El diseñador ciudadano

En los días aciagos que se viven en México, resurge una discusión acerca de cómo participan los diseñadores ante los conflictos sociales.

Fernando Rodríguez Álvarez, autor AutorFernando Rodríguez Álvarez Seguidores: 219

Ilustración principal del artículo El diseñador ciudadano
El emblema es un diseño de Alejandro Magallanes y se ha utilizado desde 2011 para respaldar las protestas contra la violencia en México.

En apariencia no debería dudarse del compromiso de los diseñadores —u otros profesionales creativos— ante los múltiples conflictos que abruman a la sociedad, para ofrecer soluciones como expertos o para participar como ciudadanos, desde su campo de acción o dentro de sus posibilidades.

Además de los problemas de diseño y de comunicación habituales, hoy los diseñadores también se enfrentan a la violencia, la desaparición forzada de personas, el maltrato a migrantes o la crisis económica; el calentamiento global, la trata de personas o el fracking; el robo de información, el control de las redes sociales o el trabajo esclavo, entre otros. No importa si se vive o trabaja en una pequeña localidad o en una gran ciudad.

Los argumentos a favor de comprometerse con una comunidad cercana, vulnerable o en riesgo, parecen un asunto de convicciones personales y políticas o de unos cuantos activistas involucrados, pero no un tema de diseño. Con frecuencia todo comienza con una queja, una protesta, un crimen impune o el reclamo por una injusticia que termina en un movimiento popular y que a veces conduce a una toma de conciencia y de participación, pero desorganizada y espontánea.

Los argumentos en contra no sólo cuestionan la participación en marchas —que ocasionan atascos en el tráfico— o la efectividad de los plantones ante los monopolios de televisión o de empresas periodísticas —que nadie ve ni oye—, sino la molesta filiación explícita de algunos diseñadores, artistas, escritores, fotógrafos y cineastas; o la elaboración de carteles, mensajes y propaganda por cualquier causa, a la menor provocación, por estudiantes de diseño.

Se impugna que algunos diseñadores apoyen causas solo para su lucimiento personal o que no reconozcan la ineficacia de la enésima exposición de carteles en alguna oscura galería universitaria o de los mensajes ilustrados en las redes sociales —acotadas y manipulables—, que no benefician a quienes están involucrados en un conflicto o a las propias víctimas de un atropello.

Sin embargo, artistas de todos los campos —así como escritores de todos los géneros— tienen una larga tradición de colaboración con movimientos populares y de justicia social en México. Del mismo modo, los diseñadores han participado activamente en el pasado reciente.1

Neutralidad del diseño

No se cuestiona, empero, esa participación de los diseñadores en campañas políticas, electorales o sociales —que patrocinan entidades gubernamentales, partidos políticos, grupos religiosos u organismos independientes— porque se trata de trabajos remunerados que requieren de la opinión y la acción experta sobre medios, mensajes o productos de diversa índole y que intentan persuadir sobre un candidato, un partido, una campaña de salud pública, una conmemoración o para aliviar a los damnificados de un desastre. Hay entonces un doble discurso.

Esa aparente neutralidad que se exige al diseño y a los diseñadores en asuntos de política —y a todas las profesiones en general— pone en entredicho el papel social que todo proyecto implica, sea en la producción de mensajes, objetos, espacios, servicios, estrategias, acontecimientos o para respaldar las protestas de diversos grupos sociales. Todo diseño tiene un destinatario, un público meta, un lector, un usuario, una audiencia, un consumidor, un cliente, una comunidad, unos ciudadanos. No importa si se produce una pieza única, se manufactura una serie limitada o se diseña un sistema masivo de productos.

El diseño social no es solamente un enunciado teórico —con raíces en las obras de Viktor Papanek, Nigel Whiteley, Ernst Friedrich Schumacher y Victor Margolin, entre otros autores—;2 es un movimiento vigoroso que, además de manifiestos y acciones colectivas, promueve la participación de diseñadores en grupos organizados a favor —o en contra— de diversas causas sociales, culturales y políticas.3

Ciudadanía del diseño

En la actualidad las especializaciones en diseño son tantas que rebasan las categorías tradicionales. No sólo hay diseñadores gráficos, industriales, textiles, arquitectos o de información —o como afirma Nigel Whiteley: «diseñadores formalizados, teóricos, politizados, consumistas, tecnológicos, valorizados»—,4 sino que hoy se forman diseñadores-autores, diseñadores-productores, diseñadores-activistas, diseñadores-empresarios, diseñadores-curadores, diseñadores-críticos, diseñadores-integrales, diseñadores-artistas, diseñadores-colaboradores.5 Sus enfoques teóricos y metodológicos van desde el diseño «socialmente responsable», sostenible, el ecodiseño, «centrado en el usuario», universal, «slow design», etcétera, hasta el diseño para el lujo, el dispendio o el lucro. Prácticamente hay un tipo de diseñador para cada producto listado en la Clasificación de Locarno.6

Los que faltan en esa caracterización son los diseñadores ciudadanos, aquellos que están comprometidos en un proceso de diseño atento al contexto social en el que viven; interesados en el impacto de sus producciones en el ambiente y la cultura material; empeñados en ampliar los derechos fundamentales de sus usuarios; orientados al bien común y la honestidad.7

Cada vez son más las asociaciones y colegios de diseñadores que se pronuncian por un compromiso ético en el trato con colegas y clientes, así como con los ciudadanos, con los públicos; pero todavía son pocas las agrupaciones que se involucran directamente para impulsar políticas públicas que no sólo beneficien al gremio sino que aboguen por el respeto de los derechos ciudadanos o las acciones colectivas organizadas a favor del bien común.8

El diseño no es solamente un asunto de forma, como la medicina no solo es un aspecto de la salud, ni el arte un asunto de «expresión» o el derecho un mero asunto de justicia, en abstracto.9 Es cierto, el diseño «no salvará al mundo», como tampoco lo harán la medicina, el derecho, la ingeniería, el arte o la administración. Quienes pueden hacerlo son los ciudadanos, ya sean médicos, abogados, ingenieros, artistas, administradores o diseñadores.10

En México, hoy todos tenemos un conocido, amigo, pariente, alumno, que ha sido víctima de un crimen, de la violencia o una desaparición forzada. Como profesionales debemos actuar como lo sabemos hacer: como especialistas y ciudadanos.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
52
Votos:
152

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Documentados, por ejemplo, en los libros: Aquino, Arnulfo y Jorge Perezvega (2004), Imágenes y símbolos del 68/ Fotografía y gráfica del movimiento estudiantil, UNAM, México; Vilchis Esquivel, Luz del Carmen, (2010), Historia del diseño gráfico en México (1910-2010), Conaculta/INBA, México; Troconi, Giovanni (2010), Diseño gráfico en México. 100 años, 1900-2000, Artes de México, México; Aquino, Arnulfo (2011), Imágenes épicas en el México contemporáneo, Conaculta/INBA/Cenidiap, México; Aquino, Arnulfo (2012), Imágenes de rebelión y resistencia: Oaxaca 2006, Conaculta/INBA/Cenidiap, México; entre otros.
  2. Papanek, Viktor (1983), Design for Human Scale, Van Nostrand Reinhold, Nueva York; Whiteley, Nigel (2006), Design for society, Reaktion Books, Londres; Schumacher, E.F. (1978), Lo pequeño es hermoso: Economía como si la gente importara, Blume, Barcelona; y Margolin, Victor (2002), Las políticas de lo artificial, Designio, México. Pueden revisarse también los textos de Frascara, Jorge (2000), Diseño gráfico para la gente, Infinito, Buenos Aires; Ledesma, María (2003), El diseño gráfico, una voz pública, Argonauta, Buenos Aires; Tapia Alejandro (2004), El diseño gráfico en el espacio social, Designio/Encuadre, México.
  3. López-Lago Ortiz, Samuel (2014), 50 años del manifiesto First Things First, FOROALFA.
  4. Whitheley, Nigel (2008), El diseñador valorizado (The Valorised Designer), Mexicanos Diseñando (blog).
  5. McCarthy, Steven (2013), The Designer as...: Author, Producer, Activist, Entrepeneur, Curator, and Collaborator: New Models for Communicating, Bis Publishers, Amsterdam.
  6. La Clasificación de Locarno o Acuerdo de Locarno (1968), es una clasificación internacional utilizada para los fines del registro de dibujos y modelos industriales y es parte de WIPO (Organización Internacional de la Propiedad Intelectual).
  7. De la Cuadra Reveco, Gonzalo (2014), Trabajando para el bien común, FOROALFA.
  8. Ejemplos: Colegio de Diseñadores Industriales y Gráficos de México, AC, Código de ética; American Institute of Graphic Arts (AIGA), Ethics and Social Responsibility.
  9. Owen, Charles (2007) Design Thinking: Notes on its Nature and Use. Design Research Quarterly, (Vol. 2, No. 1, pp. 16-27).
  10. Heller, Steven y Verónique Vienne (2003), Citizen Designer. Perspectives on Design Responsability, Allworth Press, Nueva York.
Código QR de acceso al artículo El diseñador ciudadano

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 18/11/2014

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo La tipografía y la poesía concreta
La tipografía y la poesía concreta La vitalidad de la poesía visual se evidencia en producciones poéticas donde el diseño tipográfico ha ganado en presencia e interés, desde el medio siglo pasado.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Juan Carlos Rangel
5
Nov. 2014

Lo que no creo es que exista una neutralidad de diseño, entendiendo que un diseño va a estar siempre sujeto a un punto de vista parcial, entonces no puede ser neutro. Por eso hay diseños del PRI, diseños del PAN, diseños del PRD, diseños de los anarquistas, etc. porque cada ente emisora genera sus propios diseños, por lo tanto no existe el doble discurso.

4
Retrato de Alejandro Valencia
28
Nov. 2014

En la actitud oficiosa del estado y de la derecha en general si, existe y ha existido ese doble discurso. actualmente tan presente en México, el diseñador ciudadano es así responsable moral y ético de los compromisos que asume, sea que lo haga de manera comercial o ideológica.

0
Retrato de Juan Carlos Rangel
5
Nov. 2014

Dejema ver si te entiendo, por ejemplo ¿los que hicieron el logo del Ayuntamiento de Iguala, son co-responsables de la desaparición de los 43 normalistas?

1
Retrato de Alejandro Valencia
28
Nov. 2014

No te pierdas. (seria en relación a lo realizado)

Existe el doble discurso, por que descalifica las acciones de los profesionales, cuando estos le son críticos o adversos, pero hacen uso de servicios de diseño generalmente para dar una imagen falsa (Ahí entra la ética del diseñador, cuando la tiene).

La neutralidad es algo que como profesional, se debe buscar alcanzar. Como "diseñador ciudadano" se deben asumir, los resultados de tus decisiones, de involucrarte. La carga ideológica no es del diseño, sino de las personas, el diseño es una herramienta, la comunicación, es entre personas, no entre cosas (quizás en un futuro entes).

0
Retrato de Juan Carlos Rangel
5
Nov. 2014

Estoy de acuerdo y es interesante el tema, y creo que da para mucho que reflexionar, el ejemplo que puse es terrorífico, sin embargo es algo que estamos viviendo en este pais y no podemos hacer como que cerramos los ojos. Saludos.

0
Retrato de José Maria Almeida
1
Nov. 2014

Yo quisiera puntualizar, el diseño no es del PRI, del PAN, ni del PRD, y tampoco el diseño es anarquista, ni el diseño es alemán, argentino, etc. etc. el diseño es universal es el mismo para todos como proceso, como un conjunto de actividades, los resultados del mismo son las realidades a la cual estamos avocados como seres humanos y como diseñadores, el compromiso con los problemas de este mundo tiene que ser claro y participar, luchar, pelear con esa carga ideológica que cada uno debe tener, desde sus propias comptencias.

0
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por los comentarios Juan Carlos. A toda disciplina, oficio y profesión se le pide una cierta objetividad, un rigor conceptual, intelectual y práctico para ser confiable y verosímil. El enfoque de un profesional debe pasar por esa condición esencial. Efectivamente, son los diseñadores —en el ejemplo que citas, los que trabajan para partidos— quienes están comprometidos a ofrecer primero un buen diseño, no importa el partido o cliente, sin embargo, las convicciones personales y éticas obligan a criticar lo que se hace, con qué fin o cuál propósito. Que un diseño sirva o sea pertinente pasa por asumir las consecuencias de las decisiones de diseño. El «diseño» debe ser neutral; los diseñadores, como personas que ofrecen un servicio, no pueden serlo.

0
Responder
Retrato de Alejandro Valencia
28
Nov. 2014

Esta cuestión del diseñador ciudadano, a mi siempre me ha dirigido a la separación (creo se hace necesaria) entre promoción y publicidad, donde la primera sea exclusiva de los seguidores de una causa y la segunda, es la actividad pagada de publicidad, la primera, se vuelve por ende cor-responsable en algún grado, del evento o la causa y en la segunda, es un trabajo por pedido, con la responsabilidad profesional, sin la participación filial a la causa.

Si hacemos huevos con jamón, la gallina participa, el chancho se involucra.

Pequeña diferencia...

0
Retrato de Juan Carlos Rangel
5
Nov. 2014

Promoción y publicidad desde el punto de vista del marketing, siempre han sido considerados dos cosas distintas.

0
Retrato de Alejandro Valencia
28
Nov. 2014

si, pero no con este enfoque, solamente un matiz mas básico a la publicidad y mas general a la promoción...

0
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por el comentario Alejandro. Sí hay una diferencia entre propaganda y publicidad y no está solamente en el objetivo comercial de la segunda. «Persuadir» se vuelve un compromiso de ambas, sin embargo implica conocer el para qué y para quién. Un diseño por sí solo no puede lograrlo. Necesita una política pública que refuerce esa intención del producto. Hay que someter a la propaganda y a la publicidad a una crítica exhaustiva como profesionales y como ciudadanos, no como militantes…

1
Responder
Retrato de Irvyn Roho
13
Nov. 2014

Hablando por parte de los estudiantes; creo que somos el eslabón más volátil de todos.

He visto en el pasado mes cómo crece el interés por el tema de los desaparecidos, he visto también la formación de grupos estudiantiles pseudorevolucionarios, escudados en el liketivismo en redes sociales donde su "protesta" se vuelve una mofa con caricaturas informativas y memes. "Hacer conciencia" parece un estandarte que justifica cualquier tipo de exposición de carteles, flash-mob, marcha pacífica, etc. ¿Para qué? es una pregunta que no muchos se atreven a hacer. ¿Entonces qué hago? Definitivamente la respuesta no está en irse a tomar selfies en la marcha, si no siendo un ciudadano ejemplar.

Como bien dice Fernando, en cuestión de verdadera protesta y verdaderas acciones, no somos diseñadores, ni carpinteros, ni artistas; somos mexicanos hasta que hacemos algo por serlo.

0
Retrato de Germán Cantor
2
Nov. 2014

No todos los que van a una marcha lo hacen para tomarse el autorretrato correspondiente. Hacer una demostración tangible de masa crítica es válido para que quienes ostentan la hegemonía sepan que a pesar de los medios de comunicación cooptados y de la legalidad nominal de sus actos, tarde o temprano la gente se entera y se indigna. Más de una vez los malos gobiernos han terminado dando su brazo a torcer frente a una ciudadanía que ejerce presión en la calle. Ser un ciudadano ejemplar pero callado no es suficiente.

2
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por el comentario Irvyn. Gracias por el comentario Germán. Precisamente, son los estudiantes de México a quienes se les criminaliza, por jóvenes y por que se les quiere negar el derecho a protestar contra un futuro incierto o la desaparición forzada de sus compañeros. Además de estudiar, aprender a diseñar es el primer objetivo de formarse como diseñador. Que participe en otras actividades depende de sus convicciones y valores, pero la escuela debe recuperar su promesa básica: estudiamos para ser ciudadanos no solamente consumidores. Los estudiantes son «el jardín de nuestra alegría…»

1
Responder
Retrato de Raúl Jaramillo Bustamante
11
Nov. 2014

Al momento de levantar la voz contra la injusticia todos nos transformamos en comunicadores. Los escritores y músicos han sido, históricamente, junto a los pintores los que han llevado adelante las proclamas. Es verdad que estos tiempos son mas visuales, por así decirlo, y los que hacemos comunicación gráfica tenemos un espacio más notorio, pero ante la injusticia..TODOS!

Hago votos porque la gente de ese México lindo y querido supere esta violenta noche.

3
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por tu comentario Raúl. Ojalá está noche violenta se convierta en un amanecer venturoso. Será posible, quizá, con la mirada atenta de los pueblos del mundo y en especial de los hermanos latinoamericanos

1
Retrato de Raúl Jaramillo Bustamante
11
Nov. 2014

América Latina y el mundo esta atento al cada día de estos históricos eventos.

0
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Nov. 2014

Hay que tomar en cuenta que no son 43 personas desaparecidas, suman ya 27, 243 hasta el momento y más de 125,000 muertos supuestamente por la guerra entre narcos. Estamos viviendo un proceso de "Colombianización" (con perdón de los amigos colombianos, pero el término no lo inventé yo) ahora en México. El hartazgo se da por todo en conjunto. Sería bueno ver en que podemos ayudar los diseñadores (si es que podemos hacer algo). El momento que nos tocó vivir reclama alguna acción (espero que pacífica) de nuestra parte. Si podemos ayudar a los empresarios a vender, también podemos hacer algo en favor de la paz, creo yo, aunque no tengo claro el cómo, cuando y donde, si tengo claro el porqué .

4
Retrato de Ruy Muñoz
0
Nov. 2014

Sólo por acotar: Juan Villoro dice que ojalá nos ‘colombianizáramos’, porque la respuesta que han tenido ante el grave problema social de violencia debería ser un camino a seguir. Ellos ya van cuesta arriba en la lucha, quizá nosotros seguimos en caída libre.

0
Responder
Retrato de Jp Gooner
0
Nov. 2014

En la universidad me hice una pregunta que hasta hoy sigo arrastrando ¿como diseñador que podemos hacer ante la crisis o el caos? ahora pienso nuevas cosas y esté artículo me ayuda entender otras, felicidades y gracias. Y con lo que pasa en el país ojalá que nuestras armas sean la cultura, la educación y la empatía con los demás ante la violencia y el odio.

3
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por tu comentario Jp. Debemos aportar nuestra visión de diseño, nuestro pensamiento de diseño, nuestra capacidad prospectiva, para colaborar en la solución de las crisis sucesivas que padecemos con nuestra comunidad.

1
Responder
Retrato de Mariam Robledo
2
Nov. 2014

Excelente artículo y muy oportuno. Lo circularé con el gremio profesional así como con los activistas sociales y ambientales en Puerto Rico.

0
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por tu iniciativa Mara.

0
Responder
Retrato de Ángel Segura
4
Nov. 2014

Excelente artículo Fernando, habra ahora que buscar los espacios para participar arduamente con ideas, aportaciones, argumentos...

0
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por el comentario Ángel. Hay muchos espacios de participación, como organismos no gubernamentales, asociaciones de diseñadores y otros grupos organizados. La cuestión es llevar a los colegios de profesionales a proponer acciones de diseño más efectivas que organizar cenas-baile navideñas…

1
Responder
Retrato de Sebastián Vivarelli
337
Nov. 2014

Buena reflexión Fernando. Es doloroso ver lo que sucede en México, aunque en Argentina el narcotráfico también se volvió un tema recurrente. Mas allá de casos puntuales, la nota llama a un despertar de la conciencia ciudadana, un comprometerse con causas sociales. Algo que la vorágine de los días (sumado a la necesidad de conseguir trabajos remunerados), lleva al olvido, o por lo menos a un segundo plano. El diseño no puede detener una guerra, o terminar con el hambre del mundo, pero al menos puede concientizar, movilizar. Aportar su grano de arena.

1
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por el comentario Sebastián. Ojalá que la vorágine de los días o los conflictos que se van superponiendo unos a otros no nos sean indiferentes como diseñadores ni olvidadizos como ciudadanos…

0
Responder
Retrato de Miguel Ángel Riera
0
Nov. 2014

Tema crucial en el presente, no solamente por la problemática de México sino extensible al resto de los países latinoamericanos.

0
Retrato de Fernando Rodríguez Álvarez
219
Nov. 2014

Gracias por el comentario Miguel Ángel. Efectivamente, el caso de México lo han padecido otros países en épocas pasadas. y también suceden ahora. La cuestión es cómo pasar de la protesta a imaginar mejores futuros para todos…

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 marzo

Cómo Justificar el Diseño

Cómo Justificar el Diseño

Cómo construir autoridad profesional y superar el problema de convencer al cliente al presentarle diseños

15 horas (aprox.)
1 marzo