Debate: Concursos de diseño: ¿a favor o en contra?

¿Es el concurso público un método eficaz para dotar de buen diseño a una institución o una empresa? ¿Supera el concurso al tan reivindicado método de trabajo codo a codo con el cliente? ¿Es un mal menor cuando no hay otro camino?

FOROALFA Buenos Aires
Followers:
556
Comments:
92
Votes:
39
Compartir:

Hay muchas críticas a los concursos de diseño: a la composición de sus jurados, a su organización, a las bases, a la remuneración, a los destinatarios, etc. Estas se han reflejado en varios artículos de FA: Los porqués de los concursosAnte las puertas de un nuevo desastre gráficoDiez ideas para los concursos de diseño, El Estado y los concursos de diseño.

Queremos hacernos también algunas preguntas previas:

  • ¿es el concurso un camino recomendable para lograr buenos diseños?
  • ¿Hay casos donde las decenas o centeneras de propuestas que provee un concurso, arroje mejores resultados que el tradicional proceso de maduración del proyecto que da la interacción del diseñador con su cliente?
  • Las escuelas y asociaciones de diseñadores, ¿deben apoyar y promover la realización de concursos?
Followers:
556
Comments:
92
Votes:
39
Compartir:

92 Comments

Comment

Published on 02/10/2009.

FOROALFA

More articles by FOROALFA in Spanish

Idioma:
ES
Title:

FOROALFA cumple cinco años

Synopsis:

Una historia que involucra a más de 60.000 profesionales, estudiantes y docentes apasionados por el diseño y su reflexión.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Debate: Me gradué: ¿y ahora qué?

Synopsis:

¿Cuáles son las principales dudas de los recién graduados? ¿Qué consejos les pueden dar los que ya pasaron por eso?

Share:
Idioma:
ES
Title:

Debate: ¿Existe un lenguaje del color?

Synopsis:

El color es una dimensión importantísima de todo diseño. Sin embargo no siempre es fácil explicar la relación entre mensaje y cromática. ¿Cuál es el lugar del color en la comunicación?

Share:
Idioma:
ES
Title:

Marcas de alta y baja performance

Synopsis:

Los desafíos de la gestión y el diseño de marcas de alto rendimiento, en un Seminario a cargo de Norberto Chaves y Raúl Belluccia.

Share:

You may be interested

Javier Cuello
Idioma:
ES
Author:

Javier Cuello

Title:

8 consejos para conseguir trabajo como diseñador

Share:
Interactions:
Votes:
467
Comments:
191
Followers:
153
Ricardo Acosta García
Idioma:
ES
Author:

Ricardo Acosta García

Title:

Brazos, cabezas y piernas

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
9
Comments:
8
Followers:
67
Sebastián Vivarelli
Author:

Sebastián Vivarelli

Title:

Making a Living as a Designer

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
4
Comments:
1
Followers:
281
Ricardo Martins
Idioma:
PT
Author:

Ricardo Martins

Title:

Como reagir quando clientes pedem alterações no projeto?

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
25
Comments:
15
Followers:
78
Carlos E. Calderón Urreiztieta
Idioma:
ES
Author:

Carlos E. Calderón Urreiztieta

Title:

Diseño 4D

Share:
Interactions:
Votes:
19
Comments:
3
Followers:
7
Cristian Petit De Murat
Idioma:
ES
Author:

Cristian Petit De Murat

Title:

La relación cliente-comunicador

Share:
Interactions:
Votes:
22
Comments:
15
Followers:
13
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

0
Adrian Alvarez
Aug 2014

En contra para mi el Diseño no entra en concursos. no es una rifa. ademas. lo usan para captar ideas..

0
Reply
10
Ibar Federico Anderson
Feb 2014

Innovar del Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva de la Nación Argentina. Un verdadero FRACASO, asisti a varias como expositor y nunca el Estado nos vinculó con las empresas y los empresarios.

Soy Diseñador Industrial, egresado en 1999 de la Facultad de Bellas Artes (FBA), Universidad Nacional de La Plata (UNLP), República Argentina. Master en Estética (FBA-UNLP, 2008). Doctor en Arte (FBA-UNLP, 2014). Profesor del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD N° 17, 2003).

0
Reply
4
Jeronimo Sanchez
Sep 2013

creo que no hay persona ajena al diseño es una actividad humana, la especializacion del profesionista es la que hace la diferencia de lo contario haria que suprimir todas las apotaciones al diseño grafico de artistas y arquitectos para empezar, seria como decir que nadie excepto un arquitecto puede construir una casa y estrian en lo cierto pues construir una casa es lo que hace a una persona un arquitecto, sin titulo talvez pero al fin, quien certifica a quien como bien dicen.

0
Reply
1
Liliana Rodríguez
Feb 2013

Los concursos de diseño gráfico demeritan el verdadero trabajo creativo y analítico del diseñador, pues quienes participan en la mayoría de los casos son personas ajenas al diseño, al igual quienes supuestamente lo evalúan. Por otra parte es un método «barato» para conseguir diseño. Sin embargo si el concurso fuera solicitado para una empresa seria donde se especifique el trabajo del diseñador, y este sea utilizado propiamente, en mi opinión seria una oportunidad, para poder darse a conocer. Ademas que el diseño tendrá un respaldo funcional para quien lo utilice.

0
Reply
0
Alice Dayan
May 2011

Yo no estoy de acuerdo con los concursos de diseño, ya que gran parte de lo bueno de un diseño es la creatividad y gusto estético de cada persona y de qué sirve que todo mundo opine mientras que al cliente puede gustarle o no, además nadie sabe cuál es el verdadero objetivo del diseño mas que el diseñador del mismo y el cliente que lo solicita. En mi opinión un concurso de diseño no es adecuado organizar ya que además de todo participaría mucha gente que ni siquiera son diseñadores, es como si en un concurso de medicina participan arquitectos!!!

0
Reply
9
Alvaro Díaz
May 2011

De que puede servir un concurso público si después los que eligen ganador son médicos, contadores, abogados, agrónomos, políticos y un solo diseñador gráfico? Quien podría definir lo bueno y lo malo es este último, pero siempre está en minoría. Sería bueno que éstos concursos, a los que apoyo si se hacen bien, los resuelvan los que entienden, y si son de otro país, mucho mejor. Yo no participaré nunca ni lo haré mientras los jurados sean seleccionados de la forma en que se hace. He visto muchas injusticias y peor aun, como resultado, muchos diseños muy malos como consecuencia.

0
Reply
1
Rafa Torres
Jul 2010

En muchas ocasiones ni el mismo cliente esta enterado de que trata el Diseño Gráfico (al igual que enorme cantidad de personas), y la idea que tienen de un diseñador esta limitada a pensar que solamente es una persona «creativa», y como todos dan por hecho que todo el mundo tiene en cierta medida creatividad, pues se sienten aptos para meter mano, porque creen que «es fácil». Retomando las analogías, ¿seria apropiado que una operación quirúrgica estuviera abierta a intervención y critica de ajenos a la medicina? ¿Una convocatoria para operar al hijo del ahijado del presidente??.

1
Reply
1
José Miguel Alías Ilarri
May 2010

Apruebo los concursos públicos organizados para anunciar eventos de interés sociocultural sin ánimo de lucro (fiestas populares, etc). En estos casos, el ciudadano común tiene todo el derecho a participar y el profesional del diseño que participe lo hará como un ciudadano más, sin considerar su participación como un ejercicio laboral (como si se tratara de un concurso popular de tortillas).

Sin embargo, los concursos organizados por empresas con fines lucrativos deberían ser prohibidos. No imagino restaurantes prestigiosos consiguiendo recetas gratis a través de un método tan deshonesto.

2
Reply
0
Joaquin Pestaña
May 2010

Los concurso no me parecen ni buenos ni malos. Lo único que me parece criticable es que no sean profesionales quienes tomen las decisiones, que se abra la participación a todo el mundo (muy populista por parte de Ayuntamientos) y que sean «gratis».

Lo demás es discutible.

1
Reply
0
Diego Castro
Feb 2010

Creo que depende del tipo de proyecto que estemos considerando, pero en sí, esto de una u otra forma le resta la importancia que tiene el diseño y lo expone como si fuera algo banal de gustos, no como un verdadero proyecto de investigación que significa un buen producto de diseño. No conozco concursos en medicia de quién opere mejor, entonces no deberíamos poner en esos términos nuestra profesión. Por último, muchas de las opciones que se descartan, no se descartan del todo, las empresas se sirven de estas propuestas para usarlas posteriormente, a veces el que gana es sólo un placebo.

0
Reply
0
Stivenson Ferrer
Feb 2010

Los concursos de diseños son buenos desde el punto de vista de que se pueden desarrollar multiple cantidad de ideas y formas de estructurarla, ademas la competencia incentiva al individuo en general, en nuestro caso al diseñador, los cuales hoy dia han desarrollado un comportamiento competitivo entre si, puesto que la regla es hacer un trabajo o elaborar una idea mejor que los competidores o que el resto del mercado. En definitiva los concursos permiten desarrollar nuevas aptitudes y habilidades, que a la larga le servira para un mayor desenpeño al momento de crear y diseñar.

0
Reply
0
Lino Rodríguez
Jan 2010

es realmente decepcionante ver que la importancia en la aplicación de la imagen queda en manos de personas sin ningún interés en la correcta aplicación de la misma, y que por subestimar la correcta comunicación de la identidad gráfica, se desvirtúa la profesión.

0
Reply
2
Raul Guevara
Dec 2009

El diseño cumple una función, se debería calificar este diseño por su resultado, no por si es bonito o no. Dentro de los jurados hay muchas percepciones personales y gustos que desechan buenos trabajos y alaban los malos.

No es una pintura o dibujitos en afiches, vallas, es MENSAJE comercial o con tinte social que busca una reacción hacia la marca. Totalmente en contra de la manera en que se lo lleva.

0
Reply
80
Rodolfo Álvarez
Nov 2009

El diseño aún una disciplina poco entendida en muchos países suele representar cierta frivolidad para la mayoría de los públicos. Se utiliza el término «de diseño» cuando un producto se le otorga una calificativo diferenciador es decir con cierta intención «snob» peyorativa relativizando su valor y función. Con los concursos pasa lo mismo al no estar claras las reglas de juego o a en la mayoría de las bases que lo que dejan traslucir en sus intenciones es hacerse de un diseño bonito a bajo precio con un jurado caprichosamente impuesto o ante un público web entretenido con fuegos de artificio.

1
Reply
0
Alejandro Barragán
Nov 2009

las personas que crean estos concurso, abusan de todos los diseñadores que participan

1.- mucha innovacion tirada a la basura(de 20 participantes escojen 1)

2.-buscan no pagar como se debe un buen diseño

3.-se adjudica la empresa al 100% la creatividad del diseñador pagando una miseria por el mismo.

1
Reply
0
Hermelinda Mamanchura
Nov 2009

Estoy en contra porque no creo que exista una manera de calificar un diseño mediante un concurso. Mejor sería organizar exposiciones así poder ver los talentos de cada diseñador que se van enfocando de diferentes puntos de vista. ademas todas las personas no pienza igual asi que hay un desequilibrio al momento de calificar.

0
Reply
0
Angela Bueno
Nov 2009

En realidad el problema en si no son los concursos, sino la mala organización y si nos quejamos de cómo son las bases, de los jurados, del proceso de calificación del trabajo en vano que realizan los perdedores, la decisión es sencilla solo dejamos de participar y nos mantenemos al margen; personalmente yo no participaría, por las limitaciones del proceso de diseño, la falta de contacto con el cliente y el poco o mal pago que sería el premio, pero los que participan tendrian que informarse mejor. Creo que debería existir algun tipo de reglalmentacion para los concursos.

0
Reply
0
José Barco
Nov 2009

Bueno yo estoy en parte a favor de los concursos ya que así se puede ver y aprender más de otros trabajos u otros estilos al diseñar enriquecernos visualmente y con ello tener nuevas ideas y nuevos caminos para diseñar. Teniendo siempre la opinión de personas que saben mucho del tema eso si y profesionales.

Por otra parte lo que algunos concursos hacen es llamar invitados al jurado que no tienen nada q ver con el diseño y no pueden calificar un diseño de la manera que se precisa es decir no es un jurado netamente profesional y de diseño que es lo que el concurso requiere para poder calificar los diseños de los participantes.

Para finalizar pienso que un concurso nunca podrá ser comprado o superado por el vinculo que tiene un diseñador con su cliente esa interacción es mucho mas provechosa que un concurso de diseño.

0
Reply
0
Ronald Burgos
Nov 2009

En contra.

Los concursos de diseño jamás podrán igualar

y mucho menos superar el método de trabajo entre cliente y diseñador.

Me parece que esto de los concursos es una suerte de azar. Porque, ¿que pasaría

si ninguno de los participantes colma las espectativas del jurado? (que muchas

veces no tienen ni idea de lo que es diseño).

¿qué pasa con los trabajos perdedores? ¿dónde quedó el tiempo, esfuerzo, dedicación que puso el concursante en su trabajo?

0
Reply
0
Jesús Flores Ramos
Nov 2009

Creo que un diseñador si participa en un concurso y lo gana, sólo le servirá de experiencia y le dará una satisfacción muy agradable por haberla ganado, pero no cre que lo combierta en el mejor diseñador, puesto que su trabajo les habrá parecido bueno al jurado, pero, quien sabe si a los demás les parecerá igual de bueno, cada uno puede tener su propia apreciación por los trabajos expuestos, además como dicen casi todos en el foro, cada uno tiene su propio estilo, por eso no stoy tan deacuerdo con los concursos por que no creo que haga más o menos a los diseñadores ante la vista de otros.

0
Reply
0
Kenti Llanos Lluncor
Nov 2009

Este tema tiene sus pro y contra. Pongámonos en el caso que hay un corcurso serio de diseño ok? El jurado es gente profesional. Y el concurso es para jóvenes de 18 a 25años. Si yo fuera concursante me interesaría mucho saber opiniones de diseñadores que tienen más experiencia que yo en la amplia rama del diseño..creo que es bueno saber «terceras» opiniones (todo está basado en competencia..querramos o no...)..entonces...no podemos encerrarnos en una burbuja y decir que nuestro diseño es el mejor..todo se puede mejorar.Y bueno lo malo sería que la mayoría de concursos no tienen un patrón definido para los concursos «en general» eso hace que haya cierto desequilibrio a la hora de calificar un trabajo, etc..pero creo que es bueno que hayan concursos, no solo de diseño sino en general, ya que más ayá si ganas o no..haces algo más importante..COMPITES..la vida está hecha a base de competencias.

0
Reply
0
Luisfernando Delgado
Nov 2009

Estoy totalmente en contra ya que nadie puede evaluar un diseño de otra persona solo puede observarlo si le gusta y si no le gusta simplemente sigue de largo.

el diseño es una obra de arte que es muy dificil calificar , se puede dar una opinion de repente pero una opinion personal y solo eso porque nadie tiene los mismos gustos que oras personas a todos les gustan cosas distintas y el hecho que ami no me guste no quiere decir que este mal.

yo creo que en vez de concursos deben hacer obras donde se difunda el diseño tal y como es...

0
Reply
0
Tania Beteta
Nov 2009

Definitivamente en contra, no creo que exista una manera de calificar un trabajo mediante un concurso. Mejor sería respetar el trabajo de cada diseñador apreciándolo como una obra de arte, mejor que organizar concursos se debería organizar exposiciones, para dar a conocer el talento de los diseñadores y al exponer una obra diferente de cada profesional nos daremos cuenta la variedad visual de la que estamos rodeados sin necesidad de calificarlo en bueno o malo para regalarle un calificativo.

0
Reply
0
Piero Bottger
Nov 2009

Es cierto que estos concursos sirven de experiencia pero esta no siempre es gratificante para los concursantes, sobretodo para aquellos estudiantes diseñadores que son primerizos en el campo. Quienes salen con todas las ganas de querer hacer las cosas de la mejor manera y se enfrentan a la realidad: injusticia, varas, etc. Si bien uno es libre de entrar o no a un concurso creo que el jurado, que necesariamente no son los sabios del diseño, no puede criticar positiva o negativamente el trabajo de tantos buenos diseñadores que existen en todo el mundo porque cada uno tiene su propia percepción y propio estilo.

Yo estoy totalmente en contra de los concursos porque no entiendo el hecho de ponerse a prueba junto con otras personas y competir con el fin de ganarse un premio que no siempre vale el tiempo y esfuerzo que uno dedica a un trabajo.

0
Reply
0
Fabiola De la Cotera
Nov 2009

Es verdad que los concursos si sirven como experciencia y puntos a favor para uno, como esfuerzo y dedicacion, sin embargo por otra parte no todos los concursos son realmente confiables yo se que hay mucha vara de por medio que realmente no se da a nacer quien realmente es el ganador y el mejor,de manera que es frustante para el concursante participar en ello si los eventos organizados de esa manera al final es un fracaso.

0
Reply
0
Katia Villanueva
Nov 2009

Pienso que como cualquier otra cosa, los concursos cuentan con beneficios y defectos. Como beneficio, estoy de acuerdo con la opinión de mi compañera Leslie Leyva quien dice que para nosotros los estudiantes, los concursos nos sirven como un plus para nuestro currículum y experiencia. Pero por otra parte es cierto lo que dicen sobre las farsas que existen porque cuando uno concursa en realidad no sabe si el ganador merece ese honor entre tanta buena competencia que puede existir. Y afirmo que muchas veces nos toman a nosotros, los estudiantes, como prueba y relleno para los concursos.

Por lo tanto, estoy en contra, ya que muchas veces los ?varas?, mala organización y farsas hacen que uno como participante se desilusione y pierda fe en su trabajo y capacidad cuando sabe que esta perfectamente hecho. Creo que estos concursos siempre fracasan por la falta de información e interés que le toman sus organizadores, quienes no siempre están metidos en el mundo del diseño, y piensan que por poner un premio ?tentativo? va a ser EL MEJOR CONCURSO, mientras para los que alguna vez participamos lo tomamos como una mala experiencia dentro de nuestros inicios como profesionales.

0
Reply
47
Pau De Riba
Nov 2009

No a los concursos abiertos y no remunerados, pero no parece mal los concursos cerrados (con 2-4 aspirantes) y remunerados, dejan margen para el diálogo y permiten particpantes de calidad.

Un efecto secundario de los concursos es la falta de autoridad que supone para el diseñador. El cliente cree que sabe lo que necesita y se pone en una posición de superioridad en vez de una actitud de acudir al experto en busca de ayuda.

0
Reply
0
Julio Carrasco
Nov 2009

Estoy de acuerdo con Yeiko, en los concursos nunca se sabe si has sido escogido por tu talento o por tener influencias (ser «amigo» de los miembros del jurado, por dar un ejemplo).

Aunque los concursos de diseño hagan que uno se esfuerce a máximo y demuestre lo que puede hacer, como bien dijera, no siempre la elección del ganador es justa.

Estoy en contra de los concursos porque a veces hay mucho talento que ha sido explotado, pero no siempre bien reconocido.

0
Reply
0
Yeiko Quartara
Nov 2009

Realmente en los concursos de diseño nunca se sabe realmente si el ganardor fue elegido por su capacidad o por «bara», influencias, dinero, poder, etc.

Recuerdo el caso del logo del «Britanico», un instituto de idiomas, que hizo el concurso para escoger su nuevo logo, y lo gano un conocido de la institución, pero usaron el logo del 2do puesto porque era el mejor, sin darle el crédito por eso.

Estoy en contra, porque muchos de estos concursos perjudican al estudiante, porque muchas veces no le dan el reconocimiento que merecen.

0
Reply
0
Leslie Estefany Leyva Tarazona
Nov 2009

Estoy a favor, porque si eres novato; recien salidito del cascarón por decirlo así; es una buena oportunidad para que tus trabajos sean

vistos y evaluados. Y además crea experiencia en las personas y eso es mas que gratificante.

0
Reply
0
Fredhy Luyo
Nov 2009

Quiero comentar algo que me parece va de la mano con este tema de los concursos de diseño; hace unas semanas, postule a un trabajo en una empresa, con la idea q seria una revision de mi portafolio asisti, sin embargo, grande fue la sorpresa al ver que habia decenas de jovenes estudiantes de diseño como yo en el local, lo que tuvimos fue una «dinamica» para que evaluen nuestras aptitudes; dentro de esta dinamica nos hicieron crear una campaña publcitaria para uno d sus productos; muchos no fuimos llamados, pero las ideas ya habian sido expuestas y obviamente anotadas por los «jurados«

0
Reply
0
María Flaqué
Oct 2009

El problema de los concursos es que los clientes piensan que cualquiera con un ordenador y los programas necesarios puede hacer un logo, un folleto o lo que sea.. y con internet el cliente da un solo «brief» y 1000 ideas propuestas distintas le llueven...el cliente le paga a una sola persona y no a esas 1000 que le trabajaron gratis.

Por ende la profesion se vuelve mas pobre, y sobre todo hace que la gente piense que cualquiera puede hacer este trabajo y no deberian pagar lo debido.

Los concursos, deben pagara cada participante el tiempo pasado a hacer la propuesta.

0
Reply
0
Sofia Cardenas
Oct 2009

A mi lo q me parece absurdo de los famosos premios de diseño es pensarq q en realidad estan hechos para los diseñadores, los de oficina, los de las empresas, los de las agencias q al ver estos seudoconcursos fincas sus esperanzas en ser reconocidos, q admiren sus trabajos q alguien los conozca, pero q pasa q casualmente solo ganan los famosos los ya conocidos los q dieron mas plata y es real eso sucede, los jurados estan amañados, los parametros de seleccion ¿cuales son? quien los determina, no existe definicion clara en las categorias, entran desde estudiantes hasta afamados diseñadores, no eso no es equitativo y es ahi donsde se pierde credibilidad.

Los concursos de diseño en mi opinion solo sirven para darle blof a un grupo reducido de diseñadores q piensan q x organizar estos eventos ayudan a la difusion del diseño, si se quiere premiar al diseño esta bien pero con claridad y apertura.

0
Reply
1
Juan Manuel Taraborelli
Oct 2009

En abril participé en el Concurso Innovar de Argentina, estimulado por los premios y por la difusión que tendría mi trabajo. Fui seleccionado entre 400 de los más de 3000 trabajos presentados y me entusiasmé. Después me pidieron fotos para un catálogo y que podía además participar exponiendo mi trabajo seleccionado. El entusiasmo aumentó por las expectativas que me generaba y con más posibilidades de recibir algún premio, que sólo sería dado a conocer el último día de exposición (en octubre). Por suerte no viajé, tampoco gané nada; pero me puse a hacer cuentas: A$ 400 en gastos del trabajo (impresión de 4 láminas, materiales y correo), A$ 350 en transporte (desde mi ciudad), A$ 700 en hotel por 3 días de la exposición, A$ 350 en comida y A$ 100 adicionales. En total: A$ 1900.

Si seleccionaron 400 proyectos: A$ 1900 x 400 = A$ 760.000 gastaron los concursantes. Si la mitad vivía en Buenos Aires, serían entonces A$ 380.000. El concurso premiaba con la suma total de A$ 400.000. Saquen sus propias conclusiones, pero yo no voy a ir más tras ese «choripán».

0
Reply
1
Juan Fassino
Oct 2009

A ver... al igual que Cassisi, me gustan más los premios de diseño. No creo que los concursos (al menos en Argentina) lleven a un desastre.

En el caso del bicentenario nos muestra tal como somos y eso debe ser lo más molesto para algunos, sospecho.

Mostrémosle, entonces al mundo, lo que hacemos de entrecasa.

En cuanto a los concursos por parte de las empresas están minados de jurados «camp» y evidencia la incapacidad expresiva de sus directivos, contratados para ser veddettes de los porcentajes... «por qué pagar por algo que podemos obtener gratis!» es la celda de cultivo para el diseño pirata

0
Reply
0
Ana Gutiérrez Sigler
Oct 2009

Los concursos no benefician ni al diseño ni a los diseñadores. A los concursos, creo que a todos, les falta mas información e instrucciones precisas y necesarias para llegar a óptimas soluciones.

Juegan con nuestras emociones, economía e inteligencia, obteniendo un variado muestrario de proyectos al coste de uno. Son indignos. Quien necesite escoger entre varias ideas que las pague, así como el desarrollo del proyecto elegido. Trabajar es un derecho y cobrar por ello es lo legal.

0
Reply
0
Juan Carlos Badino
Oct 2009

Los concursos son válidos, siempre y cuando cumplan con requisitos como los que impone icograda en su página. Por ejemplo acá tenemos ejemplo de concursos realizados bajo pautas similares por la ADCV provincia de Buenos Aires. Que plantea en su página concursos de profesionales y concursos de idea para ser mejorados por profesionales.

Lo importante es no callarse y hacerle llegar a los organizadores nuestra decepción. Las respuestas no siempre son un rechazo, siempre se abre una puerta para mejorar lo que ya está en marcha, otras veces es un grito sin sentido, pero nunca hay que abandonar.

0
Reply
0
Katia Esqueda Berumen
Oct 2009

¿Concursos de diseño?, ¿acaso somos parte de un certámen de belleza?. Asumir algo de esta naturaleza nos desvirtua de la objetividad que persigue el diseño o al menos tendría que. El diseño forma parte de un contexto y por ello responder a las necesidades del mismo, no solo a un grupo selecto en donde por lo general se incluyen expertos en la materia. Un diseño no cumplirá con su finalidad, si es revisado y calificado por diseñadores, el diseño es un fenómeno social y por tanto debe ser validado a quienes va dirigido.

0
Reply
0
Julentxo Navarro
Oct 2009

Leandro (47). Me parece correcto abrir un nuevo debate como indicabas en tu mensaje. Saludos desde España!!!

0
Reply
0
Eugenio Paz
Oct 2009

Creo que para una mejor conclusion habria que evaluar los tipos de concursos y premios. Los concursos con premios monetarios y de conocimiento internacional son un buen metodo publicitario para lo que hacemos, es un merito, algo que puede diferenciarte del resto en una busqueda laboral y ademas un premio en plata. Creo que los concursos del estado entran en esta categoria.

Sobre los concursos sin premios monetario, creo que son una excusa para juntar plata de sponsor sin mas trabajo que una pagina web y un catalogo, los hay muchos.

0
Reply
1
Martín, Miguel Bomrad
Oct 2009

Es un tema áspero.

Hasta la propia vida laboral se esta transformando en concurso, o a caso el trabajo freelance vía Internet (con sus portales) no es «te elijo entre un repertorio de posibilidades que me dan», eso si, «ya trabajaste y tengo tu idea también».

La relación diseñador-cliente (público o privado) en los concursos se pierde. Una campaña para un bien social por concurso es, creo, algo fatal. Después queremos parar las muertes de accidentes de transito con un afiche y unos volantes con unos dibujitos y frases lindas. Para hacer las cosas a medias y decorar la vida estamos ahí, somos los primeros predispuestos. Y en estos temas de interés publico hecho por concurso, el cliente y el publico son fundamentales, y sin pruebas concretas una pieza no puede salir a la calle, a crear mas confusiones que soluciones.

Y por otro lado creo que hay concursos y Concurso. Esta en uno saber elegir.

0
Reply
0
Sergio Braguinsky Carrera
Oct 2009

Los concursos tienen un as en la manga ya que pulsan una cuerda poco discutida y muy personal: le brindan a quienes los ganan la satisfacción profunda de saber que un trabajo propio es superior al de otros. En la sociedad en la que vivimos, no es poca cosa saberse, al menos temporaria o efímeramente, el mejor en lo que uno hace. Esa es una de las razones por las cuales un concurso «seduce» y atrae. Y es parte de la cuestión: tanto del rechazo (es obvio que los que pierden son infinitamente más que los que ganan un concurso) o del aval (muchas veces ingenuo, otras crédulo, otras sincero) a la metodología.

0
Reply
0
Juana Merlo
Oct 2009

Un buen diseñador?estudiante o profesional?busca desafios constantemente. Se mantiene al dia con la profesion, lee, averigua, aprende, es curioso y se cuestiona muchas cosas. Generalmente ese perfil de estudiante o profesional es quien participa de los concursos de diseño, porque los mismos son parte de su naturaleza.

Cada concurso tiene una meta diferente, y los jueces buscan cosas distintas, pero eso no lo hace un mal concurso. Lo que creo es que un buen concurso de diseño, informa a sus participantes lo que esta buscando premiar.

Los concursos son un «deportes» sano en el area creativa.

0
Reply
4
Juan Carlos Fernández Espinosa
Oct 2009

Para complicar un poco más el tema: ¿qué se hace cuando los concursos se democratizan al nivel que la Red permite? Anexo uno de muchos artículos que celebran el hambre de los diseñadores y venden la idea de ahorrarse dinero y aun así recibir muchas ideas.

¿Cómo competimos contra «nos-otros» mismos y damos valor al contacto visual y a nuestra capacidad perceptiva que solo el trato personal puede dar? ¿Dónde ha quedado el concepto de colaboración con el cliente para gestar un resultado?

0
Reply
0
Gerardo Ruiz Babsia
Oct 2009

Sr. Perea (42): Disculpe, no me expliqué bien. Quise decir estudiantes avanzados. Ningún estudiante en sus primeros semestres de ninguna carrera puede proponer algo referido a la misma.

Sr.Cassisi (41): Gracias por tener en cuenta mi opinión. Su pregunta la ilustra Teresa Terviño (27). Toda profesión debe ser exigente, eso es lo que nos lleva superarnos, a ser mejores día a día y no recostarse en los laureles. Usted mismo señaló que los concursos seguirán existiendo. La diferencia la hacemos con nuestra actitud a la hora de elegir en qué concursos participar y con qué criterio.

0
Reply
0
Leandro Ferron
Oct 2009

Daniel: Creo que los niveles de asociacón que podamos lograr pueden ser varios y no excluyentes. Es decir, asociar empresas de diseño es perfectamente válido, aunque existe el peligro de que los intereses corporativos opaquen las necesidades individuales. Una cierta tendencia a monopolizar las reglas del mercado, digamos. En este sentido, la referencia que indicó Julen Navarro Lagullón muestra cómo en España existen al menos dos niveles de asociacionismo (Entidades y centros y, más arriba, federación) que procuran protejer en diferentes esferas a sus asociados. Y si abrimos un debate nuevo?

0
Reply
0
Luis Javier Olmos Mejía
Oct 2009

La función del diseño no puede estar delimitada por un concurso, el especular para ver cual opción les gusta más es una práctica poco profesional que hasta hoy en día muchas empresas ponen en practica, el trabajo del diseñador debe de ir mano a mano con el cliente quien es el que conoce su publico meta que es al que vamos dirigidos, no dudo que estos concursos sean buena opción para desarrolla nuestras habilidades de improvisación, pero no para la profesionalización.

0
Reply
4
Juan Carlos Fernández Espinosa
Oct 2009

Sí a los concursos que:

Reconocen el valor de la idea y pagan por participar.

Ofrecen un brief claro que hace eficiente nuestra propuesta.

Invita a concursantes especializados en el tema a resolver.

Escuchan al diseñador y sus inquietudes durante el proceso.

No a los que:

Usan el concurso como herramienta demagógica y se lavan las manos del resultado.

No dan información clara que inspire ni criterios de elección.

Paguen como premio menos o igual que lo que gastarían contratando sin concurso.

Se presten al plagio o a los «camellos» por falta de bases y compromisos.

0
Reply
0
Mauro Rapisardi
Oct 2009

Estoy a favor de determinados concursos y en contra de otros. Considero por ejemplo, que la identidad no debiera llevarse a concurso abierto.

Es un campo de acción que debe si o si estar desarrollado por profesionales.

A favor de afiches, gráfica, productos, tipografías, innovación etc. No identidad.

0
Reply
0
Christian Dario Megrá
Oct 2009

Estimado Luciano, la diferencia ES muy grande, pero no para el ojo no entrenado. Por eso tanto los clientes como los estudiantes a veces no son capaces de ver algunos errores (a pesar de que pueden ser importantes) y generan trabajos que si bien «funcionan«-o no-, seguro pueden ser mejores.

Sobre la responsabilidad de los estudiantes solo puedo decir que no se que tanta cantida de verdaderos estudiantes de DG y no operarios graficos realmente participan en estos concursos. Ni tampoco si es comparable a la de profesionales. (que incluso seria aun ams interesante saber)

0
Reply
30
Luis Jaime Lara Perea
Oct 2009

En contra de los concursos. No estoy de acuerdo con las opiniones acerca de que son una oportunidad para jóvenes estudiantes; éstos deben entender que las cosas llegan a su debido tiempo. Por aquí comenzamos a perder el respeto a nuestra profesión. Yo no conozco a algún estudiante de medicina que haga cirugías en los primeros semestres de su carrera. Por otra parte, recoger numerosas ideas (materia resultado de nuestro quehacer profesional) y pagar sólo por una... se llama especulación.

Los invito a visitar —y a unirse— a un movimiento en favor del diseño: www.no-spec.com

0
Reply
1189
Luciano Cassisi
Oct 2009

A las opiniones 8, 20, 28, 33 y 34: ¿Hay alguna diferencia entre el producto de un estudiante y el de un profesional? Más vale que sí, porque si no habrá que cambiar por otra profesión más exigente. En la mayoría de las profesiones los estudiantes llegan a profesionales sin la posibilidad de participar en concursos. Consiguen experiencia de la única forma posible y sensata: trabajando.

Si los concursos ayudan a degradar el mercado profesional del diseño, los estudiantes no deberían festejarlos tanto. El dicho popular dice: «no hay que escupir para arriba».

0
Reply
1
Marcelo Rubén Mataloni
Oct 2009

Coincido con Daniel (39): siempre —o la mayoría de las veces— se cuestiona el resultado, sea de un concurso abierto a cualquiera, o de un concurso cerrado o de presentación de antecedentes, o lo que sea. Pero si nos ponemos a pensar un poco, también cuestionamos los resultados cuando no son concursos, como pasó con el rediseño de Movistar hace unos años: a nadie le gustaba, muchos lo denostaron, pero se aplicó y hoy funciona, y atrás quedó la «lapidación pública» de dicha imagen.

Nuestra subjetividad como diseñadores es la que nos lleva a crear paradigmas férreos: esto sirve, esto no sirve.

0
Reply
1
Daniel Bericua
Oct 2009

Luciano (37): Mi hipótesis era a raíz de que cualquiera sea el método que se elija siempre se cuestiona el resultado.

Creo que el titulo del debate deberia ser: «Los concursos puede o no producir resultados de la calidad de las contrataciones directas».

Leandro (38): Estoy convencido que más que fomentar agrupaciones de diseñadores, habría que crear una asociación de empresas de diseño. Algo abierto y no tan cerrado, y también desde ahí relacionarse con las demás asociaciones que forman parte del negocio. Pero esto es tema de otro debate.

0
Reply
0
Leandro Ferron
Oct 2009

Por partes:

1. Sí, concursos va a seguir habiendo. Opinar sobre las condiciones y sin hacer más es lo irrelevante

2. El Braun es un concurso, y premia la excelencia en el diseño de objetos.

3. Acuerdo con Daniel en sospechar de los concursos. Así no tenga un resultado satisfactorio, el convocante obtiene cientos de ideas cuyo valor no paga.

4. Propongo abiertamente otro tema de debate «Estrategias para fomentar agrupaciones de diseñadores». ¿Le interesará a alguien? Ojalá. Sería una excelente señal de que el individualismo que planteo no es tal, y de que, afortunadamente, estoy equivocado.

0
Reply
1189
Luciano Cassisi
Oct 2009

Leandro (36): Claro que seguirá habiendo concursos, pero eso no le quita valor a las opiniones que podamos intercambiar. No conozco el concurso BRAUN pero por lo que vi es un premio de diseño y no un concurso, de modo que la propuesta perdedora al menos servirá para el portfolio.

Daniel (35): Las sospechas no se diluyen tampoco con los concursos. ¿Acaso se hace concurso (o votación) para elegir al jurado? No, se elige siempre a dedo. Pero lo que discutimos es si el sistema de concursos puede o no producir resultados de la calidad de las contrataciones directas.

0
Reply
0
Leandro Ferron
Oct 2009

Luciano (22): no creas que no entiendo cuál es el tema de este debate. Mi opinión intenta poner en evidencia que «concursos ¿si o no?» es poner el árbol delante del bosque. Por ejemplo, ¿el concurso BRAUN es una estafa? Dudo que alguien pueda decir que sí. Es completamente irrelevante si estamos a favor o en contra. No tiene que ver con el concurso en sí. Y si se considera que sí es relevante, entonces también preguntaría: ¿esta bien que a un diseñador se lo contrate full time por U$S 300 (AR$ 1200)? En tanto no nos organicemos, ambas cosas van a seguir pasando.

0
Reply
1
Daniel Bericua
Oct 2009

Estimo que lo que motiva a convocar a un concurso es para diluir responsabilidades en caso que la resolución quizás no sea la apropiada.

Yo me planteo varias hipotesis:

- ¿Qué pasaría si se realizase mediante una contratación directa a algún estudio perteneciente al stablishment?

- ¿Qué pasaría si se realizase mediante una contratación directa a algún estudio desconocido?

- ¿Si sólo fuese un concurso cerrado a «X» cantidad de estudios?

La respuesta: Siempre se sospecharía que hay arreglo y/o se diría: «si convocaban a un concurso abierto seguro que el resultado sería mucho mejor».

0
Reply
0
Christian Dario Megrá
Oct 2009

Yo creo que el diseño gráfico, al menos en Argentina, no esta lo suficientemente maduro como para que los concursos le hagan bien. ¿Que quiero decir con esto? Que como menciono Fernando Navia, el diseño aun sigue siendo visto como algo estético, algo subjetivo y hasta casi «de buen gusto» por gran parte de la sociedad e incluso por muchos diseñadores (estudiantes y profesionales por igual, algunos en este foro opinan así). Y los concursos (salvo excepciones rarísimas) suelen fomentar esa percepción —probablemente sean una consecuencia de ella— poco digna del verdadero diseño.

0
Reply
0
Ruben Medina
Oct 2009

Sin duda los concursos son importantes. Como estudiante puedo decir que es una oportunidad para adquirir práctica, no hay que dejar de lado cuestiones como quién los regula y califica, pero sin duda son una herramienta útil para los que nos iniciamos.

A los que participan, por favor utilicen un ojo constructivo, conciencia, pero sobre todo ética.

0
Reply
115
Fernando Navia Meyer
Oct 2009

Estoy en pleno desacuerdo con los concursos de diseño, sean estos de carteles, marcas, muebles, edificaciones o lo que sea se diseñe. A través de concursos abiertos y dirigidos a un amplio margen de oficios empíricos o académicos, como en el caso del Diseño Gráfico que con frecuencia se dirigen a los artistas, comunicadores, publicistas, arquitectos, médicos, abogados y artesanos y público en general.

Con el agravante de que los jurados calificadores provienen del mismo corte, de donde el tríptico: patrocinador del concurso, los concursantes y el jurado del concurso, introducen —de común acuerdo— todo en una caja negra, para que como en una piñata, salgan a palos los calificados y los ingenuos se tiren al piso a recoger los beneficios y los que no, se van con las manos vacías. Esta es la forma más eficiente de denigrar la profesión. 

Quisiera saber por qué no se efectúa un concurso para intervenciones quirúrgicas o, defensas en juicios penales o, de cálculo estructural para una edificación o, para componer una selección nacional de fútbol. Simplemente porque la profesión permanece ocupada y confundida con el arte y la estética. Y en esta reducción caben todos los que poseen «buen gusto» para calificar la «obra», con lo cual el Diseño Gráfico será por mucho tiempo el eslabón perdido.

0
Reply
0
Sergio Arroyo
Oct 2009

En el caso particular de mi Universidad, ocasionalmente se realizan concursos de diseño para empresas especificas y ya posicionadas. No mencionaré marcas pero los concursos van de empaques a afiches, de ilustraciones a banners. Con esto quiero decir que puede que los concursos presenten buenos diseños, pero habría que fundamentar las propuestas con un documento. Porque, por ser concurso y ganar el dinero, creo que muchos de los diseñadores, en los concursos que he presenciado, hacen cualquier cosa llamtiva... y aclaro... «no todos». Así que estoy a favor. Pero con fundamentaciones.

0
Reply
0
Carlos Tigero
Oct 2009

Desde mi postura, no puedo dar un voto a favor o en contra, creo que la pregunta es demasiado genérica para el problema de trasfondo que se está analizando (problemas de fraude o mala organización o falta de reglamentación clara).

Perdón, pero creo que solicitar nuestra opinión, sin un sentido claro y preciso, con un resultado solamente «anecdótico», es una actitud muy parecida a la de los organizadores de aquellos concursos que se están criticando y creo que en realidad solo intentan formar una opinión. ¿Por que debatir si solo quieren llevar la opinión en un sentido? Su sentido.

0
Reply
0
Guillermo Espertino
Oct 2009

En lo personal me importa poco si los convocados son o no diseñadores graduados. Si el jurado es calificado supuestamente sólo quedarían los trabajos con una calidad acorde a las circunstancias. Lo que sí me preocupa es que en la mayoría de los casos las condiciones son similares o inferiores a las que uno tendría con un buen cliente, al que se le cobra seguro al terminar el trabajo. El incentivo debería ser muchísimo (pero mucho) mayor al valor de mercado por el riesgo de terminar con las manos vacías. Jamás vi un concurso que cumpla con esas dos condiciones, por lo tanto yo estoy EN CONTRA.

0
Reply
0
Gerardo Ruiz Babsia
Oct 2009

Desde mi posición de estudiante debo decir que hay varios factores que me llevan a estar a favor. Los concursos son una oportunidad de promoción y participación en un mercado que vemos a años luz de distancia, pero tenemos la confianza de poder generar un resultado de buena calidad.

Estoy de acuerdo con el artículo de las Diez ideas... de Cassisi, pero no para eliminar los concursos, sino para regularlos y que mantengan la dignidad de la profesión y de sus participantes.

Quiero hacer un llamado también a los participantes a que tengan conciencia y compromiso ético a la hora de concursar.

0
Reply
0
Teresa Treviño
Oct 2009

Si de un concurso público va a surgir «una idea magnífica» no importa de quién sea.

En 1981 Maya Ying Lin de 21 años, venció a casi 1500 competidores en la convocatoria del Memorial de los Veteranos de Vietnam en Washington, D.C. En su momento la propuesta fue controversial, sin embargo familiares de las víctimas y visitantes se han vinculado con ese espacio público y lo han adoptado como propio. Y la carrera de Maya Ying Lin cambió radicalmente.

Para disminuir el riesgo de concursos fallidos lo que hace falta no es eliminarlos, sino trabajar en la regulación de los procesos y promover la cultura de la legalidad. Muy buen ejemplo el de Julen Navarro Lagullón Cuenca (No. 17).

Hay que buscar la transparencia y denunciar lo irregular. Voto por no tenerle miedo a que algún «loco» sin preparación profesional, tenga alguna idea brillante y nos guste a todos. No siempre, pero a veces, esos sucesos nos ubican.

0
Reply
0
Ale Cácharo
Oct 2009

Hay concursos lucrativos y no lucrativos. Especulativos y no especulativos. Otros en los que la misma convocatoria y participación es un objetivo en sí mismo. Confundir esto no aporta a una reflexión seria. Quienes en los comienzos profesionales participamos y ya no lo necesitamos (si no recuerdo mal en 1999 coincidimos con Luciano en el del logo del Foro del Sector Social) no deberíamos demonizar (avalan la estafa, se dice en un artículo) a quienes participan por distintas razones, igualándolos con los organizadores, ignorando la asimetría de poder y las causas complejas que los motivan.

0
Reply
0
Abel Solis
Oct 2009

Para la identidad del Bicentenario de Mexico el gobierno realizó un concurso donde solo convocó algunos de los mejores despachos de diseño de México y obtuvieron un buen resultado, hubieran seguido el ejemplo en Argentina en el concurso de su bicentenario. Ojalá no tengan los problemas como cuando hicieron el concurso de logotipo de la Cd. de México, donde tuvieron que rehacer la convocatoria porque los jueces eran personas ajenas al diseño y volvieron a seleccionar a otros jueces que si eran diseñadores graficos.

0
Reply
64
Fabio Ares
Oct 2009

«Ante las puertas de un nuevo desastre gráfico» es un excelente título para un artículo. Sintetiza a la perfección la sensación recurrente que tenemos los graduados ante cada concurso de diseño en este bendito país.

La Asociación de Diseñadores en Comunicación Visual de la Provincia de Buenos Aires a elaborado varios documentos respecto de los concursos. Para el del Bicentenario puntualmente, envió una carta al Sr. Coordinador de la Secretaría de Medios de Comunicación de la Nación, expresando su preocupación sobre el contenido de las bases.

En estos casos no queda otra que accionar.

0
Reply
0
Sergio Braguinsky Carrera
Oct 2009

Luciano, nosotros, desde la UDGBA, durante dos años hemos oficiado de consultores y co-organizado junto a la SRT (Superintendencia de Riesgos de Trabajo), un concurso de afiches relacionados a la temática de la prevención de riesgos laborales que arrojó muy buenos resultados para la entidad enunciadora (SRT). Desde el lado de los participantes, nos ocupamos de elaborar bases muy claras y convocamos a reconocidos profesionales para juzgar las piezas presentadas (entre los cuales estuvieron Silvia González, Esteban Rico, Roxana Meygide y Pablo Cosgaya). Aquél es un ejemplo de un buen concurso.

0
Reply
1189
Luciano Cassisi
Oct 2009

La idea de que los concursos pueden ser una buena opción en determinadas circunstancias y condiciones aparece en forma recurrente. Julen Navarro Lagullón (opinión Nº 17) ha pasado el dato de una guía para la organización de concursos.

Lo que no aparecen son los ejemplos de concursos en los que se hayan dado estas supuestas condiciones favorables. Si es que esto es posible, seguramente alguien conocerá al algún caso y sería fundamental que lo comparta.

0
Reply
0
Sergio Braguinsky Carrera
Oct 2009

Creo que la pregunta está incompleta. Y como tal, es de las muchas que pueden recibir la respuesta menos precisa de todas: depende. Depende de qué se concursa; quién convoca; quién juzga y quién enuncia. Depende de qué gano si gano y qué pierdo si gano. Depende si le creo a quien me invita y quiero entregarle horas de trabajo a cambio de un eventual —y poco probable—premio que alimentará mi ego y le sumará un proyecto más a mi portafolio. Depende si tengo tiempo libre y ganas de «jugar» por fuera de las cotidianas limitaciones de la relación cliente/diseñador. Depende, todo depende.

0
Reply
0
Marcela De Niz
Oct 2009

Como docente creo que los concursos pueden ser una muy buena opción para estudiantes, pero definitivamente, hay de todo, asi que más bien habría que identificar aquellos que cumplan con requisitos de calidad. En el caso profesional, creo que muchas veces es sólo un truco para ahorrar dinero, y desvirtúa muchas otras la profesión al no contarse con jurados especializados o dejar abierta la convocatoria a cualquier otra profesión.

0
Reply
0
Mercedes Rivera
Oct 2009

Sólo hace un mes que culminé mi maestría en Diseño Gráfico y nunca he participado de ningún tipo de concursos. Pero debo entender que éstos deben servir de estímulo a los nuevos diseñadores. Los organizadores del mismo deben ser selectivos y no hacerlos accesibles a todo público, sino sólo para diseñadores. De esa manera ponemos en alto nuestra profesión

0
Reply
0
Julentxo Navarro
Oct 2009

La Federación Españaola de Entidades de Promoción del Diseño y el Centro de Diseño de Castilla-La Mancha recomiendan «buenas prácticas» a las Administraciones Públicas. Para ello se ha editado una Guía Básica dirigida a las Adminisracioens Públicas para que conozcan las pautas sobre cómo acometer un proceso de contratación en materia de diseño. El documento en PDF está disponible en Clmdiseno.com.

0
Reply
0
José María Alabarce
Oct 2009

Desde un punto de vista los concursos nos sirven como una herramienta para medir nuestro nivel como diseñador, respecto de nuestros pares, siempre y cuando los encargados de evaluar los resultados sean especialistas en el tema. Si bien no creo que un concurso reemplaze la interacción del diseñador con su cliente, podemos hablar de una aproximación a lo pretendido y de ahi en adelante seguir ajustando con el cliente para llegar a un resultado óptimo en lo encomendado. El trabajo del jurado sería en definitiva evaluar aproximaciones y no resultados definitivos.

0
Reply
0
Jose R. Ortiz
Oct 2009

Creo que los concursos visibilizan la tendencia de lo que se esta haciendo, pero claro lastimosamente cuando los hay... puedo decir que aca en Ecuador casi no existe ningun concurso y si existe pues no se le da la suficiente promocion... y como es evidente no es bueno saturar de concursos porque se llega al absurdo, pero si es necesario que existan para poder mostrar y ver las cosas que se hacen y no solo un trabajo donde el cliente es el juez y parte de la estetica propuesta.

0
Reply
0
Abel Solis
Oct 2009

He ganado 2 concursos de logotipo y gracias a estos he podido tener mejores oportunidades laborales, ya que pude entrar a una buena empresa con un excelente salario.

0
Reply
0
Julián A. Franco
Oct 2009

La experiencia adquirida en los concursos de diseño suele ser muy pobre y frustrante, ya que generalmente se convierte en un proceso de «caja negra» en donde los criterios del jurado no son muy claro para un proceso en donde los juicios de apreciación juegan un papel importante, el diseñador en su método o proceso requiere alimentar y retroalimentarse con una serie de requerimientos y variables que no obedecen a las pautas de los concursos.

0
Reply
0
Elena Ballinas
Oct 2009

ingresé al concurso...del diseño de la marca de la CD. de México ese concurso lo tuvieron que rehacer ya que cuando dieron los 5 finalistas 3 eran plagios.. valgame el favor... ya que los jueces de este certamen eran literatos e «intelectuales» (afiliados al p.politico que esta gobernando la capital mexicana, obvio)... pense que el concurso era tapadera.. y no... gano una x persona pero al diseño ganador lo mandaron «destrozar» por un despacho x, que por cuestiones técnicas ... ahora me pregunto cuanto $ hubo en el make up y si hubo licitación?? , la verdad no necesitamos-reality shows-

0
Reply
2
Daniel Ghinaglia
Oct 2009

Muchas veces los concursos son una fachada teatral para justificar la asignación de un trabajo a un diseñador o grupo específico, sin necesidad de licitación... sin embargo, en algunos casos es legítimo. Democratizar el diseño o bien cumplir con su condición social de servir de elemento comunicacional. Son pocos los concursos promovidos por el Estado que cumplen a cabalidad con normas rigurosas de selección, y al primer viento de cambio de gestión se pierde todo el trabajo anterior como si de nada valiera el esfuerzo realizado. Sirven para llenar nuestro super ego y fama personal...si ganas

0
Reply
0
Daniel Villar
Oct 2009

Lograr una descripción de las necesidades que se requieren cubrir con el diseño ganador es para mí la dificultad mayor en la búsqueda de un concurso bien estipulado. La descripción de las necesidades de quien hace el llamado, difícilmente podrá sustituir el intercambio que generan las reuniones con el cliente que tenemos cuando somos contratados directamente. El trabajo de diseño debe hacerse con el cliente y un equipo de diseño. Sino diseñadores y clientes terminan prisioneros del concurso, resolviendo a ciegas, sin el invaluable crecimiento que produce el intercambio de opiniones y caminos.

0
Reply
0
Rodrigo Losada
Oct 2009

Los concursos no democratizan el ejercicio del diseño, son un simulacro en el que se le arma a un cliente estático y mudo una vestidura de identidad a la medida de parámetros inamovibles. Estos mecanismos son la antítesis del diseño ya que proponen a cantidad de profesionales trabajar de manera inconexa con gastos por participante que en la sumatoria son enormes y dentro de una «metodología del acierto». Es una caricatura del proceso proyectual en la que los resultados se originan en una práctica que desatiende la economía de recursos y degrada el valor del vínculo diseñador / comitente.

0
Reply
0
Alberto Rodriguez
Oct 2009

A favor de los concursos, siempre y cuando, el jurado este compuesto al menos en un 30% por profesionales del tema. Me parece además algo positivo para estudiantes y profesionales, donde dicho concurso le pueda dar una oportunidad al estudiante, o renombre al profesional.

En contra de los concursos, de las empresas que lo que quieren es alimentarse de la necesidad del estudiante y el profesional.

En contra también de los profesionales que critican este método, pero si los invitan a participar de jurado (bien pagados), van.

0
Reply
0
Esteban Lussich
Oct 2009

Estoy en contra de los concursos; promueven la competencia entre profesionales, primando el destaque individual por encima de la oferta masiva. ¿Es acaso más premiable aquel trabajo realizado por un diseñador que trata de imprimirle «su impronta» personal al proyecto?

¿Es tan vulnerable el diseño como para someterse al juicio de otras profesiones?

¿No se trataba nuestra profesión de la búsqueda de soluciones globales, más que de la inclusión de variables particulares?

Ciertamente, los concursos no me ayudan a responder ninguna de estas interrogantes

0
Reply
1189
Luciano Cassisi
Oct 2009

Leandro, debatimos sobre la utilidad o no de los concursos, precisamente porque habemos quienes pensamos que no son una forma alternativa de contratación, sino una forma de estafa —absurdamente festejada por los perjudicados—, que para colmo produce generalmente resultados de calidad inferior. Además, al menos en le caso del diseño gráfico, no es posible establecer vínculo alguno entre ganar un concurso, «la fama y el trabajo», supuestos justificativos de la degradación profesional que implica someterse abiertamente a condiciones de trabajo alejadas de la profesionalidad.

La tuya es una posición a favor, crítica de las condiciones habituales, y abierta al perfeccionamiento y control del sistema de concursos. La mía es una posición totalmente en contra. De eso se trata este debate: de manifestar posiciones a favor y en contra, con todos los matices posibles.

0
Reply
0
Leandro Ferron
Oct 2009

El Argentina el diseño ha devenido en profesión exitista, que obnubila con promesas de prestigio y reconocimiento a quien logre alcanzar cierta trascendencia mediática. Sumado a esto, el invariable desconocimiento por parte de los responsables de los medios —gráficos e industriales—, de los reales beneficios que nuestra disciplina puede aportar, ha generado una crónica devaluación de la actividad. Estos dos factores parecen ser, a simple vista, los causales del afán por participar en los más variados concursos de diseño: fama, trabajo o ambos.

Ahora bien, ¿por qué debatimos la cuestión Concursos de diseño: ¿a favor o en contra?, siendo que el concurso en sí, es solo una modalidad más de trabajo? Las condiciones bajo las que este trabajo se realiza son la que están en discusión, y la forma que adopte ese cuestionamiento es la que podrá finalmente dignificar el trabajo del diseñador, tanto en un concurso como en cualquier otro ámbito. ¿Cuál es esta forma? Sin ninguna duda, la organización.

La conformación de colegios de diseñadores, que provean un ámbito de encuentro y de consenso, generadores de actividades reguladas dentro de un marco legal, permitiría reglamentar diversos aspectos profesionales. De esta manera sería posible asegurar a sus integrantes, resguardando ante las arbitrariedades de un mercado liberado, en donde el Estado puede organizar un concurso en el que no se respeten los derechos de los participantes, o debamos competir laboralmente frente a una marca de $ 50 diseñada por un quinceañero que maneja el Corel.

El mayor desafío no es descubrir si los concursos están bien o están mal. Es vencer la individualidad que nos ciega, para compartir juntos, dignidad en nuestro trabajo.

0
Reply
188
Victor Garcia
Oct 2009

«asistimos a una diversidad de concursos convocados por el Estado, cuyos reglamentos repiten ciertos vicios formales que afectan la calidad de las convocatorias y restringen, en algunos casos de manera abusiva, los derechos de los diseñadores. [...] Por su significación y trascendencia, este tipo de concursos implica una intensa carga emotiva, por la oportunidad de desarrollar un trabajo que representará al Estado en alguna de sus manifestaciones. Esto suele ser una motivación eficaz para enfrentar el desafío con entusiasmo. Por las mismas razones, el Estado debería ser particularmente respetuoso de los derechos de los participantes».

Del artículo El Estado y los concursos de diseño

0
Reply
1189
Luciano Cassisi
Sep 2009

«Detrás de los certámenes de diseño se ocultan segundas intenciones que conviene conocer, antes de someterse ciegamente a sus bases. [...] Como los concursos gozan de buena prensa, se los suele considerar —erróneamente— como gestas democráticas que abren las puertas a la fama a humildes desconocidos. [...] Aunque diseñar nos cause mucho placer, debemos saber que regalar el trabajo destruye nuestro propio mercado. [...] no conozco a ningún diseñador gráfico que haya alcanzado trascendencia por el solo hecho de ganar un concurso de diseño; a lo sumo han logrado un renglón más para agregar su curriculum».

Del artículo Diez ideas para los concursos de diseño

0
Reply
639
Raúl Belluccia
Sep 2009

«El gobierno nacional argentino ha lanzado un concurso [...] de diseño de símbolo y logotipo; y de elaboración de un mensaje que identifique al bicentenario, abierto a todo argentino cualquiera sea su edad y profesión. [...] el gobierno no sabe qué mecanismo usar para dotarnos [...] de un símbolo importantísimo, y un grupo mayoritario de arquitectos, cineastas y artistas plásticos sin antecedentes va a opinar sobre un tema que desconoce, legitimando con sus nombres una operación desastrosa, que solo por casualidad estadística podrá dar un buen resultado».

Del artículo Ante las puertas de un nuevo desastre gráfico

1
Reply
1189
Luciano Cassisi
May 2007

«existe una fascinación por esta clase de certámenes. La de los estudiantes es comprensible, no necesita explicación, pero la aceptación casi incondicional que suelen dar los profesionales a unas reglas de juego siempre desventajosas, merece al menos analizarse. [...] al aceptar y avalar las condiciones de los concursos, los profesionales —que tan frecuentemente caemos en la megalomanía de considerarnos hacedores del progreso y defensores de las causas justas—, descuidamos nuestro profesionalismo y la dignidad de nuestro propio trabajo».

Del artículo Los porqués de los concursos

0
Reply

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 weeks
17 Septiembre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
22 Junio 2019