Fernando Weissmann

La trivialidad y sus requisitos

Cómo darse cuenta cuando a uno le toca diseñar un producto que es un verdadero «bodrio».

Hay productos u obras de Arquitectura malas y malísimas. Pero para llegar a ser un verdadero «bodrio de producto» —o un producto trivial—, no es esa única condición necesaria ni suficiente. 

Qué caracteriza a un producto trivial

Para poder decir que producto es una trivialidad, debe haber una intencionalidad clara de lograrlo por parte del autor. Sin ser una lista definitiva o excluyente, me permito proponer algunos puntos técnicos que podría ayudar a explicar el concepto de «producto bodrio» o «producto trivial».

El producto trivial...

  • Debe ser prescindible. Es decir que si no lo compras o no lo usas o te lo regalan, no sucederá nada extraordinario en tu vida.
  • Debe ser prácticamente inútil y fabricado con clara vocación comercial.
  • No debe responder a ningún criterio objetivo de necesidad.
  • Si bien podría responder a un criterio de innovación, no hay que engañarse: debe cumplir con alguno o con los tres requisitos anteriores.
  • Debe ser barato y adquirible por la mayoría de gente, aunque el comprador no sepa para qué sirve.
  • Debe lanzarse al mercado con una importante campaña de marketing y/o una campaña viral en las redes sociales.
  • Lo mejor de este producto, debe ser el envase. Color, gráfica, fotos, ventajas de tenerlo, etc.
  • El diseñador (cualquiera de nosotros) debe tener plena conciencia de su inutilidad y/o considerar este diseño como un gadget o un simple tema de supervivencia vital. Al recibir críticas, el diseñador debe comentar, sin ponerse colorado, «fue simplemente un pecadillo de juventud».
  • Lo más importante: debe esta fabricado preferentemente en China. Él debe enorgullecerse, comentando el éxito de llevar estas cosas a ese país en el que «todo es tan barato».

Algunas imágenes del espanto

Como ejemplos me vienen a la memoria los aparatos de gimnasia para abdominales, los cinturones vibradores y otros mucho. Empiezan el circuito en grandes almacenes o tiendas especializadas y luego terminan vendiendo los stocks en las teletiendas de la televisión en las madrugadas, o en los mercadillos, donde por millares los encontrarás ya manoseados, en góndolas polvorientas de los caminos recorridos.

Algo parecido pasa con los peladores de frutas o verduras, o exprimidores, y miles de objetos triviales sin patrón teórico, sin sustancia generadora, que en general y al cabo de muy poco tiempo, los encuentras como chatarra a un tercio de su valor en cualquier otro bazar. Y a veces con un indicador ya mugriento, en el que se lee «anunciado en televisión».

Un párrafo aparte merecen esos productos electrónicos cuya marca gráfica copia las primeras letras de otra conocida. Radios, antenas, DVDs, pilas y relojes que pasan a tener marcas tan atractivas como Panyonic, Sekio, Ekson, claras deformaciones ex profeso de las originales Panasonic, Seiko y Epson, para confundir al comprador que, creyendo se lleva un producto con respaldo, más tarde se dará cuenta que lo han timado. En algunos casos los vendedores cubrirán la estafa diciendo que es se trata de una segunda marca u otras tonterías parecidas.

Las imágenes hablan por si mismas:


«Coolgatte» simula ser Colgate. «PenesamiG» intenta parecerse a Panasonic.


«Heimekem» se parece mucho a «Heineken». «Sonia» pretende aprovechar la imagen de Sony. 

Es cierto que no hay tanto trabajo como para hacernos los exquisitos, menos aún en momentos de crisis económica, pero si nos toca irremediablemente hacer un bodrio de producto, al menos estemos conscientes de ello. No sea cosa que otro día tengamos un encargo serio y lo fastidiemos por no darnos cuenta.

Author
Fernando Weissmann Barcelona

Published on 14/06/2013

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/la-trivialidad-y-sus-requisitos) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

Related

Illustration:
Bruno Porto
Author:

Bruno Porto

Title:

Desatinos em nome do Branding

Synopsis:

Repleto de equívocos lamentáveis em forma e conteúdo, o artigo de Beto Lima erra rude ao denegrir a imagem de uma associação profissional.

Votes:
20
Followers:
30
Idioma:
PT
Illustration:
Fernando Navia Meyer
Author:

Fernando Navia Meyer

Title:

Huella de carbono del diseño gráfico

Synopsis:

La huella de carbono se define como la cantidad total de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero, asociados a un producto o servicio.

Translations:
Read in english
Votes:
32
Comments:
3
Followers:
88
Idioma:
ES
Illustration:
Pablo Álvarez
Author:

Pablo Álvarez

Title:

El ojo crítico del diseñador

Synopsis:

El profesional del diseño adquiere una capacidad de observación especial, a la que añade un factor crítico permanente.

Votes:
48
Comments:
12
Followers:
167
Idioma:
ES
FOROALFA ISSN 1851-5606 | Contactar | Publicidad | ©Luciano Cassisi 2005~2016