¡Puta! ¡¿Qué c… dices, cabrón de m…?!

La provocación y la vulgaridad: el Mr. Hide de las reflexiones sobre el diseño.

Retrato de Victor Garcia Victor Garcia Martínez Seguidores: 191

Opiniones:
126
Votos:
41
Compartir:
Ilustración principal del artículo ¡Puta! ¡¿Qué c… dices, cabrón de m…?!

Sepa disculpar, respetable público, esta grosera, aunque inevitable y hasta necesaria irrupción en la sosegada y rutinaria intimidad de vuestra atenta lectura frente a la pantalla de la computadora; pero ya que tengo vuestra deferente y estupefacta atención, aguardando el próximo exabrupto con la respiración contenida, pasaré presto a hablarles de las maravillosas e inefables ocurrencias que giran vertiginosamente alrededor de mi propio ombligo mondo y lirondo. Y no hagan tantos aspavientos por tan poca cosa, ¿o acaso ustedes nunca dicen cosas así? Reconózcanme además que una buena puteada de vez en cuando no hace mal a nadie y libera endorfinas… o anfetaminas... ¿era crotoxinas?... ¿pitufinas?... no sé, algo liberaba, ¿o sería acaso que «esclavizaba»? No importa, son detalles despreciables, no se me pongan tan puntillosos. Y si no me disculpan, me importa un c… ¡igual se me quedan ahí quietecitos y siguen leyendo sin chistar! ¡Qué jo…!

Esto es poco más o menos lo que decodificamos cada vez que algún descolgado puesto a provocador espontáneo o profesional, a quien se le han agotado penosamente sus modestos argumentos, y perdida irremisiblemente la batalla en el terreno de las ideas, decide sacar a relucir su más florido vocabulario lumpen, apelando a los más recónditos prejuicios, discriminaciones y resentimientos varios de clase, edad o nacionalidad, en sus descomedidas opiniones acerca —o a pesar— de los artículos, los autores u otro cualesquiera opinante que haya tenido la malhadada idea de contradecirlo, pensando que estaba interactuando con un colega con alguna mínima sensibilidad intelectual, en un ámbito profesional propicio para las discusiones acerca del diseño.

Por supuesto que el título es una parodia levemente —sólo «levemente»– exagerada, aunque desafortunadamente no muy lejana de la realidad de algunas intervenciones en este foro y posiblemente premonitoria si dejamos que la intolerancia y la torpeza dialéctica reemplacen a las argumentaciones. Este tipo de situaciones de violencia verbal en que se emplean algunas de esas palabras, ocurren cada vez con mayor frecuencia, alentadas por la falta de consecuencias de ninguna naturaleza para el eventual provocador o agresor verbal: si chicanea o insulta, es gratis, pues nada le sucede. El sujeto puede así desinhibido —¿desatado?— decir impunemente lo que le venga en gana, p. ej. que todos los ciudadanos de X nacionalidad son «una mierda» (sic) —esto efectivamente aconteció en un comentario efectuado recientemente en este foro—; o descalificar por presunta senilidad mental, por juventud, porque no le gusta tu cara, porque ese día se levantó con el pie izquierdo o porque simplemente es un mal llevado…

Desposeído de toda urbanidad y habitado por los demonios de la torpeza irredenta o la vindicta desbocada, el individuo así, mal predispuesto, convierte cualquier discusión conceptual, teórica, práctica o metodológica en una cuestión personal y procede a atacar a las personas, no discute las ideas; con intervenciones incoherentes, confusas y destempladas, vulgariza y anula cualquier tema puntual que se esté tratando en ese momento, desviando la atención y el foco de discusión del asunto en cuestión, hacia un lugar donde caben sólo dos opciones: descender a su nivel e insultarlo igual y recíprocamente, con lo cual habrá logrado su cometido de llevarnos a su propio campo de degradación argumental: la lucha en el barro; o ignorarlo —lo racionalmente aconsejable, para no perder nuestra condición de humana racionalidad—. Lo que igualmente no es gratuito, pues obliga a un doble ejercicio: autocensurarse y callar para no contribuir a incrementar la miseria argumental instalada por el sujeto; y tragarse la indignación en relativa soledad, ante la indiferencia colectiva, matizada por alguna que otra honrosa excepción solidaria aislada. De modo que, el energúmeno se saca el gusto. Los otros, «agua y ajo».

¿Dónde termina la libertad de un energúmeno y empieza la de los otros?

Una medida prudente para morigerar estas conductas de distracción auto-referencial, podría ser que todos los que frecuentamos este foro estuviéramos sujetos a una regulación establecida y clara, que impidiese que tales abusos fueran proferidos sin las condignas consecuencias. Los foros y las redes sociales cuentan con recursos que garantizan un mínimo de interacción responsable entre los individuos que las integran dentro de sus respectivas comunidades, de manera que no habría nada que inventar. Copio el principio de una norma tomada al azar del foro de una empresa europea:

[El suscriptor] «Acuerda no enviar ningún contenido abusivo, obsceno, vulgar, difamatorio, indecente, amenazante, sexual o cualquier otro material que pueda violar cualquier ley de su país, el país donde «XXX» está instalado o Leyes Internacionales. Hacer eso provocará que sea inmediata y permanentemente expulsado y, si lo creemos oportuno, con notificación a su Proveedor de Servicios de Internet...».

Algo así como: «El que las hace, las paga». No parece descabellado. Es más: suena perfectamente aceptable como principio liminar de interacción en una comunidad cuyo primer objetivo declarado es la reflexión. Sin embargo, este foro se ha manifestado invariable y públicamente contrario a adoptar medidas coercitivas aún en los casos de flagrante insulto colectivo, como el citado arriba, aspirando a la autorregulación del espacio —esto es que los mismos participantes logremos desarrollar nuestros propios anticuerpos colectivos contra los energúmenos—: y también descartan la idea de actuar como moderadores, confiando en una suerte de responsabilidad comunitaria ideal, sin embargo, la realidad demuestra que los insultados usualmente deben callar y los agresores se salen con la suya, en lo que parece una interpretación libérrima de los derechos y garantías individuales. Toda sociedad organizada necesita un marco de convivencia que obre de contrato colectivo, para garantizar la calidad de esa convivencia. De otro modo, privará la ley de la jungla.

¿Hay algo que podamos hacer?

Tal vez, sí, valdría la pena al menos pensarlo. Por supuesto que lo que expongo es nada más una opinión, al asistir indignado a situaciones como las descriptas; como tal, puede o no ser compartida por los circunstantes. Tampoco es mi intención cuestionar las intenciones de la política de autorregulación asumida por este foro, que doy por descontado que serán las mejores y estarán inspiradas en los presupuestos de madurez necesarios en una comunidad profesional que se pretenda reflexiva y civilizada, pero como toda decisión basada en supuestos, si éstos no se cumplen o dejan sin resguardo al abusado, siempre cabe la posibilidad —y abrigo la esperanza— de que sea reconsiderada.

En tanto no ocurra un cambio radical en las conductas individuales, que nos inhiba de las agresiones personales o se produzca alguna eventual revisión de esa permisiva política de uso de este espacio, habrá que seguir soportando que cualquier participante logre sus «warholianos» 15 minutos, pero no precisamente deslumbrando con su inteligencia ni su calidad reflexiva ni sus recursos creativos, sino por «virtud» de los dudosos méritos de sus provocaciones, insultos y picardías ramplonas. En todo caso, si las conductas de regulación quedan exclusivamente libradas a la reacción colectiva, como es el caso en la actualidad, no parece ocioso reflexionar sobre este asunto que nos involucra de hecho a todos los circunstantes, así podemos también pensar colectivamente si debiéramos aceptar pasivamente esos desbordes y, en un plano más general, en qué tipo de sociedad y comunidad profesional queremos (con)vivir.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Victor Garcia Victor Garcia Martínez Seguidores: 191

EdiciónLuz Del Carmen A. Vilchis Esquivel Ciudad de México Seguidores: 152

Opiniones:
126
Votos:
41
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo ¡Puta! ¡¿Qué c… dices, cabrón de m…?!

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Victor Garcia

Más artículos de Victor Garcia

Título:
Diseño, magia y superchería
Sinopsis:
Conjeturas, certezas y divagaciones entre el espejismo y lo posible.
Compartir:
Título:
Toy Story (servicio, no cuentos)
Sinopsis:
Un incidente trivial con juguetes dañados demuestra un auténtico compromiso con la satisfacción del cliente, que trasciende las ilusorias promesas del marketing.
Compartir:
Título:
SANdeces en SANs serif
Sinopsis:
Curiosa difusión de las actividades de un distrito municipal del Gran Buenos Aires, mediante una campaña publicitaria de vía pública prolija, lacónica y descabellada.
Compartir:
Título:
Copy… ¿right?
Sinopsis:
La imagen publicada suele ser considerada, a priori, de dominio público o de autor anónimo; un recurso visual supuestamente de uso libre e irrestricto, sin atribución de autoría.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Raúl Jaramillo Bustamante
9
Raúl Jaramillo Bustamante
Oct 2016

El "tano Passman". ESPN santificó, años atrás, el abrupto como una forma "pura de expresión". En otro orden las nuevas convenciones sobre el uso del lenguaje en las RRSS, la aceptación del improperio como una forma de catarsis o énfasis en aras del diáfano y sincero espontáneo. ¿Aceptar es claudicar?...ya no sé. El mundo regido por criterios cada vez mas "milenials" escoge y nosotros, que asumimos que el sentido común nos ampara, nadaremos siempre contar corriente...

0
Responder
Retrato de Jorge Reares
7
Jorge Reares
Nov 2013

Amnistia a las malas palabras como lo consignó en aquel Congreso de Lengua (no cuningula) en Rosario (Arg) el filosofo, escritor, periodista y humorista gráfico Fontanarrosa.

Una vez liberadas (junto a pitufinas citadas por Victor), saber utilizarlas con elegancia, o chabacanería, tiene otro precio, es otro debate.

Quizás atravesamos aquel periodo de la humanidad en que regresa al pasado en busca de orígenes y entre otras cosas hallamos, también lo que no sirve -tatoo, piercing, voz gutural previa al idioma, violencia, discordia- trayendo a luz la ristra de vidriosas farsas de brillo fugaz

1
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2015

Hola Ji, un añito después encuentro tu mensaje, y me asalta la duda de si las «vidriosas farsas de brillo fugaz» me estarán también –o incluso, especialmente– dedicadas. En todo casp, aquietado el sacrosanto tifón moralista, te invito a visitar una florida quijotada recientemente perpetrada por este molesto impenitente: «Don Quijote» ¡Qué hijo de p...!» http://victorgarcia-design.blo...

1
Responder
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

«–Si quieren competir por los «honores» con los hombres, habrá por fuerza que poner en sus manos y sin reservas a los escritores clásicos de la antigüedad; en otras palabras, habrá que enseñarles las obscenidades de la literatura griega y latina (,,,)»

Rvdo. J.W. Burgon, impugnando desde el púlpito el ingreso femenino a Oxford. Citado por Alberto Mangel. «Lecturas sobre la lectura», Edit. Océano, México, 2011.

Algunos académicos actuales esgrimen discursos similares a éste, ¡de 1884!

1
Responder
Retrato de Carlos Niz
0
Carlos Niz
Jun 2013

Mas claro... agua. Estoy muy de acuerdo. Solo agregaría que el error que cometemos es darle entidad al insulto, convirtiéndonos involuntariamente en una caja de resonancia de dichos exabruptos. Creo que la opción de moderar el foro es la primera línea de defensa ante estas situaciones (o debo decir usuarios?), pero una elegante indiferencia es muchas veces la más efectiva de las acciones (aunque internamente nuestro Mr Hyde intente manifestarse ingresando virtualmente y agarrando del pescuezo al energumeno de turno...).

2
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2015

Hola Carlos, disculpa la demora de dos años en responderte, pero recién acabo de publicar, y te invito a visitar, una florida quijotada íntimamente relacionada con el sujeto de este artículo: «Don Quijote» ¡Qué hijo de p...!» en este

http://victorgarcia-design.blo...

0
Responder
Retrato de Fernando Casas
22
Fernando Casas
Jun 2013

Dos centavos a la discusión: Asimov decía que la violencia es el último recurso del incompetente. La agresión verbal es el resultado de la escasez de argumentos. Así, cuando una palabra ¿malsonante? es usada en ese sentido, por supuesto debe denunciársele; sin embargo, hay muchas maneras, algunas elegantes, de injuriar, lo que no implica que sea correcto.

Me llama la atención que el título del artículo se autocensura a medias, o es explícito a medias. ¿Qué razones hay para escribir con todas sus letras «cabrón» mas no así «mierda»?

1
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

A tu observación acerca de la carencia argumentativa en relación al injuriante, eso mismo se sostiene en el texto, basta leerlo.

A tu pregunta final: El arbitrio del autor.

Aunque esta pregunta ya ha sudo formulada –y respondida– por Rodrigo Mazza hace dos semanas. Es una respuesta algo rancia, entonces, pero si te molestas, la podrías encontrar entre una ociosa jungla de palabrerío.

Te devuelvo un centavo entonces, pues si no, te estaría estafando

0
Retrato de Fernando Casas
22
Fernando Casas
Jun 2013

Jeje. Gracias por la respuesta. Recién leo el artículo y leer más de 100 comentarios al respecto no estaba en mis posibilidades temporales. Del centavo devuelto, no es necesario, era la oportunidad de hacer la cita culta (Asimov).

Buscaré el comentario de Rodrigo Mazza...

0
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

El centavo está correcyamente devuelto y no se hable más. Es por la respuesta algo pasada que te ofrecí y debes buscar. Mi escasamente reconocida honestidad remanente me impide aceptártelo.

1
Retrato de Fernando Casas
22
Fernando Casas
Jun 2013

He leído el intercambio con Rodrigo y ahora veo que el título obedece a decisiones estilísticas.

Mal asunto el tema de la agresión, pero creo que es importante hablar de ello; los foros son justamente para eso: para el libre intercambio de ideas. Si alguien hubiera hecho algo al respecto del «bullying» antes de que se volviera epidemia... Es importante no darle status de normal a lo que no lo es.

Un abrazo.

1
Responder
Retrato de Lucas López
28
Lucas López
Jun 2013

Si bien su título y algunos conceptos provocan reacciones (a mí, no), el texto está bien escrito y con erudición. Sin embargo, a varios participantes les molesta algunos términos y provocaciones. A Víctor García, el exabrupto territorial, que lo motivó a escribir un artículo entero que defiende a capa y espada. De esta forma hay indignación en varios frentes, con un cruce infinito de reclamos y objeciones, que no llegan a conformar un debate, sino una especie de puja de poder online, que en algunos pasajes es un poco penoso.

2
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Jun 2013

Gran punto, Lucas, presumo que eso implica el debate que involucra interacción y compromiso mutuo, y aquí somos participantes más que observadores. Respecto a lo que señalas del poder, si comparamos este intercambio escrito con un partido de fútbol: lo que cada jugador hace puede incidir en el resultado, pero no necesariamente lo determina. Esto aplica aun cuando alentamos desde la tribuna a nuestro equipo en la cancha, pese a nuestra intención habrá juegos (polémicas) que nos resulten, aburridas, molestas o penosas, pero igual practicamos el deporte, ¿no? ¿qué más piensas tú al respecto?

1
Responder
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Jun 2013

Malas palabras: problema sólo como ofensas, hace 8 años planteé mi teoría de las groserías: Enlace, y Enlace luego hallé el libro del psicoanalista argentino Ariel Arango «Las Malas Palabras, virtudes de la obscenidad» ver: Enlace para él los humanos civilizados somos deshonesta cofradía que presume y finge que hombres y mujeres no tenemos c/o, ni nos tiramos p/s, ignoramos que es mierda, o sorete, y ¡jamás! cagamos.

1
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

Gracias, Alfredo. Celebro y agradezco la erudita vitalidad de tu teoría, y que la consideres aplicable a este tan vilipendiado texto.

1
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Jun 2013

Pienso, estimado Victor que las groserías son inconvenientes sólo como insultos, y creo que muchos «diferentendidos» (que no mal entendidos) emergen cuando equiparamos grosería con insulto (no siempre lo son). Por otra parte concuerdo con Luciano, en que Foroalfa, es un espacio de encuentro muchísimo más respetuoso que la mayoría de las redes sociales en Internet. Incluir groserías en un texto acaso sea vulgar y ordinario pero lo ordinario es lo común, sucede, regula la costumbre, de repente es terapéutico ¿cuántos de nosotros al golpearnos el dedo chico del pie exclamamos «corcholis»?

0
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

Yo no digo esa palabrota que mencionas, siempore digo «cáspita», acaso «zambomba», e incluso (pero tengo que estar MUY enfadado): «¡caramba!».

No tengo intenciones de contradecir lo que expresas respecto a otros sitios, pero eso no invalida que de tanto en tanto ocurran ciertas situaciones como las descriptas aquí.

Se puede atacar al mensajero con chicanas, como prefieren algunos, o se puede reflexionar para encotrar coincidencias.

Vulgar y ordinario para un creativo es el pensaminto lineal, hijo de la castración mental. Reivindico para este espacio un uso creativo del lenguaje.

0
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Jun 2013

Las conversaciones, aún mediadas por la red, subsisten cuando somos libres al hablar, no obligados a hacerlo de algún modo por temor a ser reprimidos o excluidos; si alguien se erigiera en juez absoluto de las opiniones ajenas el debate resultaría pre arreglado y estéril, pues de repente un policía externo decidiría si somos o no narradores competentes de nuestra propia opinión. El clima es algo en cuya construcción participamos, no encuentro pertinente estar a cargo de las contribuciones de los demás, sólo de las nuestras de la mejor manera posible. En el punto estoy con Luciano.

0
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

Subsiste ominosamente en este mismo momnento y desde hace más de cuatro meses, una incalifucable ofensa nacional y blasfemia colectiva gratuita proferida/publicada por un «colega».

Luego, esa ofensa permanece vigente.

Sin embargo, no ha merecido ni el 5% de la energía empleada por los comentaristas de este artículo, cuya principal preocupación parece ser el cuestionamiento formal y la enfática censcura intelectual de su redactor.

O sea: la censura velada o explícita existe aquí y ahora.

Esas consideraciones me habilitan a discrepar con tu postura en ese punto.

0
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
281
Alfredo Gutiérrez Borrero
Jun 2013

Y tu derecho te asiste, ¡faltaba más que tuvieras que compartir mi postura! Los comentarios que propician tu comprensible reparo constituyen una genealogía que inició en burla, y siguió con insulto (como sea, derivó en aprendizajes). Es paradójico que generases molestias con tu artículo-protesta (para mí útil y a lugar). Sugiero, volvamos al diseño que nos ocupa (aunque suceda entre personas que pueden asumir comportamientos burlones u ofensivos) y creo que si fuese retirado el dichoso comentario, perderían valor y sentido sus secuelas, incluido este artículo. Quedo atento a tu opinión.

1
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2013

Como te he expresado –y queda demostradoo– la censura ha sido ejercida de nanere múltiple por numerosos contertulios, devenidos atentos esbirros (RAE, 1era acepción: Oficial inferior de justicia.) vocacionales. Lo único que propongo, es darle status formal.

Si el precio para evitar la incoherencia intelectual debiera ser dar de baja este artículo, no me opondré. Solo solicitaría la cancelación de todos mis artículos publicados y me quedaría tranquilo opinando sobre otros, como hacen unos cuantos.

Respecto al diseño, hubo testimonios manifiestos de FA que no es prioridad en esta etapa.

0
Responder
Retrato de Martín Chiquito
0
Martín Chiquito
Jun 2013

Egos.

0
Responder
Retrato de Frank Trujillo
0
Frank Trujillo
Jun 2013

Sr Emiliano,no me parece improductivo el artículo. Es verdad que nada tiene que ver con objeto de FOROALFA, pero la queja del articulista es porque hay quienes entorpecen el debate. Creo que es una legítima preocupación hacer notar que un foro serio pero no aburrido como este, ya padece muy seguido los exabruptos de alto calibre como si fuera una cantina y no un espacio cuasi-académico ; precisamente por algunos «troll» irrespetuosos con las opiniones ajenas. Si no tienen un mínimo de argumentos en vez ofensas dudo que esos

personajetes puedan llamarse diseñadores.

2
Retrato de Victor Garcia
191
Victor Garcia
Jun 2015

Comparto una florida quijotada: «¿Don Quijote? ¡Qué hijo de p...!»

http://victorgarcia-design.blo...

0
Responder
Retrato de Jerusalen Estudillo
9
Jerusalen Estudillo
Jun 2013

Si uno expresa su opinión libremente, debe esperar a que otros también lo hagan, lo único que cambiará es la «educación» de cada quien y quizá más que nada, las ganas de «llevarle la contraria».

2
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Las funciones de la marca gráfica
Autor:
Luciano Cassisi
Título:
Las funciones de la marca gráfica
Sinopsis:
No todas las marcas gráficas se usan para las mismas cosas. Conocer en detalle las funciones que estas deben desempeñar, es fundamental para diseñarlas bien.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
209
Opiniones:
48
Seguidores:
1481
Retrato de Chuy Velez
Autor:
Chuy Velez
Título:
Mexketing: México como marca
Sinopsis:
El cúmulo de acontecimientos que han ocurrido en México le han dado un rostro y carácter, que lo han convertido en marca de tipo social.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
10
Opiniones:
7
Seguidores:
6
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
Más sobre la marca-país
Sinopsis:
Algunas ideas para evitar que se siga derrochando el dinero público y desvirtuando los proyectos de branding de lugar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
212
Opiniones:
75
Seguidores:
3335
Retrato de Vladimir Hernández Botina
Autor:
Vladimir Hernández Botina
Título:
Lo transversal de lo multidisciplinar
Sinopsis:
Lo multidisciplinar parece haber tomado la forma de una bandada de pájaros cuyo rumbo cambia de manera aleatoria y en función del líder del momento.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
8
Seguidores:
26
Ilustración principal del artículo En busca del auténtico estar-en-el-mundo
Autor:
Ingrid Alicia Fugellie Gezan
Título:
En busca del auténtico estar-en-el-mundo
Sinopsis:
Crítica al enfoque lineal y restrictivo que asume Adam Sharr respecto al traslado del filósofo en La cabaña de Heidegger.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
3
Opiniones:
6
Seguidores:
26
Ilustración principal del artículo Marcas en la política argentina
Autor:
Ismael Guzmán
Título:
Marcas en la política argentina
Sinopsis:
Un repaso por las marcas gráficas de los principales partidos políticos, en el marco de las elecciones parlamentarias 2017.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
42
Opiniones:
8
Seguidores:
11

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril