Atentado a la identidad de Buenos Aires

La degradación gráfica y el uso político del escudo de la ciudad merece una reacción que de una vez por todas recupere el patrimonio visual de todos los porteños.

Rubén Morales Buenos Aires
Followers:
8
Comments:
61
Votes:
81
Compartir:

Los escudos de las ciudades, de los estados, de las familias, no son un simple logotipo publicitario, un dibujo bonito. Son identidades visuales permanentes, se construyen en base a una ciencia medieval, que es la heráldica, donde cada elemento tiene un sentido preciso. A ningún funcionario trasnochado se le ocurriría, por ejemplo, decretar que el gorro frigio del escudo nacional argentino sea verde en vez de rojo, o que se lo reemplace por un casco de motociclista, so pretexto de actualizar el atuendo. Con el escudo de la Ciudad de Buenos Aires pasan cosas muy distintas.

El primer emblema  creado por el propio Juan de Garay

El primer emblema fue creado por el propio Juan de Garay, quien lo presentó formalmente al primer Cabildo porteño el 20 de octubre de 1580, apenas cuatro meses después de haber fundado la «Ciudad de la Santísima Trinidad». Sobre un fondo de plata, un águila negra con una corona de oro sostenía una roja cruz de Calatrava en su garra derecha, cuyo significado era el «propósito firme de ensalzar la Santa Fe Católica y servir a la Corona Real de Castilla y de León». A los pies del águila madre había cuatro aguiluchos «demostrando que los cría» según el Acta Capitular firmada. Los pichones representaban cada una de las ciudades que fundaría la expedición de Garay. El 20 de setiembre de 1591 el escudo fue oficialmente aprobado por el Consejo de Indias, aunque parece haber caído prontamente en el olvido.

En la reunión del 5 de noviembre de 1649, el entonces Gobernador del Río de la Plata, Maestre de Campo Don Jacinto de Lariz, se quejó ante el Cabildo de que la ciudad no tuviera escudo. Nadie pareció recordar el escudo de Garay y los cabildantes se abocaron a la febril tarea de crear uno nuevo, aunque debieron lamentar la ausencia de un buen dibujante1. Aparece entonces por primera vez la paloma de frente, con el pico hacia la izquierda, rodeada de un halo radiante y debajo se ve un ancla completa, acostada, sobre las aguas del río. La leyenda decía «Ciudad de la Trinidad y Puerto de Buenos Aires». En dibujos posteriores el ancla quedó semisumergida. No había veleros en aquellas representaciones coloniales, aunque fueron incorporados aún en tiempos del Virreynato, tal como lo testimonia un escudo «real» de la ciudad que data de 1806, donde aparecen dos naos de tres palos2.

En él se aprecia la orla coronada con atributos monárquicos que fue rápidamente suprimida por los patriotas de 1810, al igual que durante la Revolución Francesa, cuando se le recortaban las coronas a los escudos reales. Como siempre, «la historia unas veces se escribe con la pluma y otras muchas con las tijeras».

Escudo de la ciudad de Buenos Aires, 1923.

Hubo que esperar al 3 de Diciembre de 1923 para que se dictara la Ordenanza que estableció oficialmente el escudo de la ciudad, allí se describen sus elementos constitutivos, partiendo del modelo de 1649. Se destaca una paloma blanca, con sus alas abiertas, que emana rayos solares. Está ubicada «en jefe» (parte superior del escudo) y representa al Espíritu Santo, bajo cuya protección fue puesta la ciudad. En «punta» (parte de abajo del escudo), se ve un ancla semisumergida, símbolo de la «ciudad puerto», del fondeadero de buques y auspicia el feliz retorno de los navegantes. Las aguas apenas rizadas son las del Río de la Plata, sobre el cual hay dos naves españolas, una carabela y un bergantín que significarían las dos fundaciones de Buenos Aires. Es decir, ese dibujo que a primera vista parece decorativo y hasta extraño, tiene un sentido concreto y simple a la luz de la heráldica. Desde 1923 es el escudo oficial de la ciudad, por lo cual debería usarse en toda comunicación y papelería institucional o de gestión.

Sin embargo, la ordenanza contenía una omisión garrafal: en ninguna parte especificaba los colores a utilizar, lo que dio lugar a diversas recreaciones artísticas, algunas más afortunadas que otras.

Pero en vez de defender y valorar el emblema como patrimonio cultural de los porteños, diversos intendentes consideraron que tenía un estilo anticuado y que mejor era reemplazarlo por un dibujo publicitario que, además, (y esto dicho en voz baja) serviría como marca distintiva de la gestión de turno...

El primer «innovador» fue Saturnino Montero Ruiz, intendente en tiempos del dictador Alejandro Agustín Lanusse (1971-1973). La modernización consistió en reemplazar el escudo por un óvalo con líneas radiales blancas en la parte alta y líneas horizontales en la de abajo. Hay una imagen de fondo que –si la vista no nos engaña– podría ser la foto de la fachada del municipio.

Después se volvió a usar el escudo clásico, con ligeras variantes que dependían de la voluntad del grabador contratado, pero los sucesivos administradores no resistían la tentación de cambiarlo por un emblema «propio» de su gestión. En cada casa de Buenos Aires puede encontrarse un archivo domiciliario de los cambios sufridos por el emblema ciudadano, precisamente en los recibos de ABL (servicio de alumbrado, barrido y limpieza) que los contribuyentes solemos coleccionar por motivos muy ajenos a cualquier interés cultural o académico. Durante largos años venían unos recibos troquelados con el dibujo esquemático de una casita con techo a dos aguas y un escudo de la ciudad impreso en color verde, a modo de tinta de seguridad, este diseño perduró hasta 1997, cuando en algunas boletas y papelería se usó un escudo donde la paloma aparecía en medio de lo que parece ser un sol y se veían dos barcos iguales, de tres mástiles, sobre un río con oleaje de marejada. Tal escudo se utilizó por lo menos hasta el año 2000, en muchos casos reproduciendo un original de pésima calidad gráfica, y coexistió en la papelería municipal con otros diseños que se fueron incorporando. 

Mientras el escudo tradicional se reimprimía maquinalmente en los ABL, la publicidad de la comuna podía tomarse otras licencias, por ejemplo durante la intendencia de Facundo Suárez Lastra (1987-1989) reapareció el escudo de Montero Ruiz, inclinado y arriba del oficial.3

En 1997 se optó por llamar a concurso para crear un «logo» de la ciudad, que no suplantaría al escudo. Ganó un dibujo que ya pocos recuerdan, con el previsible perfil del obelisco, el planetario y algún otro ícono de la arquitectura urbana.

Las boletas de ABL sufrieron cambios en 1998, apareció un fondo celeste al corte y nubecitas tipo cúmulus. En tinta negra estaban impresos los textos y el escudo de la ciudad, por cierto en una de las peores versiones de toda la saga, con la silueta de la paloma deformada como si estuviera recibiendo el certero impacto de un hondazo. Tal vez por ello los publicitarios encargados de difundir la gestión municipal prefirieron prescindir del emblema y firmar los afiches con una barra roja que decía GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.

En el año 2003 se hizo un elogiable rediseño del Escudo Oficial de la Ciudad, en dibujo a pluma, con trazos simples que respetaban los elementos esenciales del emblema. Es actualmente la única versión autorizada, según el Boletín Oficial Nº 1611 del 17/01/2003 pero tales méritos no parecieron alcanzar para imponer el uso corriente de este blasón.

Los cambios recién empezaban, la gestión de Aníbal Ibarra no podía pasar desapercibida y desde enero de 2003 suprimió los escudos de las boletas impositivas, poniendo en su lugar el «gobBsAs» con tinta naranja, color que identificaba publicitariamente a su gestión. 

Hacia el 2004 incorporó una extrema estilización del emblema porteño4 que reducía drásticamente su simbolismo en beneficio de una pretendida estética lineal, así la paloma se convirtió en una medialuna, el barco de tres palos se corrió al centro de la escena y el río se ve sereno como un plato de agua, pese a lo cual el ancla y el viejo bergantín se hundieron, o al menos no encontraron lugar en esta despojada representación. Y tal seudoescudo fue usado en cuanta papelería era posible, hasta en las rampas de las esquinas, convirtiéndose finalmente en un sello de la gestión de Jorge Telerman (el siguiente Jefe de Gobierno), motivo por el cual luego Mauricio Macri (el actual jefe de Gobierno) se sintió urgido a reemplazarlo por otra cosa y sus publicitarios obraron con más apuro que criterio: apareció así un nuevo seudoescudo oval con barras horizontales y verticales cuyo aspecto es demasiado parecido al de Montero Ruiz en 1971. Y si a las barras se le agrega un par de manitos, como hizo alguien en un graffiti, tenemos el símbolo de la ciudad entre rejas que es hoy Buenos Aires, como un mensaje inconciente que se les escapó a los publicistas.

Ahora el «logo» de los barrotes suplanta al «escudo oficial» en todo, desde la publicidad de gestión hasta las boletas de ABL y patentes que llegan a nuestras casas. Pese a ello, en la web del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, sección «Constitución y símbolos», se aclara perfectamente que el escudo verdadero es el clásico con la paloma y los barcos, mientras que —simultáneamente— la página está encabezada por el seudoescudo de los barrotes.

Web del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires

Y como «el fin de la historia» se resiste a llegar, todavía pueden pasar cosas impredecibles: Cuando Macri deje el poder, el siguiente jefe de gobierno se sentirá impelido a suprimir y reemplazar el motivo de los barrotes que ya es un sello de la gestión macrista, con lo cual la ciudad sufrirá un nuevo atentado a su esencia que corre el riesgo de repetirse, ad infinitum, en cada cambio de gobierno. ¿Es necesario que eso suceda? ¿Cuándo se establecerá de una vez y para siempre, que el escudo de la ciudad es uno solo y que nadie puede suplantarlo?.

Tan sencillo como eso, para empezar a defender la identidad de Buenos Aires, la identidad de todos los porteños, tarea que implica preservar no sólo el espacio físico sino también el patrimonio simbólico de la ciudad.

Followers:
8
Comments:
61
Votes:
81
Compartir:

61 Comments

Comment
  1. Fuente: Blog Orden de Caballeros de Loyola. Consultado 20/02/2010.
  2. Fuente: Sitio Heráldica Argentina. Consultado 20/02/2010.
  3. Carlos Falco y Martín Baintrub, Persuasión Argentina, comunicación política, Ed. Persuasión SA, Buenos Aires, 2010.
  4. Fuente: Sitio La Floresta. Consultado 20/02/2010.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 18/10/2010.

Rubén Morales

More articles by Rubén Morales in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Un escudo para un partido político

Synopsis:

El diseño aplicado a la comunicación política es una especialidad profesional que crece en el mundo democrático. He aquí un ejemplo.

Share:

You may be interested

Cristina Lora
Idioma:
ES
Author:

Cristina Lora

Title:

No es un asunto de gustos, sino de bases

Share:
Interactions:
Votes:
38
Comments:
40
Followers:
4
Victor Garcia
Idioma:
ES
Author:

Victor Garcia

Title:

Kusi Kusi: la identidad como un (penoso) ‘Asunto de Estado’

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
45
Comments:
34
Followers:
188
Guillermo Dufranc
Author:

Guillermo Dufranc

Title:

Healthy Food has Changed Packaging Design

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
9
Comments:
2
Followers:
400
Fernando Navia Meyer
Idioma:
ES
Author:

Fernando Navia Meyer

Title:

Imágenes, palabras y números

Share:
Interactions:
Votes:
23
Comments:
5
Followers:
115
Dosve
Idioma:
ES
Author:

Dosve

Title:

Gráfica animada para niños

Share:
Interactions:
Votes:
116
Comments:
11
Followers:
7
Norberto Chaves
Idioma:
ES
Author:

Norberto Chaves

Title:

Usted no sabe con quién está hablando

Share:
Interactions:
Votes:
50
Comments:
10
Followers:
3032
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Verónica Cáceres
May 2011

Podrían decirme el numero del decreto del año 2003, del que hablan? gracias.

0
Reply
54
Lucas Nikitczuk
Mar 2011

Seguramente que si, lo realizado por Gonzáles Ruiz y Shakespear en su momento marcaron un hito a nivel Ciudad. Quisiera aclarar que cuando hablaba del «planteo hecho en 2003 fue de lo más sistemático y preciso que tuvo Bs As» me estaba refiriendo a la identidad del Gobierno de la Ciudad y no al de la Ciudad que es desde el vamos más extenso y complejo.

0
Reply
173
Guillermo Brea
Mar 2011

(continúo)

3. Y naturalmente, un proyecto de implementación de diseño de esta escala en el sector público, es deudor del trabajo pionero del Arq. Guillermo González Ruiz.

0
Reply
54
Lucas Nikitczuk
Mar 2011

Se llego a un extremo tal, con la sola finalidad de diferenciar la anterior gestión, que para saber que connotación tienen actualmente las líneas horizontales y verticales inmersas en un ovalo hay que hacer un trabajo de historia como el presentado por el autor. Un programa como la identidad de una Ciudad tendría que estar libre de filtros políticos y estar pensado para su público que se tendrían que identificar con ella. El planteo hecho en 2003 fue de lo más sistemático y preciso que tuvo Bs As, debería haber continuado creciendo como propio de la Ciudad y despojado del político de turno.

0
Reply
173
Guillermo Brea
Mar 2011

(continúo)

2. La marca «gobBsAs» fue pensada como una identidad de gestión más allá del gobierno de turno y no fue la «identidad publicitaria» de la gestión Ibarra. En la campaña para la jefatura de Gobierno del siguiente período (2004-2008), la identidad de gestión fue apropiada partidariamente y a partir de allí convertida en referencia propagandística. Cabe señalar que los integrantes del equipo autor de la propuesta nos retiramos de la gestión en ese momento.

0
Reply
0
Mariana Pittaluga
Mar 2011

Hay varios datos imprecisos y errores en la genealogía del escudo que propone, pero no es mi intención detenerme en ellos.

En cuanto a la reflexión final, me pregunto cuál sería la esencia de la Ciudad y, si existe residiría en un escudo? Como está planteado el artículo, daría la impresión de que el abordaje de la cuestión identitaria de la Ciudad se circunscribe a un análisis técnico de los elementos de su escudo como si allí residiera su aura.

Creo modestamente, que un supuesto esencialista no es el mejor punto de partida para hablar de identidad. No olvidemos que todos los procesos tradicionales implican una invención

0
Reply
173
Guillermo Brea
Feb 2011

Estimado Rubén Morales: como uno de los responsables de la comunicación visual del GCBA entre 2000 y 2004, me permito acercarle algunas precisiones:

1. El redibujo no es a pluma sino digital, y se realizó tras relevar todos los anteriores además de consultar a especialistas en heráldica y en ceremonial. Nuestra propuesta consistía en reservar para el escudo la función de «sello» oficial liberándolo de las aplicaciones cotidianas de gestión. Al respecto le remito al Manual de Identidad Institucional que da origen al Decreto que Ud. menciona aunque el redibujo es anterior a esa fecha.

0
Reply
3
Federico Suñe
Jan 2011

Mas alla de la historia, que valor representativo tendria hoy un escudo con un símbolo solo entendible por cristianos, dos barcos extramdamente intrincados e irreducibles y una cola de diablo asomando desde el agua?

0
Reply
8
Kenya Gaona
Nov 2010

Muy buena opinión. En la Ciudad de México ha sucedido algo muy similar. Y aunque estoy más de acuerdo que en desacuerdo con la administración actual -valga decir que con muchos puntos decisivos de la Ciudad han resurgido-, me parece totalmente incorrecto el manejo de la identidad gráfica. Además de que no veríamos ese desfase en todas las oficinas de gobierno, donde algunas tienen el «logo» nuevo y otras el anterior. Es un gasto que podría suprimirse y al hacerlo se ahorraría económica y ecológicamente.

0
Reply
0
Rafa Garcia Barra
Nov 2010

Comparto el espiritu de la nota, la identidad de la ciudad «DEBE separarse de la gestión de turno. Lamento leer errores u omisiones históricas, por ejemplo, La versión supersintetizada, no es del año 2004 sino del año 1998 y fue la ganadora de un Concurso Nacional organizado por la Municipalidad de BSAS., y se exhibieron todas las propuestas participantes en el Centro Cultural Recoleta. Ademas era vinculante de implementación «cosa que nunca se hizo«

0
Reply
0
Andres Bermejo Fernandez
Nov 2010

Interesante reseña historica, realmente muy interesante. Estoy de acuerdo en mantener una identidad, aunque no se si un escudo colonial, para un país libre y soberano, sea el más representativo de BA, pero eso será cuestión de otro debates. En cuanto al diseño de los diversos escudos mutantes, tiene que ver con algo de lo que adolece toda la admin. pública nacional y los políticos en funciones. Darle al diseño la «identidad» que se merece con Políticas de identidad gráfica y de comunicación efectivas, estrategias de comunicación reales y profesionales del diseño de planta permanente.

0
Reply
0
Patricia Curlo
Nov 2010

ESta nota me dispara interrogantes: a qué identidad ciudadana nos referimos? Los escudos hoy, tienen la representatividad de antaño? En la actualidad, se generan nuevos escudos? Creo, sin ningún ánimo de defender al Gob de la Ciudad que esto pasa además porque los escudos ya no nos representan. La nota me parece muy interesante y la crítica que plantea, a mi parecer va más allá de Macri. Hay 2 ejes muy fuertes: la vigencia de los escudos y la topadora de «creatividad incesante» de las gestiones en gobierno sobre «todo» lo preexistente.

0
Reply
24
Pier Alessi
Nov 2010

Eso es mal también en Venezuela, al bandera le agregaron una estrella de más supuestamente por otra provincia que faltaba representar, y al escudo se le cambió la disrección del caballo porque «a la hija del presidente (de 7 años) se le ocurrió», dicho por el mismo presidente. Se especula que es por la visión «a la izquierda». ... y tooodo el dinero invertido. En el estado anzoátegui su logo una vez fue el símbolo internacional del reciclaje con los colores de la bandera nacional y una palmera negra dentro del símbolo. ¿nos habrán llamado basura?. Hoy en día todo se pinta de rojo y ya.

0
Reply
0
Eudald Tutllo Maranges
Nov 2010

Gran artículo. Esto me recuerda que en Catalunya, supongo que en el resto de España también, los escudos heráldicos se han quedado por el camino, en su lugar marcas, logotipos y en algunos casos eslogans todos de efímera vida que nunca llegan a calar entre la poblacion y que en el próximo cambio de gobernantes seran reemplazados. Acá estas marcas y logotipos no sustituyen los escudos oficiales, estos simplemente han dejado de usarse aún siendo oficiales salvo algunas excepciones.

0
Reply
8
Sergio Fidel Braguinsky Carrera
Nov 2010

Buena reseña de los avatares de nuestro escudo porteño. Lamento —aunque imaginando que no fue la intención del autor hacerlo— que no se indague en la llamativa y reiterada confusión de lo estatal y público con lo partidario y proselitista (que la gestión Macri llevó al paroxismo amarillo huevo). Esa, creo, es una buena veta para explorar.

0
Reply
0
Regina García
Oct 2010

Muy buen artículo, bastante interesante. En México también sucede lo mismo, y algo que me vino a la mente es todo el gasto que se hace cada ves que se cambia un escudo o logotipo, es decir la impresión de nuevos recibos, papelería, etc.. supongo que es dinero del pueblo que se malgasta en esa «sutil» publicidad de los políticos

0
Reply
0
Alejandro Cácharo
Oct 2010

Opino de memoria, pero creo que hay errores de fechas y gestiones en el artículo. El logo de la síntesis de plano con la estilización de la carabela en el medio (donde la paloma pasa a ser la medialuna) fue resultado de un concurso abierto que se realizó durante la gestión de De la Rúa, no de Ibarra. Por otro lado, la modificación que introdujo Telerman no fue la de usar ese logo, sino la de agregarle el «a+» y la palabra «actitud» al «gobBsAs» del a gestión Ibarra, que vale aclararlo fue resultado de un excelente trabajo liderado por Guillermo Brea.

0
Reply
3
Nelson Meléndez
Oct 2010

Me parece que en estos momentos en los que la política evidentemente priva y mueve, y en los que además la tecnología y el diseño están usados para justificarla, la discusión sobre las imágenes corporativas de los gobiernos estadales y nacionales es un tanto inocente; en todo caso se hace necesario la comprensión a nivel educativo y cultural del valor de los símbolos que nos representan, la dimensión de lo que es simbólico para la sociedad es una fuerza mayor que se ajusta en tiempo y espacio.

0
Reply
0
Claudio Barreto
Oct 2010

Por demás interesante el artículo... En la ciudad de Asunción se da un caso similar, aunque el escudo se mantiene, cada administración de turno establece su propia identidad, que es aplicada a casi todas las piezas gráficas, dejando de lado el escudo original, es asi que muy pocos conocen cuales son los elementos que constituyen el escudo de la ciudad...

0
Reply
0
Daniel Rueda
Oct 2010

¿«Logo de Barrotes»?

-El escudo usado actualmente es una condensación muy clara de los elementos usados hasta el momento. Es un barco, es un puerto, es una ciudad. además añade una referencia a las edificaciones y a la «modernidad» de Bs As.

0
Reply
64
Fabio Ares
Oct 2010

Coincido en líneas generales con el autor.

Una aclaración: En el artículo se menciona «un elogiable rediseño del Escudo Oficial de la Ciudad», como de 2003.

La Ordenanza, como bien se dice, es de 2003, pero este diseño aparece en la publicación «Evolución Institucional del Municipio», en1960. Y fue implementado también por el Sistema de Comunicación Visual del Intendente Montero Ruiz (junto con el diagrama que vimos en el artículo), los responsables fueron Guillermo González Ruiz y Ronald Shakespear.

Tengo la publicación conmigo, una verdadera perla, un plan visual integral para la ciudad.

0
Reply
5
Leonardo Lazcano
Oct 2010

Los cambios de símbolos, consecuentes de los cambios de gobierno, ocurren y seguirán ocurriendo, por las consabidas razones de identidad política. Y pretender que las acertadas voces de alerta, que suenan desde las trincheras del diseño produzcan un cambio en la mentalidad política, me parece un poco ingenuo. Creo que la solución, va por el lado de crear instancias de fiscalización y control de la calidad del trabajo de diseño, como concursos abiertos, licitaciones u otros que permitan crear, quizás no un emblema permanente, pero si una tradición en la calidad de los diseños y sus aplicaciones.

0
Reply
1
Julio Rojas
Oct 2010

Gracias por este artículo, excelente. Debieran leerlo todos los encargados de comunicación de campaña de la América del Sur toda.

0
Reply
0
Carlos Alberto Olague Alcalá
Oct 2010

En México pasa igual, cada administración antepone su logotipo al escudo de la ciudad, lo cual ya es grave, porque al final, ni nosotros mismos conocemos el escudo histórico de nuestra ciudad.

Además de que el nuevo gobierno tiene prisa por hacer desaparecer toda referencia a la administración anterior, cuando la actual cambia su logotipo le incluye, principalmente, los colores del partido en el poder. Esto es un destructor de la identidad de un pueblo. Es como si el director de una empresa obligara a los empleados a cambiarse el apellido y ponerse el de él.

0
Reply
0
Fernando Escudero
Oct 2010

¿Cuál es la «identidad real del porteño»? Viendo al porteño de 1930, en el porteño de 1950, 1970, 1990 y 2010, ¿cuál es más porteño?

El punto ciego del hombre es seguir considerando, por ejemplo, que como el porteño tiene una «identidad ciudadana» diferente a la de un cordobés, sus funciones, metas, objetivos y obligaciones son diferentes; es decir, que su rol como ser humano es diferente.

El patrimonio simbólico se va a preservar cuando los ciudadanos vivan como seres humanos. ¿Cuál es la identidad verdadera del ser humano?

La conciencia no es cultural, la justicia y sabiduría tampoco.

0
Reply
9
César Ochoa
Oct 2010

Muy buen articulo. Pos lo segundo que que tan desafortunado que muchos de estos ejemplos hallan sido logrados con el mayor irrespeto a la continuidad, legibilidad y como decia el autor con algunos desafortunados dibujantes. Me recordo a un concurso que proponia un nuevo concepto en relación al escudo de Colombia a modus de ejercicio hace unos años atras. Una intervencion debe estar justificada desde su porque y el solo cambio de gobierno no deberia ser argumento valido y ante todo su concepto deberia ser entendible y guardar coherencia a sus antecesores y de forma agradable a la vista.

0
Reply
0
Leonardo Barberan
Oct 2010

en posadas misiones, pasa exctamente lo mismo, cada gestion hace lo que quiere con el escudo.

Es verdad lo que dice sebastian, que cada gestion tenga su logo, pero me parece totalmente incoherente que esa identidad, suplante un pedazo de historia y una representacion mas cercana a la ciudadanía, como es el escudo del municipio, que en el caso particular de Posadas, es totalmete estético, sin embargo hace mas de 10 años por diferentes gestiones fue desapareciendo casi al punto de la anulación total de la vida de los posadeños

0
Reply
5
Alfredo Texis Michicol
Oct 2010

Muchas felicidades y muecho exito los felicito maestor Rubén Morales y espero que nos enseñe mas de usted saludos...

0
Reply
0
Christian Soto
Oct 2010

muchas felicidades por este articulo tan interesante.

0
Reply
0
Ignacio Straub
Oct 2010

En La Plata pasa algo muy similar con su identidad. Ahora todo es naranja y verde. Lo peor de todo que usan esos colores para todo, por ejemplo para los carteles de las calles y de noche ni se ven.

Me encanto el relevamiento, muy interesante e inspirador.

0
Reply
1
Sebastian Perez
Oct 2010

Un agregado y aclaración. Creo que no está mal que cada gobierno tenga su imagen, de hecho, es bueno porque uno puede identificar, saber quién es el que está comunicando, cuál es la gestión. Pero considero que de ninguna manera pueden usarse esa imagen como reemplazo de la que tiene la Ciudad, Provincia o País, que es independiente del gobierno de turno. Éste es el error que viene ocurriendo en la Ciudad de Buenos Aires. Para cerrar con un ejemplo: la firma de un documento oficial debiera llevar la marca de la Ciudad, no la del gobierno de turno.

0
Reply
3
Luis Enrique Cuéllar Peredo
Oct 2010

Yo insisto en que es muy bueno que se expongan este tipo de abusos gráficos, que lamentablemente no son exclusivos de una región o lugar, aunque he de decir que el caso de Buenos Aires parece ser uno de los más graves. De paso felicito al autor por un artículo tan completo y claro.

0
Reply
1
Juan Nova
Oct 2010

Es un clásico, Gobierno entrante marca nueva y vida nueva. Nadie los fiscaliza pues no exsite herramienta legal que los obligue a que en los soportes «oficiales» aparezca tal o cual escudo.

Nuestro caso partcular, Chile, infinidad de marcas país al exterior, mas el gran tongo de la nueva marca de gobierno, esto ya parece chiste.

Es un tema cruzado, si los gobernantes de turno no respetan nuestra historia, la gráfica de por medio, ¿qué más les podemos pedir entonces?

0
Reply
0
Florencia Semper
Oct 2010

Creo que habría que retomar el rediseño del año 2003. Muy buenas formas y lectura de los elementos que lo componen.

0
Reply
0
Roberto A. Metelli Moirano
Oct 2010

Creo que se debería tomar la información volcada en el año 1997 para no seguir atentando contra la identidad de la Ciudad.

0
Reply
0
Marco Juárez
Oct 2010

de acuerdo por completo, es inaudito que unos cuantos o uno elija algo tan importante como modificar el escudo que es la identidad de un país, y muchas o todas las veces eligen personas que poco o nada tienen de educación y conocimiento de las raíces que dieron origen al escudo nacional.

0
Reply
0
Julio César Pérez Hernández
Oct 2010

Excelente artículo, personalmente acá en México me a tocado ver cosas muy similares en muchas de las municipalidades que conforman nuestro pais... que mal que por cuestiones politicas y de partidos se este cambiando la identidad de las ciudades; esto lo único que hace es crear vicios y desvirtuar el valor historico que la heraldica le aporta a las comunidades. El caso de BAS me parece que ya no debiera ser por que es una capital nacional... imaginense una cosa semenjante en Ciudad de México, Guadalajara???... eso no ayuda en nada adsolutamente...

0
Reply
0
Cecilia Parietti
Oct 2010

100% de acuerdo. Es hora de terminar con estos logos gestionales, que nada tienen que ver con la identidad real de los porteños. Es notable como a través de la gráfica se manifiesta el modo representacional en una mirada sesgada, que implica únicamente a una gestión que sin lugar a dudas terminara siendo temporal. No es el único caso.¿Será que los representantes gubernamentales se sienten tan dueños de la identidad institucional que creen poder cambiarla a gusto? La identidad es ciudadana y no propiedad de la gestión. Es necesario como ciudadanos cuestionar y participar sobre estas decisiones.

0
Reply
0
César Rubén Bosco
Oct 2010

Muy buena la nota. La respuesta sería: que responde al espíritu de los políticos argentinos, tan de manifiesto en toda la historia. Cada uno que llega al gobierno funda un nuevo pais. Y así estamos siempre en el primer dia.

0
Reply
7
Gustavo Lorenzo
Oct 2010

de acuerdo con sebastián: es impecable el trabajo para el banco central realizado por fontana, con la gestión de marca de dos grandes: chaves y beluccia. pero en ese caso creo que el arraigo cultural era muy fuerte: se trata de la primer moneda, única, hermosa. dudo bastante de la calidad «artística» de, en general, nuestros símbolos patrios (rioplatenses).

0
Reply
0
Alejandro Sante
Oct 2010

los hermanos argentinos sí saben de diseño, y mucho, pero también de porrazos..

0
Reply
7
Gustavo Lorenzo
Oct 2010

me pregunto si una razón de esta «manipulación» de los símbolos, no sea la propia flaqueza de los llamados históricos. ¿qué tan históricos son? ¿qué tan arraigados? ¿cuánto tienen de Patrimonio? ni siquiera es el primer escudo que tuvo buenos aires... primero estuvo el águila negra, luego la paloma, más tarde los barquitos: tal parece que es el mismo proceso denunciado... sólo que más viejo.

es una idea, como verán, soy de montevideo y poco puedo opinar sobre el patrimonio bonaerense. lo planteo más como pregunta que como aseveración. (el escudo de montevideo creo que no lo conoce nadie).

0
Reply
1
Sebastian Perez
Oct 2010

100% de acuerdo con Rubén, no tengo mucho para agregar, más que, si he de dar un buen ejemplo de un gran rediseño tomando en cuenta de verdad la historia de estos casos, los invito a ver el trabajo que realizó Rubén Fontana para el emblema del Banco Central: http://puntoenter.com/como-consultar-ver... En mi opinión es un claro ejemplo de lo que es ser fiel a una identidad histórica y de cómo aplicar un rediseño que mejora y supera al signo anterior con creces.

Espero algún día se den cuenta de que una ciudad o un país van más allá del gobierno de turno.

Gracias Rubén por el artículo

0
Reply
58
Monica Raiberti
Oct 2010

Creo que un rasgo negativo de nuestra profesión es cierta superficialidad.

Existe la tendencia a creer que si algo es bonito y a la moda cumplirá con la función encomendada. Y más aún ahora, si está adornado con discurso eficientista de cualquier raíz teórico - mecánicanicista.

El contenido de este artículo es una clara manifestación.

Una imagen impacta a los ojos, al intelecto y a la sensibilidad de una persona con sus propias precupaciones y deseos; y en un entorno dado. Debemos de a poco ir incorporando la verdadera dimensión de nuestro trabajo, para profundizar la formación profesional.

0
Reply
0
Mariángeles Camusso
Oct 2010

Alguna vez he reflexionado sobre el mismo tema en torno a la identidad de la ciudad de Rosario y aún no logro tener una opinión definida, pero hago algunas observaciones:

1. La necesidad de «renovar» las identidades visuales, es consecuencia de la «marketización» de las gestiones públicas.

2. La necesidad de cada gestión de cambiar la identidad visual, evidencia nuestra incapacidad de diferenciar gobierno y estado.

3. LA necesidad de «firmar» todo lo que se hace, no es una exclusividad de los gobiernos autoritarios, sino ante todo, un patrimonio de la Sociedad de Mercado.

0
Reply
1
Hugo Sosa
Oct 2010

Estoy de acuerdo con lo dicho por Fernando Escudero. Pienso que la identidad es tan dinámica como el idioma, ambos tienen bases muy bien definidas pero eso no significa que no exista el lunfardo. Tambien he visto que en eventos deportivos hay paises que usan un himno alternativo para evitar los abucheos o que lo canten mascando chicle. Tambien está la identidad y lo que los multimedios nos quieren imponer como identidad cultural: Gran hermano, los programas bizarros, los de chismes de la farándula, etc. Hay otra Argentina y no es la que muestran la prensa y la televisión.

0
Reply
0
Agustin Diaz Bardelli
Oct 2010

Comparto totalmente la opinión de Rubén Morales. Este tema me recuerda una nota que leí en Clarin hace poco, donde dice que todas las obras públicas deberán llevar el logo de la presidenta!! además de unos carteles de dimensiones extraordinarias que invaden el paisaje urbano. ¿Nos acercamos a paises como Marruecos donde hasta en un baño se ve la figura del Rey???.

Dicha nota la pueden ver aquí:

http://www.clarin.com/politica/gobierno/...

0
Reply
0
Leandro Bernal Jeanneret
Oct 2010

Muy buen artículo, un gran trabajo de rastreo sobre la historia de nuestra identidad ciudadana.

Fernando, no me parece que la identidad cultural sea transitoria, y menos me parece que el escudo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires este en la esfera de la identidad cultural; me parece que en todo caso estaría en la esfera de la identidad ciudadana. Ademas siguiendo tu razonamiento ¿Por qué no cambiar cada vez que cambian los gobernantes la bandera y el escudo nacional? Las insignias de un pueblo no pueden dejarse libres a los vaivenes de la política de turno.

0
Reply
0
Cira Szklowin
Oct 2010

Esta obsesión actual de los gobernantes de la ciudad por dejar una marca de su gestión modificando la de su antecesor, es patética. Muy bueno el artículo.

0
Reply
0
Fernando Escudero
Oct 2010

¿La identidad cultural es permanente o transitoria? Pensemos en el «Yo» de Ruben Morales a los 4 años, a los 17, a los 30, a los 40... ¿qué «Yo» es más Ruben Morales?

Pensemos en el amor que se tiene a los 4, 17, 30, 40, etc.... ¿qué amor es más «amor»?

La identidad cultural es transitoria, la sabiduría o lealtad o solemnidad de una nación no debe juzgarse desde la permanencia de un símbolo, sino desde la permanencia de una intención recta como pueblo que guía a los soberanos a adorar a Dios, el creador de nuestra verdadera identidad: nuestra naturaleza innata, inmutable.

Saludos

0
Reply
32
Alfredo Yantorno
Oct 2010

Completo informacion: En 1971/73 fui parte del equipo tecnico de internacion de ferias de Buenos Aires. En las fachadas de los edificios que haciamos se aplicaba un escudo municipal fabricado con fleje de hierro, cuyo diseño era muy coincidente con el «redibujo» de 2003 que se menciona en el articulo. Era la intendencia de Montero Ruiz. Su sobrino, Palito Gonzalez Ruiz, junto a su entonces socio, Ronald Shakespear, diseñaron la simplificacion de rayos azules que se uso como contracara de las señales de transito, y en la papeleria oficial se usaba un dibujo «reventado» del escudo clasico.

0
Reply
0
Andres Pacheco
Oct 2010

Si bien es sabido que con cada gobierno hay una lavada (o manchada) de cara de la ciudad, hay que diferenciar lo que es el escudo y lo que es la identidad que adopta la ciudad en la actualidad. Estoy de acuerdo en la implementación de un isologo que represente la identidad de Buenos Aires, que es muy diferente a lo que el escudo representa. La imagen actual de la ciudad no es más que un rediseño de su identidad, pero no es un rediseño del escudo.

0
Reply
2
Cristóbal Henestrosa
Oct 2010

Gran texto. Tema interesante presentado de manera amena y con una redacción impecable. Felicidades.

0
Reply
32
Francisco Yantorno
Oct 2010

Muy buen artículo. Coincido 100%, siempre me resultó muy triste ver los rediseños del escudo de la ciudad, realmente creía que eran producto de un trabajo de diseñador o gobierno desinformado de la historia de su propia ciudad. ¿Cómo podian hacer algo asi con el escudo!? Contrario a su propósito, esto aportó a degradar la imagen de la ciudad y su identidad entre los propios porteños. Le quitó valor.

Luego me enteré que el original era el de Garay y me indigné realmente de que mi ciudad no usara un simbolo tan bello y cargado de historia en pos de una modernidad con sabor a na

0
Reply
1
Juan Fassino
Oct 2010

Ahh! que artículo, gracias miles! valga el cristal de Morales para los diseñadores que olvidan la historicidad y la mitificación de los signos identificatorios. No creo en lo personal que lo anterior sea «mejor» ni que los rediseños deban aclamar «el buen diseño» pero estas propuestas marcan claramente la idea de los sucesivos «delegados» (porque no se a quiene han representado) llegar, tomar el poder, hacer lo que les plazca y luego.. que se arregle el que viene

0
Reply
0
Juan Pablo Gobbi
Oct 2010

Muy interesante el artículo. Yo soy de Mendoza, Argentina y hace varios años, recuerdo que una gestión decidió rediseñaro todas las marcas departamentales. También de un día para el otro y por supuesto, la gestión posterior volvio a rediseñar todo. Ahora vivo en Andorra y pasa exactamente lo mismo. Hasta que no entiendan el valor de la marca y lo difícil y costoso que es posicionarla seguirán haciendo estas aberraciones que tan de cerca nos tocan a los que trabajamos en el mundo de la comunicación.

0
Reply
1
Antonio Quintero
Oct 2010

Excelente la historia, excelente la investigación, muy buenas las observaciones y la preocupación de Rubén Morales (muy adecuado apellido, lo digo por sus preocupaciones), pero . . . me atrevo a decir algo en favor de la nueva Buenos Aires. Es hora de un «lifting» para su escudo, se puede partir del original (las naves y la paloma, las aguas tersas y la luz divina) pero bastante agua a corrido. Les puedo contar que en Venezuela se cambió de un plumazo, El Escudo Nacional (el caballo miraba a la derecha y ahora ve a la izquierda) y a la Bandera le pegaron otra estrella. Idea: poner 600 pichones

0
Reply
0
Rafael Clariana
Oct 2010

Me gustaría mucho saber cuales fueron los estudios responsables de las intervenciones de los escudos.

0
Reply
0
Gilberto M. Díaz
Oct 2010

Como cualquier necesidad del ser humano, el deseo de dejar huella y ser reconocido no pasa desapercibido en el ámbito de gobierno, cada quien busca dejar su propio «sello» o «distintivo» al lugar que pertenece o representa, es importante que se tenga una conciencia social de que los escudos son representaciones de una sociedad, y que el poder de ésta sociedad siempre debe ser tomada en cuenta por encima de cualquier cambio que se decida hacer.

Las autoridades en turno de cualquier nivel de gobierno deben ser educadas en cuanto al sentido de que el estado no es una empresa.

0
Reply
0
Juan Pablo Tedin
Oct 2010

Yo pienso que, como la gran mayoria de las cosas en nuestro pais, esto es un tema politico. Simplemente ningun gobierno mira con buenos ojos lo hecho anteriormente, por lo tanto, cuando cambia de gobierno, se cambia todo. Algun dia se daran cuenta de la importancia del pais por sobre la gestion de turno, y se daran cuenta que el escudo de la ciudad no es un tema de quien esta a cargo.

0
Reply
0
Raúl Israel Meza
Oct 2010

Cuando fui a Buenos Aires hace un mes, vi en muchas partes este logo impreso en un fondo amarillo diciendo «Haciendo buenos aires», y cuando vi después el escudo original, me imaginé que el logo actual es una abstracción del escudo. Pero antes de ver el original, yo inmediatamente me imaginé con las líneas horizontales un mar, y las líneas verticales pensé que eran edificios altos; después me percaté que eran veleros.

Al ver el escudo original, primera vez que veo un escudo casi como una composición pictórica, con todos sus elementos unidos en armonía.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019