Imagen y concepto en el arte

Algunas consideraciones acerca del arte contemporáneo.

Retrato de Andrés Gustavo Muglia Andrés Gustavo Muglia Berazategui Seguidores: 93

Opiniones:
12
Votos:
16
Compartir:
Ilustración principal del artículo Imagen y concepto en el arte

Para no sonar jactancioso, voy a transformar un sentimiento personal en uno comunitario. ¿Nunca tuvieron la sensación de ir a contrapelo del pensamiento generalizado acerca de algo? A mí me pasa eso con buena parte del arte contemporáneo. Lo patético de esto es que no me deja disfrutar lo que aparentemente cientos de miles de personas que llenan las exposiciones internacionales, las galerías, los centros culturales, sí disfrutan. Quizás, como otros millones de personas que están fuera del mundillo del arte y que leen con perplejidad en el diario que una obra del artista conceptual británico Damien Hirst, un tiburón conservado en formol, se vendió por 9,5 millones de euros. Simplemente no entiendo el arte contemporáneo.

Tal vez mi pensamiento, con el que he dedicado buena parte de mi vida a estudiar artes plásticas, o mis sentimientos, no son capaces de comprender, de empatizar con la belleza y la profunda metáfora de este cadáver de tiburón conservado que, por otro lado, ya da muestras de comenzar a descomponerse.1 Pero, en fin, que la humanidad ya ha perdido o está perdiendo grandes obras de geniales artistas porque estos se aventuraron en el terreno de la técnica, verbigracia la Última cena de Leonardo da Vinci.

Sin embargo, quizás de puro cabezón, no me resigno a declararme ignorante o insensible y reincido, yendo a exposiciones, visitando galerías, curioseando en los sitios webs de las más famosas bienales. Resultado de lo cual regreso de mis exploraciones desencantado o redondamente furioso. Me explico.

Fantaseemos un poco. Digamos que en un futuro o en un universo paralelo no ya el arte, sino el deporte, se ha convertido en conceptual. Los artistas, los deportistas en este caso, han dejado de lado la acción física: pintar un cuadro o pegarle a una pelota, para pasar al terreno del concepto. Asistamos pues a un partido de fútbol conceptual. Digamos que el estadio Santiago Bernabéu, por poner un escenario conocido por todos, tiene sus gradas llenas de fanáticos del Barça y el Madrid. Los jugadores entran al campo de juego, la afición ruge. Pero sobre el verde césped en lugar de una pelota hay veintidós sillas. Los jugadores se preparan y después del pitazo inicial, cada uno a su turno levanta la mano y enuncia la jugada que haría físicamente en el perimido juego del pasado. Arturo Vidal dice: «le doy un pase largo a Messi», Marcelo replica «salgo a cortar el pase», Messi levanta la mano y apunta: «tomo la pelota, dejo en el camino a Marcelo con un quiebre de cintura y piso el área, me sale Varane, le hago un caño y le pego tres dedos a la pelota buscando el palo izquierdo del arco». Con aire triunfal Cortois levanta la mano y dice en un chapurreado castellano: «vuelo atléticamente y con la punta de los de los dedos logro desviar el tiro de Lionel que se va por la línea de fondo». De las gradas desciende un «¡Uhhhhhhhhh!» decepcionado de la afición blaugrana que ha seguido el duelo verbal sentada al borde de las butacas.

No pensemos que estos espectadores imaginarios son tontos. Antes de abordar el deporte conceptual, pasaron por una etapa previa donde abandonaron el deporte figurativo; es decir, el ordinario juego físico que incluía la pelota, y se entusiasmaron con el deporte abstracto, donde los jugadores corrían y pugnaban entre ellos pero sin la pelota. La dinámica del juego conservaba la estrategia y la belleza de lo físico: los saltos, las disputas y las corridas, pero purificadas del enojoso trato con la pelota. Así, los tiros imaginarios al arco siempre iban al ángulo, las gambetas eran maravillosas, las recuperaciones de los defensores milagrosas y apasionantes.

Alejándonos de este juego delirante que les propongo, nos podríamos preguntar cuándo fue que la destreza mecánica, técnica, que hacía únicos a los dibujantes y pintores del pasado, dejó de ser un valor per se, para que el concepto, que también existía en esos mismos artistas y en sus obras, ganara terreno hasta convertirse en el gran protagonista contemporáneo. El curador se ha transformado en un personaje imprescindible para abundar de sesudo discurso una escena donde lo que sobran son precisamente palabras, y en que las imágenes ya no son lo suficientemente elocuentes para expresarse (no explicarse, que en el arte eso no siempre es necesario) por sí mismas.

La Factory despersonalizada de Andy Warhol, donde éste se desentendía del proceso físico de sus obras dejándolas en manos de terceros, pasó de ser de una excepción a una regla. Hoy los grandes popes del arte son, casi sin excepción, «pensadores», gestores, estrategas, creadores de espectáculos, administradores de un producto que generan y en el mejor de los casos reproduce un cliché que se aplica en un variado merchandising. ¡Pero qué tonto! Si estábamos hablando de un producto. Qué importa la calidad de ese producto, o la intervención física y personal del artista sobre él, si la publicidad que lo vende es suficientemente buena. Pero el arte siempre estuvo inserto en un mercado, ya fueran sus clientes reyes, papas, mecenas o compradores burgueses, y eso no iba en desmedro de la calidad de lo que producían los artistas; sino por el contrario, posibilitaba que hoy disfrutemos de ese talento que se sobreponía incluso a los limitados temas impuestos por esos exigentes clientes.

En Argentina contamos con la suerte de tener un tesoro que no muchos conocen o aprecian en su verdadera dimensión. Ese tesoro se llama Museo Nacional de Bellas Artes. En él se pueden encontrar por lo menos una obra de muchos de los grandes maestros de la historia del arte. Hay obras de Rubens, Goya, Tintoretto, Tiépolo, van Gogh, Degas, Manet, Toulouse-Lautrec, Renoir, Monet, Gauguin, Rodin y otras maravillas de autores internacionales y vernáculos. En mi época de estudiante de arte mi excursión favorita era tomarme el tren que une la Provincia (como le dicen algunos porteños al conurbano) con la Capital, para visitar el museo y después ir a mirar libros a la calle Corrientes. Siempre recorría las salas de exposiciones destinadas a artistas contemporáneos dentro del mismo museo, o cruzaba al Centro Cultural Recoleta para recorrer las últimas muestras. Sin embargo invariablemente pasaba más tiempo estudiando a los grandes maestros, observando sus obras (de cerca, buscando el detalle y temeroso de que los guardias me llamasen la atención) como para robarles algo, aprender. Y el contraste entre lo clásico y lo contemporáneo surgía más fuerte que nunca. Tal vez nací vintage, no lo sé, o quizás la retórica pomposa de los curadores del Recoleta, no fuera lo suficientemente intensa como para eclipsar la silenciosa elocuencia de un Sin pan y sin trabajo.

Ernesto de la Cárcova, Sin pan y sin trabajo, 1893-1894 (óleo sobre tela, 125,5 x 216 cm). Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires

Sé que lo aquí expresado puede sonar reaccionario y ligado a ese leitmotiv tan repetido y desagradable de «lo pasado fue mejor». No es esa la intención, se los aseguro. Pero cuando veo a mi hija de seis años dibujando, experimentando con líneas y colores el placer de la creación con el propio cuerpo, de gozar de lo sensorial de ese acto que implica el gesto y la acción, y exponer luego ese rastro único y original como una huella dactilar pegando sus dibujos en la heladera, que es su galería de arte; me pregunto ¿en qué momento de su educación la sociedad la va a convencer de que es más relevante el pensamiento y lo conceptual que el acto creativo? ¿Cuándo va a ser que en su cabeza la crítica, la retórica sofística, le gane el terreno a la creación y la convenza de que el detalle de un trazo magistral y rápido que captura el gesto en un retrato, o esa mancha sutil en la punta de una nariz o el brillo de un ojo, no son lo bastante interesantes sin el apoyo de un discurso?

Mi admirado Rafael Alberti escribía que «las palabras son palabras». Genial tautología que demuestra el vacío del discurso, incluso de éste mismo ensayo, frente a la fuerza de lo que se expresa sin la necesidad de un texto, tal como puede ser el arte. El saber popular atribuye la frase «una imagen vale más que mil palabras» a los chinos. No tengo certeza de esa atribución, pero les dejo un link que expresa mis sentimientos sobre el arte sin tantas palabras como aquí.

Retrato de Andrés Gustavo Muglia Andrés Gustavo Muglia Berazategui Seguidores: 93

Opiniones:
12
Votos:
16
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Imagen y concepto en el arte

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 02/09/2019

Descargar PDF

Andrés Gustavo Muglia

Más artículos de Andrés Gustavo Muglia

Título:
No me des lo que te pido, dame lo que quiero
Sinopsis:
La relación con el cliente y el problema de interpretar deseos.
Compartir:
Título:
¿Y a mí qué me importa?
Sinopsis:
Imagen, medios y falta de intimidad. Messi, la fiebre mundialista y los medios que a través de la imagen nos ofrecen lo que no necesitamos.
Compartir:
Título:
Santos mensajes
Sinopsis:
Francisco I y los medios de comunicación.
Compartir:
Título:
Diseño y sentimientos
Sinopsis:
Cuánto tiene que ver el diseño interior de una casa con lo que siente el que la habita. Qué agrega la intervención profesional en un ámbito donde se expresa la intimidad personal.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Leandro Hernández
0
Leandro Hernández
Hace 3 días

Muy buen articulo! y que bueno que cada vez mas personas se cuestionen estas cosas! justo estoy leyendo "La Palabra Pintada" de Tom Wolfe, donde cuenta y se cuestiona esto mismo hace unos cuantos años, como la sucesión de corrientes artísticas del siglo xx han ido reemplazando las técnicas por conceptos teóricos y palabreríos enredados. Y obviamente no puedo dejar de pensar a en Antonio García Villarán y su concepto de hamparte para ser mas reciente.

Y dejo este link que encontré con un fragmento del libro de Wolfe que lo resume todo.

http://www.epdlp.com/texto.php...

Saludos!

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
93
Andrés Gustavo Muglia
Hace 3 días

Hola Leandro. Gracias por tu comentario y por el link. Miro bastante el canal de Antonio García Villarán y a mí también me gustó esto que el jocosamente (todo lo hace jocoso, es un personaje) llama hamparte. Cuando se mete con Joan Miró no tiene desperdicio. Saludos.

0
Responder
Retrato de Antonio Montero
3
Antonio Montero
Hace 4 días

Jajaja! Que genial artículo.....

Pero... como no!... discrepo:

Para mi, ni Hirst ni Warhol..... declaro el mejor vendedor de "snake oil" a Jeff Koons.

Un genio!!!

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
93
Andrés Gustavo Muglia
Hace 4 días

Gracias Antonio por tu comentario. Coincido, Koons es de esa misma tropa.

0
Responder
Retrato de Jorge Lobo
10
Jorge Lobo
La semana pasada

Me alegra leer publicaciones como ésta. Me da esperanza de que esto se trate de una opinión más generalizada pronto.

Una reflexión: siendo el arte un producto que juega con el merchandising, y suponiendo que se rige por la oferta y demanda, ¿qué tal si dejamos de consumir arte contemporáneo para demandar una nueva tendencia mundial, exigiendo valor artístico y técnico, además del valor conceptual? ¿Será posible?

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
93
Andrés Gustavo Muglia
La semana pasada

Hola Jorge. Gracias por tu comentario. Me parece interesante tu reflexión. ¿Será posible? No lo creo. La retórica de los sofistas del merchandising es más fuerte (en todos los ámbitos) que cualquier acción u omisión por poética que sea.

0
Responder
Retrato de Rodrigo Espinoza
0
Rodrigo Espinoza
Hace 2 semanas

Totalmente de acuerdo... ya no se busca la belleza y la perfección en el arte, belleza y perfección que evoluciono al hombre durante siglos

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
93
Andrés Gustavo Muglia
Hace 2 semanas

Gracias Rodrigo por tu comentario.

0
Responder
Retrato de Christo Muñoz
0
Christo Muñoz
Hace 2 semanas

Considero que es un momento; como muchos en la historia del arte universal, donde el sinsentido aunado a las condiciones actuales del mundo -no olvidemos que el arte ante todo refleja cada tiempo del hombre- y éstos tiempos son muy vacíos por mucha evolución que nos guste pregonar; ésto sólo precede a lo que será el discurso verdadero y simbólico del arte del S. XXI.

Y también no descartemos (porque igual así ha sido) que cada cambio estético es valorado sólo cuando ya no es contemporáneo. ;)

Saludos

0
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
93
Andrés Gustavo Muglia
Hace 2 semanas

Hay un texto de Baudrillard "Cultura y simulacro" que habla de eso mismo: el signo que enmascara y disimula el vacío que hay detrás. Si esos son los signos de estos tiempos, habrá que sentarse a esperar que vengan otros nuevos.

1
Responder
Retrato de Oscar Ramirez Franco
20
Oscar Ramirez Franco
Hace 2 semanas

Genial. La comparación con el fútbol me hizo reír por fuera y llorar por dentro dada la verdad que encierra.

Cuando mencionas la importancia del curador me hiciste pensar si la respuesta a varias de tus preguntas no se responden con esa figura: El curador como juez y parte que decide lo que es arte y luego explica por qué solo él tiene esa verdad y el resto somos ignorantes.

Como en el cuento El Traje Nuevo del Emperador, ellos son quienes explican las maravillas del arte mientras favorecen su propia posición al hacerlo, en un círculo vicioso (bastante vicioso) y donde hay (o habemos) pocos niños que decimos que el arte actual está desnuda...

1
Retrato de Andrés Gustavo Muglia
93
Andrés Gustavo Muglia
Hace 2 semanas

Hola Oscar. Gracias por tu comentario. Estoy 100% de acuerdo con lo que dices.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo En busca del auténtico estar-en-el-mundo
Autor:
Ingrid Alicia Fugellie Gezan
Título:
En busca del auténtico estar-en-el-mundo
Sinopsis:
Crítica al enfoque lineal y restrictivo que asume Adam Sharr respecto al traslado del filósofo en La cabaña de Heidegger.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
3
Opiniones:
6
Seguidores:
25
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
Arte callejero, ¿manifestación genuina o negocio?
Sinopsis:
La gráfica callejera ha gozado históricamente de una reputación de defensora de las buenas causas, a pesar del desencanto de los dueños de los muros intervenidos. ¿Cuál es el sentido de estas manifestaciones en la actualidad?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
70
Opiniones:
73
Seguidores:
589
Ilustración principal del artículo La elocuencia muda
Autor:
Fernando Alemán
Título:
La elocuencia muda
Sinopsis:
El mayor peligro que puede presentarse en el desarrollo de una aproximación a la alfabetidad visual, es intentar sobre-definirla.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
15
Seguidores:
8
Ilustración principal del artículo Louboutin lanza un bolso con artesanas mayas
Autor:
Joan Costa
Título:
Louboutin lanza un bolso con artesanas mayas
Sinopsis:
Un caso digno de artesanía genuina aplicada a productos comerciales que contrasta con otras iniciativas burdas que explotan obras de arte ajenas.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
98
Opiniones:
59
Seguidores:
2284
Ilustración principal del artículo La ilustración ¿puede llegar a ser arte?
Autor:
Yadira Martínez (Le Yad)
Título:
La ilustración ¿puede llegar a ser arte?
Sinopsis:
La creación de una ilustración también es generación de cultura. Decidirse a ser ilustrador es adquirir una responsabilidad y por ello debemos tener cuidado con las «etiquetas».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
35
Opiniones:
12
Seguidores:
14
Ilustración principal del artículo La inutilidad del Arte
Autor:
Joan Costa
Título:
La inutilidad del Arte
Sinopsis:
Cuando el arte es utilizado con un fin que le es ajeno, deja de ser arte para ser mercancía.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
224
Opiniones:
147
Seguidores:
2284

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
16 Septiembre

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
30 Septiembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero