La imagen del creativo juega en contra

La imagen que proyectan los diseñadores y creativos atenta contra su propio desarrollo profesional.

Luis Ramírez, autor AutorLuis Ramírez Seguidores: 54

Lo que sigue es el reflejo de mi experiencia trabajando en una agencia de publicidad como diseñador y creativo (aunque suene a pleonasmo, en la publicidad son dos puestos distintos). Escribo pensando en diseñadores pero también en todo aquel que produzca un trabajo creativo. Objetivamente este tipo trabajo debe hablar por nosotros mismos. No me refiero a cómo el espectador, cliente o empleador ve nuestras obras; me refiero también a cómo nos comunicamos con el exterior. Esto podría parecer superfluo y banal, pero quizás la superficialidad y banalidad es precisamente la que hace que no seamos valorados, o que las oportunidades sean limitadas. Hay un dicho muy recurrido que reza: «percepción es realidad», y otro aún más socorrido: «como te ven te tratan».

¿Por qué el diseñador o el creativo no se siente valorado dentro de una organización? ¿Por qué la media del salario de un diseñador queda por debajo de la de un mercadólogo, ejecutivo de cuentas, encargado de finanzas, etc.? ¿Por qué los puestos directivos usualmente son negados a la gente creativa, quedando rezagados en los peldaños de la organización? Sé que tratar de asegurar una respuesta absoluta a estas preguntas es absurdo y presuntuoso, ya que no son pocos los factores que determinan estas situaciones, pero centrémonos en el que considero uno de los más importantes: la imagen que que el diseñador proyecta.

Sé que se requiere de una investigación más profunda que la observación y la experiencia personal, pero mi única intención es plantear el problema. Podríamos decir que todo el sistema está torcido y en las manos de tiranos con baja capacidad racional, pero tenemos que ser más originales que eso, abrir un poco nuestra mente y ver en qué contribuimos para que se produzca esta situación indeseable y qué podemos hacer para que las cosas cambien.

He tenido la oportunidad de ver el desempeño de diseñadores, mercadólogos y ejecutivos de cuenta frente a directivos, gerentes de marca, empresarios, etc. Esto en muchas ocasiones me ha llevado a preguntarme cómo nos perciben los demás profesionales que intervienen en el negocio de la publicidad y la comunicación. Recuerdo una ocasión en la que tuve que asistir a una junta importante donde los gerentes de marca para la que trabajamos habían citado a sus agencias creativas para tratar ciertos temas. Obviamente se produjo una «competencia de pavos reales» donde cada quien paraba más su plumaje para hacerse notar ante los clientes, pero además de la eterna lucha de egos en la que cualquier colega se enfrasca, lo que llamó mi atención fue la intervención de un miembro de una de las agencias ahí reunidas. Daba una cátedra de las tendencias del social media para el siguiente año. Era una persona muy joven que sin duda dominaba el tema, planteaba datos muy interesantes y lo hacía con una seguridad absoluta, aunque un tanto retadora. Me intrigó la mirada y ademanes de los gerentes de marca, quienes lo veían como si se tratara de una artesanía de alguna cultura extraña. Le pusieron atención pero sin más trascendencia que un escueto «gracias» al termino de su ponencia, para después dirigir sus dudas sobre lo expuesto al director de cuentas de la agencia a la cual pertenecía el ponente.

No me cabe duda de que el ponente era muy capaz, sin embargo no pude evitar notar su vestimenta y supongo que no fui el único. Zapatos deportivos sucios, pantalones de mezclilla rotos, una camisa informal como si fuera a asistir a algún concierto «indie», y estaba peinado con una especie de afro, todo esto sazonado con una actitud presuntuosa. En lugar de ser percibido como alguien muy auténtico, fue percibido como una más de las curiosidades del catálogo de creativos de la agencia. Yo también he tenido mi etapa de excentricidad, pero lo cierto es que para ganar el juego hay que entenderlo.

El diseñador es creativo por su capacidad de conceptualización, por el entendimiento de los factores que integran un reto de comunicación y por la habilidad de llegar a soluciones innovadoras y funcionales, no por cómo se viste y qué tan estrafalario pueda ser. Muchos piensan que para llegar a ser tan creativo como Einstein, Robert Smith o Tim Burton el primer paso es copiar su peinado. Y que la gente los tiene que entender porque «nacieron con el don de la creación». Es sabido que en algunas agencias se permite a los diseñadores y creativos llegar tarde, vestir como en una tarde de domingo en la playa y otras cuestiones que parecen ser muy cool. ¿No sería mejor que les fuera permitido tener mejores salarios, oportunidades de crecimiento y el respeto del cliente?

 Es sabido y esperado que los diseñadores y creativos lleguen tarde, vistan como en una tarde de domingo en la playa y otras cuestiones que parecen ser muy cool. ¿No sería mejor tener mejores salarios, oportunidades de crecimiento y el respeto del cliente?

Admito que la imagen no es el único factor importante. El porqué de los bajos salarios en el diseño también es consecuencia de que los mismos diseñadores ofrecemos nuestro trabajo a precios indebidamente bajos. He tenido la oportunidad de entrevistar diseñadores y creativos para ocupar cargos vacantes, y he percibido la desmotivante sensación de desesperación de ver frente a mí a una persona mirándome como si la empresa le fuera a hacer un favor al contratarla, sin saber lo que vale su trabajo y lo que su trabajo le hará ganar a la empresa. En una relación laboral las dos partes deberían ganar. Los diseñadores y creativos tenemos que estar más conscientes del rol que ocupamos en el negocio de la publicidad y en el de la comercialización en general.

La situación económica de muchos países es parecida a la de México, donde muchos profesionistas no ejercen la carrera que estudiaron y el trabajo bien remunerado escasea cada vez más, pero si no abogamos por nosotros mismos exigiendo una justa retribución por lo que hacemos nadie lo hará. Me es frustrante ver que la media de los salarios que se perciben en otros puestos dentro de las agencias de publicidad están por encima de los puestos creativos, y todo porque «la media del mercado paga más en estos puestos». Un mercadólogo, por ejemplo, no va a aceptar menos de una cierta cantidad, pero el diseñador, con tal de hacer portfolio, va aceptar lo que sea.

No planteo la posibilidad de vestirnos como políticos e irnos a huelga exigiendo una alza de salarios. Tenemos que aprender a hablar el lenguaje de los clientes, el lenguaje de los resultados y los números. Cuando sepamos cuánto vale nuestro trabajo por los resultados y ganancias que le generan a nuestros clientes, tendremos la seguridad para negociar mejor nuestra participación en cualquier proyecto. Podemos ser auténticos sin caer en el absurdo. Dado que nos dedicamos a la comunicación, tenemos que ser muy críticos de cómo nos ven los demás. Vernos a nosotros mismos como si fuéramos una marca. Podemos lucir vanguardistas o ridículos, en la medida en que sepamos vendernos, tal como ayudamos a vender a nuestros clientes. Así, nuestra profesión se irá dignificando cada vez más. Lo anterior puede aplicarse tanto a la relación del diseñador con su empleador dentro de una misma agencia, como a la relación de un despacho de diseño con su cliente. «Percepción es realidad».

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
107
Votos:
108

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo La imagen del creativo juega en contra

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 17/04/2012

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo Con los pelos de la burra en la mano
Con los pelos de la burra en la mano ¿El diseñador gráfico solo puede ofrecer sus servicios para impulsar el negocio de otro, o puede ser capaz de utilizar sus conocimientos para emprendimientos propios?

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Alejandro Potenza
1
Abr. 2012

Yo estoy de acuerdo con el artículo. Pero separaría al Diseñador Gráfico del Publicitario. Pienso qque los dos trabajan en comunicación, pero nada tiene que ver una actividad de otra. Un creativo publicitario no puede tener las edades que se encuentran en las agencias argentinas, gente muy joven que a parte de su vestimenta al tener poca edad puede ocacionar una cierta desconfianza por parte del cliente. Creo que los Directores Creativos que encontramos en países del primer mundo son más respetados no solo por su edad sino también por su experiencia profesional lograda a traves del tiempo.

1
Retrato de Vanesa Sosa
2
Abr. 2012

Si Cristhian, también concuerdo contigo en que muchas veces no nos valoran la creatividad, pero a fuerza de perseverancia, lograremos (aunque no sea de primeras) que nos valoren un poco más. Aquí en Argentina los creativos, por darte un ejemplo, somos «los que hacen dibujitos lindos», y eso se debe a que muchos personajes creativos no atienden con respeto la imagen que dan. Hasta que no nos hagamos valer, no valdremos. No imperiosamente, sino (insisto) perseverantemente.

0
Responder
Retrato de Juanjo Junoy
169
Abr. 2012

Igual lo de la imagen es importante, pero creo que el tema de los dineros y la remuneración tiene más que ver con la percepción del valor del pensamiento creativo. A mucha gente le cuesta dárselo pues es intangible. Y, claro, si se te puede ocurrir una idea en un ratito, ¿por qué te debo pagar más?

Yo les contesto: porque estás pagando todos los libros que me leo, todas las películas a las que voy, todas las exposiciones, los museos, los congresos y un sinfín de actividades a las que acudo o realizo para amueblar mi cabeza y poder tener las ideas que necesitas tú.

14
Retrato de Juanjo Junoy
169
Abr. 2012

Definitivamente. Creo que las habilidades de venta son fundamentales en cualquier persona creativa pero en publicidad y comunicación mucho más. Primero tienes que conseguir que te crean, provocar confianza. Luego dar argumentos sólidos, remitirte a una estrategia, objetivo o propósito del mensaje para que los argumentos subjetivos sean descalificados y, finalmente, lograr que el cliente se imagine lo que puede llegar a ser la idea cuando esté producida. El trabajo del creativo es, por lo menos, un 50% la venta. Por eso recomiendo a quienes comienzan trabajar primero vendiendo en una tienda.

0
Responder
Retrato de Oscar Ramirez Franco
34
Abr. 2012

Estoy totalemente de acuerdo contigo, «como te vez te tratan» lo acabo de platicar con mis alumnos en una clase. Sin embargo como tu mismo dices «para ganar hay que entender el juego» En mis primeros años laborales yo me dejé crecer el cabello y entonces tanto clientes como compañeros me veían como «el artista».

Si los clientes querían un «diseño conceptual y único» pedían hablar con «el artista» y entonces me mandaban a mí.

Luego ascendí a la jefatura del departamento y me corté el cabello.

Hay que jugar con las reglas del juego... y ganar.

0
Retrato de Juliana Chiriví Amaya
45
Juliana Chiriví Amaya
Abr. 2012

De acuerdo, enfatizar en la importancia de la imagen en diferentes sentidos no solo la imagen física del diseñador ya que hoy en día son juzgados (en muchos casos) primero por su apariencia física, por el estilo o la forma de vestir, pero no puede ser éste el factor más determinante en la escogencia o aprobación de una propuesta. Cuando mencionas «la imagen de quien presenta un proyecto» claro, la primera impresión es la que cuenta pero también las apariencias engañan, si bien cada quien es libre de vestir y verse como desea, esto no debería pesar más que sus propuestas y sus ideas.

0
Responder
Retrato de Joaquín Eduardo Sánchez Mercado
566
Abr. 2012

En México y países latinos se juzga por la vestimenta. Es las agencias de USA casi ningún diseñador viste formalmente, salvo el primer día. Un día fui con mi familia a la inauguración de un restaurant de Hollywood, donde me habían comprado algunos cuadros para la decoración y a la cual asistirían varios artístas de cine. Por lo que Fui vestido de elegante traje y las mujeres de vestido largo. Pronto nos dimos cuenta que hasta los grandes artistas vestían de mezclilla y zapatos tenis. Steve Jobs, casi siempre vestía informal. Traje y corbata no suele ser la imagen del diseñador ni el problema

1
Retrato de Ana María Aristizabal
52
Abr. 2012

Joaquin, yo creo que el asunto no seria vestirnos formalmente todos los días, los hombres de traje y las mujeres de sastre; pero al igual que luis como lo menciona en el articulo creo que tampoco es adecuado vestirse como lo haría un domingo para estar en la casa. Tal vez la forma de vestirse no es un gran problema, pero creo que ayuda con respecto a la credibilidad y confianza que puede sentir el cliente a la hora de poner en las manos de un diseñador algún trabajo.

0
Responder
Retrato de Marco Cabello
0
Abr. 2012

En lo personal, respecto de la vestimenta, en agencias se permiten ciertas libertades ya que el trabajador generalmente es joven. Donde si importa mayormente es cuando el diseñador o creativo se enfrenta directamente a un cliente de la agencia como expones en el artículo. En situaciones como aquellas afecta la imagen que proyectamos y muchas veces no se considera el conocimiento. Respecto de los salarios, es momento que cada cual valore lo que es y lo que hace. De valorarse también dependerá de cuan bien preparados están ante el mundo laboral luego de titularse en alguna Universidad u otra.

0
Retrato de David Silva
10
Mar. 2013

lo mas raye del salario de los creativos, es que los directivos/socios de las agencias cobran zilliones de veces más de lo que pagan a los que hacen el trabajo

0
Responder
Retrato de Damián Muti
2
Abr. 2012

Releyendo el artículo, me surgen nuevos comentarios.

Creo que el subtítulo debería agregar «...en tanto y en cuanto su trabajo no hable por si solo».

En los comentarios leo que la mayoría considera que la primera impresión y lo que nos vende es la estética personal, mientras que nuestro trabajo/portfolio debería serlo en ambos casos.

Si nuestro trabajo, nuestros servicios y la manera de trabajar con el cliente no es lo que nos vende, entonces son estos puntos los que debemos cambiar y no lo que nuestra apariencia pueda vender de nosotros.

Necesitaría más espacio para desarrollar la idea.

1
Retrato de Aurora Vistrain
0
Abr. 2012

A mí la verdad si me dijeron en un trabajo que debo de demostrar mi buen gusto :s Ooops! Pues tiene razón.

0
Responder
Logotipo de Dies Agencia Creativa
0
Dies Agencia Creativa
Abr. 2012

Lamentablemente vivimos en un país donde es más importante tu imagen que tu conocimiento o tu capacidad para realizar correctamente tu trabajo, ya que la verdadera función de la ropa es cubrirnos el frío y pareciera que lo verdaderamente importante es la moda y las tendencias que surgen.

Pero estoy de acuerdo, estamos en el negocio de la imagen de los negocios y parece paradójico tratar de vender buena imagen y no preocuparnos por la nuestra, es como vender comida que tu no estarías dispuesto a consumir.

Buen aporte Luis Ramírez, te lo agradezco.

0
Retrato de Oscar Ramirez Franco
34
Abr. 2012

Jugar con las reglas del juego.

También se trata de «reposicionar» la profesión del diseño, también formamos parte de un «gremio» donde lo que hacemos afecta a los demás.

Se trata de estar conscientes de que la imagen afecta y asumir las consecuencias. No soy nada convencional ni mucho menos moralista, pero sé que no llegaré a ser director (porque no me interesa) y tengo claras las consecuencias de mi corte de cabello en la institución en la que laboro... El día que quiera ser director, empezaré por cambiar mi look ;-)

0
Responder
Retrato de Roberto Martínez Garza
18
Oct. 2016

Muy bien. Bien dicho Luis, llevo una veintena y más de años peleado con cómo nos percibe en términos generales en la sociedad (me refiero a la sociedad industrial, productiva y comercial). Nosotros somos, en buena parte, los mismos verdugos de nuestra propia indigencia... Nos vestimos mal, no nos valoramos y rara vez nos solemos vender en términos comerciales, eso tiene que cambiar pero... cómo solucionamos ahora un problema mayor...? Cómo vamos a cambiar ahora al sistema al cual ya tenemos tan acostumbrado a nuestros complejos y taras...? ¿Cómo?

Desde que aceptamos cualquier mierda como moneda de cambio a nuestro grandísimo esfuerzo laboral, nos estamos hundiendo de a poquito...

Por qué no organizar una sociedad colegiada de diseñadores gráficos (industriales, de moda, etc.) que este calificada en diversos sentidos para poder ejercer y ser garantía a los empleadores y clientes de ser gente con las cualidades de nuestro trabajo. Obtener una cédula, un registro o algo así... Nada mal.

0
Retrato de Luis Ramírez
54
Oct. 2016

Gracias por tus comentarios. La organización del gremio es siempre un reto necesario. Saludos

0
Responder
Retrato de Raul Yazet Fernandez Vargas
0
Ene. 2013

Totalmente deacuerdo. Muchos ven al diseño como un sinonimo de pandroso, mugroso o desaliñado. No estoy en contra de eso, cada quien tiene su propia identidad y se viste como mas se sienta comodo. Tambien creo que hay lugares para cada cosa, si quieres andar con vestimenta mas casual para eso esta la casa o la calle. En un trabajo tenemos que hacernos notar y la vestimenta cuenta. Tambien depende del trabajo en el que te encuentres; en mi trabajo donde todo mundo va pandroso, tal vez yo desentonaria si me vistiera muy formal.

0
Retrato de Arely Zc
0
Arely Zc
Mar. 2017

No creo que sea "desentonar", sino "hacerte notar"

0
Responder
Retrato de Laura Grijalba Delgado
19
May. 2012

Luis tu articulo me lleva a pensar en mi universidad directamente Jorge Tadeo Lozano la cual esta muy enfocada en artes, respecto a lo que dices del vestuario creo que las personas proyectan con su vestimenta pues por que como sabemos por mas de que no se quiera todo entra por los ojos y no todos nacimos en el mismo sitio ni tenemos las mismas costumbres por eso es muy difícil que todos seamos iguales ni nos vistamos iguales. Se ha creado un mito que por ser artista se piensa diferente o se es diferente, estoy en total desacuerdo con esa generalización que se le a dado a los diseñadores.

1
Retrato de David Silva
10
Mar. 2013

aunque en Colombia quizá pasa al contrario, yo he visto que si un diseñádor se viste formal nadie lo toma en cuenta

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre