La teoría del diseño está más allá del oficio

La reflexión académica sobre diseño implica el manejo de unos saberes y el establecimiento de unos objetivos muy diferentes de los que necesita el diseñador para su tarea diaria.

Retrato de Carlos Carpintero Carlos Carpintero Buenos Aires Seguidores: 66

Opiniones:
74
Votos:
89
Compartir:

No es necesaria otra explicación crítica, detallada y compleja sobre el concepto «Diseño Gráfico». Por ello, porque no es necesaria ni tiene una utilidad concreta ni inmediata, me parece importante desarrollarla.

Este artículo es necesariamente breve. Pero merece una indagación más extensa, generosa, abundante en ejemplos y metáforas explicativas. Quedará para otra oportunidad. Puede resumirse en una de frase: el Diseño Gráfico en tanto oficio se constituye en el obrar, pero encuentra la justificación de su ingreso a la Academia como condición de posibilidad para la reflexión sobre lo que está más allá de las consecuencias inmediatas de ese obrar.

No se puede definir qué se entiende por Diseño Gráfico1 sin una diferenciación de dos actividades que coinciden bajo esa denominación. Diseño Gráfico, en principio, es el nombre de un oficio. Los oficios pueden aprenderse en un taller o una escuela de oficios, en los que prevalece el obrar, la factura, la realización. El maestro le enseña al discípulo. El discípulo repite lo aprendido, una, dos, mil veces. Así conoce el oficio.

Aprender un oficio entonces es similar a la concepción japonesa2 sobre el aprendizaje. Repetir para aprehender. No se conoce algo hasta que no ha sido aprehendido, hecho propio, a través de la repetición de una acción que parece infinita. No se trata de una repetición en la que necesariamente se comprende el fin3 de hacer una y otra vez lo mismo. En otras palabras, no es una repetición reflexiva, sino solamente un tipo de acontecimiento que permite aproximarse a otro acontecimiento, eso que la abstracción denomina un objeto.

Un oficio, entonces, deviene o es una consecuencia necesaria de una repetición no necesariamente reflexiva. Por ello, el saber vinculado a un oficio es intransferible. El Diseño Gráfico, en un aspecto entonces, es un oficio. Un saber, un dominio, un conjunto de conocimientos que se pueden aprender en su realización práctica. Se aprende a diseñar diseñando, como se aprende a dibujar dibujando, a ejecutar un instrumento musical con la práctica, a escribir se aprende escribiendo y a cocinar, cocinando4.

Pero el oficio de diseñar, como el oficio de dibujar, hacer vasijas, escribir o cocinar, no permite la revolución de sí mismo si no vuelve la mirada hacia la abstracción de lo que se realiza y lo realizado. La reflexión es la condición necesaria de la revolución5.

Este es otro aspecto del Diseño Gráfico: el de la reflexión. Como oficio, el Diseño Gráfico no necesita de la Academia. No hace falta entrar en una universidad para aprender a diseñar. Pero la reflexión sobre el Diseño no puede ser realizada desde el Diseño como oficio, porque los oficios son miopes en lo que se refiere a las consecuencias sociales extensas de su obrar. La mayoría de los diseñadores gráficos no reflexionan sobre Diseño. Entre otras cosas, porque no hace falta reflexionar sobre Diseño para diseñar. De hecho, de entre los mejores diseñadores gráficos que he conocido, ninguno reflexiona sobre Diseño.

Además, aunque quisieran, no podrían, porque no saben cómo. Si supieran cómo, no entenderían el por qué ni el para qué. No pueden reconocer tampoco el valor de la reflexión sobre Diseño cuando el azar o la obligación les impone cruzarse con ella. No la reconocen porque la reflexión no participa de su mundo de efectos-efectuados gracias a la sapiencia del oficio.

Se puede afirmar que hacer Diseño es, en cierta forma, teorizar sobre Diseño. Pero en ese caso, la teorización se limita a una dimensión instrumental. Como se dice habitualmente en el espacio de la doxa: se trata de una «teoría aplicable a la práctica». Esa es una de las formas de la teoría, la teoría «útil» para la resolución de problemas reales, concretos, puntuales. En este sentido, la teoría valorable sería aquella que puede legitimarse a sí misma a través de la mostración de «casos de éxito». La teoría como una herramienta, como una llave. La teoría que propongo es la que hace preguntas difíciles sin aplicación instrumental inmediata. La urgencia de lo cotidiano no es el espacio más productivo para la reflexión, para el volverse sobre sí. La medicina tiene otros espacios más allá de la sala de guardia de un hospital.

Para reflexionar sobre Diseño hay que ir a la universidad. En la universidad se aprenden saberes que no se aprenden en el taller del oficial, cosas que no sabe el artesano, que no le importan al diseñador en el día a día y que no lo harán diseñar mejor. Por ejemplo, la reflexión académica permite elaborar temas complejos como el Diseño en tanto agente de control social, como práctica significante, como participante de políticas públicas orientadas al desarrollo, el Diseño como espacio de lucha de significaciones, como arena de lidia de discursos hegemónicos y contradiscursos, como ente que visibiliza a otros entes, el Diseño como dominio de lo ideológico, etc. En la universidad se puede conocer y aprender sobre las posibilidades de subvertir órdenes y revolucionar el estado de las cosas, revolucionando el Diseño mismo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Preguntas

Ud. dice que no hace falta entrar a la universidad para aprender a diseñar; que no hace falta reflexionar sobre diseño para diseñar y que para reflexionar sobre diseño sí hay que ir a la universidad. De acuerdo con esto ¿sería entonces un error mantener las actuales carreras de diseño donde los estudiantes acuden mayoritariamente para aprender el oficio?

Yo no creo que los estudiantes acudan a la universidad para aprender el oficio. Primero, porque salvo escasas excepciones, quien ingresa para estudiar Diseño en la universidad a los 17 o 18 años no tiene idea sobre lo que significa diseñar. Mucho menos, lo que significa el oficio del diseño.

Pienso que los estudiantes que ingresan a la universidad tampoco saben qué es la universidad, qué significa socialmente, cuáles son (o deberían ser) sus roles, etc. Pero no tienen por qué saberlo, es algo que irán aprendiendo de a poco.

Por otra parte, efectivamente considero un desperdicio (cuando pensamos en la educación pública) que una carrera de Diseño a nivel universitario pueda darse el lujo de no vincular al estudiante con los grandes debates sobre el hacer que escapan a lo inmediato e instrumental. No solamente me parece perder una oportunidad importante de generar conciencia ciudadana y responsabilidad social, sino que me resulta moralmente condenable. ¡Carajo, alguien que sale de la universidad pública debería saber que se ha graduado para elaborar problemas y formular preguntas incómodas, y no apenas para resolver problemas y tener todas las respuestas! Cuando hablamos de la formación universitaria arancelada, a la que a veces concurren los hijos de las clases acomodadas para no incomodarse con la mugre de lo cotidiano, no me parece un error que lo teórico se limite a lo instrumental. Un excelente negocio en el que un cliente voluntariamente decide contratar servicios sin coerción de por medio nunca puede ser un error.

Es cierto que para reflexionar sobre diseño no hace falta dominar el oficio (a la manera de Roland Barthes que, sin ser modisto, hizo un agudo análisis sobre el sistema de la moda). Entonces ¿para el desarrollo de la reflexión sobre el diseño no sería más indicado incorporar su problemática a las carreras orientadas al análisis y estudio de los fenómenos comunicacionales, sociales y culturales?

Una cosa no quita la otra. Me parece importante, diría fundamental en el escenario actual, que un estudiante de Ciencias de la Comunicación o Sociología tenga mayor conocimiento sobre la especificidad del Diseño Gráfico. Así no confunde, por ejemplo, Diseño con Publicidad, ni trata de reducir uno de esos dominios en los términos de otro. Pero por los motivos que menciono en mi artículo, es importante que los diseñadores aprendan a jugar el juego de la academia. Que no es ni mejor ni peor que otros juegos del lenguaje. Algunos buenos profesionales del diseño a veces sufren malas experiencias por no comprender (o no acatar) las reglas del saber académico, que puede impresionar como una fortaleza basada en formalidades. Y no es así. La distancia entre la academia y el academicismo es la misma que existe entre la estética y el esteticismo.

¿Puede mencionar algún ejemplo conocido de revolución en el diseño, y cuál ha sido el aporte del pensamiento reflexivo en dicha revolución?

Tal vez vale una aclaración, para que el texto no quede como una vaga provocación. No hablo de revolución en el sentido de «cambio violento» en una disciplina sino en la definición más próxima a la usada en astronomía. Una revolución es el movimiento de un cuerpo a lo largo de una órbita completa, un movimiento que lo regresa al origen. Poder volver al origen, a las preguntas fundamentales, a los por qué, a las razones es lo que permite tomar un renovado impulso y avanzar.

Puedo mencionarle algunos cambios revolucionarios que en este momento estamos viviendo en lo que hace al diseño tipográfico, que es una de las áreas en las que mis conocimientos son menos precarios. Los latinoamericanos podemos hoy usar letras diseñadas por otros latinoamericanos. Esto es técnicamente posible desde hace escasos años. Posible, pero no suficiente. Desde el oficio, se pueden diseñar (aun con nuestra escasa tradición) tipos bellos y funcionales, como los que Ángel Koziupa y Alejandro Paul producen para la fundidora Sudtipos. Como disertante, como tipógrafo y como docente de posgrado en el taller de diseño tipográfico, Paul es una delicia.

Pero además de hacer buenas fuentes tipográficas, los estudiantes de una carrera de posgrado tienen que poder preguntarse sobre los sitios en donde meter la nariz como diseñador de tipos (ej: ¿puedo ayudar a que un niño sordomudo aprenda a leer con mayor facilidad?) pero también dónde no deberían meterse para no perjudicar. Por ejemplo, pensemos que desde una actitud bienintencionada y progresista, un diseñador puede considerar positivo desarrollar un alfabeto que represente fonemas característicos de lenguas de pueblos originarios que hasta el momento permanecen ágrafas.

Ahora bien: ¿cuáles son las potenciales consecuencias culturales de modificar los medios de registro del saber entre generaciones? El Diseño, desde el oficio, no puede responder estas preguntas. Y, por ejemplo, la antropología o la psicopedagogía no tomarán en cuenta ni remotamente los saberes del Diseño para construir hipótesis interpretativas.

Retrato de Carlos Carpintero Carlos Carpintero Buenos Aires Seguidores: 66

Opiniones:
74
Votos:
89
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Las explicaciones de diversos autores sobre la conveniencia o rigurosidad de denominar «Diseño de Comunicación Visual» a la disciplina que aquí llamo «Diseño Gráfico» no me parecen claras ni correctas. De todas maneras, como carrera universitaria en Argentina encontramos «Diseño Gráfico» (en la Universidad de Buenos Aires, Nacional de Misiones y Nacional de Cuyo), «Diseño en Comunicación Visual» (en la Universidad Nacional de La Plata), «Diseño y Comunicación Visual» (en la Universidad Nacional de Lanús), «Diseño Gráfico y Comunicación Visual» (en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales), por mencionar solamente unos ejemplos al azar.
  2. La referencia «orientalista» no tiene un espíritu new age. Durante mis estudios de posgrado en cultura visual japonesa, realizados en la Universidad Nacional de La Plata, he aprendido sobre esta interesante forma de considerar el sistema didáctico docente / conocimiento / estudiante, que reconoce influencias en el budismo.
  3. En el sentido filosófico de la palabra «fin», como sinónimo de fundamento, principio, razón.
  4. Esto, por supuesto, en nada anticipa ni garantiza las calidades resultantes de lo cocinado, lo dibujado, lo escrito ni la performance de lo diseñado.
  5. En el sentido de «movimiento transformador que vehiculiza un cambio de paradigma».
Código QR de acceso al artículo La teoría del diseño está más allá del oficio

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Carlos Carpintero

Más artículos de Carlos Carpintero

Título:
Sobre diseño, tipografía y discurso
Sinopsis:
Ante la pregunta «¿Constituye el Diseño Gráfico un género discursivo?» la respuesta es un categórico no.
Compartir:
Título:
El diseño gráfico como agente de control social
Sinopsis:
¿Cuáles son las consecuencias de pensar en nuestro obrar como un hacer multiplicador de voces ajenas?
Compartir:
Título:
Contra la univocidad de las marcas
Sinopsis:
Las marcas no transmiten ni reflejan una identidad. Participan en su constitución, proponiendo lecturas múltiples: refracción antes que reflejo.
Compartir:
Título:
La ciudadela
Sinopsis:
El discurso dominante del diseño gráfico no asimiló los conceptos de la semiótica y la lingüística, y se obstina en repetir pasivamente los dictados de los «gurús».
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Ibar Federico Anderson
10
Ibar Federico Anderson
Feb 2014

Si el OFICIO (praxis) es mas importante que la TEORIA. ¿A que se asiste a la Universidad? ¿Por que hay cada vez mas estudiantes de diseño en las facultades?

Soy Diseñador Industrial, egresado en 1999 de la Facultad de Bellas Artes (FBA), Universidad Nacional de La Plata (UNLP), República Argentina. Master en Estética (FBA-UNLP, 2008). Doctor en Arte (FBA-UNLP, 2014). Profesor del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD N° 17, 2003).

0
Responder
Retrato de Raúl Redondo
0
Raúl Redondo
Dic 2013

Este debate me recuerda al anarquismo por ejemplo de España a principios del siglo XX. Estaban los anarquistas de salón (M. Unamuno) y los anarquistas de trinchera (B. Durruti). Ambos perfiles se complementan. Mi conclusión es que es un error suponer que sin hacer se llega a conocer y viceversa.

0
Responder
Retrato de Kiaa Orihuela
0
Kiaa Orihuela
Jun 2012

Interesante ! siempre tuve eso en mente del diseño como profesión o como oficio por que antes solo habían institutos ahora hasta universidades que te prometen una carrera exitosa muchas gracias has aclarado algo en mi cabeza catastrófica :D o tal vez se movió nomas :D

0
Responder
Retrato de Jorge Espinoza
1
Jorge Espinoza
Ene 2012

Considerando lo propuesto por autores como Sheila Pontis o Luis Antonio Rivera Díaz, la Investigación en Diseño permite abstraer conceptos y reglas generales de la experiencia, y de esa manera, proponer métodos que mejoren la práctica proyectual.

La dicotomía entre teoría (investigación) y práctica puede ser superada si se considera que el diseño es una techné «[…] que se obtiene a partir de la experiencia, de la sistematización teórica de dicha experiencia y de la facultad de utilizar la teoría en la solución de un problema específico. […]»

cuando la investigación y la experiencia se com

0
Responder
Retrato de Mariana Pittaluga
18
Mariana Pittaluga
May 2011

DOS // no hace falta ser diseñador para hacer teoría del diseño (Barthes, Bonsiepe, Fernandez, Devalle, Arfuch, etc)

Ahora bien, cuánto más rico será para el diseño cuando nos hagamos cargo de la responsabilidad de ser graduados universitarios el día en que dejemos de ser exclusivamente un electrón autista analizado por otros y nos detengamos a observar. Como nos enseñó N. Bohr, con el sólo hecho de observar vamos a estar interviniendo en el cambio del objeto.

Post Data

En Wordreference sí existe la definición de la palabrita que andaban buscando.

0
Responder
Retrato de Juan Perez
0
Juan Perez
May 2011

cant. de caracteres (hecha la ley..)

0
Responder
Retrato de Mariana Pittaluga
18
Mariana Pittaluga
May 2011

UNO // Es cierto que la universidad es el ámbito que debería ser el propicio para desarrollar la reflexión crítica sobre el diseño. Sin embargo, también es cierto que se puede transitar exitosamente por ella sin la necesidad de desarrollar un pelo de capacidad crítica (cosa que se puede deducir gracias al gran aporte de algunas opiniones). Sin olvidar el eje principal de este artículo, con el cual concuerdo – la teoría del diseño está más allá de éste – del mismo modo que para hacer teoría del arte no es necesario ser artista ( Adorno, Benjamin, Francastel, Gombrich, Bourdieu, Berger, etc ...

0
Responder
Retrato de Javier Mix
0
Javier Mix
Feb 2011

Hola Carlos es un placer encontrarte acá, soy un lector de tus publicaciones y quiero aportar un comentario, vengo de los talleres, me instruyo de forma autodidacta, soy de la misma clase que vos 1974, estudie dib. y pintura de los 10 a 16años, y programador desde los 13 -18 años, a los 16 años empece a trabajar de taller en taller, pase de la acuarela al CS5, hoy tengo un taller digital. La urgencia le quita tiempo a lo importante, no es novedad, las empresas exigen velocidad,tenes que anticiparte, bandos enfrentados, filósofos del diseño, y diseñadores, lo importante es la obra no la persona

0
Responder
Retrato de Gerardo Sánchez
1
Gerardo Sánchez
Dic 2010

Es un tanto paradójico pensar al diseño gráfico como un oficio, en tanto aprender a diseñar diseñando. En cierta medida es verdad que sucede de esta manera...llevo algunos años estudiando en la FADU y si sé diseñar es porque me he puesto a diseñar, a trabajar y pensar con la cabeza puesta en cierto proyecto/tp de taller y he pasado por distintas etapas de evolución de un proyecto global. Sin embargo es necesario considerar que esto no garantiza el saber diseñar. Creo que sin desmerecer algun oficio en particular, el diseño como oficio exige y le permite a uno trabajar sobre aspectos reflexivos

0
Responder
Retrato de Diego Pimentel
2
Diego Pimentel
Dic 2010

Hola Jonathan, wikipedia te puede ayudar con muchas cosas, pero lo que no vas a encontrar es una definición: pelotudo.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Eddy Imeri
Autor:
Eddy Imeri
Título:
La marca, la publicidad y el branding
Sinopsis:
La respuesta al problema de diferenciar productos similares.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
47
Opiniones:
17
Seguidores:
8
Ilustración principal del artículo Tlahuitoltepec: diseño y arte de los pueblos originarios
Autor:
César Leal
Título:
Tlahuitoltepec: diseño y arte de los pueblos originarios
Sinopsis:
Los peligros que entraña la intromisión del diseño en el arte de los pueblos originarios.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
122
Opiniones:
49
Seguidores:
67
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Qué significa innovar en diseño?
Sinopsis:
La capacidad innovadora pareciera estar incorporada al ADN del diseño, aunque determinar en qué consiste la innovación en este terreno no resulta tan sencillo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
125
Opiniones:
143
Seguidores:
592
Retrato de Sheila Pontis
Autor:
Sheila Pontis
Título:
Para qué sirve investigar en diseño
Sinopsis:
La reflexión y la experiencia son actividades que pueden complementarse para potenciar y mejorar la práctica proyectual.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
163
Opiniones:
84
Seguidores:
102
Ilustración principal del artículo Ni diseño, ni industrial
Autor:
Jorge Montaña
Título:
Ni diseño, ni industrial
Sinopsis:
La apuesta por una nueva formación especulativa para Diseño Industrial tiene un efecto colateral no calculado: perdida de identidad y confusión en el mercado.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
55
Opiniones:
28
Seguidores:
221
Retrato de Vladimiro Cruz
Autor:
Vladimiro Cruz
Título:
Arquitectura a-lugar
Sinopsis:
El espacio arquitectónico expresa y registra las costumbres y hábitos de la sociedad que lo demanda.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
6
Opiniones:
2
Seguidores:
9

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril