Invisibilidad profesional

La ceguera de los diseñadores les impide ver que son invisibles.

Retrato de Cecilia Vega Cecilia Vega Temuco Seguidores: 144

Opiniones:
55
Votos:
114
Compartir:

Por mi trabajo actual, me ha tocado estar con muchos pequeños empresarios de diversos rubros. Uno de ellos me llamó la atención en particular. La semana pasada fui a ver a un cliente de la industria apícola para trabajar en su identidad corporativa. Debido a la modalidad de mi trabajo, mi labor es rescatar aspectos importantes, generar un concepto, una marca gráfica y un par de soportes. Pero luego debo dejarlo a la deriva. ¿A la deriva? Así es. El cliente me pregunta: —oiga señorita, y después de haber terminado la asesoría ¿yo la puedo contactar para seguir trabajando?—. Le respondí que no podía ayudarlo, pues debía trabajar en el siguiente proyecto, y le recomendé que contrate a otro diseñador. Y es aquí donde me sorprendió su respuesta que motivó este texto: —¿dónde están los diseñadores? ¿dónde se encuentran?—.

Debo decir que este par de preguntas me dejaron perpleja. Uno está acostumbrado a ver diseñadores por todas partes (colegas, profesores, competencia, agencias, etc.), pero nunca me percaté de que los únicos que sabemos que existimos y lo que hacemos, somos nosotros mismos, como una colonia de hormigas del amazonas que tienen la cura para el cáncer y sin embargo no pueden ayudar a nadie porque las personas desconocen su existencia. Es entonces cuando comencé a pensar acerca del manejo de las estrategias comunicacionales que hacemos de nuestra profesión, de las cuales incluso alardeamos.

¿Cómo podemos pretender ser valorados si la gente no sabe quiénes somos y qué podemos hacer? Si bien la primera resposabilidad es individual, me pregunto: ¿qué es lo que están haciendo actualmente las universidades, las agencias y los propios profesionales por dar a conocer sus habilidades? Lamentablemente muchos colegas se amparan en la frase «el cliente no sabe» y ahí se quedan, sumidos en la resignación. Me he dado cuenta de que el cliente no tiene porqué saber, sea un empresario exitoso o un emprendedor pueblerino, él no tiene cómo saber qué es lo que nosotros podemos hacer por su empresa. La nebulosa que nos rodea está entre el programador, el hacedor de monos, el dibujante, el publicista y un sinfín de elucubraciones que el pobre cliente se hace a partir de lo que nosotros mismos proyectamos. Claramente hay un problema entre nuestra identidad y nuestra imagen, de la cual no nos estamos haciendo cargo.

El 27 de abril es el día del diseñador. ¿Qué hacemos? Le mandamos un saludo a nuestros colegas, lo publicamos en facebook, esperamos el saludo que no llega. Así pasa otro día del diseñador sin pena ni gloria. Si bien es cierto que en el caso chileno, nos vemos opacados por la coincidencia con el día del carabinero, ¿por qué no podemos usar las mismas estrategias de difusión? ¿Por qué no visitar colegios y hacer workshops de ilustración, revistas escolares, mostrar algunos programas de diseño, realizar envases, afiches, etc.? o ¿por qué no hacer un workshop con empresarios, invitarlos a conocernos con casos concretos, con lenguaje empresarial (me refiero a números, estadísticas, objetivos pues no podemos hablarles del concepto, la composición y la semiótica, seamos concretos), un cocktail suculento, regalos publicitarios, un buen auspiciador, promotoras, etc.? Eso es a lo que están acostumbrados y es esa la manera que grandes cadenas tienen para seducir a sus clientes. No obstante, seguimos en la misma tónica de siempre: esperando a que el cliente nos conozca por nuestras «ideas innovadoras».

La idea es usar el lenguaje de nuestro receptor, hablandole en sus propios códigos para poder llamar su atención. Si no, vamos a seguir hablando un castellano espectacular y nos van a escuchar como si estubieran escuchando chino mandarín.

Tenemos que hacernos responsables de mostrar lo que hacemos. A nivel personal, es darse el trabajo de explicarle por quinta vez al familiar que no entiende nuestro trabajo, y a nivel pedagógico es sacar el diseño fuera de las aulas y generar instancias donde la comunidad tenga la oportunidad de saber que su empresa no está confinada a tener nombres tan «particulares», pero lamentablemente reales como: «Ortho Salud», «Pro Fuego», «Empresas H y G» o «Fumigaciones CTM».

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora! Necesitamos tu ayuda para continuar produciendo contenidos gratuitos. Considera apoyar el trabajo de FOROALFA con una donación de cualquier valor en PayPal.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Cecilia Vega Cecilia Vega Temuco Seguidores: 144

Opiniones:
55
Votos:
114
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Invisibilidad profesional

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Cecilia Vega

Más artículos de Cecilia Vega

Título:
Por qué es importante que el diseñador lea
Sinopsis:
¿Cómo pretender que las nuevas generaciones de diseñadores defiendan una propuesta estética si sus argumentos se reducen a decir: «está de moda»?
Compartir:
Título:
Crítica al cosismo
Sinopsis:
Cuando te embarcas en el «cosismo» ya no hay vuelta atrás. Hagamos el ejercicio de dejar el micro y mirar el macro.
Compartir:
Título:
Diseñador: una especie apta para el cambio
Sinopsis:
La invitación es a verse a sí mismo como aprendiz de diseño y valorarse como profesional único, importante, generador de realidades.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Lady Alcívar
1
Lady Alcívar
Hace un año

Me gustó este artículo, sobretodo porque considera al cliente y muestra que en realidad hay demanda de diseñadores pero quizá el cliente no sabe en donde encontrarnos. Tal vez, por eso terminan en las peores manos (imprentas, agencias publicitarias, etc).

Es curioso, porque siendo nosotros capaces de crear una comunicación adecuada para que el cliente ni tenga pérdida, es cierto que no lo hacemos. Pareciera que cobra sentido el dicho: "En casa de herrero, cuchillo de palo".

1
Responder
Retrato de Karen Vargas Ramírez
3
Karen Vargas Ramírez
Dic 2013

Este artículo en especial me pareció importante de leer y reflexionar: que tanto hablamos con los demás de nuestra carrera, del proceso que se necesita, debemos comenzar a educar a las personas que no se vuelvan expertas en diseño pero que entiendan que es más que saber dibujar. Explicar, sustentar, argumentar porque el diseño es importante para la sociedad y el porque de las decisiones que tomemos al solucionar un problema de algún cliente.

1
Responder
Retrato de Pier Alessi
25
Pier Alessi
Oct 2013

Pienso que estas situaciones se presentan no sólo por el desconocimiento sino también por algo peor que es la percepción errada de la profesión, se nos confunden con publicistas y dibujantes (no es un ilustrador); Muchos desarrolladores web se venden como diseñadores y hasta hacen el "loguito" porque piensan que el diseño es un valor añadido, algo meramente estético. Además de que si tratas de explicar mucho terminas intimidando al cliente y alejándolo, y si es tu jefe se crea una relación algo incómoda. Hay quienes suelen ser irónicos banalizando tu rol como algo sin sentido y superfluo.

2
Responder
Retrato de Magioconda Peña
1
Magioconda Peña
Ago 2013

Buen artículo para leer y reflexionar que tanto hablamos con los demás de nuestra carrera, del proceso que se necesita, debemos comenzar a educar a las personas, a los clientes, no necesariamente deben volverse expertos pero si deben entender que el diseño que es más que saber dibujar. Explicar, sustentar, argumentar por que el diseño es importante para la sociedad y el por que de las decisiones que tomemos al solucionar un problema de algún cliente.

0
Responder
Retrato de Fabian Cardona Guerrero
0
Fabian Cardona Guerrero
May 2013

La idiosincrasia de los diseñadores se comporta como un ego, el de saber de conceptos creativos y saberlos externar.. entonces nos volvemos invisibles, como una mancha rara que no sabemos ni a que sabe ni que hace allí.. por lo que en éste caso sería bueno realizar una forma de dar a conocer nuestro idioma y hacerlo parte de una cultura.

0
Responder
Retrato de Wixa Bisutería
0
Wixa Bisutería
Dic 2012

Me gustó mucho el artículo porque da una solución que hemos tenido al alcance de nuestras manos, dejar a un lado nuestro pensamiento de diseñador y enfocarnos al de empresario ya que con conceptos no los vamos a convencer pero con números y proyecciones seguramente si.

0
Responder
Retrato de Ana María Bustos Bustos
6
Ana María Bustos Bustos
Dic 2012

Interesante punto de vista, abra que plantear soluciones al respecto partiendo por casa, el cambio de la visión que nuestra sociedad tiene del diseño esta en nuestras manos.

0
Responder
Retrato de Monica Marconi
0
Monica Marconi
Dic 2012

Antes de exponernos y «autopublicitarnos», que me parece algo que en América Latina nos urge para consolidarnos como comunidades de diseño, es preciso que nosotros mismos podamos contestar a esas preguntas elementales que todos hacen cuando dicen ¿A qué te dedicas? o ¿Qué es lo que realmente haces?...esa inconsistencia se refleja en los clientes...

para la muestra un boton

Enlace

0
Responder
Retrato de Verónica Arzate
0
Verónica Arzate
Dic 2012

Gracias Cecilia tienes razón debemos impulsar más proyectos en los que las empresas reconozcan nuestra labor y que seamos profesionales reconocidos ante la sociedad pero creo que si todos pusieramos un granito de arena tendríamos un papel mas importante como diseñadores.

0
Responder
Retrato de Anselmo Jose Vezzosi
2
Anselmo Jose Vezzosi
Dic 2012

Tengan FE,con los arquitectos y su labor pasa algo semejante según sea la sociedad o la institución donde trabajemos ya que somos «caros», un técnico constructor cobra menos por el «dibujito».Hay que operar en un doble frente:difusión y calidad innovadora,además de honestidad y fidelidad a un juramento que deberíamos enunciar que supere el objetivo primario del negocio.Nuestra labor es intangible,la construcción,el producto ,se ve,se toca,se vive, el proyecto no.

3
Retrato de Cecilia Vega
144
Cecilia Vega
Dic 2012

Buenísima comparación, nunca lo había pensado de ese modo.

0
Retrato de Alejandro Zapico
3
Alejandro Zapico
Ene 2015

Pero hay que considerar también que la ley le otorga, en el caso del arquitecto por ej. un status jurídico especifico, es decir, es español, para construir una casa se debe contar con la "firma del arquitecto", para emitir una receta medica se debe contar con la "firma del medico ", para actuar en los tribunales se debe contar con el "patrocinio y poder del abogado " y así muchos casos. Lamentablemente está instalada la "percepción" de que el diseño no requiere ese grado de especificidad para ejercerlo, no obstante es un tema de "valor percibido", y por ende se puede revertir, .....

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Carlos Ávalos
Autor:
Carlos Ávalos
Título:
¿El diseño está perdiendo valor?
Sinopsis:
Con los años el diseño se ha vuelto más reconocido, pero no siempre más valorado.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
157
Opiniones:
67
Seguidores:
45
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
¿Cómo vender diseño?
Sinopsis:
Cuando el concepto de cliente no está claro, surgen dificultades para desarrollar habilidades de gestión que orienten adecuadamente el proyecto profesional.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
150
Opiniones:
61
Seguidores:
776
Retrato de Ricardo Acosta García
Autor:
Ricardo Acosta García
Título:
¿Qué es la gestión de clientes en los servicios de diseño?
Sinopsis:
Dentro de un estudio de diseño —en todas sus variantes—, la gestión de clientes es un aspecto vital de su organización y clave para su supervivencia a mediano y largo plazo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
119
Opiniones:
54
Seguidores:
67
Ilustración principal del artículo Vivir del diseño es más fácil de lo que parece
Autor:
Eduardo Espinoza
Título:
Vivir del diseño es más fácil de lo que parece
Sinopsis:
Cómo definir tu oferta de servicios, cómo encontrar y conseguir clientes para que tu proyecto creativo pueda prosperar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
233
Opiniones:
77
Seguidores:
97
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Mis clientes no me valoran, ¿qué puedo hacer?
Sinopsis:
Una excelente excusa para no hacernos cargo de una situación que exige nuestra atención: el perfil de diseñador debe transformarse.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
267
Opiniones:
30
Seguidores:
776
Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
¿Y cómo está la marca de mi cliente?
Sinopsis:
Diagnosticar el «estado de salud» de la marca actual de un cliente es indispensable para encarar su rediseño eficaz.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
91
Opiniones:
18
Seguidores:
850

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
2 febrero

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
2 marzo