El plagio en el diseño y sus matices

Todo diseño reconoce antecedentes, todo lo nuevo se basa en experiencias anteriores, y en ese proceso, inevitable y legítimo, también hay lugar para la mala fe.

Retrato de André Ricard André Ricard Barcelona Seguidores: 464

Opiniones:
58
Votos:
113
Compartir:

Me parece una buena costumbre consultar el diccionario para verificar el significado de ciertas palabras, incluso de las que empleamos de un modo corriente. Descubro, a menudo, que no las usamos siempre en su más correcto sentido. Plagiar, por ejemplo, significa «copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias». Verbo que proviene del latín plagiare que significa «utilizar un siervo ajeno como si fuera propio». Me ha parecido curiosa esa referencia a «lo sustancial». Es un matiz que incita a la reflexión sobre lo que, habitualmente, entendemos como plagios. Pues ¿qué es lo sustancial en una obra creativa?, ¿sus cualidades formales?, ¿el concepto en que se ampara?, ¿las emociones que suscita? Si así fuera, el plagio llegaría a ser inevitable en cualquier creación, pues es difícil que algo surja de la nada y siempre existirá algo previo a relacionar con lo nuevo.

En efecto, si como parece ser, las obras humanas siguen un proceso evolutivo paralelo al de las especies vivas, todo lo que el Hombre ha ido creando a lo largo de su historia se inició con esos guijarros desportillados de la prehistoria. De allí partió el proceso evolutivo que, a lo largo de los siglos y a base de pequeñas mejoras que aporta a lo existente, nos ha llevado al inmenso bagaje de objetos y cosas de que disponemos hoy. Así, toda creación tiene un precedente del que se diferencia más o menos pero del que recibe siempre un legado, que es como el «testigo» de esa carrera de relevos que viene a ser la evolución de las cosas que el Hombre crea. Quiero señalar que aun cuando lo expuesto pudiera aplicarse también a otras áreas creativas, estas consideraciones se refieren esencialmente a la creatividad en el ámbito de los objetos útiles. De todo lo dicho podría deducirse que el plagio es legítimo como práctica creativa, pero no es así. Sin embargo me parecía necesario remarcar el hecho de que cualquier fenómeno creativo encierra forzosamente en sí mismo una referencia a algo anterior. Una referencia que es como la espora que necesitamos para fecundar nuestra imaginación pero que hemos de lograr transfigurar en algo distinto, para que el acto pueda ser calificado como creativo. Y es en esta capacidad de «transfiguración» que reside la diferencia entre un gesto auténticamente creativo y el mero plagio.

La relación entre lo nuevo y sus antecedentes

En efecto, si es cierto que lo nuevo le debe siempre algo a lo que ya existía, el nivel de relación entre ambos puede ser de muy distinto calibre según el grado de analogía que mantengan, grados que pueden ir de la simple sugerencia a la burda copia. Pueden así distinguirse varios niveles de menor a mayor grado de similitud.

En el nivel más alto y más noble de esta escala situaría la capacidad de inspirar que tienen ciertas ideas y cosas ya creadas que ejercen un fuerte estimulo para nuestra propia creatividad. Estas generan una incitación creativa que nos impulsa, no ya a copiarlas, sino a superarlas. En cierto modo, esa inspiración nos embriaga y nos lleva a sentirnos dioses capaces de rebasar los límites de lo conocido y descubrir nuevos horizontes. Y es que el acto creativo puro tiene siempre la arrogancia de un acto de soberbia.

En un nivel menor situaría la recuperación para un nuevo diseño de una solución funcional de demostrada fiabilidad creada por otro. Hay así ideas que por su alto nivel de acierto pasan a ser patrimonio colectivo. Pueden entonces reutilizarse, sin reparos, donde sean necesarias. Peor sería que, para eludir tal adopción, se desarrollara un sistema nuevo pero de menor calidad funcional. Este acto de adopción que incorpora ciertos dispositivos ajenos en una obra personal resulta un saludable acto de humildad que en nada ha de desmerecer la calidad y originalidad de conjunto de una nueva obra.

También situaría al nivel de lo permisible la copia sublimada que se halla, de hecho, a medio camino entre la creación y el plagio, pues perfecciona lo que imita hasta el extremo que en algunos casos vemos que ciertas «copias» superan a la obra original. Quien osa así retomar una obra ajena se siente totalmente identificado, de un modo activo con el autor original con quien, en cierto modo, colabora «a distancia» para elevar la idea inicial hacia un nivel de mayor perfección.

El plagio como manifestación de incapacidad

Hasta aquí quienes se inspiran en mayor o menor grado de una obra ajena siguen siendo creativos en el sentido literal de la palabra, pues aportan ideas propias y se desmarcan, de un modo u otro, de lo que ya existe. En cambio, si analizamos las motivaciones profundas que incitan al plagio veremos que este se produce, a menudo, como consecuencia de la incapacidad creativa de quien lo comete. El plagiador se siente anonadado ante el reto que supondría superar aquello que admira; pues sólo se plagia lo que se admira. El plagio ha de ser entendido como la manifestación de la más sublime admiración. Al plagiar, la veneración es tal que llega hasta el extremo de paralizar la vena creativa del admirador que, irremediablemente cautivo de aquello que le atrae, es incapaz de distanciarse del objeto de su pasión que aspira a hacer suyo. El plagio le permite saciar ese incoercible deseo de posesión. Siendo así que, el creativo cuya obra ha sido plagiada, y al margen, claro está, de las implicaciones económicas que ello conlleva, habría de entender el plagio como un privilegio que sólo merecen las obras que destacan.

El plagio como método de producción

Al margen de estas consideraciones motivacionales desde el prisma creativo, existen otras motivaciones que no pueden explicarse desde el prisma íntimo de la psicología creativa, sino más llanamente desde lo que llamaría la pillería comercial. Me refiero al plagio que ciertas industrias ejercen como política de empresa. Se trata entonces de una descarada depredación en terreno ajeno con fines de lucro, con pocos gastos y sin riesgo alguno. Allí ya no es la admiración la que incita las decisiones, sino el éxito conseguido por un producto competidor y la consecuente envidia que ello genera. Bajamos muchos escalones en la valoración del fenómeno, pues si el plagio al que se presta un creativo, como toda impotencia, nos mueve a cierta compasión o comprensión; aquel que fríamente decide una empresa nos parece, por principio, éticamente inexcusable. Digo «por principio» pues hay que reconocer que, a veces, este acto de piratería puede no ser tan nefasto para el público consumidor si se enjuicia desde una perspectiva social.

Al margen de las implicaciones de índole legal que este tipo de hurto supone, el plagio, la copia de un producto comercial puede resultar perfectamente defendible desde un punto de vista del colectivo. En efecto, los plagios suelen ofrecer productos más económicos y si bien son de una calidad inferior ésta no deja de estar proporcionada a su precio. Cuántos relojes «made in Hong Kong» idénticos en todo detalle al de una gran marca se venden por cuatro cuartos y no por ello dejan de dar la hora con exactitud. Estos productos resultan así asequibles a un sector de público más amplio que no puede adquirir el producto original. Un producto que ha de soportar los costes de creación y promoción que supone abrir un mercado del que luego se beneficiarán sin problema quienes le copien.

El plagio como aprendizaje

Otra constatación histórica sería que el plagio ha sido uno de los medios más habituales de aprendizaje de que ha dispuesto el Hombre para adiestrarse. No sólo en las academias de arte los alumnos noveles copian yesos y pinturas originales para aprender de los maestros del pasado. Un método que también sigue el aprendiz de artesano. ¿Quién no recuerda la época en que los productos japoneses tenían fama de ser una copia literal de productos occidentales? Esos plagios siguieron existiendo hasta el momento en que, habiendo aprendido todo lo que podíamos enseñarles, empezaron ellos a mostrarnos lo que sabían hacer por sí mismos, mejorando primero lo existente y abriendo luego paso a nuevas perspectivas. Ahora, en muchas áreas, son ellos los que más innovan y nosotros los que les seguimos.

El plagio no es un aporte

De hecho, la crítica más severa que puede hacerse al plagio es que, repitiendo lo existente, frena el natural proceso evolutivo de las cosas. Quien plagia no aporta una nueva alternativa que venga a completar o suplir lo conocido y de este modo retarda su progreso. Reeditar algo que existe sin aportar variación alguna sólo se justifica cuando no se ve modo de mejorarlo. Y este es precisamente el reto que alienta al creativo: hallar siempre otra solución que superando lo conocido aporte algo al bagaje cultural de su época.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de André Ricard André Ricard Barcelona Seguidores: 464

Opiniones:
58
Votos:
113
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo El plagio en el diseño y sus matices

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

André Ricard

Más artículos de André Ricard

Título:
Menos productos vs. más servicios
Sinopsis:
Un posible nuevo horizonte para el mundo y para el Diseño.
Compartir:
Título:
Artesanía y diseño
Sinopsis:
La artesanía no puede limitarse a la reproducción de utensilios y enseres del pasado. Existe un mercado marginal de productos artesanales que precisa ser atendido por el diseño.
Compartir:
Título:
Del objeto-útil al útil-objeto
Sinopsis:
Descargados de su responsabilidad funcional, los objetos-útiles aparecen como simples fenómenos formales cuya morfología se aprovecha para expresar un determinado mensaje.
Compartir:
Título:
Diseño y vida cotidiana
Sinopsis:
Los diseñadores pueden hacer un real aporte a la calidad de vida diaria proyectando objetos de baja tecnología donde sea la propia forma la que permita la función.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Marilin Cáceres Rodríguez
0
Marilin Cáceres Rodríguez
Hace un año

Me parece muy interesante el artículo, está claro, comprensible. Es importante conocer el plagio en el diseño, creo que no existen diseños 100% originales, todo diseño tiene antecedentes, muchas veces nos inspiramos en algún diseño para crear el nuestro. Aprendí cosas que no conocía como el plagio como método de producción, en este caso el plagio a veces suele ofrecer productos más económicos pero debemos valorar el trabajo y esfuerzo de quien lo realiza y no plagiar. A su vez creo que falto hablar también del plagio en la web. Muchas veces pueden coincidir diseños, pero no ser exactamente iguales, pero quien se inspira en una obra ajena me parece que sigue siendo creativo. Como lo menciona el plagio sirve como aprendizaje para que el hombre se adiestre, y por ultimo quien plagia no aporta nada a la sociedad, y si recurren a ello es por falta de creatividad, y el plagio no existe solo en el diseño sino en muchos ámbitos mas.

Excelente aporte para mi formación profesional.

Felicidades!

0
Responder
Retrato de Ana Cecilia Arroyo
8
Ana Cecilia Arroyo
Oct 2016

el plagio, es un concepto que tiene un peso relevante frente a la competencia directa, cualquier creación que este dirigida a un posible consumidor debe ser clara y no dar posibilidad a instancias de confusión. La ley protege antes que nada, al destinatario( por ejemplo de una marca), como símbolo original y distintivo que lo guie hacia el producto correcto, si una inspiración, una semejanza, ( con mala o buena fe) cae en este conflicto, esta fuera de consideración, si existe una protección legal. Lo interesante de este tema es la visión multidisciplinaria, la visión creativa y la visión legal tienen ambas un abanico de posibilidades que deberían aunarse desde un inicio, desde la formación del profesional creativo.

0
Responder
Retrato de Marco Araujo
1
Marco Araujo
Abr 2013

«Los grandes artistas copian, los genios roban». Pablo Picasso

0
Responder
Retrato de Mariano Hernández
0
Mariano Hernández
Dic 2012

Sobresaliente, claro, comprehensivo y bien escrito!

0
Responder
Retrato de Heidy Davila
0
Heidy Davila
Feb 2012

Los conocimientos y las opiniones, siempre se basan en alguna experiencia ya vivida, no dudo que cuando usamos la creatividad hacemos un conglomerado de todas esas experiencias.

0
Responder
Retrato de M. Carmen Sánchez Enamorado
9
M. Carmen Sánchez Enamorado
Ene 2012

Creo que la respuesta al articulo de Rafael,Plagio logotipo argentino, al que por falta de espacio no he podido terminar de dar mi opinión,sería a mi parecer bien respondido en este fantástico y buen articulo de nuestro diseñador André Ricard.Saludos al grupo y en especial para él

0
Responder
Retrato de Cristina Rebollo
1
Cristina Rebollo
Oct 2011

Cabe mencionar que el diseño no se basa en la mera creatividad, sino que se respalda de investigación y metodologías, mismas que te llevan casi de la mano a las soluciones, por esto creo que los que recurren al plagio por la falta de creatividad son «diseñadores» sin fundamentos que posiblemente tampoco desarrollan metodologías.

1
Retrato de Javier Lopez
0
Javier Lopez
Ago 2013

tocaste un punto muy interesante....! Antes de crear, el diseñador se basa en los datos que le proporciona su cliente e investigaciones detalladas basadas en la atraccion del publico.

0
Responder
Retrato de Kon Kau Chuey
1
Kon Kau Chuey
Nov 2010

Muy interesante la postura del autor y quisiera mencionar algo que me dijo el maestro Rafael López Castro que me parece muy acertado para este artículo... «El plagio no es un pecado siempre y cuando este se use de una manera honesta, estamos en un mundo globalizado, donde las creaciones nos pertenececen a todos»...

0
Responder
Retrato de Laura Parra
0
Laura Parra
Oct 2010

Interesante el punto de plagio como aprendizaje... después de uno reconocer aquellas piezas maestras, copiarlas y aplicarlas, entiende como fueron realizadas y todo el trabajo y esfuerzo implicado. Cuando ya se han recreado aquellas obras, se empieza a experimentar y agregar elementos innéditos. Materia importante a favor de la enseñanza.

0
Responder
Retrato de Jessica Torres
0
Jessica Torres
Oct 2010

En mi carrera como diseñadora y mas como mi propia etica creo que el plagio es algo inecesario ya que para ello nos entamos formando como profresionales ademas de que somos una mnete creativa.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Guillermo Dufranc
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
Packaging 4D: la cuarta dimensión
Sinopsis:
Los empaques tienen tres dimensiones, pero hay una cuarta dimensión que nos conecta con ellos: la emoción; un fenómeno que desafía la relación entre lo que es y lo que significa.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
133
Opiniones:
22
Seguidores:
479
Ilustración principal del artículo MALI
Autor:
Studioa
Título:
MALI
Sinopsis:
La nueva marca y la nueva gráfica que acompañan la renovación del el Museo de Arte de Lima.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
23
Opiniones:
12
Seguidores:
11
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
Origen, funciones y gestión de las marcas lugar
Sinopsis:
Respuestas de Norberto Chaves a seis preguntas de una estudiante.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
128
Opiniones:
9
Seguidores:
3346
Retrato de Milton Glaser
Autor:
Milton Glaser
Título:
Diez cosas que aprendí
Sinopsis:
Comparto algunas cosas que aprendí a lo largo de los años, que tienen mucho que ver con lo que hacemos los diseñadores.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
236
Opiniones:
52
Seguidores:
556
Retrato de Annick Woungly-Massaga
Autor:
Annick Woungly-Massaga
Título:
Tiendas de diseño cubano
Sinopsis:
Ahora que pueden, los diseñadores cubanos se lanzan a comercializar sus productos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
21
Opiniones:
9
Seguidores:
31
Retrato de Sergio Romero
Autor:
Sergio Romero
Título:
La apropiación y la mirada transgresora
Sinopsis:
La mirada transgresora, propia de los procesos creativos, implica una posición política que entiende el objeto más allá de su dimensión de uso establecida como condición inicial.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
20
Opiniones:
4
Seguidores:
7

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril