Diseñador: una especie apta para el cambio

La invitación es a verse a sí mismo como aprendiz de diseño y valorarse como profesional único, importante, generador de realidades.

Cecilia Vega, autor AutorCecilia Vega Seguidores: 138

Reviso mi profesión, reviso cómo el diseño es parte de mi vida, más allá de la parte comercial, como opción de vida. Navegar entre distintas posturas y descubrir que el diseño es parte de muchas otras dimensiones de la vida que van más allá de la parte estética, me hace volver a adorar y reconciliarme con mi profesión, al tener tantas posibilidades de acción. A veces resulta abrumadora y confusa.

Curioso resulta, tras cinco años de estudio, recordar la pregunta obligada de toda primera clase: ¿qué es el diseño?¡Ah! La añoranza de viejos tiempos en donde el encanto hacía del diseño «la manera de hacer arte comercial».

¡Cómo ha pasado el tiempo y cambiado las percepciones! Me pregunto si en esta montaña rusa relacionada al diseño es normal subir y bajar, volver a subir y bajar de nuevo, y así treinta veces. Me consuela pensar que es normal y que a cada estudiante le pasa, y por qué no decirlo, a cada ser humano también. ¿No es acaso esa la sal de la vida? Estar en una constante búsqueda, cayendo en abismos y volviéndose a parar victorioso, cual ave fénix. Presumo que es eso lo que lleva a los diseñadores a ser tales, ese vaivén de sensaciones y el constante cambio es lo que mueve las vidas y las acciones de esta «raza».

Lo hermoso de esto, es que el diseñador vive diseño, desde que se levanta hasta que sueña con las siete columnas o muchas veces con la solución del encargo de la mañana. «La penumbra», le llama Don César Poblete, una de las etapas más creativas del día, aquella en que estamos próximos a caer en los brazos de Morfeo, o saliendo de ellos. Se dice que práctico ejercicio resulta tener en vez de una mesita de luz, una «libretita de luz» donde anotemos todas aquellas ideas que taciturnamente aparecen en nuestra somnolienta cabeza.

No creo ser un fenómeno al admitir que muchas veces me levanté del lecho a altas horas, para ir a tomar una croquera y bocetear un logo, un personaje o escribir un posicionamiento. Y es aquella constante mariposita en la guata que mantiene vivo al diseñador, especie de polinizador de ideas, cual abeja de flor en flor, el diseñador va de idea en idea, polinizando y proliferando nuevas realidades.

¿Qué es lo que el diseño hace?

Inventamos un mañana, dice Liedka. ¿Cómo no nos va a apasionar el inventar el día a día, siendo todas las semanas un profesional distinto? El diseñador tiene la ventaja de poder jugar a ser médico, agricultor, veterinario, profesor, antropólogo, y todas las profesiones del espectro. Al empaparse del cliente, es capaz de empatizar con él de tal modo que por un momento llega a ser su colega.

Esa sensación de «multiprofesionalidad» se logra también a través del trabajo multi, inter y, a veces, transdisciplinario al que el diseñador de esta era debe adecuarse. El mejor equipo que puede conformar es aquel donde las distintas lentes de diversos profesionales, pueden aportar lo mejor de sus disciplinas, obteniendo con ello un resultado satisfactorio; y si a eso le sumamos el «traslape creativo» de Continuum ¡las posibilidades se disparan! Allí radica la importancia de aprender a negociar y generar conversaciones, pues es entonces que logramos trascender desde el diseñador de oficina al diseñador estratégico, que participa en la toma de decisiones.

¿Cuántas veces se les produce a nuestros clientes la disonancia al escucharnos hablar de posicionamiento, público objetivo o las ya tan conocidas visión y misión? Pues ese es el discurso que nos validará ante el medio, logrando que el cliente nos cambie de la categoría mano de obra a asesor estratégico, pudiendo así participar en el proceso donde radican las reales decisiones de diseño, o como señala Zaccai «diseñar el qué». Porque muchas veces nos encontramos con que el cliente nos entrega su problema definido e incluso nos entrega la solución. Sin embargo si logramos la validación por parte del cliente, empatizando y mostrando un discurso estratégico, podremos participar en la concepción del problema, pesquisando los reales puntos críticos de él. Porque no sacamos nada con proponer el mejor diseño del mundo, para un problema inexistente.

La idea es ser el mejor aliado del cliente, tomando sus preocupaciones, analizándolas y masticándolas siempre acompañado de él, ya que nunca debemos subestimarle. Error frecuente propio de la inmadurez y la omnipotencia juvenil del aprendiz de diseño, es decir «es que el cliente no sabe» para justificar alguna situación que no nos complace. Tardamos un tiempo en darnos cuenta en que no es que el cliente no sepa, sino que sabe pero de manera distinta; y es lógico, no podemos pretender que el cliente mire la situación del mismo lado del prisma del cual lo hacemos nosotros. Es por eso que tenemos que cambiarnos de lado y mirar junto a él, para lograr que él pueda ver también desde nuestro lado. La clave está en la escuchar las preocupaciones del cliente y hacerlas propias, para lograr una perfecta empatía y un resultado satisfactorio.

Ahora bien, ¿de qué preocupaciones se hace cargo el diseñador? ¿Se hace cargo de las preocupaciones comunicacionales de la comunidad? Pero, ¿qué tan evidentes resultan dichas preocupaciones? La comunicación, si bien es de suma importancia para las relaciones humanas, resulta tan cotidiana que se vuelve imperceptible y es por ello que cuando le aqueja un problema de esta índole a alguien no sabe identificar la raíz del mismo. Entonces, ¿cómo logramos hacernos cargo de preocupaciones que ni si quiera están en la retina de las personas? Es entonces donde lo que nos dice Frascara cobra enorme sentido, al plantearnos «la desmaterialización del diseño», al invitarnos a sacarnos de la mente la idea de hacer objetos y en vez de ello crear «medios que sirven para realizar los deseos y satisfacer las necesidades de la gente».

Teniendo estos factores en cuenta, podemos establecer un discurso que nos valide, pero antes de eso, tenemos que validarnos nosotros mismos, definir qué es lo que queremos ser y a través de qué medios lo lograremos, considerando la responsabilidad que nos cabe como comunicadores.

Muchas veces nos metemos en proyectos donde nuestro trabajo es considerado un valor agregado. Y por mucho tiempo lo fue, porque ignorabamos «las dimensiones ocultas de la economía», una serie de influencias económicas que pueden conllevar un buen trabajo de diseño, optimizando y generando recursos. Pero son cosas que generalmente el diseñador no dimensiona y mucho menos el cliente. Sin embargo en estos días y tras la nueva concepción de diseño como estrategia, sabemos con hechos concretos que el diseño es valor por sí solo y no agregado.

Este enfoque nos hace pensar en la posibilidad de ser estrategas del diseño, pensando en que somos creadores de realidades, capaces de proyectarnos en el futuro. Esto es lo que me vuelve a enamorar de la disciplina que estudio, la capacidad de ir y volver, de adecuarnos a cuanto cambio se nos presente y re-acomodar realidades o generar nuevas favorables a nuestros intereses.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
75
Votos:
136

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Diseñador: una especie apta para el cambio

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 14/03/2012

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo Crítica al cosismo
Crítica al cosismo Cuando te embarcas en el «cosismo» ya no hay vuelta atrás. Hagamos el ejercicio de dejar el micro y mirar el macro.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Richar Munoz
0
Richar Munoz
Mar. 2012

Me parece buen discurso, aunque no estoy de acuerdo con algunas estructuras literarias usadas, pero al final del texto dice algo importante: «medios que sirven para realizar los deseos y satisfacer las necesidades de la gente».

Pero, ¿como logramos eso?, ¿existe alguna metodología?, ¿alguna herramientas para usar que ayude a satisfacer esas necesidades?.

Propongo que dejemos de estar tan cómodos con nuestra profesión y buscar caminos que lleven a convertir el diseño en estratégico.

No estoy de acuerdo con el articulo si no resuelve el problema ¡SER DISEÑADORES ESTRATÉGICOS!

Alguna idea?

0
Retrato de Luis Jaime Lara Perea
30
May. 2012

Uno de los caminos es, sin duda, la preparación.

Contrario a lo que se piensa y sucede, nuestra profesión debería ser de las más largas y completas porque le faltan innumerables lecturas y reflexiones.

El diseñador estratega es el nuevo diseñador.

0
Responder
Retrato de César Poblete
0
César Poblete
Mar. 2012

Muy buen artículo Cecilia, tanto en el contenido como en la forma. No me extraña que sea así porque tienes una buena formación y siempre escribiste bien. Sólo me habría gustado que le sacaras el «Don» a mi nombre, porque estoy lejos de ser el Padrino. Ni siquiera me alcanza para Capo Regime.

1
Retrato de César Poblete
0
César Poblete
Mar. 2012

La gentileza de tus palabras, adornadas por la suave ironía que siempre las acompaña, me hacen repetir el brindis que Isabel Allende en «El Cuaderno de Maya», pone en la boca de los cargadores de un refrigerador, que descansan compartiendo una botella de vino y un salmón:

0
Responder
Retrato de Gerardo Ramos
2
Mar. 2012

Sabes me dejas realmente impactado, cada palabra cada frase y párrafo están en su lugar y son como eslabones que unen con firmeza al Diseño; interesante tu artículo asi como la idea planteada, pero sobretodo la forma en que lo escribes y describes al diseño pero sobretodo la manera de emitir al lector y meterlo a fondo en la lectura captando y estimulando mi mente para volver a valorar la profesion.

Gracias por tus palabras.

2
Retrato de Angela Maria Medina Olano
23
Mar. 2012

Me encanto leer su articulo y ver que las palabras que inventa generan mayor entendimiento y hacen que la lectura de este sea mucho mas llamativa hacia el lector, sin dejar de lado la profundidad que alcanza cada parabra escrita, para que nosotros como lectores no queramos despegarnos ni un segundo hasta llegar al final y recapacitar sobre el ser diseñadoras y diseñadores, en una sociedad tan compleja y golpeada como en la que vivimos.

0
Responder
Retrato de Julio César Figueroa
0
Mar. 2012

Me parece un muy buen articulo, aunque para lograr todo este mundo maravilloso del diseñador que planteas «multiprofesional, multidiciplinario, proactivo, etc» debemos o mas bien necesitamos practicarlo siempre, y realmente empoderarnos de los que hacemos o de lo que realmente queremos llegar a ser, cosa que a muchos diseñador les cuesta.

0
Retrato de Angela Maria Medina Olano
23
Mar. 2012

Si, a algunos les cuesta, pero el reto es generar en ellos un cambio, para que empiecen a ser dIsenadores multiprofesionales y entiendan la importancia de serlo. Por esta razón es que no podemos ver desde la barrera lo que pasa con esos diseñadores, debemos meternos y ayudar a cambiar este pensamiento de muchos, por la simple razón que nos afecta a todos, ya que todos estamos envueltos por la misma cubierta llamada diseño y la gente solo lo ve así, no ven que hay algunos que piensan diferente, para ellos todos pensamos y somos iguales.

0
Responder
Retrato de Mariela Bonazzi
0
Mar. 2012

Cecilia, encontré en tu artículo una fuente inspiradora, al recordar que podemos ser asesores estratégicos más que mano de obra, a veces la rutina lo hace olvidar y una se siente un poco aburrida. Seguiré generando valor en mis diseños, el mundo nos necesita. Muy buen artículo, muchas gracias.

1
Retrato de Daniele Marin
61
Daniele Marin
Mar. 2012

Considero que como diseñadoras aveces nos vemos intimidadas hacia los deseos de un cliente y nos dedicamos simplemente a generar respuestas que de hecho ya están explícitas por el asiduo y nos olvidamos que somos una raza de mente elástica como menciona Paola Antonelli, por medio de nuestra multidiciplinareidad y proactividad somos capaces de desafiar los convencionalismos y realmente generar novedad, que la rutina no nos atrape Mariela vuelve a sonar.

0
Responder
Retrato de Luis Plaza
1
Mar. 2012

¿A que jugamos hoy? Es como la actitud al salir de la cama y luego, como decimos en Chile: «Las vueltas son las que dejan» y ¿Cuánto dejan? Un mundo de experiencias... Bien Cecy, como vez interpretas a muchos con tus palabras.

1
Retrato de Cecilia Vega
138
Mar. 2012

saludos y gracias por tus comentarios colega =)

0
Responder
Retrato de Sarita Guerrero
0
Mar. 2012

Me fascinó, sin más palabras ... exactamente lo que necesitaba leer de nuestro:oficio-profesión-vida. El ir y venir, los cambios constantes que vivo personalmente y me ayudan a adecuarme a las diversas necesidades que se aparecen en mis proyectos, es difícil a veces, para mi, pero entiendo que a muchos nos pasa. Gracias Cecilia!!

1
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
273
Mar. 2012

Mmm... Sarita, habríamos de pensar en una palabra que combine las tres: «oficio-profesión-vida» ¿ofisión? (oficio+profesión), ¿prida? (profesión+vida), ¿ofida? (oficio+vida; suena como a serpiente, pero mejor que 'vidicio' que sonaría como a vicio)... la que más me gustó es Vi-ofi-sión (de vida+oficio+profición) gracias por permirtinos pensar en nuestra viofisión.

2
Responder
Retrato de Kym Layla Sandoval
1
Mar. 2012

La sensibilidad de la que gozamos -y a veces sufrimos- las diseñadoras/es, es cierto: nos permite como hacerte «amigo» o colega del cliente. La simpatía o tener que ponerte del lado del cliente y, «hablar» con imágenes lo que él quiere decir, de pronto te hace cómplice ¡y te haces cómplice de cuanto clientes se te presenten!

1
Retrato de Alfredo Gutiérrez Borrero
273
Mar. 2012

Hacerse amigo y colega, ver al otro como igual, pensar que todas las personas pueden, y de hecho lo hacen, diseñar, en la línea de lo que señalas Kym, el gran profesional sería para mí el que propiciara la articulación de los modos de diseñar de muchísimas personas, para que todas le den sentido a lo que hacen. Buena retroalimentación.

1
Responder
Retrato de Ornella Avila
0
Ornella Avila
Dic. 2019

Me sentí identificada con tantas cosas mencionadas en este artículo. El bocetear en medio de la nada cuando se te viene una idea a la cabeza. El tener un cliente inexistente y darte cuenta que no va a funcionar si no se cambia esa inexistencia. Es impresionante cómo la carrera es mucho más que diseñar y es mucho más que solo hacer un "dibujo". Me alegra ver que hay personas que ven el lado positivo y cómo podemos trascender en esta carrera.

0
Retrato de Pablo Valduciel
0
Jul. 2016

Estaba a punto de acostarme cuando me tropecé con este artículo, precisamente un día como el de hoy. Muy acertadas palabras que creo nos identifican a la mayoría que elegimos esta profesión-vida, que nos da, nos quita, pero siempre logra llenarnos de una gran satisfacción cuando el resultado trasciende y genera una respuesta positiva

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre