Diferenciación versus estandarización

El consumo de los objetos que diseñamos está atentando contra la vida en nuestro planeta.

Retrato de Alejandro Bustamante Alejandro Bustamante Concepción Seguidores: 1

Opiniones:
23
Votos:
33
Compartir:

La lógica de Henry Ford al crear su cadena de producción automotriz que da el puntapié inicial a la industria y al mercado tal y como lo conocemos, era la de entregar a los consumidores un producto de calidad que democratizara el acceso a la tecnología dado su bajo precio. Esa fue, entre otras, su genialidad empresarial: aumentar las ventas optimizando y estandarizando la producción «en serie» para bajar costos, producir más unidades y así, vender sus productos a nivel masivo. Sin embargo, según diversas encuestas realizadas en la época, momentos en que la venta de sus famosos Ford T en E.E.U.U. había crecido de manera sin precedentes (en los años veinte había uno cada once habitantes), un gran porcentaje de los núcleos familiares que adquirían estos vehículos, gente de clase obrera, no contaban en sus casas con artículos de primera necesidad. De hecho un gran porcentaje vivía en casas muy modestas. Curiosamente este fenómeno tiende a repetirse hoy en día en algunos estratos sociales, donde los consumidores se endeudan para adquirir, por ejemplo, grandes televisores de última generación u otros aparatos estético-tecnológicos y carecen en cambio, de dinero para solventar sus necesidades más acuciantes.

Pero volvamos a Ford. Luego de algunos años la venta de sus automóviles comenzó a bajar dado que su competencia instauró la política de ofrecer —aunque a mayor precio— un modelo nuevo de automóvil cada dos años. Después de un tiempo, y obligado por la creciente competencia, Henry Ford decide incorporar esta política a su empresa y crea modelos de automóvil que, aún siendo exitosos, no llegan a igualar el fenómeno de sus iniciales Ford T.

Se preguntarán a estas alturas por qué repito esta, supongo, archiconocida historia para la mayoría de ustedes. Pues bien, si intentamos analizar la situación actual, nos percatamos de que nuestro entorno objetual funcional, casi en su totalidad, surge como consecuencia de procesos industriales. Y no sólo eso, estos procesos se han depurado y optimizado a tal grado que llegamos a tener varios tipos de objetos que cumplen una misma función pero cuyo diseño difiere en algunos aspectos, ya sea agregando componentes estéticos o incorporando nuevas funcionalidades. Es decir, la estandarización se mantiene a nivel de producción, pero a nivel del consumidor la oferta de productos se incrementa exponencialmente (a diferencia de la industria Fordiana criticada en su momento por su sesgo monopólico, al vender exitosamente y durante varios años un solo modelo de automóvil). Este es hoy por hoy el escenario de mercado que enfrenta el consumidor y en el que los diseñadores industriales nos insertamos: la libre competencia basada en la diversidad.

¿Qué sucede entonces cuando existe una cantidad de opciones desmedida para adquirir objetos que cumplen, muchas veces, las mismas funciones? Lo vemos en la industria tecnológica, en la industria de la moda, en la industria automotriz. En general donde quiera que pongamos nuestra mirada encontramos objetos que son análogos a otros en función y cuyas diferencias radican esencialmente en su estética (su carcaza) y —reconozcámoslo— raramente en sus prestaciones. Esto que pudiese parecer exactamente lo que hoy en día hace prosperar a la industria y sostener la economía (la diversificación de la oferta para aumentar la demanda), es justamente el origen del desequilibrio natural de nuestro ecosistema, nuestro sistema económico y aparentemente, nuestro sistema de valores. La cultura de lo desechable, mejor conocida dentro del ámbito del comercio como «obsolescencia programada».

La apuesta dice que la diversificación del diseño y la variedad de precios democratiza al mercado, ¿pero es esto realmente así? Se podría decir que lo es dentro de la lógica del mercado, pero ¿y a nivel de usuario? Muchas veces nos encontramos con que hemos adquirido productos pensando en su utilidad o calidad e invertimos nuestro dinero en objetos que pasado un corto tiempo se transforman en desecho. Los mensajes publicitarios asociados a productos visten a estos de funcionalidades que nos son en muchos casos innecesarias al corto plazo y también nos pasa como usuarios que tarde o temprano volvemos a utilizar objetos que dábamos por obsoletos, debido a que son más simples de usar. Esto sin considerar las razones de compra puramente estéticas o de seguimiento de tendencias (modas). Es necesario a mi juicio, hacer una revisión de estas situaciones y plantearse la siguiente pregunta: ¿Cual es el rol de los diseñadores frente a la proliferación de objetos desechables en pos de la diferenciación basada en foráneos y cuestionables cánones estéticos y tecnológicos? ¿Será que tal vez a estas alturas de la disciplina, habría que cuestionarse al momento de proyectar no sólo el valor del diseño sino también la validación de éste en el mercado saturado en el que navegamos, entendiendo validación como la justificación de su real necesidad con vectores que no necesariamente tengan relación con la auto-perpetuación del mercado y las necesidades individuales, sino con la real mejora de la calidad de vida de los usuarios a corto, mediano y largo plazo?

El tema aquí es que, en el fondo, gran parte de los consumidores tal como en la época del Ford T compra, más que por necesidad, sencillamente porque puede (endeudarse) sin cuestionar necesariamente los alcances de sus decisiones de compra. Considero que un mercado con conciencia social pasa por el Diseño en tanto este ofrezca soluciones que normalicen más, al contrario de lo que sucede hoy en día. En la lógica de Einstein, que siempre usaba el mismo traje (tenía varios de ellos) y se justificaba diciendo que no quería perder el tiempo pensando en qué ponerse. Es mucho más fácil la gestión de residuos si estos son predecibles. Se podrían generar grandes iniciativas de producción sustentable trabajando con esta lógica. Tal vez el desafío radica más que en conseguir, muchas veces vanamente, la diferenciación, en plantear justamente todo lo contrario: la estandarización. Puede sonar muy categórico e incluso ilusorio, pero más vale planteárselo ahora que tener que hacerlo por obligación el día de mañana, cuando nos estemos ahogando en la basura.

Es importante para cualquier profesional crítico de su área y consciente de sus alcances, el cuestionarse el origen de la diferenciación en los productos y no sencillamente aceptarla como parte del mercado. Los consumidores en general no manejan el concepto del «gusto», más que como una manifestación espontánea de asociaciones mentales que remiten a ideas preconcebidas y muchas veces gatilladas a través de los mecanismos de promoción. Esta instrumentalización de una cualidad de la naturaleza humana con fines comerciales es desde ya cuestionable.

La obsolescencia mueve al mercado. Hoy en día nuestra cultura está supeditada a la poco ética política de la obsolescencia programada. ¿Cuánto tiempo más podremos equilibrar la balanza sin que nos pase la cuenta?

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Preguntas

Según Ud. «un mercado con conciencia social pasa por el Diseño», en tanto este ofrezca soluciones contrarias al despilfarro, el derroche, etc. ¿Opina que la conciencia de un solo actor social, el diseñador, puede modificar el actual sistema de consumo?

La conciencia es la que, como factor modificador, actúa como engrane en todos los ámbitos del desarrollo. En este sentido el diseñador debiese jugar un rol fundamental aportando y pensando el diseño no sólo desde dentro de las parcialidades del oficio (tecnológicas y estéticas), sino que también integrando dentro de su propia metodología la idea del objeto como sistema complejo. Esto implica una responsabilidad que nuevamente a través de la conciencia, explora y resuelve las variables cualitativas y cuantitativas que muchísimas veces no están integradas dentro de las metodologías para el diseño, en tanto tendemos a desligarnos de los objetos una vez desarrollados. Es claro que esta tarea no puede recaer íntegra sobre el diseñador, sin embargo la trazabilidad de los objetos sí es posible proyectarla desde el tablero sumando a ello la investigación en el diseño y cómo este impacta en sus múltiples frentes de influencia. Esto tiene que ver con sustentabilidad, racionalidad de los productos y procesos, conciencia social, responsabilidad con el medio y sobre todo con un sentido sutil del tiempo que vivimos, como una especie de alarma de caducidad de nuestra actual forma de vida.

El asumir este desafío actualmente es, más que un imperativo ético, un requisito sine qua non para que podamos hablar responsablemente de «buen diseño». Para ello esta cadena organizada de responsabilidades debe ser compartida tanto por diseñador como por mandante, pero también por distribuidores y empleadores, por las manufactureras y plantas de reciclado y finalmente por el usuario.

El desafío final que recae entonces sobre los diseñadores es que sus diseños proyecten en todas sus dimensiones su concepción racional (en el sentido de la sustentabilidad y racionalización de la energía que consumen) y al mismo tiempo faciliten los pasos de cada uno de los ciclos que su vida útil (e inútil) considere.

Si un diseñador industrial propone a su cliente o empleador un proyecto sustentable y se lo rechazan porque necesitan un producto con la obselescencia programada (porque si no no le cierra la ecuación económica), ¿qué actitud debe tomar el diseñador? ¿Debe renunciar a la tarea?

La obsolescencia programada es uno de los vicios del sistema impuesto por el mercado. Por un lado obliga al usuario a tener que asumir la responsabilidad de desechar los objetos cargándolos con una responsabilidad de la cual el productor y el resto de la cadena de desarrollo del producto en cuestión se desligan, en la mayoría de los casos totalmente. Por otro lado dificultan a los usuarios abrazar la tan necesaria cultura de la sustentabilidad ya que sistemáticamente impiden el uso de alternativas sustentables al invadir los mercados haciendo prácticamente imposible la competencia. Este dilema al que se ve enfrentado tarde o temprano el diseñador (diseñar para este sistema) es justamente la piedra angular de la crítica al diseño que surge desde realidades tan complejas como el calentamiento global y el daño al ecosistema en general. Sin embargo considero que el diseñador debe asumir una postura que no lo margine del concierto actual, ya que al hacerlo se resta de las posibles soluciones que podría aportar. En esto es crucial la investigación de nuevas alternativas, por ejemplo de materiales y procesos, que puedan paliar de alguna forma los estragos producidos por los productos que son sistemáticamente lanzados al mercado sin medir las consecuencias. La racionalización del diseño y la gestión de recursos son algunos de los ítems que pueden aportar a, si no eliminar el problema, por lo menos a atenuarlo. Todo esto mientras trabajamos para que el paradigma cambie.

Retrato de Alejandro Bustamante Alejandro Bustamante Concepción Seguidores: 1

Opiniones:
23
Votos:
33
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Diferenciación versus estandarización

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Marco Cabello
0
Marco Cabello
Nov 2011

Concuerdo tambien con Xavier. Se puede reducir el impacto de la obsolencia programada pero casi imposible de anular. En Chile son pocas las empresas dedicadas al reciclaje como también las que se procupan de sus residuos. Hace unos 6 meses atrás la «Bosch», contrato el servicio de RecyclaChile S.A para reciclar los productos desechados por sus consumidores instalando un «sello verde» en los productos. Esto reduce el impacto de la obsolencia programada generando un valor adicional para la empresa que obtiene ganancias y el ser bien vista ante los ojos de consumidores. Por ahí va el camino.

0
Responder
Retrato de Germán Hurtado
0
Germán Hurtado
Mar 2010

De acuerdo con Xavier. El siguiente paso es hacer maquinas desambladoras cuando termine la vida útil de los objetos. Para esto hay que predecir el comportamiento de los materiales desde su salida de fabrica hasta que termine su utilidad, y calificarlos. De hecho lo que se hace en cada hogar, reciclar... no es que este mal, sino que no se les enseña que va pasar con lo que va a comprar cuando lo tire a la basura. Entonces la gente va a tener más nociones en lo que hace. Este es el otro punto, la educación. Separar ʼporqueʼ no sirve de mucho, hay que saber también ʼpara quéʼ.

0
Responder
Retrato de Xavier Jiménez
0
Xavier Jiménez
Mar 2010

Es imposible eliminar la obsolecencia programada porque habría que desmotar el sistema de mercado y capital o sea una revolución humana. De igual manera estandarizar el diseño sería como estandarizar el conocimiento trato de imaginarme una tv estandarizada que dure 10 años, muy dificil sobretodo ahora que la tecnología se revoluciona cada día. Sería más lógico pensar en incorporar obligatoriamente al diseño de los objetos la vida útil (reducir, reutilizar, reciclar) así cuando mi laptop ya esté obsoleta la empresa fabricante tendrá la obligacíón de recibirmela y convertira en materia prima nuevamente.

0
Responder
Retrato de Alejandro Merones
5
Alejandro Merones
Mar 2010

A quien a quien hay que concientizar es al PRODUCTOR, o sea a la industria que es quien destruye el medio ambiente y genera más basura de la deseada y que aparte, en la mayoría de los casos se recicla un pequeño porcenteja.

Por otro lado sí se debe educar también al consumidor, que piense primero en el medio que vive, que legado ambiental desea para las generaciones que vengan y luego que opte por comprar aquello que desea.

0
Responder
Retrato de Gaspar Adrián Aguirre
0
Gaspar Adrián Aguirre
Mar 2010

De acuerdo con lo expuesto. Pero considero que para que el cambio se efectúe es necesario el conscientizar al demandante y, más aún, regularizar las normas de producción.

0
Responder
Retrato de Alfredo Texis Michicol
6
Alfredo Texis Michicol
Mar 2010

El caso seria que el diseñador debe de trabajar y cobrar para asi poder sobrevivir en la vida y aliemnatrra tener mas imagincacion. Ya que mucho clientes no ven eso o esa necesidad que tiene para el diseñador y el se enteinde que nefrentar y ponerse retos para salir a delante.

0
Responder
Retrato de Miguel Soliz
2
Miguel Soliz
Mar 2010

El problema con esta estandarización es justamente que el diseñador se iría a contracorriente del sistema que le da dinero y sustento para su vida. Este problema no se puede solucionar tan sencillamente, sería necesario quitar a las personas la ideología de que todo vale con tal de conseguir dinero... Y honestamente cambiar ideologías en las personas es un trabajo mucho más complejo y difícil... pero no es imposible.

0
Responder
Retrato de Noel González
7
Noel González
Mar 2010

Se olvida el rol organizador del estado, como jefe de casa, si no existen prioridades y vision, es muy probable que nuestras economias sigan siendo veletas para donde vaya el viento. Si no existe presion por parte de los gremios de diseño y leyes que apoyen politicas de consumo claras...no pasara nada. Si no se estimula el uso de productos sustentables o responsables, no se genera conciencia de nuevo consumo y asi es la cadena, faltan eslabones que somos los diseñadores en politica y gestion de la profesion.

Saludos

0
Responder
Retrato de Jenaro de Silva Peña
0
Jenaro de Silva Peña
Mar 2010

Efectivamente, la «obsolescencia programada» da trabajo a diseñadores y ellos mismos se hacen diferenciar marcando tendencias, modas, estilos, etc. Es el cuento de nunca acabar y en este ciclo aparentemente absurdo se basa gran parte de la economía mundial: vender lo que el consumidor deberá reponer un poco más tarde. Esto no me parece una catástrofe, la catástrofe es no renovar los recursos que la industria necesitó para producir lo que vendió ayer y no ha estado renovando los recursos con los que va a producir la que va a vender mañana. Cuando reciclar es negocio, habrá equilibrio.

0
Responder
Retrato de Gabriel Mariaca
9
Gabriel Mariaca
Mar 2010

El problema es enormemente más complejo que la simple conciencia sustentable. ¿Y la industria cultural? La revista Fast Company publicó en mayo de 2009 un ranking de las 100 personas más creativas en los negocios. El primer lugar fue para Jonathan Ive, diseñador de Apple. De 44 películas de productoras americanas nro 1 en taquilla del 2009 el 40% de ellas muestran productos Apple sin que a Steve Jobs le cueste un penique ¿Realmente necesito un iPhone? o ¿qué pasaría si se me pierde mi iTouch? La industria cultural impone estandares de consumo más eficazmente que el diseño ¿Qué hacer ante ello?

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Guillermo Dufranc
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
Rediseño de packaging: ¿evolución o revolución?
Sinopsis:
Al momento de realizar una actualización de diseño de envase, se debe plantear cuánto y cómo cambiar la identidad existente, para ganar relevancia sin perder reconocimento.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
91
Opiniones:
13
Seguidores:
475
Retrato de Antonio Sánchez
Autor:
Antonio Sánchez
Título:
Nuestro diseño... ¿mexicano?
Sinopsis:
La diversidad cultural de México es una fuente inagotable de propuestas que, correctamente dirigidas, pueden expandir nuestra percepción de lo que significa el diseño mexicano.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
19
Opiniones:
7
Seguidores:
7
Ilustración principal del artículo 100 hitos del diseño
Autor:
Joan Costa
Título:
100 hitos del diseño
Sinopsis:
Joan Costa comenta el nuevo libro de André Ricard, con 100 diseños que hicieron época.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
49
Opiniones:
1
Seguidores:
2291
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
¿Qué hacer para aumentar el valor del diseño?
Sinopsis:
La mayoría de los diseñadores siente que su profesión está mal remunerada. ¿A qué se debe el desfasaje entre la realidad y las expectativas? ¿Cómo solucionar este problema?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
144
Opiniones:
159
Seguidores:
592
Ilustración principal del artículo Mobiliario Kèkóldi
Autor:
All Be Design
Título:
Mobiliario Kèkóldi
Sinopsis:
Piezas de mobiliario basadas en el arte indígena costarricense, que generan trabajo para las mismas comunidades indígenas.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
23
Opiniones:
10
Seguidores:
12
Ilustración principal del artículo Banco matero
Autor:
Designo Patagonia
Título:
Banco matero
Sinopsis:
Un caso de diseñador-productor que propone una alternativa de decoración con estética autóctona argentina.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
37
Opiniones:
5
Seguidores:
7

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril