Procesos vs. resultados en la enseñanza del diseño

Las aristas de una oposición engañosa y contradictoria, que no ayuda al aprendizaje y confunde a los estudiantes.

Retrato de Raúl Belluccia Raúl Belluccia Buenos Aires

Seguidores:
716
Opiniones:
8
Votos:
54
Compartir:

¿El proceso de diseño de un estudiante es más importante que el resultado que presenta al final de cada ejercitación? ¿En la escuela de diseño deben evaluarse los procesos o los resultados? Estas preguntas suelen dar pie a debates y discusiones en el ámbito de la enseñanza.

Diseñar es un proceso

No se diseña de golpe. Todo trabajo de diseño es un proceso o serie de pasos conducente a un fin: determinar, previamente a su producción, las características finales de un objeto para que cumpla con unos requisitos conocidos de antemano.

A diferencia de otros procesos productivos como el de fabricación del acero o el de elaboración del dulce de higos, en los cuales desde el comienzo se sabe cómo será el resultado (pues se trata de una re-producción), al inicio de los procesos de diseño se conocen las prestaciones que deberá cumplir el producto final, pero no se sabe aún cómo será (que para eso se llama al diseñador).

El trabajo de diseño, en mayor o menor medida, siempre tiene un aspecto abierto, indeterminado, creativo; pues su tarea consiste en imaginar las cualidades de un objeto que todavía no existe en todo o en parte.

El resultado al que llega el diseñador es, evidentemente, el último paso del proceso de diseño. El resultado no tiene una naturaleza diferente a la del proceso, ni mucho menos antagónica o contraria (la prueba está en que muchas veces el diseñador ante el trabajo ya impreso o producido, se lamenta de no haber tenido más tiempo para corregir algunos detalles, que de haberlo tenido, lo que fue el resultado hubiese formado parte del proceso).

Pero —con pertenecer al proceso— el resultado final no es un paso más, reviste una importancia altísima: sólo en el resultado se refleja la capacidad del diseñador para resolver el problema en los tiempos estipulados. Por eso en los concursos de diseño se premian resultados y no procesos, y a los jurados que evalúan no les interesa en lo más mínimo saber cómo ha hecho cada uno para llegar a la solución presentada.

El proceso de diseño es insondable

No existe un manual de instrucciones para diseñar. El diseñador, tras analizar las necesidades, condiciones y programa de cada trabajo que le encargan, da inicio al proceso de diseño propiamente dicho y, entre otras cosas: imagina, dibuja o representa para ver cómo queda, modifica, corrige, ajusta colores y tipografías, hace pruebas a distintos tamaños, deja que el boceto «descanse» hasta la mañana siguiente para verlo «con otros ojos», retoma el camino o lo cierra por el momento y explora otras variantes, o tal vez se bloquea y decide «olvidarse» por dos días, vuelve al ataque, compara y critica lo hecho, confecciona algunos prototipos y los contrasta con los de la competencia o con casos similares, relee el programa y lo coteja con el boceto... y así sucesivamente hasta que, próximo a la fecha de presentación de las propuestas a quien le encargó el trabajo, se decanta por las mejores alternativas, organiza la exposición y prepara los argumentos. Y lo anterior es apenas un pálido reflejo de lo que verdaderamente sucede durante el proceso de diseño, como cualquiera que haya pasado por estas situaciones conoce muy bien.

Los procesos de diseño tienen lugar en el interior de cada diseñador, y es en ese interior donde se da la mezcla productiva de sensibilidad comunicacional y estética, refinamiento visual, capacidad interpretativa, memoria gráfica, habilidades retóricas, técnicas, tipográficas, analíticas, etc. que desemboca en una propuesta de afiche, de logotipo, de revista.

El recorrido, los pasos y vicisitudes de cada proceso de diseño en particular nunca pueden preverse de antemano, la descripción de todo proceso de diseño es siempre a posteriori. Y cambia con cada diseñador. Por ejemplo: puede suponerse que determinada editorial llame a tres buenos diseñadores para que concursen por el diseño de las tapas y el interior de una colección de libros con tales y cuales requisitos, y es también verosímil suponer que las tres propuestas sean de muy buen nivel y calidad, pero lo que resulta absolutamente impensable es que los tres diseñadores hayan recorrido los mismos procesos creativos.

El aprendizaje principal se da durante el proceso

En los cursos o talleres donde se enseña a diseñar, los maestros plantean a los estudiantes problemas de comunicación cuya solución necesita ser diseñada, y los guían, aconsejan, corrigen, critican, estimulan, les muestran modelos, les formulan preguntas adecuadas, les plantean actividades o tareas de apoyo, y les transfieren conocimientos y puntos de vista para que arriben a la mejor solución posible y aprendan de la experiencia.

No hace falta explicar demasiado que hay estudiantes que «ven» de manera intuitiva la respuesta gráfica desde el primer momento (aún antes de tener una explicación) y luego se dedican a perfeccionarla, que otros tardan mucho en encontrarle la vuelta, que otros necesitan iniciar varios caminos en simultáneo para decantarse al final, que otros parecen acumular energías durante un largo tiempo «improductivo» y recién a último momento se destraban.... Y ante un nuevo problema probablemente cada uno transite un proceso creativo diferente. Es decir, a los estudiantes durante su proceso le pasa lo mismo que a cualquier diseñador experimentado. Pero, a diferencia del profesional, el estudiante no transita en soledad este proceso, lo hace guiado por el maestro.

El aporte fundamental del docente en los talleres se da durante el proceso de diseño a través de la crítica constructiva de los bocetos y propuestas del estudiante (que no son otra cosa que borradores del resultado final, aproximaciones sucesivas al resultado).

Los resultados deben evaluarse, los procesos no1

Para evaluar el trabajo de diseño no es pertinente considerar si los colores utilizados provienen de los recuerdos infantiles del estudiante, si la imagen creada es el resultado visual de un juego de palabras, si la tipografía le fue sugerida por un compañero, si la figura retórica fue extraída de una película o, como ocurre tan seguido, si el resultado es el emergente de un proceso que resulta muy difícil conocer, cuando no imposible.

Es equivocado evaluar o juzgar los recorridos de cada estudiante (sus búsquedas, sus idas y vueltas, lo que vio, analizó o ensayó) ya que el hecho de pasar por determinadas experiencias no es determinante, y en un estudiante puede conducir a un buen resultado y en otro no.

De la misma manera que la tarea del cocinero se juzga cuando los comensales prueban el plato servido, es decir cuando se comen el resultado de un proceso de elaboración gastronómica muchas veces largo y complicado, la evaluación de diseño —ya sea en la escuela o en la vida profesional— debe realizarse sobre la propuesta final presentada ya que, por regla general, los pasos anteriores al último son de menor calidad.

Evaluar la propuesta de diseño de un estudiante implica verificar el cumplimiento de los objetivos planteados al comienzo de la ejercitación. Durante el proceso de diseño la tarea del docente es ir haciendo evaluaciones provisorias pero con los mismos criterios que usará para evaluar el resultado final.

Simultáneamente, debe decirse que es adecuado y necesario que el profesor valore positivamente la actitud de los estudiantes que trabajan, estudian y consultan más, que plantean interrogantes y propuestas novedosas, que tienen más inquietudes y curiosidad... Pero una cosa es valorar las actitudes y otra valorar la capacidad para diseñar; son cosas distintas.

Porque más allá de las características que hayan tenido los pasos del proceso de un estudiante, si al final presenta un afiche o cartel que no se lee a la distancia requerida, que posee un estilo equivocado, cuyo mensaje no se comprende, que no ha incorporado las críticas y sugerencias de sus docentes y que no cumple acabadamente con los objetivos planteados al inicio de la ejercitación, la evaluación debe ser negativa por más entusiasmo, trabajo y esfuerzo que haya puesto para hacerlo.

Seguidores:
716
Opiniones:
8
Votos:
54
Compartir:
  1. En el taller de diseño, cuando el maestro plantea un ejercicio particular debe evaluar el resultado final del proceso del estudiante, es decir la capacidad del trabajo presentado para solucionar la necesidad de comunicación que le dio origen. Pero cuando el docente del taller de diseño debe evaluar a un estudiante al término de una instancia educativa amplia (cuatrimestre, semestre, año) para habilitarle o no el paso a un nivel superior, es indispensable que complete y matice la acreditación final (basada fundamentalmente en la capacidad manifestada para resolver casos de diseño) con otros aspectos observados en el estudiante, tales como la actitud, la preocupación por el tema, las inquietudes expresadas, la contracción al trabajo, el esfuerzo, la participación pertinente en clase, la voluntad de aprender y ampliar sus habilidades, el espíritu crítico, etc.
Código QR de acceso al artículo Procesos vs. resultados en la enseñanza del diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Raúl Belluccia

