El diseñador: un gigante arrodillado

¿Puede el diseñador gráfico trascender su papel de creador de imágenes? Parece que sí, el solo cuestión de erguirse.

Jorge Luis Muñoz, autor AutorJorge Luis Muñoz Seguidores: 151

Ilustración principal del artículo El diseñador: un gigante arrodillado
Imagen creada por Ilse del Carmen Godoy Orensa, FAD, UNAM.

Es tal el potencial subversivo de un diseñador, que apenas se entiende que muchos diseñadores sean ajenos e incluso hostiles a reconocer el gran papel que juegan en la sociedad como modeladores de la misma, como detonadores de conciencias y conductas, como implantadores de modas o como fuentes de lo bello.

Diramte buena parte del siglo pasado el protagonismo fue de los antropólogos, que descubrieron que los salvajes no lo eran tanto, que lo que se conocía como dialectos eran verdaderas lenguas, que los estudios antropológicos eran instrumentos de poder... En fin, que los occidentales eran indígenas engreídos. Eran tiempos de revolución y marxismo y todos los antropólogos éramos revolucionarios. Hoy la antropología huele a rancio. El diseño tomó el relevo, pero lo hizo de una manera rara.

El revolucionarismo antropológico degeneró hacia un academicismo seguidor de lo establecido. El diseño, de la mano de La Bauhaus y del diseño publicitario (como fue el caso de México), revoluciona al mundo y apenas se da cuenta de su papel. No es que los diseñadores no sepan lo que hacen. Eso lo saben, lo festejan y cuando se puede lo cobran. Un diseñador ignora el impacto social del uso recurrente de referencias sexuales, ignora también si sus diseños impactan la conducta de los estratos sociales a quienes se dirige. De igual manera parece ignorar (o lo pretende) que es utilizado para fines que promueven el consumismo, la obesidad, la lujuria y toda una serie de actitudes y conductas que son estigmas de indeseabilidad en la sociedad. Un profesor de la ENAP, candidato al grado de doctor, comentaba: «el diseño carece de impacto social, el diseñador solo diseña y ya». Ese comentario pinta de cuerpo entero a algunos diseñadores y dibuja el paradigma de muchos otros.

Castoriadis plantea que el capitalismo finalmente logró conformar al individuo que le conviene, definido por su apatía, su tendencia a la futilidad, saltando de placer en placer y ajeno a lo que le rodea. Esa marca de nuestros tiempos ha alcanzado fatalmente a los revolucionarios de esta era que apenas comienza. Pero el diseñador no solo enfrenta esos signos paralizantes de orden ideológico-cultural. Como cualquier otro profesional, vive de su trabajo... y la revolución altruista no paga, el diseño social paga poco y sus únicas opciones de supervivencia están en el diseño comercial y el institucional.

El fin de los grandes discursos mutiló los destinos revolucionarios de orden contestatario. El marxismo cayó en descrédito y de ser la guía revolucionaria del mundo, degeneró en doctrina sectaria. Hoy lo más rescatable del marxismo es su postura al lado de los pobres, de los explotados de toda la vida. ¿Hacia dónde voltearía el diseñador que le ayude a guiar su potencial transformador de la sociedad? Difícil opinar al respecto, y por ello, nada se puede reprochar al diseñador.

Su formación no lo ayuda a descubrir su potencial, ya que el estudio de la sociedad, requisito indispensable para un comunicador, se reduce a meras referencias y materias sueltas en los planes de estudio. La naturaleza de su trabajo es diseñar para un cliente, acabar de sujetarlo. Incluye su subjetividad en lo que hace, pero no puede condicionar ni el mensaje ni su esencia, salvo en el caso del diseño social.

Si el diseñador quisiera aplicar su potencial subversivo al cambio social, no podría. Es un gigante arrodillado ante su tiempo, su cliente y su sociedad. ¿Pero estar de rodillas es sumergirse necesariamente en la impotencia? Definitivamente ¡no! Un camino es internarse en la investigación del impacto social del diseño. Preguntas inquietantes esperan ser respondidas: ¿El uso de referentes sexuales en el diseño motiva violencia sexual, violaciones o maltrato a mujeres? ¿La incitación al consumo contribuye al aumento de frustraciones y con ello alimenta enfermedades modernas como el estrés? ¿Existe una ética del diseño o solo hay una ética mercenaria? ¿Modifica el diseño conductas y actitudes? ¿De qué modo? Estas entre muchas otras preguntas ubicarían al diseñador en lo que hace respecto a su prójimo, ya no digamos de la sociedad.

¿Pero para qué querría un diseñador ser consciente de los alcances de su trabajo si se encuentra arrodillado? Evidentemente para erguirse, para elevarse de ser mero apéndice, a la categoría de hombre libre y responsable de su trabajo. Pero esto definitivamente no vende, lo que vende es presentarse ante alguna gran empresa y tener la suerte de ser contratado. Quien tenga la suerte de ser contratado por una gran empresa, tonto sería de no aceptar, siempre habrá otro dispuesto a ocupar el puesto. Aquí es donde se abre un segundo camino: conseguir un gran empleo o un gran ingreso para poder hacer con el dinero ganado lo que al diseñador le plazca. Con dinero se puede financiar una revolución, una línea de diseño, de investigación o contribuir a la depredación actual del ser humano. La consciencia de lo que se hace suele arrojar resultados sorprendentes.

Desde luego un tercer camino es el diseño social. Un diseño financiado con el dinero de una empresa o de la actividad freelance bien vendida sería lo ideal.

Un diseñador es un artista y un comunicador, por donde se le mira es un gigante. Su tiempo y las circunstancias lo han puesto de rodillas, a él compete levantarse. No está de rodillas porque esté humillado, lo está porque pudiendo ser más, se limita a ser un ejecutor subordinado.

Ilustración del artículo El Diseñador, un Gigante Arrodillado
Imagen creada por Victor Esquivel, FAD, UNAM.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
28
Votos:
1

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo El diseñador: un gigante arrodillado

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 05/05/2023

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo Qué es el diseño social
Qué es el diseño social El impacto social del diseño es un área de investigación que no ha sido suficientemente cubierta por los diseñadores.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Diego M. Mieryterán Giménez Cacho
8
Diego M. Mieryterán Giménez Cacho
Hace un año

Gracias Jorge Luis, por poner en la mesa un tema absolutamente imprescindible y sorprendentemente (o no tanto) ausente en Foro Alfa, cada vez más inclinado a la promoción del diseño como instrumento del sistema de mercado.

Me parece muy puntual y acertado diagnóstico y reconozco la dificultad para encontrar caminos alternativos.

Dada la gravedad de la situación social, ambiental y espiritual que enfrentamos, no estoy del todo de acuerdo en la propuesta de aceptar trabajos poco conscientes o significativos con el fin de ganar dinero y después poder hacer trabajo transformador. En general ese planteamiento es una trampa, un callejón sin salida, una distracción.

Hay que arriesgar más.

No hay salida mientras los diseñadores sigamos concibiéndonos dentro de los anticuados y complacientes marcos conceptuales de la academia-mercado. Los diseñadores y las escuelas de diseño han abdicado de su tarea transformadora en la mayoría de los casos.

Pero si ampliamos la narrativa y concebimos al diseño como una actividad humana básica (proyectar cambios para lograr una mejor situación) y como una actividad que escribe historias y a través de ellas moldea la civilización, entonces podemos adentrarnos a territorios desconocidos y fértiles. Como dice André Gide, hay que perder la vista de la costa, para poder llegar lejos.

Problemas a resolver hay millones: areas de oportunidad para ser creativos, no faltan, lo que falta es valor y abandonar la indolencia.

Si la preocupación principal es cómo asegurar la subsistencia, se pueden revisar los modelos de organización que van más allá del individuo o taller ofreciendo un servicio en el mercado: cooperativas, asociaciones civiles, gift economy, voluntariados, etc.

La situación nos demanda desmontar internamente la mentalidad de carencia que está en la base del capitalismo, así como muchos otros mitos fundacionales de nuestra civilización, y diseñar prácticas basadas en la generosidad y lo común.

0
Retrato de Luciano Cassisi
2030
Hace un año

La identidad es de las personas o de los colectivos, no de las profesiones o actividades. El diseño gráfico no es un colectivo sino una profesión.

En cambio, los diseñadores gráficos, como todo el mundo, si lo desean pueden agruparse y conformar colectivos con los fines que les plazca. Eso mismo ha hecho un grupo llamado Red de Diseñadores con Conciencia Social. Eso es otra cosa y está perfecto, porque han comprendido la diferencia entre sus intereses particulares y los de otros colegas que piensan diferente o se interesan por otros temas o no se interesan por los fines u objetivos que los reúnen a ese grupo en particular.

Convertirse en diseñador no implica sumarse a un colectivo existente con una ideología y principios particulares. Igual que ser médico, igual que ser contador. En todas las profesiones y actividades hay personas con todas las ideologías.

https://foroalfa.org/perfiles/...

0
Responder
Logotipo de Estefania Gonzalez
0
Hace un año

Excelenteeee nota!!! muy identificada. Pone sobre la mesa cuestiones muy actuales sobre la profesión y las falencias de los planes de estudio que te llevan a lo que Castoriadis plantea: "que el capitalismo finalmente logró conformar al individuo que le conviene, definido por su apatía, su tendencia a la futilidad, saltando de placer en placer y ajeno a lo que le rodea."

1
Retrato de Pier Alessi
26
Hace un año

Mientras se planteen soluciones desde el único y cerrado punto de vista humanista no iremos a ninguna parte. los vicios humanos no tienen ya etiquetas, la ética no puede ser estóica porque viene netamente del hombre (entiéndase varón o hembra) sin reconocer que no somos dueños ni de nuestra propia existencia, mientras no reconozcamos de dónde venimos jamás sabremos a dónde vamos.

0
Responder
Retrato de Héctor Ortega
0
Hace un año

Un artículo un tanto utópico y con el que no estoy de acuerdo. En primer lugar para realizar "el diseño social" no sólo se requiere contar con poder económico para financiar, si no de poder político para ser escuchado, lo cual en esta posmodernidad o modernidad líquida se llega a perder la voz dentro de los miles de microrealatos existententes (feminismo, ecologismo, indigenismo, etc.), de aquí deriva otro gran problema y se llama pos verdad... ¿cómo sabes que "el diseño social" realmente ayudará a la sociedad? Lo que he visto a través de los años que he desarrollado esta profesión son los cientos de diseñadores que se encuentran adoctrinados por el discurso de "moda", que se encuentran dentro de una ideología en la cual en parte es su culpa por no fomentar/desarrollar el pensamiento crítico, y por que muchas veces -si no la mayoría de las veces- el aprendizaje es a través del metodo de autoridad "creer no significa ningún esfuerzo intelectual".

Como conclusión, me preocupa que un alguien que esté adoctrinado por la ideología del momento utilice la comunicación para transmitir una idea/relato, hable a través de la pos verdad, microrelatos o de una supuesta superioridad moral (yo voy a educar) en una sociedad infantilizada carente de pensamiento crítico. ¿Los resultados? Taerá polarización y conflictos sociales por lo que hay que ser muy cuidados con este tema.

5
Retrato de Pier Alessi
26
Hace 3 meses

Bien, un tema es bueno cuando no se termina de replicar y nadie sale contrariado 😁, ya que se actualizó con el big bang 💥 de la AI me he dado cuenta que al igual de lo que sucedió años a atrás con algo que no se ve y se cura con algo que tampoco se ve y además que cambiaba de nombre y versiones que tampoco se ven y lo que parecía resolverse entre 5 y 20 años se "resolvió" en un año y sin mayores ob$€rvaci 🤑nes, hoy, a pocos años de ese no tan primer big bang aparece otro que ya existía pero era considerado una herramienta que tenía un límite porque se regía de la mera capacidad humana de gestionarla, ahora se auto-enseña, se regenera y lo mas preocupante es la discapacidad de darnos cuenta que la teoría de Darwin ya no va entre especies sino entre seres naturales y creados artificialmente que poco a poco (o ya) nos está sustituyendo, empezamos con tipear y dejar de escribir, ahora tipeamos sin razonar, sólo nos dedicamos a ello para resolver lo que no resolvió lo que se generó artificialmente, y esto sucede porque desde hace muchísimo tiempo decidimos tomar el destino de la humanidad por nosotros mismos, perdimos el verdadero sentido de la crítica, rechazamos todo reconocimiento de nuestra inferioridad ante la creación divina (inexistente para muchos) y por respetar tánto el parecer de nuestros semejantes con un poco de poder, hemos terminado por decir un ciego "sí" a todo lo que se nos impone hasta callarnos y dejarlo avanzar. En un sentido práctico, le hemos permitido al libre albedrío decidir ahora por cada uno de nosotros aunque no estemos de acuerdo y adaptarnos a lo que ni siquiera conocemos ho no hemos terminado de entender. Hay un serio tufo relativista con todo, lo que nos ha llevado a un nihilismo obstinado y reacio a la autocrítica y búsqueda de la "verdad" (palabra que ha quedado en desuso por irrespetar la mentira). La historia del rey con el traje invisible vuelve a ser confirmada y es mejor analizarla antes que la IA decida borrala o transformar su sentido.

0
Responder
Retrato de Jean Pierre García Franco
0
Hace 9 meses

Me ha llamado mucho la atención el artículo "El diseñador: un gigante arrodillado". Ya que se plantea una reflexión interesante sobre el papel del diseñador en la sociedad, y cómo este, a pesar de su potencial, a menudo se limita a ser un ejecutor subordinado.

Estoy de acuerdo con el autor en que el diseño gráfico tiene un gran poder para influir en la sociedad. Los diseñadores podemos crear imágenes, mensajes y experiencias que pueden cambiar la forma en que las personas piensan y actúan. Sin embargo, también estoy de acuerdo en que, en la práctica, este potencial a menudo se ve limitado por las circunstancias.

En los comentarios del artículo, algunos usuarios señalan que los diseñadores a menudo se ven obligados a cumplir con las demandas de los clientes, incluso si esto significa sacrificar sus ideales. Otros señalan que el diseño gráfico se ha convertido en una industria cada vez más competitiva, lo que puede llevar a los diseñadores a aceptar trabajos que no les apasionan.

Creo que estas son preocupaciones válidas. Es cierto que el diseño gráfico es una profesión que requiere un equilibrio entre la creatividad y la rentabilidad. Sin embargo, creo que es importante que los diseñadores no se resignen a ser meros ejecutores. Debemos ser conscientes de nuestro potencial para influir en la sociedad, y debemos luchar por utilizar nuestro talento para crear un mundo mejor.

2
Retrato de Héctor Ortega
0
Hace 9 meses

En mi perspectiva hay varias ideas que comparten que he escuchado tantas veces que parecen ciertas pero considero como pos verdad, como que podemos cambiar al mundo con nuestro talento y através del diseño grafico podemos cambiar la forma de pensar de las personas, nada más alejado de la realidad!!!! Ya lo había comentado en alguna otra respuesta, únicamente pasará eso si el diseñador -además de codificar el mensaje - deberá ser el emisor, pero que tenga poder político y económico para llevar ese mensaje a todas partes y aún así no muchas personas les harán caso, en este mundo en donde la comunicación es tan rápida que los mensajes pierden vigencia en cuestión de horas /días se necesitará invertir muchos recursos para lograrlo.

Por otra parte cuando uno presta el servicio de codificador del mensaje (diseño grafico) al emisor (cliente) no veo nada de malo de que no estén alineados los mismos valores/creencias, la responsabilidad de un prestador de servicios es la de entregar un producto de la máxima calidad posible, yo creo que lo que quieren decir de que el diseñador gráfico solo es un ejecutor, esconde un "no se negociar con el cliente/jefe", "no se como presentarme como un aliado estratégico", "hacen falta habilidades gerenciales/directivas/políticas" "no me ven como una autoridad en el tema", etc, etc. Sigo pensando que este tipo de artículos además de utópicas, fomentan un malestar y despiertan sentimientos de rencor y frustración "por que me ven como el chofer de mouse" "porque soy un gigante arrodillado" en lugar de trabajar en su formación y profesionalizacion para aportar al gremio, creo que todos vemos/sabemos la problemática que existe, pero sigo sin ver propuestas para cambiarlo, únicamente echarle la culpa al cliente "porque no nos entiende" "no valora mi trabajo" "por que me trata de intendente" sin pensar que nosotros somos corresponsables de que suceda eso.

1
Responder
Retrato de Pier Alessi
26
Hace un año

Donde no hay sentido de la profesión y ética no hay ideología que valga

0
Retrato de Pier Alessi
26
Hace un año

Me refiero a la ética que usa el sentido común y el respeto, yo me baso en lo posible a la fe cristiana que, aunque no consiente éticas como la estoica las critica dentro de un sentido de respeto. La ética se debe inculcar en las casas de estudio, desde no jugar al impostor y usar software legal hasta el no venderse a proyectos que rompen la moral. Un mal diseño no mata pacientes directamente pero sí empresas, instituciones y marcas personales, la piratería nos convierte en parásitos de la economía.

0
Responder
Retrato de Rafael Esquivel
0
Hace un año

...el solo cuestión de erguirse, y ¿Cómo sería eso?. No me queda claro el propósito del artículo. Ni me queda claro la propuesta.

0
Retrato de Jorge Luis Muñoz
151
Hace un año

Cuando alguien llega a una gran puerta y toca, puede que le abran, puede que no lo hagan. El diseñador ni siquiera piensa en tocar. De hecho, para eso fue preparado, porque para eso es la educación. Excepciones como Frascara no solo se atreven a tocar, sino que lo hacen y fuerte.

😉

0
Responder
Retrato de Alondra Maria Hernandez Redondo
0
Hace 3 meses

Me parece una opinión bastante acertada sobre algunos diseñadores que, en un principio, se limitaban a cumplir con lo que se les solicitaba sin explorar más allá de sus responsabilidades. Sin embargo, con el tiempo, esta actitud ha evolucionado de manera significativa. Ahora, muchos diseñadores han adoptado un enfoque más proactivo y creativo, buscando constantemente nuevas ideas y soluciones innovadoras. Este cambio no solo ha impactado positivamente a las personas, al ofrecerles productos y servicios más atractivos y funcionales, sino que también ha transformado la percepción misma del diseño. Hoy en día, el diseño se reconoce como una necesidad indispensable en diversos ámbitos, desde el diseño gráfico hasta la arquitectura y el diseño de productos.

0
Retrato de María Alejandra Salgado Navarro
0
Hace 4 meses

No me queda muy claro el propósito del artículo, pero sí estoy de acuerdo con algunos puntos mencionados, como el que dice que el diseño ayuda a la sociedad, ya que no sólo es estético, es algo que esta conformado por varias partes las cuales tienen una razón de ser. Y que es importante saber el alcance que el trabajo de un diseñador puede llegar a tener, pero cómo saberlo?

0
Retrato de Francesca Delgado
0
Hace 9 meses

Me parece interesante el enfoque que tiene este artículo y como da a notar que el diseñador, en gran parte se sume a un mercado un poco anticuado (ciertos casos), debido al capital que se gana con esta profesión no siempre son favorables en cierto países o lugares, sin embargo ya sea que el diseñador busque algo común y a veces no aporta mucho notoriamente a la sociedad con sus trabajos, tampoco está mal ya que se hace todo lo posible para poder tener una fuente de ingreso en la actualidad.

0
Retrato de Rafael Esquivel
0
Hace un año

En cuanto al diseño social, la idea de que el diseño pueda resolver todos los problemas sociales y crear una sociedad ideal es poco realista y puede considerarse una utopía. Los profesionales en las artes gráficas a menudo trabajan bajo el régimen de supervivencia, especialmente en países donde la industria del diseño no está tan desarrollada o donde hay una feroz competencia por los trabajos disponibles.

Sin embargo, el éxito de un diseñador en cualquier campo dependerá de su capacidad para adaptarse a los cambios, innovar y comprometerse con la excelencia y la calidad. Es importante recordar que el diseño es una disciplina en constante evolución y que como diseñadores debemos estar dispuestos a aprender y crecer para mantenernos relevantes y efectivos en nuestra práctica. Si en algún momento parece que nuestra labor está en riesgo, debemos explorar otras alternativas y convertirnos constantemente en "entes" disruptivos.

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre