Menos productos vs. más servicios

Un posible nuevo horizonte para el mundo y para el Diseño.

Retrato de André Ricard André Ricard Barcelona Seguidores: 463

Opiniones:
20
Votos:
99
Compartir:

El sistema socio-económico de la sociedad occidental se estructuró como resultado de la Revolución Industrial del siglo XIX. El empleo de máquinas de gran productividad en los procesos industriales, hizo posible la fabricación masificada de bienes de consumo, de pronto asequibles para un amplio sector social hasta entonces marginado. Los avances tecnológicos, hicieron así posible multitud de aparatos y herramientas que proporcionaron una notable mejora de la calidad de vida. La naciente clase media a la que estos bienes se destinaban fue a la vez la nueva mano de obra que esa sociedad industrial necesitaba.

Este sistema de producción industrial masificado —en esencia socialmente beneficioso— entraña también riesgos si se descontrola. En efecto, las instalaciones industriales están previstas para seguir produciendo bienes, aun cuando las necesidades perentorias estén ya ampliamente cubiertas. Entonces se desbarata la relación que ha de existir entre lo que es producible y lo que la sociedad realmente necesita. La sensatez de origen del sistema se pierde. Se idean entonces artificiosos planteamientos para endosar todo lo producido a los mercados. La caducidad programada de los productos o lo del «usar y tirar» —que pretenden aportar mejoras o más comodidad— solo originan un inútiles y nocivos despilfarros. Se crea derroche y polución, lo contrario de lo que hoy precisa nuestro mundo. Las cosas que utilizamos en cualquier actividad debieran estar concebidas para acompañarnos muchos años. No solo por evidentes factores socio-ecológicos, sino también porque nos encariñamos con esas cosas útiles, fieles y eficaces compañeras de nuestra cotidianidad. Incitarnos a reemplazarlas cuando siguen sirviendo, no solo ofende a nuestra inteligencia sino también atenta a nuestra sensibilidad.

Cuando un sistema que nació por la confluencia de múltiples factores, tanto sociales como tecnológicos, pierde el norte y no es regido con sensatez, puede dar pie a peligrosos desvaríos. Si queremos evitar más desmadres productivos, que no solo agotan los recursos naturales disponibles sino también comprometen el equilibrio ecológico del planeta, hemos de cambiar radicalmente de rumbo. No se trata de frenar la creatividad inventiva, sino reorientarla hacia otros objetivos. Sin duda lo mas inmediato es, exigir a los bienes de consumo que se crean:

  1. que satisfagan necesidades reales,

  2. que generen mas bienestar,

  3. que rebajen gasto energético,

  4. que utilicen materiales respetuosos con el medio ambiente y

  5. que sean concebidos para tener una vida útil duradera.

Pero no se trataría de reconsiderar solo la esencia de lo que se produce. En busca de mejorar el bienestar colectivo, el potencial creativo, tecnológico, productivo y organizativo de que disponemos hoy ha de apuntar hacia otras metas más amplias.

Hay que ir mas allá de la insensible ayuda que nos proporcionan los entes materiales. La sociedad industrial anda sobrada de productos útiles que cumplen estereotipados programas operativos. De lo que se carece, es de otras ayudas más peculiares, menos genéricas. No podemos seguir confiando nuestra calidad de vida solo a unos bienes materiales de carácter general. Hemos de abrirnos a otro tipo de ayudas más próximas, en busca de un modelo de sociedad que sea capaz de ofrecer aquellos servicios que los ingenios tecnológicos nunca podrán facilitarnos.

Hemos de cambiar el rumbo. Invertir la marcha. Imponer unas nuevas reglas del juego que estimulen y faciliten la creación de servicios, que atiendan los múltiples problemas colaterales que conlleva la vida cotidiana. Servicios cercanos, específicos, adecuados a las diversas identidades, culturas y problemáticas que somos. La mejora de nuestra calidad de vida, pues de esto se trata, depende en gran parte de unas atenciones más personales. La dependencia no solo la sufren discapacitados y ancianos, todos tenemos (o tendremos) una que otra «discapacidad», pequeña o importante, para la que necesitaremos otro tipo de ayuda. Una ayuda paliativa que solo un trato más personalizado puede aportar. Este es el nuevo horizonte que hemos de pretender. Ese apoyo no puede limitarse a que nos prestan hoy los servicios sociales institucionales. La sociedad civil posee la creatividad y audacia necesarias para implicarse en ello y aportar otros servicios. La economía colaborativa es un buen ejemplo de lo que posibilitan las redes sociales que informan y conectan. Los portales de sharings al igual que los comparativos abren un nuevo tipo de ayudas más solidarias. Pero no todo ha de pasar por distantes contactos online. Pueden emerger pequeñas (o grandes) empresas o simples servicios personales que ofrezcan prestaciones sencillas, domesticas, de proximidad. Tendiendo así a una atomización y personalización de la actividad asistencial. Existen ya ejemplos que demuestran lo factibles que resultan ese tipo de servicios cercanos y necesarios. La mensajería, por ejemplo, o el baby sitting, el catering, el coaching, o porque no, la propia telepizza. Todos ellos servicios surgidos de forma espontánea para cubrir necesidades reales que hacían falta. Servicios acertados que facilitan ayuda para los pequeños (o grandes) problemas de la realidad cotidiana.

¿Y el diseño en todo ello? En ese contexto se abriría un nuevo frente creativo para el diseño en todas sus vertientes. Puesto que diseñar es detectar en donde se halla una carencia o un problema y luego saber resolverlo, esta misma capacidad analítica podrá aplicarse para detectar que tipo de nuevos servicios son necesarios y posibles para luego contribuir a implementarlos, con todo lo que estos precisan para su buen funcionamiento. Este seria el papel que el diseño podría ejercer en este plausible nuevo horizonte socio-económico.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de André Ricard André Ricard Barcelona Seguidores: 463

EdiciónLuciano Cassisi Buenos Aires Seguidores: 1497

Opiniones:
20
Votos:
99
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Menos productos vs. más servicios

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

André Ricard

Más artículos de André Ricard

Título:
Artesanía y diseño
Sinopsis:
La artesanía no puede limitarse a la reproducción de utensilios y enseres del pasado. Existe un mercado marginal de productos artesanales que precisa ser atendido por el diseño.
Compartir:
Título:
Del objeto-útil al útil-objeto
Sinopsis:
Descargados de su responsabilidad funcional, los objetos-útiles aparecen como simples fenómenos formales cuya morfología se aprovecha para expresar un determinado mensaje.
Compartir:
Título:
Diseño y vida cotidiana
Sinopsis:
Los diseñadores pueden hacer un real aporte a la calidad de vida diaria proyectando objetos de baja tecnología donde sea la propia forma la que permita la función.
Compartir:
Título:
El plagio en el diseño y sus matices
Sinopsis:
Todo diseño reconoce antecedentes, todo lo nuevo se basa en experiencias anteriores, y en ese proceso, inevitable y legítimo, también hay lugar para la mala fe.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Revista Logos
0
Revista Logos
Mar 2017

Buen día nos gusto mucho su articulo nos gustaría compartirlo en nuestra publicación impresa envió invitación: Enlace:logos-convocatoria-edicion-24&catid=73:imagenes-principal&Itemid=388 quedamos pendientes de su respuesta al correo revistalogos@uniboyaca.edu.co

0
Responder
Retrato de Fiorella Briz
6
Fiorella Briz
Jul 2016

Este articulo me ha hecho ver, al diseño, si bien es cierto como un estilo de vida , holístico, de búsqueda constante, y del cual tenemos que dar un aporte importante, en conjunto con el resto de las actividades sociales. El diseño lo tenemos todos los días, somos parte de el y siempre hay que buscar la manera de explotarlo para un bien común pues diseño es comunicación y esta genera conciencia y contenidos indispensables para la interacción de las personas con el mundo

0
Responder
Retrato de Diana Betancourt
0
Diana Betancourt
Feb 2016

Yo opinó que este artículo nos motiva a poder avanzar en cuanto a la tecnología por medio del diseño, cuando se avanza y se innova de esta forma podemos ofrecer mejores servicios que favorezcan necesidades mediante diseño, construyendo niveles socioeconómico y calidades de vida mucho mejores , así como van avanzando y evolucionando los productos,así mismo van avanzando y evolucionando los servicios

0
Responder
Retrato de Ronald Hernández
1
Ronald Hernández
Abr 2015

Lógicamente los diseñadores debemos adaptarnos a lo que el poder político imponen con cada ley y regulación, como lo hacen los demás agentes económicos. Creo que André Ricard peca un poco de ingenuo apelando a la sociedad civil sin darse cuenta que en España el Estado nos tiene arrinconados y que para lo único que le servimos es para pagar impuestos, una suerte de esclavismo que busca que las empresas y los trabajadores sostengan la cada vez más creciente red clientelar que viven del gasto público. Podemos ser muy innovadores y tener ideas geniales, pero si por un lado tenemos una estructura Estatal arcaica que solo pone obstáculos a la innovación y a las libertades individuales; pero además de ello vivimos en una sociedad que por adoctrinamiento político-religioso siente aversión al riesgo, le carcome la envidia y ve como diabólica la creación de riqueza, se puede llegar a la conclusión que la mejor opción es hacer oposiciones y ser parte del sistema extractor de rentas.

2
Retrato de Fernando Álvarez
0
Fernando Álvarez
Jul 2015

Sería entonces lógico pensar en un ministerio del diseño y políticas de diseño. Siguiendo ideas de Lesley- Ann Noel. https://www.academia.edu/t/Pqz...

0
Responder
Retrato de Luis Montero Hernández
6
Luis Montero Hernández
Feb 2015

¡Lo tomaré muy en cuenta! muchas gracias.

0
Responder
Retrato de Alfredo Texis Michicol
6
Alfredo Texis Michicol
Feb 2015

excelente articulo

0
Responder
Retrato de Isabel Campi
110
Isabel Campi
Feb 2015

Totalmente de acuerdo pero me gustaría señalar que esto no es solamente un problema de diseño también es un problema político. Hemos de preguntarnos qué tipo de sociedad queremos y cuales deberían ser sus valores prioritarios. El mercado y las doctrinas neoliberales no creo que resuelvan por sí solos los problemas a los que apuntas. En la medida que existan gobiernos y empresas concienciados de que lo que realmente importa es el bienestar de los ciudadanos y no los índices macroeconómicos, entonces los proyectos brotarán.

3
Responder
Retrato de Manolo Luis Escutia
12
Manolo Luis Escutia
Feb 2015

Como siempre, Andre Ricard reflexivo y contundente. Es cierto que la sociedad en general pide mas acciones que permitan un gran abancio de posibilidades para el bienastar común. La revolución industrial ha sido uno de los detonantes para facilitar el flujo de ideas, de producción y de diseño, en lo que a nosotros diseñadores nos conciuerne. También ha traído pareja una fiebre por produccir y producir para desechar lo anterior. Lo vemos con los móviles. Aquí se está creando una sociedad sujeta a la novedad (con mejorías en el producto) pero que nos lleva a una carrera imparable. Habrá que replantearse sobre la mejoraía en los productos de consumo y su desequilibrio ambiental.

2
Responder
Retrato de Luciano Kraliczek
11
Luciano Kraliczek
Feb 2015

Profunda y esperanzadora reflexión Sr. André. Aunque utiliza una frase que me hace un poco de ruido: "IMPONER unas nuevas reglas del juego". La Revolución Industrial ya impuso sus reglas y así nos va. ¿No sería más razonable y democrático "persuadir", "educar" y "proponer", en lugar de imponer? En relación al diseño, creo que apostando a la vigencia (de estilo) y a la durabilidad puede aportar al interesante paradigma planteado en el artículo.

2
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Martha Gutiérrez Miranda
Autor:
Martha Gutiérrez Miranda
Título:
El diseño y el desarrollo de la inteligencia
Sinopsis:
Los seres humanos nacemos con potencialidades marcadas por la genética; sin embargo, hoy sabemos que podemos desarrollar otras tantas a través de ciertos estímulos, como el diseño.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
113
Opiniones:
56
Seguidores:
59
Retrato de Kassim Vera
Autor:
Kassim Vera
Título:
La sustentabilidad no se encuentra en el cartón
Sinopsis:
Más que en hacer de un neumático en desuso una maceta, lo que debe hacerse es controlar el consumo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
99
Opiniones:
35
Seguidores:
74
Retrato de Ignacio Aravena
Autor:
Ignacio Aravena
Título:
Por qué preocuparse por la enseñanza del diseño gráfico
Sinopsis:
El diseño propone realidades que impactan directamente en las personas que componen el contexto social en que se aplica. De ahí que el factor ético adquiera gran relevancia en la educación.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
23
Opiniones:
13
Seguidores:
11
Retrato de Ingrid Gutiérrez
Autor:
Ingrid Gutiérrez
Título:
Hacer respetar la profesión
Sinopsis:
La percepción de la profesión del diseño por parte del público es responsabilidad de los diseñadores. Somos nosotros mismos quienes tenemos un respeto muy «relajado» hacia ella.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
81
Opiniones:
31
Seguidores:
11
Retrato de Gonzalo De La Cuadra Reveco
Autor:
Gonzalo De La Cuadra Reveco
Título:
Trabajando para el bien común
Sinopsis:
Desafíos, herramientas y propuestas para diseñadores o comunicadores que trabajen con políticas públicas y asuntos humanitarios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
77
Opiniones:
24
Seguidores:
36
Ilustración principal del artículo Louboutin lanza un bolso con artesanas mayas
Autor:
Joan Costa
Título:
Louboutin lanza un bolso con artesanas mayas
Sinopsis:
Un caso digno de artesanía genuina aplicada a productos comerciales que contrasta con otras iniciativas burdas que explotan obras de arte ajenas.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
99
Opiniones:
59
Seguidores:
2297

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril