectarse en pos de reanudar el diálogo con los decisores de compra.

No veo, no escucho, no hablo…

Si bien el fenómeno de la compra infantil es un excelente ejemplo, no es el único a considerar. La inseguridad ha provocado que los habitantes de las ciudades busquen estar en las calles sólo lo necesario. Preocupados por ser víctimas potenciales de algún atropello, intentan llegar lo más rápido posible a sus hogares o lugares de trabajo. Se podría decir que la nueva realidad  generó un hecho contradictorio, pues si bien los consumidores observan el mundo circundante de un modo más exhaustivo (lo que podría beneficiar las ofertas comerciales que se comunican en la vía pública, por ejemplo), en realidad esta atención responde a mecanismos de alerta que, como tales, solo se enfocan en detectar situaciones de riesgo.

Al consumidor en tránsito ya no le importa satisfacer sus gustos o deseos, sino llegar sano y salvo a su destino. Su atención ahora pasa por los movimientos, rostros, acciones que sus pares realizan, intentando detectar cualquier amenaza contra su persona que pudiera surgir. Esta aceleración de los ritmos de percepción han logrado que los puestos callejeros o pequeños kioscos, que se nutren del comprador casual, les exija a los fabricantes de productos que sus envases sean lo más claros y seductores posible, con el objetivo de mejorar la captación, acelerar el estímulo de consumo y aprovechar al máximo el escaso tiempo que el temeroso consumidor le destinará al proceso de compra. Traducido esto a recursos gráficos, podríamos decir que sus estructuras compositivas están migrando lentamente hacia la simpleza, incorporando tipografias de mayor tamaño y fácil lectura y otorgándole a la imagen un alto protagonismo.

Si te he visto no me acuerdo…

Otro de los cambios funcionales y estéticos que la inseguridad produce en el packaging esta vinculado a las situaciones de consumo que he denominado «sociales». En este nuevo contexto, la integración entre las personas se ha transformado de un modo notable. Cada vez es menos frecuente encontrar amigos compartiendo hasta la anochecer una agradable charla, cerveza mediante, en la vía publica, y ya son casi anecdóticos aquellos encuentros con mate y bizcochos incluidos, que solían producirse entre vecinos en las puertas de sus hogares. El vínculo hoy se da «puertas para adentro» y el consumo casual que originaba aquellos momentos se ha visto seriamente afectado. La inseguridad atemoriza, predispone mal a la gente, la lleva a ser mucho más racional, escéptica, y esas características se hacen carne en ellos al punto de trasladarlas a todas sus experiencias de vida. Es interesante observar cómo este nuevo imaginario de consumo que poco a poco se va instalando en la mente de los consumidores, es adoptado por las diferentes piezas de comunicación haciendo referencia a un disfrute mucho más egoista y hermético.

Antes era así, ahora es asá…

La mirada negativa que la gente tiene sobre su mundo ha conducido a que las empresas no solo reformulen sus diseños de envases sino que, además, se replanteen los modos de mostrarlos. Las golosinas, cigarrillos y galletitas, por ejemplo, se exhiben de un modo mucho más ordenado que antes ya que se da por sentado que el contacto entre producto y consumidor estará afectado por barreras físicas considerables. Dicho de otro modo, hoy gran parte de los comercios minoristas cierran sus puertas con llave a determinadas horas y atienden en pequeñas ventanas a través de las cuales el eventual comprador solicita el producto deseado. En ocasiones los productos están a la vista pero en otras no, y este punto es muy importante ya que pone de manifiesto lo vital que es el atributo de recordación en un envase. Hoy el cliente debe tener muy en claro el color, el diseño, la denominación y la marca de una oferta, para tener éxito en su acción de compra.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno…

Otro hecho que se desprende de la inseguridad, y que afecta de algún modo a la industria del envase y a su mecanismo de consumo, es el temor a una exposición riesgosa. Hasta hace unos años era muy frecuente que las familias se acercaran cada comienzo de mes a los grandes hipermercados para abastecerse de todo lo necesario para afrontar los treinta días por venir. Hoy esa realidad se ha transformado. Las compras en grandes cantidades han mermado considerablemente, y si bien no se puede ignorar que la crisis económica es una importante causa de este fenómeno, lo cierto es que uno de los factores que también ha influido es el temor a llamar la atención de los malhechores. Muchos consumidores consideran que el despliegue de bolsas se convierte, ni más ni menos, que en una demostración del poder adquisitivo de quien las porta y eso puede llegar a convertirse en el disparador de un potencial acto delictivo. Hoy los consumidores continúan yendo a los grandes centros de abastecimiento pero solo para realizar una compra parcial que luego será reforzada con adquisiciones más fiscalizadas (y discretas) en pequeños almacenes o supermercados barriales.

¿En que afecta este cambio al packaging? Pues bien, podríamos decir que los ámbitos mencionados son muy diferentes entre sí, tanto en dimensiones como en función. Por lo tanto las estéticas pensadas para ser utilizadas en un hipermercado (lugar que ofrece un entorno mucho más calmo y espacioso, donde el comprador puede pasear, comparar precios y análizar los distintos diferenciales) serán más amables y seductoras, mientras que los diseños destinados a un modesto supermercado (lugar donde las ofertas se muestran de un modo básico, no ofrece un ambiente propicio para la evaluación de los precios, y torna la experiencia de compra en más inmediata y menos positiva) buscarán un lenguaje directo y mucho más impactante.

Ya no me muestro como quiero sino como me siento más seguro: el camaleón social

La inseguridad no solo influye en el método de compra sino en la elección de las cosas que se consumen. En un contexto de temor las personas buscan protegerse y uno de los mecanismos más antiguos que tiene la naturaleza para hacerlo es el camuflaje. Los consumidores, al igual que el camaleón en circunstancias de peligro, intentan pasar desapercibidos, confundiéndose con el paisaje, y para ello deben resignar sus reales preferencias adquiriendo productos que si bien resultan ser de calidad aceptable nunca superan la media. En este contexto algunas industrias se perjudican notablemente y sus pedidos a las agencias de empaques van desde la sencillez absoluta (para garantizarle un bajo perfil al temeroso comprador) hasta una seducción extrema para lograr opacar, por medio del deseo, sus miedos más profundos.

Prendas de cuero, relojes y celulares de alta gama, zapatillas innovadoras y, yendo a escalas más altas, camionetas o automóviles con grandes prestaciones, se ven afectados en su adquisición. Aquí no se está hablando de precio, se está hablando de temor a ser asaltado o a ponerse en la mira de los delincuentes por la ostentación de productos que dicen o gritan: «yo tengo dinero». Es muy frecuente escuchar frases como: «este no es el celular que me gustaría tener, pero con este modelo más económico me aseguro de poder sacarlo en medio de la calle sin ser víctima de un atraco».

Conclusión

La inseguridad nos afecta a todos y nos da un estilo de vida que dudo muchos deseemos tener a perpetuidad, pero el futuro se presenta aún más complejo y tanto productos como consumidores buscan adaptarse estableciendo nuevas maneras de vincularse. Las empresas analizan el nuevo escenario con precaución y estudian el modo de afrontar, tanto la crisis como la inseguridad, a través de estrategias comerciales basadas en argumentos convincentes, en estudios bien focalizados del target, en la comprensión de sus nuevas costumbres y motivaciones. Surge así una nueva generación de envases que deben ser capaces de estar un paso adelante para poder continuar impulsando el éxito de sus marcas.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Adrián Pierini Adrián Pierini Buenos Aires Seguidores: 461

Opiniones:
90
Votos:
116
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La inseguridad social y su influencia en el packaging

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Adrián Pierini

Más artículos de Adrián Pierini

Título:
0% glamour, 100% eficacia
Sinopsis:
Aunque son menospreciadas en ocasiones por clientes y creativos, las marcas gráficas de productos masivos cumplen una función vital para el éxito comercial.
Compartir:
Título:
La importancia de la marca de producto
Sinopsis:
Contra la sobrevaloración de las marcas corporativas por sobre de las que identifican a los productos de consumo masivo.
Compartir:
Título:
Cuando el packaging discrimina
Sinopsis:
El empaque, muchas veces considerado un simple portador de mensajes funcionales, puede emitir mensajes segregadores, fríos y contradictorios.
Compartir:
Título:
Diez reglas para juzgar diseño gráfico
Sinopsis:
Las opiniones simplistas, emotivas o de gusto personal deben evitarse a la hora de evaluar piezas de diseño comercial y, en su lugar, hay que aplicar criterios más serios y profesionales.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Ana Laura
0
Ana Laura
Ago 2014

Te felicito por tu artículo Adrián, sobre todo porque el poder de una "idea establecida" a nivel social o cultural-, repercute en el comportamiento de las personas y define muchos de sus hábitos de compra, lo que a su vez dicta lo que "buscan" esos "nuevos compradores". Una realidad que el diseñador debe observar muy claramente, y que no puede omitir, porque si no, no podrá aportar un mensaje adecuado, que venza esa creencia (en el caso de la inseguridad) en su mismo terreno. Aprecio mucho tu reflexión y que nos la compartas.

0
Responder
Retrato de Lucas Nikitczuk
54
Lucas Nikitczuk
Ago 2013

Muy claro como tu análisis sobre estos cambios en la sociedad tienen un impacto no solo en nuestras profesiones sino en la sociedad misma. Un abrazo Adrián.

0
Responder
Retrato de Claus Coss
0
Claus Coss
May 2013

Creo que una parte muy importante del diseño es la reflexión. Eso nos lleva a un marketing mucho más certero. Detenernos a observar en un mundo donde siempre todo es rápido es una cualidad para ser asertivos en el trabajo. Pensar... qué detalle se nos olvida. : ) Bien por estos foros donde tenemos que regresar al básico para retomar el camino.

0
Responder
Retrato de Anzue Jasso
0
Anzue Jasso
May 2013

La inseguridad ha venido moldeado la tecnología, diseño estructural y gráfico del envase, así como su evolución y tendencias. En mi País ha habido fenómenos de alta demanda y consumo de productos debido al miedo; el primero que viene a mi mente fue el caso de la venta masiva de agua embotellada derivada de un brote de cólera y un caso más reciente es la venta masiva de cubrebocas y geles antibacteriales por la influenza. El envase representa en éstos y más casos la «seguridad» de inocuidad así como el diseño gráfico ya que varias marcas se anuncian bajo un estilo de diseño farmacéutico.

0
Responder
Retrato de Maximiliano Vazquez
0
Maximiliano Vazquez
Feb 2013

excelente articulo y analisis!

0
Responder
Retrato de Mirna Gallegos
2
Mirna Gallegos
Feb 2013

Importante análisis, una vez más el contexto es determinante, gracias por su aportación.

0
Responder
Retrato de Pablo Álvarez
184
Pablo Álvarez
Ene 2013

Excelente artículo Adrián. Perfecto análisis de la realidad general y particularmente de la Argentina.

0
Responder
Retrato de Oscar  (Estmont) Estrada Montesinos
0
Oscar (Estmont) Estrada Montesinos
Ene 2013

En mi opinión la premisa mayor no es la inseguridad, si no el contexto social que se vive en cada uno de los países; y como la influencia de factores x o y en la sociedad crean una percepción en el consumo de ciertos productos o de marcas.

Y el mejor ejemplo es el del niño si bien la inseguridad puede ser un factor, no es el único, un ejemplo que puedo dar es el de los videojuegos mientras el niño prefiere quedarse en casa jugando, la mama en el supermercado es la que elige que golosina comprar para su hijo.

Y gracias por tu artículo Adrián, muy bueno. Saludos.

0
Responder
Retrato de Anita Chalu
56
Anita Chalu
Ene 2013

Deacuerdo con el análisis en el sentido: despliegue de atributos y packaging detras de esos kioscos con rejas, no deacuerdo con el tema del supermercado, me encanta quedarme horas eligiendo mi producto y siempre hago mi compra mensual, con el changuito bien cargado. Más todavia siendo diseñadora me quedo mirando cuánto han cambiado las gráficas y porque poco a poco, el color negro comienza a ser tema de elite en packaging, es un tema largo de desarrollar, pero en lo que mas coincido es en esa madre que le elige el producto a su niño, definitivamente las golosinas ahora estan dirijidas a padres

0
Responder
Retrato de Juan Pablo Rodríguez
0
Juan Pablo Rodríguez
Ene 2013

Que análisis más pedorro por favor, un poco de seriedad. Si vamos a tocar temas sociales abarquemos un espectro más amplio, resulta que la inseguridad surge de la nada, es efectuada por el «malhechor» y el pobre producto (que no tiene nada que ver con la inseguridad!) tiene que adaptarse a los asustados consumidores (que tampoco tienen nada que ver con la inseguridad!) un espanto. Para solucionar estas cosas es necesario un cambio mucho más profundo que el del packaging.

0
Retrato de Adrián Pierini
461
Adrián Pierini
Ene 2013

Tomo tu comentario como el de todos los que han opinado aqui pero la calidad de tu respuesta no la veo apropiada. Podemos disentir pero no por eso utilizar terminos que descalifiquen. Igualmente gracias y te envio un cordial saludo.

3
Retrato de Juan Pablo Rodríguez
0
Juan Pablo Rodríguez
Ene 2013

Si adrian, tenés razón. Mi enojo va hacia el análisis, y no hacia vos, obviamente. Borremos el comienzo, arrancaría con «Qué análisis más superficial por favor!». Saludos, jp.-

0
Retrato de Luciano Cassisi
1498
Luciano Cassisi
Ene 2013

Gracias Adrián por tu exceso de buena educación.

Juan Pablo, creo que el cambio de la palabra «pedorro» por «superficial» no resuelve la descalificación hacia Adrián. Bastaba con decir que no coincidís y que le faltó tal o cual cosa. Eso hubiera sido una crítica constructiva.

De cualquier forma, entiendo que el artículo de Adrián no se propone resolver el problema de la inseguridad ni explicarlo, sino únicamente describir los cambios que está produciendo en los objetos con los que él trabaja todos los días; es una descripción de lo que él percibe. Ese es su aporte, y lo encuentro muy valioso.

3
Retrato de Adrián Pierini
461
Adrián Pierini
Ene 2013

Muchisimas gracias Luciano por tus palabras! Un placer participar de un foro con colegas de tu clase!

0
Retrato de Andres Lopes
0
Andres Lopes
Ene 2013

me gusto mucho tu articulo, aunque para «profesionales» en el campo, le faltan «detalles», es de tener en cuenta que no todos pueden apreciar los factores que tu expusiste de forma objetiva, lo hacen es segun su contexto sus vivencias y es cuestionable su habilidad de ponerse en el zapato de otros (si es que pueden hacerlo,,o si quieren...).....pero es valioso el que hubieras puesto el tema, por que aunque es una realidad presente, somos muy pocos los que somos conscientes de ello...animo y muchisimas gracias por tu articulo,,,,Saludos.

0
Retrato de Adrián Pierini
461
Adrián Pierini
Ene 2013

Muchas gracias Andres! Un cordial saludo!

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Sebastián Vivarelli
Autor:
Sebastián Vivarelli
Título:
Texturas de los 90
Sinopsis:
Vaughan Oliver, David Carson y Emigre, o la experimentación en el diseño gráfico llevada al límite en la última década del siglo XX.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
68
Opiniones:
31
Seguidores:
296
Retrato de Aldan Cedillo
Autor:
Aldan Cedillo
Título:
La innovación como ADN de las pymes de artes gráficas
Sinopsis:
Las empresas de artes gráficas deben incorporar procesos de innovación para sumarse, desarrollarse y permanecer en en el mercado, de acuerdo a su cultura organizacional.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
17
Opiniones:
4
Seguidores:
8
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
Origen, funciones y gestión de las marcas lugar
Sinopsis:
Respuestas de Norberto Chaves a seis preguntas de una estudiante.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
128
Opiniones:
9
Seguidores:
3346
Ilustración principal del artículo Imágenes, palabras y números
Autor:
Fernando Navia Meyer
Título:
Imágenes, palabras y números
Sinopsis:
El antes, ahora y siempre de la trilogía de la comunicación visual.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
24
Opiniones:
7
Seguidores:
122
Ilustración principal del artículo Diseño UX en el desarrollo de tecnología educativa
Autor:
Mara Serrano
Título:
Diseño UX en el desarrollo de tecnología educativa
Sinopsis:
¿Por qué el diseñador gráfico puede abordar proyectos de tecnología educativa mediante el paradigma del diseño de experiencias?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
23
Opiniones:
4
Seguidores:
47
Ilustración principal del artículo Norberto Chaves homenajeado en México
Autor:
FOROALFA
Título:
Norberto Chaves homenajeado en México
Sinopsis:
Chaves, padrino de FOROALFA desde su fundación, recibió un merecidísimo reconocimiento a su trayectoria en la enseñanza, la reflexión y el trabajo profesional dentro del diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
57
Opiniones:
36
Seguidores:
594

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril