¿Tres propuestas de diseño?

Una práctica tan común que se ha vuelto casi un requisito que exigen algunos los clientes y ofrecen muchos diseñadores.

Retrato de William Cosme William Cosme Bogotá Seguidores: 68

Ilustración principal del artículo ¿Tres propuestas de diseño?

Las tres propuestas de diseño son consideradas casi una regla general que exigen los clientes y los diseñadores ofrecemos como si se tratara de un valor agregado. Es usual en nuestro día a día, ya sea como diseñadores freelance, estudios o agencias de diseño, presentar al menos dos o tres propuestas con el fin de dar al cliente la opción de elegir «la que más le guste», o incluso para demostrarle que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo en su proyecto: ¡nada más alejado de la realidad!

Muchos diseñadores conocemos la famosa anécdota de Paul Rand que cuenta las condiciones que impuso a Steve Jobs cuando este último lo contrató para diseñar la marca gráfica de NeXT, empresa que fundara luego de su salida de Apple en 1984. La versión corta de la anécdota1 es que cuando Jobs le solicitó varias propuestas, Rand le respondió: «No, yo voy a resolver tu problema, y tu me vas a pagar. No tienes que usar mi solución, pero si quieres más opciones deberías buscar otras personas. Voy a resolver tu problema de la mejor forma que sé, puedes usarla o no, eres el cliente, pero me vas a pagar».

La verdad es que si cualquier mortal que no sea tan famoso como Rand se atreviera a decirle algo así a su cliente en la primera reunión, lo más que probable es que no lo vuelvan a llamar en su vida. Pero si lo analizamos a fondo, el enfoque de Rand tiene mucho sentido. La perspectiva que plantea que presentar varias propuestas es mejor, es en realidad un mito por varias razones:

1. ¿Quién es el experto?

¿Cuántas veces nos ha sucedido que al preparar varias propuestas, terminamos dedicando más tiempo a una respecto de las otras? ¿Y que esa propuesta a la que dedicamos más tiempo, que generalmente consideramos la más adecuada para el caso, termina siendo descartada por el cliente, que se queda con una que nos parece la más floja? Si queremos realmente aportar la mejor solución a nuestro cliente, ¿deberíamos dejar que elija la opción menos viable? Al presentarle varias propuestas para un mismo proyecto en realidad estamos degradando nuestra profesión. En la gran mayoría de los casos, el diseñador no solo tiene la necesidad, sino la responsabilidad de explicar al cliente por qué una solución es mejor que otra, para su caso particular. Presentar varias propuestas incluye un mensaje muy negativo y falso: que no sabemos cuál es la mejor solución. El diseño no se trata de gustos.

2. ¿Realmente conocemos al cliente y su necesidad?

Es mejor dedicar el tiempo presupuestado en perfeccionar un proyecto de diseño, que dividir las mismas horas en tres posibles soluciones que quedarán a resueltas medias. Por supuesto que en las etapas iniciales aparecerán varias posibles vertientes por las cuales decantarse, pero es allí donde la experiencia nos debe guiar para elegir la que consideramos mejor.

Como sabemos, el diseño no es inspiración divina, debe haber un proceso previo de investigación que será el que dicte muchas de las decisiones formales que tomemos. Dentro de esa investigación, una de las tareas más importantes es conocer a nuestro cliente: qué necesita, por qué, qué le motiva. No olvidemos que debemos actuar como intérpretes de nuestro cliente, que generalmente sabe exactamente lo que quiere, aunque no siempre sabe cómo explicarlo o plasmarlo: para eso estamos. Conocer al cliente nos garantiza casi un 100% de efectividad en nuestras presentaciones, porque logramos que el diseño cumpla sus objetivos y además conecte con la esencia del cliente.

3. Existen herramientas para soportar nuestras decisiones

Gran parte del proceso de diseño es prueba y error. Muchas veces no sabemos realmente cómo se comportará un producto diseñado hasta que lo ponemos a prueba, y esta es una etapa que muchas veces se omite. Debemos poner a prueba aspectos técnicos y funcionales de nuestros trabajos antes de su interacción con un usuario real. Si probamos algunas de las múltiples herramientas que existen, y estamos dispuestos a hacer los cambios que sean necesarios, tendremos un productos blindado contra casi cualquier objeción: mapas de calor, pruebas A/B virtuales y reales, y la artesanal pero siempre útil prueba de observación con amigos, nos darán bases para sustentar el porqué de nuestras decisiones de diseño. Por otro lado, debemos construir sobre lo construido, leer y aplicar los conocimientos acumulados de la profesión, lo cual servirá para dar cimientos sólidos a nuestras propuestas.

4. Una pérdida de tiempo

Si el recurso del que estamos hablando no es solamente nuestro tiempo, sino el de varias personas de un estudio o agencia, trabajar en varias propuestas por separado es un desgaste aún más innecesario. Muchas veces en las agencias piden a tres diseñadores, o incluso a tres duplas (creativo y diseñador) trabajar en diferentes opciones sobre un mismo problema. En un caso de la vida real, una reconocida agencia colombiana2 solicitó a cinco diseñadores, trabajar cada uno en tres propuestas para un signo identificador en un día. En total: ¡15 propuestas! Tal vez se trataba de un cliente difícil y querían jugar a lo seguro: que elija por lo menos una opción, o tal vez les sobraban recursos, o sencillamente no les importaba entregar un trabajo mediocre a su cliente. De esos ejercicios no puede salir nada bueno, pues implica poner a competir a un equipo de trabajo, en lugar de colaborar en equipo, perjudicando el ambiente creativo y laboral.

A Hacer la tarea

Como todo en la vida, es mejor dejar las cosas claras desde el inicio. El cliente debe saber qué esperar, por eso debemos informarle de antemano nuestra metodología de trabajo para evitar problemas en el futuro. Los diseñadores deberíamos enfocarnos en la calidad y no en la cantidad. Si realmente entendemos a nuestro cliente y sus necesidades, y somos capaces de producir una solución eficaz y adecuada al caso, esa única solución será más que suficiente.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Retrato de William Cosme William Cosme Bogotá Seguidores: 68

Opiniones:
142
Votos:
171

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Entrevista a Steve Jobs (video).
  2. Omitimos el nombre de la agencia por obvias razones.
Código QR de acceso al artículo ¿Tres propuestas de diseño?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 30/04/2018

Descargar PDF

William Cosme

Más artículos de William Cosme

Ilustración principal del artículo Pensar más, hacer menos
Título:
Pensar más, hacer menos
Sinopsis:
El diseño global está dominado por tendencias estéticas, muchas vacías de contenido: empaques vistosos que terminan por fallar en su función comunicativa.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Logotipo de Jorge Rico
0
Hace un año

Nuestra aportación en el apartado visual de la identidad en la que participamos como diseñadores es, en sustancia, una parte de la identidad de UN SUJETO.

Es imprescindible que el cliente se sienta identificado con aquello que va a representar en términos visuales a su marca o, en caso contrario, nuestra labor habrá fracasado.

1
Retrato de Domenica Luque
0
Domenica Luque
Dic 2019

Excelente artículo! crear una propuesta no es nada fácil, se requiere de un proceso de investigación muy profundo; alcanzar un resultado bien ejecutado demanda mucha dedicación. Recuerdo que mi jefe me imponía hacer tres propuestas de marca para el cliente, todas debían ser totalmente diferentes y tener línea gráfica desarrolla en tiempo récord; yo terminaba agotada mentalmente, no podía tener la misma dedicación en cada propuesta en la que trabajaba.

Creo que todos los diseñadores se sienten identificados con este articulo, me parece un excelente tema.

1
Retrato de Luis Andres L. Paredes
0
Dic 2019

Muy buen artículo, esto es algo muy común en el mundo del diseñador gráfico, Lamentablemente esto es una realidad que se vive bastante en la industria, y a pesar de que cliente sea quien pide las propuestas, creo que los únicos que tenemos la culpa somos nosotros los diseñadores, que en vez de decirles que dos o tres propuestas no son necesarias porque en una pondremos todo nuestro esfuerzo y dedicación, hacemos lo que el cliente nos pide.

2
Retrato de Teo González
3
Dic 2019

Pero a ver diseñadores, diseñar no solo aplica para la gráfica, aplica para la arquitectura, muebles, interiorismo, etc, casi todo es diseño, si voy a hacer mi casa o amueblar un espacio, si me gusta ver opciones, enriquece al diseño, tanto mi visión como cliente, como la retroalimentación con el especialista, creo que es muy sano ver opciones, se me hace demasiado petulante pensar que mi opción es la única y la mejor, lo mejor del diseño es la riqueza de las posibilidades y el infinito de soluciones a un problema, la situación no creo que sea sólo plantear una solución si no mas bien cobrar por las opciones.. ¿no? ¿someone agrees?

0
Retrato de Jorge Lobo
15
Dic 2019

Creo que es bastante válido mostrar una o varias opciones. Lo que no es válido es que se trate de un requisito mostrar más de una.

Es cierto, no seremos la única ni la mejor opción, pero también es verdad que el expertise está en nuestra cancha. Mostrar más de una opción, para mí, es como darle al cliente la responsabilidad de elegir lo que más le guste. Y el diseño se trata de resolver un problema, no es una complacencia de gustos.

Yo prefiero que el cliente invierta inteligentemente en una solución, en la mejor que pueda generarse de nuestra parte como profesionales. Y después de una selección de varias alternativas (sin mostrárselas al cliente), presentarle la mejor de ellas.

1
Responder
Retrato de Emilio Zavala
0
Dic 2019

Antes yo me aseguraba de dar dos propuestas de diseño a mis clientes, sin embargo no fue tras conocer la anécdota de Paul Rand que cambié mi perspectiva, y estoy completamente de acuerdo contigo, siempre creí que era una regla no escrita dar más de una propuesta; como una falsa muestra de nuestra capacidad creativa o para no ser tildados de perezosos, pero es verdad que en el lapso de tiempo establecido para dar con la solución más optima, no le dedicamos nuestro 100% a cada propuesta; perjudicando al cliente y nuestro propio trabajo.

Este tema debería ser conocido por todos los nuevos diseñadores emergentes y más que nada por las agencias, para así evitar una competencia tóxica de "acá me dan más propuestas."

2
Retrato de Jorge Lobo
15
Dic 2019

Siempre habrán diseñadores que propongan más de una opción. De eso no nos vamos a librar. Lo importante es saber comunicarle al cliente por qué nuestra única solución tiene más valor que la estrategia de opción múltiple que ofrecen otros —con todo el respeto merecido por nuestros colegas.

2
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Carlos Ávalos
Autor:
Carlos Ávalos
Título:
¿El diseño está perdiendo valor?
Sinopsis:
Con los años el diseño se ha vuelto más reconocido, pero no siempre más valorado.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
¿Y cómo está la marca de mi cliente?
Sinopsis:
Diagnosticar el «estado de salud» de la marca actual de un cliente es indispensable para encarar su rediseño eficaz.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
¿Cómo vender diseño?
Sinopsis:
Cuando el concepto de cliente no está claro, surgen dificultades para desarrollar habilidades de gestión que orienten adecuadamente el proyecto profesional.
Traducciones:
Compartir:
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Mis clientes no me valoran, ¿qué puedo hacer?
Sinopsis:
Una excelente excusa para no hacernos cargo de una situación que exige nuestra atención: el perfil de diseñador debe transformarse.
Traducciones:
Compartir:
Ilustración principal del artículo Vivir del diseño es más fácil de lo que parece
Autor:
Eduardo Espinoza
Título:
Vivir del diseño es más fácil de lo que parece
Sinopsis:
Cómo definir tu oferta de servicios, cómo encontrar y conseguir clientes para que tu proyecto creativo pueda prosperar.
Compartir:
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Cobrar antes, cobrar mejor
Sinopsis:
En un contexto inflacionario, dirigir un estudio de diseño requiere mayores habilidades administrativas de las que muchos reconocen.
Compartir:

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir:
Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 enero

Compartir:
Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 febrero

Compartir: