Las criaturas de la noche

Los diseñadores hemos llegado a abrazar las jornadas inhumanas de trabajo como parte esencial de nuestra profesión. Intentemos dilucidar algunos porqués.

Retrato de Jesus Salazar Jesus Salazar Toluca Seguidores: 46

Opiniones:
13
Votos:
55
Compartir:

Deambulo de noche, la gente no me entiende, me miran raro y piensan que debo ser de otro planeta. Mis ojeras son profundas y marcadas, hablo un lenguaje extraño que parezco compartir sólo con los de mi especie. Divago en pensamientos etéreos y en filosofías pandimensionales. Veo cosas que el resto de los mortales no alcanza siquiera a percibir. A veces creo que el mundo no me cuadra... Y no, no soy Nosferatu.

Los diseñadores en general, y los diseñadores gráficos en particular, somos portadores de varios estigmas sociales, acuñados y perpetuados por generaciones y generaciones de estudiantes y profesionistas. Pareciéramos empeñados en abrazar un estilo de vida alternativo y por demás sui generis, que suele incluir una escueta dosis de horas dedicadas al sueño.

Es común entre nosotros, que con cierta frecuencia nos encontremos trabajando hasta altas horas de la noche (como quien escribe estas líneas, más cerca de la medianoche de lo que quisiera), e incluso hay quienes aseguran que de otro modo no se podría uno jactar de pertenecer al gremio. A estas actividades nocturnas, generalmente destinadas a satisfacer una emergencia con un cliente, proveedor o patrón, les hemos puesto en México el amoroso sobrenombre de «bomberazos».

La pregunta es, ¿por qué existen estos excesos laborales, estas masacres cronológicas y crónicas con las que tenemos que lidiar con tal frecuencia que parecieran un estatuto no escrito del código ético del diseñador? ¿Por qué existe el bomberazo en el diseño? Sin pretensiones mesiánicas, aristotélicas ni vanagloria alguna, me atrevo a proponer tres explicaciones que propician la aparición, la reproducción y la expansión de este mal común del gremio:

1

Los diseñadores rara vez trabajamos con un método. Muchos diseñadores siguen albergando la creencia de que el diseño se trata de inspiración pura y dura, que las ideas descienden del cielo con la sutil escolta de las musas, y que el diseñador, vestal de la creatividad, es el receptáculo impoluto de las voces divinas que conllevan a la creación.

Nada más falso que esto. El diseño contemporáneo exige agilidad, certeza y resolución eficiente de los problemas de comunicación que se nos plantean. Si no trabajamos apegados a una metodología que nos ayude en el planteamiento y ejecución de los pasos a seguir para lograr una solución inteligente y pensada para los retos de nuestro trabajo, divagaremos sin rumbo por el éter en la búsqueda —mayormente inútil— de la fuente de inspiración, de la ocurrencia que llamaremos «creativa» y que a capa y espada justificaremos ante nuestro cliente con el argumento de que «los que sabemos somos nosotros». Si ese es nuestro mejor artilugio, luego no nos quejemos de que los clientes digan, desde los rincones del subconsciente: «Si el diseño se trata de ocurrencias, yo también tengo algunas».

2

Los diseñadores somos generalmente los últimos en la cadena de los procesos previos a la reproducción masiva de los objetos. Cuando trabajamos con equipos multidisciplinarios en proyectos de cierta escala, dependemos de que los mercadólogos, los ejecutivos de cuenta, los vendedores y hasta los impresores, hayan hecho su trabajo, desde los planteamientos y estudios de mercado, hasta los briefs de marca, presupuestos, etc. Dependemos de que los números estén aprobados, los proveedores autorizados, el cliente satisfecho con los costos, que la información esté revisada a profundidad, que los datos duros sobre mercadeo, competencia y distribución socioeconómica sean fiables, etc. Una vez que todo lo anterior se encuentra alineado, estructurado, aprobado y demás, es hora de que el proyecto entre al departamento de diseño, con un pequeño e ínfimo detalle: cada uno de los procesos anteriores consumió más tiempo del esperado. Las rondas de autorización se estancaron por diversos factores: los días feriados, las vacaciones del jefe, el nacimiento del hijo del ejecutivo, y un interminable etcétera. Las repercusiones de toda esta secuencia de eventos (desafortunados), recaen directamente en el tiempo que finalmente se destina al proceso de diseño. El puente de tiempo entre marketing y reproducción ha sido consumido velozmente, y el proceso final, el diseño, habrá de resarcir el daño con trabajo exprés y en mucho menos tiempo del calculado.

3

Los diseñadores tenemos una percepción einsteiniana del tiempo. Esta es quizás la más subjetiva de las razones del bomberazo. Desde mi humilde perspectiva, los diseñadores desconocemos o sobrevaloramos nuestra capacidad laboral. Llegamos a pensar que una maquetación de revista (64 páginas, 6 secciones, 35% publicidad, fotografía propia + banco de imágenes), puede hacerse en el inhumano lapso de dos horas, o que un cartel puede ser entregado de un día para otro, al fin que «la noche es joven y el café barato». Esta percepción de que el continuo espacio-tiempo puede distorsionarse a voluntad, suele tener por consecuencia la ejecución de bomberazos de 24, 48, 72 o cualquier múltiplo de 24, en horas de insomnio y de trabajo a marchas forzadas.

En resumen, el bomberazo no es, o al menos no debería de ser, un distintivo del quehacer del diseñador. La planeación, el orden en los procesos y el correcto cálculo de nuestras capacidades ejecucionales, deberían ser suficientes para acabar con este vicio que abrazamos muchos de los que ejercemos el noble oficio del diseño.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Jesus Salazar Jesus Salazar Toluca Seguidores: 46

Opiniones:
13
Votos:
55
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Las criaturas de la noche

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Karla Gabriela Estrada
0
Karla Gabriela Estrada
Hace un año

Como estudiante de Diseño estoy totalmente de acuerdo con tu articulo, ya que lo veo a diario y lo vivo, uno se confía en que va a hacer las cosas de un día para otro y no toma en cuenta en lo que pueda salir mal al no organizar bien el tiempo y creo que desde ya se tiene que pensar en como organizar todo y no terminar desvelada y haciendo todo al ultimo, es un error que la mayoría hacemos y debemos solucionar, en mi caso para que en un futuro no me afecte.

Buen articulo y a evitar los "Bomberazos"

1
Responder
Retrato de Lucila Blanco
0
Lucila Blanco
Hace un año

Opino igual.. Uno debe ser firmes a la hora de establecer un horario y no solo para el cliente sino también para uno mismo. Despues de todo... Somos humanos, no maquinas.

0
Responder
Retrato de Camila Mera
1
Camila Mera
Hace un año

Definir todas las noches en la que nos develamos como un bomberazo, es un término divertido y relación a cómo nosotros diseñadores trabajamos mejor de tales maneras. Me agrada la idea que nos justificaste en tres puntos distintos bajo tres ángulos distintos de la cámara.

0
Responder
Retrato de Lucía Albino
0
Lucía Albino
Hace un año

Muy de acuerdo con tu artículo. Me parece que la acumulación del trabajo después de pasar por la aprobación de tantos departamentos da esta visión de que es un trabajo de unas horas y ¡ya está! Muchas veces quienes están fuera de este campo laboral creen que no debe haber un proceso mediado por investigación y cronogramas, por tanto, minimizan la labor del diseñador y este mismo empieza a tragarse esta historia. Es así como llegamos a adjudicarnos fuerzas sobrehumanas que terminan no solo reflejándose en nuestros proyectos sino en nuestra salud también.

0
Responder
Retrato de Paula Guillermina Chilotegui
0
Paula Guillermina Chilotegui
Jun 2017

Gracias por el artículo!. Muchas veces me he preguntado por qué no manejo los tiempos correctamente.

0
Responder
Retrato de Agustín Azuela
51
Agustín Azuela
Abr 2017

44 años de tratar de explicar, corregir y prevenir. Mecánicas de libertad y esclavitud, creo que ahora hasta lo disfruto.

Jóvenes no me hagan caso y traten de prevenirlo.

3
Responder
Retrato de Angelica Soto
0
Angelica Soto
Abr 2017

es agradable leer este tipo de artículos ya que te dan como un abrebocas a lo que se le espera a uno en este tipo de trabajo, yo apenas soy estudiantes de diseño gráfico y me parece muy interesante como va hablando de nosotros los diseñadores como personas de otra clase ya que en nuestro trabajo se presentan la falta de sueño y la relación con la gente que pasa a ser un entendimiento laboral que social, aparte de muchos mas factores.

2
Responder
Retrato de Tomas Felipe Figueroa Santos
0
Tomas Felipe Figueroa Santos
Mar 2017

Me gusta mucho como piensa, cada aspecto del *bomberazo* en especial ciertos puntos; Comenzando se refiere a nosotros los diseñadores como otra especie, una clara referencia a que nuestra profesión esta mucho mas allá del entendimiento de la sociedad la cual nos estigmatiza de una mala manera, seguido de que la mayoría estamos propensos a realizar los trabajos hasta altas horas de la noche, esto se debe mayor mente a la complejidad, forma y fondo del proyecto que se esta tratando, comparto eso que Salazar dice de que debemos ser multifuncionales y ágiles, certeros y resolutivos, somos dependientes en todo aspecto y en mi opinión si se quiere llegar lejos en esta profesión, se puede considerar el tiempo como un recurso bastante amplio y de cierta manera que somos mas que unas simples "Criaturas de la noche".

1
Responder
Retrato de Katherine Sanchez
0
Katherine Sanchez
Mar 2017

Salazar, tiene un buen análisis del Bombarazo en la comunidad de los diseñadores. En mi criterio un buen diseñador tendrá su propia metodología para realizar efectivamente un problema de comunicación (Munari en ¿Cómo nacen los objetos? «…El proyectista profesional desarrolla su trabajo con precisión sin pérdida de tiempo; el proyectista romántico obligar a la técnica a realizar algo dificultoso…») Cual al desarrollar su método puede realizarlo fácilmente. El tiempo que debe esperar para ejecutar un proyecto, al ser lo más importante y la cara de un producto debe ser el mejor elaborado y el que más tiempo de ejecución debería tener, ya que este es la imagen de toda una empresa. En el punto 3, pienso que el diseñador al tener mucha información (tipos de tipografía etc.) no sabe concretamente con que empezar a trabajar y como realizar el proyecto. Este navegara en el energizante y subirá a un barco de horas, en el cual al estar sobre tiempo no le quedara más que trabajar express.

2
Responder
Retrato de Jorge Luis García Fabela
127
Jorge Luis García Fabela
Mar 2017

En mi opinión, los bombearlos son malas costumbres. Los veo en los alumnos.

Hay maestros desconsiderados que piensan que atiborrra de trabajo a un alumno es bueno.

Existe la pésima costumbre por parte del alumno de relajarse durante el tiempo que pudieran dedicar a un proceso y dejan todo a la última noche, no duermen y van a imprimir al último y mal.

El diseño es un proceso y lleva sus tiempos y como trabajo serio debe respetarse como tal. Debe de considerarse una profesión con dignidad.

Se cree (inconscientemente) que trabajar bajo presión despierta la creatividad. La presión es útil para salir de un problema pero no de diseño.

1
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Mauro Gullino
Autor:
Mauro Gullino
Título:
Aprender a programar
Sinopsis:
Dos enfoques que permiten pensar la enseñanza de la programación. Cuál es mejor para cada perfil y su relación con los profesionales del diseño.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
64
Opiniones:
24
Seguidores:
30
Retrato de Ricardo Acosta García
Autor:
Ricardo Acosta García
Título:
La sonrisa de Don Gómez
Sinopsis:
El diseño no sólo es para las grandes corporaciones multinacionales. Concentrados sólo en esa categoría de clientes, los diseñadores olvidamos la esencia de nuestra profesión.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
32
Opiniones:
13
Seguidores:
67
Retrato de Raúl Belluccia
Autor:
Raúl Belluccia
Título:
Diseño y estrategia de marca
Sinopsis:
Dos recomendaciones para programar el diseño de marcas de alto rendimiento.
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
76
Opiniones:
12
Seguidores:
789
Retrato de Fernando Del Vecchio
Autor:
Fernando Del Vecchio
Título:
Pasión por el diseño
Sinopsis:
¿Quién no quiere sentir pasión por lo que le gusta, por aquello que ama?
Traducciones:
Compartir:
Interacciones:
Votos:
137
Opiniones:
48
Seguidores:
741
Retrato de David Espinosa
Autor:
David Espinosa
Título:
Respeto, ese desconocido
Sinopsis:
¿Qué hace falta para dignificar una profesión?
Compartir:
Interacciones:
Votos:
14
Opiniones:
5
Seguidores:
49
Ilustración principal del artículo Entrevista a Joan Costa
Autor:
Red de Diseñadores con Conciencia Social
Título:
Entrevista a Joan Costa
Sinopsis:
«La ética del diseñador consiste en la libertad de rechazar un proyecto cuyo objetivo no esté de acuerdo con sus principios personales».
Compartir:
Interacciones:
Votos:
95
Opiniones:
16
Seguidores:
132

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
¡Ya mismo!

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril