Más sobre el logotipo corporativo

Precisiones sobre las funciones universales de este signo identificador.

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3346

Opiniones:
50
Votos:
251
Compartir:

El logotipo corporativo (o institucional) es la versión gráfica del nombre de la entidad. Y sus funciones universales, o sea, aquellas comunes a la totalidad de estos signos, son dos y sólo dos:

  • Función primera: permitir la clara lectura del nombre.
  • Función segunda: connotar el carácter de su titular.

Toda otra posible utilidad del logotipo (narrar, describir, animar, indicar, etc.) dependerá de las necesidades de cada caso particular; es decir, no será generalizable. (Ver Las funciones de la marca gráfica, Luciano Cassisi)

¿Qué se entiende por «lectura clara»? Se entiende que el nombre debe leerse «en bloque», como una imagen, y no «deletreándolo». Eso se logra mediante un uso inteligente de los recursos gráficos de la escritura: familia tipográfica, interletrado, cuerpo y color de letra, etc. y, como es obvio, mediante una comparación detallista de varias versiones alternativas hasta hallar la más «claramente legible».

Pero allí no acaba la cosa: ¿qué significa «connotar el carácter»? Significa que la retórica gráfica del logotipo debe ser compatible, no contradictoria, con el estilo o carácter de la entidad: «elegante», «clásico», «informal», «racional», «técnico», «neutro», «transgresor», «popular», «refinado»...

Ambas funciones no siempre son plenamente compatibles, o sea, que el exacto cumplimiento de una podrá impedir el exacto cumplimiento de la otra. Precisamente es parte del oficio del diseñador alcanzar el equilibrio exacto.

El director de un museo de arte contemporáneo podrá llamarse Pepe, pero conviene que, en su tarjeta, figure «José Fernández Díaz». Del mismo modo, el logotipo de su museo deberá decir: «MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO», escrito con una tipografía de alta calidad, gran seriedad y, seguramente, contemporánea pero no «a la moda». Y sin ninguna floritura ni iconografía alusiva. ¿Por qué? Simplemente porque los visitantes de ese museo entienden lo que significa «arte contemporáneo», y describírselo sería, en cierto modo, faltarles el respeto.

Si algo debe aprender el diseñador gráfico es a tenerle fe y respeto a las palabras. Y sólo «ayudarlas» con recursos no-verbales cuando esté demostrado que ello es indispensable. Normalmente, los nombres de las organizaciones son únicos, y muy especialmente las que concurren a competir en el mercado.

O sea, por simple requisito comercial y legal, nadie (salvo los estafadores) se pone un nombre igual al competidor. Por lo cual, los nombres, per se, ya diferencian lo suficiente sin necesidad de ayudas gráficas. Dan prueba de ello la multitud de logotipos escritos en Helvética, Frutiger o Times sin que por ello las marcas se confundan entre sí.

Aquellos recursos no-verbales, en cambio, resultarán indispensables en las marcas de producto de consumo impulsivo, como lo son los detergentes o las películas de terror, en las cuales la narratividad es irrenunciable. Los logotipos de los primeros deben destellar y los de las segundas podrían chorrear sangre.

A partir de un ajustado diseño del logotipo se verá, entonces, si éste es suficiente o si requerirá algún elemento gráfico que lo refuerce (fondo, accesorio gráfico o símbolo complementario). Por ejemplo, un museo de arte contemporáneo puede apelar a una contracción como «MARCO» (en Monterrey hay uno) con el nombre desarrollado debajo o al costado. O, incluso, reforzarlo con un símbolo abstracto que permita rubricar otros mensajes o señalar el museo a la distancia (aquel museo de Monterrey usa un cuadrilátero como símbolo).

Agregarle a esa marca, por ejemplo, una paleta de pintor o un pincel (cosas peores se han visto) sería una verdadera inocentada, una bajada de jerarquía cultural a esa institución.

Pero ese pincel bien podría ilustrar, en cambio, el aula de pintura de un jardín de infancia. A esto nos referimos cuando hablamos de «carácter».

Aquellos aditamentos sólo deben tenerse en cuenta después de haberse resuelto correctamente el logotipo que, cabe recordar, es el único signo ineludible. Sólo pueden prescindir de él aquellas organizaciones (escasas) que, con tiempo y perseverancia y gracias a la pregnancia de su símbolo, han logrado anclar férreamente este símbolo a su nombre hasta transformarlos en sinónimos (Apple o Shell, Lacoste o Mercedes-Benz).

En síntesis, el diseño de un logotipo corporativo (o institucional) no debe partir del preconcepto de la decoración o manipulación de su forma sino de su expresión elemental y pertinente, y luego ir enriqueciéndolo a medida que se vea que ello sea indispensable. Y, lo fundamental: saber parar a tiempo.

Ahora bien, detectar qué estilo gráfico es el más congruente con el carácter de una entidad, y cuáles no, es asunto de la sensibilidad: no hay fórmulas.

Para ello se necesita un profesional capaz de detectar las connotaciones de cada tipo de letra. O sea, un diseñador gráfico como dios manda, pues ésa es precisamente una capacidad específica de su oficio.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Norberto Chaves Norberto Chaves Barcelona Seguidores: 3346

Opiniones:
50
Votos:
251
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés

Selección de ejemplos gráficos: Juan Carlos Naranjo

Código QR de acceso al artículo Más sobre el logotipo corporativo

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Norberto Chaves

Más artículos de Norberto Chaves

Título:
Toda marca debe ser...
Sinopsis:
Doce normas supuestamente «universales» del diseño de marcas gráficas.
Compartir:
Título:
Marca cromática y semántica del color
Sinopsis:
La significación del color motivada por el anclaje del signo en códigos preexistentes, y la significación del color por la progresiva convencionalización de la relación arbitraria, no motivada, entre el signo y su referente.
Compartir:
Título:
Pensamiento tipológico
Sinopsis:
Un requisito fundamental para saber evaluar y diseñar correctamente signos gráficos marcarios.
Compartir:
Título:
Diez principios del diseño gráfico
Sinopsis:
Versión sintetizada, a modo de decálogo.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Michelle Rivadeneira
1
Michelle Rivadeneira
Hace un año

Me parece muy interesante el artículo porque muestra la relevancia que tiene el diseñador al momento de crear un logotipo donde se debe buscar y alcanzar el balance entre la lectura y el carácter idóneo para la empresa. Muchas veces los clientes se dejan llevar por lo que «esta de moda» y no por lo que requiere su negocio, por lo que este artículo más allá de recordarnos como se construye un buen logotipo corporativo, es correcto educar a los clientes con este tipo de información para elevar los criterios del diseño.

0
Responder
Retrato de Ivan Morales
0
Ivan Morales
Hace un año

Que importarte es brindarle una identidad propia a un logotipo como diseñador, asignarle un carácter que represente la empresa y que este se lea claramente, no importando que los demás logotipos tengan la misma tipografía pues de nosotros depende brindarle esa identidad y carácter que lo distinga de los otros.

1
Responder
Retrato de Leonardo Benitez
0
Leonardo Benitez
Hace un año

Forma función tecnología aplicado a la marca saludos.

0
Responder
Retrato de Roxana Castillo
1
Roxana Castillo
Hace un año

"Si algo debe aprender el diseñador gráfico es a tenerle fe y respeto a las palabras" verdad! creo que muchas veces caemos en intentar reproducir la palabra en un icono sin motivo alguno y de cierta manera, siendo redundantes.

0
Responder
Retrato de Antonella Poveda
0
Antonella Poveda
Hace un año

Estoy de acuerdo con lo que señala el artículo. Un logotipo debe evitar los ornamentos de decoración, este debe ser directo y conciso con lo que quiere representar. No importa si se utiliza la misma tipografía para varios logotipos, ya que esta habla por si sola y más que nada porque cada marca tiene su propia identidad y transmite diferentes cosas.

0
Responder
Retrato de Paula Huerta
0
Paula Huerta
Hace un año

Coincido con Norbeto en que, si un elemento en el diseño no aporta nada es mejor no colocarlo, ya que este estorbaría y no cumpliría ninguna función más que connotar algo que no es. Es cierto que cada marca tiene su propia identidad y por eso ningún logotipo que solo tiene su nombre escrito con alguna tipografía tiene porque ser lo mismo que otro. La frase que usó "Tener fe y respeto a las palabras" me parece muy exacta al tema del artículo. Solo hay que agregarle algo a la marca cuando esto sea indispensable y quiera transmitirse una historia más allá de la identidad de la marca.

0
Responder
Retrato de Xavier Astudillo
1
Xavier Astudillo
Hace un año

Más conciso imposible, el articulo es tan claro, preciso y conciso como en el mismo se narra que debe ser un logotipo, es cierto que no existen formulas para hacerlo, pero hay que lograr mantener estándares para poder diferenciar lo que realmente es válido al momento de diseñar. Así como nuestro nombre es directo y nos representa lo mismo es un logotipo para una marca debe verse reflejado en una corta explicación si le aumentamos tantos elementos ya se vuelve una historia que hay que detenerse y leer para entender. Gracias por el artículo.

0
Responder
Retrato de Juan Francisco Chávez
0
Juan Francisco Chávez
Ago 2017

Gracias, Norberto, como siempre gran aporte.

0
Responder
Retrato de Asdeideas Panamá
0
Asdeideas Panamá
Ago 2017

Excelente artículo. Gracias por compartir.

Saludos comunidad.

0
Responder
Retrato de José Castillo
0
José Castillo
Ago 2017

Una publicación bastante clara, una frase que menciona el autor: "Ahora bien, detectar qué estilo gráfico es el más congruente con el carácter de una entidad, y cuáles no, es asunto de la sensibilidad: no hay fórmulas." La clave de una marca es llegar a entender y comunicar ese carácter, y lograrlo estipular con el nombre, tipografía, dirección, tamaño, etc. Llegar a este nivel es complejo, pero estoy muy de acuerdo con que no hay formulas ni procedimientos para llegar a concretar una marca con su carácter. Por lo que cada quién como profesional en este gremio debe de ser creativo, y poder llegar a una solución para este problema.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Jorge Piazza
Autor:
Jorge Piazza
Título:
La crítica como vicio profesional
Sinopsis:
¿Cuál es el espacio desde el que tiene sentido opinar del trabajo realizado por un colega?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
35
Opiniones:
9
Seguidores:
56
Ilustración principal del artículo Cuando el cliente es el gobierno
Autor:
Ideograma Consultores
Título:
Cuando el cliente es el gobierno
Sinopsis:
Sistema de identificación visual institucional para el Gobierno Federal mexicano de Felipe Calderón.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
132
Opiniones:
8
Seguidores:
86
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
La voz de su amo
Sinopsis:
El diseñador gráfico como intérprete de su cliente y redactor de su mensaje.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
184
Opiniones:
45
Seguidores:
3346
Ilustración principal del artículo Una imagen no vale más que mil palabras
Autor:
Felipe Iglesias
Título:
Una imagen no vale más que mil palabras
Sinopsis:
Las imágenes pueden decir y comunicar mucho pero necesitan estar respaldadas por hechos que las verifiquen.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
36
Opiniones:
16
Seguidores:
2
Ilustración principal del artículo Desde la falda de Raimunda
Autor:
Grupo Abracadabra
Título:
Desde la falda de Raimunda
Sinopsis:
A lo largo de la historia del cine y a poco más de un siglo de existencia, el diseño continua siendo un soporte fundamental de las historias ahí narradas.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
11
Opiniones:
3
Seguidores:
33
Ilustración principal del artículo El diseñador como puente
Autor:
Julio Terán Anciano
Título:
El diseñador como puente
Sinopsis:
Una metáfora para analizar la función del diseñador.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
138
Opiniones:
131
Seguidores:
65

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril