Mal trato sin contrato

Firmar contratos de prestación de servicios mejora la imagen del profesional y ayuda a mantener un buen vínculo con los clientes.

Retrato de Ariel Castillo Ariel Castillo Ciudad de México Seguidores: 14

Opiniones:
112
Votos:
139
Compartir:

Para los diseñadores gráficos, las opciones de trabajo son vastas, debido a la cantidad de áreas de desarrollo que permite esta profesión multidisciplinaria; sin embargo, si hablamos de la cantidad de formas de desarrollarnos personal y profesionalmente, el número de opciones se reduce mucho. Hay básicamente dos opciones: incorporarnos como parte de la plantilla laboral de una empresa o bien ofrecer nuestros servicios en forma independiente.

El mundo del diseñador independiente es bastante complicado. Que resulte una opción buena o mala, depende de cada quién; puede ser un camino tan benéfico o perjudicial. Pero existen ciertos conflictos que suelen presentarse de manera común, como consecuencia de que en lo general el trabajo independiente es visto como un trabajo «informal».

Esa informalidad, lejos de ser un calificativo mínimamente acertado, es un estigma con el que el diseñador ha tenido que acostumbrarse a vivir (o sobrevivir, según sea el caso). Muchas veces el cliente supone que la personalidad del diseñador es informal —algo que ocurre, pero no siempre—, y que su trabajo y la manera de manejar los acuerdos comerciales, también pueden ser informales. Algo de razón tienen, porque somos los mismos diseñadores los que damos lugar a la informalidad: desde el momento de la oferta hasta el momento del pago, por lo general hacemos todos los acuerdos de manera verbal. Incluso a lo largo de todo el proceso: cuando se producen cambios importantes en los costos o en la manera de desarrollar el trabajo, diseñador y cliente nos vamos poniendo de acuerdo «sobre la marcha».

En un mundo de caballeros, la palabra se honra y se respeta, pero en el mundo real, a las palabras se las lleva el viento. Y mientras los sociólogos se ponen de acuerdo sobre si es moralmente aceptable y sana esta manera triste pero real de vivir, papelito habla.

Cada diseñador ha tenido sus propias experiencias con los clientes y aunque todos son distintos, muchos de ellos cojean del mismo pie, sobre todo cuando se trata de dos aspectos en particular: respetar el precio y pagar en tiempo y forma. Sin importar el inmejorable estado de salud que a simple vista pueda lucir el cliente, si a alguien en este mundo le puede venir una repentina crisis de amnesia, es a él. Muchas veces cobijado por la informalidad de sus acuerdos con el diseñador, el cliente suele olvidar desde las fechas en las que debe entregar el material solicitado, hasta la cantidad a pagar que se fijó en un principio. Pero no hay que preocuparse, sólo es amnesia temporal, pues la memoria le volverá parcialmente en cada fecha prevista de entrega.

Es una situación típica que en las negociaciones informales el cliente solicite descuentos a cambio de futuras oportunidades de trabajo pra el diseñador: «el precio es lo de menos, ahorita a lo mejor no vas a ganar mucho, pero te van a llover proyectos. No lo veas como negocio, sino como una muy buena oportunidad». Y claro, a mayor descuento, más proyectos se reciben. En otras palabras, esa gran oportunidad significa que te pagarán con más trabajo y cuando te des cuenta, estarás lleno de trabajo que tendrás que hacer gratis. ¡El negocio de tu vida!

Una vez le dije a un cliente: «mejor primero págame, y luego platicamos de los beneficios que me traería hacerte un descuento». Claro que no le causó gracia, pero después de todo, no era ningún chiste. No es que desconfíe, es que no confío.

Este extraño rito, que es todo un modus vivendi entre diseñador y cliente, es sólo parte de los muchos aspectos que tienen lugar cuando se ofrecen servicios en forma independiente. Al final hemos aprendido algunas mañas de los clientes y a contrarrestarlas con mañas propias, de manera que, sin darnos cuenta, llegamos a caer en una bizarra relación a veces poco profesional. Pero lo más extraño es que nos hemos acostumbrado a este rito y ya se ha vuelto parte habitual de nuestro estilo de vida en el trabajo, por lo que tal vez cabría preguntarnos si no hubiese sido más fácil cambiar el foco fundido en lugar de haber tenido que aprender a fabricar velas.

En concreto, el hecho de que el diseñador independiente trabaje por cuenta propia, no debe significar, como creen muchos clientes, que es informal y que pueden sacar provecho de tal situación. Por donde quiera que se vea, el hecho de manejar un contrato de trabajo tiene muchas ventajas, tanto para el diseñador como para el cliente, y por ende, para su relación. Por un lado, el cliente se siente tranquilo de saber que está tratando con alguien serio, formal y sobre todo, con un profesional que conoce su trabajo, cómo venderlo y que puede ofrecer una garantía por él. Como carta de presentación, el contrato representa una primera ventaja. Por otro lado —y lo que considero más importante—, permite aclarar los términos del trabajo y pagos con anticipación, evita que se modifiquen los acuerdos sobre la marcha y disminuye la posibilidad de diferencias que podrían fracturar una relación comercial —y en muchos casos, personal—.

Un contrato de prestación de servicios profesionales, brinda las bases sobre las que se conduce la relación de trabajo, al tiempo que permite mostrar seriedad y profesionalismo, marcando una clara diferencia respecto de muchos competidores —informales— que muchas veces afectan nuestro trabajo y la imagen de la profesión.

Desde el momento en que el cliente recibe una cotización por escrito en una hoja membretada donde se le explican los lineamientos de contratación del servicio de diseño gráfico y se le invita a firmar el contrato en caso de estar de acuerdo con la propuesta, ya tenemos una ventaja sobre otros diseñadores. Aunque el cliente finalmente contrate a otro diseñador, le habremos dado una impresión muy buena, que tal vez nos permita ser considerados en un futuro, incluso para corregir los errores de quien fuera seleccionado para el trabajo (esto es algo que sucede con mucha frecuencia).

Aunque existen algunos modelos muy útiles, cada diseñador debe saber cuáles son los puntos más importantes que deben tratar las declaraciones y cláusulas en su contrato, los aspectos que debe prever y las situaciones a las que le conviene anticiparse para saber a qué se puede comprometer con el cliente. El mejor negocio siempre es aquel en el que ambas partes quedan satisfechas. Es fácil imaginar cómo sería la relación diseñador-cliente si todos manejáramos un contrato que nos permitiera sentar las bases de esa relación que hoy es tan extraña como fascinante.

Recuerda que como te vendes, te compran. Si quieres que tus clientes te tomen en serio, debes establecer con él un vínculo serio.

A lo largo de algunos años, he logrado perfeccionar un modelo de contrato que me ha ayudado en los aspectos mencionados en el artículo. Lo comparto a continuación en caso de que a alguien pudiera servirle, ya sea en su totalidad, o como base para redactar el propio modelo: Descargar Modelo de Contrato.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Ariel Castillo Ariel Castillo Ciudad de México Seguidores: 14

EdiciónMadeleyn Mendoza Márquez Torino Seguidores: 14

Opiniones:
112
Votos:
139
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Mal trato sin contrato

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Doménica Pedreros
0
Doménica Pedreros
Hace 11 meses

Concuerdo con el artículo cuando menciona "como nos vendemos, somos tratados". En efecto, el contrato es un sinónimo de formalidad y más aún cunado se establecen claúsulas donde ambas partes salen beneficiadas y los puntos son aclarados para que no haya ninguna confusión. Debemos de dar un servicio de punta y el contrato habla muchas veces de nuestro trabajo, es como si fuéramos el otro lado de la moneda, cuando hay constancia o prueba de algo tenemos la seguridad de nuestra compra.

1
Responder
Retrato de Gabriela Frías Ortiz
0
Gabriela Frías Ortiz
Sep 2017

Excelente tema!! En algunas ocasiones sabemos lo que debemos hacer, sin embargo, no sabemos cómo hacerlo... Gracias por el aporte!

1
Responder
Retrato de Frank William Gallardo
0
Frank William Gallardo
Oct 2015

Excelente! Muy cierto, la imagen que el cliente se lleva de nosotros, nos puede dar el trabajo como no.

1
Responder
Retrato de Alfredo Texis Michicol
6
Alfredo Texis Michicol
Oct 2014

excenlente tema

1
Responder
Retrato de Chriz Mcfly García
1
Chriz Mcfly García
Ago 2014

Cierto necesitamos saber cómo llegar con el cliente y en la forma en como vendemos nuestros servicios para de esta forma convencer al cien a nuestro cliente, para tener un buen contrato donde ambos cumplan lo dictado en dicho papel, además de pedir una copia del contrato para una mayor seguridad.

1
Responder
Retrato de Jesus Vargas
2
Jesus Vargas
Jun 2014

Grán articulo!! es muy importante el como nos vendemos a nuestros clientes, y lo primero que debe existir entre ambos es un contrato.

1
Responder
Retrato de Andrea Montero
0
Andrea Montero
May 2014

Coincido con que realizar cualquier trabajo sin la firma de un contrato previo se traduce en un salto al precipicio con los ojos cerrados. Es totalmente cierto que desde que haces una cotización estás comunicando de manera implícita como quieres que te traten. Creo que se conocen tantas malas experiencias de otros diseñadores que, los que a penas empezamos a adentrarnos en el mercado laboral del diseño, no podemos permitirnos seguir aprendiendo a prueba y error con cada cliente que solicite nuestros servicios profesionales.

1
Responder
Retrato de Matu Aban
0
Matu Aban
May 2014

Hermoso artículo, accesible y claro. Gracias por compartilo

1
Responder
Retrato de Jaime Rebolledo
1
Jaime Rebolledo
May 2014

Bien escrito, preciso y realista. ¿Cuántos más jalones de oreja se necesitan?

1
Responder
Retrato de Omar Mercado
5
Omar Mercado
May 2014

Valiosa y cierta reflexión. Felicidades y gracias Ariel.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Hector Bruguera
Autor:
Hector Bruguera
Título:
Ser un nuevo rockstar del diseño
Sinopsis:
¿Los futuros diseñadores pueden crear una imagen personal sustentable sobre cualquier escenario que presente el mercado?
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
35
Opiniones:
10
Seguidores:
30
Ilustración principal del artículo ¿Firmar o no firmar las fotografías?
Autor:
Oscar Blanco
Título:
¿Firmar o no firmar las fotografías?
Sinopsis:
Por qué algunos fotógrafos opinan que las fotografías no se deberian firmar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
42
Opiniones:
21
Seguidores:
4
Retrato de Italo Fajardo
Autor:
Italo Fajardo
Título:
La traición del diseñador gráfico
Sinopsis:
¿De quién es la culpa de que los sueldos de los diseñadores gráficos sean tan bajos?
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
295
Opiniones:
286
Seguidores:
24
Retrato de Cecilia Vega
Autor:
Cecilia Vega
Título:
Diseñador: una especie apta para el cambio
Sinopsis:
La invitación es a verse a sí mismo como aprendiz de diseño y valorarse como profesional único, importante, generador de realidades.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
135
Opiniones:
74
Seguidores:
139
Ilustración principal del artículo Ética y estética esquelética
Autor:
Felipe Ibáñez Frocham
Título:
Ética y estética esquelética
Sinopsis:
Un llamado a la fraternidad, reflexionando sobre un problema filosófico que nos convoca especialmente en la práctica profesional.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
40
Opiniones:
17
Seguidores:
51
Retrato de Juan Quaglia
Autor:
Juan Quaglia
Título:
Crowdsourcing: ¿sirve o no sirve?
Sinopsis:
¿Conviene a los diseñadores trabajar, y a los clientes contratar diseño, mediante el tipo de relación que imponen estas nuevas plataformas Web?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
7
Opiniones:
3
Seguidores:
0

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
18 Noviembre

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril