Docente a tiempo completo: modelo en crisis

Resulta necesario que las universidades revisen el actual perfil de sus planteles de docentes de diseño para no repetir un error pedagógico evidente.

Jesus Gaytan San Pedro Garza García
Followers:
53
Comments:
84
Votes:
123
Compartir:

Es bastante conocido que durante los inicios de la profesionalización del oficio del diseño, hubo una gran pléyade de diseñadores que entre su vocación existía la docencia. Hitos de la educación del diseño como Renner, Gropius, Itten y Moholy-Nagy son ampliamente reconocidos tanto en la academia como en el ejercicio de su profesión como visionarios y ejemplos a seguir.

En tiempos más recientes, nombres como Carson, Chaves y Werner, siguen los pasos de estos precursores tanto en los países líderes, y también en otras sociedades que apenas comienzan a vislumbrar el aporte que la disciplina entrega a los procesos comerciales e industriales.

Sin embargo al observar lo que sucede en nuestras escuelas de diseño, no podemos pasar por alto que algo grave está sucediendo. Cada año egresan una gran cantidad de diseñadores en todas sus ramas pero, sin embargo, su impacto en la sociedad no es visible, y por si fuera poco, se escuchan incontables quejas de esos graduados sobre el poco aprecio que esas sociedades tienen para con el diseño.

¿Hemos perdido el rumbo en cuanto a la forma de enseñar diseño?

Al mirar hacia el pasado personal, reflexiono sobre el tipo de enseñanza y sobre los profesores de mi instrucción en diseño gráfico, hace más de 25 años.

Básicamente esa enseñanza tenía dos grandes características; la primera era que los diseñadores éramos preparados para todo el campo de diseño, quizá en esos tiempos el propio campo de acción de la profesión era mucho más acotado, o quizá las herramientas con las que contábamos eran tan básicas y manuales que permitían que la técnica (tekné) de nuestra profesión pudiera ser aprendida en un período de tiempo muy corto, por lo que se disponía del tiempo para aprender y practicar todas las ramas de la profesión; y la segunda, en la planta docente que nos preparó había arquitectos, diseñadores gráficos, diseñadores industriales, comunicadores, artistas gráficos, técnicos en artes gráficas, mercadotecnistas, la gran mayoría de los cuales tenía algo en común: la docencia era para ellos una actividad paralela a su actividad profesional, de manera que quien llevaba, por ejemplo, la materia de Diseño V, (publicaciones o diseño editorial) era un técnico en artes gráficas cuyo desarrollo profesional orbitaba alrededor de la publicación e impresión de libros y revistas, o en el caso de la materia de Medios Audiovisuales (multimedia), la docente tenía su propio negocio de presentaciones audiovisuales y sus clientes eran algunas de las empresas más importantes de la ciudad.

Sin embargo… ¿qué sucede hoy en la enseñanza del diseño?

Tan solo en México, se estima que el 50% de los egresados de la carrera de diseño gráfico trabajan en algo relacionado a su profesión1, y del resto un 80% no ejercerá nunca el oficio para el que se supone fue capacitado. ¿Es esto aceptable en un país como el nuestro en donde tan solo el 5% de los estudiantes de primer ingreso a primaria lograrán terminar una carrera profesional?2, ciertamente, no.

Si disponemos de algo de tiempo, y nos dedicamos a revisar los sitios web de universidades mexicanas que ofrecen la carrera de diseño gráfico nos daremos cuenta de algunas cosas que se repiten:

  1. Todas ofrecen desarrollar habilidades y competencias que harán del egresado un experto en el medio laboral.
  2. La gran mayoría basan su modelo educativo en el taller de diseño.
  3. La planta docente es desconocida en la mayoría de los casos, y cuando un interesado pregunta, las respuestas invariablemente dicen: «jóvenes, con gran talento, con alta experiencia profesional», lo cual en si resulta inquietante ya que si esos docentes son de excelencia, ¿por qué no son enlistados por las universidades?
  4. En aquellas universidades que se atreven a enlistar una planta docente, el mayor énfasis de información va hacia sus grados académicos. Excelente… pero, ¿y sus portafolios profesionales?

Resulta sumamente inquietante darnos cuenta de que en nuestro país existen registradas algo más de 300 instituciones de nivel superior que ofrecen la carrera de diseño gráfico3, por lo que estableciendo arbitrariamente una planta docente mínima de 20 profesores en cada una de ellas, tenemos alrededor de 6.000 docentes de diseño gráfico, de los cuales tan solo un puñado sabemos quienes son, y qué han hecho profesionalmente en su área.

Si hasta este momento he logrado inquietarte sobre quien enseña a los futuros diseñadores de nuestro país, creo que voy por buen camino.

Por otra concepción del docente de diseño a tiempo completo

En diferentes universidades en donde he tenido la oportunidad de colaborar o de ser recibido para responder mis inquietantes, y en ocasiones, incómodas preguntas, me he encontrado que por lo menos en México, un docente de tiempo completo lleva su carga de trabajo dividida más o menos de la siguiente forma: 25 horas a la semana para docencia, y 15 horas para actividades generalmente administrativas relacionadas con la academia y proyectos institucionales.

No tendría ninguna objeción hacia esto si no existieran los hechos relatados con anterioridad sobre lo que hacen nuestros egresados. Ciertamente algo no está funcionando como debiera.

Si observamos algunas de las instituciones de educación superior que son reconocidas a nivel mundial como las mejores en el campo del diseño gráfico (Rhode Island School of Design, por nombrar una) encontraremos que la concepción del profesor de tiempo completo es muy diferente a la nuestra, y nos obliga a replantear lo que debe de ser este tipo de docente:

  1. Su tiempo en la institución por semana, es de 20 horas.
  2. El ingreso de un docente nuevo, debe de ser consensuado por la academia.
  3. Aún cuando se considera de tiempo completo, el docente debe de demostrar que las 20 horas restantes de la semana las dedica al ejercicio profesional. Si no puede justificar ese ejercicio profesional, pierde su calidad de docente.
  4. Aún cuando el nivel de sueldos no es comparable con el de nuestro país, un docente de dicho instituto debe su fuente de ingresos más importante al propio ejercicio profesional.

¿Hacia donde queremos llegar con esto?, ciertamente a revisar el modelo de docente que imparte clase en nuestras instituciones, sobre todo el docente de tiempo completo, quien debe ser, por antonomasia, el modelo profesional que los estudiantes de diseño deberían seguir en su formación profesional.

Rompiendo el paradigma… ¿qué hacer?

Ciertamente existen una gran cantidad de aparentes limitantes tanto legales como culturales que dificultan el concepto del nuevo profesor de tiempo completo, sin embargo, aún cuando pudiera parecer completamente extraño, este modelo de docente de tiempo completo no es desconocido en nuestro país. Existen experiencias entre los docentes de medicina y derecho, por dar algunos ejemplos, en donde queda completamente claro que no es posible asignar determinadas áreas de la educación de profesionales a docentes con poca o nula experiencia profesional vigente, y aún así no es nada raro encontrar en esas escuelas docentes que son ampliamente reconocidos por su trayectoria profesional vigente, amén de los grados académicos obtenidos por ellos.

Mi propuesta de docente de diseño gráfico de tiempo completo busca romper esa inercia que se ha venido dando en nuestras universidades en los últimos 20 años, que le ha dado más importancia al grado académico que al ejercicio profesional. 

Por lo tanto, ¿cuál es el perfil del docente de tiempo completo de diseño que proponemos?

  1. Profesional del diseño, con ejercicio actualizado y vigente.
  2. Experto tanto académico como profesional de su área.
  3. Actualizado en pedagogía y docencia.
  4. Modelo profesional a seguir, con reconocimiento de sus pares profesionales.

Nuestro docente de tiempo completo debe de ser alguien cuya práctica profesional sea el eje central de su aportación a la enseñanza del diseño, por lo menos en aquellas áreas en donde esta sea el elemento más importante de transmisión de esa experiencia.

No podemos olvidar que existen muchos docentes que tienen una inclinación mucho más marcada hacia la investigación pura, lo cual no es de ninguna manera una limitante para su actividad de enseñanza, sin embargo debemos de orientar este tipo de docentes hacia otras materias en donde su cúmulo de conocimientos le sirva al estudiante para reforzar la argumentación de todo proyecto de diseño.

Pero los talleres de diseño son el mejor ejemplo del tipo de curso en donde la enseñanza del maestro, y su habilidad y arte en el ejercicio profesional son mucho más evidentes y por lo tanto constituyen la piedra fundamental de el proceso de enseñanza-aprendizaje del diseño.

Followers:
53
Comments:
84
Votes:
123
Compartir:

84 Comments

Comment
  1. Datos Observatorio Laboral, Secretaría del Trabajo y Previsión Social, México, 2º trimestre 2010.
  2. Datos estadísticos, Secretaría de Educación Pública, México, 2009.
  3. Anuario estadístico ANUIES.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 09/12/2010.

Jesus Gaytan

More articles by Jesus Gaytan in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Modelo de inmersión total para la enseñanza del diseño

Synopsis:

Propuesta de modelo educativo aplicando el modelo de la Triple Helix, orientado a la innovación.

Share:
Idioma:
ES
Title:

El problema de la formación de los diseñadores gráficos mexicanos

Synopsis:

Una profesión nueva, un mercado con alta demanda de especialistas y una visión de corto plazo de la educación superior nos han llevado a esta situación.

Share:

You may be interested

Alvaro Magaña
Idioma:
ES
Author:

Alvaro Magaña

Title:

Diseño y dinero

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
15
Comments:
8
Followers:
97
Eric Barajas (Snok Daffy)
Idioma:
ES
Author:

Eric Barajas (Snok Daffy)

Title:

Las carreras de diseño gráfico son obsoletas

Share:
Interactions:
Votes:
238
Comments:
520
Followers:
127
Kevin Franco Riquett
Idioma:
ES
Author:

Kevin Franco Riquett

Title:

El espectador construye la imagen, la imagen construye al espectador

Share:
Interactions:
Votes:
7
Followers:
2
FOROALFA
Idioma:
ES
Author:

FOROALFA

Title:

Debate: ¿Cuáles son las teorías propias del diseño?

Share:
Interactions:
Votes:
77
Comments:
99
Followers:
556
Daniel Cid Moragas
Idioma:
ES
Author:

Daniel Cid Moragas

Title:

La incertidumbre como variable del proyecto

Share:
Interactions:
Votes:
6
Comments:
1
Followers:
5
Mario Aleman
Idioma:
ES
Author:

Mario Aleman

Title:

Comunicar y educar

Share:
Interactions:
Votes:
14
Comments:
9
Followers:
37
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

13
Roberto Martínez Garza
Apr 2015

En la FAD, Facultad de Artes y Diseño de la UNAM,se tiene la extraña idea de que uno puede ser profesor de tiempo completo y no ejercer (o haber ejercido)el oficio alguna vez en su vida... Personas que defienden a capa y espada la actividad docente sin haber asomado alguna vez las narices en algún despacho, agencia de publicidad,agencia de comunicación, editorial o cualquier otro ambiente laboral que demande de los servicios de un profesional del diseño. La UNAM contrario a lo que podríamos suponer tiene tremendos vicios a nivel académico y que desgraciadamente están muy vinculados a áreas administrativas que han sido severamente pervertidas por la política adentro de la institución. Es conveniente que desde la rectoría universitaria hasta las coordinaciones académicas se limpie de personajes arribistas que el único interés que llevan a cuestas es el de alcanzar un hueso político más grande,esto por supuesto influye de modo negativo incluso a la enseñanza. Hay sus honrosas excepciones.

1
Reply
16
Julio Broca
Sep 2014

Por lo general, cuando los estudiantes tienen la claridad de hacer a huelga y pedir que un profesor mediocre deje de mentirles, las escuelas experimentan un cambio interesante y muy positivo. Si hablamos de México, sumido en la corrupción institucional, tendríamos que dejar la puerta abierta no sólo a planes académicos de largo aliento que aspiren transformaciones profundas, sino también a acciones directas que logren esos cambios de manera urgente. Los profesores y directivos saben muy bien qué es lo que están haciendo mal. Buen artículo.

0
Reply
4
Juan Andrés Barredes
Dec 2012

Me es entristecedor ver la realidad plasmada en este artículo... al ser un profesionista más en querer desempeñarme como docente, sin embargo, es comprensible y hasta cierto punto incómodo estar enseñando diseño gráfico sin tener experiencia en lo que se está hablando o enseñando. Personalmente creo que lo ideal es especializarse en determinada rama del diseño y como complemento a tu trabajo, enseñar y sobre todo, compartir lo que tu ejerces, en el ejercicio docente...

0
Reply
127
Eric Barajas (Snok Daffy)
Nov 2012

La experiencia profesional no se puede sustituir.

Profesional del diseño, con ejercicio actualizado y vigente.

Experto tanto académico como profesional de su área.

Actualizado en pedagogía y docencia.

Modelo profesional a seguir, con reconocimiento de sus pares profesionales.

Sobre todo tu primer punto, y es importante. Muchas universidades en EEUU utilizan trabajos exitosos para estudiarlos y esto sería clave para la enseñanza.

Gracias por tu artículo.

0
Reply
0
Sandra Lucia Fuertes Bravo
Apr 2012

Quiero felicitar por este tipo de articulo tan enriquecedor en el quehacer del rol del docente en Diseño, pero quisiera preguntar, ¿si las competencias establecidas del docente se resumen a las 4 que formula en este articulo o pueden ampliarse hacia otros ámbitos?

De hecho no lo solo quisiera conocer sobre las competencias en un docente si no también en estudiante o futuro profesional del Diseño, puesto que pueden diferir del contexto o institución, que a mi parecer deberían ser mas precisas en el ejercicio de la profesión.

1
53
Jesus Gaytan
May 2012

Sandra... como todo análisis de este tipo, es solo el inicio del desarrollo de un modelo educativo. Respecto a las competencias docentes, el mayor problema que tiene la educación es la de querer abarcar todo o corregir todo, esta visión está dirigida a educación superior, por lo que todo lo que le podamos agregar al docente debería de apoyar estas cuatro.

1
0
Sandra Lucia Fuertes Bravo
May 2012

Mil gracias por su respuesta ... sé que es un constructo diario que la academia debería de evaluar en cuanto a estas competencias, debo apreciar que al encontrarme con este tipo de articulo me llamo mucho la atención, más que nada en como se resuelven algunas cosas en mi medio, porque muchas veces la parte pedagógica no esta tan ligada a la hora de ejercer docencia.

0
Reply
0
Alfredo Aguirre
Jan 2012

Muy buen artículo, coincido con varias cosas, después de un buen rato trabajando impartí clases, siempre de temas que domino y en lo que he trabajado, y confirmé que un buen profesional no siempre es buen docente, ni un buen docente es un profesional. Pero si creo que ser docente de tiempo completo te pone en riesgo de perder contacto con el mercado, de dejar de hacer investigaciones prácticas, de asistir a cursos, conferencias, exposiciones, talleres, de buscar o realizar proyectos propios. Es una paradoja.

0
Reply
0
Jordi Sempere
Dec 2011

Muy buen artículo. Como docente y profesional en diseño gráfico, caligrafía e ilustración, intento transmitir mis experiencias y abordar el temario dado desde un punto de vista realista, efectivo y creativo.

0
Reply
0
Darwin Silva
Nov 2011

Excelente Articulo.

0
Reply
6
Baruck Segovia
May 2011

En México es muy difícil trabajar y dar clases de DG. Pero también es cierto que la docencia en América Latina ha visto disminuida su calidad y compromiso. Mucho de esto es culpa de las mismas Universidades y de los alumnos que no exigen. En mi Universidad (UAQ), tuve malos maestros, poca infraestructura, pero un muy buen plan de estudios, esto hizo que los pocos maestros buenos que tuve, me enseñaran a solucionar de inmediato, a sobre revolucionar mi cerebro, a usar lo que hay. Sólo uno, Luis López Cañas, me enseñó a trabajar en la vida fuera de las aulas. Él trabaja y es docente de calidad.

0
Reply
0
Christian Retel Contreras
Mar 2011

Ni muy, muy, ni tan, tan; hay que conciderar, una reevaluación de los modelos de enseñanza y de docencia, ya que debe de existir un equilibrio. por que en la formación debe de existir por parte del docente la suficiente experiencia tanto teórica como practica laboral, y es en esta última es donde se abre el espacio para la comprobación y ensayo de las teorias y los procesos; y sin una base fundamentada en la practica laboral, las palabras solo se quedan en el viento, y el docente se queda sin esa parte importante que es la dinámica real de la práctica profesional que no lo eseña la teoria.

0
Reply
0
David Bernardo Moguel Contreras
Jan 2011

Excelente artículo, me parece muy acertado lo que se comenta en él... quiero decirles, que incluso me inquietó. Soy docente parcial en Villahermosa desde hace 5 años y veo que si es muy importante seguir vigente en el ámbito profesional, trato de hacerlo; pero el trabajo no es siempre constante en el año, por diversos motivos (economía del estado, del país, no hay presupuesto de las empresas para invertir en diseño, etc). Y uno busca llenar ese vacío en las universidades y encuentra oportunidades en donde por lo que yo sé en México; apenas pagan para seguir a flote. Es complicado, no es fácil.

0
Reply
19
Cesar Nandez
Jan 2011

Excelente reflexión.

Hoy en día una gran parte de docentes no tienen mucha idea de como son los grupos de trabajo, como se plantean problemas de diseño reales ni como se resuelven. Por otra parte es triste ver desfilar cientos de postulantes para ocupar una vacante de diseño con un portafolio que da pena y creo que esto es en parte resultado de lo que comentas.

A mi me gusta compartir lo que he aprendido a lo largo de estos 11 años de carrera, así que cuando quieras le puedo ir a dar una charla a tus alumnos sobre lo poco o mucho que he aprendido.

Saludos y felicidades

1
Reply
0
Ma Isabel Pallás
Jan 2011

Creo que debe haber un equilibrio en la planta docente, un porcentaje mayor de docentes con dominio de la enseñanza y le investigación en los principios de la formación, y un porcentaje de docentes con suficiente conocimiento de la actividad para los ultimos semestres. Pero eso si, que dominen el área que estan impartiendo. Incluso el modelo del taller de diseño, debe estar impartido por docentes con perfiles diversos que enriquezcan al alumno.

0
Reply
0
Juan Carlos Mendoza
Dec 2010

Estoy totalmente de acuerdo en lo que mencionas en tu artículo, ya que algo importantísimo que viene con el ejercicio profesional y que apoya a los estudiantes en su educación es el hecho de que los docentes, al practicar su profesión se actualizan y poseen los conocimientos más actualizados, algo que considero crucial en un campo tan cambiante como es el diseño.

0
Reply
0
Enrique Fdez-Shaw
Dec 2010

Estimado(s) autor y lectores,

como profesor de arquitectura en la Universidad Central de Venezuela estoy plenamente de acuerdo con su planteamiento.

Sin duda, por la mismo deriva de las instituciones educativas de las diciplinas en cuestión, este tipo de cambios son fundamentales para que verdaderamente pueda actualizarse la docencia.

Lamentablemente su las condiciones acomodaticias de la burocracia y falta de voluntad hacen que ello se siempre tarea postergada.

Enrique Fdez-Shaw._

EACRV

FAU UCV

0
Reply
0
Sergio Lopez
Dec 2010

Es evidente que el docente de diseño necesita retroalimentarse, y la mejor manera es el de combinar su docencia con el mercado laboral, aparte de que economicamene es imprecindible! (sobre todo aquí en México) De esta forma el docente conocerá las necesidades reales del cliente y las podrá compartir con sus alumnos. Pero tambien comparto la opinión de Joan Muñoz; no solo hay que tener un impresionante curriculum profesional, para ser docente debemos en verdad sentir amor por la docencia...de esa forma no escatimaremos ningun esfuerzo para que nuestros alumnos lleguen a buen puerto.

0
Reply
0
Angélica Tirado
Dec 2010

En la parte que mensionas el porcentaje 50% mas 80% no suman 130% por favor revisalo y corrigelo me parece interesante tus argumentos pero hay mucho que hilar

0
Reply
7
Abdénago Yate
Dec 2010

A partir del artículo y las opiniones que han hecho sobre el mismo, se pone sobre la tela de la educación del diseño, los distintos modelos de educadores (profesores, enseñantes, docentes... ¡escojan!), que podrán determinar los diferentes niveles de importancia de éstos en los niveles y microcurrículos. Ejemplo: Docente catedrático de medio o tiempo completo, docente investigador de medio o tiempo completo, docente catedrático empresario, docente de seminarios y cursos cortos, y todos aquellos que se consideren, que deberán tener un perfil apropiado para cada uno de sus responsabilidades.

0
Reply
164
Jorge Montaña
Dec 2010

Profesor que no trabaja en su área es profesor que está por fuera de las necesidades del mercado. Otro problema es el requisito de doctorado o posgrado, muy bueno en teoría pero que en la práctica resulta en jóvenes profesionales que no han trabajado y traen teorías de sociedades opulentas hacen sus estudios importando modelos no validados en nuestro medio, que no siempre tienen aplicación práctica muy evidente en aquella moda de diseño de experiencias y de servicios, muy adecuada para la academia pues no se necesitan de sus congestionados talleres pero nula en términos de trabajo

0
Reply
0
Alberto Ferreyra
Dec 2010

Me parece que esto va más profundo por lo que intentaré hacer un artículo que retome el tema y la verdad estoy de acuerdo con mucho de lo que dice Jesús.

Gracias Jesús por poner el dedo en la llaga, creo que hace falta reflexionar más en la educación.

0
Reply
0
Joan Muñoz
Dec 2010

En mi opinión el artículo presupone que un/a buen/a profesional es (o sería) un/a buen/a docente, y no es así en absoluto. Conozco a excelentes profesionales, con mucha experiencia y un book impresionante con trabajos para entidades importantes, nacionales e internacionales, que han fracasado como docentes. Pienso que en el global de unos estudios no puede pensarse en la figura del profesor/a individualmente, y sí en términos de estímulos que recibirá el alumno/a a lo largo de sus estudios.

1
Reply
1
Marco Antonio Morales
Dec 2010

En los requerimientos de la carrera docente, o de evaluación del desemperño, deberían equilibrarse los aspectos de formación docente, innovación curricular, méritos extracurriculares y ejercicio de la profesión en aquellas áreas del conocimiento que se pretenden enseñar.

0
Reply
0
Berenice Tapia
Dec 2010

El el Arq. Manuel Coelho, quien dirige su propio despacho y fue docente muchos años de diseño en Curitiba, Brasil me citó una frase del famoso Arq. Oscar Niemeyer: «el que sabe hace, y el que no sabe enseña». Él no estaba del todo de acuerdo en ella, pero si reconocía algo de verdad. Definitivamente si es un tema y modelo a revisar a conciencia si queremos construir una profesión más sólida, valorada y reconocida por aquéllos que no son diseñadores. Saludos.

0
Reply
1
Marina Dávila
Dec 2010

Cargar tintas en los docentes me parece ver un aspecto del problema, los docentes dedicados son los que se ocupan y preocupan por el proceso de enseñanza aprendizaje, logrando un equilibrio entre su saber y su hacer, en la problemática de la enseñanza hoy, no podemos dejar de lado un actor fundamental «el alumno» su entorno social, cultural, económico, y la gran oferta de «obtené tu título en 1 año, diseño de web, bla, bla, los jóvenes quieren todo ya y la sociedad les ofrece eso, creo que los docentes con valor académico aún no siendo profesionales del diseño, logran importantes aportes. Por otra parte ser docente es una profesión!

0
Reply
0
Nohemi Dominguez
Dec 2010

¿ Están seguros ? ¿Alguno es docente universitario?

0
Reply
0
Luis Danilo Parra
Dec 2010

Siempre ha existido esta sensación de crisis. Las instituciones exigen compromisos de muchas horas para ellas - incluyendo las de clase-totalizando en algunos casos hasta 48 a la semana.

Con esas premisas, te dedicas a enseñar y a vivir de la academia o no lo aceptas y te dedicas a tus negocios.

Hay que generar una cultura del diseño y provocar paradigmas para que este sea considerado una profesión y no un oficio menor que es desdeñado por aquellos que no lo viven, porque no lo sienten,incluso algunos administradores de instituciones universitarias con otras perspectivas más comerciales.

0
Reply
0
Margarita Rubio
Dec 2010

Hay figuras de profesor que en apariencia podrían solucionar esta cuestión:

Profesores de medio tiempo; en algunos casos, los menos, tienen práctica profesional, pero generalmente son académicos de tiempo completo pues realizan esta actividad en múltiples instituciones.

Hay académicos de tiempo completo que tienen trabajo profesional, pero no siempre están comprometidos con su institución.

Comprendo que lo que busca el artículo es «provocar» un cambio en la realidad, pero esta no la podemos olvidar. Entonces yo formularía una pregunta mas ¿Quiénes debemos cambiar la realidad?

a) Los académicos

b) Los profesionales

c) Los alumnos

d) Todos los anteriores

0
Reply
1
Pablo Enrique Duarte
Dec 2010

Interesante artículo para reflexionar. Ciertamente debe ser muy difícil enseñar sin un background experimental en la materia,aún en aquellas materias de proyección teórica.

El ingreso a la docencia de diseño debería restringir el acceso a profesores menores de 40 años.

0
Reply
0
Pau Cuyàs
Dec 2010

interesante articulo que se sostiene sobre un argumento falaz.

en mis años de estudiante, los profesionales más valorados en su profesión han sido los peores educadores: los que peor han sabido transmitir, explicar o hacerse entender. no siempre es así, claro está, pero de alguna forma explica que el buen hacer en tu campo no infunde la capacidad para enseñar -bien-.

es el ʼefecto maradonaʼ: buenísimo en el campo, el mejor de la historia, magia pura pero un pésimo comunicador y aún peor entrenador. agree con #35 #37 #45 por cierto, habría que rediseñar el sistema de debate de foroalfa.

0
Reply
1
Rodolfo Sánchez
Dec 2010

Excelente artículo. Para reforzarlo, sugiero la lectura del capítulo «Licenciados en natación», del libro Empresarios oprimidos, de Gabriel Zaid (DEBOLSILLO, 2009, pp. 141-144).

0
Reply
0
Brenda Gomez Villanueva
Dec 2010

Excelente artículo!, totalmente de acuerdo!

0
Reply
1
Miguel Angel Osorio
Dec 2010

Insistimos en que el problema son los diseñadores y su sistema de organización, sin embargo desconocemos que el problema esta en la dinámica económica del país.

Si hay diseñadores metidos a académicos, es por que no hay empresas que tengan el menor interés en la innovación vía el diseño; de 3 millones de empresas, solo el 3% ha presentado una dinámica de innovación y esta no es propiamente en alguna modalidad tradicional del diseño (gráfico, industrial o sus variantes).

Tampoco hay un mercado interno (menos externo, donde el diseño mexicano ni pinta como el sueco o alemán) de prod y ser de dis

0
Reply
205
Gabriel Meave
Dec 2010

¡Auch! El autor puso el dedo en la llaga. Pese a quien le pese, el Diseño es más un oficio que una carrera. ¿Qué pensaríamos de un ebanista, un vidriero o un laudero que nunca hubiera HECHO, y sólo supiera de teorías?

Sí hay crisis. De maestros y también de alumnos. Pocas universidades en nuestro entorno seleccionan a sus educandos por aptitudes reales, como hacen las mejores instituciones del mundo. Ésto sumado a bajos sueldos y absurdos requerimientos de administración, que quitan tiempo y complican la enseñanza.

Para mí es sencillo: las universidades no deberían ofrecer lo que no tienen.

0
Reply
0
Yaneth Batista Meza
Dec 2010

Quizá si un docente se inclina totalmente hacia el profesionalismo se debilitaría en la parte de generación de conocimiento y usted como utor de este artículo sabe mejor, que quiza cualquiera de nosotros, que la investigación es un gran negocio en donde pagan por producción y eso se eleva por mucho al sueldo que puede tener como docente. Creo entonces que quizá se le ha entrado más por la investigación debido a las ganancias económicas que se pueden tener, y que un cliente «promedio» no lo pagará. Por lo que considero que no se debe entender al investigador como «malo» sino un buen recurso para la enseñanza de esta carrera aveces complicada.

0
Reply
1
Salvador Valdovinos
Dec 2010

La formación del diseñador es muy compleja. Además de los docentes, también está surgiendo los investigadores. El panorama es que son necesarios administradores, docentes, investigadores y por supuesto los que ejercen. De tal modo que el diseñador docente requiere de desarrollar su capacidad docente, y así la del administrador y el investigador y el que ejerce para que de este modo nos profesionalicemos todos. Pero debemos entender que necesitamos unos de otros. Por eso lo valioso de este foro. Y de todos los demás foros que fueran posibles para crear este intercambio dinámico de información.

0
Reply
0
Alejandro Taboada
Dec 2010

Hay que encontrar un justo equilibrio entre ambas cosas, cabe aclarar que no cualquiera puede ser docente, se requiere de cierta vocación y habilidad, que en si misma ya es otra profesión aparte. concuerdo con la necesidad de tener las dos. por que uno no sólo debe poder enseñar sino tambien tener que enseñar y eso sólo la praxis lo otorga, obvio aunado a l conocimiento específico profesional. A todo esto se agrega el problema de las políticas internas y externas de las instituciones, los amiguismos y los planes gubernamentales es una lucha de varias trincheras, que se debe equilibrar.

0
Reply
0
Víctor Campuzano
Dec 2010

De acuerdo pero lo difícil es que el problema no es únicamente de las Universidades, sino de como funciona realmente el mercado del diseño por el desconocimiento y desorganización de la mayoría de las empresas en México. Si el diseño se solicita con organización y se paga lo que produce. Entonces los diseñadores profesionales tienen tiempo para hacer buen diseño, para teorizar y sistematizar sus conocimientos y se pueden dar el tiempo para ofrecer excelentes catedras, de otra forma todos empezamos a buscar como sobrevivir al desorden y las Universidades contratan lo que tienen a la mano.

0
Reply
0
Alejandro Álamo
Dec 2010

Comenté esta nota con el titular de una carrera en la Argentina de Diseño y Comunciación Visual y coincidimos en que la dedicación a la tarea docente es tan indispensable como la práctica y desarrollo profesional. La conjunción de ambas áreas, hace que cada alumno perciba esas habilidades y que pueda encontrar lo mejor que le podemos dar sus docentes. La tarea docente es más que loable, debe respetarse y maximizarse.

0
Reply
0
Delia Beatriz Luna
Dec 2010

Lo planteado en su artículo me pareceinteresante y muy vigente: NO SE PUEDE DAR LO QUE NO SE TIENE ADENTRO!!!!

0
Reply
6
Ezequiel Montero Swinnen
Dec 2010

De acuerdo Jesús. Gracias por el artículo.

0
Reply
2
Miguel Ángel Jiménez Macias
Dec 2010

Coincido con el diseñador Jesús Gaytán, el desempeño profesional de los egresados ha bajado notoriamente, dada la falta de experiencia profesional de sus profesores, sobre todo en la clase de taller como columna vertebral en la formación del diseñador, donde es fundamental la experiencia profesional del docente, ya que es parte del proceso de aprendizaje, lo que su propuesta resulta muy lógica. Sin embargo en materias especializantes el docente de tiempo completo sigue siendo básico y permite complementar esta formación.

0
Reply
0
Diego Arias
Dec 2010

Es fundamental la validación gremial, institucional y/o social de los y las profesionales que se dedican a labores académicas en su propio campo disciplinar. Desde esta perspectiva, considero que no se puede construir la reputación de un (a) docente solo desde las oficinas o desde las aulas e instancias académicas. Considero que lo realmente polémico en este sentido, es ubicar la procedencia de la legitimación que recae sobre el (la) profesional-docente frente a la comunidad académica, y frente a la sociedad en los sectores público, privado y / o asociativo (sector sin fines de lucro).

0
Reply
0
María Inés Lopez
Dec 2010

Excelente artículo. En esta actividad es imprescindible que el docente realice actividad profesional, sobre todo aquel que está a cargo a cargo de cátedras taller. El ámbito laboral brinda un conocimiento y una

perspectiva que sólo puede adquirirse a través de la experiencia directa.

0
Reply
1
Rusia González
Dec 2010

Es necesario que el profesional del diseño tenga didáctica para poder enseñanar, pero lo que indica Gaytán es que el profesor de diseño debe tener experiencia profesional, de lo contrario cómo podrá orientar en algo que él mismo no ha experimentado? Recientemente en la Universidad de Panamá, he perdido un concurso de cátedra, porque se ha limitado la ejecutoria de diseño a 4 puntos. El concurso está siendo ganado por una «profesional» que no ejerce la profesión, ella ha presentado documentos culturales. Por eso es que nuestros egresados andan tan mal y estoy de acuerdo con Gaytán.

0
Reply
0
Andy Rodríguez
Dec 2010

No dejemos de reconocer el «círculo vicioso» que motiva este artículo, por cierto, agradablemente polémico. Me refiero inicialmente al reconocimiento de que la buena docencia demanda de muchas horas de planeación y asesoría además de la docencia directa magistral o en talleres. Ante la intención de una docencia de alta calidad ¿a qué hora ejerces para testimoniar tus enseñanzas? Si ejerces para alcanzar el propósito anterior, ¿con qué tiempo planificas, diseñas y ejecutas una docencia de alta calidad? El problema creativo a resolver sería «cómo salirnos del círculo sin perder el equilibrio?

0
Reply
0
Marina Porrúa
Dec 2010

La profesión asociada a la docencia del diseño es importante, pero su ejercicio no garantiza una buena práctica docente. Ser docente, requiere de especial preparación: saber diseñar es el punto de partida para desencadenar un proceso de reflexión teórica para el desarrollo de una didáctica de los procesos de diseño... saber enseñar es la meta del docente. Como es la meta de cualquier universidad generar profesionales que impacten en su medio, transformándolo. Para qué, qué y cómo enseñar (hoy, en el siglo 21) es esencial para promover ese impacto, más allá de las cargas horarias.

0
Reply
0
Jaime Guzman
Dec 2010

La academia necesita de la docencia a tiempo completo, coincido con otras opiniones respecto a la necesidad de dedicar tiempo al desarrollo de la profesión, a través de la investigación. Este desarrollo se realiza desde la academia. Es indudable el aporte que tiene la construcción teórica - científica de la disciplina en la labor profesional de los diseñadores.

Están quienes ejercen y por otro lado quienes sustentan y legitiman la profesión, también quienes están en las dos áreas.

0
Reply
0
Alma Urrea
Dec 2010

Ojalá todo se resolviera contratando diseñadores famosos en cada área en cada universidad pública o privada, si así fuera me quedaría la duda de cómo se establece el parámetro para saber qué diseñador es el adecuado para la labor -¿La fama, la edad, el número de clientes, el tamaño de los clientes? ¿Lo anterior permitirá saber si es apto o no para la docencia? Seguro no. Hace falta experiencia, auto crítica, dedicación y mucho ejercicio para lo uno y lo otro, práctica y teoría en el diseño estoy de acuerdo, pero también falta seriedad.

0
Reply
0
Luis Danilo Parra
Dec 2010

Como se afirma en el comentario anterior... todo se reduce a que esto se volvió negocio. De otro lado la preparación académica tal y como está planteada en Colombia en los docentes,es más válida para lo que las instituciones deben mostrarle al MEN, cuando entren en procesos de acreditación, que en cuestión de experiencia por parte de los docentes. Existe mucha gente que tiene años de experiencia y no son valorados por el hecho de no tener posgrados. Le dan mas validez a un recién egresado con especializaciones o maestrías así no tenga vocación ni trayectoria,que a alguien que domine el oficio.

0
Reply
9
Miguel Prada
Dec 2010

Si de acuerdo, pero no hay que olvidar que para las universidades esto es un negocio, y generalmente no pagan por un docente con un alto perfil, es mas, se han dedicado a contratar estudiantes recien egresados, y créanme la experiencia no les importa. Todo en realidad (hablo de la exigencia) se limita a; si el futuro profesor, puede demostrar que tiene toda una serie de tiulos de posgrado, aunque nunca haya desarrollado un ejercicio práctico profesional y/o de empresa en su vida.

0
Reply
65
Julio Terán Anciano
Dec 2010

Estoy en gran parte de acuerdo con lo expuesto en el artículo, pero sinceramente me surge una duda. ¿La tesis principal defendida por Jesús Gaitan es de aplicación a cualquier asignatura de las enseñanzas de diseño gráfico? Creo que depende de las materias; en todo programa formativo conviven materias teóricas con otras prácticas, y es posible que para impartir alguna de aquellas no sea necesaria una actividad profesional activa.

Recuerdo haber tenido durante mi bachillerato excelentes profesores de química y física que no eran químicos o físicos en activo; para eso estaban los talleres.

0
Reply
0
Bruno Böhm
Dec 2010

Muy buen articulo, deja mucho en que pensar acerca de nuestro futuro como profesional, en Colombia esta práctica es muy comun en muchas instituciones y universidades, dejando la carga de formación profesional a recien egresados que no aportan un minimo de experiencia en lo que enseñan.

Deberiamos replantear el modelo pedagogico y tratar de salvar la profesión...

0
Reply
1
Martin López
Dec 2010

Excelente!

Los estudiantes deben de tener frente a ellos, a un docente profesional del diseño, por que si no es así, ¿cual es el testimonio que éste va a compartir? Totalmente de acuerdo con su propuesta, y ojalá tomaran nota dos que tres colegas.

Saludos!

0
Reply
0
Julio Antonio Vanoy Acero
Dec 2010

Es muy interesante el articulo!!..pero aqui en colombia hay muchos docentes que trabajan para una facultad de diseño gráfico y ni si quiera son diseñadores..son administradores, arquitectos..en fin!! y los docentes que son gráficos (no todos) utilizan mas del 60% de su tiempo en tramites administrativos de la institución que no tienen por que realizarlos..seria muy bueno que los docentes en gráfico se dedicaran y compartieran sus experiencias profesionales con los estudiantes, ya que esto es en verdad lo que hace un verdadero estudiante de diseño gráfico.

0
Reply
2
Diego Pimentel
Dec 2010

Excelente artículo. Totalmente de acuerdo con la necesaria combinación entre academia y mercado, para el dictado de taller.

Otros puntos a tener en cuenta serían:

- La puntuación para proyectos de investigación, para los cuales no otrogan crédito los proyectos «de mercado» que haga el docente.

- La incompatibilidad por ley que tienen los horarios de los docentes y sus dedicaciones.

- Por último, lo más importante: la experiencia, si vale, se debe pagar. Un docente que cobre tiempo completo y dé la mitad de horas de clase, cobrando lo mismo es un desafío para la gestión de las universidades.

0
Reply
0
Yolanda Zepeda
Dec 2010

Muy buen artículo, comparto mucho de lo dices, definitivamente no estamos teniendo egresados de calidad... es triste pero cierto, hay mucha gente si, que sigue luchando por formarse y estudiando y trabajando para hacer buen diseño, el general de los docentes en diseño no estan cualificados, o no están dando lo que deben... pero peor todavia es que las universidades no están poniendo orden en la formación de sus estudiantes... ni echando a perder han aprendido...

Me ha tocado ver a recien egresados (ni titulados todavia) ser contratados para dar clase x la misma universidad en la que estudiaron

0
Reply
0
Eunice Ventura
Dec 2010

Totalmente de acuerdo! Muy buen artículo!

0
Reply
0
Luis Danilo Parra
Dec 2010

En pocas instituciones de mi país se privilegia el modelo norteamericano, como es la manera de hacerlo en el primer mundo. En su lugar, para la mayoría, importa más el quehacer académico-administrativo, que desemboca en una aberrante explotación la mayoría de los casos, volviendo al docente a tiempo completo en un verdadero mercenario de la educación, en un todero que domine todos los temas, en lugar del paradigma de profesional que deben seguir los estudiantes como ideal, de hecho algunos caen en la rutina de buscar por fuera mejores ingresos, aunque les signifique más sacrificios de tiempo.

0
Reply
0
Gus Cremonini
Dec 2010

Muy buen artículo. El docente debe ser profesional, al menos en esta actividad.

0
Reply
0
Ana Karinna Hidalgo
Dec 2010

A la profesión se la desarrolla desde la academia y desde el mundo empresarial, público, etc. El diseño necesita pasar de una carrera sin perspectivas a una capaz de GENERAR CONOCIMIENTO. Cómo lograrlo? Haciendo investigación, con docentes investigadores dedicados 100% a la academia que trabajen por esta área del conocimiento y vayan más allá de solo aplicar lo que otros aprenden o descubren afuera y que están dependientes de la tecnología y otros conocimientos.

Además se puede complementar la educación con charlas y conferencias e incluso talleres de gente exitosa que hace diseño afuera.

0
Reply
7
Abdénago Yate
Dec 2010

En modo de ejemplo, Colombia incorporó el modelo de calificación y categorízación de investigación de Colciencias en todas las universidades del país, donde se evidencia claramente que la importancia de la cantidad de resultados o productos de investigación se encuentran por encima de la calidad de los mismo, lo que ha conllevado a que las universidades contraten docentes de tiempo completo con el fin de responder a esta demanda, aislándolos de la realidad de mercado, debido a los procesos acelerados de obtención de resultados que Colciencias promueve.

0
Reply
42
Arturo Haro
Dec 2010

Dependiendo del perfil del docente debería ser el tipo de materia que se le asigne para impartir. Así como hay docentes con una definida inclinación por las técnicas, los hay que se especializan en la investigación y en diversos campos de la enseñanza del diseño. El chiste es que se aborde la cuestión didáctica con profesionalismo, ética y honestidad. Como dice el dicho «Zapatero... a tus zapatos» yo díría «Maestro teórico-investigador..». o «Maestro de técnicas o de computación…«

Saludos.

0
Reply
0
Olga Lucia Castellanos Marin
Dec 2010

Excelente artículo, teniendo en cuenta que la distancia es bastante grande entre el aula de clase y la realidad.

La experiencia no se adquiere en un salón de clase, se adquiere haciendo , en este caso «diseñando», es absolutamente necesario que el docente este inmerso en el medio y por lo tanto en los avances tanto teóricos como tecnológicos de la disciplina y las necesidades del mercado. Lo importante en este caso es poder articular la experiencia profesional y el ejercicio docente.

0
Reply
0
Catalina Polanco
Dec 2010

que buen articulo.

a mi compatriota de abajo le diría que en Chile no es posible comparar la carrera de diseño en un instituto profesional con la de una universidad publica, claro que los egresados del INACAP tienen trabajo todos, pero de empleados, no tienen las habilidades para gestionar proyectos nuevos y que aporten en el progreso de la disciplina en el país.

0
Reply
7
Abdénago Yate
Dec 2010

Es un muy buen artículo, ya que evidencia, de forma reflexiva, la importancia de la relación constante y actualizada entre el sector empresarial y la academia. No obstante, debemos reconocer que nuestros pensamientos como comunidad docente, en muchas ocasiones, se encuentra en discordancia con el pensamiento de la comunidad administrativa, quienes consideran el factor dinero (lucro) como algo fundamental en su ejercicio, lo que hace muy difícil, por lo menos en Colombia, lograr un cambio como el propuesto en el presente artículo, no imposible, pero debemos comenzar por los diseñadores mismos.

0
Reply
0
Daniel Olguin
Dec 2010

Absolutamente Acertado el artículo, como diseñador y docente de la Universidad tecnológica de Chile INACAP, hemos tomado como política tener un plantel docente absolutamente vigente en el mercado, eso nos posibilita trabajar en base a las necesidades reales del mercado, las nuevas tecnologías y por sobre todo generar redes de contacto laboral para nuestros alumnos, como resultado tenemos excelente nivel de inserción laboral, mejorando la empleabilidad de nuestros profesionales y abarcando nichos no explorados por la enseñanza de «cátedra libre». felicitaciones por el artículo. Saludos colegas!

0
Reply
40
Carlos Amézquita
Dec 2010

El contacto con el mercado es muy importante para que un docente se nutra. Cuando los docentes son eminentemente teóricos, el conocimiento se vuelve cíclico y eso lo esteriliza. Excelente artículo.

0
Reply
0
Jesús Aranalde Camp
Dec 2010

Es común en todas las escuelas de diseño que el cuerpo colegiado es quien designa profesores de medio y tiempo completo. Sin embargo, en la práctica, predominan los compadrazgos, palancas e intereses de grupo. Tal vez no sea el mejor diseñador, pero tengo casi 30 años de ejercicio profesional destacado, experiencia de mas de 30 años en mercadotecnia y publicidad y casi toda mi vida de fotografo amateur y profesional; he impartido clases desde 1980, además tengo una maestría en comunicación y ¿saben que? Eso no le importa a nadie, parece que el talento y experiencia son requisitos que no buscan.

0
Reply
0
Hendrik Bernat
Dec 2010

El artículo, toca fibras importantes en la educación en Diseño, es claro y me doy cuenta que uno se molesta y tiene propuestas de solución, pero ¿y la acción?, hay colegios de diseñadores, hay asociaciones de diseño, se proponen acuerdos, reglas, leyes, este es un ejemplo más de la importancia que tienen estos grupos. Actualmente trabajo en una institución educativa y es difícil encontrar docentes en el área de diseño, la mayoría que entrevisto sólo piensan en currículo y no en la docencia en sí. Muchas gracias por el artículo, me da fuerzas para seguir presionando a los candidatos a docentes.

0
Reply
0
Marco Antonio Ramirez Murga
Dec 2010

totalmente de acuerdo, yo quiero iniciarme como docente, y justamente tenia esa visión, el equilibrar la enseñanza con el ejercicio profesional, de hecho una docente que tenia, dijo eso una vez, que es necesario equilibrar ambas cosas, mas aun en mi país Bolivia, donde el diseño como carrera no supera los 20 años, y en la universidad estatal donde me forme no supera los 9 años, gracias por el articulo, es muy veraz en muchos lugares.

0
Reply
0
Alfredo Ouilhet
Dec 2010

Completamente de acuerdo, yo lo vivo en la universidad donde imparto clase, y por la misma razón solo dedico un 10% de mi semana a la docencia, la mayoría de la planta docente es de tiempo completo y el alumnado confía y no pregunta asumiendo que el profesorado cuenta con un portafolio profesional basto y que existe la suficiente experiencia «práctica» de la plantilla, lo peor del caso es cuando ellos salen a su práctica laboral y se dan cuenta que mucho del conocimiento fue recital de bibliografía de diseño y que el aprofesorado no tenía noción completa de lo que pasa en la realidad laboral.

0
Reply
0
Raúl Vargas Delgado
Dec 2010

Es un tema sensible, más cuando no hay un compromiso real de la mayoría de Instituciones de Educación que solo buscan bajar costos sacrificando múltiples aspectos entre ellos el perfil docente que debe manejar los procesos de enseñanza aprendizaje.

Me encantaba pedirle a mis profesores sus portafolios de trabajos y proyectos realizados desde su profesión, lo cual para mi era garantía y motivación de los aportes que de el recibiría. Solo unos cuantos hicieron oidos sordos y nunca mostraron nada; precisamente ellos fueron los mismos que poco aportaron en mi formación.

0
Reply
0
Pablo Rovalo
Dec 2010

Hay materias donde preferiría el contacto real de la experiencia contra un profundo conocimiento pedagógico y otras no lo necesitan.

No solo en la docencia del diseño, creo que se ven las costuras del modelo universitario. ¿Qué valor real tiene seguir un esquema de enseñanza pensado cuando las posibilidades de comunicar el conocimiento era escaso?

0
Reply
3
Ángel Segura
Dec 2010

Pues yo estoy de acuerdo contigo, para mi, la piedra angular está en dos puntos: Primero.- Que las Universidades a lo largo de los años han visto en la Licenciatura en Diseño Gráfico una mina de oro, es decir, es una carrera que ha derivado en el MMC (Mientras me caso) o mientras encuentro mi lugar en el mundo. Y segundo: los y las Directores (as) de las carreras son innamovibles y responden solamente a sus intereses, tal es el caso de la UIC, que pasó de ser la mejor escuela del país a la peor en 12 años con la misma Directora sin miras y solamente cuidando sus espaldas, es una pena.

0
Reply
0
Gerardo Perez
Dec 2010

Considero que la profesión en México va avanzando y se están dando los ajustes pertinentes, he visto y he sido participe de la integración de más profesionales al área docente y la salida de docentes al área práctica profesional, eso ha enriquecido y beneficiado a la enseñaza del diseño.

Soy un diseñador que ha aprendido que la docencia es también una práctica profesional que demanda formación y actualización para lograr resultados efectivos de aprendizaje.

Coincido en algunas apreciaciones, los 4 puntos me parecen algo utópico dado el contexto económico/adimistrativo que impera en el país.

0
Reply
0
Raúl Vargas Delgado
Dec 2010

Es vital la experiencia profesional en el área en que se formó académicamente, complementándola con la pedagogía y los procesos de docencia universitaria sin los cuales no se debería contratar un profesor en ninguna Universidad; solo en algunas que ya iniciaron procesos de acreditación de alta calidad, se cumple dicha premisa. De tal manera que este planteamiento expresado en dicho artículo implica un cambio de modelo desde las mismas políticas institucionales, pues esto mejoraría ostensiblemente el desempeño de los futuros profesionales.

0
Reply
0
Natalia Talavera Román
Dec 2010

Creo que el perfil docente es justo lo que se necesita, pero creo que una persona con esas características no es remunerada lo suficiente y como consecuencia esa persona no se encuentra dando clases, si no en el campo laboral netamente. Y quien ocupa esas plazas en la mayoría de los casos es por necesidad más que por verdadera convicción.

0
Reply
0
Raúl Vargas Delgado
Dec 2010

En Colombia el tiempo completo de un docente (entre 40-48 horas semanales) jocosamente se le dice «Tiempo Repleto» pues con tantas labores, por lo general entre 20 y 24 horas de cátedra y el resto de labores académico-administrativas como dirección de proyectos y/o evaluador, actividades de proyección social, revisiones y calificaciones, eventos académicos, seminarios, entre otras; es mínimo el tiempo que le puede quedar para ejercer su profesión en el ámbito comercial empresarial.

Director Gráfico – TALLER AZUL – Estudio de Diseño - Docente Universitario

Catorce años de labores académico administrativas.

0
Reply
0
Hector Herrera
Dec 2010

Delicado el tema. Por supuesto que no es lo mismo saber enseñar a diseñar cuando se practica la profesión diseñando, que ni saber diseñar ni saber enseñar, situación que sucede en algunas de nuestras universidades. Con más de 22 años como profesor y titular de mi propio despacho de arquitectura, por desgracia he visto que el espiritu burocrático permea en la enseñanza de disciplinas como los diseños: arquitectónico, gráfico e industrial. Si no se encuentra una estrategia ad hoc para la enseñanza del diseño, estaremos condenando a nuestro estudiantes a repetir los mismos errores.

0
Reply
10
Vícthor Chávez
Dec 2010

Muy bien, por fin alguién le pone el cascabel al gato; ya basta de seudo-enseñanza, que no se arrope en la docencia a los mediocres, que los puestos directivos no se ganen por política, que los profesores no paseen una fama sin demostrarla. Sin embargo, comparto la opinión de Paco Calles, pero, ¿porqué siempre se abarata el acceso a la docencia sin experiencia previa probada y aprobada? hoy existen muchas universidades en México que arropan a profesores que en su vida hicieron algo en lo profesional, sin embargo ya cuentan con 15 años de vida docente «indecente». Paco, si hay crisis y sigue…

0
Reply
114
Paco Calles
Dec 2010

No creo que este en crisis, por lo menos en México no. Comparto contigo algunos puntos, sin embargo habrá que recordar que en sí la actividad docente es una profesión que desde luego y que se requiere de preparación (no me refiero a grados académicos). Además no necesariamente, y eso es un hecho, será buen docente un buen diseñador (y viceversa).

No es lo mismo diseñar que (enseñar) aprender a diseñar; no es lo mismo creo yo.

Saludos

Paco Calles

Docente de tiempo completo

20 años de experiencia docente

0
Reply
0
Ma. Mercedes
Dec 2010

Estudio en Argentina y el caso es el mismo.

No se en México, pero acá hay muchas universidades que son completamente financiadas por el estado, en las U. privadas algunas veces contratan a diseñadores reconocidos a nivel profesional porque les da «buena imagen», pero manteniendome al margen de una posible discusión sobre quien brinda una mejor educación: considero lamentable que sea precisamente el estado el que mantenga un sistema educativo medieval y obsoleto, en el que los «cargos docentes» terminan por ser ganados por gente que no ha ejercido nunca la profesión

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019