Diez ideas para los concursos de diseño

Detrás de los certámenes de diseño se ocultan segundas intenciones que conviene conocer, antes de someterse ciegamente a sus bases.

Retrato de Luciano Cassisi Luciano Cassisi Buenos Aires Seguidores: 1481

Opiniones:
14
Votos:
122
Compartir:

Los principales promotores de los concursos de diseño somos los propios diseñadores, que hasta nos ponemos contentos cada vez que nos enteramos de uno nuevo. Este texto propone diez ideas para estar atentos y al menos desconfiar de esta festejada forma de adquisición de diseño. Las propuestas han sido pensadas fundamentalmente en función de los concursos de diseño gráfico y diseño audiovisual, en los que la participación implica elaborar un producto «a medida» que, debido a esa condición, luego no sirve para presentar en otros certámenes.

1. Respetemos nuestro saber profesional

Rechacemos tanto los concursos en los que se convoca indistintamente a diseñadores profesionales y al público en general, como a aquellos en los que el jurado no está integrado por una mayoría de expertos en la materia que pueda garantizar una evaluación justa.

2. No colaboremos sin saberlo en operaciones de prensa encubiertas

Si sabemos que el organizador tiene recursos suficientes como para contratar al diseñador más cotizado (por ejemplo: cuando se trata del estado o de una gran empresa), pero decide llamar a concurso y correr el riesgo de no alcanzar resultados de primer nivel, no lo dudemos: estamos ante a una operación de prensa2 encubierta. Lo que menos les interesa es el producto a diseñar. Como los concursos gozan de buena prensa, se los suele considerar —erróneamente— como gestas democráticas que abren las puertas a la fama a humildes desconocidos. Así, todo el mundo está más que dispuesto a ayudar en forma gratuita a difundirlos. El gran ganador siempre es el organizador.

En algunos concursos aparece la figura del asesor o padrino, que generalmente es un diseñador reconocido, y que es quien recomienda a la institución llevar el proyecto a concurso abierto. No sorprende que muchas veces este «padrino» termine formando parte del jurado y beneficiándose en forma personal de la operación de prensa que el operativo implica. Sea con intención o no, cuando una gran figura de la profesión promueve la organización de un concurso, además del beneficio de mantenerse en el candelero de los grandes proyectos, el hecho puede resultar un excelente recurso para mantener lejos a la competencia y ejercer cierto control de la situación.

3. No firmemos contratos leoninos

Una artimaña muy utilizada por los organizadores de concursos de diseño es seducirnos con un premio relativamente abultado en dinero, pero con la aclaración de que la sola participación compromete y obliga al ganador a realizar más trabajo luego de ser seleccionada su propuesta. No casualmente, ese trabajo adicional siempre se explica en forma muy escueta, dado que nadie le presta mucha atención, salvo el ganador, que llegado el momento descubre que para cobrar su premio tiene la obligación de seguir trabajando bastante. Así, el real premio no es dinero sino una opción a ganarlo trabajando mucho más.

4. No hagamos beneficencia «a riesgo»

Si el monto del premio que nos ofrecen es bajo, no decidamos participar con el argumento de que la institución que convoca al concurso necesita de nuestra ayuda. Si queremos hacer beneficencia busquemos una organización que no nos ponga a prueba: «a caballo regalado no se le miran los dientes». Las organizaciones que no cuentan con recursos para pagarle a un diseñador, mucho menos los tendrán para organizar un concurso y llevar a producción el diseño ganador. Podemos estar seguros de que si el organizador es el estado, nuestra caridad no es necesaria (hasta al municipio más pequeño le sobra dinero para pagar los exiguos honorarios de un diseñador promedio).

Instituciones que necesitan ayuda hay muchas. Si el sentido es ayudar, mejor buscarnos una entidad que valore nuestro tiempo y nuestro trabajo tanto como para no hacernos trabajar en balde.

5. No paguemos con nuestro trabajo la incapacidad del organizador

En general, los concursos pueden definirse como: «método utilizado por quien no sabe gestionar sus necesidades de diseño y pretende cubrirlas con una amplia variedad de propuestas». Los diseñadores experimentados no se dejan engañar y tienden a abstenerse de participar. Para seducirlos, algunos concursos recientes, especialmente en los ámbitos oficiales, han incluido una etapa de preselección basada en antecedentes profesionales, con la clara intención de que sintamos que podemos ser uno de los «elegidos». Sin duda, esta nueva modalidad puede imprimir una pátina de racionalidad al certamen, salvo por el hecho de que jamás se indica quiénes realizan la preselección, con qué criterios, ni cuántos serán los pre-seleccionados. El número de cinco parece más que suficiente: ¿para qué puede un organizador necesitar más de cinco propuestas si ya ha hecho una selección de proveedores idóneos?

En tres concursos oficiales de diseño gráfico muy relevantes que se realizaron recientemente en la Argentina, la cantidad de pre-seleccionados fue superior a cincuenta, lo cual revela que los organizadores no confiaron en su propia capacidad para seleccionar proveedores idóneos. La pregunta que debemos hacernos es: ¿por qué debiéramos nosotros entonces confiar en su capacidad para seleccionar y evaluar nuestro trabajo?

6. Démosle valor a nuestro trabajo

Si diseñar nos gusta tanto que estamos dispuestos a entregar nuestro trabajo a cambio de nada, a alguien que bien podría pagarnos lo que merecemos (como mínimo los gastos y el costo de las horas de trabajo necesarias para elaborar la presentación), luego no podremos quejarnos del deterioro del mercado del diseño. Aunque diseñar nos cause mucho placer, debemos saber que regalar el trabajo destruye nuestro propio mercado. Cae de maduro: «si algo no cuesta nada, es porque no vale nada».1

El diseño solicitado en la mayoría de los concursos no persigue fines filantrópicos, sino que es un recurso estratégico que sirve fundamentalmente para optimizar el desempeño del organizador —o de sus productos— en el mercado; se trate de una empresa comercial, un gobierno, un producto o una ONG. Por lo tanto, la única forma válida de remuneración es la misma que para cualquier otro proveedor de servicios: con dinero.

7. No promovamos la caída del valor económico del diseño en el mercado

Dentro de la lógica injusta de los concursos, estos deberían ofrecer al ganador un premio económico superior al valor de mercado del mismo trabajo contratado en forma directa a profesionales de equivalente experiencia e idoneidad a las de los participantes. Dado que los concursos suelen recibir mucha prensa, la información de los importes de los premios llega a muchísima gente —entre ellos nuestros clientes y prospectos—, instalándose como referencias de relevancia. ¿Qué cliente estará dispuesto a pagar por un sistema de identificación visual más de la módica suma que pagó el estado de su país por similar desarrollo?

Al aceptar los —siempre mal pagos— premios de los concursos le estamos enviando un mensaje muy claro al mercado:

«Todos los que participamos nos conformamos con muy poco dinero, en caso de ganar, y con nada de dinero en caso de perder».

Hay que considerar que estos premios suelen ser una ínfima parte de los recursos económicos necesarios para organizar cualquier concurso que pretenda relativa trascendencia (gastos de difusión, impresos, prensa, honorarios, etc.). De esto se deduce que no es que paguen poco porque no tengan presupuesto sino porque nos conformamos con poco.

8. Consigamos nuevos clientes, que es más fácil que ganar concursos

Si el premio fuera equivalente a lo que le cobramos a nuestros clientes, mejor buscarnos uno nuevo. Tendremos más chances de ganarlo, más posibilidades de trabajo a largo plazo, un nuevo caso seguro para agregar a nuestro portfolio y, lo más importante, ganaremos el dinero que merecemos. De eso se trata toda profesión. Si tenemos dificultades para conseguir clientes, invirtamos el tiempo y el dinero que pensábamos destinar a nuestra presentación en capacitación (hagamos un curso de ventas, de gestión empresaria, o algo que nos ayude en ese sentido): podremos utilizar lo aprendido durante toda la vida, a diferencia de nuestro boceto perdedor, que no nos servirá para absolutamente nada. Correr riesgos es parte de todo negocio, pero no todos los riesgos son iguales: algunos no valen la pena.

9. Seamos profesionales éticamente responsables

El principal compromiso ético de todo profesional es brindar una prestación de calidad. Para quien piense que es posible brindar un servicio aceptable en los términos habituales de los concursos no hay conflicto ético. Pero los que entendemos que los buenos proyectos de diseño son construcciones colectivas derivadas de un fluido y estrecho vínculo entre cliente y proveedor —de idas y vueltas, pruebas, marchas y contramarchas—, sabemos con certeza que no podremos garantizar el adecuado rendimiento del producto diseñado en las duras condiciones de trabajo de un concurso. Menos aún teniendo como único parámetro un escueto, incompleto y generalmente mal orientado brief de diseño (una constante de este tipo de convocatorias).

Tanto cuando participamos como cuando apoyamos o apalancamos concursos de diseño —a sabiendas de que las condiciones están lejos de ser óptimas para la realización de un buen trabajo—, estamos actuando en contra de los principios éticos de la profesión.

10. Respetemos nuestros derechos

Los certámenes literarios y los premios de diseño (generalmente de diseño industrial) son reconocimientos a la trayectoria, la creatividad, la destreza. En cambio los concursos en los que se solicita un diseño «a medida» son contrataciones de servicios encubiertas que equivocadamente nosotros mismos asumimos como premios. Y por supuesto ese es el nombre que se utiliza para referirse a la remuneración.

Cuando decidimos participar en un concurso —sea cual sea la razón—, estamos jugando a ganar un posible trabajo rentado, o un mucho más probable trabajo no rentado. Pero resulta que el trabajo digno es el trabajo rentado, y en los concursos de diseño generalmente solo uno de los participantes alcanza esa categoría; el resto hace trabajo gratis, que para colmo nadie utilizará. En todo concurso en el que exista un solo participante que no reciba remuneración por hacer un trabajo «a medida», los organizadores, las instituciones y medios que los avalan y promueven, violan (con la venia de los participantes) el inciso 2 del Artículo 23 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: «Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual».

 

Luego de estas propuestas seguramente el lector estará pensando: «¿pero entonces no hay que participar en ningún concurso?». Es posible que en algún caso la oferta sea tan tentadora que nos haga olvidar todo prejuicio contra los concursos, sea por lo elevado del premio en dinero o por la importancia del proyecto. No es malo tener sueños e intentar realizarlos. Pero probablemente aquello sea solo una ilusión: personalmente no conozco a ningún diseñador gráfico que haya alcanzado trascendencia por el solo hecho de ganar un concurso de diseño; a lo sumo han logrado un renglón más para agregar su curriculum. A los más idealistas, debo reconocerles que no conozco a todos los diseñadores ganadores de concursos, pero eso no sería más que una confirmación de lo anterior.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Luciano Cassisi Luciano Cassisi Buenos Aires Seguidores: 1481

Opiniones:
14
Votos:
122
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Esta frase, o una muy parecida, se la escuché a Ronald Shakespear en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la UBA, en 1990, mientras cursaba el segundo nivel del taller de Diseño Gráfico.
  2. Los fines de estas operaciones de prensa pueden ser diversos y no necesariamente malos, pero generalmente son ajenos a los intereses de los participantes.
Código QR de acceso al artículo Diez ideas para los concursos de diseño

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Luciano Cassisi

Más artículos de Luciano Cassisi

Título:
¡¿Signos olvidados?!
Sinopsis:
«No lo encontré en el teclado», «escribí apurado», «queda más bonito así», «era un texto informal». No hay razón que justifique que, quienes nos dedicamos a la comunicación, no cultivemos el correcto uso del lenguaje escrito.
Compartir:
Título:
Menos es menos, más es más
Sinopsis:
Va siendo tiempo de jubilar al casi centenario lema «menos es más».
Compartir:
Título:
Cómo definir el tipo marcario adecuado
Sinopsis:
Conocer las prestaciones, carencias y características de los megatipos marcarios ayuda a definir, en cada caso, cuál o cuales se ajustan mejor.
Compartir:
Título:
Sí logo
Sinopsis:
La diferenciación y la personalidad de la marca gráfica no necesariamente se logra con creatividad y originalidad.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Camila Mera
1
Camila Mera
Hace 10 meses

Este artículo me ha otorgado una capacidad de razonar las inseguridades dentro de mi carrera, palabras que nos dicen a diario y que nos forman como un ente fuerte. Los concursos arman tu reconocimiento pero también intentan destruir y controlar y es algo que muchos no analizan porque solo se enfocan en el premio o las personas importantes que estarán ahí. Al fin al cabo a quien más le importa tu desempeño y arduo trabajo es más a uno mismo que otras personas, además otros te ven como tú te demuestras.

El análisis realizado para este artículo demuestra que sin importar la situación el que te hace un diseñador importante es tu propia persona, es quien alimenta tu mentalidad y te hace más fuerte en contra sobornos y entre otros.

1
Responder
Retrato de Ana Gabriela Cornejo
1
Ana Gabriela Cornejo
Hace 11 meses

Muy interesante artículo, ahora soy estudiante culminando mis 4 años de carrera en Diseño Gráfico y además soy una persona muy competitiva. Creo que esto debe ser algo como los 10 mandamientos de cada diseñador, tienes razón, muchas veces el diseño es desvalorado por la sociedad y debemos cambiar esa perspectiva. Si entregamos nuestra vida al diseño no debemos regalar nuestro trabajo, debemos respetarnos primero para que así también nos respeten los demás, para educar al cliente uno debe comenzar educando a uno mismo. Muchas veces ganar un concurso no nos da los resultados que esperábamos, sin embargo, algunas veces concursar te ayuda a abrir nuevas puertas a nuevos clientes. Es verdad, al momento de participar en concursos de diseño estás creando ruido en tu marca, estás logrando ser escuchado. Es triste ver como algunas empresas o incluso países toman estos «concursos de diseño» para lograr obtener un trabajo gratuito a cambio de un título, esto debe acabar, no debemos aceptarlo, debemos valorarnos, al final todos esos años estudiando diseño gráfico no fueron hechos para regalar nuestro talento.

1
Retrato de Luciano Cassisi
1481
Luciano Cassisi
Hace 11 meses

¡Muchas gracias por tu comentario!

0
Responder
Retrato de Rubén Escobedo
0
Rubén Escobedo
Hace 11 meses

Este debería ser un decálogo a seguir para nosotros los diseñadores. Muy a propósito del concurso que lanzaron en la Ciudad de México para diseño de su logotipo. Lamentable el uso mediático que el gobierno da a nuestra profesión y a nuestras necesidades de trabajo bien remunerado.

1
Responder
Retrato de Hernan Bressan
0
Hernan Bressan
Jul 2014

Buena perspectiva para repensar

1
Responder
Retrato de Ibar Federico Anderson
10
Ibar Federico Anderson
Feb 2014

Hay que llevarles estas ideas a: Enlace

Innovar del Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva de la Nación Argentina. Un verdadero FRACASO, asisti a varias como expositor y nunca el Estado nos vinculó con las empresas y los empresarios.

Soy Diseñador Industrial, egresado en 1999 de la Facultad de Bellas Artes (FBA), Universidad Nacional de La Plata (UNLP), República Argentina. Master en Estética (FBA-UNLP, 2008). Doctor en Arte (FBA-UNLP, 2014). Profesor del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD N° 17, 2003).

0
Responder
Retrato de Alex Ortega Tejerina
0
Alex Ortega Tejerina
Ago 2013

interesante articulo, y muy instructivo

1
Responder
Retrato de Martín Chiquito
0
Martín Chiquito
Feb 2013

Interesante artículo. Aunque creo que sobreestima la profesión y subestima a los concursantes. Perder concursos también es una forma de aprender.

0
Retrato de Juan Carlos Rangel
5
Juan Carlos Rangel
Nov 2013

No se trata de ganar o perder el concurso, se trata de otorgar valorar a nuestra profesión desde nuestra trinchera y reconocer más nuestro propio esfuerzo con la finalidad que los demás nos valoren como los profesionales que somos.

1
Responder
Retrato de Ma. Rosa Beltran Sanchez
0
Ma. Rosa Beltran Sanchez
May 2012

Me gusto el articulo, me cambio la perpectiva de los concursos, la mayoria de las personas que se meten a concursos son estudiantes, de hecho uno de los requisitos de algunos concursos es ser estudiante y claro por que los estudiantes no tienen aun la experiencia para valorar su trabajo.

0
Responder
Retrato de John Moore
44
John Moore
Nov 2011

A pesar de no estar de acuerdo con tales concursos, son una alternativa en países subdesarrollados o con mercados contraídos como el venezolano, donde la oferta de trabajo de diseño es poca o ninguna. Suele ser una alternativa económica para personas de la tercera edad o con impedimentos físicos, por desgracia en ellos participan personas ajenas al diseño, sus premios, por demás, devalúan nuestro oficio por enumerar algunas desventajas.

1
Responder
Retrato de Carlos Martínez
2
Carlos Martínez
Jun 2011

Para educar a los clientes, primero debemos educarnos, hace unas horas Gerardo kloss, coordinador de la maestria de Diseño Editorial en la UAM Xochimilco nos mencionaba lo que ocurrió cuando era coordinador de carrera en la misma institución, un concurso de Mac al que hicieron que cambiaran la clausula sobre «los participantes sederan los derechos de propiedad al momento de participar», imaginense a la mayoría de las escuelas de Diseño de ENCUADRE oponiendose a esta disposición. Respetar nuestro trabajo de esa manera es lo que se necesita.

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo Cómo decir no al cliente pirata
Autor:
Martino Liu
Título:
Cómo decir no al cliente pirata
Sinopsis:
Una contundente carta de la AIGA (Asociación de Diseñadores Gráficos de EEUU) para enviarle a los clientes que antes de contratar quieren ver propuestas sin pagar por ese trabajo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
129
Opiniones:
66
Seguidores:
8
Ilustración principal del artículo ¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?
Autor:
Marcelo Rodriguez Milesi
Título:
¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?
Sinopsis:
No todos los concursos son iguales. La clave para distinguirlos está en determinar quién se beneficia en cada caso.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
54
Opiniones:
44
Seguidores:
55
Ilustración principal del artículo Premios Motiva 2012
Autor:
Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias
Título:
Premios Motiva 2012
Sinopsis:
Convocatoria a la X edición de los los Premios Motiva de diseño gráfico.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
8
Seguidores:
33
Retrato de Jorge Illich Carpinteyro
Autor:
Jorge Illich Carpinteyro
Título:
Los concursos de diseño
Sinopsis:
Los concursos no son la causa de los principales problemas estructurales de la profesión del diseño, pero son un excelente reflejo de esos problemas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
33
Opiniones:
36
Seguidores:
4
Retrato de Juan Quaglia
Autor:
Juan Quaglia
Título:
Crowdsourcing: ¿sirve o no sirve?
Sinopsis:
¿Conviene a los diseñadores trabajar, y a los clientes contratar diseño, mediante el tipo de relación que imponen estas nuevas plataformas Web?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
7
Opiniones:
3
Seguidores:
0
Ilustración principal del artículo Diseños de estudiantes mexicanos en el mercado suizo
Autor:
Yannick Woungly-Massaga
Título:
Diseños de estudiantes mexicanos en el mercado suizo
Sinopsis:
El resultado de un taller internacional de diseño imaginado por dos diseñadoras cubanas, dirigido a estudiantes mexicanos y asesorado desde Suiza.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
14
Opiniones:
1
Seguidores:
38

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril