El Juicy Salif: ¿producto, arte o diseño?

El diseño de Philippe Starck, un ícono de la década de los 90, bajo la lupa.

Ariana Bekerman Buenos Aires
Followers:
14
Comments:
35
Votes:
66
Compartir:

El Juicy Salif comenzó como un producto/artefacto de cocina, destinado a ser consumido y valorado como tal. Un diseño cuyo concepto podemos cuestionar, ya que incluso Starck planteó su imposibilidad de vislumbrar la idea original, debido a un bloqueo creativo. Si el nacimiento de un objeto —como sostiene Bruno Munari en su libro— es el resultado de una sumatoria de pasos (donde la creatividad representa apenas un pequeño porcentaje), entonces el Juicy Salif no nació como producto, sino como resultado de un proceso creativo-artístico. Esta idea fue comprada por la empresa Alessi (resulta extraño afirmar que las ideas son compradas, como si se les pudiera poner precio, pero así sucedió), lo que agregó valor a este objeto, y una nueva identidad: la de producto de consumo masivo.

Boceto realizado por Stark en una servilleta de una pizzeria.
Boceto realizado por Starck en una servilleta de una pizzería.

Es decir que un objeto que nació como fruto de una idea artística, que podría haber seguido su rumbo natural y devenir obra de arte —según la identidad imaginada por su autor— dejó de ser. El autor «muere» al entregar su producto, y la idea muta en lo que la institución «dice que debe ser». Alessi, como empresa fabricante de artefactos de cocina, establece que el Juicy Salif sea un producto. Modifica así su significado inicial y le brinda uno nuevo. Pero no sólo hace esto, sino que lo transforma en algo masivo (todo aquel que quiera y disponga del dinero, puede adquirir la cantidad deseada). Esto le quita su condición individual de obra de arte, de pieza única de creación manual/artesanal.

Juguera Juicy Salif en su faceta utilitaria.
Juguera Juicy Salif en su faceta utilitaria.

Esta era postmoderna, permite a cada individuo otorgar una identidad y un valor particular (emocional, financiero, artístico, etc) al. objeto adquirido, pudiendo además utilizarlo de acuerdo al fin para que fue creado (como juguera en este caso), o como prefiera: pisapapeles, escultura, palo de golf, etc. Esto se asocia a la idea de «muerte del autor» —una vez que el creador finaliza su obra y pasa al siguiente portador, el significado original muere para ser reemplazado por otro (el que el comprador le de)—. La obra pasa a tener tantos significados como portadores.

A esto se suma el concepto postmoderno de la mezcla. Starck no realizó un producto en un taller, o una obra en un estudio, sino que concretó un boceto en una servilleta de restaurante. La creatividad brota en un lugar ajeno a los «supuestamente establecidos» para ello. Y la servilleta que hasta ese entonces tenía como función ser un trozo de papel destinado a la limpieza personal, se transforma en un lienzo donde el diseñador despliega sus dibujos —que luego darán lugar a la famosa juguera—. Por ende el artista que hace un boceto, se mezcla con el diseñador industrial que pre-figura un objeto, y con el empleado que intenta satisfacer una demanda de su superior.

El último concepto que nombraremos (se podrían encontrar otros), es el del gram, la huella de aquello que estaba y ya no, pero aun se percibe. Una especie de alusión metafórica. Starck observó un calamar, y su anatomía le sugirió la forma del diseño. Si prestamos atención podemos ver los «restos» de calamar. No en forma literal, claro, no vemos al molusco con sus tentáculos en el agua, ni tinta, ni su color. Pero para aquellos que comen calamar con limón, por ejemplo, al exprimir dicho cítrico en la juguera, recordarán a ese animal. Es la huella que Philippe ha dejado.

Todo esto es suficiente si nos referimos solo a dos aspectos, el producto de venta y el arte. Pero debemos agregarle uno nuevo: el diseño.

El Juicy Salif podría entrar en este concepto, ya que fue prefigurado en la mente de Starck a pedido de Alessi. Fue la respuesta a una pregunta, la solución a un planteo. Alessi pidió una bandeja, un objeto con la firma Starck, y este le brindó una juguera. Seguramente no era la respuesta que la empresa esperaba.

La elección de Starck por parte de Alessi no fue casual. El encargo podría haber sido realizado a cualquier diseñador industrial, que hubiera brindado un objeto de calidad material y eficacia de manufactura. Pero no, se lo pidió a un controversial artista/diseñador. Esto se debe a que las nuevas generaciones no solo exigen que los productos, objetos o diseños sean útiles, funcionales y efectivos, sino que además debem ser estéticos. La belleza que solo algo considerado (o cercano al) arte puede alcanzar.

Concepción alterna pseudo-humorística, como relajante muscular.
Concepción alterna pseudo-humorística, como relajante muscular.

El exprimidor Salif responde a una demanda de la época. La generación postmoderna ha colocado a la estética como valor primario en sus elecciones de compra. El público con alto poder adquisitivo solicita productos con valor agregado: el que otorga la marca, la identidad, el saber que al adquirir un Starck el sujeto se sentirá más feliz, más realizado, más famoso o más atractivo. Estas demandas y ofertas se retroalimentan entre empresas y público. Seguramente Alessi desarrolló campañas promocionando productos diseñados por Starck, posicionándolos como superiores a otros, ya que constituían diseño de autor. Este sentimiento de producto imaginario, ficticio, es el que la presión consumista ha logrado como influencia en nuestra sociedad.

Lo gracioso de este objeto es que ha devenido objeto de colección, existiendo versiones en distintos materiales, más allá del aluminio clásico. Las los hay en blanco y negro y bañados en oro. Versiones que recuerdan a Las bananas sintéticas del libro La flauta del afilador,1 que posibilitan diversos usos, llegando inclsuo a excluir el de exprimidor (ya que el ácido de los cítricos carcome el baño de oro). Estas versiones constituyen un guiño del autor para ser utilizadas como objetos de decoración o arte.

Como conclusión, podemos decir que la postmodernidad nos ha brindado un estado confuso que dificulta delimitar las acepciones de las cosas. Cada uno tiene el peso para decir qué valor le otorga a lo que forma parte de su vida y lo rodea, sea este un objeto o persona. En el caso del Juicy Salif, como representante y metáfora de la vida en general, es lo que es, según quien lo posea, y a su vez es un poquito de Starck. Todos podemos tener un pedacito de Starck en nuestra cocina.

Editor: Sebastián Vivarelli Buenos Aires
Followers:
14
Comments:
35
Votes:
66
Compartir:

35 Comments

Comment
  1. Raúl Fortín, La flauta del afilador, libros del malabarista, ed. Colihue.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 03/10/2013.

Ariana Bekerman

More articles by Ariana Bekerman in Spanish

Idioma:
ES
Title:

De la utopía al apocalipsis

Synopsis:

El diseño se adapta a la nueva reconceptualización cultural. La sociedad tiene como expectativa de cambio un nuevo parámetro: el fin.

Share:

You may be interested

Fabricio de la Vega
Idioma:
ES
Author:

Fabricio de la Vega

Title:

La infografía en entornos digitales

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
76
Comments:
15
Followers:
4
Fernando Alemán
Idioma:
ES
Author:

Fernando Alemán

Title:

¿Me gusta o funciona?

Share:
Interactions:
Votes:
20
Comments:
46
Followers:
8
Israel Martinez López
Idioma:
ES
Author:

Israel Martinez López

Title:

¿Cuál es el papel del diseño en la era de la información?

Share:
Interactions:
Votes:
13
Comments:
1
Followers:
37
Juan Suárez
Idioma:
ES
Author:

Juan Suárez

Title:

El problema de la función

Share:
Interactions:
Votes:
17
Comments:
8
Followers:
16
Enrique Damico
Idioma:
ES
Author:

Enrique Damico

Title:

La experiencia de usuario y del diseñador

Share:
Interactions:
Votes:
12
Comments:
3
Followers:
7
FOROALFA
Idioma:
ES
Author:

FOROALFA

Title:

Debate: ¿Existe un método para diseñar bien?

Share:
Interactions:
Votes:
250
Comments:
296
Followers:
556
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Camila Mera
8 months ago

Siento que la creación de este producto aún si fuera visto para distintos conceptos, sería más dentro del tema estético en el momento en que está en uso pero fuera de ello es un producto simple con una solución simple.

0
Reply
0
Debbie Sadowiński
Dec 2013

pienso que es mas un producto, arte no es y diseño pues siempre las cosas van de la mano con el diseño pero en si es mas un producto ya que su fin es simplemente hacer que se venda sea cual sea la funcionalidad que tenga.

0
Reply
2
Akra Saiko
Dec 2013

Este si que es un ejemplo de objetos de diseño que se vuelven de culto y por ello el halo de objeto-arte que le envuelve, pero desde el origen del diseño y esa es la magia de la ambigüedad arte diseño que a demás como vemos le agrega valor ha desde mi punto de vista engendrado la misma actividad del diseño pues desde la bauhaus ya se tenía esa herencia que el arte concedió un poco de esa magia a la artesanía y la artesanía le brindo al pueblo la posibilidad de poseer objetos de estética, funcionalidad y exclusividad.

Muy bueno el artículo.

0
Reply
0
Leonardo Barberan
Oct 2013

es un objeto muy interesante, pero creo que me daria lastima exprimir una naranja con el, lo pondria como centro de mesa, asi que dedusco que para mi es una producto decorativo lindante con lo artístico.

0
Reply
1
Emmanuel Valadez Ramirez
Oct 2013

Es muy interesante, observar el fenómeno que causo este singular objeto, veo que se ha sobrevalorado a tal grado de trascender su función, de utensilio de cocina a obra de arte, no es nada mas que obra del consumismo, que hubiera pasado en los 50,s cuando los utensilios de cocina tenían elementos estéticos que no tiene función alguna, mas que ser modernos y llamativos, la sociedad actual le ha dado un valor extra al arte, los medios de comunicación y demás cosas generan estos fenómenos, es importante que no pierdan su función cosas que fueron echas para ayudar en las tareas del hogar.

0
Reply
0
Luis Delgado
Oct 2013

En las casas donde he visto el juicy-salif lo usan de pisa-papeles en la misma mesita de centro donde costosos libros de gran formato (que nadie lee) sirven de portavasos. Su estética es poderosa y tal vez su poder radique en su trasfondo como deidad fálica, promiscuidad-fertilidad a la que el diseño no debe escapar nunca. El juicy-salif: ¡Es hermoso!

0
Reply
120
Jorge Luis García Fabela
Oct 2013

Un diseño muy estético, uno más de los muchos que hace Starck. Genial. Bien pudiera incorporarse pasado un tiempo al MOMA como otro objeto industrial de su colección. Me gustó el articulo.

0
Reply
0
Fx Castellanos
Oct 2013

Polémico artículo...como el producto en sí.

En mi opinión, una hermosa creación de Starck que si funciona (para quienes lo tienen) genial, esa era la idea, diseñar un producto esteticamente aceptable que cumpliera una función y si no funciona....pues....¡Genial!, lo vendieron como un articulo de diseñador con una interesante historia de trasfondo...una idea fallida.

0
Reply
0
Alejandro Luna
Oct 2013

Es lindo, poco practico, pero lindo, si me lo regalarán yo quedaría encantado, es extraño, tendría algo que contar cuando alguien me visite, es como una cosa muy futurista, bip bip bip, venimos del espacio, vuestro mundo esta en extremo peligro, repito, vuestro mundo esta en extremo peligro, hacer jugo de naranja, hacer jugo de naranja n_n haaaa... jajajajaja

0
Reply
5
Alfredo Texis Michicol
Oct 2013

muy interesante gracias

0
Reply
0
Emmanuel Velázquez Martínez
Oct 2013

Un rotundo no. El arte nace a partir de la idea que va a transmitir y exteriorizar inquietudes personales del autor; así que aunque sea un "accidente" creativo su naturaleza no deja de ser una curiosidad o un despliegue de técnica.

3
Reply
0
Valentina Alcalde Gómez
Oct 2013

Ariana, creo que deberías de leer un poco más sobre las piezas de arte, muchas más de lo pensado no son piezas únicas y a veces ni si quiera se les podría llamar piezas manuales o artesanales. Obras como Decoración de interiores de Beatriz González, por mencionarte un ejemplo, piezas de arte que como esta particularmente fue vendida por metros... Claro está que aunque estas piezas de arte sean vendidas "en masa" este hecho no las vuelve un producto. Finalmente, yo no llamaría arte a el Juicy Salif, éste es un producto que para bien o mal cumple una función, no práctica pero si estética.

1
Reply
9
Juan Carlos Rodolfo Coronel
Oct 2013

Bueno en principio creo que tenemos que precisar, el producto no es arte, el producto no es más que producto y es el resultado de…, el diseño no es arte ni es el producto, es el proceso que conduce a que el producto sea lo que es.

Si dirigimos nuestras energías profesionales a una homologación y precisión de términos, es posible que dentro de un futuro encontremos la razón de ser del diseño, una teoría propia y definición.

Estoy de acuerdo con Fernando Casas, el diseño como proceso no debe llevar firmas o nombres, que se «juzgue» por su funcionalidad y necesidad.

Esa es mi opinión.

1
1
Daniel Guajardo
Oct 2013

Excelente! Gran aporte de luz sobre el tema, Juan Carlos.

0
Reply
0
Daniel Heredia
Oct 2013

Nuestros ojos se vuelcan a las banalidades, el ojo no se cansa de mirar, lo cual no esta mal, colocar un status que hemos perdido por el intercambio irracional de símbolos. estos objetos son excluyentes y no incluyentes, pero bueno sigamos dirigiendo la mirada a Europa. que sus banalidades afecten nuestras necesidades, y nuestras necesidades nos hundan en nuestras tristezas, por que cuando un diseñador mira su entorno y ese arte lo manifiesta con propósitos reales, ese arte es mas real.

1
Reply
0
Horacio Krell Krell
Oct 2013

Pigmalión se enamoró de su estatua y le dio vida, pero tenía el corazón de piedra y la mente vacía. La falsa identidad contradice actos, pensamientos y emociones,. La publicidad empuja al consumo, impone diferencias y jerarquías. El consumidor se integra por las buenas o por las malas. Mejorando el efecto Pigmalión podríamos crear un mundo mejor, reforzando los buenos propósitos ante los antivalores. Somos teledirigidos por el radar que la sociedad de consumo nos ofrece para imitar a la moda y a los ricos y famosos. Aprendamos a usar el poder interior con la brújula del autoconocimiento.

1
Reply
4
Rafael Castro
Oct 2013

Las necesidades, hoy en día, son ante todo simbólicas ¿se puede refutar eso?

0
Reply
21
Fernando Casas
Oct 2013

Si el exprimidor hubiera sido concebido por un diseñador sin fama, hubiera sido descartado sin más. Alessi construye sobre el capital simbólico de Starck para comercializar un objeto, el cual, su mismo creador describe como un iniciador de conversaciones, no un exprimidor.

El diseño debería ser anónimo, para evitar caer en el juego de egos y la reverencia de ídolos.

5
Reply
1
Pedro Jesús Álvarez Del Pozo
Oct 2013

Estimada Ariana, discrepo y coincido contigo. La coincidencia, es por la falta de definición como producto u obra de arte, es un producto, puesto que se realiza como un útil para una tarea, pero, no se usa para ello. Tiene de obra de arte que su aplicación principal es para mostrarlo/contemplarlo, y sobre todo que se compra por la firma, como el arte. Discrepo en que no se haya podido aplicar la metodología de Munari, lo que pasa es que se hace de modo implícito, pero se hace. Igual que hacerlo en un mantel de papel, soy incapaz de pensar de 8 a 2 y de 4 a 7, cuando llega la idea se plasma.

0
Reply
3
Freddy Oyuela
Oct 2013

Es bonito, yo tengo uno =)

0
0
Daniel Heredia
Oct 2013

cuanto vale?

0
Reply
2
Jaroslaw Filiochowski
Oct 2013

Menudo rollo que se montan algunos con estas cosas, buscándoles explicaciones e intenciones ocultas donde no han lugar.

El invento este es un fallo doble, un compromiso entre arte y funcionalidad donde ambos salen perdiendo. Solo se justifica su existencia por buscarle tres pies al gato, lo cual puede ser una buena estrategia de marketing, mas una penosa realidad.

3
Reply
45
Armando Agustín Busquets Carballo
Oct 2013

muy bién Ariana...recuerdo a Otl Aicher cuando decía que "en esta nueva época hay que aguantarse algunas incomodidades"...todo por el fashion y la estética.

Yo me quedo con las jugueras tradicionales

0
77
Alejandro Arrojo
Oct 2013

"el útil inútil" lo tituló Aicher en un libro. Inolvidable el dibujo que hizo para demostrar que la tetera de Aldo Rossi era bastante incomoda de vaciar.

1
Reply
0
Federico Butler
Oct 2013

La pregunta que corresponde es la siguiente: "Funciona? alguien alguna vez lo probó? le saca jugo a una naranja o no?, si lo hace, es un hermoso exprimidor de naranjas, si no funciona, si destroza la naranja y el jugo se va para cualquier lado y no cumple su cometido original, es una hermosa escultura/objeto de autor.

Todo lo demas, para mi, es "sanata" o palabrerio.

1
2
Adn Montalvo Estrada
Oct 2013

Funciona Federico. Tengo uno en casa y lo uso como escultura decorativa y como extractor de jugo de narajas, limas y limones grandes. Es un excelente diseño por donde se lo mire.

0
0
Leandro Fernández
Oct 2013

Cientos de veces escuchamos que el diseño es función, y la función de este exprimidor es la polémica, desde mi punto de vista es un éxito y la jugada no le podría haber salido mejor.

0
0
Elías Manríquez Fernández
Oct 2013

concuerdo contigo, hay que utilizarlo para poder emitir un verdadero juicio, pero según varios profesores que lo tienen, de exprimidor no sirve mucho ya que salpica jugo para todos lados así que lo tienen como "escultura" en la cocina

0
Reply
0
Paul Astudillo
Oct 2013

Hace tiempo un amigo escribió esto sobre este "ícono" del diseño industrial.

Enlace

0
Reply
188
Victor Garcia
Oct 2013

Hay en el objeto una evidente dimensión lúdica que puede estimulat empatía en el observador/usuario. Si se declara una intención artística, ésta no anula necesariamente la función específica del artefacto. Tampoco el asignarle un valor comercial es indicio de mengua de valor artístico; de otrtro modo, no habría un «merecado del arte», donde se trafican bienes culturales como quien comercia con commodities y los «artistas qupimicamente puros» no se interesarían por mercar con sus obras. La funcionalidad lisa, llama y despojada también en cierta medida puede ser un feticgte cultural.

1
594
Yves Zimmermann
Oct 2013

estimulat: estimular

otrtro: otro

merecado: mercado

qupimicamente: quimicamente

mercar: ¿marcar?

feticgte: fetiche

USAR CORRECTOR AUTOMÁTICO, POR FAVOR

1
188
Victor Garcia
Oct 2013

Intentaré, gracias. Agradezco su preocupación y le ofrezco mis disculpas por importunarlo de ese modo. En tren de ofrecer consejos a personas cuya intimidad no conocemos, me permito sugerirle recíprocamente que, por favor, intente usted evitar el empleo de mayúsculas en estas comunicaciones, porque equivalen a gritar en una conversación.

A menos, claro está, que su última frase tenga ese sentido, en cuyo caso, otro sería el tenor de mi respuesta, naturalmente.

Lamento asimismo que la única oportunidad para intercambiar alguna idea, se malogre por un problema involuntario de sintaxis.

2
Reply
0
Marcelo Martin
Oct 2013

He visto este arte facto en casa de arquitectos, consumidores de diseño. El artículo explica con claridad lo que sólo era una intuición. Muchas gracias.

0
Reply
1
Alejandro Sancho Royo
Oct 2013

Un artículo bien escrito, sencillo, fácil de entender y muy acertado. Mi enhorabuena a Ariana. Lo recomiendo a las personas a las que doy clases. La frase: "la postmodernidad nos ha brindado un estado confuso que dificulta delimitar las acepciones de las cosas" señala con precisión la "cara oculta" de la postmodernidad.

1
20
Serge Herbiet
Oct 2013

pufff...

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019