Los porqués de los concursos

Una reflexión sobre los motivos que llevan a la existencia de los concursos de ideas, sobre su conveniencia para todas las partes y sobre la calidad de los resultados que suelen producir.

Retrato de Luciano Cassisi Luciano Cassisi Buenos Aires

Seguidores:
1249
Opiniones:
9
Votos:
40
Compartir:

Una de las modalidades de contratación de servicios de arquitectura, diseño gráfico, diseño industrial, publicidad, etc., es el llamado a concursos de ideas. Los hay abiertos, a un sector profesional, y cerrados, a un grupo reducido especialmente invitado a participar. Los primeros son más frecuentes en el ámbito público y en las ONG, mientras que los concursos cerrados son más comunes en el mundo de la empresa privada.

Por qué los clientes recurren a la modalidad de concurso

Sin duda, el principal motivo para convocar a un concurso de ideas es, precisamente, la falta de ideas: una organización se encuentra en una situación que exige una intervención en sus recursos de comunicación, infraestructura y/o imagen, pero no tiene claro cómo llevarla adelante. Muchas veces no conoce a fondo la naturaleza del problema que enfrenta, no domina todas sus dimensiones, no sabe exactamente qué tipo de solución necesita y, por lo tanto, no está en condiciones de elaborar un programa completo que oriente la intervención. Así, la posibilidad de obtener muchas propuestas de solución representa una alternativa más que seductora.

Por supuesto, la ausencia de programa jamás es puesta de manifiesto: la organización no admitirá su incapacidad de gestión y su carencia de rumbo. Aunque en los concursos públicos exista un brief de necesidades escrito y en los concursos cerrados una reunión informal y escueta con cada profesional, la demanda casi siempre resulta excesivamente abierta. En lugar de definir el rumbo (el programa) y luego convocar a profesionales idóneos para el caso, los organizadores deciden pasarle el problema completo a los participantes.

Los concursos tienen un costo bajo para la entidad convocante. El premio rara vez supera el valor promedio de mercado del mismo trabajo contratado directamente.1 Esto representa un gran incentivo para los organizadores, que efectivamente esperan obtener a través del concurso más ideas, más diversas, al mismo o incluso menor costo.

La búsqueda de cantidad y diversidad responde a la fantasía —generalmente errada— de que esos ingredientes aumentarán las probabilidades de encontrar la mejor solución. En los casos más oscuros también puede responder a la «picardía» de acumular ideas para construir una suerte de «súper-idea», que incorpore lo mejor de todas ellas; es decir, para «robar ideas».2

Al beneficio de la cantidad, la diversidad y el bajo costo sólo falta sumarle la ventaja de sacarse de encima varios problemas que exigirían tiempo, dedicación, idoneidad y gran capacidad de gestión: estudiar a fondo el problema, los casos homólogos, definir un programa, investigar el mercado en busca de profesionales idóneos para el caso, negociar con ellos el valor del servicio, participar activamente en la elaboración de la solución proveyendo todo tipo de información (incluso confidencial), etc.

Existe otra razón para organizar concursos que no necesariamente va acompañada de las anteriores. Los concursos de arquitectura, diseño industrial y diseño gráfico en el ámbito público o en las ONG sirven para otorgar —al menos en apariencia— transparencia y legitimidad a la gestión. La transparencia surge de la condición pública y abierta del certamen y de la evaluación anónima de las ideas (presentadas bajo seudónimo3), mientras que la legitimidad frente a la sociedad, resulta de la propia participación y apoyo de todas las partes involucradas.4

Por qué los profesionales participan en los concursos

Si bien, afortunadamente, no se trata de la forma más habitual de contratación, existe una fascinación por esta clase de certámenes. La de los estudiantes5 es comprensible, no necesita explicación, pero la aceptación casi incondicional que suelen dar los profesionales a unas reglas de juego siempre desventajosas, merece al menos analizarse.

Generalmente el incentivo mayor que lleva a participar en concursos no es el valor económico del premio —que suele ser bajo—, sino el anhelo de prestigio profesional. En los concursos de diseño gráfico e industrial los profesionales generalmente no obtienen más que eso, que a veces no es poco. En algunos concursos de arquitectura se suma al incentivo básico la posibilidad de asegurar un cierto flujo de trabajo y/o ingresos por unos cuantos meses, ya sea por obtener la dirección de obra o ampliaciones del proyecto original. Lo mismo ocurre en los concursos cerrados de publicidad en los que, lo que está en juego es un contrato por un período de tiempo.

En cada caso la oferta puede parecer justa para muchos, siempre y cuando se la observe sólo desde el punto de vista del ganador. Y, por supuesto, nadie participa en concursos pensando en otra cosa que en ganarlos. Pero si se analiza desde el punto de vista de todos los participantes, cuando los perdedores no reciben nada a cambio de su trabajo y de su inversión de tiempo y dinero —es decir, en casi todos los casos—, sin duda esta modalidad constituye una verdadera estafa, hábilmente encubierta tras unos falsos aires de «espacio de oportunidades participativo y democrático». Lo cierto es que dentro del proceso de todo concurso se producen hechos para nada democráticos: la selección de los miembros del jurado, la elección de la idea ganadora y la misma toma de decisión de llamar a concurso.

Al participar, los profesionales avalan la estafa al tiempo que ponen en duda su propio profesionalismo, admitiendo tácitamente:

  • que están dispuestos a trabajar indignamente (gratis), y que por lo tanto su trabajo, su tiempo y sus ideas, no han de valer demasiado (entregan todo eso a cambio de nada),
  • que aceptan trabajar sin programa, a ciegas, y sin la retroalimentación necesaria para dar un servicio de calidad y, por lo tanto,
  • que su interés no es proveer un servicio de calidad, sino ganar el concurso para obtener prestigio profesional o trabajo.

Esta suerte de «inconciencia masoquista» no sólo se manifiesta en forma individual —al participar en concursos—, sino también colegiadamente: las asociaciones profesionales, los medios especializados y las casas de estudios, son los principales patrocinadores de los concursos entendiéndolos como verdaderos «logros» de la profesión y los reivindican como «derecho» de los profesionales y puertas de acceso a niveles superiores de la práctica.

Ese entusiasmo fervoroso resulta peligroso, porque los concursos públicos siempre son utilizados por las empresas privadas para bajar costos, y muchas veces por los gobiernos para legitimar ante la sociedad intervenciones conflictivas.6 En ese juego quedan implicados —en una complicidad casi siempre inconciente— tanto los concursantes como los miembros del jurado, y los entusiastas (o tuertos) patrocinadores.

Por qué los resultados generalmente son malos

La insuficiencia de programa a la que los profesionales se enfrentan en los concursos, les obliga a analizar la situación y elaborar un programa propio, sin contar con la totalidad de la información y la retroalimentación necesarias. Así, las ideas responden a unos programas ridículamente diversos, basados en puras hipótesis y conjeturas no verificadas con el cliente, en lugar de responder todas a un programa único y ajustado. Las posibilidades de que en ese esquema puedan surgir ideas eficaces, son realmente bajas.7 No se le puede pedir a un médico que alivie una dolencia grave con una sola consulta, pero al parecer sí a los «creativos» diseñadores, publicistas y arquitectos.

Cuando las organizaciones necesitan contratar abogados, auditores, asesores de marketing, asesores financieros, desarrolladores de software, etc. —todos servicios que también necesitan buenas ideas—, por algún motivo no llaman a concurso. En el caso de los servicios relacionados con la imagen y la comunicación, la diferencia aparente radica en que estos siempre concluyen en la definición de la forma final de productos, que se pueden tocar y ver. Productos percibidos como meros asuntos de ingenio, creatividad, decoración y buen gusto que, por supuesto, todo el mundo se siente capacitado para evaluar.

La verdadera diferencia es que los clientes que llaman a concurso compran producto en lugar de contratar un servicio. Como el producto no existe, no se puede conseguir recorriendo vidrieras, aprovechan el ansia de prestigio o la necesidad de trabajo de los profesionales para crearse su propio shopping de ideas, a bajísimo costo. Es evidente que contratar un servicio como si se estuviese comprando un producto, difícilmente pueda dar como resultado un buen servicio.

En tren de ganar prestigio o trabajo, y ante la imposibilidad de brindar un servicio de calidad, los participantes a lo sumo hacen su intento, disparando un tiro al aire, a la espera de acertar en algún blanco; pensando más en las preferencias que imaginan tendrá el jurado que en la eficacia de la solución.

Pero aquí no termina el problema. A la hora de evaluar las ideas, el jurado —generalmente integrado en su mayoría por miembros no-técnicos—, que tampoco tiene estudiado correctamente el problema y no tiene un programa con el cual cotejar el ajuste de las propuestas, se ve obligado a improvisar un nuevo programa o a tomar una decisión amateur, basada fundamentalmente en su «buen gusto».

En las condiciones descriptas —que son las más habituales—, los concursos profesionales son fácilmente comparables con los certámenes literarios y los concursos de manchas. Sin embargo, hay diferencias fundamentales que los organizadores, los profesionales, las asociaciones y las escuelas suelen pasar por alto: que en los concursos «artísticos» las obras presentadas no necesariamente se elaboran ad hoc, «sirven para otra batalla», y lo que se premia es fundamentalmente el talento. Los concursos de arquitectura, diseño y publicidad no se hacen para premiar el talento de los participantes sino para encontrar soluciones eficaces a los problemas concretos del cliente. Las soluciones no sirven para presentar en otros concursos.

Sea por inconciencia o por necesidad, al aceptar y avalar las condiciones de los concursos, los profesionales —que tan frecuentemente caemos en la megalomanía de considerarnos hacedores del progreso y defensores de las causas justas—, descuidamos nuestro profesionalismo y la dignidad de nuestro propio trabajo.

Al parecer el «virus» de los concursos produce más «infecciones» en el mundo angloparlante que en el nuestro. Tal vez por eso los profesionales ya han comenzado a producir «anticuerpos»: han surgido fuertes iniciativas8 de concientización que apuntan a que los concursos sean considerados lo que realmente son: «demanda especulativa de trabajo» (spec work en inglés).

Seguidores:
1249
Opiniones:
9
Votos:
40
Compartir:
  1. En raras ocasiones, en concursos cerrados, la organización convocante paga honorarios a todos los participantes por los anteproyectos. Esa actitud tan poco común, otorga cierta dignidad al trabajo, garantiza el compromiso de la organización y, por lo tanto, acerca a la convocatoria a lo que debe ser: una prestación de servicios.
  2. En algunos concursos públicos de diseño gráfico se ha comenzado a exigir que la presentación de proyectos incluya una copia en CD. ¿De qué podrá servir a los organizadores ese material en un soporte tan incómodo, que ningún jurado preferirá en comparación con la facilidad de manipulación que ofrecen los clásicos paneles impresos? Aunque el jurado lo prefiriera, resulta sospechoso el hecho de que se exijan las dos cosas: los paneles y el CD. Exista o no la intención de robar ideas, quienes organizan concursos no suelen preocuparse demasiado por establecer condiciones transparentes que disipen cualquier sospecha.
  3. Un ejemplo paradigmático de falta de transparencia es el concurso organizado hace pocas semanas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para la definición de su Marca Turística. Según indican las bases, los diseñadores pre-seleccionados presentaron sus propuestas sin seudónimo, de modo tal que el jurado las evaluó con total conocimiento de su autoría. Si el nombre del autor era un dato necesario para evaluar su trabajo, lo justo hubiese sido ahorrarle el trabajo a quienes no calificaran, y si no, lo correcto hubiera sido solicitar las propuestas bajo seudónimo.
  4. Me refiero a todos: concursantes, jurados, entidades vinculadas, patrocinadores, etc.
  5. Francisco Calles toca el tema de la inutilidad de los concursos para estudiantes en «Notas incómodas sobre la enseñanza del diseño».
  6. En «Dos Batallas» Rubén Cherny sostiene que «los concursos entre arquitectos suelen legitimar intervenciones que los gobiernos municipales realizan en los barrios. Se habla de “recuperación” de los barrios degradados, pero en realidad debería decirse “reapropiación". No son los mismos sectores los que se benefician con una recuperación sino que ocurre una operación que produce un cambio de mano. Con la excusa de un acontecimiento, de un hecho “cultural” o “urbano” (el mundial, las olimpíadas, la recuperación) se movilizan capitales privados. El “acontecimiento” es la oportunidad de negocios entre el estado neoliberal y los inversores privados, con la excusa de un ideal cultural o de optimización del entorno urbano. Los barrios, entonces, pueden mejorar en lo físico y degradar por la alteración de las relaciones interpersonales, de su ambiente, su “tono” o por la pérdida de sus genuinos habitantes: las clases populares.»
  7. La presentación de ideas alternativas es uno de los pocos elementos recurrentes en todo servicio creativo. En ese sentido, un concurso de ideas bien orientado y en condiciones de trabajo dignas (trabajo remunerado), puede llegar a producir propuestas de solución tan eficaces como las que de un buen profesional contratado directamente.
  8. La AIGA (American Institute of Graphic Arts) tiene clara posición respecto al trabajo especulativo y ha propuesto una carta modelo para enviar a los clientes que solicitan trabajo gratuito a los diseñadores. El texto de la carta, traducido por Diego Rodríguez Bastías, ha sido reproducido en varios sitios sobre diseño, entre ellos: Valparaíso Zona de Diseño y DG Hispanos. Una propuesta mucho más elaborada es la iniciativa NO!SPEC, que une a diseñadores, educadores, empresas y organizaciones de todo el mundo, contra esta tendencia creciente.
Código QR de acceso al artículo Los porqués de los concursos

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Luciano Cassisi

Más artículos de Luciano Cassisi

Título:
Diez ideas para los concursos de diseño
Sinopsis:
Detrás de los certámenes de diseño se ocultan segundas intenciones que conviene conocer, antes de someterse ciegamente a sus bases.
Compartir:
Título:
Video: Qué colores no descartar al diseñar una marca
Sinopsis:
4 reglas para evitar descartar el que podría ser el mejor color para tu marca.
Compartir:
Título:
Debate: Personal: ¿una estrategia marcaria acertada?
Sinopsis:
¿Utilizar 9 ó 18 logotipos sirve para transmitir la idea de que los clientes de personal son diferentes? ¿El proyecto es sostenible en el tiempo?
Compartir:
Título:
Debate: Lufthansa, ¿mejor o peor?
Sinopsis:
Polémica por la nueva gráfica de la compañía aérea alemana en torno al uso del color corporativo.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Abraham Rojas
4
Abraham Rojas
Dic 2013

Este es una de las situaciones que más daño hace a la profesión. Pienso que la única manera de detenerla es que dentro de las escuelas y universidades se impartan talleres al respecto, donde se informe a las nuevas generaciones de Diseñadores acerca de las nocivas consecuencias que trae consigo el trabajo especulativo y del deterioro que produce a nuestra profesión. De igual manera poner al tanto a todos los Diseñadores y colegas que acuden a dichos concursos sin saber las repercusiones que ello conlleva. Personalmente he notado que muchos ignoran esta situación, cosa que tenemos que cambiar.

0
Responder
Retrato de Anna Sanz
0
Anna Sanz
Dic 2012

Me parece aterrizado y suena real.

0
Responder
Retrato de Modesto García
95
Modesto García
Abr 2012

Luciano solo quería darte mi enhorabuena por el artículo. Es maravillosamente esclarecedor.

1
Responder
Retrato de Fiestisimo Cm
0
Fiestisimo Cm
Feb 2012

Si opino me pagan las ideas ¿...? mmm nop. mejor ni opino.

Tengo p/d: nuestro tiempo y nuestras ideas son frutos de estudio y dedicación, si participamos de concursos que sean por causas justas y nobles... que si las hay. Pero no por empresas que solo nos hacen pensar como vemos nosotros su identidad.... su empresa. A cambio de unos u$s en el mejor de los casos. Adeos!

1
Responder
Retrato de Ivan Abbadie
44
Ivan Abbadie
Jul 2011

es, definitivamente un tema que pocas veces nos atrevemos como creativos a comentar y poner en tela de juicio, ya sea por la falta de argumentos o por la participación a dichas prácticas de concurso, que si bien resultan afectando tanto a la profesión como al resultado en si mismo, obteniendo como resultado un «diseño ganador» de baja calidad, tan es así que la participación de comentarios en este atinado artículo es nulo (3 comentarios).

tan perjudicial para la profesión es este tipo de concursos como lo es cuando una agencia es «seleccionada» para un desarrollo de imagen y esta fracasa.

0
Retrato de Luciano Cassisi
1249
Luciano Cassisi
Abr 2012

Iván, si mal no recuerdo, cuando publiqué este artículo todavía no se podía opinar en FOROALFA. Supongo que es por eso es que no hay opiniones.

0
Responder
Retrato de Daniel Silverman
51
Daniel Silverman
May 2011

Si por lo menos brindaran un programa concreto, los concursos tendrían un viso de seriedad. Mientras ofrezcan un brief con vaguedades al estilo de «el logotipo deberá expresar nuestro compromiso con el cliente», los concursos seguirán siendo circenses y los convocantes continuarán revelando su ignorancia en materia de identidad corporativa. Excelente artículo.

2
Responder
Retrato de Nadal Dominguez
0
Nadal Dominguez
Dic 2010

me parece genial este tema para debatir. estoy haciendo la tesis final de grado de mi carrera, y decidi abordar este tema para realizarla,

cerrando un poco el foco solamente en concursos de identidad coorporativa.

si ud. o cualquier persona que lea este msj. quiere aportar algo que le parece me puede llegar a servir, desde ya muchas gracias!

1
Retrato de Fiestisimo Cm
0
Fiestisimo Cm
Feb 2012

-dice nadal: si ud. o cualquier persona que lea este msj. quiere aportar algo que le parece me puede llegar a servir, desde ya muchas gracias! JAJA Nadal! hace un concurso .... ups esto lo escribiste hace un año! bue espero que hayas terminado tu tesis! Adeos!

0
Responder

Te podrían interesar

Ilustración principal del artículo NACE, una red dedicada a abusar de los creativos
Autor:
Olmo Garcia
Título:
NACE, una red dedicada a abusar de los creativos
Sinopsis:
Hoy pululan ciertas plataformas capaces de vaciar las entrañas de los creativos. ¿Lo peor? El aire snob que destilan.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
53
Opiniones:
40
Seguidores:
11
Retrato de Fabián Bautista
Autor:
Fabián Bautista
Título:
La red creativa
Sinopsis:
Un ejemplo de canibalismo profesional en Diseño Gráfico.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
14
Seguidores:
48
Ilustración principal del artículo Cómo decir no al cliente pirata
Autor:
Martino Liu
Título:
Cómo decir no al cliente pirata
Sinopsis:
Una contundente carta de la AIGA (Asociación de Diseñadores Gráficos de EEUU) para enviarle a los clientes que antes de contratar quieren ver propuestas sin pagar por ese trabajo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
128
Opiniones:
66
Seguidores:
7
Ilustración principal del artículo Nueva Scoopy de Honda: ¿mejor o peor?
Autor:
FOROALFA
Título:
Debate: Nueva Scoopy de Honda: ¿mejor o peor?
Sinopsis:
La nueva versión del famoso scooter de Honda es polémica. Vinçon ha seleccionado la plataforma de FOROALFA para debatir el nuevo diseño. ¿Usted qué opina?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
61
Opiniones:
66
Seguidores:
563
Retrato de Jorge Illich Carpinteyro
Autor:
Jorge Illich Carpinteyro
Título:
Los concursos de diseño
Sinopsis:
Los concursos no son la causa de los principales problemas estructurales de la profesión del diseño, pero son un excelente reflejo de esos problemas.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
33
Opiniones:
36
Seguidores:
4
Ilustración principal del artículo Cuando el hormigón invita a sentarse
Autor:
Díez+Díez
Título:
Cuando el hormigón invita a sentarse
Sinopsis:
DOVE: una familia de bancos con perfil genético y múltiples alternativas de uso.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
69
Opiniones:
33
Seguidores:
3
Logotipo de Alejandro
Autor:
Alejandro
Título:
¿Es ético premiar con «promesas de fama» en un concurso de diseño?
Sinopsis:
El abuso que algunas empresas ejercen jugando con las ilusiones y necesidades de los profesionales.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
139
Opiniones:
231
Seguidores:
77
Ilustración principal del artículo ¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?
Autor:
Marcelo Rodriguez Milesi
Título:
Debate: ¿Aplaudir o condenar los concursos de diseño?
Sinopsis:
No todos los concursos son iguales. La clave para distinguirlos está en determinar quién se beneficia en cada caso.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
53
Opiniones:
43
Seguidores:
55

Próximos cursos online

Desarrollamos para ti los mejores cursos online de actualización profesional, que te permitirán formarte y especializarte de la mano de renombrados especialistas

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
28 Enero 2019

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
15 Abril 2019

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
22 Abril 2019

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
22 Junio 2019