De frente, al lado y hasta en contra del diseño social

El diseño industrial, como todas las disciplinas, se ha visto influenciado por numerosas tendencias que lo permean. Ahora, parido por la misma Pacha Mama, aparece el diseño social.

Jaime Vega, autor AutorJaime Vega Seguidores: 10

Mario Balcázar, editor EdiciónMario Balcázar Seguidores: 628

Desde mucho tiempo el diseño industrial, como todas las disciplinas, se ha visto influenciado por numerosas tendencias que lo permean y afectan el conjunto de conocimientos, los medios de los cuales nos servimos, los lenguajes con los que nos comunicamos y muy especialmente, los principios de acción que dirigen nuestra labor. Es innegable el impacto de dichas influencias para nosotros, los diseñadores industriales.

Durante los años noventa, muchos títulos nacidos de la entonces nueva tendencia de la competitividad aparecieron en los libros de diseño. Cada uno de esos ellos emergieron de áreas económicas, políticas o administrativas. Muchos diseñadores levantaron banderitas que les hacían perder la verdadera perspectiva de nuestra profesión —somos diseñadores—. Desde el mundo industrial, es decir, en el contexto laboral, se espera del diseñador las respuestas que nosotros debemos ofrecer y que correspondan a eso que sabemos hacer mejor que ningún otro. Para ilustrar este punto vale la pena utilizar la figura del médico y el abogado, dos profesiones claramente definidas. En el caso del médico la sociedad le pide curar valiéndose de su campo del saber, de los métodos y técnicas que les son propios y que ha construido a lo largo de su formación. Asímismo al abogado se le pide litigar, valiéndose del conjunto de conocimientos referidos a las leyes, decretos y todas aquellas reglamentaciones que rigen las transacciones legales en una sociedad. A nosotros, los diseñadores industriales se nos pide concebir objetos e imágenes. Los conocimientos anexos nos permiten una visión más amplia de nuestro objetivo, pero nunca podrán suplantar nuestra función esencial: diseñar.

En su momento tendencias como: el Just In Time, la Calidad Total, la Gerencia Estratégica y la Reingeniería, permearon nuestra disciplina. Ahora del tercer mundo nace como héroe parido por la mismísima pacha mama, el Diseño Social; una hermosa escuela que habla del bien que nosotros, los diseñadores, podemos hacer con nuestras creaciones, dejando a un lado el egoísmo desarrollado por el consumismo. El diseño social se apropia de valores provenientes de medios económicos tales como: la eco-responsabilidad, la sostenibilidad, la sustentabilidad y adjunta a la receta, el novedoso beneficio social. El diseño social aparece entonces, entre sonidos de bareque y tambores afrolatinoamericanos, como escuela que estigmatiza de alguna manera la industria. Una respuesta contundente al hecho de que durante el siglo anterior la diabólica industria explotó de manera ininterrumpida —y muchas veces inescrupulosa— los recursos no renovables del planeta, vendiendo —o mejor, nosotros comprando— una forma de vida que nos hace dependientes de un sistema económico que únicamente beneficia y alimenta al mismo corrupto y egoísta sistema. Sistema que además no ve el futuro de nuestro ambiente económico, ecológico, productivo y social en un horizonte superior a 10 años o 10 kilómetros.

Ahora bien, me pregunto, ¿qué habrían dicho Alfred P. Sloan Jr. y Bernard London si se les pusiera encima la contaminación y destrucción de miles de ecosistemas en el planeta entero y el cambio climático? En 1924 Sloan postuló por primera vez una forma de llevar anualmente a casa de cada comprador un nuevo modelo de auto, definiendo una depreciación en los primeros modelos y la no eternización de los automóviles. De esta forma al interior de General Motors se empezó a hablar de los autos del año. ¿Qué habría respondido Bernard London que en 1932, en plena crisis económica, desarrolló ese gran monstruo llamado obsolescencia programada? Creo, muy sinceramente, que Sloan y London habrían replanteado sus posiciones.

Ahora bien, no trato de defender la condición transgresiva de dicha forma económica; ni pretendo justificar lo injustificable. Sin embargo, la escuela del diseño social nos pide a los hijos de esta hermosa profesión que busca traer belleza, confort y amabilidad a cada uno de los espacios artificiales de la vida del ser humano, que vinculemos los principios de eco-responsabilidad por encima de la productividad y la competitividad. En otras palabras, a nosotros los diseñadores nacidos y criados con ese apellido (industrial), creadores de formas, de tendencias, responsables del comportamiento del entorno artificial del hombre, la tendencia de diseño social nos demanda no pensar en nosotros sino en nuestro ambiente social. A primera vista suena hermoso pero... ¿dónde queda la industria? ¿Somos diseñadores industriales pero debemos despreciar la industria que nos dio vida, de la cual somos parte?

De acuerdo con Víctor Margolin el diseño social se plantea en la perspectiva de una actividad profesional y económica, por eso no debería enmarcarse en el mundo de la caridad ni del trabajo voluntario, sino que debe ser vista como una contribución profesional que ha de tenerse en cuenta en el desarrollo económico local.1

¿Dónde está ahora el problema? Actualmente la internacionalización de la economía abrió las puertas a componentes antes desconocidos. Los procesos de creación y desarrollo, fabricación y comercialización han vencido varias de las antiguas restricciones y límites referidos a la geografía y política. Si la industria actual se dirige hacia el exterior, el diseño social mira el entorno social cercano. Quiero agregar a la receta que cualquier profesión «Social», implica inevitablemente un acto de voluntario y gratuito (así los teóricos de esta disciplina no estén de acuerdo); es la democratización del talento creativo y es allí donde nace mi inconformismo. Es un hecho de que durante años, inmersos en una economía basada en el consumo de nuestros recursos no renovables, peleábamos por la dignificación de nuestra profesión; una campaña de educación que logró hacer que la palabra «diseño» se hiciera popular, que la palabra «ergonomía» se volviese moneda de cambio en los medios de ventas y marketing; que los diseñadores salieran de ser ese gueto subnormal del mundo corporativo. Dicho proceso costó salarios (nunca pagos), excelentes proyectos, pasantes que nunca vieron un centavo en retribución; en otras palabras, explotación inescrupulosa del talento creativo. Nuestra profesión requirió de mucho esfuerzo para ser reconocida. ¿Tanto se luchó para que ahora nos digan que debemos ejercerla socialmente? Curiosamente esta tendencia arraigada en formas afrolatinomericanas, realiza una llamada de tribu a la cual me dirijo con precaución. Es claro que el diseño social llena espacios que la industria no puede o no quiere suplir, ¿pero acaso la sociedad y la industria no son parte del mismo ecosistema?

Ahora, como diseñador industrial, concluyo en que no tengo por qué regalar mi trabajo, ni ser el salvador de una sociedad completa. Dichas decisiones no nos corresponden exclusivamente a nosotros. Esto debe partir de otras fuentes: la política-social, la economía-social, la social-democracia, pero no desde nosotros, tratando de salvar el mundo, pedaleando solos y además gratuitamente. No afirmo que no seamos parte del cambio; tenemos que serlo, pero es necesario dimensionar nuestras capacidades y el verdadero alcance de nuestra profesión. Debemos, creo yo, trabajar en comunión con un tipo de industria que, activamente, desarrolla planes a nivel social, eco-sostenibles, sustentables y rentables.

Nosotros, los malamados hippies del mundo corporativo, nos quedamos con un pie en la industria y el otro en la sociedad. Hoy día se nos pide a trabajar socialmente y echarnos a cuestas toda responsabilidad, la responsabilidad de ayudar en la salvación del mundo. Pues no sabemos si el diseño puede salvarlo, lo es seguro es que el mundo no se salvará si no se diseña.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
34
Votos:
37

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Fuente Wikipedia
Código QR de acceso al artículo De frente, al lado y hasta en contra del diseño social

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 09/01/2015

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Luis Miguel Hadzich
1
Ene. 2015

"Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas." -Gandhi

Creo que con tu artículo, nosotros los que si creemos en un diseño socialmente responsable (y no gratuito) empezamos a posicionarnos entre la 2da y 3era etapa de esta cita. ¡Entonces estámos en buen camino! No comparto tu opinión pero gracias por expresarla igual.

5
Retrato de Jaime Vega
10
Ene. 2015

Luis gracias por tu comentario, levantando banderitas de paz, quiero decir que no intento burlarme ni atacar el diseño social. y creo firmemente en que la respuesta a un sistema económico durable y estable y socialmente responsable no está en el actual manejo del capitalista, también creo que hay una respuesta ecosostenible al sistema de intercambio de bienes y servicios aprovechando la explotación del recurso innovador. Sin embargo estos cambios deben hacerse de la mano de la industria, que es parte integral del sistema social, ese cambio debe ser acompañado también de políticas económicas acordes con el mismo sistema en una armoniosa sincronía, cosa que por el momento no existe. Pero como tú dices, está en camino.

0
Retrato de Klaus Kaulicke
0
Ene. 2015

Interesante lo que se plantea. Simplemente pienso que hay que diferenciar lo que son tendencias de estudios focalizados. Diseñador industrial es una connotación genérica y en muchos otros países tiene que existir una especialización destacada. El diseño social conlleva una metodología exhaustiva así como otras ramas en donde lo que se quiere es tratar de entenderse las diferentes realidades y no crear diseños genéricos aplicables o replicables para cada realidad ya que eso no es posible. Ni tampoco entender que el sponsor es siempre la empresa. Es importante destacar que en la ética para nosotros como creativos no tenemos que trasgredir realidades con objetos o sistemas innecesarios causantes de diversas dificultades sociales. Pero como repito es una especialización con metodologías como la tendría un diseñador de transportes y no simplemente una postura ecologista o Hieppie.

1
Retrato de Lucía Sandoval
0
Ene. 2015

Jaime, me pregunto por qué das a entender que si se hace un proyecto bajo la perspectiva del diseño con conciencia social, este necesariamente sería gratuito o "regalado". Hay varios puntos de tu artículo con los que no estoy de acuerdo, pero este específicamente me causó curiosidad. Justamente en nuestro continente hace algunos años han surgido políticas de diseño que permiten acercar el diseño a las personas y/o empresas que por su poca capacidad económica nunca han podido acceder a él, es un diseño que además de responsable ambientalmente, es socialmente democrático, pero esto no implica que necesariamente sea gratuito. Por otro lado, no puedo dejar de mencionar que me parece un poco ofensivo el tono general del artículo hacia quienes estamos convencidos de la perspectiva con la cual queremos transitar el camino del diseño.

4
Retrato de Jaime Vega
10
Ene. 2015

Lucia, primero que todo gracias por tu comentario. ahora bien, no intento burlarme del Diseño social, como ya he explicado en otras replicas, mi inconformismo nace de su individualismo, tú misma has respondido en tu comentario, ¨...han surgido políticas... ¨ cuando el Diseño social se hace parte del tejido productivo, político y económico este tiene un resultado contundente, lo vemos en casos como Uruguay que se lleva con honores del puesto 29, en los Word Design Rankings 2014, siendo el primer suramericano luego de Brasil, esto dado a la política económica y social que este país ha desarrollado. Para concluir Lo que opino es que el Diseño social debe entender a la industria como parte integral de la sociedad para la cual ejerce, Ni siquiera como opción sino como prioridad.

0
Retrato de Edgard David Rincón Quijano
0
Ene. 2015

Bueno encuentro ésta opinión desconcertante, pues creo que el diseño social es una referencia general a una práctica metodológica del diseño para un impacto específico en comunidades de todos tipo, donde están incluidas las de índole "productivo" y de actividad económica común; que de hecho se gesta como discurso formal fuera del "tercer mundo", pero claramente teniendo excelentes casos de desarrollo en éste.

Finalmente el árticulo me deja la interrogante de si estaré profundamente desinformado o si ésto resulta como una opinión desde los efectos de un discurso con términos cada vez más promiscuos como justificación de los resultados del ejercicio del diseño que de sus impactos... espero sea la segunda.

0
Responder
Retrato de Löytö Esineiden
0
Ene. 2015

Si bien es cierto, a un diseñador industrial no se le puede dotar ni otorgar la responsabilidad referente al consumismo (que no es lo mismo que consumo), al igual que a un publicista no se le dota ni otorga la de educar a las masas.

Pero, y aquí es donde puntualizo, como dice el compañero Alejandro, los diseñadores industriales somos parte de ese engranaje y, permitidme la osadía, quizá el que marca las reglas de partida con respecto a ese producto que será consumido.

Si un diseñador industrial no plantea su diseño desde el origen con, por ejemplo, un material fácilmente reciclable, éste no será óptimamente reutilizado (infraciclado/downcycling), si un diseñador industrial no plantea desde su diseño cierto margen para que sea reparado, éste será desechado.

No se si tiene sentido llamar diseño social a una NUEVA tendencia, ya que creo que todo diseño, al menos lo que yo entiendo como BUEN diseño, debe serlo. Y en este asunto, los diseñadores industriales somos los primeros de la fila.

5
Retrato de Alejandro Valencia
28
Ene. 2015

Infortunadamente las reglas de partida las marca la política, el capital empresarial, los monopolios y después los economistas, mercadologos y diseñadores...

salvo en los diseños libres en los que hay variantes importantes.

0
Retrato de Löytö Esineiden
0
Ene. 2015

Compañero Alejandro, creo que hay leyes que están por encima de la leyes políticas y las leyes económicas, y esas son las leyes de la Física, y es que "cuando lo de abajo se mueve, lo de encima se cae". Por eso creo que como diseñadores y/o como consumidores podemos decir y decidir mucho al respecto.

Gracias por tu comentario :)

2
Retrato de Alejandro Valencia
28
Ene. 2015

Coincido en la intención, deberá hacer lo posible por marcar ese cambio de dirección. Así se comience desde la marginalidad, como un ejemplo y se pueda esto trasformar en lo habitual.

0
Responder
Retrato de Santiago Zamora
0
Feb. 2015

Me parece interesante y muy bien enfocado el artículo en tanto las dinámicas de intervención y aplicabilidad del del diseño. Me causa una particular curiosidad que cuando el diseñador Jaime Vega utiliza la palabra "social" en su artículo, las discusiones de tipo ideológico salen a relucir como una contienda política. Hablar de una política social o de una democracia social me parece que redunda en si misma, ya que en mi humilde parecer tanto la política, como la democracia es por si mismas sociales, la democracia o la política, creería yo, no fueron concebidas para las piedras, o los árboles; fueron concebidos y estructurados en y para los contextos humanos. Ahora bien el contexto es el que va mutando según las dinámicas culturales y es ahí como la democracia y la política deben enfocarse en las demandas sociales y los contextos que allí se demandan donde el diseñador, como las otras disciplinas, son parte en función de las comunidades y todo que en ella y en sus contextos demanden.

0
Retrato de Jaime Vega
10
Feb. 2015

Santiago. tienes absolutamente toda la razón, solo que a aquellos que sirven que son los empleados públicos (políticos), muchas veces por no decir la mayoría, trabajan más en beneficio de un grupo minoritario que en beneficio de todo el sistema social... En la realidad la Burocracia (poder del escritorio), tiene más peso que la democracia (poder del pueblo) por eso es que lo nombro. Es la prueba de que lo que en la teoría funciona y nace, no siempre en la práctica germina y progresa. Muchas gracias por tu nota.

0
Responder
Retrato de Jairo Acero
0
Jairo Acero
Ene. 2015

El texto ayuda a aclarar por qué todavía no entendemos el valor de la creatividad en la producción dirigida hacia el bienestar humano. Social y creativamente respondieron los antiguos pobladores de américa , antes que los " afrolatinoamericanos" recientes a necesidades de grandes conglomerados de México , Perú y regiones vecinas . El know how , hoy tecnología, colectivo se apropiaba y aún subsiste , respetando la naturaleza .Pero nuevas ideas de organización social y productiva han hecho de ello un patrimonio privado . Desmontar , des -aprender, en una búsqueda de autenticidad e identidad es una tarea con la cual podemos mostrar que entendemos el patrimonio heredado , pero que no queremos ver .... "Mira hacia adentro" , decíamos en ALADI , reunidos en Colombia , diseñadores de America Latina , en los 80´s a repensar nuestro mundo del diseño , trabajo en el que aún estamos .

0
Retrato de Jaime Vega
10
Feb. 2015

Buenos Días Jairo, Gracias por tu respuesta, hace poco un maestro mío me dijo. ¨No hacemos Diseño, Somos Diseñadores¨. esto es algo que corre en nuestras venas, pero que debe ser alimentado con ambientes propicios, reconocer lo nuestro, debería ser parte no de la academia, sino de nuestra formación social. saber de dónde venimos y amar eso que somos. pero para eso necesitamos una tierra de cultivo, un proyecto a largo plazo que proyecte la sociedad en conjunto. no como un puñado de Neo-Hippies Corporativos en llamada de tribu, sino como un organismo solido e integrado. Allí está el gran desafío... en integrarnos. Gracias por tu aporte, y Gracias por ALADI

0
Responder
Retrato de Salvador Valdovinos
45
Ene. 2015

El diseño evoluciona hacia horizontes de más responsabilidad social y ambiental. Es valioso para quienes trabajamos en esta línea las observaciones que haces Jaime. Ciertamente hay que realizar trabajo de gestión en ámbitos políticos, empresariales y gubernamentales, o desde la trinchera que te toque. Yo creo que es responsabilidad del diseñador el promover un diseño que cuide el entorno y que beneficie a los diferentes sectores de la sociedad.

1
Retrato de Jaime Vega
10
Feb. 2015

Totalmente de acuerdo, si replanteamos o vemos este discurso en unos Años, muy probablemente habré modificado mi posición, dado que la búsqueda tanto social como económica será otra, sin embargo, frente a la responsabilidad social y ecológica del Diseño que existe, es innegable, lo recibí en mis cátedras en mi carrera, y lo abrace con gusto, pero todo quedo allí cuando en una de las multinacionales para las que trabaje, vi el nivel de desperdicio de papel y plástico. y vi que todos éramos felices trabajando para esta firma, y fue ver curioso como los factores ambientales se diluyeron en medio del dinero. Y la gente feliz comprando, Consumiendo y contaminando. porque donde la abundancia manda no existen límites para el desperdicio. (afortunadamente eso está cambiando)

0
Responder
Retrato de Miguel Prada
21
Ene. 2015

Jaime cordial saludo, excelente artículo, comparto en parte lo que planteas; pienso que el diseño social, engloba algunas metas que por ser sociales no dejan de ser industriales, creo que desde un punto de vista amplio, es básicamente el mismo ejercicio "Diseñar"; sólo que el enfoque, el cliente, el usuario, tiene ciertas especificidades que lo hacen único; hace tiempo que vengo haciendo diseño social, en Colombia, en colaboración con la ANSPE, agencia para la superación de la pobreza extrema, con muy buenos resultados, y créeme no es gratis, y no ha dejado de ser industrial, Abrazo fuerte.

0
Retrato de Jaime Vega
10
Feb. 2015

Miguel Gracias por tu aporte, Tu caso espero, sea generalizado y masivo, que se vuelva política, y no un fenómeno aislado, que termine con el fin de la administración del político de turno, y aunque hablo desde mi ignorancia, te felicito muy sinceramente por ese logro.

0
Responder
Retrato de Norberto Chaves
3927
Ene. 2015

Es la primera vez que leo algo sensato acerca del «diseño social» o la «función social del diseño». Un texto lúcido y equitativo; pues critica tanto la devastadora economía de consumo como el mesianismo arrogante de los diseñadores «salvadores de la humanidad». Hay que decirlo mil veces: el diseño es una profesión al servicio del mercado. ¡Como todas! El problema no está en la profesión sino en un mercado antisocial. Como lo afirma Jaime Vega, sin política-social, sin economía-social, no hay diseño-social posible. Enhorabuena, Don Jaime. Y prepárese, pues más de uno lo acusará de «incoherente», cuando no de «reaccionario».

4
Retrato de Jaime Vega
10
Ene. 2015

Norberto, primero que todo, muchas gracias por tus palabras, es sabido que realidad económica y la escuela de Diseño sostienen una relación muchas veces dicotómica, que parte de su diferencia de lenguaje, pero creo que esta crisis más que un problema es una oportunidad para articular de la mejor forma y basados en la experiencia ajena, una metodología de Diseño industrial, articulado, insisto, industrialmente al sistema social. pero primero deberíamos crear caminos políticamente viables y una perspectiva clara de los alcances y la articulación con otras aéreas del conocimiento, porque es de la integración y el trabajo de equipo donde el todo se puede, no del independentismo snob vendido en el sistema económico competitivo. Sobre mi incoherencia y reaccionaria personalidad, bueno tal vez tengan razón, también soy hijo de una escuela de diseño en parte incoherente y en gran medida reaccionaria, Un gran saludo desde Montreal.

0
Responder
Retrato de Felipe Flórez
0
Ene. 2015

Ante todo gracias por publicar este tipo de artículos. Estoy de acuerdo con muchos de los puntos que expones, así como difiero de otros. Creo que el término "diseño social" se presta para malas interpretaciones, prefiero usar el término "diseño con conciencia social" ya que la responsabilidad social no es solo de los diseñadores industriales. Infortunadamente crecimos en una generación en la que nos toca pagar los platos rotos a causa de las actitudes irresponsables en épocas pasadas, pero esto no quiere decir que "salvar el mundo" sea una responsabilidad del diseño industrial y mucho menos trabajar gratis.

En un contexto ideal "diseñar con conciencia social" significa involucrar a todas las disciplinas que participan en el proceso de diseño. La responsabilidad social es un asunto que nos compete a todos y cada uno, tanto al diseñador, como a la industria y al usuario.

0
Retrato de Jaime Vega
10
Ene. 2015

Gracias Felipe por tu opinión, estoy totalmente de acuerdo con tu visión de contexto ideal, el problema radica en que el contexto ideal no existe, es un icono establecido pero variable, con cada cambio de década, (es como un claro de luna). Sin embargo la responsabilidad social si, ella es fija y cada vez más presente en nuestro consiente colectivo. Es allí donde radica la oportunidad, articulando ese consiente social colectivo educado, con las capacidades productivas reglamentadas por políticas funcionales. el desafío será en ese momento, cuando nuevamente cambie el icono y el esquema vuelva a ser obsoleto.

1
Responder
Retrato de Gerardo Polci
2
Gerardo Polci
Ene. 2015

Con todo el respeto, creo que estás en la búsqueda de tu orientación. Punto.

Generalizas como si todo fuese homogéneo.

"Industrial" no es nuestro apellido: es mas bien el nombre. Analízalo: todos somos Diseñadores y cada individuo se especializa en lo que quiere y puede.

Me parece muy ʼresentidoʼ tu análisis de la actualidad, que por cierto debería ser infinítamente mas plural. Y también veo que crees que las estructuras sociedad/ industria son fijas y no mas bien evolutivas. Haz lo que quieras, lo que sientas, lo que hagas bien: nadie te obliga a nada, compañero!

Puedes dedicar tus días a salvar vidas o a ser un exclusivo pope de lo elitista.

Puedes ser técnico o conceptual, dependiente de la industria o enfocado a la pieza única, artesanal. Hacerte millonario o que tu recompensa sea el creerte útil , a la industria o a la gente. Tu eliges.

Diseña para quien quieras: el tiempo y la experiencia moldearán tu carrera y -probablemente- fluctuarás entre los extremos. Por qué no?

Suerte!

9
Retrato de Jaime Vega
10
Ene. 2015

Muchas gracias por tu comentario.

0
Responder
Retrato de Germán Cantor
2
Ene. 2015

El autor del artículo plantea una falsa dicotomía: o se hace buen diseño o se hace diseño social. La responsabilidad social del diseño debería entenderse como una "restricción" ineludible en estos tiempos, a la manera de lo planteado en el artículo de Norberto Chaves https://foroalfa.org/articulos...

2
Retrato de Jaime Vega
10
Ene. 2015

German, primero gracias por tu comentario, y aunque no pretendo crear esa dicotomía que mencionas, lo que creo es que si el diseño social no se integra de alguna forma al sistema productivo, no dejara de ser una piedra lanzada a un lago. la verdadera transformación significativa y profunda tan anhelada por nosotros los diseñadores industriales, con conciencia social y ecologica, llegara cuando la política, la economía y los entes productivos comulguen entre sí, creando fenómenos como MASDAR en Emiratos Árabes, ciudad que apunta a 0 emisiones de carbono, sistemas de refrigeración basados en tecnologías limpias y producción eléctrica solar de última generación, dotada de un diseño arquitectónico, Paisajístico e industrial exquisitos, y situada en el corazón del mayor productor de petróleo del mundo. una ciudad donde la política, la ingeniería, la industria, la economía, las que tu llamas restricciones toman forma y tienen futuro.

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 marzo

Cómo Justificar el Diseño

Cómo Justificar el Diseño

Cómo construir autoridad profesional y superar el problema de convencer al cliente al presentarle diseños

15 horas (aprox.)
1 marzo