Enrique De La Rosa

Mis malos maestros de diseño

Memorias, experiencias y conclusiones de mis cuatro años de estudio en la Universidad.

Read in portuguese
Meus professores ruins de design

Cuando era pequeño escuchaba que se quejaban de un maestro malo cuando era muy enojón, estricto o dejaba muchos trabajos. De unos años hasta la fecha esta idea sobre los «malos maestros» ha cambiado constante y radicalmente.

En la universidad, un lugar en donde por fin lograría una preparación para lo que me apasiona y tengo aptitudes, yo esperaba encontrarme con un capacitado cuerpo de científicos teóricos incansables, bastos en sabiduría para compartir conocimientos en lo que a mi carrera se refiere. Bueno... es una idea utópica sobre cualquier escuela, pero al menos esperaba encontrar personas que pudieran compartir su experiencia como diseñadores; algo que no sucedió en muchos casos en mi escuela.

Francsico Calles, en un artículo «Notas incomodas sobre la enseñanza del diseño» dice:

«El trabajo académico (?) de quién se desempeña cómo docente en las instituciones educativas es agradable, aparentemente fácil y bien visto socialmente. Además, es posible dar clases y después ir a trabajar — como si la labor docente fuera una especie de pasatiempo y no un trabajo».

Esto coincide con mi punto de vista sobre muchos docentes de mi escuela. Aparentemente allí han convocado a los primeros y más disponibles docentes provistos con titulo de Licenciatura (en el mejor de los casos L.D.G ) para entretener durante un par de horas a una grupo de 15 a 25 alumnos. Si bien cumplen con los requisitos de la normativa universitaria, es claro que muchos no tienen la capacidad para dar una instrucción pedagógica efectiva.

Dentro de mi salón

Imagínate a alguno de mis docentes frente a un auditorio lleno de estudiantes expectante de un suceso que aporte algo a su formación profesional. Ahí estoy yo. En el momento de su aparición y durante la siguiente hora, el docente (prefiero no llamarlo Maestro) balbucea veinte ideas confusas, redundantes o inclusive sin sentido. Como le sobra tiempo, también platica sobre acontecimientos clásicos, chuscos y muy trillados que apenas provocan un par de risas aisladas.

Al paso de unas cuantas clases, empieza a haber un ambiente de desconcierto. Los estudiantes nos preguntamos si realmente se están cubriendo los objetivos pedagógico, si estamos logrando comprender y aprender los temas previstos para el curso. Se enrarece el clima y se produce una gran incertidumbre por las diferencias entre el docente y sus alumnos.

Los alumnos nos vemos forzados a entablar una platica respecto a la situación del curso, y solicitarle que comparta un poco de su experiencia y filosofía. Pero el docente hace rabietas, tal vez porque no ha sabido conectar con la clase ni ha logrado conducir los temas fluidamente. En el peor de los casos, cuando ve frustrados sus intentos por llevar la clase, el docente decide imponer la autoridad como en el régimen Nazi, pero en versión chafa, enviando a la guillotina a los opositores a su sistema.

¿Ha sido la culpa de los alumnos que éste docente no haya logrado desglosar los temas debidamente, ni haya demostrado las aptitudes necesarias para establecer criterios de evaluación objetivos? Si no logra transmitir los resultados de la evaluación en problemas sencillos, qué podemos esperar cuando se trata de problemas de alta grado de complejidad. ¿Por qué mis docentes no separaron cada problema en partes para que podamos analizarlas y comprenderlas completamente? ¿Por qué no nos ayudaron a resolver correctamente los proyectos?

¿Me pregunto dónde está fallando este sistema educativo? ¿Son responsables estos docentes que no saben bien qué enseñan ni cómo hacerlo? ¿O es culpa de quienes los contratan y los ponen al frente de la clase? Los que ocupan los puestos de coordinación, dirección, sub-dirección, etc., ¿serán conscientes de esto que sucede?

Hoy, después de 4 años en la carrera, me he dado cuenta de que los mejores maestros son aquellos que han logrado transmitirme sus conocimientos, aquellos que me han propuesto metas dentro del salón de clase, aquellos que me han explicado claramente el objetivo y la aplicación practica de las ejercitaciones. Aquellos que cuando fue necesario me regañaron, pero también me ayudaron y me enseñaron, con real autoridad, liderazgo y disciplina.

Ojalá la experiencia de tantos miles de estudiantes de diseño no sea tan mala como la mía.

Author
Enrique De La Rosa Tijuana

Published on 03/05/2011

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/mis-malos-maestros-de-diseno) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

Related

Illustration:
Norberto Chaves
Author:

Norberto Chaves

Title:

Formación cultural del diseñador

Synopsis:

Reflexión motivada por una consulta realizada por Fabián García, Coordinador de la carrera de Diseño Gráfico de la Fundación Área Andina, Bogotá.

Translations:
Read in portuguese
Votes:
386
Comments:
105
Followers:
2618
Idioma:
ES
Illustration:
Alberto Ferreyra
Author:

Alberto Ferreyra

Title:

Crisis de la educación en el diseño

Synopsis:

Los problemas del modelo de enseñanza del diseño van más allá de la capacitación docente dentro de las universidades.

Votes:
42
Comments:
28
Idioma:
ES
Illustration:
Claudio Ruizvelasco Riveramelo
Author:

Claudio Ruizvelasco Riveramelo

Title:

Enseñar el oficio conociéndolo

Synopsis:

Es fundamental la aproximación entre la docencia y la práctica profesional para lograr una formación integral de los alumnos.

Votes:
15
Comments:
2
Followers:
28
Idioma:
ES
FOROALFA ISSN 1851-5606 | Contactar | Publicidad | ©Luciano Cassisi 2005~2016