¿Tres propuestas de diseño?

Una práctica tan común que se ha vuelto casi un requisito que exigen algunos los clientes y ofrecen muchos diseñadores.

Retrato de William Cosme William Cosme Bogotá Seguidores: 67

Opiniones:
128
Votos:
163
Compartir:
Ilustración principal del artículo ¿Tres propuestas de diseño?

Las tres propuestas de diseño son consideradas casi una regla general que exigen los clientes y los diseñadores ofrecemos como si se tratara de un valor agregado. Es usual en nuestro día a día, ya sea como diseñadores freelance, estudios o agencias de diseño, presentar al menos dos o tres propuestas con el fin de dar al cliente la opción de elegir «la que más le guste», o incluso para demostrarle que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo en su proyecto: ¡nada más alejado de la realidad!

Muchos diseñadores conocemos la famosa anécdota de Paul Rand que cuenta las condiciones que impuso a Steve Jobs cuando este último lo contrató para diseñar la marca gráfica de NeXT, empresa que fundara luego de su salida de Apple en 1984. La versión corta de la anécdota1 es que cuando Jobs le solicitó varias propuestas, Rand le respondió: «No, yo voy a resolver tu problema, y tu me vas a pagar. No tienes que usar mi solución, pero si quieres más opciones deberías buscar otras personas. Voy a resolver tu problema de la mejor forma que sé, puedes usarla o no, eres el cliente, pero me vas a pagar».

La verdad es que si cualquier mortal que no sea tan famoso como Rand se atreviera a decirle algo así a su cliente en la primera reunión, lo más que probable es que no lo vuelvan a llamar en su vida. Pero si lo analizamos a fondo, el enfoque de Rand tiene mucho sentido. La perspectiva que plantea que presentar varias propuestas es mejor, es en realidad un mito por varias razones:

1. ¿Quién es el experto?

¿Cuántas veces nos ha sucedido que al preparar varias propuestas, terminamos dedicando más tiempo a una respecto de las otras? ¿Y que esa propuesta a la que dedicamos más tiempo, que generalmente consideramos la más adecuada para el caso, termina siendo descartada por el cliente, que se queda con una que nos parece la más floja? Si queremos realmente aportar la mejor solución a nuestro cliente, ¿deberíamos dejar que elija la opción menos viable? Al presentarle varias propuestas para un mismo proyecto en realidad estamos degradando nuestra profesión. En la gran mayoría de los casos, el diseñador no solo tiene la necesidad, sino la responsabilidad de explicar al cliente por qué una solución es mejor que otra, para su caso particular. Presentar varias propuestas incluye un mensaje muy negativo y falso: que no sabemos cuál es la mejor solución. El diseño no se trata de gustos.

2. ¿Realmente conocemos al cliente y su necesidad?

Es mejor dedicar el tiempo presupuestado en perfeccionar un proyecto de diseño, que dividir las mismas horas en tres posibles soluciones que quedarán a resueltas medias. Por supuesto que en las etapas iniciales aparecerán varias posibles vertientes por las cuales decantarse, pero es allí donde la experiencia nos debe guiar para elegir la que consideramos mejor.

Como sabemos, el diseño no es inspiración divina, debe haber un proceso previo de investigación que será el que dicte muchas de las decisiones formales que tomemos. Dentro de esa investigación, una de las tareas más importantes es conocer a nuestro cliente: qué necesita, por qué, qué le motiva. No olvidemos que debemos actuar como intérpretes de nuestro cliente, que generalmente sabe exactamente lo que quiere, aunque no siempre sabe cómo explicarlo o plasmarlo: para eso estamos. Conocer al cliente nos garantiza casi un 100% de efectividad en nuestras presentaciones, porque logramos que el diseño cumpla sus objetivos y además conecte con la esencia del cliente.

3. Existen herramientas para soportar nuestras decisiones

Gran parte del proceso de diseño es prueba y error. Muchas veces no sabemos realmente cómo se comportará un producto diseñado hasta que lo ponemos a prueba, y esta es una etapa que muchas veces se omite. Debemos poner a prueba aspectos técnicos y funcionales de nuestros trabajos antes de su interacción con un usuario real. Si probamos algunas de las múltiples herramientas que existen, y estamos dispuestos a hacer los cambios que sean necesarios, tendremos un productos blindado contra casi cualquier objeción: mapas de calor, pruebas A/B virtuales y reales, y la artesanal pero siempre útil prueba de observación con amigos, nos darán bases para sustentar el porqué de nuestras decisiones de diseño. Por otro lado, debemos construir sobre lo construido, leer y aplicar los conocimientos acumulados de la profesión, lo cual servirá para dar cimientos sólidos a nuestras propuestas.

4. Una pérdida de tiempo

Si el recurso del que estamos hablando no es solamente nuestro tiempo, sino el de varias personas de un estudio o agencia, trabajar en varias propuestas por separado es un desgaste aún más innecesario. Muchas veces en las agencias piden a tres diseñadores, o incluso a tres duplas (creativo y diseñador) trabajar en diferentes opciones sobre un mismo problema. En un caso de la vida real, una reconocida agencia colombiana2 solicitó a cinco diseñadores, trabajar cada uno en tres propuestas para un signo identificador en un día. En total: ¡15 propuestas! Tal vez se trataba de un cliente difícil y querían jugar a lo seguro: que elija por lo menos una opción, o tal vez les sobraban recursos, o sencillamente no les importaba entregar un trabajo mediocre a su cliente. De esos ejercicios no puede salir nada bueno, pues implica poner a competir a un equipo de trabajo, en lugar de colaborar en equipo, perjudicando el ambiente creativo y laboral.

A Hacer la tarea

Como todo en la vida, es mejor dejar las cosas claras desde el inicio. El cliente debe saber qué esperar, por eso debemos informarle de antemano nuestra metodología de trabajo para evitar problemas en el futuro. Los diseñadores deberíamos enfocarnos en la calidad y no en la cantidad. Si realmente entendemos a nuestro cliente y sus necesidades, y somos capaces de producir una solución eficaz y adecuada al caso, esa única solución será más que suficiente.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de William Cosme William Cosme Bogotá Seguidores: 67

Opiniones:
128
Votos:
163
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Entrevista a Steve Jobs (video).
  2. Omitimos el nombre de la agencia por obvias razones.
Código QR de acceso al artículo ¿Tres propuestas de diseño?

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Jorge Lobo
12
Jorge Lobo
Hace 6 meses

Estoy totalmente de acuerdo. Desde hace tiempo he optado por dejar en claro al cliente que presentaré una sola propuesta, mencionando que será mi selección final de una exploración de varias opciones (si llegara a ser el caso). Pero es la oportunidad ideal para evidenciar que soy —como debe ser— el especialista y el profesional de diseño, por consiguiente, el responsable de tomar la ruta más efectiva.

Presentar dos o más opciones, en mi caso, ya no es viable. Primero, porque haciendo eso, doy un mensaje de inseguridad y de irresponsabilidad —acordándome un poco de Pilatos lavándose las manos—. Segundo, porque el cliente paga los servicios de un experto en soluciones de diseño, no de un decorador —sin rebajar la labor de los decoradores, simplemente que ellos se adaptan al gusto del cliente, y el diseño no es cuestión de gustos, sino de solución de problemas—. Y tercero, porque no creo conveniente decantarme en soluciones adicionales que, en caso de no ser elegidas, serán balas perdidas, y quizá más certeras que la preferida del cliente.

El médico no nos pregunta cuál bisturí utilizar, y si lo hace, seguramente desconfiaríamos en él. Nosotros tampoco debemos mostrarnos inciertos, sino seguros y firmes en nuestro expertise. Mi humilde opinión.

2
Retrato de William Cosme
67
William Cosme
Hace 6 meses

Gracias por compartir tu experiencia Jorge

0
Responder
Retrato de Elvira Dominguez
0
Elvira Dominguez
Hace 11 meses

Muy buen artículo!

Estoy muy a favor con este artículo, lo primero que es que no es factible enviarle más de dos propuestas al cliente, como buen diseñador, debes saber del tema y qué es lo mejor y viable para él.

Ahora es importante tener una buena relación cliente-diseñador, diseñador-cliente. Por este motivo, es necesario conocer lo más que se pueda del cliente, así englobarás todas sus necesidades, fortalezas, debilidades, para utilizarlos en la creación de la propuesta y esta sea aún mas potente.

1
Responder
Retrato de Camila Mera
1
Camila Mera
Hace 11 meses

En mi opinión tener más de una propuesta lo veo tanto bueno como malo, porque es verdad que muestras inseguridades en tu trabajo tener más de una propuesta haces que el otro tenga más opciones y devalúe la forma en la que te desempeñas porque las otras opciones o son mejores que la primera o peores. Pero por el lado positivo, le das más opciones de escoger de ti, no de otros, creas una fama de siempre buscar mas de una solución y la mas factible es con la que darás confianza y batalla.

Al final al cabo una sola propuesta tendrá un sin número de cambios, varias propuestas hará que el ojo entienda que la solución está así solo necesita ajustes y transformación.

1
Responder
Retrato de Ana Gabriela Cornejo
1
Ana Gabriela Cornejo
Hace 11 meses

Muy buen artículo, esto es algo muy común en el mundo del diseñador gráfico, los clientes en vez de conformarse con una propuesta piden dos o tres y eso no está bien. ¿Por qué pienso que esto está mal? pues como diseñadora he vivido esto un montón de veces y es obvio que no dedicamos el mismo tiempo a cada una de las propuestas, hay unas en que nos empeñamos más porque creemos que es la que tiene potencial, mientras el cliente desea ver más de una porque no se encuentra conforme. Pienso que los clientes y empresas deben confiar en el diseñador y conformarse con una propuesta, al final el diseñador no va a realizar un mal trabajo porque aparte de perder el dinero, mancha su identidad como diseñador gráfico y puede generar que hablen mal de él.

Lamentablemente esto es una realidad que se vive bastante en la industria, y a pesar de que cliente sea quien pide las propuestas, creo que los únicos que tenemos la culpa somos nosotros los diseñadores, que en vez de decirles que dos o tres propuestas no son necesarias porque en una pondremos todo nuestro esfuerzo y dedicación, hacemos lo que el cliente nos pide. Creo que esto es algo que podemos cambiar en la industria, debemos educar al cliente, que el diseño no sea visto como algo sencillo que cualquiera puede hacer y que lo pueden pedir «para ayer», sino que sepan que es un trabajo difícil que toma bastante tiempo y dedicación.

1
Responder
Retrato de Divina Tonelli
0
Divina Tonelli
Hace 11 meses

Muy interesante articulo, tiene mucha razón en que el proceso de diseño es de prueba y error porque es la forma en la que vamos a saber como se comportara el producto. Con el cliente es importante trabajar junto con el para obtener un buen resultado.

1
Responder
Retrato de Cinthia Loaiza
1
Cinthia Loaiza
Hace 11 meses

Esto es lo que vive el diseñador a diario, que le pidan dos o tres propuestas de diseño, creo que es una total e innecesaria perdida de tiempo porque es cierto que dedicamos más tiempo a una que a las otras, a la final por pensar en tres soluciones distintas ni una sea buena. Es denigrante para la carrera que el cliente o agencias pidan varias propuestas, si el caso fuera solo presentar una a la cual sabes que debes darle tu 100% porque será tu única propuesta por ende te vas a esmerar y dedicarle el tiempo necesario para hacerla bajo el proceso y el criterio adecuado. Sin embargo, la mayoría piensan que es muy poco trabajo hacer una y no entregar varias propuestas. Obviamente si nosotros aplicáramos el método de Rand en nuestra vida lo más probable es que el cliente o jefe nos despida.

Creo que si pudiéramos cambiar este pensamiento a los clientes y a las mismas agencias de diseño se obtendrían mejores soluciones visuales y diseños más exitosos. Como dice el dicho «él que no arriesga, no gana» así que nosotros los diseñadores deberíamos dar el primer paso de hacernos valorar como diseñadores que somos.

1
Responder
Retrato de Sebastian Pulla
1
Sebastian Pulla
Hace 11 meses

Excelente articulo, las propuestas son algo común en el mundo del diseño, hemos escuchado tantas veces que hay que dar 2 propuestas al cliente e incluso en los estudios nos inculcan a presentar «dos caminos distintos» algo que estoy completamente en desacuerdo porque inconscientemente hacemos 1 propuesta bien hecha y la segunda es la que consideramos «fea» para que el cliente escoja la que estamos seguro que funcionaria. Elaborar muchas propuestas puede llegar a ser una perdida de tiempo que podemos emplear en mejorar la primera.

1
Responder
Retrato de Christian Benítez
1
Christian Benítez
Hace 11 meses

El diseño no es un hobbie, es una profesión por lo que las decisiones no se basan en gustos o la subjetividad del diseñador o del cliente sino en criterio sustentados y fomentados en investigación o conocimiento de aspectos técnicos diseño que el profesional ha estudiado o adquirido a través de su carrera, es por esto que presentar distintas propuestas es completamente contraproducente. No es el diseño que le parezca más bonito, es el diseño que funcione y solucione un problema en particular. Esto no quiere decir que no se presenten distintos caminos creativos en las etapas iniciales de algún proyecto, pero es solo ahí donde se puede escoger para invertir todo el potencial y el capital humano en una propuesta bien hecha. Hay que recordar que la imagen gráfica o corporativa es la casa donde va a habitar la marca a largo plazo y cuando un arquitecto está a cargo del proyecto no construye 3 casas y deja que la persona escoja, construye 1 casa bien hecha y en base a distintos criterios profesionales.

2
Responder
Retrato de Sheyla Torres
0
Sheyla Torres
Hace 12 meses

Pienso que el presentar tres propuestas de diseño a un cliente traería serias complicaciones. El cliente sabe lo que quiere, pero no sabe cómo plasmarlo o decirlo y por ello recurre a nuestros servicios. Es importante conocer la buena predisposición del cliente hacia el diseño que se le presente para obtener mejores resultados.

1
Responder
Retrato de Andrea Torres
2
Andrea Torres
Hace un año

Interesante artículo, la realidad del diseñador tal cual. Creo que muchas de las vivencias dentro de esta carrera que se han vuelto "comunes o típicas", son consecuencias principalmente de nuestras decisiones. Como principales portadores del conocimiento en diseño ante una relación diseñador-cliente, somos quienes deberíamos fijar de entrada, metodologías y procesos de trabajo. Probablemente el cliente piense que se le está imponiendo cierto poder, y más aún siendo él quien al final del día, pague por nuestro trabajo...sin embargo, creo que en la vida profesional hay que arriesgarse, si queremos que otros valoren nuestro trabajo, debemos ser los primeros en hacerlo.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Maria del Pilar Rovira Serrano
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
No, no se asusten... esto sólo es un aviso legal
Sinopsis:
La negociación es la base de las relaciones entre cliente y diseñador.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
79
Opiniones:
22
Seguidores:
338
Retrato de Rafael Juárez
Autor:
Rafael Juárez
Título:
Carta del diseñador al cliente
Sinopsis:
Lo que todo diseñador quisiera decirle a sus clientes pero no lo hace por temor a perder la cuenta.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
246
Opiniones:
268
Seguidores:
74
Ilustración principal del artículo Mejores preguntas para mejorar los resultados
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Mejores preguntas para mejorar los resultados
Sinopsis:
Hacernos mejores preguntas nos permite alcanzar una mejor interpretación de la realidad que experimentamos, para responder con efectividad y obtener mejores resultados.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
53
Opiniones:
21
Seguidores:
741
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Tres formas efectivas de perder dinero
Sinopsis:
Hay formas muy diversas de convertir proyectos promisorios en desastres económicos. Aquí me refiero solamente a tres.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
97
Opiniones:
35
Seguidores:
741
Retrato de Fabián Bautista
Autor:
Fabián Bautista
Título:
La red creativa
Sinopsis:
Un ejemplo de canibalismo profesional en Diseño Gráfico.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
14
Seguidores:
50
Retrato de Juan Carlos Hernández
Autor:
Juan Carlos Hernández
Título:
Primero colaboración, después competencia
Sinopsis:
Antes de pensar en competir, todos los profesionales creativos debemos pensar en colaborar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
39
Opiniones:
40
Seguidores:
113

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril