Diseño mexicano: la emancipación del penacho y el nopal

¿Qué debe distinguir al diseño industrial mexicano? ¿Por qué es necesario dejar a un lado el nopal y el penacho en el diseño de ciertos objetos?

Retrato de Kassim Vera Kassim Vera Guadalajara Seguidores: 75


¿Existe el diseño mexicano? Sí, en tanto existan diseñadores mexicanos formados y radicados en el país.

Mucho se lee y escucha sobre el debate del diseño mexicano que no se quita aún el estigma de la tradición de los colores, texturas y temáticas autóctonas. Hay pocas propuestas para lograr la maduración del diseño mexicano que tanto tiempo se ha anhelado, para convertirlo en un estilo, un distintivo que recurre siempre a aspectos tradicionalistas que van desde un cactus(Silla Nopal de Valentina González) hasta aspectos extraídos de la cultura popular mexicana (las cajoneras Soda Create de Vik Servin). El debate es tan nuevo como el propio diseño industrial en México, impartida como carrera técnica en 1955 por la Universidad Iberoamericana.

Hay que entender que son muy diversas las características que identifican a cierto tipo de diseño con un país. El diseño alemán, por ejemplo, ha logrado identificarse por los ideales funcionalistas de la Bauhaus o la Escuela Superior de Diseño de Ulm (HfG): la primera buscaba hacer funcional un objeto dotándolo de gran valor estético mediante la eliminación de ornamentos artesanales, abaratando así el objeto y haciendo el arte asequible al pueblo; la segunda dotó al diseño de principios científicos (aplicaciones en la metodología) y estéticos (aplicación de principios matemáticos). Estos aspectos definen el «Buen Diseño» de Braun identificable con el diseño alemán de la posguerra.

El diseño italiano, con movimientos de contracorriente como Superstudio y Memphis, ha generado una identidad de diseño de alta vanguardia, para estratos sociales altos y piezas únicas o de exhibición en museos de arte.

México, como la mayoría de países latinoamericanos, es una economía en desarrollo, con una tradición socio-cultural enorme. Un país que aún no alcanza su plena industrialización y no cuenta con teorías filosóficas o económicas que pudieran ser el soporte teórico del diseño, así como en Europa el racionalismo o el utilitarismo lo fueron.

Por estas razones, el diseño en México se ha centrado en los aspectos superficiales antes mencionados. El problema es que han sido sobre-explotados en un lapso muy corto, a tal grado de convertir al diseño industrial en una caricatura del diseño artesanal. Por producción artesanal entiéndase la fabricación piezas de diseño elaboradas usando técnicas tradicionales y manuales; en pequeñas tiradas, para un reducido segmento del mercado de poca expansión. No es regla inquebrantable en el diseño industrial que la producción masiva sea elaborada únicamente por medios industrializados, pero parece que en México el diseñador aún no comprende las ventajas del uso intensivo de la máquina para generar piezas de diseño, miedo del que ya habló el diseñador mexicano Gabriel Simón:

«Ha pasado el tiempo de horror a la máquina [...] la herramienta amplía nuestra fuerza e imaginación. No por ésto perderemos memoria histórica, no por ésto desconoceremos los orígenes, avanzaremos porque conocemos el camino de lo autóctono de la labor manual».1

La cuestión, en mi opinión, es que el diseñador industrial en México no ha sabido superar el obstáculo que representa una rica tradición nacional. No me refiero a olvidarse de las tradiciones, sino simplemente a prescindir de ellas cuando es necesario para tratar de encontrarles nuevas aplicaciones. Hoy existen las condiciones en el país de generar propuestas de diseño reinventando el uso y aplicación de materiales exclusivos o típicos haciendo uso de la máquina, quitándose ese error del que habla Simón:

«... demostrando los horizontes amplios de nuestra fuerza extendida por la máquina, que pueda liberar a los artefactos de su repetición encadenada, que deje los errores de tiempos pasados pasados, que la humana inteligencia transforme perfeccionando la alquimia industrial [...] en cada forma hacedora que engrandezca la producción en creativa explosión, convirtiendo las luces del diseño en proporciones, colores textura y materiales dominados por la imaginación de cada diseñador en la magia grande de un acto.»

Como breve recuento y para comprender más el punto, citaré algunos ejemplos:

  • El Borgward 230GL, que si bien, no fue diseñado por un mexicano, fue fabricado en México luego del decreto del presidente López Mateos que impedía importar automotores. Este auto tenía al centro del volante un calendario azteca para «indicar la nacionalidad del auto», siendo que el auto era ya una pieza referencial en cuanto a fabricación automotriz mexicana se refiere.
  • María Guadalupe Ortega y sus marcos con simbolismo Teotihuacano;
  • Clara Porset y su sillón Totonaca;
  • Pineda Covallín y sus mascadas con penachos y motivos huicholes;
  • Luis Barragán y su «mexicanización» de la Silla Barcelona de Mies Van der Rohe.2

Aunque cabe mencionar que existe, desde hace buen tiempo esta parte, un diseño que no mezcla los aspectos tradicionales, sino que genera, a mi modo de ver, buen diseño, es decir, que cumple su función sin necesidad de hacer alusión a símbolos aztecas, por ejemplo: Iker Ortíz, Héctor Esrawe, Emiliano Godoy, Daniel Mastretta, entre otros. El buen diseño cumple funciones (estético-formales, prácticas, sociales); no hace alusiones o «recobrar nuestras tradiciones», como a muchos les gusta impregnarse de nacionalismo para defender caprichos carísimos que no cumplen función alguna. Repito, sólo es saber cuándo y cómo prescindir de estos aspectos culturales: IKEA tiene una filosofía que identifica el diseño escandinavo, sin recurrir a una silla que tenga como referente el martillo de Thor.

Crear ideales de diseño mexicano es la solución, no dejarse prostituir por la idea del «rescate de la tradición» para querer hacerla pasar como la función única del diseño para cualquier producto mexicano. El diseñador industrial mexicano debe ser consciente de que su trabajo no sólo es diseñar el objeto, sino generar investigaciones sobre procesos y materiales de México, incluso con la creación de nuevos materiales y su aplicación. Buscar trabajar en colaboración con pequeños talleres para sacar adelante proyectos de mayor alcance y no sólo buscar colaboraciones que duran una exhibición y generan piezas únicas de costo altísimo, para luego dejar al artesano abandonado.

El diseño mexicano, más que buscar una identidad con elementos tradicionales y demás «reinterpretaciones» de símbolos mayas y aztecas, debe ocuparse en resolver problemáticas sociales reales, inmediatas y urgentes para el país. El diseñador debe centrar su atención en desarrollar nuevos enfoques de diseño y dejar atrás la sobrexplotación de lo «prehispánico» (por ejemplo la salsera de Pedro Leites), las grecas, el rosa mexicano, el azul añil y demás artificios.

En la resolución de algunos problemas de diseño social radica la labor más noble del diseñador y en México estos problemas los tenemos de sobra.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Retrato de Kassim Vera Kassim Vera Guadalajara Seguidores: 75

Gabriel Simón, editor EdiciónGabriel Simón Ciudad de México Seguidores: 220

Opiniones:
114
Votos:
85

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. En Diseño Mexicano, Colegio de Diseñadores Industriales y Gráficos de México, México D. F., 1991, pág. 90.
  2. Nota del editor: El sillón atribuído a Barragán, es en realidad un diseño de Clara Porset basado en el Butaque, tradicional mueble mexicano, de diseño anterior a la Barcelona de Mies Van der Rohe.
Código QR de acceso al artículo Diseño mexicano: la emancipación del penacho y el nopal

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 09/05/2013

Descargar PDF

Kassim Vera

Más artículos de Kassim Vera

Retrato de Kassim Vera
Título:
Dicotomía en México: diseñador e industria
Sinopsis:
¿Cuál es el estado actual de la separación del diseño industrial y la industria misma en México? ¿Es necesaria una reconciliación?
Compartir:
Retrato de Kassim Vera
Título:
Retomar el rumbo
Sinopsis:
El diseño debe concebirse como una actividad intelectual de alto orden, que va más allá de la proyectación y la estilización.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Marina Porrúa
0
Nov 2018

Hola Kassim, una buena pregunta que debemos hacernos es ¿qué es el diseño industrial?, más ampliamente qué es el diseño y sobre todo qué es el "buen diseño". Se puede pensar esto por fuera de nuestro territorio?. Me pregunto qué se dice cuando se dice "tradición"... qué se implica, desde qué lugar?. Qué pasaría si en lugar de tradición usáramos la palabra cultura o la palabra identidad?. Ikea responde plenamente a una cultura, a un territorio, a un material, a enorme tradición técnica, a una forma de ser. Cómo querer que un mueble mexicano sea como el de Ikea, sería escandinavo, no mexicano. Pienso porqué le perdonamos a Paul Klee que haya tomado el arte Kuba (africano) para hacer pintura moderna y, por lo mismo, porqué no le perdonamos a Barragán que haya mexicanizado la silla Barcelona, siendo que es uno de los grandes maestros de la arquitectura mexicana, sin dejar de ser moderno, creo que delineó un lenguaje moderno mexicano. Y los trompos de Héctor Esrawe, no siguen la tradición técnica de la silla acapulco, de la cestería y otras tradiciones referentes?. Y si nos preguntáramos por qué no podemos desarrollar la industrialización de objetos en AL?, o analizar por qué sigue siendo más barato un objeto artesanal que industrial en nuestro continente. Como docente (40 años enseñando diseño) me pregunto cuándo entenderemos la estrecha relación del diseño con la cultura, qué son los objetos si no más que un emergente cultural, qué son, además, las técnicas, las tecnologías. Y finalmente, entonces, pregunto, cuál es nuestra cultura?. Y si es que hablamos de la propia (o de la ajena)... no habrá allí un discusión sin saldar que sería apasionante ingresar en la enseñanza del diseño...

0
Retrato de Hector Torres
4
Ago 2018

"El diseñador industrial mexicano debe ser consciente de que su trabajo no sólo es diseñar el objeto, sino generar investigaciones sobre procesos y materiales de México"

Me llevo esto por que es muy acertado. Debe haaber caracter cienrifico en todo proyecto de diseño. muchas gracias por este articulo

0
Retrato de Jose Sebastian Quijano Martinez
0
Abr 2015

Me parece muy interesante y realista la crítica que haces en este artículo y me surge una pregunta que quizá apoye tu opinión...

¿Cuales serían las características de un valor agregado mexicano en la actualidad?

Definiendolo como un merp estereotipo, por ejemplo: la vanguardia italiana, la funcionalidad alemana, la precisión japonesa o la disrupción americana...

0
Retrato de Ariel Castillo
15
Sep 2013

Para posicionar el diseño mexicano como un diseño de calidad y competitivo, es indispensable tener diseñadores mexicanos con ideas de calidad y conciencia de autoanálisis y autocrítica, primero en lo personal y después en lo cultural y social.

Quedé maravillado con tu artículo y tu propuesta en pro de un diseño mexicano digno de reconocimiento internacional.

0
Retrato de Pedro Reyna
0
Ago 2013

Al estar leyendo este articulo se me vino a la mente el caso de las criticas que dieron en el programa de televisión «Top Gear¨ sobre el automóvil deportivo mastretta y las costumbres de México.

Con esto me di cuenta el concepto que tiene el mundo de nosotros que es solo el estereotipo donde estamos recargados en un nopal con sombrero y un poncho.

A mi parecer el diseño del automóvil es de gran calidad pero la visión que tiene el mundo de nosotros los mexicanos lo devalúa.

1
Retrato de Ariel Castillo
15
Sep 2013

Complementando un poco tu opinión, Pedro; si ya de por sí el mexicano es un concepto muy devaluado internacionalmente (basta ver las imágenes que se muestran de los paisajes en México en las producciones cinematográficas gringas), el colmo es que nosotros mismos reforcemos esta imagen errónea del beanner nopalero con zarape. Tu ejemplo del Mastretta y lo que ocurrió durante su presentación en Top Gear, creo que es el más claro.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
El aprendizaje por la imitación
Sinopsis:
El diseño entre la copia mecánica y la invención arbitraria.
Compartir:
Retrato de André Ricard
Autor:
André Ricard
Título:
Del objeto-útil al útil-objeto
Sinopsis:
Descargados de su responsabilidad funcional, los objetos-útiles aparecen como simples fenómenos formales cuya morfología se aprovecha para expresar un determinado mensaje.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Juan Carlos Darias
Autor:
Juan Carlos Darias
Título:
¿El diseño ha perdido el rumbo?
Sinopsis:
El vértigo tecnológico, las soluciones inmediatas y la baja cultura de profesionales y audiencias no permiten ser optimistas sobre el futuro del diseño.
Compartir:
Retrato de Isabel Campi
Autor:
Isabel Campi
Título:
Lo funcional como categoría estética
Sinopsis:
Sobre la consideración de la belleza de lo práctico en el diseño.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Victor Margolin
Autor:
Victor Margolin
Título:
El diseñador como productor
Sinopsis:
Los avances tecnologicos están dando lugar a nuevas formas de producción, que permiten al diseñador hacerse cargo de todo el proceso productivo: desde la concepción hasta la distribución del producto.
Compartir:
Retrato de Joan Costa
Autor:
Joan Costa
Título:
Tabletas iPad de 5300 años de edad
Sinopsis:
Reflexiones sobre el «nuevo» gadget de Apple y la historia de la escritura.
Compartir:

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Compartir: