El diseñador como factor de competitividad

Si desde la formación diseñamos los incentivos adecuados, el diseño como factor competitivo podrá dejar de ser una declaración de deseos y convertirse en una realidad.

Retrato de Fernando Del Vecchio Fernando Del Vecchio Buenos Aires Seguidores: 740

Opiniones:
45
Votos:
133
Compartir:

La eficaz administración del tiempo es un aspecto diferencial del diseñador cuando se lo analiza a la luz de los habituales incumplimientos en la promesa de entrega que sufren muchos clientes. El sector educativo tiene responsabilidad en este sentido, ya que si desea formar profesionales para trabajar en un mercado donde el diseño se convierta en un factor de competitividad, no puede ignorar que para las empresas cumplir los tiempos de entrega prometidos es una aspecto muy importante de credibilidad en quien ejerce la labor profesional.

Si desde la formación diseñamos los incentivos adecuados, el diseño como factor competitivo podrá dejar de ser una declaración de deseos y convertirse en una realidad.

¿Por qué?

Hace unos años, cuando comencé el proceso de estudio del comportamiento empresarial de los diseñadores emprendedores1 (analizando la forma y el tipo de decisiones empresariales que tomaban sobre sus propios proyectos y estudios), me planteé algunas preguntas, entre las que se encontraban las siguientes:

  1. ¿Por qué toman esas decisiones (muchas de ellas equivocadas, desde un punto de vista estrictamente empresarial)?
  2. ¿En qué momento aprenden a tomar ese tipo de decisiones?
  3. ¿Cómo es que —a pesar de los malos resultados de esas decisiones— el paradigma (la creencia en que esas decisiones son correctas) se refuerza y persiste?

Para intentar obtener algunas respuestas, comencé a dictar una clase sobre temas empresariales a estudiantes de diseño, en nivel de grado o licenciatura, con el fin de identificar la forma en que los estudiantes van manifestando estas conductas antes de salir al mercado y al mundo (y para tratar de identificar, además, cómo se generan).

Lo que pude observar, a partir de atender las preguntas de los estudiantes y de compartir espacios de reflexión con otros docentes diseñadores, es la manera en que los comportamientos del diseñador profesional se originan en las aulas (por ejemplo, a partir de los incentivos en clases y exámenes) y se refuerzan al egresar (por ejemplo, en las conversaciones con colegas2, aunque esos mismos colegas sean los que sufren las consecuencias de esos comportamientos que, de alguna manera, promueven y defienden3).

Descripción de una experiencia

Hace unos meses estuve dictando un curso de acercamiento a los negocios en el sector de industrias creativas para estudiantes de diseño (para estudiantes de diversas carreras, cuyo promedio de edad apenas superaba los veinte años). Como era necesaria una evaluación y calificación final para el curso, planteé un ejercicio que puede brindar algo de luz en relación al modo en que estos mismos estudiantes, con alta probabilidad de ocurrencia, responderán a pedidos de clientes cuando se conviertan en profesionales (dado que es similar al comportamiento que he observado en otros ámbitos y explica la conducta posterior).

La consigna del trabajo era la siguiente: «realice un informe sobre los temas presentados en clase, o sobre alguna aplicación (de su elección) de los temas vistos durante la semana». El informe debía contener lo que el estudiante haya considerado relevante, importante y/o valioso. En definitiva, el informe debía ser una reflexión sobre algún tema de todo lo presentado en las veinte horas de clase.

Como la primera preocupación de los estudiantes era la aprobación del curso, expliqué que al ser un acercamiento a un tema desconocido por ellos, de importancia a futuro, me interesaba la reflexión que ellos pudieran hacer sobre la experiencia, y la gestión que hicieran sobre la entrega del trabajo, teniendo en cuenta que no habría trabajos desaprobados (con esto, desaparecía un castigo potencial).

Las condiciones de entrega se plantearon de la siguiente forma: se fijó una fecha y hora límite de entrega por email, indicando que el trabajo debía ser realizado en forma grupal (la cantidad de miembros era libre, con un mínimo de dos y un máximo de todos los estudiantes de la clase). La extensión del informe era decisión del equipo.

Resultados: se presentaron catorce informes (entregó su trabajo la totalidad de los treinta y dos estudiantes). Respecto al tiempo de entrega de los informes, ocho de ellos (57%) se entregaron dentro del tiempo fijado; seis (43%) fueron entregados fuera del tiempo límite (uno de ellos me fue enviado un par de días después del cierre por error del estudiante al copiar mi dirección de correo). Respecto a la conformación de equipos, ocho informes (57%) fueron realizados por grupos de estudiantes (entre dos y cinco estudiantes); seis (43%), fueron realizados por un solo estudiante.

Conclusión

De los catorce informes, cuatro (29%) cumplieron con ambas condiciones (44% de los estudiantes); ocho de ellos (57%), cumplieron con una de las dos condiciones (50% de los estudiantes); dos (14%), no cumplieron ninguna de las dos condiciones (6% de los estudiantes).

Cantidad   Total % Parcial % Nulo %
Informes 14 4 29% 8 57% 2 14%
Estudiantes 32 14 44% 16 50% 2 6%
Cuadro de los informes presentados por los estudiantes.

Como la calificación es producto del cumplimiento de condiciones, los informes entregados en las condiciones solicitadas compitieron entre ellos por la calificación más alta; los informes entregados con cumplimiento parcial fueron evaluados entre sí para obtener una calificación media; finalmente, los informes que no cumplieron ninguna de las condiciones, fueron evaluados con la calificación de aprobación mínima.

Este comportamiento es bastante similar a lo que sucede en el ejercicio profesional: ¿qué sucede cuando solicito una cotización, cuando se promueve un concurso, o cuando existe la posibilidad de asistir a un evento profesional? Lo mismo que ocurrió en esta experiencia.

En el caso de haber sido un cliente solicitando una propuesta de trabajo, solamente el 44% de esos estudiantes hubiera calificado para la evaluación de la misma. Y no importa cuán creativa o efectiva pudiese haber sido aquella propuesta entregada fuera de fecha, porque no habría tenido posibilidad de ser evaluada.

¿Por qué sucede esto?

Si bien puede haber diversas condiciones (cada lector o analista puede tener una hipótesis diferente), creo que el diseño de los incentivos es clave para generar un cambio de conducta.

Si lo que se evalúa nunca tiene en cuenta la administración del tiempo (porque, por ejemplo, se evalúa el resultado del proceso creativo), es natural encontrar trabajos muy buenos desde lo creativo, que no tendrían chance de competir (no serían recibidos al ser entregados fuera de fecha).

Como mencionaba más arriba, esta conducta es habitual. Por ejemplo: en concursos de diseño, hasta aquellos que prometen importantes premios, es habitual que haya postergaciones en la fecha de entrega (estimo que todo el mundo apuesta a la postergación, dada la importante cantidad de proyectos presentados sobre el cierre de la última fecha).4

Ilustración: la administración del tiempo y el proceso de trabajo de un diseñador gráfico
Autora: Daniela Jiménez (Puntarenas, Costa Rica)5

Hace unas semanas, leí un artículo en la Revista Noticias donde Mario Bunge, citando al sociólogo norteamericano James S. Coleman, manifestaba: «la escuela, cualquier escuela, es un mercado en el que los estudiantes intercambian tareas por calificaciones»6. Los estudiantes entregan las tareas que se les asignan, esperando una calificación. Por lo general, esperan una buena calificación independientemente del esfuerzo o resultado que hayan generado, sobre todo en ámbitos donde el estudiante ha pasado a ser cliente, calificando al docente (donde la calificación condiciona al docente7). Aquí tenemos un incentivo diseñado en dirección a conservar al cliente, no necesariamente orientado a lograr su educación.8

Volviendo a los incentivos en la educación en diseño, y la conformación del paradigma del profesional diseñador, parece que los incentivos en la enseñanza del diseño están orientados en una dirección en la que la administración del tiempo no tiene mayor importancia. Sin embargo, con mucha frecuencia se escucha que el diseño es parte de un proceso productivo, donde el tiempo sí importa. Y se lo escucha cada vez más, debido a la creciente comprensión y comunicación del diseño como un recurso competitivo para las empresas.

Un comportamiento tan habitual que no sorprende

Es normal encontrar estudiantes de distintos niveles, en épocas de entrega de trabajos, durmiendo poco, llegando a finalizar el trabajo en el último minuto antes de la evaluación, quizás luego de días sin descansar. Pero hay casos diferentes. En estos años de trabajo me he topado con dos estudiantes que me han dicho que su experiencia era otra.9 Y ello debido a que se organizaban de una forma diferente. Su organización del tiempo era diferente, y llegaban a terminar las entregas unos días antes de la fecha límite, sin sufrir el patrón del resto de sus compañeros. En los casos donde sufrieron la pesadilla del resto de sus compañeros, fue —de acuerdo a sus palabras— por responsabilidad del docente (y su mala administración del tiempo, lo que no es novedad dado el paradigma incorporado).

Pensar en los puntos de apalancamiento

Muchas veces me han preguntado si es necesario enseñar «temas de empresa» (y me lo preguntan haciendo el gesto de las comillas con los dedos), y así darle a los futuros egresados una cantidad de herramientas de gestión que les permita desempeñarse mejor en este nuevo contexto10. Yo no creo que sea así. Me parece que hay que hacer más hincapié en el «cómo» que en el «qué». Apuntar al diseño de incentivos en la evaluación para que se desarrollen las competencias que sí tienen que ver con el desempeño profesional. Y la administración del tiempo es una de ellas.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!

Retrato de Fernando Del Vecchio Fernando Del Vecchio Buenos Aires Seguidores: 740

Opiniones:
45
Votos:
133
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Sin hacer diferencia entre emprendedores por necesidad o por deseo e identificación de oportunidad.
  2. En ámbitos donde solamente participan diseñadores.
  3. Un ejemplo muy claro sobre esto es la promoción y participación en concursos de diseño, o en los proyectos, promovidos desde las instituciones educativas, donde los estudiantes trabajan con clientes reales. Este tema requiere un análisis más extenso, que no realizaré en este momento.
  4. Ni hablar de eventos dirigidos exclusivamente a diseñadores, donde la enorme mayoría se inscribe a último momento.
  5. Autora: Daniela Jiménez. Facebook fan page
  6. Bunge, M. «Las deudas de nuestra rebelión». Revista Noticias (Argentina), publicada el 11 de febrero de 2012.
  7. No condiciona a todos los docentes, pero en aquellos ámbitos donde se han visto desvinculaciones derivadas del resultado negativo de las encuestas, es lógico encontrar una conducta más orientada a facilitar la aprobación de los cursos.
  8. En el caso que mencioné antes, recibí varios correos de estudiantes de los grupos incumplidores solicitando una explicación por no haber recibido la calificación máxima.
  9. Seguramente hay muchos más, pero no son mayoría. Es posible que haya muchos, aunque no se manifiesten abiertamente. Es posible que esto suceda porque la conducta tradicional no es considerada «rara», lo que sí sucede con la conducta donde el estudiante es muy ordenado en la planificación y administración de su tiempo.
  10. Estos «temas de empresa»son mejor aprovechados por los egresados, que han salido al mercado y han encontrado problemas para los cuales no estaban del todo preparados (sobre todo aquellos que han puesto en marcha su propio estudio o despacho creativo).
Código QR de acceso al artículo El diseñador como factor de competitividad

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Fernando Del Vecchio

Más artículos de Fernando Del Vecchio

Título:
Rechazos positivos
Sinopsis:
Si no trabajamos en la comunicación de lo que somos y lo que hacemos, serán los clientes quienes lo definan de acuerdo a su mejor entender.
Compartir:
Título:
¿Cuál es el problema detrás del pedido del cliente?
Sinopsis:
El diseñador debe comprender el problema detrás del pedido del cliente, para poder presentarle una propuesta técnica y económica acorde al nivel profesional que desea proyectar.
Compartir:
Título:
Mis clientes no me valoran, ¿qué puedo hacer?
Sinopsis:
Una excelente excusa para no hacernos cargo de una situación que exige nuestra atención: el perfil de diseñador debe transformarse.
Compartir:
Título:
¿Cómo vender diseño?
Sinopsis:
Cuando el concepto de cliente no está claro, surgen dificultades para desarrollar habilidades de gestión que orienten adecuadamente el proyecto profesional.
Compartir:

Debate

Logotipo de
Mi opinión:

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Andres Mendoza
0
Andres Mendoza
Hace 11 meses

Este articulo me pareció muy bueno porque es verdad los diseñadores a veces pecamos de procrastinadores y aun que a veces no es malo, creo que debemos darnos cuenta que la suerte no siempre juega de nuestro lado, además que las cosas con tiempo también salen bien y da oportunidad a mejorarlas. Sobre todo porque le demuestras al cliente cuan importante es para ti el trabajo que él realiza y así como le tomo tiempo, uno debería invertir el tiempo suficiente y que merece el cliente para llegar a excelentes resultados.

0
Responder
Retrato de Melina Estrella
2
Melina Estrella
Hace un año

Me llamo mucho al atención de este articulo porque me considero una persona procrastinadora y soy muy consciente de eso. Creo que si es muy importante darse el tiempo para todo ya que esto hace que los trabajos este mucho mejor realizados, no quiero decir que los trabajos al apuro no funcionen en absoluto, de hecho creo y respeto muchas personas tienen el poder por decirlo así de hacer las cosas minutos antes y que son ideas perfectas. Pero no hay que siempre jugarse a la suerte, es mejor estar seguros de lo que tenemos con un buen proceso y buena administración de tiempo.

0
Responder
Retrato de Ana López
6
Ana López
Nov 2013

Intereanteconocer datos y referencias congruentes sobre éste tema en especial, como estudiante a punto de egresar, puedo opinar que los datos no suenan diferente a la situación que se vive en mi centro universitario, aunque sea algo trillado el mencionar que cada quién sabrá qué tanto esfuerzo o ʼganasʼ invierte en cada trabajo ya sea escolar o laboral, depende del individuo mismo que se encuentra rodeado por su contexto.En mi caso,he aprendido a organizar mi agenda y tiempos de entrega ya que a pesar de solo tener una calificación de por medio debo hacerlo por mi crecimiento laboral personal.

0
Responder
Retrato de Magioconda Peña
1
Magioconda Peña
Ago 2013

Es interesante como Fernando del Vecchio realiza esta prueba para analizar el porque los diseñadores no entregan sus trabajos a tiempo. Llega a la conclusión de que esto se inculca desde la universidad, si en esta solo se califica el resultado final y no la puntualidad al momento de la entrega, les dan segundas oportunidades a los estudiantes estos se acostumbran que sus clientes también se las darán.

0
Responder
Retrato de Karen Alvarado
0
Karen Alvarado
Ago 2013

El diseñador siempre tiende a ponerse una fecha limite antes de la fecha limite que te propongan. Es cierto que a veces trabajamos bajo presión pero llega un punto en que el cerebro puede estar trabajando pero no lo hace con conciencia. Personalmente me gusta trabajar bajo presión ya que se siente el esfuerzo y aunque haya poco tiempo de por medio, hay un poco más de empeño que cuando tenemos tiempo de sobra.

0
Responder
Retrato de Andrea Nieblas
0
Andrea Nieblas
Mar 2013

Hola, justamente mi tesis toca el tema de las competencias de un diseñador gráfico y en ellas está el organizar actividades para una vida profesional más saludable, puedo decir que incluso trabajando y estudiando, entregué a tiempo por organizarme. Mi tesis está orientada al diseño de portafolio desde las etapas medio-terminales de un estudiante y requiero opiniones ricas en cuanto a ello. Redactaré mi primer artículo muy pronto y espero una retroalimentación de los que gusten hacerla, para enriquecer mi trabajo.

0
Responder
Retrato de María Eugenia Correa
0
María Eugenia Correa
Ene 2013

Muy buen artículo. Me parece importante para reflexionar sobre cuestiones necesarias para incorporar en la formación, que, como plantea el autor, aun no son tenidas en cuenta en las carreras de diseño, y son altamente influyentes en la posterior labor profesional.

0
Responder
Retrato de Carlos Saldaña
0
Carlos Saldaña
Dic 2012

¡Felicidades Gran Artículo y de mucha utilidad para compartir con los futuros colegas!

0
Responder
Retrato de Jorge E Salcedo Jiménez
0
Jorge E Salcedo Jiménez
Dic 2012

Excelente artículo!

0
Responder
Retrato de Fabiola Alvarez
0
Fabiola Alvarez
Dic 2012

Me pareció muy buen tema y creo que a diario como diseñadores y no hablo por todos si no como experiencia es que se necesita una buena planeación y este tema algunos o muy pocos maestros hablan de la competitividad y creo que cuando se habla del que es mejor un «como» que un que» realmente debemos ponernos a pensar

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Maria del Pilar Rovira Serrano
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
No, no se asusten... esto sólo es un aviso legal
Sinopsis:
La negociación es la base de las relaciones entre cliente y diseñador.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
79
Opiniones:
22
Seguidores:
338
Retrato de Román Perona
Autor:
Román Perona
Título:
Diseñador «navaja suiza»
Sinopsis:
Los «diseñadores golondrina» no son causa del deterioro del sector gráfico, sino un efecto.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
16
Opiniones:
5
Seguidores:
5
Retrato de Claudia Pérez Ramírez
Autor:
Claudia Pérez Ramírez
Título:
Orgullo: mal compañero para al crecimiento profesional
Sinopsis:
Todo proyecto de diseño debe de tener su planeación y respetar el proceso de trabajo para obtener un buen resultado.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
54
Opiniones:
42
Seguidores:
4
Retrato de Gabriel Simón
Autor:
Gabriel Simón
Título:
Diseño, artefacto y cultura material
Sinopsis:
La humanidad se distingue de las demás especies en su facultad para, ante las deficiencias y la hostilidad de un medio, compensar con su imaginación la parquedad de recursos.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
66
Opiniones:
12
Seguidores:
213
Retrato de Stuart Roldán Castro
Autor:
Stuart Roldán Castro
Título:
La delgada línea entre querer aprender y aprender
Sinopsis:
Si esperamos a que las cosas lleguen solas para aprender, nos convertiremos en piedra. Hay que moverse y buscar.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
27
Opiniones:
10
Seguidores:
4
Retrato de Maria del Pilar Rovira Serrano
Autor:
Maria del Pilar Rovira Serrano
Título:
Y ahora… ¿cómo salgo del follón en el que me he metido?
Sinopsis:
La ausencia de un contrato escrito entre diseñador y cliente nos lleva a buscar otros medios para probar que esa relación existe.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
40
Opiniones:
15
Seguidores:
338

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

4 semanas
21 Octubre

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 semanas
17 Noviembre

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 semanas
3 Febrero

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 semanas
2 Marzo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 semanas
6 Abril