Juan Carlos Morales

Juan Carlos Morales

Bogotá (Distrito Capital) Colombia

Seguidores:
0
Votos:
0
Opiniones:
2

Diseñador Gráfico profesional, docente especialista en Docencia en diseño, con 13 años de trayectoria. Estudia en Universidad de Buenos Aires. Trabaja en Secretaría de Educación de Bogotá. Ejerce la docencia en Corporacion escuela de artes y letras.

Áreas de interés: Arquitectura, Diseño Audiovisual, Relaciones Públicas, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Diseño Web, Publicidad, Comunicación, Ilustración, Marketing, Branding, Tecnología, Motion Graphics, Arte, Educación

Interés por indagar en temas relacionados con la visualización de datos, la semiótica y las relaciones inter y transdisciplinares del diseño con diversos campos del conocimiento. Habilidad en la docencia, dirección, coordinación y producción de proyectos curriculares, pedagógicos y profesionales en áreas como síntesis gráfica, diagramación, metodología del diseño de interfaces, infografía, señalética, comunicación visual y metodología para la investigación en diseño.

 

Blog 1: http://technomante.blogspot.com

Blog 2: http://disenodeinformacion.blogspot.com

http://fractalboydesign.260mb.org/

0

Jun 2013 Siguiendo a:

Claudio Guerri

Profesional, Docente con 45 años de trayectoria.
0
0
0
0

Feb 2011 Me gusta el artículo:

0

Feb 2010 Mi opinión en el artículo ¿Existe la «teoría del diseño»?

Me atrevería a decir que no existe una teoría como tal del diseño. No obstante, ha habido valientes intentos que van en contra de todos aquellos que consideran al diseño como algo que se establece y se fundamenta únicamente con la práctica y, en el mejor de los casos, con una reflexión somera del ejercicio práctico. Precisamente ese prejuicio ha hecho que los procesos de investigación, cuestionamiento profundo y la generación de propuestas teóricas enmarcadas dentro del mismo quehacer del diseño se vean empañadas y obstaculizadas. Pensar, investigar y cuestionar el diseño tamién es diseñar.

0
0

Siempre he tenido la impresión de que precisamente nuestra fascinación por la praxis por sobre la teoría ha hecho que nos vean y nos veamos esencialmente como «hacedores», y que el diseño se perciba más como un oficio que como una profesión en su acepción más completa. Nos quejamos de ello constantemente pero cuando nos enfrentamos a este tipo de debates sale a relucir la razón de fondo. Quizás se debería preguntar hasta qué punto la docencia (y la producción teórica) puede llegar a ser en sí misma una «práctica» válida e igual de importante para el diseño como lo que entendemos como «praxis».

0