Más artículos de Raúl Belluccia

Título:
Quiero cambiar mi logotipo: ¿cómo hago?
Sinopsis:
Las dificultades de un empresario que quiere orientarse en el desconocido (para él) mundo de los diseñadores gráficos.
Compartir:
Título:
Ante las puertas de un nuevo desastre gráfico
Sinopsis:
El gobierno nacional argentino ha lanzado un concurso para el diseño de la identidad visual del Bicentenario.
Compartir:
Título:
El diseñador, un equilibrista profesional
Sinopsis:
La difícil habilidad de resolver la novedad de cada caso y, a la vez, respetar los códigos de la comunicación para que el mensaje sea comprendido.
Compartir:
Título:
Video: Cuál es la vida útil de una marca
Sinopsis:
¿Cuánto tiempo debe durar una marca? Es fundamental determinar su vigencia ideal antes de diseñarla.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Ana Gabriela Cornejo
1
Ana Gabriela Cornejo
Hace 2 meses

Como estudiante de diseño gráfico y algo que me ha enseñado la Universidad en la que estudio es que debemos arriesgarnos. No debemos hacer lo correcto, sino irnos más lejos, pensar fuera de las líneas, aún así cumpliendo lo pedido. Cada trabajo realizado en diseño tiene un propósito, una enseñanza, pues es con la experiencia que se aprende. Al final, el proceso es lo que lleva a un resultado. Es verdad, al final el resultado es lo que cuenta, pero pienso que el proceso es igual de importante. Los profesores son una herramienta de guía y ya está en el estudiante si desea indagar más y obtener más aprendizaje para lograr mejores resultados.

Es un tema bastante difícil de analizar, pues como tu dices si al final el trabajo no se lee de lejos o posee un estilo equivocado el trabajo ya está mal y el resultado es negativo. Sin embargo, la enseñanza queda y ya es cuestión del estudiante saber salirse de la caja siguiendo los parámetros antes establecidos.

0
Responder
Retrato de Paula Torres
41
Paula Torres
Abr 2012

de acuerdo con lo que dice raul en que«no existe manual de instrucciones para diseñar«las actividades de enseñanza que realizan los profesores están inevitablemente unidas a los procesos de aprendizaje que, siguiendo sus indicaciones, realizan los estudiantes .cada trabajo de diseño es un proceso y Para que se llegue a un resultado exitoso siempre consiste en el logro de determinados aprendizajes y la clave del éxito está en que los estudiantes puedan y quieran realizar las operaciones cognitivas convenientes para ello,interactuando adecuadamente con los recursos educativos a su alcance.

0
Responder
Retrato de Fabio Ares
66
Fabio Ares
Ene 2011

Creo que debe ser «Procesos y Resultados».

Considero que un docente, como formador, no puede desatender la evolución del alumno. Estoy muy de acuerdo en que el proceso de diseño es complejo, y por supuesto, no hay «recetas» para su realización; pero esto no implica que debamos ver solo el resultado. El seguimiento de la propuesta es fundamental para la maduración del alumno y para el intercambio del grupo en el aula.

Claro que esto es también una decisión pedagógica, y en ese caso (y si existen cátedras paralelas) el alumno también puede optar por otras propuestas.

Saludos.

3
Responder
Retrato de Abdénago Yate
7
Abdénago Yate
Dic 2010

El artículo plantea una superficialidad engañosa, ya que no caracteriza ¿qué es lo que se evalúa: al estudiante o al diseño, sea este como proceso o como resultado?, entremezcla de una manera falsa que el evaluar al diseño es evaluar al estudiante. Hemos de recordar que el proceso educativo requiere la consideración de un proceso de ensayo y error, no estamos hablando de estadios de mercado profesional, por tanto, invito a Belluccia que considere qué es lo que le interesa en la academia, educar a estudiantes o producir diseños, o ambos, lo que haría reconsiderar hasta el título del artículo.

2
Responder
Retrato de Diana Saimovici
0
Diana Saimovici
Ago 2010

Estoy de acuerdo con algunas cosas pero sin llegar a extremos. Por ej. pregunto: Si el alumno lleva un diseño que ha pagado a un profesional y que no fue hecho por el mismo ¿se lo evalua positivamente? supongo que no. En la vida profesional esas cosas si se hacen, pero durante el aprendizaje no. El ejemplo es extremo, pero en mi opinion para estas cosas si sirve evaluar el proceso. Y tambien en el caso de los trabajos grupales. Por ejemplo en lugares de trabajo cuando se hacen trabajos grupales la persona que los coordina suele evaluar los desempeños individuales

0
Responder
Retrato de Xochiquetzal Hernandez
0
Xochiquetzal Hernandez
Jun 2010

Gracias por este articulo.. la escuela de diseño en mi pais no toma en cuenta esto... me servira mucho..

0
Responder
Retrato de Javier Mizerniuk
0
Javier Mizerniuk
Jun 2010

En mi facultad se evalúan las dos cosas, porque el proceso es lo que lleva al resultado final. Creo que lo que se está evaluando no es sólo un avance en lo gráfico, sino en la idea. Tiene que ver con transmitir que la idea no sale de un rayo de creatividad espontánea sino que es el resultado de una investigación y un proceso en el cual se pueden evaluar los otros criterios que menciona al final como: esfuerzo, habilidades, actitud, etc...Obvio que el mayor peso lo tiene la pieza final, pero ésta es el resultado de un proceso de crecimiento del alumno, que no puede dejarse de lado.

0
Responder
Retrato de Magda Guédez
1
Magda Guédez
May 2010

Sr Belluccia, encuentro muy interesante su exposición acerca del aspecto educativo del diseño. Me gustaría que me diera otros criterios de evaluación para proyectos donde mis alumnos deben generar un medio publicitario ( generalmente son revistas, páginas web) que luego deben exponer, frente a jurados, con todas las piezas gráficas necesarias para realizar el lanzamiento de medios complejos como estos ¡y todo lo deben hacer en un cuatrimestre!. Me serviría mucho conocer otros criterios de evaluación para estos chicos que deben aprender tantos contenidos y procedimientos en poco tiempo. Gracias

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Alejandro Zapico
Autor:
Alejandro Zapico
Título:
Redefiniendo el perfil profesional del diseñador
Sinopsis:
Reinterpretar el sentido de nuestra profesión conlleva un cambio de actitud, no sólo frente a nuestros clientes, sino también y de manera vital frente a nosotros mismos.
Interacciones:
Votos:
26
Opiniones:
19
Seguidores:
3
Retrato de Edgardo López
Autor:
Edgardo López
Título:
El desempeño de los graduados en diseño gráfico
Sinopsis:
Las instituciones educativas de diseño han creado falsas expectativas. Existe una desarticulación entre los discursos oficiales y la realidad profesional.
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
9
Seguidores:
43
Logotipo de FOROALFA
Autor:
FOROALFA
Título:
Debate: Me gradué: ¿y ahora qué?
Sinopsis:
¿Cuáles son las principales dudas de los recién graduados? ¿Qué consejos les pueden dar los que ya pasaron por eso?
Interacciones:
Votos:
148
Opiniones:
118
Seguidores:
568
Retrato de Luz Del Carmen A. Vilchis Esquivel
Autor:
Luz Del Carmen A. Vilchis Esquivel
Título:
La importancia de enseñar filosofía del diseño
Sinopsis:
La enseñanza del diseño obliga a la formación docente, a moldear el pensamiento, estructurar las ideas y consolidar la teoría que la sustenta.
Interacciones:
Votos:
96
Opiniones:
53
Seguidores:
145
Ilustración principal del artículo Fundamentos do Design
Autor:
Luiz Claudio Gonçalves Gomes
Título:
Libro: Fundamentos do Design
Sinopsis:
Desde el dibujo hasta el proyecto, desde el arte hasta la técnica, desde la función hasta la estética. Un libro que ofrece una visión panoramica sobre la práctica y el aprendizaje del diseño.
Traducciones:
Interacciones:
Votos:
22
Opiniones:
4
Seguidores:
42
Retrato de Vícthor Chávez
Autor:
Vícthor Chávez
Título:
¿Qué venden las escuelas de diseño?
Sinopsis:
Una escuela es un orbe de ideas y situaciones hipotéticas que pretenden educar, pero ocupar un lugar o pagar una colegiatura no garantiza el conocimiento.
Interacciones:
Votos:
56
Opiniones:
75
Seguidores:
10
Retrato de Nora Karina Aguilar Rendón
Autor:
Nora Karina Aguilar Rendón
Título:
Estrategia didáctica en dibujo para el diseño
Sinopsis:
El dibujo ha sido considerado herramienta esencial para el diseño. Esta ponencia muestra una estrategia didáctica que se basa en las habilidades y competencias del dibujante.
Interacciones:
Votos:
44
Seguidores:
134
Retrato de Camilo A. Angulo
Autor:
Camilo A. Angulo
Título:
Bocetar y bocetación
Sinopsis:
Dos palabras propias del ejercicio de representación en diseño que todavía no están registradas en el Diccionario de la Real Academia Española.
Interacciones:
Votos:
83
Opiniones:
23
Seguidores:
200

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
4 Febrero 2019

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
4 Marzo 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
8 Abril 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
20 Mayo 2019

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
24 Junio 2019