De la utopía al apocalipsis

El diseño se adapta a la nueva reconceptualización cultural. La sociedad tiene como expectativa de cambio un nuevo parámetro: el fin.

Ariana Bekerman, autor AutorAriana Bekerman Seguidores: 20

John McMorrough, arquitecto en la firma Studio APT, y jefe del programa de arquitectura en el Taubman College of Architecture and Urban Planing, plantea que la sociedad ha cambiado su paradigma de futuro icónico de la utopía al apocalipsis, y que eso se refleja en la arquitectura y el diseño. La utopía ha sido un estado al que la sociedad ha aspirado llegar desde hace mucho tiempo. Un lugar, un tiempo y un grupo de individuos perfectos, que realizan cosas perfectas, y bellas, donde todo es felicidad y armonía. La sociedad occidental, lo ha sostenido durante años desde el aspecto religioso: volver al Edén.

No se sabe dónde está pero todavía lo están buscando. Esa extensión de territorio donde todo fluye, la cosecha es fértil y abundante, la fauna es libre, y el hombre vivirá en paz. El mito bíblico dice que el mesías llegará cuando todo esté bien, o cuando todo este mal. Hasta ahora se venía buscando la perfección, espiritual, científica, artística.

Con el pasar de las décadas la sociedad generó un caos vivencial. Extinción de animales, tala de árboles, sequía por excesos, o inundaciones por excesos, contaminación, por solo nombrar algunas. Esto, sumado a parámetros económicos y religiosos, han dado en la sociedad un giro de 180 grados acerca de cuál será el futuro que se persigue. Se ha pasado de la utopía al apocalipsis.

Este cambio de paradigma se ha dado tanto en lo ficcional como en lo fáctico. Vemos series de televisión sobre el apocalipsis, y cuando cambiamos al noticiero, el panorama no es muy distinto. Aquello que nos asusta parece ser inminente, y no pregonamos por cambiarlo, sino por ver qué hacemos cuando sobrevivamos a la catástrofe. Es una manera de ver un nuevo comienzo. El hecho de que termine algo, significa que algo nuevo comenzará.

Pero el cambio es mayor. En la utopía buscábamos la perfección de aquello que ya estamos haciendo, o que ya tenemos. Evidentemente por nuestro carácter humano lo hacemos bien, pero no perfecto. En la utopía seria optimo, insuperable. En el apocalipsis buscamos que esto que estamos haciendo mal se termine, y empiece algo nuevo, que tiene dos funciones: la primera que sea distinto a lo que venimos haciendo, y la segunda que sea mejor.

Si al diseño corresponde, esta búsqueda comenzó en la década del 90 con la sustentabilidad, en un enfoque desesperado por salvar lo que nos queda. Reciclar, reutilizar, aprovechar, no desperdiciar. El nuevo paradigma que enfrentamos hoy es empezar de cero y pensar distinto.

Los diseñadores tenemos un carácter de solucionadores de problemas. Munari lo repite hasta el hartazgo en su libro: vamos del problema a la solución, constantemente. El problema es cómo. Para hacerlo pensamos en variables, y en un camino que nos lleve a analizarlas, crear, producir, testear y usar. Analizamos lo que había, creamos y si fallamos, volvemos a crear. El cambio nos pide algo más profundo: cambiar las variables con las que contamos, y el proceso con el que pensamos. La nueva variable es el humano, como ser, no como ente funcional. Con la introducción de la psicología y la sociología dentro del diseño, el ser humano vuelve a sus raíces y deja de ser un individuo para convertirse en un ser comunitario. El diseño se piensa para grupos de personas, empresas, comunidades, clubes, organizaciones. El grupo es un organismo viviente con necesidades espaciales y objetuales, comparte y vive a través del grupo. Si no me creen entren a Facebook.

El segundo cambio de paradigma es pensar en lo primitivo. Nuestro cerebro es una masa rosada y blanda, con una forma cuasi grotesca, que piensa racionalmente y hace cálculos matemáticos, tiene creatividad, dos hemisferios, y todo lo que hablan los médicos. Pero los expertos neurólogos nos dicen que tenemos tres cerebros: el neurocortex, el límbico y el reptiliano. El neurocortex es lo rosado, lo que hace que usemos un iPod con tanta elocuencia. El reptiliano hace que lo dejemos de usar para comer e ir al baño, es nuestro instinto. Pero al iPod lo compramos por culpa de nuestro cerebro límbico, el que nos da emoción. Debemos pensar en función de lo emocional, la palabra de tendencia es la «experiencia». Los espacios que nos rodean nos hacen vivir emociones, los libros que leemos, la comida que comemos. Nuestro deseo consumista es mayormente emocional.

Para experimentar, tenemos que diseñar espacios y objetos aptos de ser experimentados. Diseñados para ser experimentados, para que uno viva, absorba y hasta abuse de la experiencia. Para que suceda las variables pensadas en el proceso deben cambiar. Incluso el proceso debe cambiar.

El paradigma apocalíptico nos enfrenta a los diseñadores a un contexto de escasés de recursos, de cambio de modos de vida para la subsistencia; y a un cambio que parece ser inminente. Todo aquello que tememos, que las películas amenazan, podría pasar. El paradigma nos enfrenta al hecho de que la sociedad ha decidido enfrentarlo, y empezar de nuevo a partir de lo que quede. Eso involucra adaptarnos creativamente a lo que esto significa y diseñar para el nuevo comienzo.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
33
Votos:
42

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo De la utopía al apocalipsis

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 06/05/2013

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Teresa Jular Pérez-Alfaro
0
May. 2013

Me gusta y lo he compartido en mis redes sociales, deseando más opiniones de mi entorno cercano. Has dibujado muy bien mi escenario vital actual y el camino que se abre a los diseñadores que queremos involucrarnos en ese cambio necesario que, indudablemente, es político. Ya he empezado a recorrerlo y veo que a ratos es senda o vereda y a ratos, precipicio. Voy a ser valiente, me estimula y conforta saber que conmigo hay gente como tú.

1
Retrato de Teresa Jular Pérez-Alfaro
0
May. 2013

Los diseñadores ganaremos tiempo si, a la vez que reclamamos regeneración democrática glocal como ciudadanos, analizamos, diagnosticamos y soñamos mundos mejores aplicándonos y compartiendo conocimientos.

0
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
May. 2013

Interesante, el diseño nos llevará a la catástrofe, pero también el diseño salvará a la humanidad. Todo es diseño últimamente, hasta la ciencia ya no es ciencia, es diseño. Pensar ya no es pensar, es «design thinking». Tenemos el iPad, que es el cuarto cerebro y el que nos salvará de la debacle. El dios Steve Jobs resucitará y vendrá a salvar a todo aquél que tenga la última versión del iPad. Los androides no tendrán salvación. La nueva Eva, de la nueva era, le dará a Adán una manzanita digital. (Perdón, no pude evitar el sarcasmo pero hay cada artículo hoy en día...).

1
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
May. 2013

Tiene razón, la parte científica es impecable, pero mi comentario más bien era por la parte apocalíptica. Porque si vamos a diseñar para el fin del mundo, quizá sería mejor hacerlo para la segunda venida de Jesucristo, o el Mesías, según sea el caso (bueno sigo con ironías). En fin, parece absurdo, porque no no conocemos la fecha exacta del final, por más cercana que pueda parecernos, ni tampoco si sobrevivirán los diseñadores y los diseños de dicho proyecto. Si alguien se salva será un chino o hindú, que son los países más poblados. Lo que sí, las amenazas atómicas son contínuas ultimamente.

1
Responder
Retrato de Dante Claudio Reynoso
51
May. 2013

Me gustó tu artículo, por la variedad de temas. Y el enfoque. Sería interesante seguirlo y desarrollarlo. El apocalipsis es un concepto bíblico relacionado con el fin. En el 2011 llegamos a ser 7 billones de habitantes y el concepto de complejidad se redefine con cadenas de hechos nuevos (segundo por medio). Estaría bueno (que se yo, al menos para mi) profundizar alguno de los temas que tocastes. Muy estimulante Arianna, dale para adelante!

0
Retrato de Ariana Bekerman
20
May. 2013

Gracias Dante! espero poder profundizar en los temas del articulo e ir desarrollandolos cada uno por separado y en conjunto.

0
Responder
Retrato de Anna Pujol Alvarez
0
May. 2013

Como profesora de estudio de tendencias en la Escuela de Diseño de Castellón te agradezco esta reflexión hecho desde la experiencia y el rigor.

Una herramienta didáctica de primer orden, sin necesidad de pontificar.

Hay que ir actualizando unos mapas que cambian a toda velocidad....y a pesar de esto nos perdemos más de lo deseable.

Mi gratitud y la de mi alumnado.

Anna?

0
Retrato de Ariana Bekerman
20
May. 2013

Muchas gracias Anna, de verdad lo aprecio.

0
Responder
Retrato de Ramon A Sanchez
2
Ramon A Sanchez
May. 2013

Me encanta tu exposición a base de una dualidad polarizante y pendular en términos de marco referencial. Podríamos llamarla una realidad dial;ectica que me parece muy lucida y válida. Pero la neurociencia está mucho mas avanzada (o confundida) que lo que expones, es decir, no hay un acuerdo de que esos tres parámetros sean definitivos. Si algo está pasando en la neurociencia es que ella es parte de las ciencias cognoscitivas que están ahora mismo en ebullición.

Creo sin embargo que has hecho una enorme contribución al señalar el efecto de estos temas sobre el diseño, mas de lo que imaginas.

0
Retrato de Ariana Bekerman
20
May. 2013

Muchas gracias Ramon, como interiorista las neurociencias no son mi fuerte, me gustaria investigar mas, pero creo que esta dualidad tiene una incidencia en el diseño espacial, como en el resto de los diseños muy importante. Te agradezco el comentario, espero poder contribuir mas en el futuro.

0
Responder
Retrato de Rafael Ayesa
2
May. 2013

Cada vez que surge un»apocalipsis» (en todas las épocas ha aparecido uno), tiene como respuesta una nueva «utopía».

No sé si en realidad siempre nos encontramos en una situación apocalíptica que nos hace añorar una supuesta utopía.

Gracias por tu artículo.

PD: Se te escapó un error ortográfico: «escasés», supongo que se refiere a escasez.

0
Retrato de Ariana Bekerman
20
May. 2013

Gracias Rafael, aprecio tu comentario, y disculpas por el error ortografico, prometo ser mas rigurosa la proxima.

0
Responder
Retrato de David Sánchez
1
May. 2013

Realmente disfrute tu articulo Arianna. Aquellos que estan en medio de las utopias digitales/aerospaciales/impresion 3D entran en un estado de descubrimiento sobre lo opuesto escenarios futuros donde low-cost/ permacultura /sabiduria indigena se vuelve mucho mas viable!

0
Retrato de Ariana Bekerman
20
May. 2013

Muchas gracias Dave! espero que el descubrimiento sea una pequeña puerta de entrada a muchos escenarios, donde todos podamos debatir de forma amplia el futuro del diseño.

0
Responder
Retrato de Jesica Zabala
0
May. 2013

Me pareció muy interesante el artículo, el cual, segun entiendo, ubica al diseñador en un contexto al que debe tener en cuenta y respetar los paradigmas con los que la sociedad se identifica en cada momento.

Plantea una adaptación creativa y no una imposición de conceptos unilaterales. Felicitaciones! en pocas líneas logró describir distintos escenarios posibles.

0
Retrato de Hector Aguilar
7
May. 2013

Saludos Jesica, siendo sincero considero que los paradigmas nos limitan, hay que entender que los paradigmas evolucionan y son modificables, ademas muchas veces limitan nuestra forma de ver la vida. Pero lo que si es verdad es que no hay que imponer un concepto unilateral.

0
Responder
Retrato de Hector Bruguera
30
May. 2013

Saludos! me agrado mucho tu articulo en especial una parte en la que dices «el ser humano vuelve a sus raíces y deja de ser un individuo para convertirse en un ser comunitario. El diseño se piensa para grupos de personas, empresas, comunidades, clubes, organizaciones». en la cual estoy muy de acuerdo contigo, es un tema que me ha dado mucha vuelta, debo decir que efectivamente somos solucionadores de problemas y en eso tenemos mucha responsabilidad sobre nuestros hombros, creo que es una tendencia que debemos sacarle el mejor provecho posible y localizar el insight que mueve esa emoción.

0
Retrato de Ariana Bekerman
20
May. 2013

Muchas gracias Hector! aprecio tu comentario, creo que si volvemos a pensarnos como comunidad tenemos grandes posibilidades de avanzar creativamente como diseñadores.

0
Responder
Retrato de Juan Carlos Lazo
6
Oct. 2015

Archigram, el grupo de diseño y arquitectura inglés de los años 60, propone ya en ese entonces un diseño de sobrevivencia posapocalíptica, sus ciudades andantes y el uso de tecnología de vanguardia para proponer una estética estilo "volver a poblar el planeta" también tenía como objetivo el consumo "despreocupado", lo veo muy relacionado a lo que propone Anna en su artículo. Aquí el enlace a una de sus exposiciones https://www.youtube.com/watch?... .

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre