La importancia de la marca de producto

Contra la sobrevaloración de las marcas corporativas por sobre de las que identifican a los productos de consumo masivo.

Retrato de Adrián Pierini Adrián Pierini Buenos Aires Seguidores: 460

Opiniones:
33
Votos:
126
Compartir:

De un lado están las que gritan, del otro las que describen. De un lado se hallan las que compiten por protagonismo, del otro las que se muestran únicas, soberbias. De un lado se ubican las que exclaman «¡Cómprame!», del otro las que se muestran estoicas y dicen simplemente: «aquí estoy, esta empresa soy yo».

Estamos hablando de marcas. Más precisamente de dos grandes grupos de marcas: las creadas para identificar a productos de consumo masivo y las pensadas para corporaciones, instituciones o productos elitistas. Ahora bien, ¿son unas mejores que otras? ¿Acaso la construcción de una identidad para un banco resulta ser mucho más compleja que la desarrollada para un paquete de salchichas? ¿En qué radica la diferencia? ¿En el glamour? ¿En el tipo de público? ¿En la temporalidad?

Entiendo que muchos clientes tienen una percepción equivocada sobre el nivel de complejidad constructiva que una marca de productos masivos implica y sobre cómo estos elementos de comunicación, que pueden llegar a transformarse en auténticos activadores del consumo, en ocasiones son posicionados por debajo de sus reconocidas hermanas, las denominadas «marcas corporativas».

Es importante aclarar que no pretendo menospreciar a estas últimas sino establecer que tanto un grupo como el otro, a pesar de constituir elementos comunicadores diferentes, y de poseer funciones y contextos específicos, deben ser valorados por igual, reconociéndose ambos como piezas fundamentales de la gran maquinaria estratégica denominada «branding».

Dos contextos diferentes que condicionan forma y función

Las marcas creadas para productos de consumo masivo, desfilan por un escenario en el que solo aquellas identidades gestadas de modo inteligente tienen la posibilidad de destacarse y triunfar. Hallan su razón de ser en el vértigo, en el ruido intenso, en el ejercicio de cruentas batallas en las que los distintos mensajes emitidos por la competencia, ambicionan condicionar a un consumidor fluctuante en sus gustos, comprensiblemente confundido ante la multiplicidad de estímulos visuales en el punto de venta. En la vereda opuesta, y funcionando en un entorno mucho más benigno, se encuentran las formales marcas corporativas. Ellas no gritan, dialogan con su público en un lenguaje mucho más civilizado. Su exposición tiene más posibilidades de ser privilegiada. El tiempo del que disponen para su reconocimiento y motivación es mayor. La competencia pocas veces se interpone en el dialogo con su target y su implementación invita muchas veces al destinatario del estímulo al disfrute y la contemplación. ¿Barbarie vs. civilización?, ¿impulso vs. racionalidad? Se trata de dos realidades bien distintas que inevitablemente influirán en el modo de pensarlas y construirlas.

De nada sirve ser bueno si los demás no saben que existo

Algunos podrían opinar que esta categorización es un tanto extremista, y quizá lo sea, pero no puede negarse que los escenarios en los que funcionan unas y otras marcas son muy opuestos. La marca gráfica de un producto masivo que logre moverse con eficacia en tan duras condiciones es merecedora del mayor de los respetos. Basta con saber que el visitante de una góndola solo le destina 1,3 segundos a la elección de un envase, para comprender que se le exige una capacidad de captación mucho mayor que a una marca de corte institucional. Para lograr que la oferta logre obtener el posicionamiento ideal dentro de un supermercado, ya no basta con que las materias primas sean excelentes y con que los procesos de elaboración sean muy cuidados.

Las empresas fabricantes deben comprender que un logotipo bien gestado puede transformarse en uno de los aliados estratégicos más valiosos. Es fundamental incorporar la idea de que para desencadenar en el target el mecanismo de consumo (observación, detección, selección y compra), resulta básico poner especial foco en el disparador del proceso. El fracaso funcional de una marca para productos masivos, puede llegar a destrozar la estrategia comunicacional más osada. Su éxito permite construir en torno a ella un imaginario poderoso capaz de resistir los ataques más sólidos de la competencia.

Ignorar el potencial comercial en una marca de productos masivos es despreciar su imagen misma

Es curioso observar que aún existen empresarios o profesionales del marketing de alta jerarquía que minimizan la importancia que los logotipos (o isologotipos) tienen en el éxito de sus lanzamientos. Esta realidad se pone de manifiesto en el malestar que sienten muchos clientes cuando deben aprobar un presupuesto de diseño y en la insistencia por considerar el proyecto como un simple ítem adicional dentro del pedido de desarrollo de un nuevo envase. Es lamentable que un punto de referencia tan esencial para la acción de compra, sea equiparado en complejidad a la simple composición de textos legales o adaptaciones básica de arte. Cuando la composición gráfica obtenida resulta ser exitosa, interpretan ese hecho como la consecuencia directa de una afortunada elección estética. Lo más grave es que, a pesar de su comprobada eficacia, aún sostienen que el rol de la marca gráfica de producto es pasible de ser reducida a lo meramente descriptivo, y suponen, para su propio perjuicio, que el término «marca» solo le cabe a los grandes servicios y a las grandes empresas o corporaciones.

Esta visión limitante del branding menoscaba la labor de quienes día a día trabajamos arduamente para transformar las identidades de productos (jugos, antitranspirantes, golosinas, galletitas, etc.) en recursos clave de las estrategias de consumo. Esta acepción pobre reduce a simples dibujantes a los que somos capaces de convertir simples letras, palabras, formas y colores, en conjuntos compositivos sólidos, diferenciadores, seductores, impulsores de consumo, pregnantes, vinculantes con su diferencial emocional o funcional, de alto impacto y, por sobre todo, capaces de convertirse en la síntesis de todos los valores positivos que el fabricante desea transmitir. ¿Acaso se puede pensar que en un escenario como el actual, en el que la oferta ha evolucionado hacia una auténtica ciencia de la acción y reacción, los diseñadores de brandpackaging solo pueden ser gestores de figuras bellas para que «Doña Rosa» disfrute de su experiencia de compra? La hermosura no es un requisito necesariamente obligado a la hora de diseñar una marca para productos masivos, pero sí deben tener la capacidad de convertirse en la primer imagen mental que surja en la mente del target a la hora de satisfacer su deseo de consumo.

Las apariencias no engañan

Las marcas para productos masivos le hablan a personas comunes y por lo tanto, su lenguaje, generalmente, está muy condicionado. Esta característica suma una complejidad mayor a la labor proyectual, ya que el desafío radica en crear una identidad aceptada y reconocida por el consumidor, pero a la vez necesita personalidad e imponerse frente a la competencia. Aunque suela pensarse que el público siempre está dispuesto al cambio, la realidad es que la gente no duda en expresar malestar cuando la innovación no se manifiesta dentro de códigos fácilmente deducibles. Por ejemplo: el logo para goma de mascar infantil se construirá con tipografías de gran peso, volumétricas, muy dinámicas, etc.; el de una pasta italiana utilizará caracteres romanos, su grosor dependerá de la percepción de valor que se desee transmitir, y difícilmente se prescinda de filetes y sombras que lo despeguen del soporte y transmitan un imaginario artesanal; las marcas para limpiadores transmitirán un mensaje entre impactante y dinámico, sus recursos gráficos explotarán el imaginario tecnológico (letras de palo seco, geometrización de las formas, etc.) y poderosa acción (distribución diagonal del logotipo, aplicación de brillos de alto contraste, etc). Descripciones similares podríamos hacer para yogures, quesos crema, dentífricos, premezclas, etc,.

Lo fundamental de todos estos casos, es comprender que aunque parezca que nuestra labor consiste simplemente en tomar ese catálogo de códigos preexistentes que la cultura ofrece y distribuirlos de modo armónico, se requiere un conocimiento actitudinal (que evalúa las distintas experiencias de consumo), un análisis contextual (que profundiza el conocimiento del entorno comercial), una capacidad conceptual (para aportar un sostén argumental a la creación) y finalmente, idoneidad estética con perfil estratégico (que permite cerrar el proceso constructivo de una marca capaz de cumplir con los requerimientos funcionales y comerciales necesarios).

Conclusión

«Una marca para quesos, un logo de pasta dental, ¡que cosa tan común!». Sin duda es una afirmación totalmente errónea pero que suele estar en boca de algunos clientes. Quienes diseñamos marcas para productos de consumo masivo, nos enfrentamos a desafíos proyectuales que solo pueden resultar exitosos si logramos sortear una gran diversidad de obstáculos como: la diversidad de puntos de venta (supermercados, almacenes, hipermercados), un target amplio (una multiplicidad de edades, niveles sociales, culturales, de educación), una competencia arrolladora, siempre atenta a nuestros errores, un tiempo mínimo para transmitir el mensaje, etc. Sin dudas, lo común no forma parte de nuestros briefs.

Que exista esta errónea idea de que las identidades institucionales o corporativas tienen un nivel de complejidad superior a las de productos de consumo masivo, es consecuencia de que el brandpackaging sea una especialidad relativamente reciente, pero también de que hasta hace no mucho tiempo, el escenario de consumo era mucho menos vertiginoso y la acción de venta se llevaba a cabo de un modo mucho más personal e inocente. Esa realidad ha cambiado mucho y hoy, un «simple logotipo» debe ir más allá de lo estético para poder transformarse en la voz misma del producto. Ese grupo de letras y figuras ha dejado de ser la manifestación artística del creador, para convertirse en la expresión viva de un diferencial. Constituye el principal arma que tiene el fabricante para iniciar un diálogo franco y directo con sus consumidores, y es la causa directa de la acción de venta buscada.

Nuestro esfuerzo radica en lograr la eficacia inmediata de un estímulo visual que a primera vista podría parecer poco trascendente, pero que, indudablemente, define la personalidad del producto. Si consideramos que las marcas de los productos que consumimos nos acompañarán a lo largo de la vida, que estarán allí como testigos, quizá no tan mudos, de nuestra realidad e historia personal, y si tomamos en cuenta todas las veces al día que vendrán a nuestras mentes, queda por demás claro que su valor no debe considerarse poca cosa.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Adrián Pierini Adrián Pierini Buenos Aires Seguidores: 460

Opiniones:
33
Votos:
126
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La importancia de la marca de producto

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Adrián Pierini

Más artículos de Adrián Pierini

Título:
La inseguridad social y su influencia en el packaging
Sinopsis:
El aumento de la inseguridad da origen a cambios sociales, actitudinales y de consumo.
Compartir:
Título:
0% glamour, 100% eficacia
Sinopsis:
Aunque son menospreciadas en ocasiones por clientes y creativos, las marcas gráficas de productos masivos cumplen una función vital para el éxito comercial.
Compartir:
Título:
Cuando el packaging discrimina
Sinopsis:
El empaque, muchas veces considerado un simple portador de mensajes funcionales, puede emitir mensajes segregadores, fríos y contradictorios.
Compartir:
Título:
Diez reglas para juzgar diseño gráfico
Sinopsis:
Las opiniones simplistas, emotivas o de gusto personal deben evitarse a la hora de evaluar piezas de diseño comercial y, en su lugar, hay que aplicar criterios más serios y profesionales.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Genesis Galvao
0
Genesis Galvao
Ago 2017

me encantó!

Ahí es donde se ve la magía en el diseño en ejercer la labor profesional de forma sería.

Creo que ésta situación mejoraría si la sociedad se educara más, creo que esta sitiución incomoda tiene un transfondo cultural... y vale la pena totalmente indagar más a fondo, cada marca debe reflejar de forma visual lo que realmente es para eso es que estamos, pero como dices tú el proceso se está centrando en el cliente y en este mundo tan globalizado llegar a construir un logo tomando en cuenta a un target tan amplío hace que esas marcas pues se vuelvan demasiado estéticas y pierdan su esencia. Sin duda un tema muy interesante y que es una realidad.

0
Responder
Retrato de Eduardo Alejandro
0
Eduardo Alejandro
Nov 2013

Tenia una vaga idea de lo que implicaba realizar un logotipo para un producto, pero después de leer este articulo me doy cuenta que el trabajo de los diseñadores esta desameritado sin lugar a dudas , valla que hacer tanto estudio de mercado para conocer las preferencias de la gente aunado ademas que se tiene que partir desde cero para crear una nueva cara a una marca ya conocida o nueva es muy complejo ciertamente.

0
Responder
Retrato de Santiago Vásconez
0
Santiago Vásconez
Sep 2013

Tienes algún estudio científico q me puedas recomendar para justificar el tema de la importancia del diseño acertado de la marca a mi jefe?? Mil gracias

1
Responder
Retrato de Tayde Mancillas
86
Tayde Mancillas
Ene 2013

Acabó de leer tu artículo, me ha gustado bastante. Definitivamente no hay productos malos, hay diseños muy malos! Pero para ello existe el branding también como un reforzamiento que permite estrechar los lazos afectivos con el consumidor , entender las necesidades emocionales y deseos de la gente, las empresas deben establecer esas conexiones independientemente del tipo de marca que sea.

Gracias por compartir.

0
Responder
Retrato de Fabiola Nomo
0
Fabiola Nomo
Oct 2012

Aún soy estudiante y es impresionante la cantidad de alumnos que ves creando marcas para un nivel económico alto, sin tomar en cuenta que los productos de consumo masivo van dirigidos como comenta a una gran variedad de publico y que los alumnos solo aspiran a diseñar para corporativos con diseños minimalistas que aunque no digo sean malos en el marco contextual del consumo masivo se convertirían en invisibles.

1
Responder
Retrato de Franco Espinoza Romero
0
Franco Espinoza Romero
Sep 2012

Me gusto como lo has resumido en forma clara todos los procesos de la marca, que en resumen somos como una prueba final para una evolución de las propiedades de una marca al definir un estilo gráfico para una identidad corporativa.

1
Responder
Retrato de Miguel Moya
1
Miguel Moya
Sep 2012

Excelente artículo que refleja la «visión» del empresario sobre el branding en los productos comodity; la diferencia no solo radica en el producto si no en todo lo que conlleva la marca empezando por el empaque estando siempre acompañado de la promesa de marca en todos los medios generando experiencias difíciles de romper.

1
Responder
Retrato de Nelly Delucchi
3
Nelly Delucchi
Sep 2012

se requiere un conocimiento actitudinal (que evalúa las distintas experiencias de consumo), un análisis contextual (que profundiza el conocimiento del entorno comercial), una capacidad conceptual (para aportar un sostén argumental a la creación) y finalmente, idoneidad estética con perfil estratégico (que permite cerrar el proceso constructivo de una marca capaz de cumplir con los requerimientos funcionales y comerciales necesarios).

No importa lo que se deba diseñar,mientras de cumpla un proceso como el descripto, habra diseño .

2
Responder
Retrato de Violeta Galicia Hernández
1
Violeta Galicia Hernández
Sep 2012

Creo que el articulo resalta 2 puntos importantes a la hora de crear un diseño para algún producto o alguna marca: Que un logotipo o diseño se vuelva el comunicador del producto, y que dispare el proceso de selección del comprador (observación, detección, selección y compra). Teniendo en cuenta que el comprador dedica muy poco tiempo en decidirse en un producto en un supermercado, definitivamente el diseño de una marca es crucial para el éxito de éste.

0
Responder
Retrato de Ana María Esquivel R.
5
Ana María Esquivel R.
Sep 2012

Buen artículo, todas las posturas frente al tema de la marca son aportadoras. Hoy la marca es un valor de «emotion», gestión y mercado. Los diseñadores ya forman parte de los equipos de las empresas (antes solo recibíamos encargos», tienen opinión, leen libros, asisten a congresos y defienden sus proyectos con opiniones como la que expone Luis.

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Edgardo López
Autor:
Edgardo López
Título:
El desempeño de los graduados en diseño gráfico
Sinopsis:
Las instituciones educativas de diseño han creado falsas expectativas. Existe una desarticulación entre los discursos oficiales y la realidad profesional.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
58
Opiniones:
9
Seguidores:
44
Retrato de Fernando Weissmann
Autor:
Fernando Weissmann
Título:
¿Me empleo o voy como autónomo?
Sinopsis:
Todos los arquitectos o diseñadores hemos tenido en algun momento la disyuntiva entre ser empleados o trabajar en forma independiente.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
65
Opiniones:
37
Seguidores:
69
Retrato de Vicente Sandoval
Autor:
Vicente Sandoval
Título:
Ya no alcanza con ser buen diseñador
Sinopsis:
Cada vez son más las empresas que valoran las habilidades sociales de quienes se postulan para un puesto de diseñador.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
110
Opiniones:
94
Seguidores:
31
Retrato de Lucas Nikitczuk
Autor:
Lucas Nikitczuk
Título:
Etimología de la marca de producto
Sinopsis:
Una manera de comprender la denominación de productos, servicios o compañías, fundamentada en el caso Volkswagen.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
29
Opiniones:
7
Seguidores:
54
Retrato de Adrián Pierini
Autor:
Adrián Pierini
Título:
Al marketing le falta un tornillo
Sinopsis:
Los diseñadores —en ocasiones ignorados y subestimados por los equipos de marketing, catalogados como simples proveedores de estéticas atractivas— pueden convertirse en aliados estratégicos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
83
Opiniones:
39
Seguidores:
460
Retrato de Román Perona
Autor:
Román Perona
Título:
Diseñador «navaja suiza»
Sinopsis:
Los «diseñadores golondrina» no son causa del deterioro del sector gráfico, sino un efecto.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
5
Seguidores:
5

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril