La teoría del diseño está más allá del oficio

La reflexión académica sobre diseño implica el manejo de unos saberes y el establecimiento de unos objetivos muy diferentes de los que necesita el diseñador para su tarea diaria.

Carlos Carpintero Buenos Aires
Followers:
59
Comments:
74
Votes:
87
Compartir:

No es necesaria otra explicación crítica, detallada y compleja sobre el concepto «Diseño Gráfico». Por ello, porque no es necesaria ni tiene una utilidad concreta ni inmediata, me parece importante desarrollarla.

Este artículo es necesariamente breve. Pero merece una indagación más extensa, generosa, abundante en ejemplos y metáforas explicativas. Quedará para otra oportunidad. Puede resumirse en una de frase: el Diseño Gráfico en tanto oficio se constituye en el obrar, pero encuentra la justificación de su ingreso a la Academia como condición de posibilidad para la reflexión sobre lo que está más allá de las consecuencias inmediatas de ese obrar.

No se puede definir qué se entiende por Diseño Gráfico1 sin una diferenciación de dos actividades que coinciden bajo esa denominación. Diseño Gráfico, en principio, es el nombre de un oficio. Los oficios pueden aprenderse en un taller o una escuela de oficios, en los que prevalece el obrar, la factura, la realización. El maestro le enseña al discípulo. El discípulo repite lo aprendido, una, dos, mil veces. Así conoce el oficio.

Aprender un oficio entonces es similar a la concepción japonesa2 sobre el aprendizaje. Repetir para aprehender. No se conoce algo hasta que no ha sido aprehendido, hecho propio, a través de la repetición de una acción que parece infinita. No se trata de una repetición en la que necesariamente se comprende el fin3 de hacer una y otra vez lo mismo. En otras palabras, no es una repetición reflexiva, sino solamente un tipo de acontecimiento que permite aproximarse a otro acontecimiento, eso que la abstracción denomina un objeto.

Un oficio, entonces, deviene o es una consecuencia necesaria de una repetición no necesariamente reflexiva. Por ello, el saber vinculado a un oficio es intransferible. El Diseño Gráfico, en un aspecto entonces, es un oficio. Un saber, un dominio, un conjunto de conocimientos que se pueden aprender en su realización práctica. Se aprende a diseñar diseñando, como se aprende a dibujar dibujando, a ejecutar un instrumento musical con la práctica, a escribir se aprende escribiendo y a cocinar, cocinando4.

Pero el oficio de diseñar, como el oficio de dibujar, hacer vasijas, escribir o cocinar, no permite la revolución de sí mismo si no vuelve la mirada hacia la abstracción de lo que se realiza y lo realizado. La reflexión es la condición necesaria de la revolución5.

Este es otro aspecto del Diseño Gráfico: el de la reflexión. Como oficio, el Diseño Gráfico no necesita de la Academia. No hace falta entrar en una universidad para aprender a diseñar. Pero la reflexión sobre el Diseño no puede ser realizada desde el Diseño como oficio, porque los oficios son miopes en lo que se refiere a las consecuencias sociales extensas de su obrar. La mayoría de los diseñadores gráficos no reflexionan sobre Diseño. Entre otras cosas, porque no hace falta reflexionar sobre Diseño para diseñar. De hecho, de entre los mejores diseñadores gráficos que he conocido, ninguno reflexiona sobre Diseño.

Además, aunque quisieran, no podrían, porque no saben cómo. Si supieran cómo, no entenderían el por qué ni el para qué. No pueden reconocer tampoco el valor de la reflexión sobre Diseño cuando el azar o la obligación les impone cruzarse con ella. No la reconocen porque la reflexión no participa de su mundo de efectos-efectuados gracias a la sapiencia del oficio.

Se puede afirmar que hacer Diseño es, en cierta forma, teorizar sobre Diseño. Pero en ese caso, la teorización se limita a una dimensión instrumental. Como se dice habitualmente en el espacio de la doxa: se trata de una «teoría aplicable a la práctica». Esa es una de las formas de la teoría, la teoría «útil» para la resolución de problemas reales, concretos, puntuales. En este sentido, la teoría valorable sería aquella que puede legitimarse a sí misma a través de la mostración de «casos de éxito». La teoría como una herramienta, como una llave. La teoría que propongo es la que hace preguntas difíciles sin aplicación instrumental inmediata. La urgencia de lo cotidiano no es el espacio más productivo para la reflexión, para el volverse sobre sí. La medicina tiene otros espacios más allá de la sala de guardia de un hospital.

Para reflexionar sobre Diseño hay que ir a la universidad. En la universidad se aprenden saberes que no se aprenden en el taller del oficial, cosas que no sabe el artesano, que no le importan al diseñador en el día a día y que no lo harán diseñar mejor. Por ejemplo, la reflexión académica permite elaborar temas complejos como el Diseño en tanto agente de control social, como práctica significante, como participante de políticas públicas orientadas al desarrollo, el Diseño como espacio de lucha de significaciones, como arena de lidia de discursos hegemónicos y contradiscursos, como ente que visibiliza a otros entes, el Diseño como dominio de lo ideológico, etc. En la universidad se puede conocer y aprender sobre las posibilidades de subvertir órdenes y revolucionar el estado de las cosas, revolucionando el Diseño mismo.

Questions

Ud. dice que no hace falta entrar a la universidad para aprender a diseñar; que no hace falta reflexionar sobre diseño para diseñar y que para reflexionar sobre diseño sí hay que ir a la universidad. De acuerdo con esto ¿sería entonces un error mantener las actuales carreras de diseño donde los estudiantes acuden mayoritariamente para aprender el oficio?

Yo no creo que los estudiantes acudan a la universidad para aprender el oficio. Primero, porque salvo escasas excepciones, quien ingresa para estudiar Diseño en la universidad a los 17 o 18 años no tiene idea sobre lo que significa diseñar. Mucho menos, lo que significa el oficio del diseño.

Pienso que los estudiantes que ingresan a la universidad tampoco saben qué es la universidad, qué significa socialmente, cuáles son (o deberían ser) sus roles, etc. Pero no tienen por qué saberlo, es algo que irán aprendiendo de a poco.

Por otra parte, efectivamente considero un desperdicio (cuando pensamos en la educación pública) que una carrera de Diseño a nivel universitario pueda darse el lujo de no vincular al estudiante con los grandes debates sobre el hacer que escapan a lo inmediato e instrumental. No solamente me parece perder una oportunidad importante de generar conciencia ciudadana y responsabilidad social, sino que me resulta moralmente condenable. ¡Carajo, alguien que sale de la universidad pública debería saber que se ha graduado para elaborar problemas y formular preguntas incómodas, y no apenas para resolver problemas y tener todas las respuestas! Cuando hablamos de la formación universitaria arancelada, a la que a veces concurren los hijos de las clases acomodadas para no incomodarse con la mugre de lo cotidiano, no me parece un error que lo teórico se limite a lo instrumental. Un excelente negocio en el que un cliente voluntariamente decide contratar servicios sin coerción de por medio nunca puede ser un error.

Es cierto que para reflexionar sobre diseño no hace falta dominar el oficio (a la manera de Roland Barthes que, sin ser modisto, hizo un agudo análisis sobre el sistema de la moda). Entonces ¿para el desarrollo de la reflexión sobre el diseño no sería más indicado incorporar su problemática a las carreras orientadas al análisis y estudio de los fenómenos comunicacionales, sociales y culturales?

Una cosa no quita la otra. Me parece importante, diría fundamental en el escenario actual, que un estudiante de Ciencias de la Comunicación o Sociología tenga mayor conocimiento sobre la especificidad del Diseño Gráfico. Así no confunde, por ejemplo, Diseño con Publicidad, ni trata de reducir uno de esos dominios en los términos de otro. Pero por los motivos que menciono en mi artículo, es importante que los diseñadores aprendan a jugar el juego de la academia. Que no es ni mejor ni peor que otros juegos del lenguaje. Algunos buenos profesionales del diseño a veces sufren malas experiencias por no comprender (o no acatar) las reglas del saber académico, que puede impresionar como una fortaleza basada en formalidades. Y no es así. La distancia entre la academia y el academicismo es la misma que existe entre la estética y el esteticismo.

¿Puede mencionar algún ejemplo conocido de revolución en el diseño, y cuál ha sido el aporte del pensamiento reflexivo en dicha revolución?

Tal vez vale una aclaración, para que el texto no quede como una vaga provocación. No hablo de revolución en el sentido de «cambio violento» en una disciplina sino en la definición más próxima a la usada en astronomía. Una revolución es el movimiento de un cuerpo a lo largo de una órbita completa, un movimiento que lo regresa al origen. Poder volver al origen, a las preguntas fundamentales, a los por qué, a las razones es lo que permite tomar un renovado impulso y avanzar.

Puedo mencionarle algunos cambios revolucionarios que en este momento estamos viviendo en lo que hace al diseño tipográfico, que es una de las áreas en las que mis conocimientos son menos precarios. Los latinoamericanos podemos hoy usar letras diseñadas por otros latinoamericanos. Esto es técnicamente posible desde hace escasos años. Posible, pero no suficiente. Desde el oficio, se pueden diseñar (aun con nuestra escasa tradición) tipos bellos y funcionales, como los que Ángel Koziupa y Alejandro Paul producen para la fundidora Sudtipos. Como disertante, como tipógrafo y como docente de posgrado en el taller de diseño tipográfico, Paul es una delicia.

Pero además de hacer buenas fuentes tipográficas, los estudiantes de una carrera de posgrado tienen que poder preguntarse sobre los sitios en donde meter la nariz como diseñador de tipos (ej: ¿puedo ayudar a que un niño sordomudo aprenda a leer con mayor facilidad?) pero también dónde no deberían meterse para no perjudicar. Por ejemplo, pensemos que desde una actitud bienintencionada y progresista, un diseñador puede considerar positivo desarrollar un alfabeto que represente fonemas característicos de lenguas de pueblos originarios que hasta el momento permanecen ágrafas.

Ahora bien: ¿cuáles son las potenciales consecuencias culturales de modificar los medios de registro del saber entre generaciones? El Diseño, desde el oficio, no puede responder estas preguntas. Y, por ejemplo, la antropología o la psicopedagogía no tomarán en cuenta ni remotamente los saberes del Diseño para construir hipótesis interpretativas.

Followers:
59
Comments:
74
Votes:
87
Compartir:

74 Comments

Comment
  1. Las explicaciones de diversos autores sobre la conveniencia o rigurosidad de denominar «Diseño de Comunicación Visual» a la disciplina que aquí llamo «Diseño Gráfico» no me parecen claras ni correctas. De todas maneras, como carrera universitaria en Argentina encontramos «Diseño Gráfico» (en la Universidad de Buenos Aires, Nacional de Misiones y Nacional de Cuyo), «Diseño en Comunicación Visual» (en la Universidad Nacional de La Plata), «Diseño y Comunicación Visual» (en la Universidad Nacional de Lanús), «Diseño Gráfico y Comunicación Visual» (en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales), por mencionar solamente unos ejemplos al azar.
  2. La referencia «orientalista» no tiene un espíritu new age. Durante mis estudios de posgrado en cultura visual japonesa, realizados en la Universidad Nacional de La Plata, he aprendido sobre esta interesante forma de considerar el sistema didáctico docente / conocimiento / estudiante, que reconoce influencias en el budismo.
  3. En el sentido filosófico de la palabra «fin», como sinónimo de fundamento, principio, razón.
  4. Esto, por supuesto, en nada anticipa ni garantiza las calidades resultantes de lo cocinado, lo dibujado, lo escrito ni la performance de lo diseñado.
  5. En el sentido de «movimiento transformador que vehiculiza un cambio de paradigma».

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 24/11/2010.

Carlos Carpintero

More articles by Carlos Carpintero in Spanish

Idioma:
ES
Title:

El diseño gráfico como agente de control social

Synopsis:

¿Cuáles son las consecuencias de pensar en nuestro obrar como un hacer multiplicador de voces ajenas?

Share:
Idioma:
ES
Title:

Sobre diseño, tipografía y discurso

Synopsis:

Ante la pregunta «¿Constituye el Diseño Gráfico un género discursivo?» la respuesta es un categórico no.

Share:
Idioma:
ES
Title:

La ciudadela

Synopsis:

El discurso dominante del diseño gráfico no asimiló los conceptos de la semiótica y la lingüística, y se obstina en repetir pasivamente los dictados de los "gurús."

Share:
Idioma:
ES
Title:

Contra la univocidad de las marcas

Synopsis:

Las marcas no transmiten ni reflejan una identidad. Participan en su constitución, proponiendo lecturas múltiples: refracción antes que reflejo.

Share:

You may be interested

Norberto Chaves
Idioma:
ES
Author:

Norberto Chaves

Title:

¡Con mi diseño no te metas!

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
240
Comments:
107
Followers:
3029
Diego Otero
Idioma:
ES
Author:

Diego Otero

Title:

Apuntes sobre el origen de la forma

Share:
Interactions:
Votes:
8
Followers:
13
Milton Glaser
Idioma:
ES
Author:

Milton Glaser

Title:

Ambigüedad y verdad

Share:
Interactions:
Votes:
67
Comments:
9
Followers:
539
Rutilio García Pereyra
Idioma:
PT
Author:

Rutilio García Pereyra

Title:

O diálogo do Design com outras teorias do conhecimento

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
1
Followers:
9
Beto Lima
Idioma:
PT
Author:

Beto Lima

Title:

Olhares gráficos: design, conceito e identidade visual

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
11
Comments:
3
Followers:
13
Kevin Murray
Author:

Kevin Murray

Title:

What is Southern design?

Share:
Interactions:
Votes:
3
Comments:
2
Followers:
4
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

10
Ibar Federico Anderson
Feb 2014

Si el OFICIO (praxis) es mas importante que la TEORIA. ¿A que se asiste a la Universidad? ¿Por que hay cada vez mas estudiantes de diseño en las facultades?

Soy Diseñador Industrial, egresado en 1999 de la Facultad de Bellas Artes (FBA), Universidad Nacional de La Plata (UNLP), República Argentina. Master en Estética (FBA-UNLP, 2008). Doctor en Arte (FBA-UNLP, 2014). Profesor del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD N° 17, 2003).

0
Reply
0
Saiva Raulinga
Dec 2013

Este debate me recuerda al anarquismo por ejemplo de España a principios del siglo XX. Estaban los anarquistas de salón (M. Unamuno) y los anarquistas de trinchera (B. Durruti). Ambos perfiles se complementan. Mi conclusión es que es un error suponer que sin hacer se llega a conocer y viceversa.

0
Reply
0
Kiaa Orihuela
Jun 2012

Interesante ! siempre tuve eso en mente del diseño como profesión o como oficio por que antes solo habían institutos ahora hasta universidades que te prometen una carrera exitosa muchas gracias has aclarado algo en mi cabeza catastrófica :D o tal vez se movió nomas :D

0
Reply
1
Jorge Espinoza
Jan 2012

Considerando lo propuesto por autores como Sheila Pontis o Luis Antonio Rivera Díaz, la Investigación en Diseño permite abstraer conceptos y reglas generales de la experiencia, y de esa manera, proponer métodos que mejoren la práctica proyectual.

La dicotomía entre teoría (investigación) y práctica puede ser superada si se considera que el diseño es una techné «[…] que se obtiene a partir de la experiencia, de la sistematización teórica de dicha experiencia y de la facultad de utilizar la teoría en la solución de un problema específico. […]»

cuando la investigación y la experiencia se com

0
Reply
0
Mariana Pittaluga
May 2011

DOS // no hace falta ser diseñador para hacer teoría del diseño (Barthes, Bonsiepe, Fernandez, Devalle, Arfuch, etc)

Ahora bien, cuánto más rico será para el diseño cuando nos hagamos cargo de la responsabilidad de ser graduados universitarios el día en que dejemos de ser exclusivamente un electrón autista analizado por otros y nos detengamos a observar. Como nos enseñó N. Bohr, con el sólo hecho de observar vamos a estar interviniendo en el cambio del objeto.

Post Data

En Wordreference sí existe la definición de la palabrita que andaban buscando.

0
Reply
0
Juan Perez
May 2011

cant. de caracteres (hecha la ley..)

0
Reply
0
Mariana Pittaluga
May 2011

UNO // Es cierto que la universidad es el ámbito que debería ser el propicio para desarrollar la reflexión crítica sobre el diseño. Sin embargo, también es cierto que se puede transitar exitosamente por ella sin la necesidad de desarrollar un pelo de capacidad crítica (cosa que se puede deducir gracias al gran aporte de algunas opiniones). Sin olvidar el eje principal de este artículo, con el cual concuerdo – la teoría del diseño está más allá de éste – del mismo modo que para hacer teoría del arte no es necesario ser artista ( Adorno, Benjamin, Francastel, Gombrich, Bourdieu, Berger, etc ...

0
Reply
0
Javier Mix
Feb 2011

Hola Carlos es un placer encontrarte acá, soy un lector de tus publicaciones y quiero aportar un comentario, vengo de los talleres, me instruyo de forma autodidacta, soy de la misma clase que vos 1974, estudie dib. y pintura de los 10 a 16años, y programador desde los 13 -18 años, a los 16 años empece a trabajar de taller en taller, pase de la acuarela al CS5, hoy tengo un taller digital. La urgencia le quita tiempo a lo importante, no es novedad, las empresas exigen velocidad,tenes que anticiparte, bandos enfrentados, filósofos del diseño, y diseñadores, lo importante es la obra no la persona

0
Reply
1
Gerardo Sánchez
Dec 2010

Es un tanto paradójico pensar al diseño gráfico como un oficio, en tanto aprender a diseñar diseñando. En cierta medida es verdad que sucede de esta manera...llevo algunos años estudiando en la FADU y si sé diseñar es porque me he puesto a diseñar, a trabajar y pensar con la cabeza puesta en cierto proyecto/tp de taller y he pasado por distintas etapas de evolución de un proyecto global. Sin embargo es necesario considerar que esto no garantiza el saber diseñar. Creo que sin desmerecer algun oficio en particular, el diseño como oficio exige y le permite a uno trabajar sobre aspectos reflexivos

0
Reply
2
Diego Pimentel
Dec 2010

Hola Jonathan, wikipedia te puede ayudar con muchas cosas, pero lo que no vas a encontrar es una definición: pelotudo.

1
Reply
59
Carlos Carpintero
Dec 2010

Gracias Diego, espero que tus cosas se encuentren bien. Siempre recuerdo aquel viaje a Misiones con Julito Ferro, Flavio de Grafikar y los pibes de Crann. Qué divertido. El año pasado fui un par de veces por allá, para una conferencia y un posgrado en Oberá, en la Facultad de Artes de la UNaM. Con seguridad este año nos cruzaremos por el 4º piso de FADU, voy seguido por el tema de la carrera de tipografía. Abrazo.

0
Reply
8
Jonathan Pedraza
Dec 2010

Sr. Carpintero, he destruido su credibilidad (y la de su noviecita), exhibiéndolo como el farsante que es ante sus lectores y «supuestos» estudiantes. Y lo único que pudo contestar después de dos días, es un monton de mariconerías propias de un niño con retraso mental, tsk.

¿En verdad es esto el maximo de su ingenio? Esperaba más de un «escritor y conferencista con 15 años de trayectoria».

Ojalá disfrute siendo el hazmereír de toda la comunidad de diseñadores hispanoparlantes.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Dec 2010

Lo siento, ya no te quiero Jonathan Pedraza. Te advertí que no te enamores, pero no me hiciste caso. Y ahora me vienes con berrinches y rancheras tristes. Olvídame, que el olvido duele más que el odio.

2
Reply
8
Jonathan Pedraza
Dec 2010

Querido Sr. «investigador» Pimentel ¿Acaso un logotipo = un teorotipo = un epistemotipo = un estereotipo = una zebra = el color blanco = @ = 69?

El hecho de que su definición de epistemología provenga de wikipedia y que no haya «reflexionado» sobre el significado de la palabra logos me hace pensar que tal vez lo más conveniente para usted sería regresar a la escuela primaria.

Sinceramente espero que tanto usted como el Sr. Carpintero sean profesores de manualidades en algun jardin de niños, porque el solo pensar que hay gente como Uds. impartiendo cátedra a nivel universitario es aterrador.

0
Reply
2
Diego Pimentel
Dec 2010

Carlos, espectacular reflexión. Es importante el hacer, cuando no sólo implica producir imágenes en el entorno visible. El hacer también es el reflexionar. Lo interesante es cuando hay gente que puede hacer imágenes y reflexionar sobre las mismas, con éxito y sin ser pretencioso.

Estimado Jonathan, episteme = conocimiento, logos = teoría.

0
Reply
8
Jonathan Pedraza
Dec 2010

¿Quieres hablar de epistemología cuando aún tienes problemas para entender lo que episteme significa?

Dejame darte una pista, episteme != teoría.

0
Reply
24
Pier Alessi
Dec 2010

Que no nos domine el pánico, sin alboroto. Un oficio sin teoría (sin reflexión) es actuar por inercia y reflexionar divorciado del oficio es como hablar al viento. En cuanto al término «revolución», es bueno reflexionar en los orígenes para mejorar el presente y no retroceder, es decir, no confundir el sentido de ser de las cosas con fundamentalismo sin olvidar que si el pensamiento cambia (para mejorar) es porque evoluciona, por eso revolución sin evolución hace que cualquier oficio tarde o temprano lo haga un robot o un neófito con PC.

0
Reply
1
Facundo Gutierrez
Dec 2010

Me aflijen varias cosas...

Creo, Carlos, que hay que desmitificar un poco el concepto ese que tenes de «La Universidad».

La universidad no genera pensamientos. Es un modo de acercarse a él. Definitivamente NO el único, y dudosamente el mejor. Arrastramos un modo de enseñanza que lleva ya varios siglos y viendo un poco los resultados -a nivel sociedad- deveríamos empezar a preguntarnos: ¿es el mejor?.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Dec 2010

Me aflije la insistencia de ciertas consideraciones instrumentales sobre la teoría. Parece que, más allá de los años y la insistencia, algunas ideas no sedimentan.

0
Reply
1
Gerardo Sánchez
Dec 2010

Muy interesante Carlos. A mi la formación académica en la UBA me esta ayudando a pensar antes de actuar, planificar, tener ciertos objetivos a los cuales llegar. No tengo desinterés por algunos parámetros de lo que comúnmente esta establecido como bello, armónico, me pasa que cuando algo esta fundamentado empieza a tornarse si se quiere «bello» y profundo. No desprestigio si alguien diseña un afiche (por nombrar algo) morfologica y tipograficamente «hermoso», un primer acercamiento me atrae por el impacto que me llevo a detener mi mirada, pero siempre quiero saber que mas tiene para decir

0
Reply
0
Ivan Felipe Moreno
Dec 2010

salir de la universidad en mi pais te ayuda o sirve para poder que una empresa te contrate, pero lo que no comparto de la academia es querer calificar por los conocimientos teoricos que uno adquiere, conocimientos que a la larga estando en la practica algunas de esas teorias no se aplican; por el contrario me parece que ademas de conocer las teorias, la universidad deberia tener mas en cuenta si el profesional en la practica cumple con los objetivos propuestos, a las empresas no les importa cuanta teorias sabes sino cuan bueno eres tu diseñando,si no para que te exigen un portafolio.

0
Reply
0
Ana
Dec 2010

Estudiar en una universidad ayuda abrir horizontes y a reflexionar sobre lo que hacemos, sin embargo el hecho de estar en una universidad no lo asegura, es necesario hacer el ejercicio de pensar

y analizar.

He observado que existen personas conscientes de lo que están creando sin la necesidad de haber estudiado y reflexionado mucho sobre el tema. Al igual que conozco personas que han estudiado y que sus diseños nos son conscientes, lo que quiero decir con esto es que es cuestión de cada persona, no de el soporte que te puede dar una institución.

1
Reply
0
Luz Vanegas
Dec 2010

Me parece muy acertado tu artículo, ya que he escuchado de una persona cercana algunas palabras similares que comparten tu opinion. Es muy bueno entender nuestras profesiones no solo como oficios, que dan resultados físicos, si no como disciplinas del arte que dan espacio hacia la reflexión.

0
Reply
0
Fer
Dec 2010

Creo que las Universidades se encuentran frente a un gran reto para mantener su aulas como un espacio de reflexión y no solo de enseñanza. Creo en el diseño con sustento detrás y que en nuestras manos tenemos una herramienta de cambio con la cual podemos contribuir a hacer una diferencia en el mundo si la manejamos de forma correcta.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Dec 2010

Com. 48, Christian: creo que tenés que leer, efectivamente, con más atención. No hay consideraciones sobre el arte en mi artículo, menos aun que el diseño, como el arte, se aprenden por repetición.

Por otra parte, un comentario general. Obviamente, los diseñadores gráficos que no han pasado por los claustros piensan, critican, reelaboran, ponen en cuestión... de otra manera, mi artículo sería insultante! Lo que digo es que en la universidad se aprende, construye y desarrolla otro tipo de reflexión, lo que Guillermo Brea refiere como diferencia entre doxa y episteme.

0
Reply
0
Ana Pfefferkorn
Dec 2010

Como estudiante de Diseño Gráfico veo que la carrera en la UBA tiene mucho de «diseñar diseñando» y poco «reflexionar reflexionando» y que poco se entiende de esta posibilidad que da la universidad: la revolución, el replanteo, la reformulación. No es raro encontrar compañeros sufriendo Comunicación, Historia, Medios Expresivos o Tecnología, rechazando Sociología, Heurística y Psicología, o Filosofía. Entonces hay algo que no funciona. ¿Cómo entender que diseñamos para el ser humano si ni siquiera nos preguntamos qué hace al ser humano ser lo que es? Hay mucho para pensar, poca gente pensando.

0
Reply
0
Christian Dario Megrá
Dec 2010

Yo tengo una consulta Carlos, (quizas causada por leer esto por arriba en el trabajo y no darle el tiempo que merece) pero vos decis que el diseño al igual que el arte se aprende por repeticion. Yo personalmente creo que asi se aprenden metodos y tecnicas, pero rara vez se llegaria a la genialidad o la verdadera profesion. De base donde quedaria la creatividad, la capacidad de ser original y crear cosas nuevas? no es que eso se genera al romper con los esquemas? al informarse y -muchas veces- romper con la tradicion? (Y ojo, menciono esto sabiendo que ser original no es el fin del diseño)

0
Reply
0
Roselino López Ruiz
Dec 2010

la capacidad para teorizar sobre diseño, como sobre cualquier otro oficio, la da el conocimiento, el saber lo necesario sobre una materia. Pero ese saber no se adquiere necesariamente en la universidad, incluso es a veces el peor sitio para ello, sino en el día a día del trabajo, en el interés de cada cual por su oficio, en la pasión que pongamos sin que influya el tener un título académico o no.

0
Reply
1
Antonio Quintero
Nov 2010

Este artesano de la carpintería (en las letras y la tinta tramposa) si es respondón, con tanto conocimiento y no le gusta otra opinión, tan válida como las tablas que sostienen el estante donde colocas tu envase. Siendo yo un artesano de la comunicación gráfica, habiendo elaborado diseños en papel (producto que está más allá de la madera) que he doblado manoceado y compaginado ese papel en mensajes que llevan al usuario a un momento que tanto yo como ellos esperan desde la primera hasta la última página que será la 600, cuando termina el tema de la carpintería en mi oficio habitual: las letras

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Estimado Alfredo, comentario 44: te remito al comentario 37.

Elsebra querido, coment 43: y si... soy un diseñador que escribe, entonces el texto está diseñado. Tiene «trampas de tinta», y no hablo de tipografía.

Luis Angel y Antonio (42 y 40): che, gracias por los consejos, pero mejor si le dejan diseñar la vida de Carpintero a Carpintero, que después de todo es el dueño del envase. :)

Gracias a todos.

0
Reply
5
Alfredo Texis Michicol
Nov 2010

Me parece muy interesante, pero creo que todo se trata y esta alrededor del sentido común, el cual es indispensablemente prioritario desarrollarlo para trabajar en cualquier ámbito del diseño…. Saludos cordiales.

0
Reply
8
Sergio Fidel Braguinsky Carrera
Nov 2010

Coincido Carpintero. Apuesto a que este texto da cuenta de algo íntimo: el divorcio entre la práctica y la teoría. Más allá de eso, entiendo que nuevamente habrá colegas que caerán en la trampa y se disgustarán por el hecho de que que tildes de ʼoficioʼ lo que muchas veces se pretende pomposamente como ʼprofesiónʼ. Vos provocás y sabés cómo hacerlo. También usás el lenguaje con habilidad para conseguir lecturas, a priori y deliberadamente, desenfocadas (¿quién usa el término ʼrevoluciónʼ en su acepción astronómica?) para luego jugar a resolver el acertijo de qué quisiste decir en realidad.

0
Reply
1
Antonio Quintero
Nov 2010

estoy de acuerdo con luis angel, deja fluir tu oficio cual saeta que surca los cielos para llevar el amor que le pones a todas tus ideas que repetidamente elaboras apenas combinando pinceles o brochas pero que con el conocimiento adquirido de tu maestro ( zen-sei ) en sus talleres y no en el aula donde las teorías nos llenan de dudas y preguntas tan absurdas como ¿dónde está la teoría? Esta más allá? está más acá? Por eso, deja fluir tu oficio y del ejercicio pertinaz lograrás la respuesta a todas tus dudas y la verdad está en ti, si miras al diseño como un espíritu que aparece cada 600 horas

0
Reply
0
Lucrecia Viano
Nov 2010

El diseño sin teoría es un concepto que me parece inadmisible, diseñar por el solo hecho de hacerlo y con una sola justificación «la estética», me parece más del área de las artes que de la disciplina intrincada y compleja que significa diseñar, el diseño conlleva el conocimiento de muchas de otras disciplinas, considero que se puede ser un gran manipulador de la forma, pero si la solución no es la más apta, no tiene sentido

0
Reply
0
Luis Angel Rodriguez
Nov 2010

Yo siento mucha pena x muchas cosas leidas aqui, solo m gustaria decirte q creo tienes mucho conocimiento y poca practica, tu intelecto t esta jugando una mala pasada, tediria q te apasionaras + en la realización y menos en el raciocinio, quiza encontraras + ese sabor d llevar un OFICO al limite y encontrar eso q hace diferente a esta forma de vida de otras, por q la mayoria de las cosas q dices podrias aplicarlas de igual forma a cualquier profesión... Recuerda latecnica la puedes aprender pero la creatividad base del diseñar se trae en el alma y el dar 1 mensage claro la diferencia d ARTE

0
Reply
1
Julio Rojas
Nov 2010

Gracias, contactaré contigo por e-mail.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Lo bueno de tener amigos grandes como Guille Brea es que dicen de manera simple, rigurosa y contundente lo que yo tardaría varias páginas en explicar de manera oscura, barroca y ambigua. Además, la foto de su perfil de Foro Alfa no es tan mala como la mía.

Alguien tenía que decirlo: qué malas son casi todas las fotos de nuestros perfiles en este espacio. Parece que lo hiciéramos a propósito. O tal vez cabe una lectura psicoanalítica.

1
Reply
173
Guillermo Brea
Nov 2010

Estimado Fernando (com. 35). El sentido común (muy útil por cierto para operar en la cotidianeidad) se asimila con la doxa. La episteme, por el contrario, es decir el verdadero conocimiento científico, es otra cosa. A simple vista, el sentido común indica que la tierra es plana y que lo que se mueve es el sol. Como bien señala Gastón Bachelard, la evolución en el conocimiento se construye CONTRA el sentido común.

1
Reply
1
Antonio Quintero
Nov 2010

El Diseñador Filósofo es miembro Honorario y Distinguido de nuestra logia elemental de artesanos graduados y funcionales, que hemos utilizado el yellow cyan magenta y black, por «generaciones» y «revoluciones», bajo su mirada cuestionadora de propuestas repetidas de circulos cuadrados y figuras básicas combinadas, que sólo llegan a representar lo solicitado por nuestros clientes carentes de las destrezas propias del oficio. Sin preguntarnos jamás acerca de la realidad de nuestro acontecer seguimos utilizando las Mac y los PC, los Megas y Gygas en documentos cargados de trabajo de 600 horas o +

0
Reply
0
Fernando Mansilla
Nov 2010

Siento un poco de contradicción al escuchar que el diseño gráfico es un oficio ( podemo shablar mucho sobre ello, yo creo que es algo parecido), lo que no comparto es el hecho de que el sentido común no es sinónimo de lógica, estamos hablando de oficios, cuando estos tienen mucho mas de sentido común y lógica que las profesiones más pensadas, o pensar es otra cosa?, aunque claro, mejor es no hacerlo.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Estimado Julio, comentario 24 y 33: me encantaría poder responder todas y cada una de las opiniones aquí volcadas, pero cada vez que hago un post debo esperar a que alguien más haga otro aporte para volver a escribir y solo dispongo de pocos caracteres. Entiendo que su aporte se encuentra alineado con otros como el de Rodolfo Fernández Álvarez. Para una aproximación al tema, le puedo sugerir el libro de Verónica Devalle «La Travesía de la Forma», en el que se elaboran los conceptos de teoría práctica vs. teorías / prácticas. O lo invito a contactarme via e-mail: ccarpintero@gmail.com Abrazo

0
Reply
1
Julio Rojas
Nov 2010

Ricardo Colombano querido, vos sabés que el primero de esos pocos maestros que me dio la universidad, sos vos. ¡Un fuerte abrazo! y los que leen, disculpen estos virtuales abrazos tal vez fuera de lugar. Espero sepan comprender el cariño por la profesión y por los que nos enseñaron (ayer, a mí, hoy enseñan a otros) a aprenderla. Quedo a la espera de la respuesta del autor del artículo a mis preguntas. Y aprovecho Ricardo, para discutirte como siempre, no sea cosa de perder la tradición. A mí, ese contacto con los claustros, que agradezco, no me ha sido suficiente :)

0
Reply
0
Ricardo Colombano
Nov 2010

Gran amigo y colega Julio Rojas...que viva!!!!!!. Mirá donde nos venimos a encontrar.

No aclarás en tu nota que vos tenés 2 o 3 años de cursada en la de Cuyo y a mi modesto entender ese contacto con los claustros creo que ha sido más que suficiente para convertirte en el excelente diseñador que sos, además de tu larga trayectoria como profesional. Y me consta que sos de los que más cuestiona el quehacer del diseño, dese una perspectiva propositiva.

¡¡¡¡Un gran abrazo hermano!!!!!!

0
Reply
0
Fabian Ruiz
Nov 2010

Muy interesante el articulo, ademas que toca fibras sensibles de la identidad del diseño frente a otras disciplinas. Pienso que el diseño es una disciplina de caracter proyectual, por lo tanto el diseñador intrinsicamente debe analizar, describir, predecir, proponer, evaluar, comparar etc; informacion que despues traducira en diseño, es decir el conjuto de carcteristicas y atributos que dan respuesta a un fin en especifico. En este caso si es significativa la formación academia. la academia no hace que se haga un mejor diseño, pero si que se refelxione durante el proceso para cada vez mejora

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Comentario 28, estimado Bernardo: el denominado sentido común no es sinónimo de lógica, es el sentido que ideológicamente resulta de la hegemonía del más fuerte. No es algo que el sujeto desarrolla, sino que es algo que poderosos agentes sociales imponen.

0
Reply
80
Rodolfo Álvarez
Nov 2010

No por mucho reflexionar se diseña, como puede hablar de gastroenterología un cocinero si no estudió medicina. El hecho que su profesión se relacione con el estómago de los demás no lo habilita para reflexionar sobre asuntos médicos. Solo la práxis profesional permite analizar y reflexionar. Luego lo lees y te das cuenta que estabas equivocado, o no. La universidad pone sus teorías, el oficio las comprueba, es decir las pone a prueba. Pero es indudable que sin investigación no puede haber oficio. Ultimamente veo que muchos caen en el exceso teórico reflexivo y se olvidan de lo más importante.

0
Reply
0
Bernardo Zamora
Nov 2010

Me parece muy interesante, pero creo que todo se trata y esta alrededor del sentido común, el cual es indispensablemente prioritario desarrollarlo para trabajar en cualquier ámbito del diseño…. Saludos cordiales.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Querido Ariel Palacio de Bahía Blanca, ahora mismito recuerdo a otro carpintero, que también sabía hacer otras cositas, al cual no se le prestó suficiente atención. Cuac.

0
Reply
1
Delfin Pagano
Nov 2010

Quizá sea un tema de la experiencia particular, pero en mi caso como diseñador, me parecen dos momentos fundamentales, relacionados hermenéuticamente en un dialogo evolutivo. La pregunta del millón que fue primero el huevo del pensamiento o la gallina de la acción? Pero si no se me ocurre nada suelo ir a la acción que siempre despierta reflexiones. Un diseño sin teoría es quizá un pararse en los medios de producción y no en el boceto previo (mental y gráfico) lo cual es un mal de los tiempos acelerados que corren. No dudo que estos sean diseños exitosos, pero son buenos?? (en cuanto a retórica, comunicación, legibilidad, lenguaje visual, etc...).

0
Reply
0
Leandro Fernández
Nov 2010

Estoy de acuerdo con todo lo que dice, excepto por como lo dice, usar la lógica para explicar el diseño es contradictorio, simplemente porque 2 + 2 = 5. Un saludo y muy buen articulo.

0
Reply
1
Julio Rojas
Nov 2010

Estimado Carlos, gracias por tu artículo. Debo confesar que me siento subestimado de alguna forma, o tal vez no entendí algo. Así que pregunto: Yo, como hombre que trabaja en diseño como podría trabajar de taxista, no autodidacta, porque tengo excelentes maestros elegidos por mí (algunos son de la universidad)... ¿Por qué no puedo reflexionar sobre la disciplina fuera del ámbito académico? ¿No es acaso este mismo foro un ejemplo pionero de esa reflexión que no ocurre en los claustros? ¿Podrías ser más específico sobre los saberes y objetivos que uno se pierde por no ir a la universidad?

0
Reply
1
Ariel Palacio
Nov 2010

Como Diseñador Industrial solo puedo decir que usted opina eso porque es «Carpintero... cuac

0
Reply
0
Carolina Zambrano
Nov 2010

Su articulo me parece completamente pertinente e interesante para elaborar reflexiones principalmente desde los dos puntos de vista expuestos, Personalmente creo que no hace falta entrar en un ambiente academicista para generar reflexiones de valor sobre el comportamiento del diseño en la sociedad y la cultura pero reconozco que los espacios de opinión y apertura de consciencia de la realidad visual en todos sus campos generan nuevas formas de lectura y el entendimiento fluye con mayor facilidad.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Quiero expresar mi gratitud por tan elogiosos comentarios que en medida alguna esperaba. Yo creo que escribo bastante mal, como a martillazos. Es la falta de formación. Y hay algo de insolencia en mis textos también, que distrae de lo importante.

0
Reply
1
Facundo Gutierrez
Nov 2010

Estoy de acuerdo en una cosa -y disculpen que sea tan breve, sabiendo lo mucho que le gustan los discursos a los academicistas-:

DISEÑO sí se escribe con S.

0
Reply
9
César Ochoa
Nov 2010

Muy cierto, de hecho no era raro oir a aquellos que decian que esta era un area meramente practica, u a otros que hablaban mofandose de nosotros que el diseño era un oceano de conocimiento con un centimetro de profundidad, pero para el amar el diseño se debe conocerlo no solo desde su tecnica sino desde su reflexion comprendiendolo, es decir comenzarse a cuestionar desde su pensamiento y comprendiendo sus vertientes y origenes asi como su desarrollo y realidad, su comportamiento sistematico, identificando el diseño tal cual es para asi no caer en confusiones comunes y ya tradicionales.

0
Reply
0
Efraín Pastor González Escalona
Nov 2010

Es grato cuando uno lee cosas de interés, que van más allá de esa conciencia elemental. Sugiero a todo el que quiera adentrarse en el pensamiento crítico si no lo ha hecho, lea sobre la teoría del decrecimiento del pionero Giorgescu Roegen y la teoría de la transdisciplinaridad del importante promotor, el frances Edgar Morín.

Teniendo en cuenta las tres teorías que cambiaron las ciencias en el siglo XX. La teoría Relatividad general. la teoría de los Quantum y la teoría del caos.

0
Reply
0
Michela Pentimalli
Nov 2010

No soy diseñadora gráfica pero sí me gusta y me interesa mucho, justamente, la dimensión de la reflexión sobre los «objetos» del diseño gráfico, la(s) iconografía(s), la(s) ideología(s)... por eso el artículo me encantó. Si miro a mi alrededor, observo que la parte «reflexiva» es lo que falta en los diseñadores gráficos y especialmente (lamentablemente) entre los jóvenes estudiantes de la carrera. Agradezco al autor por su claridad y haber señalado una necesidad.

0
Reply
0
Carlos Chiavarini
Nov 2010

Me parece ver un leve trasfondo como de enojo con el diseño en el campo de lo reflexivo. Las carreras y, en consecuencia, su teoria ayudan y mucho a «aprender» a diseñar, ya que brindan herramientas, nos sólo para la reflexión, si no también instrumentales.

Lamento que esos BUENOS DISEÑADORES no reflexionen sobre su propio trabajo o disciplina, creo que lo harían mejor si lo hicieran, al menos desde la autocrítica y tal vez aporten a los demas sus experiencias desde el campo de la teoría.

0
Reply
0
Mauro Ruiz
Nov 2010

Interesante el discurso,habría que ampliarlo,el «oficio» del diseño visto desde la academía no está de espaldas a la realidad? Lo real del diseño tiene sustentación epistemológica? Cómo entender la responsabilidad y función social del profesional del diseño gráfico en medio de sociedades con incertidumbre cuantitativa y cualitativa?

0
Reply
0
Ricardo Colombano
Nov 2010

Es importante empezar a pensarnos. Por eso creo que el artículo de Carlos es un disparador importante.

Como integrante de la vieja generación del 70, en donde estudiábamos las dos disciplinas: Diseño Grafico y Diseño Industrial en la Universidad de Cuyo y a lo largo de mis 30 años de docencia en la misma, aprendí que en el diseño son más importantes las preguntas que las respuestas. Y soy un convencido de que esa actitud se aduiere solamente en los ámbitos académicos comprometidos con la realidad. Por eso creo que el Diseño en general es «el oficio de pensar para hacer». A propósito: ¿Qué opinan de volver a integrar las dos disciplinas, Diseño Gráfico e Industrial?

1
Reply
0
Agustín Solano
Nov 2010

Max Horkheimer lo trabaja muy bien en su propuesta sobre una postura crítica o instrumental. Habermas hablará entonces de la ciencia y la técnica como ideología. De entrada, antes de entender el diseño como una carrera universitaria, hay que entender que implica eso en la vida de quien la escoge. Después, habrá que tomar postura sobre la actitud que se desea desempeñar en la carrera: crítica, instrumental y lo que entre ellas ande. Si se está en la universidad, creo que una actitud crítica asume una instrumental, mientras que, al revés, se descarta la primera vaciando al diseño en un mero hacer «esteticista«

0
Reply
0
Ana Do Carmo Soeiro Moreno
Nov 2010

Hellen Lupton comenta que um designer gráfico, so o é, se escrever/teorizar sobre a sua própria profissão. Eu discordo desta opinião, uma vez que a teorização de um disciplina essencialmente prática não é, nem deve ser uma condição «sine qua non», para o exercício da mesma. No entanto concordo que a reflexão sobre o campo de actuação do designer seja urgente para qualquer profissional da área. A academia é de facto o meio previligiado para estas e outras indagações (exp: design criticism at the School of Visual Arts, N.Y.) no entanto o acto de pensamento/indagar pode dar-se em qualquer lugar.

0
Reply
2
Juan Bravo Bravo
Nov 2010

La reflexión guía la mano y la mano permite profundizar la reflexión. La definición de un arquitecto como profesional que «piensa» con el lápiz, también me parece apropiada para un diseñador. Por ello no puedo estar totalmente de acuerdo con la opinión expresada aunque sí pienso que las profesiones técnicas permanecen en terriotorios de frontera que, en muchos casos, dificultan definiciones y clasificaciones académicas.

0
Reply
0
Cira Szklowin
Nov 2010

Felicitaciones, bienvenido a la interdisciplina, a la conciencia del entorno y a la reflexión del propio accionar. Es bueno comenzar a mirar más allá del ombligo (los arquitectos comienzan a hacerlo recién ahora) y construir plataformas teóricas que posibiliten abordajes relacionales a la realidad social desde cada disciplina.

0
Reply
0
Sergio Roca Figueroa
Nov 2010

la practica no hace al maestro, pero si mejora la tecnica.

0
Reply
2
Ricardo Harte White
Nov 2010

Considero que, en general, es este el primer artículo que leo en Foro Alfa en que se plantea el verdadero escenario, el verdadero horizonte para la discusión trascendente sobre la actividad del diseño.

En términos muy personales (no he leído todo lo que ha publicado FA sobre este tema), opino que esta temática se ha encarado, hasta ahora, desde el ángulo de lo que llamas «oficio» y no desde el ángulo de la academia, de la teoría, de la reflexión interdisciplinaria.

Abriste la puerta, ahora hay que transitar por ella.

0
Reply
7
Fernando Fraenza
Nov 2010

Es necesario dejar esto perfectamente claro a fin de progresar en la autoconciencia disciplinar.

0
Reply
0
Horacio Petre
Nov 2010

Qué bueno Carlos. Pusiste en palabras un montón de sensaciones y frustraciones que sentí a lo largo de mi cursada universitaria y en mi trabajo de diseñador. Tus palabras tienen la rara cualidad de dar una suerte de orden o sentido, a la vez que incomodan.

Y ojalá en un futuro surjan más diseñadores que consideren lo académico y lo que supera el día a día, a la vez que los teóricos de las ciencias sociales se aproximen al oficio. A mí se me caen un poco los teóricos que desconocen el sistema de impresión usado en un afiche sobre el que disertan, o ignoran cómo se hace el color naranja.

0
Reply
59
Carlos Carpintero
Nov 2010

Gracias a todos por sus amables opiniones. FerSer, comentario 1: no hay libros secretos. Yo le puedo sugerir varios libros, pero sin formación académica le resultarán hostiles. Por ejemplo, los dos volúmenes (hay edición de Taurus) de Jürgen Habermas «Teoría de la acción comunicativa» me resultan esenciales. Pero no son amables. Hay, de todos modos, algunos puentes entre la academia y el oficio. Por ejemplo, «Atención: recto y sinuoso» de Andrés Muglia, editado por Crann. Se trata de un libro extraño, que no deja felices ni a los empiristas ni a los académicos. Esa incomodidad me agrada.

1
Reply
0
Pere Duran de Grau
Nov 2010

Dibujante publicitario en los años cincuenta, grafista en los sesenta, diseñador gráfico a partir de los setenta, y quién sabe... Denominador común: COMUNICADOR VISUAL en el que va implícito un profundo conocimiento y formación teórica, creatividad y dominio de técnicas de representación (dibujo, fotografía, tipografía, síntesis gráfica, ...) para hacer tangible aquello que queremos representar. Imprescindible por fin, aquello que desde el pasado año se está impartiendo en Europa: EL GRADO EN DISEÑO nueva denominación de las licenciaturas universitarias.

0
Reply
2
Cristian Eslava
Nov 2010

Estupenda reflexión Carlos.

Como bien dices este análisis cae en vaso roto si lo situamos en la educación pública, al menos en España. De hecho en comunidades como Andalucía ni siquiera existen Estudios Superiores de Diseño.

Espero que sea provocadora para las instituciones pertinentes y que se produzca pronto una revolución y si hace falta que sea concebida como «cambio violento».

0
Reply
0
Leandro Bernal Jeanneret
Nov 2010

Realmente resulta interesante en varios sentidos, y hasta por monemtos jocoso. Pero existe algo que me queda dando vueltas en mi cabeza, acaso no es sino a través de la reflexión sobre el diseño que se logran mas y mejores piezas de diseño. Y en este sentido no es tambien que por medio de la reflexión que se logra alcanzar y superar las metas que conciente o inconcientemente nos ponemos al trabajar.

Pero es cierto que no resulta excluyente la academia, en la realización de una buena pieza. Pero al menos si resulta necesario reflexionar sobre la misma para lograr limpiar de todo lo que no es la pieza, como ya versaba el gran escultor.

0
Reply
0
Fer Ser
Nov 2010

Coincido con el punto. Yo soy uno de esos diseñadores por oficio y encuentro correcta tu apreciación de que existe cierto limite invisible para los que comparten mi condición. Llega un momento, si uno sigue el camino del diseño, en que se ve un universo de temas para reflexionar, pero muy poca información para ello. Al contrario de la información relacionada con temas técnicos.

Parece cómo si fuera cierto, esa información estaría en las universidades. Cosa que me resisto a creer puesto que soy un autodidacta aferrado. Por lo que PIDO LOS NOMBRES DE ESOS LIBROS SECRETOS. Compartan por favor.

0
Reply

Upcoming online courses

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019