Los límites del «spin»

El affaire Cassez en México abre el debate sobre la justicia, la profesionalización de la policía y la responsabilidad de los profesionales de la comunicación institucional.

Francisco Rodríguez Daniel Ciudad de México
Followers:
0
Comments:
55
Votes:
25
Compartir:

El 9 de diciembre de 2005 a las 4.00 de la mañana, Florence Cassez y su novio, Israel Vallarta, fueron detenidos por elementos de la Policía Federal mexicana a las afueras de la Ciudad de México. Se les trasladó de inmediato a un rancho cercano, donde las fuerzas de seguridad «escenificaron» su «arresto» ante las cámaras de los noticieros matutinos como si se tratara de un reality show. Cassez y Vallarta fueron señalados como miembros de la banda de secuestradores «Los Zodíaco». Durante el montaje, en horario estelar, los testigos narraron los detalles de su secuestro, e indicaron a sus captores: Vallarta y Cassez, entre otros, fueron puestos a disposición de las autoridades judiciales.

Siguió un proceso de 18 meses que concluyó con la sentencia a Cassez a 96 años de prisión —que se reducirían luego a 60—. Florence Cassez apeló. En enero de 2013, ya con un gobierno de distinto signo político en el poder, la Suprema Corte de Justicia mexicana ordenó su liberación por considerar que durante el proceso judicial se cometieron graves irregularidades que violaron sus derechos humanos. En particular, se argumentó que la televisación de su captura orquestada por las autoridades violó la presunción de inocencia.

Ante el clamor de justicia por parte de las víctimas de los secuestros, la decisión de la Suprema Corte generó un amplio rechazo en la opinión pública. Más allá de la indignación popular, condimentada con acentos xenófobos y autoritarios (Cassez, como intuirá el lector, es francesa), el affaire ha abierto un sano debate sobre el nivel de profesionalismo de la policía, la (in)competencia del sistema judicial y, dada la «escenificación» del caso, el papel de los medios de comunicación como instrumento del poder.

Sin embargo, poco se ha discutido sobre la responsabilidad de los profesionales de la comunicación institucional en este caso, y sobre el uso indiscriminado del spin1 durante los últimos periodos presidenciales, incluso cuando este exceso resultase, en el mediano plazo, un sabotaje a las propias estrategias gubernamentales.

Este artículo plantea una pregunta que nunca ha dejado de rondar a aquellos que se dedican a la comunicación institucional, pero que se vuelve perentoria en países como los latinoamericanos, donde a menudo la ley se dobla a voluntad del más poderoso: ¿cuáles son los límites (esencialmente prácticos) del spin?
 

Volviendo a Cassez, el elemento quizás más determinante para violentar el debido proceso fue el «show» televisivo. Sólo mucho más tarde se conocería la verdad de los hechos, y que las dos principales cadenas de televisión habían acudido al lugar luego de ser «advertidos» con anticipación por las autoridades.2

Algún periodista ya realizó su (tímido) mea culpa. El titular de la Agencia Federal de Investigaciones3, Genaro García Luna, sufre los embates de la opinión pública desde todas las trincheras: aquellos que consideran a Cassez culpable, critican el show por haber corrompido el proceso y permitir que la inculpada esté hoy libre; quienes abogan por el principio de presunción de inocencia, señalan el montaje como una abominación populista.

Ahora bien, ¿dónde está el mea culpa de los spin doctors4 que planearon el montaje? Habituados a operar tras bambalinas, los estrategas de la comunicación somos personajes desconocidos para el público, y solemos rendir cuentas solamente a nuestros jefes o clientes. No obstante, el impacto de nuestras decisiones justificaría al menos una autocrítica gremial, que ignoro se esté produciendo en este momento en México.

Podemos argumentar que todo fue invención de García Luna; que no hizo falta profesionales de la comunicación para preparar el «guión». Aceptemos la premisa y pasemos a la siguiente pregunta: ¿de dónde surgió entonces la decisión de violentar el proceso judicial y darle prioridad al espectáculo? ¿Por qué García Luna decidió someter antes a los detenidos al juicio popular televisivo, y después a las autoridades judiciales?

Los teóricos de la «civilización del espectáculo» podrán responder con un número de argumentos. Prefiero centrarme en uno, que toca a los comunicólogos, a los dogmas que nos hemos encargado de difundir —en el mejor de los casos, para sobrevivir como profesionales— y nuestra responsabilidad última: García Luna (o sus asesores en comunicación) respondieron de manera acrítica al adagio «Percepción es Realidad», y olvidaron atar los demás cabos sueltos.

Fuera quien fuera el responsable, creyó que «construir la percepción de culpabilidad» de Cassez frente a la opinión pública serviría a dos propósitos:

  1. el estratégico, de posicionar a la AFI y a su titular como una corporación y funcionario público eficaces, y
  2. el operativo, de lograr que la balanza de la justicia se inclinara también ante las «evidencias» televisivas, a riesgo de cargarse a la opinión pública en contra si no las aceptara.

Así, Florence Cassez fue culpable desde el momento de su «aprehensión». Una realidad televisiva más en un país donde la apariencia (el color de piel, el lenguaje, la exhibición de bienes materiales) es un factor determinante para que una persona esté libre o en la cárcel.

Lamentablemente para el spin doctor, cinco años después la terca realidad política y jurídica terminó por prevalecer. Con un gobierno de signo distinto y ansioso de sanar las relaciones con Francia, el desaseado caso contra Florence Cassez se deshizo en pocas semanas.

Se argumentará que la percepción de culpabilidad permanece. En efecto, una encuesta reciente del periódico Reforma5 concluye en que más del 80% de los encuestados cree que Cassez es culpable. Esta percepción, sin embargo, no es operativa, dado que ninguno de los dos propósitos originales se sostuvo en el tiempo: Genaro García Luna es un personaje desprestigiado y la acusada está libre.

Otros señalarán que la decisión judicial a favor del debido proceso sólo pudo tener lugar después del cambio de gobierno. Este argumento, válido en principio, solamente apunta al sometimiento del poder judicial al ejecutivo, pero no a la debilidad del procedimiento que se siguió contra Cassez: si el caso hubiese estado sólidamente estructurado, con pruebas eficaces y sin montaje televisivo inicial, la Suprema Corte hubiera tenido enormes dificultades para otorgar el amparo que finalmente concedió.

El argumento tampoco ataca la tesis de fondo de este artículo: construir una percepción entre nuestros públicos no es suficiente para lograr un objetivo (político, corporativo), si la realidad no acompaña «hasta cierto punto»6 al discurso. En definitiva, la percepción no siempre es realidad.

Sobrevaluar tu profesión no es nuevo. Todos sabemos que los ingenieros creen que el mundo no giraría sin sus artes —¡perdón!, su ciencia—. Los médicos tienen nuestras vidas en sus manos y los abogados son los Intérpretes de la Ley. Los profesionales de la comunicación no están exentos de este pecado.

Estimulados por un mundo poblado de imágenes ideadas por publicistas, donde el perfil de las emociones pueden moldearse en un estudio de Hollywood, los comunicólogos pueden estar tentados a pensar que la comunicación lo es todo: «no sirve de nada poner un huevo si no lo cacareás».

Durante la presidencia de Felipe Calderón, y frente al ascenso internacional de Brasil, se propagó la idea de que el motivo de que México estuviera siendo relegado como potencia emergente era un problema de «percepciones». México tenía un índice de homicidios menor a Brasil, ¿por qué México era visto como el país inseguro? Una legión de comentaristas afines al gobierno se dedicó a comparar estadísticas de asesinatos en ambos países para demostrar que México era un país más digno de recibir juegos olímpicos que Brasil, mientras en el norte del país continuaban las decapitaciones... En el turismo, igual: ¿cae el número de visitantes a México? El Presidente de la República mismo participa haciendo rappel en un programa internacional especializado en turismo.

Cabe imaginar que en un cierto momento, los spin doctors se adueñaron de una porción considerable del diseño de políticas públicas. La interpretación de la realidad se circunscribió paulatinamente al análisis de percepciones y, por tanto, totalmente modelable desde el escritorio gracias a una batería de mensajes clave. Pese a este «golpe de estado», la imagen de México no necesariamente mejoró.

Cassez y el trauma con la «imagen» de México en el exterior, surgen quizás de sobredimensionar el papel de la comunicación y no entender que se trata de una herramienta más (y necesaria) para lograr un objetivo institucional —y que si se aplica en solitario, pasando por alto temas tan delicados como los legales, puede incluso resultar contraproducente—.

La desmesura (la hybris) no es privativa de héroes, semidioses y políticos. En un mundo cada vez más comunicado, donde los 140 caracteres parecen invadirlo todo, aquellos que nos dedicamos a la comunicación podemos estar tentados a considerar nuestro oficio como un arte superior que nos permite manipular la realidad como un titiritero, tras bambalinas, a partir de nuestras propias normas y prejuicios profesionales.

El affaire Cassez nos recuerda que la realidad es mucho más compleja que la simple creación de percepciones en las mentes de nuestros públicos-objetivo; que esta complejidad marca límites a la eficacia de nuestro arte, y también que, como todo profesional, la desmesura implica responsabilidades y un precio a pagar —que puede ser tan alto como la prisión de un inocente, o la libertad de un culpable—.

Followers:
0
Comments:
55
Votes:
25
Compartir:

55 Comments

Comment
  1. Agradeceré que los lectores aporten definiciones más académicas; hablo desde la práctica. Para aquellos no familiarizados con el término: el «spin» es una técnica de las relaciones públicas que consiste en adecuar la narrativa sobre un hecho, de tal forma que las audiencias lo interpreten de la forma deseada. Por ejemplo, cuando el gobierno argentino anunció la nacionalización de YPF, se «aplicó» spin al discurso oficial para presentar la decisión como una recuperación necesaria de soberanía, con la intención de atraer el apoyo de un sector de la población. La oposición «neoliberal» prefirió un relato contrario: un acto arbitrario de un país y un gobierno a la deriva. En ambos casos se construyó cuidadosamente el discurso, escogiendo unos adjetivos sobre otros, otorgando primacía a ciertos argumentos y privilegiando un formato de presentación sobre otros, para concretar un cierto enfoque interpretativo… Es común que a esta práctica se le atribuyan connotaciones negativas, volviéndola equivalente a la manipulación de la verdad para alcanzar objetivos políticos. No obstante, la técnica es tan antigua como los circunloquios avergonzados de un amigo que quiere persuadir a otro para que le preste plata, y no debería ser interpretada, per se, desde un punto de vista ético —como no adoptamos una postura moral a la hora de analizar la eficacia de las técnicas del diseño gráfico.
  2. Los canales de TV contaron, desde luego, con una primicia de altísimo rating. Las tomas incluyeron la irrupción de las fuerzas del orden en el rancho e imágenes dignas de una serie policial de EE.UU. como SWAT.
  3. AFI, corporación policiaca ya desaparecida, encargada del operativo de detención de Cassez.
  4. No confundir con la casi (por fortuna) olvidada one-hit band de los '90. Spin doctors son aquellos profesionales de la comunicación (en general, política) encargados de aplicar spin a la comunicación institucional.
  5. Influyente periódico de alcance nacional editado en la Ciudad de México.
  6. … y he aquí la decisión fundamental de todo profesional de la comunicación: ¿hasta qué punto la realidad acompaña el discurso de la realidad que yo quiero presentar? ¿Más allá de qué límite mi relato deja de ser eficaz? (Y esto, sin entrar siquiera en el planteo ético, que en el caso discutido, es más que pertinente y plantea una pregunta aún más interesante: ¿superar los límites de la ética en las democracias modernas, más sujetas al escrutinio público, acaso no pone en riesgo la eficacia de las técnicas de comunicación?).

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 15/02/2013.

You may be interested

Julián Verna
Author:

Julián Verna

Title:

Official Communication Is Not Political Propaganda

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
0
Followers:
12
António Lacerda
Idioma:
PT
Author:

António Lacerda

Title:

Nova identidade visual da Universidade do Algarve

Share:
Interactions:
Votes:
13
Followers:
6
Sebastián Vivarelli
Idioma:
ES
Author:

Sebastián Vivarelli

Title:

Héroes de papel

Share:
Interactions:
Votes:
73
Comments:
23
Followers:
281
Ana Cecilia Arroyo
Idioma:
ES
Author:

Ana Cecilia Arroyo

Title:

La marca ante la Ley

Share:
Interactions:
Votes:
3
Comments:
2
Followers:
7
Norberto Chaves
Author:

Norberto Chaves

Title:

Design and message credibility

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
10
Followers:
3030
Jorge Rojas
Idioma:
ES
Author:

Jorge Rojas

Title:

La analogía del iceberg

Share:
Interactions:
Votes:
32
Comments:
20
Followers:
8
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

1
Ulia Va Mor
Mar 2013

Es difícil saber cual es el límite, dentro de la comunicación siempre estamos jugando con la realidad y logramos tergiversarla según nuestro objetivo pero es hasta este tipo de situaciones que llegamos al análisis sobre lo que hacemos y provocamos, es cierto que es parte de nuestra profesión pero ¿hasta que punto somos profesionales y que tanta responsabilidad tomamos de nuestros shows? . A diferencia de muchos agradezco este tipo de artículos pues nos lleva a la reflexión sobre los limites aún no limitados y claro sobre la situación actual de la comunicación en nuestro país .

0
Reply
517
Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
Feb 2013

Tal vez necesitemos «Spin Breakers».

0
Reply
12
Mario Aburto Castellanos
Feb 2013

¿Cuáles crees, Francisco, que serían los límites al «spin» (e «image management») en otro tipo de escándalo mediático, desinformación, retórica (responsabilidad de los profesionales de la comunicación institucional)? Por ejemplo: Oscar Pistorius, Tiger Woods, Lance Armstrong. Las compañías que los patrocinan o patrocinaban, sobre todo en los dos últimos casos, invirtieron e invierten toneladas de «spin» (entre otras estrategias) en sus RPs y tratamiento publicitario para soslayar tanto tiempo su no-ejemplar conducirse (contrario a la apuesta publicitaria). Me interesa tu opinión, ¡saludos! :D

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Gracias por tu atinado comentario, Mario. Creo que el límite esencial es no ignorar la realidad. En el caso del artículo, se ignoró la realidad de un proceso judicial, con su molesta necesidad de seguir ciertos pasos preestablecidos, presentar pruebas fehacientes, notificar consulados. La realidad judicial contraatacó. En casos como el de Armstrong: ¿sabían los patrocinadores sobre la trama de dopaje? Si lo sabían, deberían tener en cuenta que como decían las abuelitas, la mentira tiene patas cortas... Es difícil que la realidad no nos dé un cachetazo si decidimos ignorarla mucho tiempo...

1
12
Mario Aburto Castellanos
Feb 2013

Dos cosas: 1) las acusaciones por dopaje a Armstrong datan de 1999, lo que en teoría dejaría a Motorola fuera (con dudas) pero involucraría a US Postal, Discovery, RadioShak, Trek, Nike, AMD, Bontrager, Shimano, Sram, Giro y Oakley, compañías que de seguro incrustaron sus iniciativas de marketing (RPs e image management) al desempeño del equipo de Armstrong, y 2) por primera vez coordinadas al estilo Fórmula 1, es decir, no de manera aislada colgando anuncios o aportando partes, sino colaborando como un sistema generador de un producto en comunicación cercana y continua, sobre patas cortas :D

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Sería interesante que algún día tuviéramos acceso a las memorias «anónimas» de algún estratega de comunicación de Nike que nos contara si visitaban los campamentos del equipo de Armstrong y comprobaban todo el trasiego de sustancias dopantes... sin reaccionar...

1
12
Mario Aburto Castellanos
Feb 2013

Creo que se podría intentar reconstruir en los comunicados de prensa de Nike durante más de un decenio de patrocinio a Armstrong (una labor ardua pero posible), y dudo que fuese reacción, seguro sería pro-acción respecto de un riesgo calculado. Lo que es un hecho es que invierten muchísimo más en promover, y cuidar, la reputación de sus productos que en su retórica de responsabilidad ambiental y social, donde casi sólo reacción evidencian :D Al menos en el diseño publicitario estos temas son más que pertinentes, enhorabuena por aportarlos, aunque habría que enfocarlos en ejemplos más afines :)

0
Reply
188
Victor Garcia
Feb 2013

Lo que expone Marioi Aburto Castellanos demuestra que el tema «comunicación» es secubdario en este asunto. Si tal o cuál persona permanece detenida o es liberada según el color del gobierno de turno, lo que está en crisis terminal es la justicia, pues sus decisiones dependerían ostensiblemente del guiño del Gran Jefe político. ¿Por qué estigmatizamos a la prensa en su conjunto? ¿A quiém le sirve? ¿No habrá habido ningún medio que se manifestara en desacuerdo?

1
12
Mario Aburto Castellanos
Feb 2013

Claro que hubo medios (muy pocos, los principales independientes) que mostraron su desacuerdo y elaboraron investigaciones para evidenciar el «show». Tembién es evidente la crisis terminal de la justicia mexicana. Pero el tema comunicación-información sí es primario en esto Víctor: la construcción de una realidad a golpe de retórica mediática (con o sin demasiado «spin» como apunta Francisco).

0
Reply
12
Mario Aburto Castellanos
Feb 2013

El caso Cassez es uno de varios «shows» mediáticos (televisivos) con el que el gobierno de Calderón justificó diversas medidas de su gestión, su desmesura, como lo afirmas Francisco, obedeció a causas políticas, y en concreto a una apuesta política: que el PAN continuase en el poder. El hubiera no existe pero puede explicar ciertas decisiones, como ésta; si hoy gobernara Josefina Vázquez Mota, Cassez seguiría en la cárcel y las cortes aplazando sus apelaciones. Estoy cierto que el «spin» debería erradicarse por completo (mi límite), aunque sea el pan nuestro de cada día. Saludos :D

0
Reply
188
Victor Garcia
Feb 2013

Francisco:

respondo aquí, pues «gasté» mis 7 respuestas establecidas por FA.

«Responsabilidad» y «corresponsabilidad» –tu definición atribuíble a la prensa– son dos asuntos muy diferentes.

La primera la tenemos todos, la segunda hay que probarla.

En el análisis de intenciones, es insoslayable considerar las tuyas, en tu manera de exponer el «caso», pues con esta publicación estás efectuando un acto de prensa.

Sigo discrepando con involucrar a la prensa para demonizarla y ya te expuse abajo mis razones y casos paradigmáticos meritoeios que las fundamentan.

0
Reply
0
Alma Casati
Feb 2013

Lectora de hace mucho, primera participación en el foro. Agradezco el aporte de un profesional de la comunicación para enriquecer los temas del foro, que de otra manera resulta un tanto endogámico. ¡Bienvenido sea el material de calidad!

2
Reply
21
Fernando Casas
Feb 2013

Orwell decía: «Quien controla el presente, controla el pasado; quien controla el pasado, controla el futuro». Ya desde esa novela se anticipaba el «newspeak» que los comunicadores ahora usan sin ruborizarse. Los límites éticos son claros, pero como decía un general mexicano «La moral es un árbol que da moras, o no sirve para una chingada».

Y para no seguir citando; me parece que el tema es un poco alejado de lo que usualmente se lee aquí, pero no creo que haya necesidad de denunciarlo.

Pd. No estoy seguro de que la palabra «televisación» exista. ¿Existe?

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Gracias, Fernando. En el artículo no me incliné por poner énfasis en el límite ético, no por dejarlo de lado sino por tratar de atacar el discurso predominante de la profesión en su punto de anclaje: la eficacia. Adelanto la hipótesis de que en una sociedad democrática con pluralidad de emisores de información, vulnerar el límite ético es también restar eficacia. Desde luego, aún estamos lejos de tener pluralidad. Las redes sociales son una herramienta, la contención de los monopolios es otra.

0
Reply
7
Luis Moreno
Feb 2013

YPF y aerolíneas, para la gran mayoría de los argentinos fue una entrega al poder extranjero «Menen lo hizo», y son símbolos nacionales. Además, la oposición en su mayoría, voto en el congreso por la expropiación. El problema es el método por el cual se apropiaron de YPF. Podría agregar que los medios de comunicación, basan el mensaje en un ficticio jurídico y para garantizar ese mensaje terminan mintiendo. Como se explica cuando la justicia Argentina allanó un departamento con supuestas pruebas contra el vicepresidente argentino el único medio presente era Clarín???

0
17
Luis Ferrera
Feb 2013

Luis, falta decir que la entrega al poder extranjero fué realizada gracias a los mismos que hoy gobiernan (sin Kirtchner Menen no hubiera podido vender YPF), entonces se está comunicando a medias o alguna comunicación es más importante que otra cuando los involucrados son los mismos. Parece más importante que la justicia haya filtrado información de un allanamiento a que el vicepresidente sea parte de numerosos negociados solamente denunciados por medios opositores y por otro lado, ¿los gobiernos deben tener medios de comunicación propios para generar un único mensaje que le favorezca?

0
7
Luis Moreno
Feb 2013

El problema es cuando los medios por necesidad tienen que generar la información «el allanamiento fue planificado por Clarín, tuvo que generar la información para justificar toda una investigación». Si creo que los gobiernos deben tener su propio canal de comunicación masivo, sean de izquierda, derecha, centro o anarquistas. Siempre es interesante tener varias fuentes para debatir. Espero que foro alfa publique mi experiencia con respecto al tema.

0
17
Luis Ferrera
Feb 2013

¿Y como sabes que el allanamiento lo planificó Clarín? o eres pariente del vice o tienes allegados en el gobierno o eres de alguno de los medios oficialistas en manos de sus amigos que así justificaron al pobre vice. Es interesante tener varias fuentes pero eso no justifica que el gobierno tenga un inmenso monopolio de comunicación como está sucediendo en Argentina o ¿acaso esperas que los medios oficiales investiguen los negociados de sus propios funcionarios?.

0
7
Luis Moreno
Feb 2013

El equilibrio se logra en las elecciones, esa es la base de gobierno, nos guste o no.

No es cuestión de que lado estas, sino quien maneja realmente la información y es muy fácil, mira los ratings; tanto de programas variados como informativos, los medios públicos están año luz. Si miras los titulares y el contenido de La Nación, Clarín y Perfil pareciera que es el mismo director de redacción.

Si mal no recuerdo hay funcionarios judiciales procesados por el tema que mencioné del allanamiento.

1
17
Luis Ferrera
Feb 2013

Si Luis y si miro los contenidos de C23, C5N, Tiempo Argentino, Página 12, Canal 9, Crónica, Telefé, Radio 10, Canal 7 (que por cierto la tv pública debería ser un espacio de todos sin importar como pensemos ya que la pagamos todos pero la usufructúa el gobierno con fútbol, automovilismo y programas propagandisticos que también pagamos todos aunque no veamos) y otros medios y programas relacionados directa o indirectamente con el gobierno, también tienen la misma línea editorial. Ganar las elecciones no te habilita a hacer lo que quieras, la otra mitad del pueblo no los votó y merecen respeto.

1
7
Luis Moreno
Feb 2013

Si nos podemos pasar días con posiciones altruistas sin fin. Y lamento que los Argentinos no podes ser imparciales y a veces extremistas. El gobierno argentino, soberbio y pedante; y tenes mucha razón con el círculo vicioso de políticos que van y vienen. Pero jamás, me voy a olvidar a la Ernestina de Noble, en la mesa de Junta Militar y en la final del `78 besando a Videla. Al gobierno que al final es una cuestión de votos se le puede tolerar (no perdonar) pero a Clarín NO.

1
17
Luis Ferrera
Feb 2013

Yo no le perdono nada a nadie, ni a una empresa ni a un gobierno y a este último menos que menos ya que fué elegido para representar al pueblo en su totalidad, a mi Clarín no me representa ni me interesa, a ellos si ya que fueron aliados, ¿lo sabías Luis?, la pauta oficial salva o unde medios, ¿te parece poco poder el del gobierno y sus medios?, ningún medio oficialista subsistiria sin pauta oficial o sea todos pagamos la propaganda gubernamental. Los paraguayos no distan mucho de nosotros, los últimos acontecimientos políticos parecen afirmarlo.

1
7
Luis Moreno
Feb 2013

Desde Canadá hasta Argentina, eso es universal, como crees que los gobiernos Europeos retienen información o obligan a cambiar frases o palabras. Por eso no hay que ir a los extremos Luis, lamentablemente en el mundo tenemos repúblicas representativas. Scar a un presidente, epropiar YPF , la Educación en Chile, la Farc en colombia, etc. (cada pais tiene su Cruz) tendría que hacerse por consulta, plebiscitos, etc, etc.; todos tenemos que decidir. Estamos cansados de tener ineptos en el congreso y no podemos expulsarlos. ESO ES REPÚBLICA!!!

0
77
Alejandro Arrojo
Feb 2013

Permiso. Luis, escribiste en un comentario: «...eso no justifica que el gobierno tenga un inmenso monopolio de comunicación como está sucediendo en Argentina..». Pregunto, ¿cuál es ese inmenso monopolio?

0
7
Luis Moreno
Feb 2013

Primero hay que preguntarse quien es el Estado, como esta formado. Si vos crees que el estado lo es, tenes alternativas democráticas para impedirlo como integrante de ese estado. Acaso no hubo oligopolio en Argentina con el papel prensa? y los medios fuera de ese grupo sufrieron por décadas todo tipo de atropello. Repito los extremo no sirven.

0
17
Luis Ferrera
Feb 2013

Alejandro, en mi tercer respuesta puse 9 medios pero en total directa e indirectamente son más de 50, no es tan dificil saber cuales son, podés avriguar. Luis, yo nunca hablé de estado, hablo de gobierno que son 2 cosas distintas, por eso dije que el canal estatal (7) no puede ser monopolizado por el gobierno y su burda propaganda. Hubo oligopolio con PP, este tema es muy largo para debatirlo por aquí y es correcto lo que hizo el gobierno pero no como lo hizo. El extremo es que hoy con la pauta oficial atropellan a mdios no adictos, tampoco sirve.

1
77
Alejandro Arrojo
Feb 2013

Luis, para que sea un monopolio tiene que ser la única opción, tiene que tener acaparado a todo el mercado o segmento de una población. Mientras haya otras opciones no es monopolio. Si hay otras, pero en una situación de desventaja absoluta, es Oligopolio. Al margen de que casi todas las empresas que mensionás son privadas, no del estado ni del gobierno, en todos los lugares dónde opera hay muchos otros medios y no con desventaja, todo lo contrario. El caso del grupo Clarín es Oligopolio en muchas provincias y ciudades del pais, y monopolio en otras, llegando a eso de manera mafiosa.

0
17
Luis Ferrera
Feb 2013

Alejandro, sé lo que es un monopolio y un oligopolio, simplemente usé el mismo termino despectivo que usa el gobierno con el ahora vapuleado grupo Clarín que puede serlo en algunas partes pero que hay opciones no me cabe la menor duda. Claro que los medios adictos son privados, vaya novedad, simplemente hay que ver quienes son los dueños y ver o escuchar sus noticias o programas. Si de mafias hablamos habría que revisar por ejemplo al Grupo Indalo de Cristobal López, aliado del gobierno con el cual hace pingües negocios, entre ellos el juego y los medios, acá no hay palomitas ¿no te parece?.

1
7
Luis Moreno
Feb 2013

Argentina es una lucha del campo contra la ciudad, el agro contra el industrial, Justicialistas contra conservadores, etc. Y Clarín a jugado en todas estas ligadas de un lado o del otro según sus necesidades económicas. Estoy totalmente en contra de la política interna del gobierno argentino, abusa del poder que le dio el pueblo. Ustedes no se imaginan el daño que ocasionan a Paraguay, Bolivia, Uruguay, Chile, etc la política exterior del gobierno argentino. Clarín a estado asociado al gobierno de facto, hizo grandes negocios con el menenismo, apoyo a de la Rua. Entonces???

0
Reply
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Muchas gracias por tu comentario, Gerardo. En efecto, concuerdo que no puede reducirse el rico universo del discurso a la tergiversación, y la discusión amplia es, desde luego, más que interesante. Aquí pretendí limitarme al análisis de ciertas prácticas extremas en la comunicación institucional que han abandonado los límites del buen sentido: si comunico el hecho de esta manera, ¿lograré mi objetivo institucional?

Por otra parte, darle un «giro» a la información presentada, ¿es siempre tergiversación? (Estoy consciente de que este debate puede irse directito a fenomenología, y otras yerbas.)

0
Reply
7
Gustavo Lorenzo
Feb 2013

Interesantísimo artículo. Gracias Francisco.

Me parece que, a veces, se sobredimensiona la capacidad de persuasión que tiene la televisión y se cree que el solo hecho de mostrar algo, es suficiente para que la gente lo crea sin cuestionamientos. Lamentablemente en la mayoría de los casos sucede así. Pero intuyo que, afortunadamente, la comunicación «interpersonal» que facilitan las redes sociales en particular e internet en general está minando, por ahora algo tímidamente, aquella capacidad.

Saludos.

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Gracias, Gustavo. Creo que incluso a veces se sobredimensiona la capacidad de la comunicación institucional para moldear los hechos. En estos casos, existen variables, como el proceso judicial, que estropean toda la estrategia. Estoy de acuerdo en que, como dices, las redes sociales están abriendo brechas en la capacidad de controlar todo el proceso de comunicación desde un sólo punto, lo que es muy saludable y exige una comunicación más transparente y profesional.

0
7
Gustavo Lorenzo
Feb 2013

Totalmente de acuerdo. Gracias. Saludos.

0
Reply
188
Victor Garcia
Feb 2013

No sin cierta dosis de estupor, leí atentamente la inteligente prosa. Mi estupor no es hijo de la anécdota narrada, que desde García Márquez reconocemos tan posible y tan propia de nuestras inefables personalidades latinas. La historia es interesante, el desenlace asombroso... Lo que sinceramente me descoloca es la débil conexión con los (¿aparentes?) intereses de este foro orientado al diseño. Por la manipulación en las comunicaciones, no es privativa de nuestra actividad profesional. Lo cuestionable pueden ser en todo caso los motivos y las intenciones. Los griegos aborrecían la hybris.

1
555
FOROALFA
Feb 2013

Desde hace varios años los temas centrales de FOROALFA son: comunicación, branding y diseño. Si predominan los textos para diseñadores es solamente porque hemos logrado llegar a ellos en primera instancia, pero la idea es que este sea un espacio de divulgación de reflexión de diferentes áreas profesionales, especialmente las más afines entre sí.

En el pasado se han publicado varios artículos sobre RRPP y comunicación política. Ojalá cada vez más autores, como Francisco elijan FOROALFA para difundir sus ideas, ayudándonos así a crecer en su área de especialización.

2
188
Victor Garcia
Feb 2013

Lo que se dice: una defensa institucional... y cerrada. ¿Foro político? Tiemblo.

1
0
Fernando Murrieta
Feb 2013

No quiero caer en debate acerca de los temas que debe manejar el Foro, pero si creo adecuado lo que el mísmo Foro dice.. debemos estar al pendiente de nuestras áreas afines, al fin, el diseñador se nutre de toda información, además es bueno para aquellos que pueden recrear el tema con gráfica. Agradezco a Francisco su reflexión!!

1
188
Victor Garcia
Feb 2013

Como muchos diseñadores –tal vez la gran mayoría– yo creía hasta ahora que este era un foro con foco en el diseño y ese era mi estímulo para participar. Ahora parece que el diseño es un tópico más dentro de un magazine. Por lo que a mí respecta. puede haber apartados dedicados a la cetrería, el haiku, la astronimía, la cocina molecular, y lo que se quiera –somos hijos de una educación ecléctica y permanente– pero si los temas se alejan tanto del diseño y rozan muy tangencialmente la comunicación, como el presente, debería haber un aviso, así nos ahorramos tiempo todos.

1
0
Gerardo Tovar
Feb 2013

No entiende qué es lo que hace temblar al Sr. García ¿ver al diseño junto a la política?, ¿es posible alguna práctica humana desvinculada de lo político?

Tampoco entiendo el concepto de discurso propuesto por el autor de la nota, aparentemente el discurso siempre sería tergiversador o manipulador, a juzgar por su ejemplo de la nota al pie nº 1.

Disiento con la visión de la comunicación como una mera herramienta orientada a satisfacer fines o intenciones de individuos, empresas o instituciones. Quizás sea más complejo el tema y amerite mayor precisión en los conceptos. Muy interesante artículo.

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Tengo en el horno un artículo buenísimo sobre cetrería: «El halcón moteado de los Pirineos...: ¿es, o se hace?». Pronto lo enviaré a publicación para comentarlo en el foro.

Respecto a esta humilde pieza, que busca discutir aspectos de comunicación institucional, creí que tenía más puntos en común con la «comunicación» que con la cocina molecular. Quizás no fui lo suficientemente claro.

1
7
Gustavo Lorenzo
Feb 2013

Perdón por la digresión... pero la verdad es que me reí con el título de tu próximo artículo... muy bueno!!!

0
188
Victor Garcia
Feb 2013

Un amigo, también diseñador, se dedica a la cría de palomas buchonas. Dudo que se interese en los halcones. Tampoco sería de provecho que redactara un artículo sobre su hobby, porque para hablar de comunicación, convendría que fueran palomas mensajeras

1
17
Luis Ferrera
Feb 2013

Coincido plenamente con Victor y no creo que esté temblando por una nota que relaciona a la política con la comunicación, si bien la políitica está en todo, el diseño y este artículo nada tienen que ver ( ah! si somos comunicadores...) y me recuerda al de Pierini y la inseguridad. Seguramente Francisco tu artículo sobre el halcón moteado tiene más relación con nuestra actividad que este, lo que no me queda claro es el ¿es, o se hace?, ¿quién, el halcón, Victor y los que no pensamos como vos, o vos?. Respuesta fuera de lugar que contradice la nota de comunicación y política...

1
1150
Luciano Cassisi
Feb 2013

Victor: entre tus artículos publicados en FA hay al menos dos que podrían recibir la misma crítica que hiciste aquí. Me refiero a «Reflexión y/vs./ó Tecnología» y al elogio a la atención al cliente de Playmobil (Toy Story…). Los dos están bastante alejados del diseño pero no por eso dejan de resultar interesantes para diseñadores. Incluso parecieran ser aún más interesantes para marketineros, relacionistas públicos, publicistas y comunicólogos (cerca del 15% de los usuarios de FA).

Este artículo en particular me resultó interesantísimo, ¡y eso que soy diseñador gráfico!

Gracias Francisco.

0
188
Victor Garcia
Feb 2013

Luciano, es muy injusto e inequitativo que «aparezcas» opinando como ForoAlfa y como usuario en la misma línea. Las críticas a mis artículos las deberías haber efectuado en ellos o haber rechazado su publicación. En todo caso, no es este el lugar. Este artículo alude a responsabilidades difusas de un supuesto profesional de la comunicación que hizo o dejó de hacer algo que no se entiende qué es ni cuando. El autor no lo aclara, en su extensa nota. Y responsabilizar al voleo es de Fuenteovejuna. Lamento que hagas de mi opinión un tema personal y que sólo te sea valorable lo que dice este autor.

1
1150
Luciano Cassisi
Feb 2013

FOROALFA es una voz institucional y no puede opinar, solamente dar información. Yo sí puedo opinar como cualquiera. Pero no critico tus artículos, sólo los confronto con «tu comentario». Al contrario yo elogio y valoro esos dos textos tuyos justamente por ser «de amplio espectro». Lamento que mi elogio represente para vos una crítica.

Si a vos te parece injusto que te elogien, imaginate lo que sentirá el autor a partir de tus comentarios.

Una propuesta: si podés, antes de escribir, tratá de ponerte en el lugar del otro. Pensá: ¿qué sentirías vos si te dijeran lo que estás por decir?

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

1. Evaluar la pertinencia o no del artículo en el foro no me compete. Creo, igual, que ya pasamos de esa fase a la crítica directa del contenido, lo que creo más rico.

2. El autor no es capaz de señalar un responsable, porque este tipo de decisiones no se transparenta al público. Si existiera un proceso judicial, muy probablemente lo sabríamos. En parte el artículo toca el punto: dónde está la autocrítica de la industria ante este tipo de hechos.

3. Lo que se hizo me parece muy claro: se optó por escenificar la detención, por sobre el proceso judicial que correspondía.

1
188
Victor Garcia
Feb 2013

Luciano, copio opinión de FA de hace un mes:

«Este espacio es para emitir opiniones sobre el artículo y no para discusiones estériles e improductivas. Cuanto más se escriba sobre cosas que no tienen relación con el texto, peor para todos (...)»

Luego, tus comentarios acerca de mis artículos, contradicen esa postura ideal.

No soy insensible al elogio, tal vez tengas una curiosa forma de elogiar.

Quizá debas considerar que tu condición de editor te debería inhibir de emitir opiniones pasibles de infkuír en terceros, por un principio de imparcialidad del medio, algo que se sugiere en el artículo.

0
1150
Luciano Cassisi
Feb 2013

Muy cierto Victor. Cuando tenés razón, tenés razón; hablemos sobre el artículo en lugar de perder el tiempo: ¿qué te pareció la respuesta de Francisco?, ¿aclara tus dudas sobre el texto?

0
188
Victor Garcia
Feb 2013

Gracias por reconocerlo.

Tu pregunta: Sinceramente, no.

No queda nada claro dónde se esconde ese ilusorio «spin doctor».

¿En la policía, que llamó a la prensa?

¿En la prensa, que asistió?

¿En la casa de gobierno?

¿En la justicia?

¿Existe?

El autor no sabe y pretende que esta barra bullanguera adivine.

¿Se pretende demonizar a la prensa?

Es fácil: basta agitar uno de los dos fantasmas icónicos: Clarín y 678.

¿Y dónde tratamos la comunicación?

¿Qué se analiza realmente aquí?

¿En qué nos «iluminará» profesiomnalmente tratar este culebrón político-jurídico-policial-mediático?

1
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Estimado Víctor:

1. Este tipo de actividades se planean en el equipo de comunicación de la dependencia en turno (en este caso, la AFI), y en muchos casos en coordinación con comunicación del Gobierno. Así funciona, quizás no lo sabías.

2. La prensa simplemente atendió a la convocatoria del Director de Comunicación de la dependencia. De todas maneras, son corresponsables, e hicieron una mínima autocrítica (lo menciono en el artículo).

3. No pretendo «iluminar» a nadie, simplemente poner sobre la mesa la manera en que se está sobredimensionando la eficacia de la comunicación institucional.

1
188
Victor Garcia
Feb 2013

Estimado Francisco,

Discrepo con atribuírle corresponsabilidad a la prensa.

La prensa suele ser para los políticos un terrirorio a conquistar, seducir o destruir, según sus necesidades. Y aquí parece haber ocurrido todo eso junto. Hubo un «caso» planetario Dominique Strauss-Kahn, pero también hubo un Watergate, un presidente alemán que debió renunciar (2012) y en Argentina hubo Kosteki-Santillán, cuyo esclarecimiento se debe a cronostas del vilipendiado Clarín. Todos méritos de la prensa libre.

Yo sería muy cuidadoso con sembrar sospechas difusas sobre un medio vital para la libertad.

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Te comento que yo no le atribuyo corresponsabilidad en una primera instancia... lo hizo el mismo canal de TV!!! Hubo un mea culpa del canal, aceptando que lo que presentaron como un hecho «real», en realidad fue un montaje de las autoridades... Así que,... no lo digo yo.

1
12
Mario Aburto Castellanos
Feb 2013

En el punto 2 discrepo Francisco: la prensa, según consta en el expediente (13 tomos con miles de páginas) del caso, es copartícipe: «—Los AFIs estaban formados en la puerta del rancho, esperando la indicación para entrar. Una voz de la producción, que venía desde la cabina, le decía a Pablo Reinah: «Todavía no, Pablo. Vamos a ir primero con una nota de deportes y luego vamos contigo». Pablo les dijo a los policías: «No se muevan. Vamos a meter una nota de deportes y luego seguimos nosotros». Se oyó la voz de un mando que les dijo: «Regresen, hagan la fila, yo les digo cuándo avancen»». ¡spin!

0
0
Francisco Rodríguez Daniel
Feb 2013

Al mencionar en el artículo que «algún periodista ya realizó su «tímido» mea culpa», creo que queda clara mi postura de que la prensa tiene su responsabilidad también. Mi comentario pretende dejarle claro a Víctor que el eje de esta pieza no es demonizar a la prensa. Intuyo que a Víctor se mueve a ese territorio por el debate actual «Cristina K-Clarín», que vive Argentina y que ejemplifica la discusión más arriba de Luis Ferreira. Tu cita funciona perfectamente para volver a enfocar la discusión (y la atención del amigo V.), a otros planos.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019