Deconstrucción: cuando la forma sigue a la fantasía

Una revisión de los precedentes culturales del diseño deconstruido de Carson y otros.

José Manuel Carrión Madrid
Followers:
9
Comments:
10
Votes:
42
Compartir:

Origen del concepto

La deconstrucción se ubica dentro de la teoría postestructuralista —de la que son figuras clave Roland Barthes, Michel Foucault o Jean Baudrillard. La fotografía, la performance y las instalaciones expusieron en los 80 a muchos diseñadores gráficos de entonces a esta teoría crítica. El énfasis del postestructuralismo en la apertura de significado —«marcar» lo «no marcado»—, fue incorporado por muchos diseñadores en un revival de la teoría romántica de la autoexpresión. Así, la famosa expresión de Sullivan «la forma sigue a la función», fue reemplazada por «la forma sigue a la fantasía», tratándose en realidad más de una actitud que de un estilo. Y es que la ausencia de un argumento —al no estar fijada la significación en las formas materiales— lleva a que tanto el creativo gráfico como quien observa su obra se constituyan en creadores de significado; deconstruir es resignificar. Es una aproximación a la conocida «muerte del autor», una suerte de nihilismo interpretativo.

La deconstrucción adquirió un gran impulso difusivo con la exhibición Deconstructivist Architecture, organizada por Philip Johnson y Mark Wigley, que tuvo lugar en el MoMA (1988), y en la que se establecía un vínculo de unión entre ciertas prácticas de la arquitectura contemporánea —Gehry o Libeskind— con los constructivistas rusos de principios del siglo XX.

Precedentes lingüísticos

Detrás de esas ideas se encuentra el pensamiento de Jacques Derrida. Su crítica de la antinomia «habla-escritura» derivó de su lectura de la obra de Ferdinand de Saussure Curso de lingüística general. Saussure afirma que el significado de los signos no reside en ellos mismos, sino que procede de la relación de unos signos con otros, principio que constituye el pilar del estructuralismo.

Algo similar va a ocurrir —afirmarán— entre el discurso hablado y el sistema de signos empleado para su registro; esto es, la escritura: palabras distintas, que fonéticamente suenan igual, pero que se escriben de manera diferente —por ejemplo: «meet/meat», en el caso del inglés—. Por otra parte la escritura está llena de funciones y elementos no fonéticos. Algunos de los signos que se emplean son realmente ideográficos —caso de los números o de símbolos matemáticos—; hay grafías, incluso, que no pueden ser denominadas signos como tales —el blanco que separa dos palabras—: se trata de los grafemas derridanianos, elementos que no pueden ser definidos por el sistema de las oposiciones de la metafísica.

El espaciado y la puntuación, los bordes y los marcos son territorios del diseño gráfico y de la tipografía. La esencia de esta no está tanto en el alfabeto como en la estructura visual y las formas gráficas específicas que materializan el sistema de escritura. El diseño y la tipografía trabajan en los límites de la escritura, determinando la forma y el estilo de las letras, los espacios entre ellas y su posición en la página. La tipografía, desde una posición casi marginal —en lo que se refiere a los procesos de comunicación—, ha llevado a la escritura más allá del habla. Como afirmará David Carson, «no hay que confundir la legibilidad con la comunicación: solo porque algo sea legible, no quiere decir que comunique».

El diseño «deconstructivo»

La reedición de Pioneers of Modern Typography, en 1982, y de The Liberated Page, en 1987, ambas obras del tipógrafo londinense Herbert Spencer, prepararon el camino para la irrupción de las ideas deconstructivas en la esfera del diseño gráfico. Spencer destacaba que la interpretación visual del significado de las palabras, así como la escenificación de los sonidos de estas, ya estuvieron presentes en los tipógrafos dadaístas y futuristas, quienes renegaron de la integridad uniforme de los bloques de textos. Esta estética se trasluce en trabajos de diseñadores más recientes como Neville Brody, Stephen Doyle o Katherine McCoy, entre otros.

El diseño deconstructivo pretende llevar la aniquilación de la armonía tipográfica tradicional —el equilibrio y la jerarquización de los tamaños, el peso visual, la posición de cada elemento tipográfico dentro de la página— más allá, incluso, de lo que Marinetti propugnaba:

«De esta manera, en la misma página utilizaremos tres o cuatro colores de tinta, e incluso veinte modelos diferentes de tipografía, si fuera necesario. Por ejemplo: itálica para una serie de sensaciones uniformes o rápidas, negrita para onomatopeyas violentas, y así sucesivamente. Con esta revolución tipográfica y esta variedad multicolor de las letras busco redoblar la fuerza expresiva de las palabras».

Deconstruidos y separados de un todo, sin integrarse en una unidad, los elementos de diseño aparecen sincopados, repetidos y penetrados; textos e imágenes se solapan para enfatizar su relación. Los trabajos de Joel Katz o David Carson, entre otros, empezaron a mostrar la distorsión de la capitular inicial o su ubicación en zonas inesperadas de la página; estrategias de contraste sobre partes del texto, de modo que el comienzo de la lectura se diese en zonas no tradicionales. Más aún, si un artículo era aburrido y no merecía la pena leerlo, ¿por qué no hacerlo ganar en interés, componiéndolo en una fuente dingbat?

Hay diversos modos de aproximarse al look deconstructivo. Así, la descomposición rechaza de manera deliberada construir una forma, rompe conceptualmente un texto y relaciona sus elementos de manera aleatoria; el automatismo y la repetición de determinadas transformaciones entrarán en juego.

La deconstrucción gusta del descentramiento, con inclinación de los planos y el sesgo de la línea, en su rechazo de la ortogonalidad más tradicional, esto es, del más leve atisbo de un sistema reticular, basado en la gravedad, y con una intención estabilizante. Deconstruir es desmontar el espacio estructurado racionalmente. La búsqueda deconstrucutiva está más próxima a la exploración de un sentimiento de inquietud, al margen de un centro de gravedad estabilizador.

Fin de la deconstrucción

La deconstrucción surgió de llevar hasta sus últimas consecuencias el «manierismo» y «barroquismo» estilístico de los postestructuralistas, en la búsqueda de la inefabilidad del contenido. Desde la perspectiva de la enseñanza del diseño, la ausencia de sujeción a una norma hace, como el propio Carson ha reconocido, que sea muy difícil hablar de fallos o errores que se le puedan mostrar y justificar al estudiante; subyace el nihilismo interpretativo referido antes, que pensamos es un obstáculo en las fases iniciales de las disciplinas plásticas.

Sin embargo, creo que puede ser positivo adentrarse en el estilo deconstructivo una vez que se tienen afianzados los principios y elementos que operan en el diseño. En este contexto, parecen oportunas las palabras de William Safire, periodista del New York Times: «Es importante tener algo sólido para desviarse de ello».

Una clase de diseño de este tipo está más próxima al arte que a un estilo más funcionalista; subyace detrás de él un aire surrealista, que puede resultar de alto interés para fines expresivos. En mi opinión, la esencia de un diseño gráfico: comunicar un mensaje a un grupo objetivo y esperar una respuesta o reacción.

¿Se puede comunicar con la «estética» deconstructiva? Me inclino por el sí: se abre un nuevo ámbito de posibilidades expresivas, pero que también deberán ser comunicativas de acuerdo con la naturaleza del mensaje a transmitir y del público al que se dirija.

Followers:
9
Comments:
10
Votes:
42
Compartir:

10 Comments

Comment

Bibligrafía

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 16/11/2015.

José Manuel Carrión

More articles by José Manuel Carrión in Spanish

Idioma:
ES
Title:

Consumismo y asombro

Synopsis:

El influjo que ejerce el consumismo audiovisual de los jóvenes actuales limita su capacidad de asombro.

Share:

You may be interested

Fernando Navia Meyer
Idioma:
ES
Author:

Fernando Navia Meyer

Title:

¿Diseño Gráfico o Comunicación Visual?

Share:
Interactions:
Votes:
210
Comments:
84
Followers:
115
Greta Sánchez
Idioma:
ES
Author:

Greta Sánchez

Title:

Smartphones en la clase de diseño: ¿un dolor de cabeza?

Share:
Interactions:
Votes:
82
Comments:
84
Followers:
78
Eduardo Heredia Armendariz
Idioma:
ES
Author:

Eduardo Heredia Armendariz

Title:

La estética y lo apenas visible

Share:
Interactions:
Votes:
14
Comments:
1
Followers:
1
Mijaíl Silva
Idioma:
ES
Author:

Mijaíl Silva

Title:

La Feria de León piratea un símbolo marcario ucraniano

Share:
Interactions:
Votes:
87
Comments:
254
Followers:
11
Norberto Chaves
Idioma:
PT
Author:

Norberto Chaves

Title:

Um «Houdini gráfico»

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
7
Followers:
3042
Gastón Schadan Guernik
Idioma:
ES
Author:

Gastón Schadan Guernik

Title:

Un diseñador debe cambiar el mundo

Share:
Interactions:
Votes:
25
Comments:
9
Followers:
4
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Gaspar Mostafa Fernandez
Nov 2015

Por que no vemos a la estética deconstructivista en guías telefónica, mapas, u horarios de tren? Por qué crees que este tipo de estética ha sido relagado a revistas de bajo contenido intelectual y posters?

Por qué el diseño interactivo, diseño de interfaces, etc, han tomado poco y nada de este estilo a la hora de pasar de lo material a lo digital?

0
9
José Manuel Carrión
Nov 2015

Gracias por tu comentario, Gaspar.

La deconstrucción es una estética dirigida a comunicar mediante la emoción. Como bien dices, un producto gráfico en el que predomine el contenido sobre la forma y además se trate de un contenido intelectual denso, coincido en que es poco recomendable hacer uso de un diseño desconstructivo.

En cuanto al diseño digital, UX y deconstrucción son polos opuestos; pero es que sus fines también son distintos: guía y orientación, en el primer caso; y emoción, en el segundo (un territorio más próximo a lo artístico).

Un saludo.

0
Reply
0
Julio Sanchez
Nov 2015

Buen artículo, me parece oportuno comentar que nuestra sociedad busca nuevas formas estéticas, y ante una creciente bulimia de innovación la deconstrucción se presenta como una opción no precisamente funcionalista, pero si cargada de emoción, de ahí la relación que podemos ver con la creación artística. Pienso que en una sociedad en la que emos pasado de la producción a la emoción sin duda iremos viendo aparecer cada vez más nuevas formas, dentro o al margen de las teorías tradicionales dentro y fuera de las aulas de estudio.

Saludos

2
9
José Manuel Carrión
Nov 2015

Gracias, Julio por tu comentario. Saludos

0
Reply
2
Omar Olmos
Nov 2015

Muy buen artículo. Como docente la verdad es que lo que dice "Desde la perspectiva de la enseñanza del diseño, la ausencia de sujeción a una norma hace, como el propio Carson ha reconocido, que sea muy difícil hablar de fallos o errores que se le puedan mostrar y justificar al estudiante; subyace el nihilismo interpretativo referido antes, que pensamos es un obstáculo en las fases iniciales de las disciplinas plásticas." es uno de los temas pendientes de regularizar "La Evaluación". Saludos. Gracias.

0
9
José Manuel Carrión
Nov 2015

Gracias, Omar por tu comentario. En efecto, enfatizas un aspecto clave, complejo y de difícil solución en un contexto cultural caracterizado por la ausencia de cualquier clase de canon. Saludos.

0
0
Itzel Álvarez
Nov 2015

Excelente comentario Omar Olmos. Me pareció muy certero tu artículo, José Manuel.

0
9
José Manuel Carrión
Nov 2015

Gracias, Itzel, por tu comentario.

0
Reply
5
Víctor Riascos
Nov 2015

Estoy de acuerdo. La deconstrucción en el diseño gráfico puede alcanzar un efecto interesante si logra una reinvención artística del contexto y del mensaje. Me hizo recordar la reinvención de los cielos estrellados que eternizó el genio de Van Gogh en sus maravillosas pinturas. Allí se aprecia una deconstrucción del firmamento que termina en una mirada-imagen más profunda del misterio de la noche. La deconstrucción funciona si logra transmitir esa nueva realidad abscóndita.

3
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019