Mal trato sin contrato

Firmar contratos de prestación de servicios mejora la imagen del profesional y ayuda a mantener un buen vínculo con los clientes.

Ariel Castillo, autor AutorAriel Castillo Seguidores: 15

Madeleyn Mendoza, editor EdiciónMadeleyn Mendoza Seguidores: 17

Para los diseñadores gráficos, las opciones de trabajo son vastas, debido a la cantidad de áreas de desarrollo que permite esta profesión multidisciplinaria; sin embargo, si hablamos de la cantidad de formas de desarrollarnos personal y profesionalmente, el número de opciones se reduce mucho. Hay básicamente dos opciones: incorporarnos como parte de la plantilla laboral de una empresa o bien ofrecer nuestros servicios en forma independiente.

El mundo del diseñador independiente es bastante complicado. Que resulte una opción buena o mala, depende de cada quién; puede ser un camino tan benéfico o perjudicial. Pero existen ciertos conflictos que suelen presentarse de manera común, como consecuencia de que en lo general el trabajo independiente es visto como un trabajo «informal».

Esa informalidad, lejos de ser un calificativo mínimamente acertado, es un estigma con el que el diseñador ha tenido que acostumbrarse a vivir (o sobrevivir, según sea el caso). Muchas veces el cliente supone que la personalidad del diseñador es informal —algo que ocurre, pero no siempre—, y que su trabajo y la manera de manejar los acuerdos comerciales, también pueden ser informales. Algo de razón tienen, porque somos los mismos diseñadores los que damos lugar a la informalidad: desde el momento de la oferta hasta el momento del pago, por lo general hacemos todos los acuerdos de manera verbal. Incluso a lo largo de todo el proceso: cuando se producen cambios importantes en los costos o en la manera de desarrollar el trabajo, diseñador y cliente nos vamos poniendo de acuerdo «sobre la marcha».

En un mundo de caballeros, la palabra se honra y se respeta, pero en el mundo real, a las palabras se las lleva el viento. Y mientras los sociólogos se ponen de acuerdo sobre si es moralmente aceptable y sana esta manera triste pero real de vivir, papelito habla.

Cada diseñador ha tenido sus propias experiencias con los clientes y aunque todos son distintos, muchos de ellos cojean del mismo pie, sobre todo cuando se trata de dos aspectos en particular: respetar el precio y pagar en tiempo y forma. Sin importar el inmejorable estado de salud que a simple vista pueda lucir el cliente, si a alguien en este mundo le puede venir una repentina crisis de amnesia, es a él. Muchas veces cobijado por la informalidad de sus acuerdos con el diseñador, el cliente suele olvidar desde las fechas en las que debe entregar el material solicitado, hasta la cantidad a pagar que se fijó en un principio. Pero no hay que preocuparse, sólo es amnesia temporal, pues la memoria le volverá parcialmente en cada fecha prevista de entrega.

Es una situación típica que en las negociaciones informales el cliente solicite descuentos a cambio de futuras oportunidades de trabajo pra el diseñador: «el precio es lo de menos, ahorita a lo mejor no vas a ganar mucho, pero te van a llover proyectos. No lo veas como negocio, sino como una muy buena oportunidad». Y claro, a mayor descuento, más proyectos se reciben. En otras palabras, esa gran oportunidad significa que te pagarán con más trabajo y cuando te des cuenta, estarás lleno de trabajo que tendrás que hacer gratis. ¡El negocio de tu vida!

Una vez le dije a un cliente: «mejor primero págame, y luego platicamos de los beneficios que me traería hacerte un descuento». Claro que no le causó gracia, pero después de todo, no era ningún chiste. No es que desconfíe, es que no confío.

Este extraño rito, que es todo un modus vivendi entre diseñador y cliente, es sólo parte de los muchos aspectos que tienen lugar cuando se ofrecen servicios en forma independiente. Al final hemos aprendido algunas mañas de los clientes y a contrarrestarlas con mañas propias, de manera que, sin darnos cuenta, llegamos a caer en una bizarra relación a veces poco profesional. Pero lo más extraño es que nos hemos acostumbrado a este rito y ya se ha vuelto parte habitual de nuestro estilo de vida en el trabajo, por lo que tal vez cabría preguntarnos si no hubiese sido más fácil cambiar el foco fundido en lugar de haber tenido que aprender a fabricar velas.

En concreto, el hecho de que el diseñador independiente trabaje por cuenta propia, no debe significar, como creen muchos clientes, que es informal y que pueden sacar provecho de tal situación. Por donde quiera que se vea, el hecho de manejar un contrato de trabajo tiene muchas ventajas, tanto para el diseñador como para el cliente, y por ende, para su relación. Por un lado, el cliente se siente tranquilo de saber que está tratando con alguien serio, formal y sobre todo, con un profesional que conoce su trabajo, cómo venderlo y que puede ofrecer una garantía por él. Como carta de presentación, el contrato representa una primera ventaja. Por otro lado —y lo que considero más importante—, permite aclarar los términos del trabajo y pagos con anticipación, evita que se modifiquen los acuerdos sobre la marcha y disminuye la posibilidad de diferencias que podrían fracturar una relación comercial —y en muchos casos, personal—.

Un contrato de prestación de servicios profesionales, brinda las bases sobre las que se conduce la relación de trabajo, al tiempo que permite mostrar seriedad y profesionalismo, marcando una clara diferencia respecto de muchos competidores —informales— que muchas veces afectan nuestro trabajo y la imagen de la profesión.

Desde el momento en que el cliente recibe una cotización por escrito en una hoja membretada donde se le explican los lineamientos de contratación del servicio de diseño gráfico y se le invita a firmar el contrato en caso de estar de acuerdo con la propuesta, ya tenemos una ventaja sobre otros diseñadores. Aunque el cliente finalmente contrate a otro diseñador, le habremos dado una impresión muy buena, que tal vez nos permita ser considerados en un futuro, incluso para corregir los errores de quien fuera seleccionado para el trabajo (esto es algo que sucede con mucha frecuencia).

Aunque existen algunos modelos muy útiles, cada diseñador debe saber cuáles son los puntos más importantes que deben tratar las declaraciones y cláusulas en su contrato, los aspectos que debe prever y las situaciones a las que le conviene anticiparse para saber a qué se puede comprometer con el cliente. El mejor negocio siempre es aquel en el que ambas partes quedan satisfechas. Es fácil imaginar cómo sería la relación diseñador-cliente si todos manejáramos un contrato que nos permitiera sentar las bases de esa relación que hoy es tan extraña como fascinante.

Recuerda que como te vendes, te compran. Si quieres que tus clientes te tomen en serio, debes establecer con él un vínculo serio.

A lo largo de algunos años, he logrado perfeccionar un modelo de contrato que me ha ayudado en los aspectos mencionados en el artículo. Lo comparto a continuación en caso de que a alguien pudiera servirle, ya sea en su totalidad, o como base para redactar el propio modelo: Descargar Modelo de Contrato.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
117
Votos:
143

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Mal trato sin contrato

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 08/04/2014

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Oscar Blanco
4
Abr. 2014

Enlace

0
Retrato de Erik Ledesma
1
May. 2014

Si, me equivoqué de termino.

0
Responder
Retrato de Carlos Maraver
111
Abr. 2014

Me parece muy bien tu articulo aunque en mi caso lo soluciono todo por escrito en los emails, handout, skype chat, en realidad la aceptación de los detalles de un proyecto tiene el mismo valor legal por email que en un papel solo firmado por las partes sin testigos ni pasado por un notario. Cobrar el 50% es un manera de no preocuparse de la seriedad del cliente. De todas maneras tienen que ser proyectos de bastante dinero para que en caso de problemas hagas el gasto de avogados, que pueden superan el precio del proyecto. Lo mejor es ser claro y cobrar por adelantado antes de la entrega final.

1
Retrato de Luciano Cassisi
2031
Abr. 2014

Creo que me pasó una sola vez, y no fue por falta de contrato. Fue porque el cliente prácticamente quebró. De nada me hubiera servido tener un contrato. El que paga un anticipo del 50%, en general es una persona decente y paga el saldo. Estoy a favor de los contratos, pero los veo prácticos únicamente para los casos en que los montos lo justifican.

1
Responder
Logotipo de Td2
1
Abr. 2014

Es cierto el hecho de que los diseñadores nos vemos poco formales. ¿No deberíamos ser expertos en proyectar la imagen que nos posicione como quisiéramos? Sin embargo, no lo logramos. Habría que preguntarnos muy objetiva y honestamente si esa informalidad que proyectamos y esa falta de solidez comercial no está originada en una falsa imagen de nosotros mismos como profesionales.

Yo solía creer que por ser diseñador era el profesional idóneo para desarrollar innovación, comunicación efectiva y hasta estrategia. Y la realidad actual es que nos falta profundidad y vínculos con los negocios.

1
Retrato de Ariel Castillo
15
Abr. 2014

Acotando lo que comenta Rafa, recordemos que como diseñadores, lo primero que vendemos es a nosotros mismos como profesionales, por lo que yo recomendaría manejar una identidad corporativa propia, así nuestro trabajo se publicita a sí mismo y es la primera muestra de nuestro talento.

Estoy de acuerdo Maria Paula, el diseño es una práctica multidisciplinaria, así que los negocios son una parte fundamental.

0
Responder
Logotipo de 6Us
3
Abr. 2014

Estimado Ariel, muy interesante tu artículo pero me gustaría hacer una aportación. Mencionas que los diseñadores sólo tenemos dos opciones: ser empleado o independiente, pero te falta una, ser empresario..., y aún en ésta hay otras dos alternativas: formar nuestra propia compañía de diseño y/o crear nuestros propios productos y comercializarlos. ¿Cuál elegir?, dependerá del estilo de vida que quieras tener, cada opción tiene sus bemoles y tipo de ingreso, cada una requiere una preparación y un compromiso diferente. Aclaro también que estás opciones no son exclusivas del diseño. Saludos / 6us

2
Logotipo de 6Us
3
Abr. 2014

Entiendo que el tema principal del artículo no son las opciones laborales de los diseñadores sino el documento que nos debería ayudar a llevar una mejor relación contractual con los clientes, no quiero desviar la conversación y por eso sólo aportaba algo breve pero importante. En este tenor Juan Carlos, igual agregaría "producir tus propios diseños", que a mi entender equivaldría a ser empresario. Insisto un poco en esto porque el saber que tenemos tres y no dos opciones nos amplia el panorama pero igual nos plantea otros desafíos legales, financieros, creativos y demás. Saludos.

0
Responder
Retrato de Leandro Poroli
0
Leandro Poroli
Abr. 2014

¿Alguien ha tenido la experiencia de tener que recurrir a un abogado o a la justicia para tener que hacer cumplir el contrato firmado? o ¿Cómo han resuelto cuando un contrato firmado no se cumplió fielmente por el cliente?

0
Retrato de Leandro Poroli
0
Leandro Poroli
Abr. 2014

Aha ¿Nadie más que haya pasado por esa situación?

Yo si conozco a diseñadores que hacen uso de contratos con sus clientes, es más yo actualmente también los realizo, pero no en todos los casos, todavía no me ha cerrado el tema de usarlo siempre, creo que antes de hacerlo uno debe hacerse la pregunta de que llegado el caso del incumplimiento por parte del cliente, realmente va a ir a fondo, porque sino también pierde fuerza la utilización de un contrato.

No lo utilizo cuando: 1) cliente historico, ya hay confianza 2) el dinero no es tanto 3) Cuando tercerizo con un colega/amigo.

1
Responder
Retrato de Gustavo Becker
8
Abr. 2014

La situación, es una realidad generada en toda latinoamericana. En Chile al menos, llegando a situaciones en que el cliente nunca paga, o como lo tienen establecido algunas empresas, que por "normas administrativas", pagan a 60, 90 y hasta 120 días. Generalmente son empresas grandes, en que su flujo de caja, no tiene comparación a la de un diseñador independiente. Es uno como profesional el que genera tendencia, si te ven como informal, cobrando "a lo amigo", llegará el momento en que esa actitud no la podrás revertir, ya que también es muy probable que se te transforme en un modo de vida.

1
Retrato de Oscar Blanco
4
Abr. 2014

1- Las normas de pago son solo parte del proceso de negociacion y contratacion. Si hay retraso de pago pre-establecido, no hay sorpresa. Depende de quien asume el contrato contemplar la ausencia de ingreso, y si tenemos que pagar a proveedores, uno debe tener un flujo de caja que cubra esa situacion, o mejor no participa.

2- Definitivamente, nosotros como profesionales debemos establecer modos de contratacion y pago saludables. No simplemente aceptar situaciones no contempladas. Para eso existen los contratos y los abogados. Aprendamos a usar AMBOS!

0
Responder
Retrato de Rocío Lugo
1
Rocío Lugo
Abr. 2014

Excelente aporte, es importante unificar criterios donde se pueda "vender" el diseño

0
Retrato de Rocío Lugo
1
Rocío Lugo
Abr. 2014

Normalmente, en Venezuela, quizá en latiniamerica, nuestra profesión por no tener criterios claros, llega a ser poco valorada. Gracias por el articulo. Saludos

0
Responder
Retrato de Juan Olivos
7
Abr. 2014

Yo lo soluciono prefiriendo trabajar para empresas, no para personas y negociando tarifas previamente. Obviamente esto no asegura en 100% el pago completo y oportuno, pero tarde o temprano pagan y su se demoran más de 2 meses no les hago nada más hasta que se pongan al día. Suena arriesgado pero están jugando con mi sueldo y la vida de mia y de mia familia y es mejor perder $1.000 que $100.000

0
Retrato de Juan Olivos
7
Abr. 2014

No Ariel, no es tan imposible. Yo trabajo como independiente (por mi cuenta y riesgo) desde hace 3 años. He atendido a empresas, amigos, familiares y otras personas naturales. Los más "mala paga" y "mal negocio" fueron los últimos 3. Al trabajar para una empresa, además de que tienen el capital y la real necesidad, internamente crean una requisición y orden de pago, documentos que internamente les obliga a pagar y cerrar el proceso, so pena que en una revisión contable les quedan cuentas pendientes por pagar, con eso y el poder solictar más de mis servicios terminan pagando tarde o temprano.

0
Responder
Retrato de Felipe Alejandro Urcelay Vidal
0
Abr. 2014

Estimados, intento descargar el modelo de contrato publicado en este artículo pero me redirige directo a un error. Por favor solucionar este error:

Internal Server Error

The server encountered an internal error or misconfiguration and was unable to complete your request.

Please contact the server administrator, webmaster@foroalfa.org and inform them of the time the error occurred, and anything you might have done that may have caused the error.

More information about this error may be available in the server error log.

Apache/2.2.22 (Ubuntu) Server at foroalfa.org Port 80

0
Retrato de César Sandoval Rubio
0
Abr. 2014

Excelente artículo Ariel, gracias por compartir y por tratar este tema que es de suma importancia en nuestra profesión.

0
Responder
Retrato de Aarón Mariscal
0
Ene. 2022

¡Muy buen artículo! Gracias por escribirlo, realmente orientativo.

1
Retrato de Ariel Castillo
15
Ene. 2022

Muchas gracias por tus comentarios.

¡Saludos!

0
Responder

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre